Ávila en Tapas: oportunidades perdidas

Hay pocos acontecimientos en la ciudad que me gusten tanto como ‘Ávila en Tapas’. Un puñado de días para afrontar, año tras año, el difícil reto de probar todos los pinchos, criticar unos, recomendar otros y entrar en cada bar como Pepe Rodríguez en las cocinas de Master Chef. Textura, diálogo entre ingredientes, criterio en la presentación…

Quizás por esa atracción que siento por el concurso, me duele ver que no se aproveche un acontecimiento con tanto potencial. La sensación, al menos visto desde fuera, es que cada año se va a menos. El primer palo que se dio a ‘Ávila en Tapas’ fue la eliminación del premio popular, ese que decidíamos los propios clientes a través de nuestros votos.

Nos lo contaba el año pasado el señor Willy, sorprendido por una supresión así en un momento en el que “todo lo que nos rodea parece enfocado a la socialización, al comentario, a compartir”. Eso sí, parece que le han hecho caso y han quitado la palabra “popular” de los carteles y folletos. ¡Minipunto para el señor Del Pozo!

Avila_En_Tapas

Como decía antes, parece que la cosa siempre va a menos. El año pasado hubo un concurso de fotografías, FotoTapas 2013, que ahora ha desaparecido. Seguimos restando e ignoro cuáles pueden ser los motivos. Parece una buena idea por la que seguir apostando o incluso reformular el certamen de fotos aprovechando, como decía Willy, aplicaciones del tipo Instagram.

Casi me llevo una alegría al descubrir estos días @avilaentapas. ¡Por fin algo nuevo puesto en marcha por los organizadores para impulsar el concurso (que sí está presente desde el año pasado en Facebook)! Pero resulta que no es así. Se trata de la iniciativa de un particular.

Me pongo en contacto con él, vía DM, para preguntarle por qué decidió abrir este canal de Twitter: “Desde tiempo atrás llevo observando los movimientos y promoción de este certamen gastronómico tan importante como es ‘Avila en Tapas’, delicias de nuestra tierra en miniatura –me contesta vía mail-. Solo me cabe decir que en materia de promoción en las redes sociales son nulas e insistentes y tenemos mucho que mejorar en este aspecto desde el Ayuntamiento de Ávila”.

Esta persona, que prefiere permanecer en el anonimato, tiene claro que “en este tipo de certámenes lo importante es llegar al máximo numero de turistas y visitantes que quieran disfrutar de estas tapas”. Para ello se necesitan “locales que apuesten por sacar adelante este certamen” y, en todo ello, “una herramienta como Twitter no puede faltar en la promoción”.

“La intención de esta cuenta es poder reservar el nombre de ‘Ávila en Tapas’ en Twitter para años posteriores y poder compartir las tapas de los establecimientos participantes –añade-. Ellos son los verdaderos protagonistas de este certamen y son quien se merecen todo nuestro apoyo y ayuda en la difusión de los mismos”.

Come y calla

Avila en Tapas Los 4 PalosEs inevitable. Las cosas van sucediendo y hay que subirse a los carros a medida que van pasando. Vivimos en momento en el que cada vez se participa más de todo lo que acontece. No hace mucho tiempo, antes de la popularización de las redes sociales, por ejemplo, éramos meros espectadores de cuanto acontecía a nuestro alrededor sin tener muchas más posibilidades para participar que el comentario familiar en el salón de casa. Esto ha dado un vuelco enrome. Ahora podemos comentar, criticar, aplaudir o compartir casi cualquier cosa. La forma de ver la tele, por ejemplo, es totalmente diferente a cómo era hacer tiempo. Puedes interactuar con tu serie o programa favorito desde el sofá o comentarlo con tus amigos vía Whats App, Twitter, Facebook… Que no es obligatorio, ¿eh? que nadie se confunda, pero se puede hacer, es más fácil de lo que era.

Todo lo que nos rodea parece enfocado a la socialización, al comentario, a compartir, lo cual me hace no entender ciertos asuntos locales que tienen que ver con lo que vienen a llamar Concurso Popular de Tapas y no es tal.

Si lo recordáis, hubo una época en la que el concurso era popular de verdad. Con todas las letras. Ibas a un bar, pedías la “tapa del concurso” y podías emitir un voto por diferentes vías para que tu opinión fuese tenida en cuenta. Lo métodos eran dos, bien una paleta que introducías en una urna para su posterior recuento o bien el envío de un SMS, de esos que costaban un poco más de lo normal, con la que considerabas la mejor tapa de las participantes. No en vano había una categoría de premio que era el Premio Popular que ya, desde el año pasado, ha desaparecido del concurso gastronómico. Mal.

“El público de a pie no podrá votar y sólo habrá premio para quien elija el jurado: el motivo es que no eran muchos quienes emitían su voto por mensaje de móvil, según Alberto Sánchez, presidente de los hosteleros, un sistema que en su día fue novedoso y sustituyó a la votación de los clientes en cada establecimiento.” decía Avilared el año pasado tras la presentación del certamen de 2012. ¿Se emitían más votos cuando había que rellenar a mano una papeleta y meterla en una urna? Pues no hay que ser muy listo, se vuelve a ese sistema y arreglado, pero no. O se vota por SMS y se gana algo de dinero o no me interesa tu opinión. No lo veo. 

Ayer mismo escuchaba las quejas de un hostelero de la ciudad. ¿Para qué cojones sirve el concurso? ¿Para que 14 tíos vengan a probar una tapa y me digan si bien o si mal? No me interesa. Yo tengo que hacer algo para que mis clientes de toda la vida vengan a probar algo especial y diferente, ellos son los que me dan de comer durante todo el año y no unos expertos que luego no vuelvo a ver en 11 meses y medio. El concurso debe valer para darte a conocer y conseguir más público y eso se conseguía con el voto popular y llevando el debate a la calles para que la gente buscara el dialogo sobre la mejor tapa. Este sistema del año pasado y de este no nos sirve para nada.” 

Además, concluyo, lo fácil que sería aprovechar aplicaciones como Instagram o FoodSpoting… que además de dar voz a la gente de la calle daría repercusión global al concurso. Es muy, muy sencillo. Una etiqueta: #ÁvilaEnTapas, 5 días para que todo el mundo que prueba una tapa en cualquier establecimiento la publique en uno de estos sitios utilizando dicha etiqueta, la geolocalización de los móviles haría su parte del trabajo y terminaríamos por dar al concurso la importancia y difusión que se merece y consiguiendo que trascienda mucho más allá de las murallas por méritos propios con la participación de todos los visitantes de la ciudad, de todos los que somos del terruño y de los propios locales que ya están intentándolo por su cuenta con sus perfiles en redes sociales.

Seguimos haciendo concursos del siglo XX en pleno siglo XXI, no parecemos capaces de evolucionar tecnológicamente al ritmo que lo hacer el resto de la humanidad y ciertas cosas aún nos quedan muy lejos y no parece que queramos alcanzarlas. Después nos vienen contando mandunfladas de que si Ávila va a ser una Smart City. Pues no señores, Ávila seguirá siendo una Medieval City hasta que despierten de una vez de su letargo o empiecen a buscar asesorías para este tipo de eventos en cuanto a nuevas vías de información se refiere. Y es que, aunque haya quien no le gusten las redes sociales, no me pueden negar que habría sido precioso llenar internet de fotos con las geniales creaciones gastronómicas de nuestros hosteleros que son muchos y muy buenos.

Solo una petición para la edición de 2014 que será la número 15. Si se hace un concurso popular, bien, sería lo suyo, es lo que ha sido siempre. Si no se hace tampoco pasa nada, allá cada uno con sus evoluciones e ideas pero, al menos, que llame a las cosas por su nombre. En lugar de Concurso Popular de Tapas, en los carteles, que se ponga Concurso Profesional de Tapas. Si prefieren un estilo más moderno y actual, con más “punch” y que no dé lugar a malos entendidos bastaría con escribir “Come y calla”. Se entiende, ¿no?

A %d blogueros les gusta esto: