Elogio del conformismo

En la universidad conocí a una chica que coleccionaba anillas de latas de refresco. Era gallega, de un pueblo del interior de Lugo, bajita, con el pelo rubio ceniza recogido en una docena de rastas decoradas con cuentas de colores que le llegaban hasta media espalda. Siempre hablaba susurrando, como si te estuviese contando un secreto o tuviese miedo constantemente. Durante semanas, todos los que la conocíamos, aunque fuese levemente como es mi caso, recogimos con fervor anillas de latas que ella iba guardando en una garrafa de ocho litros a la que había cortado el tercio superior. Un día, al ir a entregarle los frutos de mi colecta, me miró con cara triste, me dio las gracias y me confesó que había dejado de coleccionar anillas. Es más, había tirado el millar que hasta entonces había reunido. Un ruso, me dijo, tiene medio millón de chapas, lo he visto en internet. ¡Es imposible que yo le alcance nunca! Me he dado cuenta de que siempre habrá alguien que tenga más chapas que yo y que esforzarme para ser segunda no merece la pena.

Durante algunos días anduvo triste. Caminaba por los pasillos siguiendo con la mirada las juntas del terrazo. Suspiraba todo el día, dejando escapar un poco de su alma con cada exhalación, y removía con desgana las patatas (re)fritas en el comedor durante la cena. Había fracasado y la derrota era demasiado pesada para su escaso cuerpo.

Marcarse unos objetivos demasiado elevados, inalcanzables, puede provocarnos frustración. Todos lo sabemos porque todos lo hemos vivido, porque todos hemos mirado al horizonte y le hemos desafiado alguna vez. Por eso es necesario ser conscientes de nuestros límites. Mi conocida gallega descubrió que nunca sería la mayor coleccionista del mundo de anillas de latas y, a pesar del dolor, supo abandonar su sueño antes de que la derrota fuese insuperable. Al poco tiempo comenzó, con mucha menor ambición, una colección de pegatinas de frutas en una libreta rosa de Agatha Ruiz de la Prada.

El alcalde de Ávila comparte esta filosofía vital. Frente a planes grandilocuentes que enardecen los corazones del común con cifras millonarias y palabras rimbombantes, nuestro regidor apuesta por el día a día, por la cómoda y feliz rutina, por las zapatillas de felpa de la gestión sensata. ¿Para qué buscar la excelencia, sea esto lo que sea, cuando se puede ser feliz con poco? ¿Para qué aspirar a mucho cuando se está tan calentito dormitando debajo de la manta? ¿Por qué intentar ser el mejor si a mitad de tabla se está tan bien?

El alcalde conoce sus limitaciones, las de su equipo, las del presupuesto municipal y las de la ciudad y sabe que con ir tirando nos podemos dar con un canto en los dientes. ¿El AVE, el Prado, la reindustrialización, el pleno empleo? ¡Palabras mayores! Que haya algo de luz por la noche, las calles estén más o menos limpias y la circulación esté regulada. ¡Por fin un político realista con objetivos realistas! Ojalá su futuro programa electoral siga esta línea: imbornales un poco más limpios, un 5% menos de cucarachas, que la muralla siga en su sitio, reducir el número de estatuas atropelladas…

Acostumbrados como estamos a políticos que viven en un continuo mitin, quizá nos resulte intolerable su poca ambición, pero es un alivio saber que no está entre sus planes pasar a la historia de la ciudad. Algún PGOU nos ahorraremos. Como diría el alcalde, no hay mal que por bien no venga.

¿Ha sido un buen alcalde Miguel Ángel?

11 semanas por delante de apasionante carrera electoral.

No es tanto, visto así. Y es que está a la vuelta de la esquina, si pensamos en la planificación de actos, entrevistas y movimientos que se van a suceder en las próximas jornadas. Pónganse el primer capítulo de la tercera temporada de House of Cards y sentirán incluso hasta banda sonora de barras y estrellas de fondo cuando miren a la muralla.

Pero … ¿Hay alternativa al post-García Nieto? ¿Habrá algún equipo conjuntando y con proyecto para la ciudad, aparte del ya gobernante? Estos días, en León, el decano de la prensa de allí “Diario de León” ha publicado “100 ideas para un programa electoral” . Es una recopilación de propuestas ciudadanas, por si algún partido quiere tomar apuntes. Yo ofrezco aquí esa misma posibilidad, si gustan de ello. Aunque seamos un blog modesto, de cuando en cuando algún gobernante u opositor se pasa por aquí. Por mi parte, me he leído esas 100 ideas leonesas a ver si alguna nos podría valer también para nuestra capital del imperio. Como por ejemplo…

– Zonas verdes en los eriales de la burbuja inmobiliaria (de eso tenemos, yo propuse hasta crear la ciudad del running).

– Eliminar trabas municipales a la cultura en la calle.

– Dotar de identidad comercial y cultural a cada barrio.

– Que las actuaciones no se acaben en el centro.

– Mejorar el asfaltado de las calles.

Y mi favorita (está aquí) 

– Turbo rotondas para mejorar la circulación del tráfico.

¡TurboRotondas! En general hay ideas muy generales, como algunas de las anteriores, y otras que seguramente correspondan a administraciones superiores, pero la intención es buena. El periódico ha contado con voces de distintos sectores, y también personajes relevantes de León. Nosotros seguramente no tengamos esa capacidad de convocatoria, salvo cuando montamos encuestas (por cierto… ganó Woody). Pero en fin, que dejó aquí la tribuna abierta.

En cuanto a la pregunta que da título a la entrada, y con ánimo de dejar también abierto ese debate, mi opinión es que sí.

¿Quién será?

¡Demostremos el poder de la inteligencia colectiva! Esta semana se conocerá el candidato del PP a la alcaldía de la ciudad. Se han barajado varios nombres en los últimos meses, pero de momento no parece haber nada decidido. ¿Quién cree usted que será finalmente el candidato?

La encuesta permanecerá abierta hasta que el PP nos saque de dudas.

Premios de coña, asociaciones sospechosas y alcaldes felices (por Camarada Bakunin)

Es de esas cosas que esperábamos que ocurrieran desde hace tiempo. La petición de colaboración a Camarada Bakunin viene de atrás y hace tiempo que estaba comprometida pero parecía no llegar nunca. Hoy, por fin, podemos hablar de que se ha convertido en realidad. Os dejamos el texto de este bloguero, creador de Halón Disparado, y bien conocido por los que hacéis vuestros pinitos en las redes sociales y, por supuesto, vaya por delante nuestro agradecimiento. ¿Quieres colaborar tú también? Ya sabes… 

—————————————————————————-

Premios de coña, asociaciones sospechosas y alcaldes felices

Cuando ayer le dije a Willy que tenía una idea para una entrada en Los 4 Palos… tenía algo muy diferente en mente. Era una diatriba sobre la soberbia gestión de nuestro querido alcalde en estos tiempos inciertos. Y, claro, me topo con que a García Nieto le acaban de dar un pedazo de premio de “alta dirección” y se me caen los 4 palos del sombrajo.

¿Quién soy yo para cuestionar al alcalde si el “Real Fórum de Alta Dirección” le ha otorgado tan espléndido galardón? Un premio que han recibido también personas tan relevantes como el embajador de Marruecos o el del —me encantan los países que en castellano pueden llevar artículo delante— Perú, jueces, presidentes de empresas de éxito, subsecretarios de estado diversos… Y Ander Terradillos Ormaetxea, director general de Fagor Electrodomésticos desde julio de 2012. En 17 meses ha ganado el máster de “alta dirección” y ha llevado Fagor al concurso de acreedores… Pero me estoy yendo por las ramas.

El caso es que he querido saber más sobre el “Real Fórum de Alta Dirección”. ¿Qué anima a esta asociación a repartir premios con tanta generosidad? Pues vaya usted a saber. Porque este Real Fórum es cosa menos transparente que las cuentas de la Casa Real. Su página web es una especie de Youtube casposo en el que no hay ninguna información sobre la organización, ni sus fines… ni nada de nada. Hmmm… ¿por dónde seguir buscando?

Veamos quién es ese Carlos Escudero de Burón que dicen que lo preside*. Pues es también persona de rastro difícl de seguir. Aparte del Real Fórum, preside también otro tinglado con web de vídeos casposos —qué fijación—, la Fundación Carlos III. También he conseguido averiguar que es caballero del Santo Sepulcro de Jerusalén. Y que se le relacionó con aquel lío de unos sellos que valían mucho dinero pero luego no.

Escudero de Burón tiene cargos en un porrón de empresas y empresuchas —muchas de ellas extintas, otras de muy pequeño capital social, casi ninguna con una web y una imagen pública, qué cosas—. Todas ellas se encuentran en las mismas 3 direcciones de Madrid. Y en una de esas direcciones parece tener su sede la antes mentada Fundación Carlos III.

Bueno, Camarada, dirán ustedes, ¿a qué coño de conclusión llegas con todo esto? Pues no sé, joder, no me presionen. Yo había venido a meterme con el alcalde y he acabado rastreando a un señor al que, en mi opinión, le gusta hacerse fotos con famosos y políticos —con Gallardón sale mucho, creo que le mola— y se ha montado unos premios para poderse hacerse dichas fotos.

¿Les suena rara mi teoría? Pues es lo mismo que hace el escultor Santiago de Santiago con su “Torsón de oro”…

*Tirón de orejas a Avilared: en un párrafo dicen que lo preside el rey Juan Carlos y dos párrafos después que lo preside Carlos Escudero de Burón. Este último es el presidente, el propietario y el que maneja el cotarro. Juancar es presidente honorífico. To’Dios hace al Juancar presidente honorífico. Voy a proponerlo en la próxima junta de la comunidad de vecinos…

Bola extra: Si se portan bien, en unos días les escribo el artículo de la idea original.

Banda sonora: ‘Segundo premio’ de Los Planetas.

Ajo y agua

ajoYagua

Un café con… Alberto Plaza (2 de 2)

Tras la primera entrega de ayer continúo con mi charla con Alberto Plaza. Por dónde iba… ¡Ah, sí! Las oposiciones a Alcalde…

Alberto Plaza, en el momento de nuestro encuentro está ejerciendo como Alcalde en Funciones de Ávila y no es la primera vez… “No, ya llevo unos cuantos años”. ¿Cuantos? “Desde 2004” ¿Estoy hablando con el Alcalde de Ávila hoy? “Fíjate”, dice sonriendo y quitándole hierro a la anécdota. Me surge una duda. ¿Esto es como en las oposiciones las plazas de interino? ¿Sumas puntos para luego optar a la plaza fija?… “No, en absoluto. He aprendido que en política no se pueden hacer planes para proyectos personales y quien los haga se equivoca. Mi idea es el servicio a una ciudad a la que tengo mucho cariño y de eso no puedo hacer un proyecto personal porque habría muchos días que, entonces, no podría hacer mi trabajo”. ¿Cuáles son las funciones de un alcalde en funciones? “Intentar que todo funcione con normalidad y que no se note ni la ausencia del alcalde ni quien es la persona que le sustituye”.

Vamos con temas más locales… Le pregunto por el Centro de Congresos Lienzo Norte. ¿Ha merecido la pena ponerlo en marcha? “Era una infraestructura necesaria, llegó en un buen momento y era algo por lo que se había apostado deesde la Cámara de Comercio y desde el Ayuntamiento. Aunque ahora sea deficitaria llegará un momento en que devolverá a la ciudad mucho más de lo que ha costado y dentro de poco requerirá otras infraestructuras complementarias…” ¿Un aparcamiento? Le interrumpo. “No, no. No me refiero al aparcamiento, me refiero a completar la oferta de alojamiento de la ciudad, por ejemplo, hace falta más capacidad hotelera para poder gestionar toda la gente que puede mover el Centro de Congresos”. Pero todos sabemos que es una infraestructura que le cuesta dinero al ayuntamiento. “Poco”. Poco depende, yo no tengo ese dinero para cubrir los gastos que genera. “Ya, pero no hablamos de economía doméstica. Las inversiones públicas hay que medirlas con lo que reportan a la sociedad. Hay gastos de las políticas públicas que son mucho y otros que son poco dependiendo de cómo devuelvan beneficios a la ciudad y el Centro de Congresos devuelve mucho a Ávila, tanto la inversión como el mantenimiento producen un movimiento de dinero importante que repercute en la ciudad”. ¿Llegará un momento en que el Lienzo Norte nole cueste dinero a la ciudad? “Seguro. Seguro. Pero tenemos que acostumbrarnos a contabilizar las políticas públicas de la forma que te digo, no por la inversión o el gasto, sino por la eficacia que tengan en reportar beneficios a esta sociedad. Hablo de todo, ¿eh? Educación, sanidad, servicios sociales… No se trata solo de invertir, es invertir bien y con más eficacia. Tender a cohesionar la sociedad pero no por ello teniendo que gastar más, se trata de gastarlo mejor”.

Vuelo al tema del famoso Parking, ¿se sigue adelante con la idea de su construcción? “Eso venía de la época de bonanza y nos topamos con unas trabas administrativas poco comprensibles por parte de la UNESCO, un organismo sin capacidad organizativa ninguna pero que pone o quita críticas a proyectos de algunas ciudades como la nuestra o Segovia… y genera retrasos en y problemas. Visto ahora… el aparcamiento no se va a ejecutar”. ¿Pero es necesario? “No, si cogemos los datos del resto de aparcamientos de la ciudad, indudablemente no. En otro momento y otros años sí, actualmente no”.

¿Veremos abierta pronto la estación de autobuses? “Sí, la Junta está a punto de adjudicar la gestión y estará funcionando en breve.” ¿Y que hacemos con la vieja? “Había un proyecto presentado por el Alcalde para hacer una infraestructura pública municipal que ahora queda un poco ´sine die´ pero que tendrá su momento ya veremos en qué dimensiones”. ¿De qué tipo de infraestructura se hablaba? “De un aparcamiento, pero era también una fecha en que la cifras decían que era necesario. Está todo por perfilar, hay que matizar mucho ese proyecto y la situación económica no permite ponerle fecha.” Y aparte del Lienzo Norte y la estación de autobuses se habló de otro aparcamiento en las Gordillas. “Sí.” Mucho vicio con los aparcamientos, ¿no? “Bueno, si tiramos de hemeroteca esta era una necesidad que los ciudadanos demandaban hace años pero es evidente que las necesidades hoy han cambiado. El de las Gordillas fue una imposición urbanística que se impuso al propietario en el desarrollo de todo ese complejo, de lo que se había aprobado en el año 98 para edificar allí. Entonces se tenía la percepción de que los constructores y promotores ganaban una barbaridad con cualquier cosa que hacían, ahora están casi todos arruinados, seguramente porque no ganaban tanto como nos podía parecer que ganaban. En el año 2005 con la revisión del Plan General de Ordenación Urbana y replanteando esa actuación le dijimos al promotor que había que hacer un aparcamiento en lo que ahora es la zona de tierra y otro en la parte pública de la parcela. Y se empezó a trabajar con esas directrices. Conseguíamos una infraestructura pública que luego tendría una gestión privada pero con coste cero para el ayuntamiento”. Me da más datos y detalla más esta exposición. “El urbanismo, aunque sea difícil que la gente lo entienda, ha servido para conseguir infraestructuras públicas sin un gasto directo para el ciudadano o el ayuntamiento porque lo permitían muchos convenios urbanísticos, y así hemos conseguido cosas como el Palacio de los Caprotti. No solo hemos conseguido la propiedad del Palacio sino los fondos necesarios para su rehabilitación”. Se va a abrir ya… “Sí, se va a abrir ya. El Alcalde ha anunciado que para septiembre. Hemos pasado de un espacio en ruinas, estaba verdaderamente mal y se seguía estropeando, y lo que vamos a tener es un espacio público sin ningún coste directo para los ciudadanos.” Y del Prado, ¿nos olvidamos ya? “No, El Prado hay que luchar por él creo que se está haciendo. La plataforma que ha surgido de “El Prado en Ávila” merece todo el apoyo que se le puede dar y un proyecto como este no podemos descolgarlo del futuro de la ciudad que ha puesto muchas esperanzas en él”.

Ahora le pillo en un renuncio que no me esperaba. Le pido que se quede con una de las dos concejalías que ha defendido. “No, no puedo elegir una, ambas son distintas pero van unidas, es la verdad, me gustan las dos”. ¿Y si dentro de dos años pudieras elegir libremente la concejalía que te diera la gana para gestionarla durante cuatro años? ¿Cual eliges? “Urbanismo”. Entonces te estás quedando con Urbanismo por encima de Turismo… “Sí…” Sonrie.

Algo que no tenía en mente y me salta en ese momento es el famoso y polémico edificio de Moneo que tenemos en el Grande. No quiero dejar pasar la ocasión de preguntarle pero es cierto que no lo llevaba en el guión. Me intereso por aquel rumor de que estuvo a punto de costarle a la ciudad el título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad. “Eso fue una leyenda urbana, cuando yo entré en 2003 estaba recién terminada la plaza y se estaba acabando el edificio. En aquel momento es cuando conocí a la gente de la UNESCO y nadie puso en duda esa cuestión. Mandaron una delegación pequeña que me resultó hasta pobre. Pensaba que la UNESCO era una gran institución y no es verdad. Tiene un nombre, la respetamos pero no tiene un protocolo de trabajo ni una normativa concreta, ni siquiera tiene personal cualificado que dé unas pautas de qué y cómo hacerlo. Esa delegación concluyó en un informe, también bastante pobre, que aquello valía”. A título personal, ¿te gusta el edificio? “Se hizo un debate público en aquella ocasión. Fue en la Cámara de Comercio y asistió el propio Rafael Moneo a un debate que fue demasiado corto para una sala que estaba abarrotada. Se hizo incluso siendo un solar privado y en su día se valoró incluso una expropiación. Al final construyeron ese edificio respetando siempre la normativa vigente de patrimonio y urbanismo. Había otros proyectos y el que se ejecutó no es el que más me gusta de todos pero mi opinión es meramente estética. Estéticamente me habrían gustado otras soluciones”.

Alberto Plaza hace sus pinitos en las redes sociales con bastante más acierto que la inmensa mayoría de políticos locales, al menos con mucha más valentía. Yo le he visto algunas “discusiones” con gente que le preguntaba, pedía o increpaba… “Es la nueva calle, con un ciudadano que no está generalizado pero que a través de las redes conoce las noticias, el antiguo “parte”, que pueden conocer a cualquier hora. Es otra forma de conocer lo que pasa.” ¿Son, entre comillas, peligrosas para una figura pública o para un partido político? “No, el único peligro que tiene es para esa gente vanidosa que lo único que pretende es venderse de forma especial a través de las redes sociales pero si entras en ellas con normalidad exponiendo ideas, contando lo que haces o explicando algunas cosas… es un camino perfecto. Solamente puede entender las redes sociales con miedo quien no las comprenda o quien no sea capaz de salir a la calle a tomar un café con normalidad”. ¿Y de esas discusiones que te comentaba? “Eso es lo normal, nadie tiene la verdad absoluta y muy posiblemente lo que te dice cualquiera en respuesta a algo que has escrito tenga también su parte de razón, no cabe duda, repito que nadie tiene la verdad absoluta. Es más, te voy a decir una cosa, nadie tiene la verdad absoluta… ni siquiera UPyD, que ellos sí se creen que tienen la verdad absoluta”. Me río, me hace mucha gracia este comentario, y con él voy dando por finalizado el encuentro…

Bueno… Quien dice dando por finalizado dice que nos tomamos la cosa con calma. Nos quedamos charlando un ratito más de cosas más generales. Nos despedimos tranquilamente y me comenta que termina ya su andadura como Alcalde en funciones y que le toca descansar unos días, días que quiere pasar junto a tres hijos, dos chicas y un chico que son “quienes más me están echando de menos estos días y se lo debo”. A mediados de septiembre empiezan el colegio y “quiero dedicarles este tiempo hasta que empiecen las clases”. 

Muy agradecido por el rato que me dedicó y por la charla que tuvimos. Puedo compartir o no su gestión como político local pero no puedo negar la cercanía y la amabilidad que demostró en todo momento. Un placer, Alberto. 

Un café con… Alberto Plaza (1 de 2)

Comienza nuestra conversación de forma sencilla y fácil, más de lo que podía pensar en un principio. Tras saludarnos y pedir nuestras consumiciones decidimos sentarnos en la terraza del bar en el que nos encontramos. No hemos dado dos pasos hacia nuestro sitio y Alberto Plaza se interesa por nosotros. Por ahí comienza nuestra charla. Quiere saber cómo se forma nuestro blog, cómo decidimos hacer un espacio como este en el que hablamos de nuestra ciudad desde nuestra más sincera opinión. Le cuento, le hablo de los orígenes, de cómo unos contactamos con otros y, algunos sin conocernos, apostamos por sacar adelante este proyecto. Cuando digo que algunos sin conocernos lo digo de verdad, le explico el ejemplo que pongo siempre, mi compañero Alberto Martín del Pozo y yo no nos conocimos en persona hasta bien avanzado el proyecto del blog, hablo de meses. Lo mismo me pasó con Illo, nuestro gran viñetista y, a menor escala, con Rubén que, si bien es cierto que de vista nos habíamos fichado años atrás, nunca habíamos cruzado más de dos palabras cara a cara. La conversación, como pasará durante todo el café, se va por derroteros diferentes y pasamos a hacer un breve alegato en favor de las redes sociales, y a hablar de la cercanía que debería tener cualquier político local con la gente de la calle, punto en el que Alberto está de acuerdo conmigo pero tema que después os cuento. La charla, y por tanto este texto, se alarga más de lo planeado y por eso os cuento lo que sucedió en dos entregas, la segunda mañana… Tras el saludo y mi respuesta comenzamos a hablar de él de Alberto Plaza, y…

La conversación me da pie a preguntarle por el tiempo que lleva en política. “Desde el año 99, como cargo electo”. Me da más explicaciones, “en el 92 terminé la carrera, en el 94 abrí un despacho de abogados que tengo en stand by desde 2003, momento en que me piden dedicación exclusiva al Ayuntamiento y en el 99 es cuando tuve mi primera concejalía”. Se refiere a la concejalía de turismo que compaginaba también con un puesto de diputado provincial donde también gestionaba el Patronato de Turismo a nivel Provincial. “El tiempo que estuve en Diputación fue muy bueno y me parece una institución muy interesante”. La pregunta me sale casi sin pensarla: ¿Sobra la Diputación?. “No. No. Lo que hay que hacer es un replanteamiento general de todas las administraciones y delimitar sus competencias. Tenemos la Administración General del Estado, la regional, periféricas de la regional en cada provincia, diputaciones provinciales y ayuntamientos. Tiene que haber mayor coordinación, sobre todo, entre las periféricas de la administración regional, las diputaciones y los ayuntamientos. Ahí es donde se ven verdaderas duplicidades.  El mismo servicio no se puede prestar por tres administraciones diferentes, hay que poner un poco de orden.”

Al haber sido responsable de turismo me voy por ahí y le pregunto. ¿El turismo es lo único que tenemos en Ávila como medio de vida? “No. El turismo es algo que está ahí y no se puede deslocalizar. Tienes unos monumentos, un centro de recepción de visitantes, una ciudad preparada para recibir al turista. Se hizo un plan de excelencia turística y se planificó el turismo. Las decisiones de algunas industrias y empresas a veces se toman demasiado lejos y sin tener en cuenta a la ciudad, el turismo no, es algo que hay aquí y que se gestiona desde aquí. Esa es la ventaja del turismo pero se puede apostar a la vez por un polígono industrial o por traer empresas aquí”. Industria en Ávila, le digo, tenemos más bien poca…  “Muy poca. Pero eso es algo que viene de lejos, hablo históricamente. En esta ciudad no ha habido nunca un gran afán de riesgo o de inversión, hablo incluso del siglo XVIII y el XIX. Poca gente se arriesgaba a correr riesgos en esta ciudad y sí se hizo en otros lugares como País Vasco o Cataluña. La forma de ser de los castellano y leoneses y en especial de los abulenses ha sido siempre más ahorrativa, eso no se cambia de la noche a la mañana a pesar de que la localización de Ávila respecto a Madrid es muy buena”. La localización de la que me habla la considero batante lastrada en las últimas fechas y se lo digo: “Ahora sí. Si te refieres a la autopista, por ejemplo, las circunstancias económicas no son las mismas ahora que hace seis años”. El tema de la autopista, ¿no tiene solución? “No una solución fácil y menos en las circunstancias económicas actuales.” Pero hay una sentencia que declara el peaje de la AP-51 como ilegal… “Sí pero la ejecución de esa sentencia no es fácil, ahí está la clave de la misma sentencia y no es la primera sentencia dictada que por la dificultad de su ejecución se queda parada”.

Nos vamos unos años más adelante. En el año 2003 Alberto Plaza deja la concejalía de turismo, su despacho de abogados y entra en urbanismo y medio ambiente como concejal con dedicación exclusiva en el Ayuntamiento. Fueron años de bonanza en los que se revisó el Plan general de Ordenación Urbana que databa de 1998 y se puso en marcha uno nuevo en 2005 tras dos años de trabajo, según me cuenta. En esa época, le digo, se construyeron casas a cascoporro. “Antes… Antes y en esa época, sí”. En aquel momento se pensaba que Ávila podía alcanzar una población de 100.000 habitantes y nos volvimos locos por el ladrillo. “Sí, teníamos un planteamiento de que una ciudad con más población era una ciudad con un mercado interior más potente, lo sigo pensando, si Ávila tuviera 90.000 habitantes el comercio, por ejemplo, estaría mejor de lo que está ahora, más variedad y con mejor funcionamiento”. ¿Pero, no era una cifra un poco utópica? “No, creo que no. Tenemos desde los años 70 una población abulense desplazada en Madrid que igual, prácticamente, a los que vivimos en la provincia de Ávila. Se trataba de evitar esos desplazamientos y darles oportunidad de estar en Ávila además de darle un sitio a otra población que entonces también crecía que eran los inmigrantes”. Ese incremento urbanístico salió rana y nos encontramos con muchas casas vacías en la ciudad. ¿Qué salida tienen esas casas? “Ahora es muy difícil y además aún no hemos terminado de aterrizar con la crisis económica a pesar de que haya gente que diga que sí”. ¿No hemos tocado fondo todavía? “Estamos teniendo actividad, la prima de riesgo parece que se relaja y el consumo poco a poco es mejor pero aún queda mucho por mejorar, también es verdad que hemos aprendido que la economía no es una ciencia exacta”. ¿Nos vino bien no arriesgar esos ahorros y ser más consevadores que en otros lugares? “Eso, y sobre todo las familias, es lo que está haciendo que la situación sea solo mala y no muy mala en esta ciudad, hay ciudadanos con muchas dificultades pero el apoyo familiar y los ahorros de las familias están manteniendo a mucha gente”.

En 2011 desaparece como tal la concejalía de Urbanismo. ¿Por qué? “Cambia de nombre, sí. Las necesidades son otras y ahora tenemos que apostar por otras cosas. No se trata de urbanizar ahora toca dar servicio. Mi concejalía se llama servicios a la ciudad, medio ambiente y desarrollo sostenible para intentar mantener los servicios existentes, mejorarlos si es posible e intentar reducir costes en la medida de lo posible. En España hemos mejorado mucho los servicios y los hemos convertido en servicios de primer nivel. España gasta 5.000 millones de euros en limpieza de sus calles y es una cifra muy alta. Hablamos de muchos recortes en aspectos sanitarios o educativos pero no hablamos de moderar el gasto en cosas como la recogida de basuras o la iluminación de las calles”. Ahora que me hablas de educación… ¿Es necesario que a cada cambio de gobierno haya un cambio en las leyes educativas del país? “Indudablemente no. La educación es uno de los temas tratado con más demagogia en España y eso me produce mucha tristeza. Mi abuelo fue maestro de la escuela pública y mi madre y varios de mis tíos también. No se puede enfrentar la enseñanza pública con la privada y se entremezclan en este tema intereses muy concretos, ni siquiera de los partidos sino de otras instancias, y se juega con algo muy importante que es la educación. Esto necesita un pacto de estado, si se consiguió en otros asuntos se puede conseguir en este.” Su reflexión va un poco más allá… “Muchas veces me planteo si desde algunos partidos políticos se pretende mantener la división ciudadana, incluso parece que les conviene y la gente no es así, está más unida de lo que parece, sobre todo en sitios pequeños como este”. ¿Te refieres a intereses por mantener viva la imagen de la historia reciente de las dos españas y las crispación que eso genera? “Por ahí iba, sí. Pero no es tan fácil dividir a los ciudadanos como alguna gente se cree”.

Alberto Plaza, en el momento de nuestro encuentro está ejerciendo como Alcalde en Funciones de Ávila y no es la primera vez… “No, ya llevo unos cuantos años”. ¿Cuantos? “Desde 2004” ¿Estoy hablando con el Alcalde de Ávila hoy? “Fíjate”, dice sonriendo y quitándole hierro a la anécdota. Me surge una duda. ¿Esto es como en las oposiciones las plazas de interino? ¿Sumas puntos para luego optar a la plaza fija?…

Esto continúa y se alarga un poco más de la cuenta, como no es cuestión de aburrir os cuento el resto mañana. Continuará…

A %d blogueros les gusta esto: