La colección de relojes

Jorge es un tío que merece la pena. Nuestros encuentros – salvando las distancias, la calidad, el nombre y los medios disponibles – son como hacer un Quintero. No son entrevistas, son crónicas de amistad. El formato blog lo permite y a nosotros nos presta más leernos y actualizarnos la cartilla mutuamente que bombardearnos a preguntas. Hablamos de ellas y de música. De música y de ellas. Al final es lo mismo. Al final es lo que importa. Al final eso es vivir la colección de instantes que merecen la pena.

Nuestro negociado arranca en la Calle Estrada. Es de noche y la luna puede dar fe de que trabajamos como chinos. Viene por fin con un disco bajo el brazo que Jorge Marazu exhibe orgulloso: “La colección de relojes”

“Me dan ganas de subirme a un zeppelin e ir repartiendo copias a todo el mundo. Que la gente lo escuche y se venga al siguiente concierto”

Para eso en Ávila no va a haber que esperar mucho. Este viernes (22:00) en el Episcopio el abulense exhibe a su alineación titular para presentar las canciones por primera vez en directo con toda la banda. Y un fichaje nuevo: Iván Valdés en la cuerda.

Recapitulamos episodios. Por este blog habíamos dejado a Marazu en Octubre pendiente de entrar a estudio. Pero la vida es ahora mismo la que es y las cuestas arriba a veces endurecen su pendiente. Hubo que serenar y encontrar nueva vía. Al final apareció el resquicio para salir adelante. 

Ya ha llegado el momento de sacar a la luz a esos hijos perdidos. Asegura Jorge que no le ha dado pena dejar algunas canciones fuera porque no le encajaban aunque seguro que alguna encontrará su camino en el futuro: “Un desliz que resbaló de más”, “Cubo de Rubik”, “Pájaros en mi habitación”… Le preguntamos por otras como “Jaque Mate”, “Tropiezos y trapecios” o “Mágico y trágico” y no parece haber suerte. Al menos de momento…

“Para mi este disco es como la despedida de un trayecto muy largo. Hay canciones que tienen casi 8 años y otras mucho más recientes. Están recogidos momentos muy diferentes”.

Le preguntamos por las más nuevas… El Rol va de esas chicas que no se van nunca, que te hacen tambalear la posición y que siempre significarán algo. 100% sin embargo es el portazo. El huir de lo que no quieres oír, el no tener que dar explicaciones. Por eso el grito final de la canción, el “uau” de liberación”

No faltan sus particulares clásicos – esos hijos perdidos – como “Recuerdo Crónico” o “Miedo” que será el single.  La idea es ofrecer una serie de bolos de aquí a que acabe el año e ir vendiendo discos en las actuaciones. Pronto estará también disponible la opción de escuchar los temas en Spotify o en Itunes…pero primero quiere darle una oportunidad al formato físico. ¿A pesar – le preguntamos – de lo que canta Rafa Pons “Tanto tiempo pa´poder sacar un disco y hoy resulta que se venden más los libros”? 

“Económicamente no merece la pena, no te voy a engañar. Pero sacar un disco en formato físico tiene ese punto romántico… Ojalá pudiera repartirlos gratis a cualquiera que quisiera escucharlo. Tengo la suerte de que han colaborado conmigo para que pueda ser una realidad. Compensa sobre todo en la parte emocional”

Pero no tanto a la hora de los agradecimientos. Siempre te dejas a alguien y siendo el primer disco tienes mucho que agradecer del camino. “No tienes idea de cuánto me ha costado esa parte. Quería ser justo con personas que a lo mejor ya no están donde antes pero que sin ellas habría sido imposible”. Con el primer nacimiento ya se puede pensar en los siguientes pero de momento Jorge tiene claro cuál debe ser el recorrido

“Con 18 años sueñas con ser famoso al día siguiente pero es mejor el camino de equivocarse-acertar-equivocarse-aprender. Es necesario ir escalón a escalón. Ahora estoy con quien quiero estar. El pan nos lo ganaremos tocando, convenciendo a la gente para que al próximo directo se traigan a un amigo”

La intención es irse al otro lado del charco en 2013 para ir ganando trayectoria. Hacer banda, ver como el proyecto siente y madura. Pero antes habrá 5 o 6 presentaciones por España, la primera junto a la muralla. Le sacamos algún detalle…

“Vamos a buscar adaptar las canciones a la atmósfera del directo. Queremos hacer un buen show”. ¿Alguna versión para completar? “Será de Fito Páez, un tema a piano y voz que no es muy conocido pero que me pone los pelos de punta”. A los rastreadores de Twitter les será fácil solucionar el jeroglífico.

Hablamos de Ávila. Música, fútbol y hasta política. Jorge es como cualquier cuatropalero o como cualquiera de ustedes que leen esta página con asiduidad. Marazu siente Ávila y sentir Ávila muchas veces es dolerte de ella. Pero también disfrutarla cuando algo sale bien. Por eso se felicita de que Peñita vaya escalando en el Real Valladolid. O que Paula Arias vaya abriendo camino en el Tenis. “Siendo abulenses triunfar es más difícil y hay que valorarles” 

José Cuervo quema la garganta y seguimos de parlamento reivindicativo…

“En Ávila apenas tenemos salas para música. Solo algunas que de vez en cuando abren con ese fin pero no es suficiente. Tendría que haber un Ávila Suena con bajo coste y que permitiera a muchos grupos ir probándose en directo. Pero peor aún es ver que se paga por traer tributos a cualquier cosa en vez de apostar por Triolocría que son bárbaros o ir dando a conocer a Los Pedales que suenan de escándalo”

Volvemos al disco. El bonus track es Inestable. Una canción que late por esquinas de Ávila y que sale al disco en formato descarnado. Grabada en directo con Basilio Martí tocando en la misma sala uno frente al otro

“Quería acabar con una balada y una frase final que sonara poderosa. “Mejor si no nos vemos”… con lo que la historia implica”

El viernes salta al ruedo para defender la colección de relojes. Paso a paso vendrá también la página web (en manos del futbolero Piru) y una mayor presencia en las redes sociales. Jorge habla maravillas de su manager Marcelo Bellagamba (“una eminencia”) y de cómo van a intentar ir abriendo camino. Todo arranca este viernes con la presentación en directo. Quedan invitados a acudir.

Marazu: El recuerdo de una canción

“Las letras en pelotas, las que se cantan con algo en la garganta, ya bien sean uñas o terciopelo…Temblar, saltar, parar, gritar, llorar, soñar, pensar…sentir. No creo que exista ningún crítico que pueda cuestionar eso con parámetros técnicos. No hay parámetros cuando se trata de las emociones”

Foto: Juan Luis del Pozo

Su vida es esa canción. Él mismo lo escribe en las rutas migratorias. La vida se siente y se experimenta, se musicaliza, se le da letra y finalmente así se vuelve a sentir y por tanto a vivir. Marazu sin música no sería Marazu. No puedes estar con él más de un minuto sin que enseguida salten las canciones a la mesa. “No entiendo la vida sin música. Si nadie viniera a escucharme seguiría haciendo canciones. Es mi vida”.

Arranca el sonido en la multiusos con “Películas de ciencia ficción” un mensaje de autoafirmación para los que nunca creyeron que a estas alturas pudiera seguir subido a un escenario. “No me cuentes más, déjame ser yo, qué más da…vivo en películas de ciencia ficción.”

Foto: Juan Luis del Pozo

Quedamos con Jorge después del concierto de “Los Secretos” del que “Dos Perros” y “Marazu” han sido teloneros. Está contento de haber tocado en casa y más ante una audiencia generosa gracias al tirón de Urquijo y compañía. Ha sido corto, 6 canciones (Películas de ciencia ficción, Mi propia voluntad, La felicidad, Recuerdo crónico, Miedo y Jaque Mate), pero ha sido intenso. Lo primero que sorprende es su aplomo en el escenario y el respaldo de fuerza que le ofrece el estar rodeado de Basilio Martí en los teclados y Toni Jurado en la percusión.

“El día del Avalon lo cambió todo” nos cuenta David Pollo, el ministro del interior de esta historia según lo denomina Marazu. Jorge asiente, fue un día de diferentes contratiempos: “Pudimos ir hacia arriba o hundirnos definitivamente. Ese día vimos que teníamos que ir a por el disco. Toni se enamoró de como sonaban las canciones y además era el primer día de Billy Villegas. Poder tenerlos al lado es un lujo”.

Lo primero que queremos saber es cuando saldrá el esperado disco. No desvela la fecha por prudencia aunque se adivina que finalmente ya no queda mucho. El 2012 esperan poder girar con las canciones. “Hemos hecho una primera criba de 16 canciones. Hay algunas que me está dando mucha rabia dejarlas fuera. Habría material para sacar un Salmón”, bromea Marazu. Los temas ya están moldeados, premaquetados pero falta el empujón final. ¿Y a qué va a sonar? “No me quito de la cabeza el Gold o el Heartbreaker de Ryan Adams” dice Jorge. “Habrá canciones para escuchar despacio y otras para mover el cuerpo” apostilla David Pollo.

Nos quedamos con las ganas de saber como sabrá ese sonido Marazu aunque un primer adelanto en Youtube nos da alguna pista. Le preguntamos entonces por la última canción en sonar en la Multiusos “Jaque Mate” a la que a través de los conciertos se le va notando el experimento en el sonido.

“Es que hay canciones que vuelven a nacer. Se la enseñé a estos y en tres minutos la grabamos de tirón con una nueva perspectiva”.

Con la tranquilidad de hacer lo que uno quiere, Marazu canta las canciones que hoy le significan: “Buscamos un rollo familiar pero ambicioso sin nada que nos condicione. No tendremos el gamberrismo del rock o el pastelismo de algún pop. Queremos buscar nuestra identidad propia”.  Sin embargo las comparaciones son inevitables y antes o después enseguida salen a escena Quique González o Antonio Vega. “Hay patrones similares y referencias evidentes pero yo por ejemplo me decanto por un bolero y me meto en esa línea. Además ellos ya lo son todo, yo todavía estoy en la salida. Buscamos encontrar las canciones que grabaremos ahora o no las grabaremos nunca. Buscamos lo que nos dé sentido”

Foto: Juan Luis del Pozo

En la alineación que presenta Marazu en Ávila faltan Villegas y José Barragán. Le preguntamos por ellos…

“Billy es uno de los seres más interesantes que he conocido. No cojea nunca, siempre va recto. Barragán es supertransparente y musicalmente un portento…potente con la eléctrica y sutil con la acústica. Uno de los descubrimientos de mi vida. Y encima tienes en mente con quiénes han tocado y eso es algo muy bonito”

Nos deja con los dientes largos pero no pierde la humildad. De hecho entrevistamos de acera en barra o sentados en el suelo con un bocadillo en la mano y un vaso de plástico en el portal. “¿Qué estás enganchado a “Afinidad”? Yo ahora mismo no me acordaría ni de la letra…sí, sí, sé cuál dices, al piano. Ya ves, nunca se sabe como tocas a la gente con las canciones. Pero no creo que mi fuerte sean las letras sino la melodía y las cadencias.”

El estudio tiene que esperar un breve tiempo por cuestiones de oficina pero la maquinaria ya está preparada. “Puede que haya merecido la pena tanta espera. Ahora lo pienso y creo que antes no estaba preparado. A lo mejor en unos años pienso que ahora tampoco lo estoy pero creo que sonamos a lo que queremos sonar. Esta gente aporta la seguridad musical definitiva. En el próximo es posible que busquemos algo más rocknrollero pero ahora estamos donde queremos estar.”

Foto: Juan Luis del Pozo

Antes del disco habrá más bolos, las próximas citas serán Madrid y Barcelona. En la noche abulense – ya 12 de Octubre – queda el aroma de una noche de guitarras, tragos y amigos. Suena el tictac de la vida cotidiana y de las experiencias que dan sentido al camino, el secreto de las melodías que quedan en la memoria. Saltar, soñar y gritar realidad. El canto a las emociones sin artificios. El recuerdo de una canción.

A %d blogueros les gusta esto: