De las primarias de Podemos Ávila

Podemos4Palos

El otro día casi me da un soponcio. Un soponcio virtual, pero soponcio al fin y al cabo. Uno de mis tuits, fuentes de sabiduría diaria, fue retuiteado por Alberto Plaza. Como puedo leer sus mentes sé que ahora mismo están pensando “Vaya puta mierda nos viene a contar este imbécil”. Todos tranquilos. Lo sorprendente no era que me retuiteara alguien, uno es una tuitstar de provincias y a veces le pasa, si no que lo hiciera alguien de esa adscripción ideológica. No tengo muchos fanes al otro lado del charco del pensamiento ¿Y qué provocó tamaña alineación planetaria? Critiqué a Podemos. ¡La Gran Coalición PP-Los4Palos ya está aquí!

En realidad, como pueden ustedes comprobar, tampoco era una crítica especialmente dura; solo comparaba la participación en su proceso de primarias con la participación registrada en las primarias socialistas que eligieron al líder regional* el pasado octubre –las primarias municipales ya tal. En tuits posteriores comentaba someramente las lagunas del proceso de primarias y acaba con una gracieta sobre el número de politólogos de la Complutense en paro que hay por las Españas. Nada del otro mundo. Tres tuits de mañana de sábado postnavideño.

Por la tarde, mientras me preparaba para no ir a la presentación del libro del señor Negro, acabé enzarzado en una conversación tuitera con uno de los miembros del nuevo Consejo Ciudadano y con la cuenta oficial del círculo local. Nada grave, tampoco vayan ustedes a creer, aunque me preocupa que los nuevos partidos y sus seguidores estén reproduciendo a gran velocidad algunos de los vicios de los viejos partidos y sus seguidores. Aquello de la paja y la viga en los ojos propios y ajenos. Negación de los errores, poca cintura para la crítica, pretensión de superioridad moral y de pureza ideológica, etc. No hablo del círculo abulense, del que conocemos más bien poco, sino en general de la actitud del partido, cúpula, círculos y seguidores en los últimos tiempos. Si visitan las redes sociales, sabrán de lo que hablo. Ante las, en mi opinión, razonables dudas sobre sus primarias -yo no creo que haya habido pucherazo o amaño, pero sí que han sido un poco chapuceras– el nuevo partido optó por afirmar que todo había sido un error de comunicación, excusa utilizada por todos los gobiernos habidos y por haber cuando sus políticas eran rechazadas por la ciudadanía mientras el país se iba feliz hacia la mierda.

En Ávila capital, el nuevo Secretario General (SG en adelante), tras vencer al otro candidato -el presidente y fundador de la asociación Abulenses Sin Empleo- es Óscar Gregorio Jiménez Rodríguez (aquí su FB), jugador profesional de póquer. Los medios abulenses apenas aportan más información al respecto que este dato y los resultados de las votaciones, lo que no deja de ser curioso teniendo en cuenta el escenario que dibujan las encuestas. En la web del partido podemos leer algo más sobre su biografía y trayectoria (estudiante de arquitectura técnica, empresario, auxiliar de notaría, etc.) y un documento político-organizativo titulado “Tomar la muralla”.

PortadaPodemosAv

Como somos de naturaleza curiosa, como el difunto gato aquel, y nos gusta saber de lo que hablamos, vamos a echar un ojo al documento. En primer lugar, me declaro fan absoluto de los soldaditos morados de la portada (la imagen superior) que avanzan, con su espada, su escudo y su canesú, a asaltar la muralla dentro de la que se guarece el malvado bipartidismo local. Nota marginal: es curioso que a nivel municipal se hable de bipartidismo PP-PSOE cuando el PSOE de Ávila lo más cerca que ha estado del poder en los últimos decenios fue un día que Chamorro se acercó a saludar al alcalde.

El documento arranca, punto uno, hablando de la auditoría ciudadana de la deuda municipal. Buen inicio, uno de los grandes hits del partido, aunque como no pone para qué va a ser servir auditarla, tampoco podemos decir mucho más. Auditamos, nos llevamos las manos a la cabeza y a otra cosa mariposa. El punto dedicado a la transparencia, el segundo del documento, me parece especialmente reseñable. Les dejo una imagen.


transparenciaPodemosAv

El tercer punto se centra en la participación ciudadana y el cuarto en la financiación municipal. Hay que cambiar y mejorar ambas. Ahí estamos de acuerdo ¿Cómo? No lo pone, nos quedamos con la miel en los labios. Se lo perdonaremos porque están empezando. Y llegamos al meollo del asunto: las próximas municipales. ¿Participarán en las elecciones? ¿Confluirán en alguna plataforma, crearán nuevas? Por desgracia, es un capítulo en construcción, así que tampoco podemos inferir gran cosa. El nuevo SG deja la decisión en manos del Consejo Ciudadano -aclara en varios puntos del documento que él aboga porque el SG no sea una figura con demasiado poder dentro de la organización, lo que me parece estupendo- aunque su opinión es que deben “dejar crecer a los movimientos ciudadanos, animando a los militantes a participar, pero sin interferir en su completa ciudadanía” sin negar “los beneficios que traería conseguir un puesto en lo alto de la lista electoral y tener ojos y oídos en el ayuntamiento”. Vía libre, de momento, para Ávila es +.

De aquí en adelante -sí, esto es todo lo que pone de Ávila- el documento es un proyecto de estatuto, seguramente la adaptación local de un modelo. Lo más destacable de esta parte es que el nombre de la ciudad no aparece bien escrito, con acento en la primera “a”, ni una sola vez. Yo no soy ningún talibán de la ortografía, entre otras cosas porque sería una de las primeras víctimas, pero tanto el documento como la presentación en la web del candidato están llenas de faltas, algunas muy llamativas. Sí, ya lo sé, otro error de comunicación, pero igual escribir bien el nombre de la ciudad que pretendes cambiar no estaría mal. Imaginen las risas que nos echaríamos si tal error apareciera en el programa electoral del PP.

Personalmente, y creo que es una opinión compartida por el resto de los palos y por los lectores del blog, estoy deseando conocer las propuestas y las opiniones de este nuevo partido sobre la ciudad, su presente y su futuro, sobre todo porque si las encuestas aciertan están llamados a jugar un papel fundamental en la ciudad, la región y el país. Como no podía ser de otra forma, los comentarios de este post están abiertos a que cualquiera opine, comparta información o me insulte, aunque esto último con moderación, que uno tiene sentimientos. Además, desde ahora mismo invitamos al nuevo SG de Podemos Ávila a participar en nuestra sección “Un café con…”. Pagamos nosotros. Mejor dicho, paga @__Willy_.

*El primer tuit, por cierto, está equivocado pues comparo la participación en las primarias locales de Podemos con la participación a nivel provincial en las primarias regionales del PSOE. En la capital, la participación fue 74,19%, unos puntitos por debajo.

PS.- La foto del punto dedicado a la transparencia no tiene ningún error, está en blanco en el documento original. ¿Una metáfora? Tal vez. ¿Un error de comunicación? Quizá.

Un café con… Alberto Plaza (2 de 2)

Tras la primera entrega de ayer continúo con mi charla con Alberto Plaza. Por dónde iba… ¡Ah, sí! Las oposiciones a Alcalde…

Alberto Plaza, en el momento de nuestro encuentro está ejerciendo como Alcalde en Funciones de Ávila y no es la primera vez… “No, ya llevo unos cuantos años”. ¿Cuantos? “Desde 2004” ¿Estoy hablando con el Alcalde de Ávila hoy? “Fíjate”, dice sonriendo y quitándole hierro a la anécdota. Me surge una duda. ¿Esto es como en las oposiciones las plazas de interino? ¿Sumas puntos para luego optar a la plaza fija?… “No, en absoluto. He aprendido que en política no se pueden hacer planes para proyectos personales y quien los haga se equivoca. Mi idea es el servicio a una ciudad a la que tengo mucho cariño y de eso no puedo hacer un proyecto personal porque habría muchos días que, entonces, no podría hacer mi trabajo”. ¿Cuáles son las funciones de un alcalde en funciones? “Intentar que todo funcione con normalidad y que no se note ni la ausencia del alcalde ni quien es la persona que le sustituye”.

Vamos con temas más locales… Le pregunto por el Centro de Congresos Lienzo Norte. ¿Ha merecido la pena ponerlo en marcha? “Era una infraestructura necesaria, llegó en un buen momento y era algo por lo que se había apostado deesde la Cámara de Comercio y desde el Ayuntamiento. Aunque ahora sea deficitaria llegará un momento en que devolverá a la ciudad mucho más de lo que ha costado y dentro de poco requerirá otras infraestructuras complementarias…” ¿Un aparcamiento? Le interrumpo. “No, no. No me refiero al aparcamiento, me refiero a completar la oferta de alojamiento de la ciudad, por ejemplo, hace falta más capacidad hotelera para poder gestionar toda la gente que puede mover el Centro de Congresos”. Pero todos sabemos que es una infraestructura que le cuesta dinero al ayuntamiento. “Poco”. Poco depende, yo no tengo ese dinero para cubrir los gastos que genera. “Ya, pero no hablamos de economía doméstica. Las inversiones públicas hay que medirlas con lo que reportan a la sociedad. Hay gastos de las políticas públicas que son mucho y otros que son poco dependiendo de cómo devuelvan beneficios a la ciudad y el Centro de Congresos devuelve mucho a Ávila, tanto la inversión como el mantenimiento producen un movimiento de dinero importante que repercute en la ciudad”. ¿Llegará un momento en que el Lienzo Norte nole cueste dinero a la ciudad? “Seguro. Seguro. Pero tenemos que acostumbrarnos a contabilizar las políticas públicas de la forma que te digo, no por la inversión o el gasto, sino por la eficacia que tengan en reportar beneficios a esta sociedad. Hablo de todo, ¿eh? Educación, sanidad, servicios sociales… No se trata solo de invertir, es invertir bien y con más eficacia. Tender a cohesionar la sociedad pero no por ello teniendo que gastar más, se trata de gastarlo mejor”.

Vuelo al tema del famoso Parking, ¿se sigue adelante con la idea de su construcción? “Eso venía de la época de bonanza y nos topamos con unas trabas administrativas poco comprensibles por parte de la UNESCO, un organismo sin capacidad organizativa ninguna pero que pone o quita críticas a proyectos de algunas ciudades como la nuestra o Segovia… y genera retrasos en y problemas. Visto ahora… el aparcamiento no se va a ejecutar”. ¿Pero es necesario? “No, si cogemos los datos del resto de aparcamientos de la ciudad, indudablemente no. En otro momento y otros años sí, actualmente no”.

¿Veremos abierta pronto la estación de autobuses? “Sí, la Junta está a punto de adjudicar la gestión y estará funcionando en breve.” ¿Y que hacemos con la vieja? “Había un proyecto presentado por el Alcalde para hacer una infraestructura pública municipal que ahora queda un poco ´sine die´ pero que tendrá su momento ya veremos en qué dimensiones”. ¿De qué tipo de infraestructura se hablaba? “De un aparcamiento, pero era también una fecha en que la cifras decían que era necesario. Está todo por perfilar, hay que matizar mucho ese proyecto y la situación económica no permite ponerle fecha.” Y aparte del Lienzo Norte y la estación de autobuses se habló de otro aparcamiento en las Gordillas. “Sí.” Mucho vicio con los aparcamientos, ¿no? “Bueno, si tiramos de hemeroteca esta era una necesidad que los ciudadanos demandaban hace años pero es evidente que las necesidades hoy han cambiado. El de las Gordillas fue una imposición urbanística que se impuso al propietario en el desarrollo de todo ese complejo, de lo que se había aprobado en el año 98 para edificar allí. Entonces se tenía la percepción de que los constructores y promotores ganaban una barbaridad con cualquier cosa que hacían, ahora están casi todos arruinados, seguramente porque no ganaban tanto como nos podía parecer que ganaban. En el año 2005 con la revisión del Plan General de Ordenación Urbana y replanteando esa actuación le dijimos al promotor que había que hacer un aparcamiento en lo que ahora es la zona de tierra y otro en la parte pública de la parcela. Y se empezó a trabajar con esas directrices. Conseguíamos una infraestructura pública que luego tendría una gestión privada pero con coste cero para el ayuntamiento”. Me da más datos y detalla más esta exposición. “El urbanismo, aunque sea difícil que la gente lo entienda, ha servido para conseguir infraestructuras públicas sin un gasto directo para el ciudadano o el ayuntamiento porque lo permitían muchos convenios urbanísticos, y así hemos conseguido cosas como el Palacio de los Caprotti. No solo hemos conseguido la propiedad del Palacio sino los fondos necesarios para su rehabilitación”. Se va a abrir ya… “Sí, se va a abrir ya. El Alcalde ha anunciado que para septiembre. Hemos pasado de un espacio en ruinas, estaba verdaderamente mal y se seguía estropeando, y lo que vamos a tener es un espacio público sin ningún coste directo para los ciudadanos.” Y del Prado, ¿nos olvidamos ya? “No, El Prado hay que luchar por él creo que se está haciendo. La plataforma que ha surgido de “El Prado en Ávila” merece todo el apoyo que se le puede dar y un proyecto como este no podemos descolgarlo del futuro de la ciudad que ha puesto muchas esperanzas en él”.

Ahora le pillo en un renuncio que no me esperaba. Le pido que se quede con una de las dos concejalías que ha defendido. “No, no puedo elegir una, ambas son distintas pero van unidas, es la verdad, me gustan las dos”. ¿Y si dentro de dos años pudieras elegir libremente la concejalía que te diera la gana para gestionarla durante cuatro años? ¿Cual eliges? “Urbanismo”. Entonces te estás quedando con Urbanismo por encima de Turismo… “Sí…” Sonrie.

Algo que no tenía en mente y me salta en ese momento es el famoso y polémico edificio de Moneo que tenemos en el Grande. No quiero dejar pasar la ocasión de preguntarle pero es cierto que no lo llevaba en el guión. Me intereso por aquel rumor de que estuvo a punto de costarle a la ciudad el título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad. “Eso fue una leyenda urbana, cuando yo entré en 2003 estaba recién terminada la plaza y se estaba acabando el edificio. En aquel momento es cuando conocí a la gente de la UNESCO y nadie puso en duda esa cuestión. Mandaron una delegación pequeña que me resultó hasta pobre. Pensaba que la UNESCO era una gran institución y no es verdad. Tiene un nombre, la respetamos pero no tiene un protocolo de trabajo ni una normativa concreta, ni siquiera tiene personal cualificado que dé unas pautas de qué y cómo hacerlo. Esa delegación concluyó en un informe, también bastante pobre, que aquello valía”. A título personal, ¿te gusta el edificio? “Se hizo un debate público en aquella ocasión. Fue en la Cámara de Comercio y asistió el propio Rafael Moneo a un debate que fue demasiado corto para una sala que estaba abarrotada. Se hizo incluso siendo un solar privado y en su día se valoró incluso una expropiación. Al final construyeron ese edificio respetando siempre la normativa vigente de patrimonio y urbanismo. Había otros proyectos y el que se ejecutó no es el que más me gusta de todos pero mi opinión es meramente estética. Estéticamente me habrían gustado otras soluciones”.

Alberto Plaza hace sus pinitos en las redes sociales con bastante más acierto que la inmensa mayoría de políticos locales, al menos con mucha más valentía. Yo le he visto algunas “discusiones” con gente que le preguntaba, pedía o increpaba… “Es la nueva calle, con un ciudadano que no está generalizado pero que a través de las redes conoce las noticias, el antiguo “parte”, que pueden conocer a cualquier hora. Es otra forma de conocer lo que pasa.” ¿Son, entre comillas, peligrosas para una figura pública o para un partido político? “No, el único peligro que tiene es para esa gente vanidosa que lo único que pretende es venderse de forma especial a través de las redes sociales pero si entras en ellas con normalidad exponiendo ideas, contando lo que haces o explicando algunas cosas… es un camino perfecto. Solamente puede entender las redes sociales con miedo quien no las comprenda o quien no sea capaz de salir a la calle a tomar un café con normalidad”. ¿Y de esas discusiones que te comentaba? “Eso es lo normal, nadie tiene la verdad absoluta y muy posiblemente lo que te dice cualquiera en respuesta a algo que has escrito tenga también su parte de razón, no cabe duda, repito que nadie tiene la verdad absoluta. Es más, te voy a decir una cosa, nadie tiene la verdad absoluta… ni siquiera UPyD, que ellos sí se creen que tienen la verdad absoluta”. Me río, me hace mucha gracia este comentario, y con él voy dando por finalizado el encuentro…

Bueno… Quien dice dando por finalizado dice que nos tomamos la cosa con calma. Nos quedamos charlando un ratito más de cosas más generales. Nos despedimos tranquilamente y me comenta que termina ya su andadura como Alcalde en funciones y que le toca descansar unos días, días que quiere pasar junto a tres hijos, dos chicas y un chico que son “quienes más me están echando de menos estos días y se lo debo”. A mediados de septiembre empiezan el colegio y “quiero dedicarles este tiempo hasta que empiecen las clases”. 

Muy agradecido por el rato que me dedicó y por la charla que tuvimos. Puedo compartir o no su gestión como político local pero no puedo negar la cercanía y la amabilidad que demostró en todo momento. Un placer, Alberto. 

Un café con… Alberto Plaza (1 de 2)

Comienza nuestra conversación de forma sencilla y fácil, más de lo que podía pensar en un principio. Tras saludarnos y pedir nuestras consumiciones decidimos sentarnos en la terraza del bar en el que nos encontramos. No hemos dado dos pasos hacia nuestro sitio y Alberto Plaza se interesa por nosotros. Por ahí comienza nuestra charla. Quiere saber cómo se forma nuestro blog, cómo decidimos hacer un espacio como este en el que hablamos de nuestra ciudad desde nuestra más sincera opinión. Le cuento, le hablo de los orígenes, de cómo unos contactamos con otros y, algunos sin conocernos, apostamos por sacar adelante este proyecto. Cuando digo que algunos sin conocernos lo digo de verdad, le explico el ejemplo que pongo siempre, mi compañero Alberto Martín del Pozo y yo no nos conocimos en persona hasta bien avanzado el proyecto del blog, hablo de meses. Lo mismo me pasó con Illo, nuestro gran viñetista y, a menor escala, con Rubén que, si bien es cierto que de vista nos habíamos fichado años atrás, nunca habíamos cruzado más de dos palabras cara a cara. La conversación, como pasará durante todo el café, se va por derroteros diferentes y pasamos a hacer un breve alegato en favor de las redes sociales, y a hablar de la cercanía que debería tener cualquier político local con la gente de la calle, punto en el que Alberto está de acuerdo conmigo pero tema que después os cuento. La charla, y por tanto este texto, se alarga más de lo planeado y por eso os cuento lo que sucedió en dos entregas, la segunda mañana… Tras el saludo y mi respuesta comenzamos a hablar de él de Alberto Plaza, y…

La conversación me da pie a preguntarle por el tiempo que lleva en política. “Desde el año 99, como cargo electo”. Me da más explicaciones, “en el 92 terminé la carrera, en el 94 abrí un despacho de abogados que tengo en stand by desde 2003, momento en que me piden dedicación exclusiva al Ayuntamiento y en el 99 es cuando tuve mi primera concejalía”. Se refiere a la concejalía de turismo que compaginaba también con un puesto de diputado provincial donde también gestionaba el Patronato de Turismo a nivel Provincial. “El tiempo que estuve en Diputación fue muy bueno y me parece una institución muy interesante”. La pregunta me sale casi sin pensarla: ¿Sobra la Diputación?. “No. No. Lo que hay que hacer es un replanteamiento general de todas las administraciones y delimitar sus competencias. Tenemos la Administración General del Estado, la regional, periféricas de la regional en cada provincia, diputaciones provinciales y ayuntamientos. Tiene que haber mayor coordinación, sobre todo, entre las periféricas de la administración regional, las diputaciones y los ayuntamientos. Ahí es donde se ven verdaderas duplicidades.  El mismo servicio no se puede prestar por tres administraciones diferentes, hay que poner un poco de orden.”

Al haber sido responsable de turismo me voy por ahí y le pregunto. ¿El turismo es lo único que tenemos en Ávila como medio de vida? “No. El turismo es algo que está ahí y no se puede deslocalizar. Tienes unos monumentos, un centro de recepción de visitantes, una ciudad preparada para recibir al turista. Se hizo un plan de excelencia turística y se planificó el turismo. Las decisiones de algunas industrias y empresas a veces se toman demasiado lejos y sin tener en cuenta a la ciudad, el turismo no, es algo que hay aquí y que se gestiona desde aquí. Esa es la ventaja del turismo pero se puede apostar a la vez por un polígono industrial o por traer empresas aquí”. Industria en Ávila, le digo, tenemos más bien poca…  “Muy poca. Pero eso es algo que viene de lejos, hablo históricamente. En esta ciudad no ha habido nunca un gran afán de riesgo o de inversión, hablo incluso del siglo XVIII y el XIX. Poca gente se arriesgaba a correr riesgos en esta ciudad y sí se hizo en otros lugares como País Vasco o Cataluña. La forma de ser de los castellano y leoneses y en especial de los abulenses ha sido siempre más ahorrativa, eso no se cambia de la noche a la mañana a pesar de que la localización de Ávila respecto a Madrid es muy buena”. La localización de la que me habla la considero batante lastrada en las últimas fechas y se lo digo: “Ahora sí. Si te refieres a la autopista, por ejemplo, las circunstancias económicas no son las mismas ahora que hace seis años”. El tema de la autopista, ¿no tiene solución? “No una solución fácil y menos en las circunstancias económicas actuales.” Pero hay una sentencia que declara el peaje de la AP-51 como ilegal… “Sí pero la ejecución de esa sentencia no es fácil, ahí está la clave de la misma sentencia y no es la primera sentencia dictada que por la dificultad de su ejecución se queda parada”.

Nos vamos unos años más adelante. En el año 2003 Alberto Plaza deja la concejalía de turismo, su despacho de abogados y entra en urbanismo y medio ambiente como concejal con dedicación exclusiva en el Ayuntamiento. Fueron años de bonanza en los que se revisó el Plan general de Ordenación Urbana que databa de 1998 y se puso en marcha uno nuevo en 2005 tras dos años de trabajo, según me cuenta. En esa época, le digo, se construyeron casas a cascoporro. “Antes… Antes y en esa época, sí”. En aquel momento se pensaba que Ávila podía alcanzar una población de 100.000 habitantes y nos volvimos locos por el ladrillo. “Sí, teníamos un planteamiento de que una ciudad con más población era una ciudad con un mercado interior más potente, lo sigo pensando, si Ávila tuviera 90.000 habitantes el comercio, por ejemplo, estaría mejor de lo que está ahora, más variedad y con mejor funcionamiento”. ¿Pero, no era una cifra un poco utópica? “No, creo que no. Tenemos desde los años 70 una población abulense desplazada en Madrid que igual, prácticamente, a los que vivimos en la provincia de Ávila. Se trataba de evitar esos desplazamientos y darles oportunidad de estar en Ávila además de darle un sitio a otra población que entonces también crecía que eran los inmigrantes”. Ese incremento urbanístico salió rana y nos encontramos con muchas casas vacías en la ciudad. ¿Qué salida tienen esas casas? “Ahora es muy difícil y además aún no hemos terminado de aterrizar con la crisis económica a pesar de que haya gente que diga que sí”. ¿No hemos tocado fondo todavía? “Estamos teniendo actividad, la prima de riesgo parece que se relaja y el consumo poco a poco es mejor pero aún queda mucho por mejorar, también es verdad que hemos aprendido que la economía no es una ciencia exacta”. ¿Nos vino bien no arriesgar esos ahorros y ser más consevadores que en otros lugares? “Eso, y sobre todo las familias, es lo que está haciendo que la situación sea solo mala y no muy mala en esta ciudad, hay ciudadanos con muchas dificultades pero el apoyo familiar y los ahorros de las familias están manteniendo a mucha gente”.

En 2011 desaparece como tal la concejalía de Urbanismo. ¿Por qué? “Cambia de nombre, sí. Las necesidades son otras y ahora tenemos que apostar por otras cosas. No se trata de urbanizar ahora toca dar servicio. Mi concejalía se llama servicios a la ciudad, medio ambiente y desarrollo sostenible para intentar mantener los servicios existentes, mejorarlos si es posible e intentar reducir costes en la medida de lo posible. En España hemos mejorado mucho los servicios y los hemos convertido en servicios de primer nivel. España gasta 5.000 millones de euros en limpieza de sus calles y es una cifra muy alta. Hablamos de muchos recortes en aspectos sanitarios o educativos pero no hablamos de moderar el gasto en cosas como la recogida de basuras o la iluminación de las calles”. Ahora que me hablas de educación… ¿Es necesario que a cada cambio de gobierno haya un cambio en las leyes educativas del país? “Indudablemente no. La educación es uno de los temas tratado con más demagogia en España y eso me produce mucha tristeza. Mi abuelo fue maestro de la escuela pública y mi madre y varios de mis tíos también. No se puede enfrentar la enseñanza pública con la privada y se entremezclan en este tema intereses muy concretos, ni siquiera de los partidos sino de otras instancias, y se juega con algo muy importante que es la educación. Esto necesita un pacto de estado, si se consiguió en otros asuntos se puede conseguir en este.” Su reflexión va un poco más allá… “Muchas veces me planteo si desde algunos partidos políticos se pretende mantener la división ciudadana, incluso parece que les conviene y la gente no es así, está más unida de lo que parece, sobre todo en sitios pequeños como este”. ¿Te refieres a intereses por mantener viva la imagen de la historia reciente de las dos españas y las crispación que eso genera? “Por ahí iba, sí. Pero no es tan fácil dividir a los ciudadanos como alguna gente se cree”.

Alberto Plaza, en el momento de nuestro encuentro está ejerciendo como Alcalde en Funciones de Ávila y no es la primera vez… “No, ya llevo unos cuantos años”. ¿Cuantos? “Desde 2004” ¿Estoy hablando con el Alcalde de Ávila hoy? “Fíjate”, dice sonriendo y quitándole hierro a la anécdota. Me surge una duda. ¿Esto es como en las oposiciones las plazas de interino? ¿Sumas puntos para luego optar a la plaza fija?…

Esto continúa y se alarga un poco más de la cuenta, como no es cuestión de aburrir os cuento el resto mañana. Continuará…

A %d blogueros les gusta esto: