La porra que necesita Cataluña (VII Porra electoral CuatroPalera)

captura-de-pantalla-2015-09-15-a-las-2-09-19

La regla número uno del Procès es que todo refuerza al Procès. Por ejemplo, las declaraciones de los líderes internacionales benefician al Procès, aunque parezcan estar en contra del mismo. Es más, si estas no se hubiesen producido, eso también habría reforzado el procès. Es decir, que este post también lo refuerza, aunque sea de forma infinitesimal, pero no publicarlo también lo estaba haciendo. Parece todo un poco loco, pero seguramente se deba a que no vivimos allí, la mayoría de nuestros lectores son castellanos, mesetarios, cristianos viejos y nunca formaron parte del Imperio Carolingio, lo que ha dejado huella en nuestro ADN y en nuestras pobre mitocondrias.  

Poniéndonos ya serios, las encuestas electorales de Los4Palos son ya una tradición, y ya saben ustedes que las tradiciones hay que respetarlas y honrarlas o viene uno de Tordesillas y te arrea por animalista. Así que aquí estamos, ustedes y yo, a punto de participar en la única e irrepetible porra electoral palera sobre las elecciones de Cataluña: la porra que necesita Artur Mas. Sí, hay un evidente doble sentido chisposo y chispeante, aportación de uno de los miembros de este blog del que no daremos el nombre para que pueda seguir ocultando, tras su pose de progre con iPhone y gato, que en realidad es un mesetario retrógrado más.

¿Votos o escaños? Escaños, no hace falta que repitas la pregunta, Ana. En esta porra apostamos a escaños y el ganador será aquel que más se acerque al resultado final. Yo voy a hacer mi apuesta ahora mismo -apuesta que llamaré “Show MAS go on” así que pueden copiar el formato y cambiar el número de escaños ¿Premios? La honra, que todos somos hidalgos y sabemos qué es lo realmente importante.

Y ahora, para ayudar o despistar al respetable, algunas de las encuestas publicadas.

De esta misma mañana, La Razon: JxSí: 59; Ciutadans: 23; CSQEP: 16; PSC: 15; PP: 12; CUP: 5; Unió 5.

Telecinco ayer: JxSí: 65-66; CUP: 10; Ciutadans; 20; CSQEP: 15-17; PSC: 12; PP: 11-13; Unió: 0.

Estimación de Jaime Miquel y asociados en base al CIS: JxSí: 60; Ciutadans: 21; CSQEP: 15; PSC: 14; PP: 13; CUP: 12; Unió: 0.

IBES para Últimahora.es: Junts pel sí: 64-65; Ciutadans: 18-19; PSC: 15-16; CSEP: 13-14; PP: 12-13; CUP: 9-10; Unió: 0-2.

La Voz de Galicia: JxSi: 65; PSC: 16; C’s: 16; PP: 16; CSQEP: 14; CUP: 8; Unió: 0.

Y el CIS: JxSí: 60-61; C’s: 19-20; CSQEP: 18-19; PSC: 16-17; PP: 12-13; CUP: 9; Unió: 0.

Aquí tienen una media de las encuestas publicadas (falta la de hoy de La Razón).

Datos a tener en cuenta: la mayoría está en 68 escaños y la cámara tiene en total 135.

¡Voten! ¡Participen! ¡Apuesten! ¡Jueguen!

Acta est fabula

Pues nada, aquí seguimos. Vivitos y coleando. En crisis, pero más o menos sanos y salvos. Sin noticias de meteoritos, catástrofes aniquiladoras, extinciones masivas, planetas gigantes, Hercolubus o similares. Los intérpretes apocalípticos y aprovechados de los calendarios mayas se equivocaban. Toca seguir adelante, continuar con nuestra vida y pagar las facturas. Lo siento por aquellos que se habían hecho ilusiones, por los que gastaron como si de verdad no existiese un mañana, por los que creían que un meteorito iba a solucionar sus problemas – Gobierno de la Nación incluido – y por nuestro entrañable Juan Luis que, tras un año dando la murga con su particular cuenta atrás hacia el apocalipsis, se habrá quedado desangelado y sin jinetes.

Ni siquiera era original o elaborado este apocalipsis de tres al cuarto. Esto de los mayas sonaba tan cogido con pinzas como unos años atrás aquello del efecto 2000 – La revolución de las tostadoras – o unos siglos atrás la crisis del año mil, el segundo advenimiento de Cristo o Jesús reloaded. Un milenio de civilización y seguimos con estas pamplinas. Y por si fuera poco, los que antes no vendían el fin del mundo con fuego y azufre ahora nos dicen que en realidad, ojo al dato, lo que profetizaban los mayas era un cambio de ciclo, positivo que te rilas, para la raza humana. Paz, amor, besitos de esquimales y mierdas por el estilo. Y por ahí no paso, que quieren que les diga, ni más baktunes ni más chakras.

Harto como estaba de estos vendedores de apocalipsis de mercadillo me he remangado, me he puesto mi sombrero de fieltro, me lo he quitado cuando me han dicho que es malísimo para el pelo y me he puesto a interpretar yo mismo el calendario maya. Primera conclusión: a los mayas estos no hay por dónde cogerlos. Esos relieves tan cargados y rococós no venderían una mierda en el Zara Home. Segunda conclusión: tenía que haber puesto más atención durante la carrera. Mayas, aztecas, incas, olmecas, poligoneros… un lío. Tercera conclusión: necesito un café.

Como con cafeína se ve todo mucho mejor, y tras un estudio comparado del calendario maya con la prensa de hoy, un filete de ternera, las tripas de un cuervo y el acuerdo de licencia de Windows 8; he llegado a una conclusión: los mayas no se referían al fin del mundo, ni al fin de la civilización, ni a la chuminada pijiprogre esa del cambio de ciclo. Los mayas profetizaban, agárrense sus órganos reproductores, el fin de España. ¿Pruebas? Salga a la calle, pregunté a su vecino, vea el telediario. Es tan evidente que esto se va al guano que hasta los mayas, unos tipos que no fueron capaces de inventar la rueda, se dieron cuenta hace un porrón de años. ¿Más pruebas? Los mayas profetizaban que España se acababa el 21 de diciembre ¿y qué sucedió ese día en nuestra entelequia rojigualda? Pues que Artur Mas, el anticristo cuatribarrado, fue investido presidente de la Generalitat con el apoyo de los aún más separatistas nacionalistas republicanos de izquierdas. No hay más pregunta, señoría.

España se acaba, España se rompe, lo decían los mayas, lo dice el PP, lo digo yo ¿qué más pruebas quieren? De todas formas, es de admirar, y así lo recogeran seguramente los libros que se escriban sobre esto en un futuro, que este invento haya durado tanto. Llevamos ya un par de siglos, por no decir más, a la deriva y ya a finales del S.XIX este barco parecía a punto de zozobrar. La crisis del 98, Cuba, Filipinas, Unamuno penando por las esquinas y todo lo que vino después. En la memoria de los hombres quedarán nuestras grandes aportaciones a la cultura global, resumidas sabiamente en el anuncio de Campofrío: 7 premios Nobel (de 770, todo un logro), la fregona, el chupachups, la Roja, el futbolín, un aeropuerto por provincia y un montón de cómicos que solo nos hacen gracia a nosotros.

España no es el primer país que desaparece asi que tampoco creo que pase nada. ¡Basta de dramatismos! Eso sí, fieles a nosotros mismos nos estamos yendo a lo grande y a nuestra manera. Un fin de fiesta marca España alejado de la tragedia y de los dramones jolivudienses. Lo nuestro siempre ha sido más el sainete y el esperpento que la opera, no nos engañemos. Nuestro particular fin del mundo, fiel a la tradición, está siendo todo lo lisérgico que se podía esperar. No quiero atragantarles las uvas recordándoles todo lo que ha dado de sí este año, así que será mucho mejor que cada uno reflexione con su yo interior, si es que no ha tenido que empeñarlo ¿Cuántas veces en los últimos doce meses, leyendo o escuchando la actualidad nacional, regional o local, no ha querido tirar el periódico, la radio, el televisor o el ordenador por la ventana? ¿Cuántas veces nos hemos llevado las manos a la cabeza ante un titular? ¿Cuántas veces hemos exclamado, como única respuesta a un suceso, “Vaya país”? España es el nuevo camarote de los hermanos Marx y solo Italia, en buena parte gracias a Berlusconi, puede hacernos sombra.

Para cuando todo esto acabe, lo que supongo que sucederá más pronto que tarde si mi interpretación de los calendarios mayas es correcta, deberíamos preparar unos cartelones enormes y colocarlos en las antiguas fronteras, aeropuertos, puertos y parajes naturales. Allí, con letras bien gordas, para que los jubilados del norte de europa que vengan a conocer las ruinas de lo que fue este país puedan leerlos bien, deberíamos pedir disculpas por las molestias causadas. Varias opciones: desde un simpático Esto es todo amigos, lo que sería muy apreciado por el turismo familiar; hasta el más coloquial y castizo Nos hemos ido a tomar por culo, hasta nunca. También podríamos, en un último estertor civilizado, escribir en los citados carteles el título de esta entrada Acta est fabula, latinajo que vendría a decir, en lengua de Cervantes “La comedia ha terminado” o “El espectáculo ha terminado”.

Aunque quizá lo más propio y apegado a nuestro ser sería poner bien grande en los carteles la fórmula con la que suelen acabar los sainetes, obras patrias a medio camino entre el drama y la comedia, como esta España mía, esta España nuestra:

Aquí termina el sainete, perdonad sus muchas faltas.

Chimpún

El manifiesto manifiesto

Se acordarán ustedes de la zapatiesta de La Ciudad del Golf. Aquellas épocas en las que visualizábamos que Ávila tendría más de 100 mil habitantes, en La Moraña talábamos árboles para crear macro urbanizaciones que te rilas y no nos anexionábamos La Cañada por ladrillo y poco de distancia.

Había gente que protestaba. Y hacía ruido. Y enésimo comunicado de Centaurea. ¡Y que se enteren en Caiga Quien Caiga! ¡Y venía La Sexta a grabar mientras se talaba a todo meter! De repente aquello iba a tener su respuesta: una manifestación en Las Navas. Yo estuve grabando para la tv local. Y no les voy a mentir… No había ni Clifford. El pueblo quería la Ciudad del Golf. El alcalde volvió a ganar y así lo dijo: el pueblo lo quiere. Y tenía razón.

No es que hayamos vivido por encima de nuestras posibilidades, es que los mantuvimos en el puesto a estos y aquellos y los otros porque nos sonaba muy bien lo de crecer y crecer y montarnos el Imperio. Ya pagarían la cuenta otros. Lo de Bankia no es casualidad, es cosa del españolito.

Pero no me desvío. No había ni Clifford. Y gracias al interné puedo demostrarlo. La gente de El Manifestómetro estuvo allí y lo dejaron retratado. 500 personas aprox.

Es culpa de los medios de comunicación y de los periodistas y de sus lectores y oyentes el pensar que las manifestaciones de por sí representan mayorías. Y pongo el ejemplo de arriba no por criticar a los manifestantes (al contrario) sino para demostrar una vez más que desgraciadamente el españolito medio se queda en casa y piensa lo que le da la gana, no dice realmente lo que cree ni en el bar y luego vota lo que le sale de la urna. Es entonces cuando llegan los resultados y el tertuliano se sorprende y dice ¡OH CIELOS LEONCIO! ¡Resulta que siguen ganando Fabra, Chaves, Chavez, Fraga y Rasputín!

Porque la calle no es de nadie, ni siquiera de Fraga. Se puede y debe salir a protestar pero al final las urnas dictan la verdadera sentencia. Que se lo pregunten a Artur, que se creyó que había millón y medio en su manifestación de la Diada. Tantas veces lo dijeron que se lo creyeron. Pero…¡no!  Había un porronaco de gente, de eso no hay duda. Pero hubo otro porronaco que se quedó callado y luego ¡Zas! Soltó el voto diciéndole que no era participe de su fiesta. No había millón y medio. No habrían cabido. Que no, que no los había. Leñe. Y se veía venir (enlazo aquí a José García Domínguezque además es de Libertad Digital y eso siempre pica aquí a mis compis “los delpozo”)

Es culpa de los medios (y de sus lectores por incautos sin remedio) dar bombo y dar por seguras y repetir cifras infladas. Sea esa u otras manifestaciones y celebraciones. Inflar o desinflar, tanto monta, que para eso está también el medio ajeno o la policía o la delegación del gobierno. Porque gusta mucho dar y quitar ceros para otorgarse la razón o la fuerza de la calle a uno mismo. Por eso es buena noticia que El Manifestómetro vuelva. Ojalá cunda el ejemplo y algún día los medios se tomen en serio de forma real – más allá de sus libros de estilo (interesante enlace) – el informar de forma veraz.

Y si ya de paso los españolitos comunes en lugar de perdernos en cifras habláramos de ideas…mejor que mejor. Poco más que añadir: la viñetica de ayer de Illo es suficiente. Bee.

Otra trashumancia es posible

image

A %d blogueros les gusta esto: