Pérfidas pérdidas

ecopop

Lo malo de las oportunidades perdidas es que se pierden. Y eso es una putada. Hace unos años se me fueron unos amigos a disfrutar del Ecopop. Estuve apunto de irme con ellos, pero al final, no sé muy bien por qué motivos, me quedé en casa. Y ya sabéis lo que pasa siempre que uno se queda en casa: la fiesta padre.

Vinieron encantados. No solo por el aspecto puramente musical, que también. Lo que más les había gustado era el ambiente que se respiraba y destacaban la cercanía de los grupos con el público. Un festival de dimensiones reducida, sí, pero bien organizado y con un encanto especial (como la CocaCola). Lo dicho, que tuvieron muy poca consideración por mi persona y se lo pasaron pipa.

La pérdida, este año, ha sido generalizada. O eso parece. Solo dos días antes de su puesta en marcha se anunció que el Ecopop de este año se aplazaba por “cuestiones técnicas”. La gente que entiende de esto me dice que será difícil que pueda volver a convocarse, al menos este año, sobre todo por el daño hecho a todos los que tenían entrada –algunos de ellos incluso se organizaron un plan alternativo, ese mismo fin de semana, en Arenas de San Pedro-. Mala noticia anunciada de forma muy poco seria. Y una nueva oportunidad perdida. Esperemos que solo sea temporal y que el próximo verano se pueda volver a disfrutar del Ecopop.

Cómo la cosa va de oportunidades pérdidas, no me quiero olvidar del encuentro de fans de Juego de Tronos convocado con motivo del Mercado Medieval de Ávila. Se ha organizado por primera vez este año por un grupo de aficionados a la serie de HBO. Se lo propusieron al Ayuntamiento de Ávila el año pasado, pero no tuvieron respuesta y al final han decidido arrancar el proyecto por su cuenta. A mí me parece una idea buena, bonita y barata que se podía haber probado el año pasado, aunque solo fuera por probar.

Toda la suerte del mundo para esos valientes… y que Khaleesi nos acompañe.

Las partes blandas de Bárcenas

Sobre_Todo_Barcenas_Velasco

Las partes blandas y húmedas siempre dan problemas. Al principio pensé que ahí podría estar el desencadenante de todo. Esa boca roja… esa lengua obscena… incluso la mirada… Pero no fue así, lo cual demuestra, una vez más, que la suciedad suele estar en los ojos que miran, en este caso, los míos. ¿Qué quieren? Uno se pone en lo peor ante un Ayuntamiento que en 2011 retiró la escultura ‘El baño de Ataecina’ por ser una obra “de mal gusto, pornográfica y sexista”, además de situarse en un sitio “inapropiado”, al lado de la iglesia y “a la vista de los niños que juegan en la plaza”.

Vean la noticia de Avilared, miren la foto que hay al final del texto, e intenten imaginar qué tipo de mirada hay que tener para ver algo pornográfico y sexista en una escultura así. Ojos sucios, os decía antes. Mentes que rellenan espacios y ven lo que quieren ver, lo que solo existe en su cabeza.

Dice la alcaldesa de Arenas de San Pedro, Caridad Galán, que los cuadros de Toño Velasco desentonan en una muestra que luce un lema inspirado en un poema de León Felipe: ‘Quiero… sueño’, un evento cultural centrado en “hilvanar la literatura con el arte”. Por ello, ofreció a los organizadores la posibilidad de organizar “otra exposición paralela en otra sala sobre crítica política, pero que se extendiera a todos los partidos”.

Lo que propone la alcaldesa no es una exposición, sino un inventario. Lo cual puede ser una gran idea según está el patio, pero eso no es arte. Hagamos un catálogo de la corrupción y hagámoslo lo suficientemente profundo para sacar los colores a todas las formaciones, pero no lo llamemos exposición.

Y es que a veces nos liamos con las palabras. La alcaldesa, por ejemplo, no ha cerrado la exposición ni ha retirado ningún cuadro. Solo ha expresado una “queja o sugerencia”. Lo que ocurre es que hay veces que las propuestas, cuando vienen de alguien que ostenta cierto poder, son algo más que invitaciones. Hay órdenes veladas, como la pornografía de las esculturas. Ella ya avisa de que va a tener “más cuidado” el próximo año. “Ya sabiendo como respira cada colectivo, no daremos tanta libertad”. Arte en estado puro.

Recortando concejales

Ahora que han terminado los Juegos Olímpicos y que hemos dejado el pabellón bien alto ganando un montón de medallas de todos los colores y diplomas olímpicos para empapelar media Biblioteca Nacional, volvamos a lo que de verdad importa a los españoles: el fútbol. ¡Que no! ¡Qué es broma!  Vamos a hablar de los recortes y de la crisis económica. ¿A qué se han asustado por un momento? Tranquilos ¿Quien quiere hablar de fútbol o de cualquier otro entretenimiento proletario pudiendo hablar de las tijeras más afiladas a este lado de la vía láctea? Donde esté un buen BOE repletito de recortes y ajustes que se quiten la Liga, la Copa, la UEFA, la FIFA y la TIA. La gestión del gobierno si es un espectáculo – con sus idas, sus venidas, sus desmentidos, sus notas de prensa pactadas sin pactar, etc. – y no las bicicletas o los músculos del Cristiano Ronaldo ese. Montoro y Guindos dan diez mil vueltas a Messi e Iniesta – jugando al fútbol, al tenis o en un concurso de belleza – y a la Ministra de (des)Empleo no hay quien la gane explotando burbujas en el iPad.

¿Dónde lo habíamos dejado antes de la tregua olímpica? Previously on Lost: El país se iba al garete tan ricamente mientras en cubierta, armado con una motosierra, el capitán quitaba lastre arrancando de cuajo los mástiles mientras repetía: “Es culpa de la herencia recibida, es culpa de la herencia recibida. ¡Austeridad expansiva, yo te invoco!” Las últimas medidas del gobierno que conocimos, a principios del mes de julio, eran lo mejor de cada casa: subida del IVA, reducción del sueldo de los funcionarios (dos medidas estupendas para reactivar el consumo), reducción de las prestaciones por desempleo (según el gobierno, para incentivar a los parados a buscar trabajo, proeza a la altura de Schliemann), subida de impuestos medioambientales y especiales (gasolina, tabaco, alcohol), liberalización de algunos sectores (esto habrá que verlo), de horarios comerciales, etc. Junto a estas, un par de medidas destinadas a calmar los ánimos de la masa enfurecida: la reducción de las subvenciones a partidos, sindicatos y organizaciones empresariales y la reducción del número de concejales. El chocolate (tóxico) del loro.

Como prácticamente todos estamos de acuerdo en que las medidas económicas solo van a conseguir profundizar la recesión y la destrucción de empleo – solo hace falta echar un ojo a los últimos datos de Grecia o Portugal – vamos a hablar de las dos últimas medidas que he citado: subvenciones a partidos, sindicatos y organizaciones empresariales y reducción de concejales. Ambas se justifican por la imperiosa necesidad de ahorrar, aunque sean unos céntimos, y por la creciente desafección de los ciudadanos hacia el sistema político y sus actores. De esto hablaba Pablo hace unos días por estos páramos. El mantra de “Todos los políticos son iguales” está en boca de buena parte de la sociedad que ve a sus gobernantes como una casta privilegiada, pagada con sus impuestos, totalmente ajena a la realidad y responsable de buena parte de lo que nos pasa. Partiendo de aquí, cualquier medida que reduzca “sus privilegios” o su número va a ser bien recibida, sin mayores problemas y sin mucha reflexión, por un buen número de ciudadanos.

Sobre la reducción de las subvenciones a partidos, sindicatos y a organizaciones empresariales solo un apunte: se ha vuelto a optar por lo fácil (e ideológico). La medida suena bien – partidos, sindicatos, caca –   pero quizá antes de celebrar con cava marca Hacendado que hemos acabado con los chupopteros que parasitaban al ciudadano, deberíamos plantearnos las alternativas que dejamos a estas organizaciones para cubrir sus presupuestos con la actual legislación y las consecuencias que esto acarrearía. Cuotas más caras, menos participación política, menos participación sindical, más recurso a donaciones, fundaciones paralelas, créditos bancarios condonados, etc. Más oscuridad en un ámbito nunca demasiado claro.

La reducción del número de concejales sigue una lógica parecida: hay muchos políticos, los políticos son caros, eliminemos políticos. Internet ha dado alas a un bulo (entre otros) que no por repetido se convierte en cierto: en España hay medio millón de políticos. Tanto éxito ha tenido la afirmación que ha sido repetida por gente, en teoría, formada e informada como el Sr. Pérez Reverte, y por periodistas como Carlos Herrera (sí, he sacado voluntariamente a Herrera de los formados e informados). En España, a ojo de buen cubero, hay unos 80000 políticos, un número normal para un país como España,  y de éstos 68462 son concejales, la mayoría de los cuales no cobra un sueldo. En lugar de eliminar las diputaciones – por innecesarias, inservibles y poco democráticas – se decide reforzarlas y para ahorrar cuatro duros se cercena la representación en el ámbito municipal reduciendo un 30% el número de concejales.

La reducción del número de concejales será efectiva en las próximas elecciones municipales, en 2015, si el Gobierno no cambia antes de idea, cosa que tampoco debería extrañarnos. ¿Y cómo afectará todo este bodrio a los resultados? Todos tranquilos, en Los4Palos tenemos vocación de servicio público, como Mario Conde, y hemos preparado una tabla – ¡una tabla!- extrapolando los resultados de las últimas elecciones en algunos municipios de la provincia a ese futuro cercano. Los numeritos debajo del nombre del municipio es el número de concejales actuales y el que tendría en 2015.

Como ven, con la nueva ley no habría grandes cambios en los gobiernos municipales salvo en Madrigal, donde el PP perdería la mayoría absoluta, y para IU, que perdería su representación en Sotillo, Pedro Bernardo y el Herradón de Pinares. En Ávila, donde se rompería el empate entre PSOE y UPyD, la oposición se quedaría aún más en ropa interior. Pero más allá de esto, más allá de que será más difícil para los partidos minoritarios obtener un concejal y más fácil para los mayoritarios obtener mayorías absolutas con menos votos, lo más peligroso es el mensaje que se transmite a la ciudadania. No se reducen cargos de confianza y de libre designación, no se despolitizan la administraciones y las instituciones, no se persigue el clientelismo ni el corporativismo, no se eliminan dietas abusivas (aunque se ha anunciado una regulación de salarios y complementos de las administraciones), si es que este es el problema que se intenta atajar, ni se fusionan municipios. Se eliminan los representantes de los ciudadanos más cercanos afirmando, incluso, que así funcionarán mejor las administraciones. Es díficil no caer en la falacia de la pendiente resbaladiza en este asunto. Si con 15 se hace mejor que con 21, con 10 se hará mejor que con 15 y con uno mejor que con diez. Y si a ese uno no hay que votarle mejor, que la democracia es cara.

Al final, para evitar la desafección de los ciudadanos hacia la democracia terminaremos suprimiendo la democracia.

Globo sonda

Bienvenidos a la nueva forma de hacer política. Innovadora estrategia la del Equipo de Gobierno de Arenas de San Pedro. Bienvenidos al juego del Globo Sonda. Lo haré bien y empezaré por donde debo, el principio, por si alguien no se ha enterado de la polémica.

El día 29 de agosto aparece una noticia en la prensa según la cual el Teniente de Alcalde de Hacienda, Régimen Interior y Personal del Ayuntamiento de Arenas, Vicente Alejandro, dice estar planteándose aplicar un ERE al personal laboral que trabaja en el Consistorio areniense. Según sus propias declaraciones el ERE no afectaría a los funcionarios que han sacado su plaza mediante concurso público, creo que tampoco podría. Indica Don Vicente que los problemas económicos del Ayuntamiento apenas le dejan dormir al encontrarse “técnicamente quebrado” con una diferencia de dos millones de euros entre ingresos y deuda intentando, cómo no, culpar al anterior gobierno del problema.

El exalcalde de la localidad y actual portavoz socialista, Óscar Tápias, no tarda en salir a la palestra a dar su versión de la situación y cargar contra el anuncio del señor Vicente. Hasta aquí todo normal. Tapias da los datos de la situación económica del Ayuntamiento cuando en 2007 él accede a la alcaldía y la situación en que pasa el testigo el pasado mayo al nuevo Equipo de Gobierno asegurando, sobre el tema que nos ocupa, que “con el anuncio de presentación de un ERE por la situación de quiebra técnica en la que se encuentra el Ayuntamiento de Arenas lo único que van a conseguir es empeorar las cosas, pues no sólo se verá afectado el futuro de los trabajadores municipales, sino los servicios que se prestan a la ciudadanía”.

Menuda sorpresa me llevo cuando veo las últimas declaraciones de Vicente Alejandro. Ayer, día 31 de agosto, me encuentro con esta otra noticia en Ávila Digital. Asegura el señor que el anuncio de la aplicación del ERE no era más que un globo sonda para tantear cómo lo acogerían los implicados, la ciudadanía y allanar de paso el camino para una inminente reunión que llevará a cabo los próximos días con los sindicatos, el Comité de Empresa y la Junta de Personal.

Foto sacada de http://www.lu5egy.com/Proyecto_pampero/vuelo_14/vuelo_14.htm

Dejaré claro que no soy político por si alguien aún no lo sabe pero tampoco hace falta serlo para ser consciente de que si a una persona le dices que va a formar parte de un Expediente de Regulación de Empleo se lo va a tomar mal. Un globo sonda dice mientras, de paso, mete miedo a los afectados, desconcierta a los ciudadanos, a los que han depositado su confianza en él y a los que no, y se divierten, mientras tanto, cambiando estatuas de sitio atendiendo a criterios más que dudosos.

No lo tengo muy claro pero estoy seguro de que los vecinos de Arenas de San Pedro prefieren un responsable de Hacienda que busque verdaderas soluciones a los problemas económicos del municipio a un graciosillo que dedique su tiempo a lanzar globos sonda para entretenerse y hacerse con su parcelita de cobertura en los medios de comunicación, y todo para terminar reconociendo que el problema es el impago de varios conceptos que adeuda la Junta de Castilla y León y que llegan a suponer un importe de unos 450.000 euros entre unas cosas y otras. A sabiendas de estos datos todos habríamos hecho lo mismo. Intentar cargarle el muerto al anterior gobierno (del otro color) sin mencionar el asunto hasta que no me quede más remedio que dar marcha atrás. ¿Y si cuela? Ya habría estado divertido, ¿eh? Habría matado dos pájaros de un tiro.

Según el refranero popular, que siempre he defendido que es muy sabio, es mejor permanecer callado y parecer idiota que abrir la boca y confirmar que lo eres. Igual es que, algunos refranes, no se llevan mucho por algunas zonas de nuestra provincia. Y ahora soy yo el que lanza un globo sonda y os pregunta. ¿Os parece serio? Ya sabéis que a mi, no.

Austeridad y externalizaciones

Les voy a contar un secreto, pero prometanme que no se lo van a contar a nadie. ¿Estamos todos de acuerdo? Está bien, allá voy. Se lo voy a decir en bajito para que no salga de aquí: las administraciones públicas (Ayuntamientos, diputaciones, etc.) no tienen ni un duro. Quizá alguno de ustedes ya se lo suponían, pero yo se lo puedo confirmar: ni un duro, cero, nothing, niet. Hay algunas que están mejor, es cierto, y otras que están fatal, pero en lineas generales todas andan escasas de liquidez. Tan compleja es la situación que nuestros políticos, habitualmente gente sosegada y de vida tirando a contemplativa, están buscando desesperadamente soluciones. Sin ir más lejos, seguramente habrán oído por la televisión, radio o prensa, el medio de manipulación que ustedes prefieran, que acabamos, ayer mismo, de reformar la constitución para calmar a los mercados. Antes, si lo recuerdan, recortamos el sueldo a los funcionarios, congelamos las pensiones y subimos algunos impuestos; y estarán hartos de escuchar que hay que apretarse el cinturón, que se necesita un esfuerzo, que vivíamos por encima de nuestras posibilidades, etc.

Ese el panorama a nivel nacional, pero el esquema se repite a nivel autonómico y, por supuesto local. Todos buscan desesperadamente soluciones. Por poner algunos ejemplos cercanos: el Ayuntamiento de Arenas de San Pedro está sopesando plantear un ERE para rebajar el gasto en sueldos del consistorio, en León el Ayuntamiento está reutilizando material de obra en los parques para intentar llegar a fin de mes y aqui mismo, en la ciudad amurallada, el Ayuntamiento tuvo que pedir un prestamo (Aviso: enlace a un post de mi blog) a principios de año para poder pagar los gastos corrientes. En general, los primeros afectados por los recortes, después de renegociar algunos contratos y de suprimir un par de vinosespañoles, desayunos para todos y excesos injustificables (por no decir delictivos), son los programas destinados a gastos sociales y cultura. Se recortan becas, subvenciones y ayudas y se recortan, mutilan o suprimen programas y actividades culturales. Un capítulo más de la serie “Siempre pagan los mismos”.

De este tema ya se ha hablado antes en estos páramos e incluso se ha propuesto algún pequeño parche para ahorrar un eurillos al erario. No voy a profundizar más en el tema ni me voy a meter, en particular, con el Alcalde de Ávila y su gestión económica (¿Saben ustedes que el Ayto. de Ávila debe más de 48 millones de euros a cierre de 2010?) Quería hablar de dos noticias recientes que me han llamado la atención. La primera local: la Junta de Castilla y León ha decidido externalizar parte del servicio de mantenimiento del Hospital Nuestra Señora de Sonsoles. La segunda de esta misma semana: el Ayuntamiento de Valladolid ha sacado a concurso la revisión del PGOU por el módico precio de 1,2 millones de euros.

¿Qué tienen que ver estas dos noticias con la deuda, los cinturones ajustados y todo lo anterior? Fácil: con las administraciones al borde de la mendicidad ambas acciones suponen la externalización de servicios que podían llevarse a cabo, o se estaban llevando a cabo, por personal de la administración. Es decir, se contrata a una empresa privada para hacer algo que antes hacían empleados públicos. Ya bueno, me dirán ustedes, pero eso es para ahorrar costes. Me van a permitir que les lleve la contraria. En el caso de Valladolid el sobrecoste de la externalización es directamente de 1,2 millones. Es trabajo que podrían hacer perfectamente los funcionarios del Ayuntamiento sin suponer añadir coste alguno a las arcas públicas. 1,2 millones regalados a un empresa para que los funcionarios no desgasten sus neuronas (Ojo: la culpa no es de los funcionarios, que hacen lo que se les manda, es del Alcalde y de su equipo) ¿Y el caso abulense? La externalización se saca a concurso por 102.000 € y actualmente el coste del  mantenimiento se cifra en 80.000 €, casi 25.000 € menos. ¿Mejor servicio? Habrá que ver, pero por el Hospital ya se rumorea (Aviso: es un rumor) que se va a contratar a menos personal y que se van a utilizar muchos de los materiales y herramientas que se utilizan actualmente y que cuando se compraron pagamos entre todos.

Evidentemente, la externalización de parte de los servicios de las adm. públicas no es nueva, pero ahora ¿se externaliza para ahorrar? A la luz de estos dos casos concretos, parece que no. El coste de los servicios aumenta una vez que una empresa privada es la encargada de efectuarlos. Entonces, si no se persigue el ahorro – el Ayto. de Ávila llegó a plantearse remunicipalizar algunos servicios en su día externalizados para ahorrar – ¿cúal es la verdadera razón de la externalización? Yo, que soy muy mal pensado, diría que lo que realmente se persigue es hacer negocio con los servicios públicos y que en ocasiones se utiliza como excusa la crisis, aunque cualquier análisis más o menos serio, de ese que no abunda, deja en evidencia que las externalizaciones suponen más gastos que la situación precedente. Quizá sea una coincidencia que ambas administraciones, Junta y Ayuntamiento de Valladolid, estén gobernadas por el mismo partido, pero es sospechoso. Volviendo a ser malo ¿no será cosa de la ideología o del programa de este partido? ¿Segmentar los servicios públicos para subastarlos? Ojo, que también puede ser simplemente un error. No afirmo que lo hagan con malicia, también barajo la estulticia como explicación de sus actos.

Sea como fuere ¿es este el mejor momento para aumentar los gastos de las administraciones con actuaciones como esta que solo benefician a unas pocas empresas o empresarios? ¿Dónde quedó la austeridad que pregonaban? ¿Sólo tenemos cinturones los ciudadanos?

De penes, senos y escapularios.

Antes de nada, las presentaciones. De izquierda a derecha: el seno derecho de la Virgen María, en una Sagrada Familia de El Greco que se encuentra en el Hospital de San Juan de Toledo; en el centro, el pene del David de Miguel Ángel; y, a la derecha de la imagen, el seno izquierdo de la Madonna rodeada de querubines y serafines, de Jean Fouquet, un pintor francés del S.XV. Como ya suponen, este artículo habla de senos y penes, pero no de cualquier pene ni de cualquier seno.

La semana pasada, el Ayuntamiento de Arenas de San Pedro, gobernado desde las pasadas elecciones por el PP, decidió retirar de la Plaza del Ayuntamiento la escultura ganadora del último concurso de ideas convocado por el consistorio, aún bajo el mandato de la anterior corporación. La obra, titulada “El baño de Ataecina”, muestra dos cuerpos humanos idealizados que representan, según su autor, a dos deidades vettonas: Ataecina y Vaelico. ¿Y cuál era el problema? ¿La obra estaba mal instalada? ¿Era demasiado grande? ¿Atraía los rayos durante las tormentas? ¿La habían colocado sobre la plaza de aparcamiento del Alcalde? No. El problema, o mejor dicho los problemas, son el pito de Vaelico y los pechos de Ataecina. Concretemos, el tamaño del pito de Vaelico, el tamaño de los pechos de Ataecina y su ubicación estratégica frente al Ayuntamiento y la Iglesia.

Ese es el problema, aunque ahora el Alcalde en funciones lo niega y señala que lo que sucede es que la estatua “no se encuentra en el sitio más adecuado”. ¿Y por qué no es el sitio adecuado? Pues evidentemente porque están desnudos y porque en lugar de ser figuras asexuadas, Vaelico tiene pito y Ataecina pechos.

 ¿Y por qué afirmo que el problema es que las imágenes están desnudas si el Alcalde en funciones lo niega? Fácil. El asunto de la ubicación de las estatuas ya se planteó a principios de año y en el pleno del 27 de Enero el PP presentó una moción pidiendo la retirada de las estatuas. Aunque la moción no figura en el acta, podemos adivinarla en las respuestas de los demás grupos. El portavoz del grupo socialista afirma que “Efectivamente son dos desnudos (…) pero no están haciendo el acto sexual” También dice que “no es una postura sexista” y “tampoco tiene connotaciones sexuales”. El portavoz de IU habla en los mismos términos y, en su segundo turno de palabra, el portavoz del PP que ha defendido la moción afirma que “cada uno educa a sus hijos como quiere”.

 No hace falta darle muchas vueltas al acta para extraer de ella los motivos que causaban zozobra en el grupo popular: las figuras estaban desnudas, con connotaciones sexuales o incluso puede que practicando sexo y, para colmo, el acabose, estaban colocadas de una “manera sexista”. ¡Y todo ello frente a la Iglesia!

 ¿Hemos vuelto a toparnos con la Iglesia? No lo creo. Sí, lo digo sinceramente, no creo que aquí el problema sea la fe católica, sus creencias o sus cultos. La escultura no atenta contra los dogmas católicos (como mucho contra aquello de no adorar ídolos, pero a la luz está que los católicos lo han superado). Son dos cuerpos desnudos, nada más. El problema es, de nuevo, el intento por parte de algunos de imponer su moral al conjunto de la sociedad. El problema son los integristas de una moral preconciliar y antediluviana que, impulsados por sus palmeros y por la costumbre, creen tener el derecho y el deber de decir a los demás como tienen que pensar y actuar. El problema son todos aquellos que convierten esa cruzada por la moral en un derecho sagrado que puede conculcar cualquier derecho constitucional, desde la libertad de expresión a la libertad de prensa, pasando por la libertad de cátedra o cualquier otro derecho, libertad artística incluida, por situarse ellos en un plano superior. No se sienten por encima del bien y del mal porque ellos son el bien y los demás el mal. No es un problema del catolicismo, de verdad, la religión católica solo es el vehículo en el que transportan su moral y el estandarte con el que quieren imponerla. Una moral dogmática, convertida en espada y armadura. Si en lugar de católicos fuesen protestantes, budistas o musulmanes cambiarían los dogmas pero no el intento de imponer su verdad al resto, porque aquello que no es su verdad es un ataque contra su verdad, un insulto, una afrenta, una humillación. Conmigo o contra mí. El problema son los integristas de la fe, de cualquier fe. Los que están cegados por su verdad y quieren cegar a los demás. Integristas de algo y contra todos.

 

La retirada de esta estatua no es el único caso de integrismo moral que hemos visto estos días. En Mérida, la Junta de Extremadura y el Ayuntamiento ha presionado a la dirección del Festival de Teatro clásico para que retirara de una exposición de retratos una fotografía que consideraban ofensiva. No han hecho falta manifestaciones, ni recogidas de firmas; tan solo 200 correos electrónicos para que el nuevo gobierno, casualmente también del PP, haya levantado el teléfono. En los dos casos, los integristas de la moral han contado con la inestimable ayuda de aquellos que se supone velan por la libertad y los derechos de todos. ¿Actúan buscando votos? Seguramente ¿Votamos para elegir censores? Eso parece. ¿Y si hubiera estado en manos de estos hombres y mujeres el futuro de las obras de arte expuestas más arriba? ¿Dónde estaría el David de Miguel Ángel? ¿Dónde El Greco?

Pero no hablamos de arte, o no solo de arte. Hablamos de derechos y cuando hablamos de estos hablamos de democracia. Cuando la moral de unos es más importante que los derechos fundamentales porque su apoyo puede traducir en votos, lo que esta en peligro es la propia democracia.

 PS.- La estatua será retirada y acabará en un almacén o en una rotonda. ¿A quien se le ocurrió colocar estatuas en las rotondas? Cada vez que un Ayuntamiento coloca una estatua en una rotonda, Rodin, Miguel Ángel, Bernini y Canova torturan a un gatito.

 PS2.- La fotografía de “El baño de Ataecina” ha sido cedida por el autor de la obra, Fernando Sánchez Blanco. Darle las gracias desde aquí y desearle, a él y a su obra, mucha suerte.

A %d blogueros les gusta esto: