Ajedrez: La batalla silenciosa

Félix García Arés fue un excelente jugador de ajedrez abulense fallecido en el año 2001.

Félix García Arés v Miguel Illescas

García Arés vs Illescas, Campeonato de España, Palencia 1999

“Su historia es muy singular porque durante los primeros años 40 se formó como ajedrecista de un modo autodidacta”. Nos lo cuenta Pedro Antonio Galán (Casa Social Católica, Ávila Ajedrez), quien desde hace años se encarga de que carbure cada vez mejor la federación abulense de la batalla de los escaques.

Este domingo se celebra la 21ª edición del Torneo de Semirrápidas, en el Casino. (Enlace Fecla).  Para curiosos, será a partir de las 10:15 de la mañana. Quien escribe estas líneas les puede garantizar que ha visto por ahí a algunos de los mejores jugadores de rápidas y semirrápidas del mundo. Lo espectacular, aunque algunos no me crean lo es de verdad, es verles mover cuando la partida se maneja entre ajustadas manecillas.

La foto de arriba ilustra uno de esos momentos de batalla silenciosa. Servidor jugó (y perdió) alguna que otra vez con García Arés, y es uno de esos recuerdos que se te quedan cuando empiezas en esto. Desprendía una autoridad a los que eramos pequeños, desde su sencillez y calidez, que te hacía guardarle mucho respeto, podría decir que hasta una cierta reverencia. Pedro Antonio Galán nos cuenta más de la persona a cuya memoria se dedica el torneo ajedrecístico de las Fiestas de la Santa.

“Siendo apenas un niño (con 13 años) logró clasificarse para la fase final del duro campeonato de España de la época, lo que causó una grandísima sensación en nuestra ciudad”.

Desde ahí no paró de mejorar su habilidad, hasta convertirse en uno de nuestros más brillantes jugadores durante muchos años. Afortunadamente – gracias a la tecnología – con una sencilla búsqueda encuentras en Internet algunas de sus últimas partidas en los 90.
“A sus grandes capacidades como jugador (que le llevaron a cosechar innumerables triunfos ) sumaba la más infrecuente virtud de una extraordinaria calidad humana y esto fue especialmente importante para el ajedrez abulense durante tantísimos años, la posibilidad de tener el mejor embajador posible de nuestro ciudad y de nuestro deporte”.
El torneo se convirtió en memorial García Arés en el año 2001. Aprovechamos la ocasión para preguntarle a Pedro A. Galán por otros asuntos…
Foto de Chechu Corona.

Foto de Chechu Corona.

¿Cuántas personas están federadas en Ávila?

Nuestro club suele contar con un número de miembros federados entre 30 y 50, dependiendo de los años, lo que en el ámbito de los clubes de ajedrez se puede considerar una buena participación. Como bien sabes, por circunstancias de trabajo o de estudios muchos de nuestros compañeros deben alejarse de Ávila pero siempre tratamos de mantener el vínculo y los seguimos considerando a todos los efectos como unos de los nuestros.

En los últimos tiempos, hemos visto como “Equigoma Casa Social” se convertía en un club fuerte a nivel nacional… 

Foto de Chechu Corona

Foto de Chechu Corona

Sí, hemos conseguido 5 títulos de campeones de Castilla y León en los últimos 7 años.  En 2009 logramos el Campeonato de España de Segunda División (en la edición celebrada en Padrón) y el ascenso a primera, donde militamos dos temporadas, consiguiendo en 2011, en el campeonato que tuvo lugar en Sabadell, un histórico ascenso hasta la máxima categoría nacional, la División de Honor. De esta competición conviene decir que sólo juegan 8 equipos, los mejores de España y que está considerada una de las ligas más fuertes del mundo, con la participación cada año de al menos una veintena de los 100 mejores jugadores mundiales.

Foto Chechu Corona

Foto de Chechu Corona

Para un equipo que lleva el nombre de Ávila por España, jugar en Linares habrá sido algo muy especial

Nos hemos conseguido mantener 3 años en la División de Honor lo que puede considerarse todo un hito en el deporte abulense. Hace escasas semanas se celebró el campeonato en Linares y tras nuestro séptimo puesto perdimos la categoría, retornando a primera donde jugaremos el año que viene. Creo que no hay que lamentarse de nada y sí sentirse satisfecho por los logros alcanzados y también poner el empeño para retornar cuanto antes de nuevo a la División de Honor.

¿Cómo se logró que jugadores de gran prestigio se federaran en Ávila y jugaran bajo nuestras siglas?

Una de las cosas más bonitas de haber trabajado para configurar este equipo es la satisfacción de haber formado un excelente grupo humano, con grandes jugadores que nos acompañan desde hace 6 ó 7 años y que están muy identificados con la ciudad y con el club, como Eduardo Iturrizaga , Lázaro Bruzón, Eric Hansen, Julen Arizmendi, Renier Castellanos, José Carlos Hernando, Amador González de la Nava o Juan Antonio Corral. También es momento de agradecer la confianza y el apoyo de Alejandro de la Orden, con el patrocinio siempre incondicional de su empresa, Equigoma.

 ¿Desde cuándo llevas al frente del ajedrez en la Casa Social?

Pues no te creas que lo recuerdo tan bien, debió de ser hacia 1996 que me incorporé al club y a la ciudad. En los últimos tiempos y como no podía ser de otro modo, hemos tenido muchas dificultades (sobre todo económicas) para poder sacar al equipo y los proyectos adelante. Muchas veces es un poco complicado el trabajo pero siempre es bonita la respuesta de nuestra gente y su fidelidad y apoyo en los momentos difíciles.

Fotos cedidas por Pedro Antonio Galán:

equigoma casa social División de Honor 2013 campeones de España 2009 campeones autonómicos 2008

Fotos cedidas por Pedro A. Galán

___

El trabajo de Pedro es uno de esas labores silenciosas que no siempre tienen el reconocimiento debido. En 1996, o 1997, un quinceañero que apenas sabía dar el jaque pastor se introdujo un sábado por la tarde en la Casa Social. A todos los chavales de aquella época (Leo, Israel, Luis Carlos, Fran, Óscar, Sam (¡y Jim Lawley!) nos trataron de maravilla – Pedro, la familia Pierna, Ángel y otros tantos – jugando con nosotros centenares de partidas. Gente de 2000 ELO contra aprendices que no llegarían a 1200-1300.

Algunos se van convirtiendo en tremendas bestias de esto, véase Dagaren del que @hovejo23 puede dar buena cuenta,  y otros nos hemos quedado en meritorios que tienen algunas tardes inspiradas.

Con todo, está claro que hicimos amigos ahí entre la batalla…amigos que son ahora la razón por la que les invito a que se pasen el domingo por el Casino a observar cómo se produce la magia en unos metros cuadrados, la batalla silenciosa solo interrumpida por el casi inaudible tic tac de ese reloj que siempre corre más rápido cuando el medio juego llega a su fin… ___

El tictac en la silenciosa batalla (Foto: Chechu Corona)

El tictac en la silenciosa batalla (Foto: Chechu Corona)

1) Los amigos de La Colonoscopia dedicaron uno de sus “Abulenses a brochazos” a otra historia muy relacionada con todo lo que hemos contado por aquí. La lectura de dicho enlace es más que recomendada.

2) Luego está lo de Willy que, como el ajedrez es la vida, ve partidas en los puntos suspensivos

Ajedrez…

Hoy vengo a hablar de juegos de estrategia, juegos en los que antes de dar un paso tienes que haber pensado las posibles consecuencias, no solo de ese sino de los posibles siguientes. Juegos en los que tienes que saber cuando hay que atacar y cuando debes defender. Juegos con muchos intervinientes y miles de opciones para llevar tu empresa a buen puerto o caer derrotado por el enemigo a las primeras de cambio por un mal paso.

DownloadedFileLa guerra lo que tiene, es que a veces se va dejando gente atrás por el camino. Gente que antes te servía pero que tras realizar su función puede resultar prescindible. Para eso están los caballos y los alfiles. Su función es el desgaste cuando pasan de la defensa al ataque. Tras cubrir posiciones y retener los ataques contrarios ven un hueco, apenas un descuido del rival que aprovechan infaliblemente para colarse tras las líneas enemigas provocando un daño sin precedentes en el contrario, consiguiendo debilitarlo mientras se recompone para paliar los daños.

Otros dos pesos pesados listos siempre para trabajar duro son las torres. Compañeros que no dudan en salir a dar la cara cuando la ocasión lo requiere y que no les duelen prendas en atacar sin contemplaciones cuando se les llama y mucho menos en recular a defensa si es necesario. Tienen libertad de movimiento dentro de sus limitaciones y funcionan a la perfección cuando se necesita hacer uso de ellas. Disposición y valor son sus armas principales y no vacilan un instante en sacar la cara para defender a su Rey. 

Rey, por cierto, que cuenta siempre con la inestimable ayuda de la Reina. Esa persona polifacética que vale para todo y casi todo lo hace bien. La que te duele perder cuando las cosas van mal y no queda más remedio que sacrificarla o, peor aún, un error o un movimiento rival con el que no contabas te deja sin ella. Pero mientras está, está y es imparable. Todos los campos, todas las situaciones y cualquier decisión a tomar se hace en base a su posición y posibilidades de movimiento y, aunque es la que más se vigila de la formación contraria, es la que más peso tiene en la toma de decisiones para no dar un paso en falso.

Y entre medias de todo esto nos encontramos con los peones. Los que cada día día están ahí con su duro trabajo. Aquellos que lo dan todo por la causa y cuyos intereses apenas cuentan. Aquellos que están limitados en casi todos sus movimientos. Aquellos que deben frenar cuando alguien está delante, aquellos que pocas veces participan en las jugadas principales y si lo hacen pasan casi desapercibidos. Su vida no vale nada, muy poca gente da un duro por ellos y avanzar se les hace muy difícil. En ocasiones, muy contadas ocasiones, y con el apoyo de algunos de los citados alfiles, caballos o torres, consiguen dar un gran paso y se convierten en reinas. Su valor en la cruzada y su decisión en el avance consiguen proyectarles hasta lo más alto para conseguir un papel protagonista en la película pero, no suele ser lo más habitual y muy complicada se tiene que volver la situación para que les ayuden a conseguirlo… Muchas bajas en la batalla.

Y todo esto para defender la integridad del Rey. El manda más, el más importante. Todo pasa por que a él no le pase nada, por que no tenga problemas ni inconvenientes. Es una pieza por lo general bastante delicada y su poder es escaso pero es la representación de un ideal que hay que defender por difícil que sea, la imagen que no puede caer para que no caigan todos los demás a pesar, como ya está demostrado, de que son los demás quienes libran las batallas, son los demás los que hacen avanzar al grupo y los que con su valentía y valía consiguen sacar la guerra adelante aunque, repito, todos ellos son, a diferencia del Rey, prescindibles.

¿Ajedrez?

No. Política.

A %d blogueros les gusta esto: