Cosas jubilares

C3kECH4WQAAWEhV.jpg

Aunque no lo crea, este texto que está leyendo forma parte del programa de actividades que el Ayuntamiento de Ávila ha preparado para conmemorar el año jubilar teresiano. De hecho, todas las entradas que publiquemos este año lo serán. El punto que cierra esta línea, aunque parezca un punto del montón, también es un punto jubilar teresiano. Y el dispositivo desde el que nos lee. Y ese solecillo tan rico que entra por la ventana. Y la cervecita que se tomó el pasado fin de semana. Y no se asuste, pero es posible que eso que ha hecho usted en el baño esta mañana —no vamos a entrar en detalles— también forme parte del programa.

El Ayuntamiento hizo público la pasada semana el conjunto de actividades que trufarán el año jubilar teresiano y, como ya sucediera con motivo de la celebración del Centenario de la Santa, ha incluido en el folleto todas los eventos que se celebrarán a lo largo del año en la ciudad y alrededores tengan o no relación con el citado año jubilar. Pero todos, todos, desde dos concierto de Antonio Orozco —absoluta devoción lo que siente este chico por la Santa— hasta la 44ª Reunión Anual de la Sociedad Nuclear Española porque, como dijo la Santa en algún lado alguna vez, Dios también está entre los átomos. Junto a estos dos eventos de honda raíz teresiana, el programa incluye una muestra gastronómica de vino de Cebreros, un espectáculo titulado “Recordando a Grease”, las fiestas de verano (más jubilares que nunca), Ávila en Tapas, Ávila Mágica, Cir&co, el Mercado Medieval y otros dos congresos: uno de transporte urbano y metropolitano —muy apropiado dada la querencia de la Santa por ir de un lado a otro— y uno centrado en la columna vertebral, zona del cuerpo que suele verse afectada por el rezo y la oración.

Puede que le parezca ridículo y quizá un tanto insultante que el Ayuntamiento incluya todas estos eventos en el programa de actividades, pero ¿no sería aún más ridículo presentar un programa de apenas dos folios después de todas las fotos que nuestras élites se han hecho a costa del citado año jubilar? ¿No sería un poco insultante comparar esa cuartilla con las declaraciones grandilocuentes de la corporación municipal? Recordemos que el alcalde habló de hacer historia, declaró que era una oportunidad única para hacer crecer nuestra imagen y afirmó que cada mes iba a existir “un acontecimiento de primer nivel, que contribuirá, no sólo a ser un reclamo para Ávila, sino a situar a la ciudad en la atención mediática que el Año Jubilar requiere”.

Al final es un problema de expectativas, como sucede con el Prado que nunca llegó, el tren que cada vez tarda más en hacerlo o el peaje que nunca se va. Este programa al peso, tupido de paja para hacer bulto, no es sino una muestra más de la falta de músculo de un equipo de gobierno y de un Ayuntamiento que llega boqueando a las elecciones del año próximo después de una legislatura para olvidar. Ojalá los próximos cuatro años, sean cuales sean los resultados de las elecciones, no acaben en el mismo contenedor de reciclaje que los cuatro últimos. 

De Ávila al cielo

Confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Romano Pontífice. Tres condiciones os separan de la gloria eterna y son tres condiciones que están más cerca de vuestro alcance que nunca… Bueno, estarán dentro de unos meses, en octubre concretamente.

El Papa ha declarado Año Jubilar Teresiano para toda España al periodo comprendido entre el 15 de octubre de 2014 y la misma fecha de 2015. Este hecho equipara Ávila, por ejemplo, a lo que sucede periódicamente en Santiago de Compostela. Si el 25 de julio cae en domingo, todo ese año es jubilar en la ciudad gallega, aunque al ser un hecho que alcanzará a todas las ciudades españolas no marcará una diferencia clara en la afluencia de gente. Pero… ¿qué significa que sea un Año Jubilar? Pues fácil, que puedes conseguir la redención total de tus pecados o, como lo dicen desde la iglesia, que siempre unan palabras muy bien buscadas, que consigues la indulgencia plenaria o remisión de los pecados.

Que claro, plantea este hecho una duda para los poco iniciados, o alejados de la iglesia como yo. ¿Eso no se conseguía con aquel humillante acto de la confesión? Se supone que te acercabas al sacerdote a pecho descubierto, le contabas tus faltas y pecados, te ponía la pertinente penitencia y tras cumplirla quedabas libre de manchas morales… al menos a los ojos de dios. Y resulta que aquello era solo un lavado de cara. La confesión perdona, pero poco. Para conseguir la remisión total de los pecados hay que cumplir tres normas y en condiciones concretas…

Evidentemente, la cosa pasa por una confesión, si no sería un verdadero disparate, lo acompañamos de una comunión, o sea, una misa y una oración, un Ave María podría bastar, pensando en el buen hacer del Papa. Pero ojo, esto, hecho en un lugar concreto, en algún lugar al que se le haya concedido la condición de Jubilar y solo durante ese periodo de tiempo.

Queda poquito, amigos. Seremos la ciudad de la redención y el perdón durante un año. Preparad vuestro arrepentimiento más sincero y limpiad vuestras almas ahora que va a ser más fácil y efectivo. En octubre se abre el plazo, pero si alguno tiene prisa o urgencia por hacerlo no tiene que esperar. Le bastará con conocer otros años jubilares ya en marcha, en plan farmacia de guardia donde colas de penitentes esperan el turno de su redención como ya pasara en Ávila en 2012 por la celebración del 450 aniversario de la fundación del Convento de San José.

AÑOS JUBILARES DE GUARDIA

Año Jubilar Santuario Virgen de la Luz, de Arroyo de la LuzCáceres. Comienzo del Año Jubilar el 5 de enero de 2014.

Jubileo de Nuestra Señora de la Estrella, patrona de ChucenaHuelva, con motivo de su coronación canónica (Del 2 de febrero al 1 de junio de 2014).

Jubileo de Nuestra Señora del Pilar, de Benejúzar. Con motivo del 75 aniversario de la llegada de la Imagen. Del 22 de dicembre de 2013 al 12 de octubre de 2014.

Si tampoco os corre prisa y os queréis arrepentir tranquilamente y como dios de todo lo malo hecho y para ello necesitáis más tiempo tendréis más oportunidades dentro de unos años y, seguro, que algo se inventan para poner algún lugar más. En todo caso, siempre tenéis la última oportunidad, esa de la Extremaunción, para que luego digáis que no tenéis oportunidades de arrepentiros para entrar en el cielo.

A %d blogueros les gusta esto: