Festival a la gorra

Payasos, malabaristas, trapecistas… Artistas en general ocupan desde hoy y hasta el domingo las calles de Ávila. Se celebra en nuestra ciudad el 6º Festival de Teatro de Calle y Artes Circenses. Un Festival que se viene haciendo gracias al empeño y trabajo de un grupo de jóvenes de la ciudad que quieren mostrarle al mundo lo que hacen, lo que les gusta, y que se empeñaron en 2007, sin apenas medios y con mucho esfuerzo, en hacer una jornada con un taller y un espectáculo público de malabares. Sin financiación y con mucho trabajo, llamaron la atención de la gente de la calle. Les mostraron que otra forma de entretenimiento era posible y que había todo un mundo tras las artes circenses por lo que un año después, aquella modesta jornada de teatro de calle, pasó a ser algo más grande con más talleres y más grupos que querían actuar en nuestras calles.

Tropiezo Teatro es una Asociación abulense sin ánimo de lucro en la que viven de forma intensa todo lo referente al teatro y el circo. Jóvenes y con ganas de mostrarle sus habilidades al público. Ellos son los responsables de que nuestras calles, año tras año, se llenen de humor, malabares, zancos y narices rojas, tras las cuales hay un grupo de artistas que son los que hacen realizar este festival. Con un presupuesto de unos 12.000 €, no cuentan con más, estos chicos, con la ayuda de algunos técnicos municipales que intervienen en la organización, consiguen traer a nuestra ciudad, permítanme la taurina expresión, a los primeros espadas del mundo del circo y el teatro de calle. Gente que apenas pide no perder dinero con su visita a Ávila y que se conforman con lo que caiga en su gorra tras su actuación a parte del alojamiento y la comida de los días que pasen en Ávila. En eso se va la mayoría del presupuesto que se concede a este festival, en pagar la residencia Arturo Duperier y la comida de los más de 20 artistas que nos visitan estos días. No hay para más… O sí… Siendo realistas, este Festival lleva años recibiendo la misma cantidad de dinero para su celebración y, gracias a la imaginación de la organización, cada año se superan y hacen que la actividad sea más vistosa y mejor organizada. Y a ese esfuerzo hay que sumarle el de las compañías que renuncian a su caché para poder hacer lo que saben y les gusta, entretener y divertir. No podemos olvidar que festivales similares, en otras ciudades de la región, han contado históricamente con presupuestos casi diez veces mayores al que tiene el festival de Ávila y, no necesariamente, son mejores festivales.

Entre las actividades que tendremos estos días se encuentra la realización de tres talleres, uno de teatro con máscara, otro de acrobacias y un tercero de danza urbana y, como no, el plato fuerte de estas jornadas, las actuaciones que se sucederán por las calles de la capital en las que más de 20 compañías diferentes nos deleitarán con sus representaciones. De todas ellas dos son de aquí, de Ávila, y han decidido, también de forma altruista, aportar su granito de arena. Otras dos actúan tras haber sido las ganadoras de los concursos de público y de jurado profesional del año pasado y lo hacen fuera de concurso y serán 10 compañías las que peleen este año por llevarse dichos premios. Además de estos dos galardones habrá una mención especial que la propia Asociación Tropiezo Teatro dará tras reunión y votación interna de sus miembros.

A todo esto se le une también el concurso de fotografía que la Asociación de Fotógrafos de Ávila convoca con la temática del festival como centro de atención y que entregará dos premios a las dos mejores fotografías que se presenten, uno de 120 euros que entregará un jurado y otro de 70 € que dará el público tras poder ver expuestas las fotografías que se presenten. Tenéis más información sobre el concurso en la web de la asociación.

En definitiva. Un fin de semana para reír y disfrutar. Para conocer un poco más las artes circenses y poder aprender un poco de ellas. Un fin de semana para arropar a los chicos de Tropiezo Teatro y conseguir que una vez más, por sexto año consecutivo, su festival sea un éxito.

Os dejo aquí el programa completo del festival.

‘Vidas Inanimadas’ – Antonio Bartolomé –

La vida está hecha de retazos de un pasado cercano y necesario. Los testigos del devenir del tiempo permanecen en la memoria y en el día a día. Sólo una mirada atenta puede descubrir la presencia de detalles que forman parte de nuestra existencia y devolverles el protagonismo necesario. ‘Vidas Inanimadas’ quiere honrar la memoria colectiva a través de los objetos silenciosos que nos rodean.

“Zapatillas” – Antonio Bartolomé –

Antonio Bartolomé es un joven abulense de 29 años que se gana los cuartos como fotógrafo de Diario de Ávila desde el 2004 tras terminar, casi un año antes, sus estudios en Madrid. Desde el pasado 10 de mayo y hasta el 10 de junio, expone sus fotos en la Casa de las Carnicerías. Nada tiene que ver, evidentemente, su trabajo diario con la exposición ya que “para prensa sabes muy bien los elementos que deben aparecer en una foto para que tenga el valor informativo que se necesita mientras que, cuando se piensa en exponer se tiene mucha más creatividad, sobre todo, porque tienes que ser capaz de transmitir las sensaciones que tienes cuando haces la captura”.

‘Vidas Inanimadas’ es el nombre de la colección que cuenta con un total de 28 fotografías, todas ellas realizadas dentro de los límites de la provincia de Ávila pero que, como bien me comenta Antonio, “podían haberse hecho en cualquier otro sitio y seguirían significando exactamente lo mismo”. Y la pregunta es evidente, ¿Qué significan? “La mayoría no son más que pequeños detalles que normalmente no tenemos en cuenta al pasar a su lado pero que no carecen de cierta belleza a pesar de tratarse de objetos alejados del lujo”. Esos objetos son herramientas que alguna vez fueron manejadas por alguien con la intención de realizar un buen trabajo o una vistosa armadura a la que le faltan dos dedos en una de sus manos que nos deja intuir las batallas en las que algún día participó, unas zapatillas de fútbol viejas y gastadas que nos dan una idea de la cantidad de balones que se golpearon con ellas… Objetos cotidianos, por todos conocidos, carentes de vida propia pero que nos muestran una historia detrás de ellos, una historia forjada por las personas que una vez les dieron uso y que Antonio plasma perfectamente con su cámara.

Las fotografías, de gran tamaño, han sido reveladas de forma tradicional a pesar de que el soporte del que se partía no era el negativo sino la tarjeta de memoria. “La foto adquiere una textura diferente al revelarla en lugar de imprimirla, se emula el acabado que daba la película y eso es algo que ‘el pixel’ nunca podrá igualar”. Las fotos no han sufrido un exceso de retoque digital, “el equilibrado justo que necesita cualquier fotografía”, ya que se trataba de plasmar la realidad, sin más, por lo que todas las imágenes han sido capturadas sin iluminación externa, sin flash, sin recolocar ninguno de los elementos que en ellas aparece. “No hago fotos de cosas que no me gustan. No saco una madera con un agujero para luego, digitalmente, quitar el agujero. En todo caso busco otra madera que represente por sí misma lo que yo quiero plasmar”. La primera de las fotos se toma en el año 2005 cuando aún la exposición era inimaginable y las últimas en este mismo año 2012 cuando estaba ya todo encaminado. A pesar de esa diferencia de 7 años entre la primera y la última captura, Antonio nos presenta un trabajo muy completo y muy bien hilado en el que las texturas (óxido, madera, pintura… ) marcan el punto de unión entre unas instantáneas y otras y nos llevan por un recorrido, sin quererlo, que nos hace recordar situaciones, momentos, elementos, similares a los que esta exposición nos enseña ya que “son objetos que generan emociones por ellos mismos al ser instrumentos cotidianos que todos hemos visto en algún momento de nuestra vida”.

Pero, ¿cómo se decide Antonio a exponer estas obras? Lo hace tras un encuentro con Sonsoles Sánchez-Reyes que es la persona que le propone entrar a formar parte del proyecto Iniciarte mediante el cual se le da la oportunidad a jóvenes ‘principiantes’ para que hagan visibles sus creaciones por medio de exposiciones. La condición es no haber expuesto previamente. En el caso de Antonio es cierto que ya había visto colgadas un par de obras suyas en una exposición de múltiples artistas pero “en realidad, ésta es la primera vez que expongo yo solo y debo agradecer esta oportunidad que se me brinda”. Es de imaginar que el proceso, desde que se decide exponer hasta que se inaugura una exposición, es largo y costoso. “Cuando me propusieron hace unos 7 meses el tema de la exposición me vinieron a la mente algunas de las imágenes que tenía guardadas desde hacía años y que me sirvieron como punto de partida pero, tras varios descartes para evitar ciertas duplicidades visuales, me decidí a completar la colección con algunas capturas nuevas que tenía en mente pero que en su día no hice por no ser la luz del momento la que más me gustaba para algunos detalles… por lo que tirando de memoria decidí recuperar esas fotos que no hice pero que me quedé con ganas de hacer”.

Creo que cada uno de esos 28 disparos es un gran acierto y ya solo puedo hacer dos cosas más. Agradecer la atención que me prestó Antonio durante nuestra cita y recomendar que os deis una vuelta por la Casa de las Canicerías antes del próximo domingo 10 de junio. ¡Merece la pena!

Un busto en su honor

Nuestra bonita ciudad, Ávila, parece tener una deuda histórica con un tal Tomás Luis de Victoria y, por si alguien no lo sabe, diré que no es el fundador de los ya cerrados cines, sino un músico y compositor nacido en el Siglo XVI entre nuestros muros y que llevó orgulloso sus raíces abulenses por aquellos rincones de la tierra por los que viajó.

En este año 2011 se celebran los 400 años de su muerte, ahí es nada, y en estas fechas es cuando se nos recuerda el poco reconocimiento que hemos hecho a su valiosa figura. Por esta razón, se ha decidido desde nuestro ayuntamiento, homenajear a Tomás Luis de Victoria como se merece. Haciéndole un busto. De hecho, dicho busto, ya está hecho en barro y ahora se pide la colaboración ciudadana para poder hacer un vaciado en bronce. Hacen falta 850€ para conseguirlo que, según el altruista escultor del mismo (Daniel Hidalgo), es el valor del material, ni más, ni menos.

Los estudiosos, esos que han dedicado tiempo a conocer a fondo la vida de nuestro ilustre compositor, coinciden en una idea común. No existen referencias gráficas que nos digan realmente qué aspecto físico tenía Tomás Luis de Victoria. Nadie sabe cómo era. Esto no lo digo yo, lo dicen muchos de los asistentes al Simposio celebrado hace unas semanas sobre su figura. Y claro, la pregunta es obligada. ¿Quién es la persona representada en el busto? ¿No se le podía homenajear como merece con algún otro tipo de escultura más fiel a la realidad? Una artística, pero fiel, reproducción de alguna de sus partituras por ejemplo. Ahí no hay fallo, éstas sí se conocen. Han sido referencias fundamentales para compositores como Mozart lo que, si duda, otorga a nuestro músico más ilustre el mérito que se le pretende reconocer. ¿No parece más coherente esta opción?

Otra cosa es la ubicación. De momento nos preocupamos de pedir dinero para hacer el busto, de no conseguirlo el Ayuntamiento correría con los gastos, y después ya miramos dónde ponerlo. Vistos otros precedentes seguro que pronto nos encontramos, como bien me apuntaba un tal Juanjo, con una nueva rotonda innecesaria con el único propósito de albergar el busto del señor desconocido al que todos pasaremos a llamar, equivocadamente, Tomás Luis de Victoria.

__________________________

Información sobre Tomás Luis de Victoria en esta web dedicada a su figura. 

JCX365

Hoy 26 de octubre, es el día 300 del año. A la mayoría de los que leáis esto os parecerá un dato sin importancia pero, en algún lugar entre Salamanca y Ávila, alguien lo tiene muy en cuenta. Alguien que se encuentra detrás de una cámara de fotos y que se dispone a tomar su instantánea número 300. Hablo de Javi Calvo. Este abulense de nacimiento se ha enbarcado en una aventura que creo que es, además de bonita, muy difícil. Se trata de JCX365.

JCX265 es un proyecto en el cual pretendo realizar 365 fotos”, una por cada día del año 2011. Dicho proyecto surge en común con varios amigos con la fotografía como pasión común y la Asociación Fotográfica de Ávila (AFA) como nexo de unión. No se trata de presentar, según me comenta, fotos de gran calidad, “pretendemos mostrar sentimientos, estados de ánimo, la forma de vivir que, durante un año completo vamos a tener cada uno”. De diez personas que comenzaron el proyecto a la vez quedan la mitad y algunos, me cuenta Javi, comenzaron meses después. Él lo hizo el día 1 de enero para comenzar y terminar el proyecto con el año. “Había estado siguiendo el proyecto 365 realizado por otras personas y me preguntaba por qué yo no podía hacerlo, parecía algo sencillo y fácil. Por eso, cuando en una charla entre socios de AFA uno de ellos, Raúl Pindado, propuso realizar el proyecto ni me lo pensé”. Pero Javi erraba en una idea, la que le llevó a pensar que “parecía algo sencillo y fácil”.

La dificultad de JCX365 no es poca. Reconoce haberse planteado dejar de lado el proyecto en momentos duros. Os contaré que Javi, además, acompaña de sus fotos de un pequeño texto en el que explica dónde está hecha la foto, el porqué de la misma, la pequeña historia que rodea a ese disparo… lo que le da, a cada toma publicada en su blog, un valor añadido.

La primera foto de JCX365 - 1 de enero de 2011 -

Es un trabajo digno de ver y de reconocer. Mientras escribo estas líneas, Javi está pensando en su disparo de hoy, en el disparo número 300. “¿Qué he aprendido en estos 300 días? Creo que miro de una manera distinta, veo cosas que antes no veía, detalles que pasaban desapercibidos. Por otra parte mi técnica es mejor, he ganado en composición y en exigencia conmigo mismo, soy mejor fotógrafo (aficionado que quede claro).”

Ánimo, que aún quedan 65.

http://javicalvofotografias.blogspot.com/

¿Premio al Museo de Ávila? (por Helena Cerveto)

Abrimos el capítulo de colaboraciones del blog. La entrada de hoy os llega por cortesía de Helena Cerveto. Periodista de Barcelona afincada desde hace unos meses en Ávila. Puedes enviarnos tu aportación a [email protected] Más información aquí.

__________________________

¿Premio al Museo de Ávila?

La mayoría seguro que conocéis la noticia. El Museo Provincial de Ávila ha recibido este fin de semana el Premio Institucional que otorga la Asociación Profesional de Museólogos de España, durante unas jornadas que la APME celebraba en el Palacio de Polentinos. Un premio por sus 100 años de existencia que comparte con el Museo Provincial de Zamora, que también está celebrando su centenario.

Está bien eso de recibir galardones. Pero seamos sinceros, no sólo de estatuillas vive el hombre, y un museo tampoco.

Museo provincial de Ávila - http://www.avilaturismo.com

En los seis meses que llevo en Ávila he tenido la oportunidad de hablar en tres ocasiones con María Mariné, la directora del citado museo abulense. Transmite pasión por su trabajo desde la primera palabra. Y no dramatiza cuando habla de problemas. En esas tres ocasiones, al preguntarle sobre la situación del museo en la actualidad, ha comentado el problema de espacio que tienen.

Este fin de semana, al comienzo de las Jornadas de Museología, la directora daba datos:

–      El museo tiene una superficie de 2.700 metros cuadrados, de los que 900 están dedicados a la exposición (el Museo Provincial de Lugo cuenta con 5.000 metros cuadrados sólo de exposición).

–      Hay 900 piezas o conjunto de piezas expuestas y unas 100.000 guardadas.

Según María Mariné, el museo podría extenderse 4 veces más si sacaran a las salas expositivas una selección de las piezas más importantes que hay dentro de esa ingente cantidad de 100.000. Sólo una selección. Y sin causar fatiga museística, asegura.

El problema, y vamos al grano, es que la Junta de Castilla y León, quien lo gestiona, y el Ministerio de Cultura, su titular, no ponen en marcha esta ampliación. El viernes la directora nos comentaba que ha presentado varios proyectos para llevarla a cabo que han sido desestimados. Una información que no conocía y que no deja de sorprenderme teniendo en cuenta las palabras que pronunció el director general de Políticas Culturales de la Junta, José Ramón Alonso, cuando vino a Ávila a inaugurar la exposición dedicada a su centenario. Como estuve en ese acto, y tengo la grabación, puedo reproducir literalmente sus palabras. Decía: “Vamos a trabajar por intentar resolver un problema que sé que hay de espacios”, y “vamos a trabajar por traer las nuevas tecnologías, para que este museo sea una cabeza tractora para el desarrollo de la ciudad, de la provincia de Ávila”. Lo dijo en julio de este año. Y el tema viene de lejos, porque en el 2006 ya se hablaba de lo mismo.

No parece que el problema vaya a solucionarse pronto, a pesar de las palabras del director general de Políticas Culturales. Aunque María Mariné afirma, tajante, que seguirá presentando otros proyectos de ampliación. Por empeño que no quede. Para ella el premio recibido este sábado es un reconocimiento “a la resistencia”. Qué buena definición.

Este año celebramos el centenario del Museo de Ávila, y a falta de dos meses para llegar a las uvas,  aquí no se ha movido gran cosa. Se ha organizado una exposición con motivo del aniversario que se limitaba a mostrar en unos pocos paneles su historia, y la Junta ha editado un catálogo con las 100 piezas más representativas de sus fondos. Poca iniciativa si, como dicen, quieren que sea “una cabeza tractora para el desarrollo de la provincia”. A lo mejor, se me ocurre, la misma Junta le podría haber regalado al museo en este cumpleaños una web, que no tiene, y que es un objetivo más alcanzable que una ampliación. Bien hecha, incluso podría dar a conocer el museo fuera de la provincia y atraer más visitantes.

No quiero terminar sin agradecer a su directora, la ya nombrada María Mariné, que me explicara con detenimiento y entusiasmo la historia de las pizarras escritas de época visigoda y me abriera una pequeña ventana al interesante pasado de esta provincia cuando yo acababa de aterrizar en ella. Y a Juan Antonio Sánchez, guía del departamento didáctico del museo, que respondió con paciencia a todas mis preguntas sobre los verracos.

Conciertazo

Me encanta José Luis Rodríguez. Es uno de mis grandes ídolos. No hablo del Presidente Zapatero, esto va de otra cosa, hablo de ‘El Puma’. Uno de los mejores artistas que han cantado en la centenaria lengua de Cervantes y que pasará a la posteridad como uno de los grandes. Tengo un blog dedicado a su figura y estoy pensando en la ilusión que me haría traerlo a Ávila para que de uno de sus grandiosos conciertos con jóvenes bailarinas de buen ver y con las amigas de mi abuela coreando sus canciones a voz en grito con corazones pintados en el rostro. Seguro que incluso se acerca alguien más joven por aquello de maquillar la media de edad de los asistentes.

No debe ser muy difícil. Puedo hablar con el Ayuntamiento a ver si me echa una mano, seguro que son los primeros en ayudar a traer a tan insigne figura internacional. Sin duda se convertiría en un evento sin precedentes para nuestra amurallada ciudad. La intención es habilitar un recinto con un aforo de unas 8.600 personas, será un éxito rotundo. Me comentan que la plaza de toros puede acoger a un total de 10.500 almas (más o menos) pero eso es de mediocres. ‘El Puma’ está a la altura de los mejores y los mejores tocan, de toda la vida, en estadios de fútbol. Ya sé, hablaré con el Real Ávila a ver si hay posibilidades de hacer el recital en el maravilloso Adolfo Suárez, total, les regalo después 100 entradas y seguro que quedan encantados. Ya lo veo. Vendrían personalidades de toda España, la presidenta de la Comunidad de Madrid, incluso, con un poco de suerte, alguna Infanta fan del artista. No puede haber fallo.

Eso sí, las entradas, económicas. Las pondré a un razonable precio de 35 euros aunque… seguro que viene algún friki que quiere conocerle en persona y hacerse unas fotos con él… Ya está, haré entradas desde 35 a 290 euros lo que me permitirá diferenciar al público por su nivel adquisitivo y así, quien quiera estar más cerca del escenario o en una mejor posición solo tendrá que tirar de billetera y conseguir su sitio VIP. Genial, aunque… Espero no equivocarme y colocar a la gente de entradas caras en zonas muertas de visión. Eso me obligaría a cerrar ciertas partes de la grada a escasos minutos del comienzo del evento y ubicarles en algún otro sitio que quede libre (suponiendo que no lo llene). Llegados a ese punto igual alguien se ofende pero bueno, mientras puedan ver a esta gran promesa de la canción mundial no creo que la sangre llegue al río.

Lo que tengo claro es que no quiero altercados y haré que la gente solo tenga acceso por un torno de seguridad. Si tardan 3 horas en entrar y la cola llega hasta la catedral deja de ser problema mío para pasar a serlo del que está en la cola y de la Policía Local que tenga que velar por la seguridad de los asistentes. Otra cosa cerrada.

Habrá que contar, por supuesto, con el factor meteorológico. No sería raro que lloviera. Es cierto que la gente tiene paraguas el que no quiera perder su sitio en la cola que se lo lleve por si acaso y al que no le importe que se refugie en cualquier sitio cercano, por ejemplo la “Chapa Verde” esa a la que suelen llamar Cubierta Multiusos. El equipo de técnicos de ‘El Puma’ es de los mejores que conozco, fijo que se los trae de Norteamérica, con lo cual un pequeño chaparrón no debería suponerles ningún problema. Lo más que puede pasar que se pierda la ecualización de la prueba de sonido pero bueno, se soluciona en las 10 primeras canciones y supondría un moderado retraso de dos horas y media que la gente aguantaría sin más problema. No creo siquiera que se den cuenta de que el sonido comienza siendo una puta mierda y si se la dan que se piren, ya he cobrado su entrada. Además confío en la valía del artista y por muchos problemas que podamos tener seguro que se mete a la gente en el bolsillo cantando sus temas más populares. Los grandes nunca fallan. De hecho, suelen ser tan buenos que incluso parezca que haga playback aunque seguramente le baste con tararear lo que pueda con un hilillo de voz para dejar que los y las incondicionales ‘grupis’ terminen berreando las canciones y así conseguir salir del paso si ya no se encontrase en plena forma para la fecha del concierto.

Qué fácil, decidido, voy a organizar un concierto de José Luis Rodríguez ‘El Puma’. Sí, vale, tiene 68 años, pero cantar es como montar en bici, no se olvida nunca y menos cuando te has dedicado a ello durante toda tu vida. Podéis tener razón los que penséis que no he organizado un concierto de esas dimensiones en mi vida y que puede que cometa errores pero yo os digo que no hay de qué preocuparse mientras los seguros estén en regla y os aseguro que lo tendré por si algo sale mal, cosa que dudo pues otra cosa no pero experiencia ‘El Puma’ tiene de sobra.

Veréis, veréis. Será un exitazo!!! ¿No os parece?

PD. Tengo un As en la manga pero esto no se lo digáis a nadie. Si no se llena, cosa harto improbable, abro las puertas y dejo entrar por la cara a 300 o 400 personas más y así consigo el éxito seguro!!! Ya os contaré ya… Ya os contaré…

De penes, senos y escapularios.

Antes de nada, las presentaciones. De izquierda a derecha: el seno derecho de la Virgen María, en una Sagrada Familia de El Greco que se encuentra en el Hospital de San Juan de Toledo; en el centro, el pene del David de Miguel Ángel; y, a la derecha de la imagen, el seno izquierdo de la Madonna rodeada de querubines y serafines, de Jean Fouquet, un pintor francés del S.XV. Como ya suponen, este artículo habla de senos y penes, pero no de cualquier pene ni de cualquier seno.

La semana pasada, el Ayuntamiento de Arenas de San Pedro, gobernado desde las pasadas elecciones por el PP, decidió retirar de la Plaza del Ayuntamiento la escultura ganadora del último concurso de ideas convocado por el consistorio, aún bajo el mandato de la anterior corporación. La obra, titulada “El baño de Ataecina”, muestra dos cuerpos humanos idealizados que representan, según su autor, a dos deidades vettonas: Ataecina y Vaelico. ¿Y cuál era el problema? ¿La obra estaba mal instalada? ¿Era demasiado grande? ¿Atraía los rayos durante las tormentas? ¿La habían colocado sobre la plaza de aparcamiento del Alcalde? No. El problema, o mejor dicho los problemas, son el pito de Vaelico y los pechos de Ataecina. Concretemos, el tamaño del pito de Vaelico, el tamaño de los pechos de Ataecina y su ubicación estratégica frente al Ayuntamiento y la Iglesia.

Ese es el problema, aunque ahora el Alcalde en funciones lo niega y señala que lo que sucede es que la estatua “no se encuentra en el sitio más adecuado”. ¿Y por qué no es el sitio adecuado? Pues evidentemente porque están desnudos y porque en lugar de ser figuras asexuadas, Vaelico tiene pito y Ataecina pechos.

 ¿Y por qué afirmo que el problema es que las imágenes están desnudas si el Alcalde en funciones lo niega? Fácil. El asunto de la ubicación de las estatuas ya se planteó a principios de año y en el pleno del 27 de Enero el PP presentó una moción pidiendo la retirada de las estatuas. Aunque la moción no figura en el acta, podemos adivinarla en las respuestas de los demás grupos. El portavoz del grupo socialista afirma que “Efectivamente son dos desnudos (…) pero no están haciendo el acto sexual” También dice que “no es una postura sexista” y “tampoco tiene connotaciones sexuales”. El portavoz de IU habla en los mismos términos y, en su segundo turno de palabra, el portavoz del PP que ha defendido la moción afirma que “cada uno educa a sus hijos como quiere”.

 No hace falta darle muchas vueltas al acta para extraer de ella los motivos que causaban zozobra en el grupo popular: las figuras estaban desnudas, con connotaciones sexuales o incluso puede que practicando sexo y, para colmo, el acabose, estaban colocadas de una “manera sexista”. ¡Y todo ello frente a la Iglesia!

 ¿Hemos vuelto a toparnos con la Iglesia? No lo creo. Sí, lo digo sinceramente, no creo que aquí el problema sea la fe católica, sus creencias o sus cultos. La escultura no atenta contra los dogmas católicos (como mucho contra aquello de no adorar ídolos, pero a la luz está que los católicos lo han superado). Son dos cuerpos desnudos, nada más. El problema es, de nuevo, el intento por parte de algunos de imponer su moral al conjunto de la sociedad. El problema son los integristas de una moral preconciliar y antediluviana que, impulsados por sus palmeros y por la costumbre, creen tener el derecho y el deber de decir a los demás como tienen que pensar y actuar. El problema son todos aquellos que convierten esa cruzada por la moral en un derecho sagrado que puede conculcar cualquier derecho constitucional, desde la libertad de expresión a la libertad de prensa, pasando por la libertad de cátedra o cualquier otro derecho, libertad artística incluida, por situarse ellos en un plano superior. No se sienten por encima del bien y del mal porque ellos son el bien y los demás el mal. No es un problema del catolicismo, de verdad, la religión católica solo es el vehículo en el que transportan su moral y el estandarte con el que quieren imponerla. Una moral dogmática, convertida en espada y armadura. Si en lugar de católicos fuesen protestantes, budistas o musulmanes cambiarían los dogmas pero no el intento de imponer su verdad al resto, porque aquello que no es su verdad es un ataque contra su verdad, un insulto, una afrenta, una humillación. Conmigo o contra mí. El problema son los integristas de la fe, de cualquier fe. Los que están cegados por su verdad y quieren cegar a los demás. Integristas de algo y contra todos.

 

La retirada de esta estatua no es el único caso de integrismo moral que hemos visto estos días. En Mérida, la Junta de Extremadura y el Ayuntamiento ha presionado a la dirección del Festival de Teatro clásico para que retirara de una exposición de retratos una fotografía que consideraban ofensiva. No han hecho falta manifestaciones, ni recogidas de firmas; tan solo 200 correos electrónicos para que el nuevo gobierno, casualmente también del PP, haya levantado el teléfono. En los dos casos, los integristas de la moral han contado con la inestimable ayuda de aquellos que se supone velan por la libertad y los derechos de todos. ¿Actúan buscando votos? Seguramente ¿Votamos para elegir censores? Eso parece. ¿Y si hubiera estado en manos de estos hombres y mujeres el futuro de las obras de arte expuestas más arriba? ¿Dónde estaría el David de Miguel Ángel? ¿Dónde El Greco?

Pero no hablamos de arte, o no solo de arte. Hablamos de derechos y cuando hablamos de estos hablamos de democracia. Cuando la moral de unos es más importante que los derechos fundamentales porque su apoyo puede traducir en votos, lo que esta en peligro es la propia democracia.

 PS.- La estatua será retirada y acabará en un almacén o en una rotonda. ¿A quien se le ocurrió colocar estatuas en las rotondas? Cada vez que un Ayuntamiento coloca una estatua en una rotonda, Rodin, Miguel Ángel, Bernini y Canova torturan a un gatito.

 PS2.- La fotografía de “El baño de Ataecina” ha sido cedida por el autor de la obra, Fernando Sánchez Blanco. Darle las gracias desde aquí y desearle, a él y a su obra, mucha suerte.

A %d blogueros les gusta esto: