Míster Cargo

image

Ban ¡kia!

Sí, otra vez Bankia. Sí, Bankia huele, tienen razón. Y no es que la empresa que limpia las oficinas se haya declarado en huelga, o que el éxito de la televisiva Isabel haya animado a los trabajadores de la entidad a no lavarse hasta tomar Granada.

Si usted es lector habitual de este espacio, puede ahorrarse las líneas que vienen a continuación. Se lo digo en serio, de verdad. Ni le vamos a poner falta, ni se lo vamos a echar en cara en un futuro. Aquí hoy no va a leer nada nuevo, ni aspiramos a sacarle una sonrisa, ni la lectura va a ser entretenida. Si le apetece, como mucho, pasesé por los comentarios. Quizá alguien haya dicho algo gracioso o inteligente que merezca la pena ser leído. Si tiene curiosidad, el tema le da rabia, o no tiene nada mejor que hacer, siga leyendo, pero bajo su responsabilidad. Si sufre algún tipo de lesión cerebral, se desploma sobre el teclado y muere al atragantarse con una tecla, nosotros no queremos saber nada.

Como sabrán, cual rabo de largartija amputado, Caja de Ávila sigue coleando. El pasado lunes, el presidente de la Diputación, Agustín González declaró en la Audiencia Nacional en calidad de imputado y ayer mismo lo hacía el exministro y exalcalde de Ávila Ángel Acebes. Por desgracia, ninguno de los dos testimonios aportó nada nuevo. El primero, como otros muchos de los que han pasado ya ante el juez, hizo un Poncio Pilatos amparándose en que carecía de formación financiera, definió la situación de la entidad como de “absoluta normalidad” y afirmó que las cuentas de la entidad eran correctas ¿Cuáles? ¿Las que hablaban de  beneficios millonarios o las que afirmaban que tenía pérdidas mil millonarias? Pues ambas, qué cosas preguntan ustedes. ¿Y cómo puede ser eso? Misterios de la ingeniería financiera reservados para iniciados en Alquimia y Hechicería. Bueno, a esos y a los maestros de primaria sin conocimientos financieros que cobraban como si tuviesen un par de MBA.

El exalcalde Ángel Acebes tampoco ha aportado mucho. Él estaba allí, sí, pero poco tiempo. Casi no había llegado y ya se estaba marchando. No había ni desembalado el cactus para ponerlo sobre el ordenador cuando ya estaba camino de Iberdrola. Tanto es así que, según su abogado, la imputación le ha caído de rondón. ¿Qué cómo se pueden cobrar 180000 por no hacer nada y no enterarse de nada? Eso me pregunto yo también.

Mientras esto sucedía en la capital del reino, en la amurallada capital de Carpetovettonia, el oscuro futuro de la Obra Social tomaba forma. Como ya se sabía y comentamos por aquí en su día, tras la nacionalización de BFA-Bankia, la única salida para la Caja local era su conversión en Fundación y su lenta muerte a medida que se le acabasen los fondos. Ahorrillos que, si los mayas no aciertan, duraran un mínimo 9 años – año arriba, año abajo – tras despedir, eso sí, al 50% de la plantilla actual. El presupuesto anual durante esos años será de unos 3 millones y medio de reales de vellón europeos. ¿Se acuerdan cuando en 2010 el presupuesto de la Obra Social era de casi 13 millones de euros? O tempora, o mores! que diría Marco Tulio – el tío Cicerón para los amigos.

Pero no todo iban a ser malas noticias, leñe. ¡Arriba esos glúteos! Espinosa, el director general de la Caja, ha decidido renunciar a la indemnización de 400.000 euros que le debía la entidad. ¡Otros dos meses de vida para la fundación resultante de la defunción de Caja de Ávila!

¿Que se acabará antes: la crisis o la Fundación de Caja de Ávila? Hagan sus apuestas, homínidos.

PS:- Para los que se hayan quedado con ganas de más… ¡La recopilación definitiva de post dedicados a Bankia-Caja de Ávila. ¡Y no son pocos!

20/07/2011.- Adiós Caja de Ávila, hola Bankia

9/05/2012.- Bankia está enladrillada ¿Goirigolzarri la desenladrillará?

18/05/2012 El cuento de un gran cuento (perdices intervenidas)

30/05/2012.- Bankia patrocina este crater humeante.

3/06/2012.- Supermassive Bankia Hole

4/07/2012.- Pasa el marrón (marrón Bankia) a otro

15/10/2012.- Lo nuestro es puro teatro

Y de regalo, el permiso de residen… no, perdón, eso es en otro lado. Y de regalo, los enlaces a los tres estupendos post de HalónDisparado sobre el funcionamiento de la cosa cajera. Ay, quién maneja mi caja (Partes IIIIII)

Gora Ávila askatuta!

Esta misma semana – quizá mañana, quizá el viernes – si nadie lo remedia, el Gobierno que preside Mariano Rajoy (sí, el señor ese con barba canosa que está en los partidos de fútbol y que devuelve libros robados) recuperará el ímpetu reformador y dibujará una sonrisa en nuestro rostro con nuevos recortes. Parte del menú ya es conocida, aunque siempre puede saltar la sorpresa, ya sea de boca del propio Rajoy, en la rueda de prensa de Saenz de Santamaria el viernes de dolores, en algún Pagüerpoint de letra diminuta o en el BOE del día siguiente. Nuevos recortes en el sueldo de los funcionarios, se habla de la extra de navidad o de aumentar su jornada laboral, o a los propios funcionarios: desde despidos de eventuales, laborales e interinos, a supresión de órganos no vitales ¿por qué tienen dos riñones los funcionarios pudiendo vivir con uno? ¡Derrochones! Seguramente también se suba algún impuesto – el IVA, el de las chuches incluido – se cree alguno nuevo y se recorte un poco más algo que prometieron no recortar en campaña, desde la ley de dependencia hasta las prestaciones por desempleo, pasando por la educación, la sanidad o el azul del cielo. Ya saben, de amputación en amputación hasta el fondo del abismo.

De entre todas las medidas que seguramente se tomen, la mayoría desgraciadas cuando no contraproducentes, quizá podamos salvar una: parece que el gobierno va a comenzar a reformar la administración local. Se habla de eliminar las mancomunidades, de reducir concejales, de fijar con claridad las competencias de las entidades locales, de limitar el salario de los alcaldes, de reformar su financiación, etc. Algunas de estas cosas pueden estar bien, de verdad, pero creo que se van a quedar cortas. Mariano, un hombre de mundo, con la agenda llena de contactos, que mantiene buenas relaciones con los intérpretes de muchos líderes europeos e internacionales, debería coger el teléfono y llamar al primer ministro italiano, el distinguido tecnócrata Mario Monti y pedirle una copia para estudiarla de una de sus últimas propuestas: la supresión y fusión de provincias. Si Mariano se atreve a llevarla a cabo, yo estaré con él.

Lo digo en serio, os lo juro. Ávila ya me sabe a poco. Se nos está quedando pequeña y acartonada, es hora de ampliar nuestras fronteras. ¿Y con quien nos fusionamos? Lo más lógico es que nos uniésemos con alguna de las provincias limítrofes. ¿Segovia? Ni locos, no queremos nada con esos. Tendríamos AVE, sí, pero ¿dónde queda nuestra dignidad? ¿Dónde tantos años de disputas vecinales? Siguiente candidata: Salamanca. Tener universidad en la provincia mola, pero su Plaza Mayor quitaría protagonismo al edificio de Moneo y no es plan. Descartada, ¿Valladolid? Mejor muertos que pucelanos. ¿Toledo? Allí gobernó mucho tiempo Bono así que algo malo tiene que tener. Tampoco me gusta.

Creo que deberíamos ser ambiciosos. Ya que nos ponemos a fusionarnos, que derribamos nuestras fronteras provinciales como si de un Muro de Berlín de adobe se tratase, tenemos que aspirar a hacer algo grande. ¿Absorber Madrid? No. Por tentador que sea – El Prado, el Bernabeu, los Ministerios, el día del Orgullo, Sabina dedicándonos canciones entre copa y copa – y aunque no me termina de convencer la gestión del duo Garcia Nieto-Agustín González, les prefiero a Ana Botella y Esperanza Aguirre.

Lo dicho, deberíamos hacerlo a lo grande. Lo primero que se me ocurrió fue fusionarnos con Álava por las evidentes similitudes toponímicas: Ávila – Álava, abulenses – alaveses. Además, Euskadi mola. Todo verde, un idioma propio, una cultura apasionante, una economía saneada, poco paro… ¡Ostras! me dije, el paro. ¿Cuánto paro tiene Álava? No queremos salir de Málaga para caer en Malagón. Tranquilos. Según la EPA del primer trimestre de este año, mientras en Ávila la tasa del paro es del 25%, en Álava es del 15%. Sí, lo habéis leído bien ¡Diez puntos menos! Pero es que hay algo aún mejor: un poquito más al norte, Gipuzkoa cerró el primer trimestre del año con solo el 11% de paro. ¡Casi como Europa!

No sé ustedes, pero yo ya me he decidido. Solicito formalmente al gobierno que fusione las provincias de Ávila y Gipuzkoa. Y es que no es solo el paro, la fusión tiene infinitas ventajas. Por ponerles algún ejemplo: con la fusión tendríamos salida al mar, importantísimo para nuestras exportaciones de Yemas de Ávila y para nuestros astilleros. Ávila tiene Fuentes Claras, que tiene su encanto, pero San Sebastián tiene la playa de la Concha. La provincia tendrá el pantano del Burguillo para remojar el culo, pero allí tienen kilómetros y kilómetros de playas bañadas por el mar cantábrico. Pensad en el turismo: en un mismo paquete mar y montaña, los verdes valles vascos y los amarillos campos de cereal castellano. Y sinergias culturales a cascoporro: el edificio de Moneo del Grande podía entablar un profundo diálogo arquitéctonico-poético-estético con el Kursal, obra del mismo autor, y El Peine del Viento, la escultura de Chillida, con la cremallera esa que tenemos puesta junto a San Antonio. En San Sebastían tienen un Museo del Cemento y nosotros tenemos un montón de ejemplos de su mal uso listos para ser visitados camino de Sonsoles. ¡Y en 2016 capital europea de la cultura! ¿Y lo que mejoraría el nivel de nuestra cocina? ¿Y los concursos de pintxos-tapas que podíamos organizar? ¿Y musicalmente? ¡Más sinergias! Jorge Marazu podría ser la voz de la Oreja de Van Gogh… mejor aún, de La Oreja de Caprotti.

Más ventajas: Xabi Alonso y Casillas serían de la misma provincia, porque todos sabemos que Iker dice que es de Móstoles por humildad, porque si además de ser buen portero fuese por ahí diciendo que es de Ávila, el Balón de Oro tendrían que dárselo de coltán, con incrustaciones de rodio y de diamante. El Ávila podía convertirse en filial de la Real y el Obila del Lagun Aro. Y podríamos montar pruebas de traineras Adaja arriba, Adaja abajo. En ciclismo también saldríamos reforzados ya que todos nuestros ciclistas podrían pasar directamente al Euskaltel.

A nivel político la cosa es más peliaguda, tengo que reconocerlo. Quizá en este aspecto saltara alguna chispa, aquí somos como somos. Por mi, siéndoles sincero, que nos gobiernen desde San Sebastián porque, total, peor que ahora no iba a ser. Dejamos a García Nieto al mando de la ciudad, en plan delegado del gobierno vasco, para controlar el tráfico y los jardines, y la provincia que la gestione el Martín Garitano este. Sí, ya sé que es de Bildu, pero Agustín es bankero, que es mucho peor, y en imputaciones y futuras visitas a la Audiencia Nacional creo que el nuestro gana 1-0. Y ya que estamos hablando de tribunales, nos pasamos a la patronal vasca sin pestañear.

Y no se crean que todo son ventajas para nosotros sin dar nada a cambio. No somos egoistas. La próxima vez que les invadan los franceses, pueden venir a refugiarse aquí. Tenemos una muralla como nueva, recien restaurada y a todo riesgo y muchos pisos vacios para acogerlos. Quizá pudiesemos llegar también a un pacto con el tema de la gestión de residuos. Además, nuestra privilegiada posición en el centro de la península les puede venir bien a los políticos vasco de paso por Madrid para no tener que dormir en la pérfida capital opresora y si algún día nos independizamos, yo ya estoy metido en el papel, el territorio abulense puede ser clave geopolíticamente.

Solo de pensar en la fusión se me llenan los ojos de lágrimas y se me encoge el escroto.

PS.- ¿De gentilicio qué prefieren: abulotiarras o donostilenses?

PS2.- Por si no se han enterado, estamos de aniversario.

Bankia patrocina este cráter humeante

“Hoy es un día grande y emocionante, porque no se toman decisiones de esta índole a diario, y estamos muy satisfechos porque creo que al elegir Bankia hemos conseguido un nombre con mucha fuerza que tiene un fondo serio, de un color caoba que de alguna manera da serenidad, y también la fuerza del color verde, que da juventud, espíritu ecologista…, además de que el término tiene mucha musicalidad, es abierto e invita a llenarle de contenido» Además, es una palabra «que empieza por una “b” que tiene una especie de esquema de corazón, es joven y transmite cariño»

El que así habla es Agustín González, presidente de la Diputación de Ávila, de Caja de Ávila y miembro del Consejo de Administración de BFA, matriz de Bankia, el día de la presentación de la nueva imagen de esta última. Para gustos colores, dice el refrán, y aunque es evidente que entre sus numerosos cargos y ocupaciones no figura el de crítico de arte, director creativo o diseñador gráfico; no somos nosotros de esos que se meten con la gente por cómo viste, cómo lleva cortado el pelo o cómo ha tuneado el coche. Allá cada cual con sus gustos, aficiones y vicios.

Aunque hay que reconocer que las declaraciones se las traen. El color caoba transmite seriedad, dice, y el verde juventud y espíritu ecologista. La b transmite cariño. Sin duda mi parte favorita de la descripción es esa en la que afirma que Bankia es un término abierto que invita a llenarlo de contenido. Quizá en aquel momento no estaba muy claro a qué se refería, o directamente no se refería a nada. Lo más probable es que toda esa parrafada solo pretendiese salir al paso ante un micrófono, escurrir el bulto ante un pregunta del tipo “¿Qué le parece el nueva marca?” Pero el paso del tiempo ha dado un nuevo valor a sus palabras. ¿Con eso de que había que llenar la marca de contenido no se referiría al agujero de 23000 millones de € que vamos a rellenar entre todos?

Por si usted acaba de llegar de Ganímedes o de cazar elefantes con su novia alemana, le resumo la situación. El cuarto banco del sistema financiero más mejor del mundo mundial y de parte de la galaxia ha sido rescatado por el Estado. La broma ya nos ha costado más de 4000 millones, que ya habíamos aflojado en su momento, a los que habrá que sumar, de momento, otros 19000, BCE mediante. Todo esto, tras unas semanas de vértigo en las que, tras destituir al anterior mandamás, un gran economista aficionado a las espantadas, el nuevo gerifalte, un exbanquero de esos que se jubilan con una paga equivalente al PIB de algún país africano, ha descubierto horrorizado que tanto Bankia como su matriz BFA se habían equivocado con unas sumas y unas restas al hacer las cuentas anuales. Donde antes ponía 300 millones de ganancias, en realidad debería poner 3000 millones de perdidas. Y donde antes ponía que se ganaban 40 millones resulta que tenía que haber puesto que se perdían más de 3300 millones. Estas cosas pasan ¿Quién no se ha equivocado alguna vez con las vueltas del pan?

Y todo esto que les he resumido en un párrafo sin que nadie se haya dignado a dar explicaciones. Es decir, que los españoles vamos a apoquinar cuatro billones de pesetas, unos 500 eurillos por barba, sin saber muy bien a qué se debe la factura. No ha dado explicaciones el gobierno, ocupado en cosas tan urgentes como el Tratado de Utrecht y los silbidos al himno nacional, no vaya a ser que a alguien le dé por pensar. No ha dado explicaciones el anterior responsable del chiringuito, ni el encargado de comprobar la salubridad de los chiringuitos, que dice que se va por responsabilidad y patriotismo, ni la nueva dirección del chiringuito. La culpa no es de nadie, hay que mirar al futuro, a no ser que encontremos una fórmula para cargar con el muerto a Zapatero. Estamos generando confianza, por favor no molesten.

Agustín González tampoco ha dado explicaciones de su papel como Consejero en BFA ni del papel de Caja de Ávila en todo esto. La transparencia bien entendida empieza por los demás. Tan solo sabemos que le pareció muy bien la nacionalización de la misma y que hace unos días lanzó un mensaje de tranquilidad a los clientes de la caja. De los accionistas que acudieron a la salida a bolsa de la entidad y que han perdido más del 60% de lo invertido no ha dicho nada, mismo silencio referido a los trabajadores, por lo que ambos colectivos pueden darse por jodidos. ¿A qué esperan para dar explicaciones los reponsables de Bankia y de las Cajas de Ahorro que formaban parte del invento? Sería presuntuoso creer que nosotros solitos hemos hundido el barco verde sobre fondo caoba, pero aunque Caja de Ávila solo representase un 2.33% del total de la entidad sería bueno y justo, ya que nos van a pasar la factura, conocer sin maquillaje la situación real del grupo y de las cajas que lo forman. Saber cómo estaban cuando entraron a formar parte de Bankia, como estarían ahora de ser independientes y qué futuro les espera. Conviene aclarar en qué momento y cómo “la niña bonita de las cajas” de la región fue poseída por el Mal, fue la primera de la región en entrar en pérdidas y pasó de una tasa de morosidad del 3,54% en 2008 a otra del 15,7% a cierre de 2010. Conviene aclarar qué va a pasar con la Obra social de la misma en los próximos años. Y conviene aclarar sobre todo cuánto cobraron y cobrarán, todos sabemos que es un sector en el que se premia con generosidad la mediocridad, los genios que pronosticaron que en 2014 la Caja triplicaría sus beneficios con la fusión y cuánto aquellos que con sus firmas avalaron tan imaginativas cuentas, las de antes y las de ahora.

Diversos colectivos y organizaciones han pedido a Agustín González que dimita. Me sumo. como ciudadano a la petición pero tengo claro que no lo va a hacer. La Caja ha comenzado el proceso que conduce a la renovación de sus cargos y por lo tanto a la salida del Presidente de la Diputación de la misma. Quizá dé algún discurso en ese momento, quizá incluso dé alguna explicación. Por si en algún momento recurriese a la socorrida excusa de la herencia recibida, es bueno recordar que Agustín González ocupa el cargo desde el año 2007, a pesar de que en un principio el máximo previsto por los estatutos de la entidad era de dos años, tras suceder a Feliciano Blázquez, mentor de Aznar y Acebes, quien a su vez sucedió a Sebastián González; y que antes de ser presidente de la misma fue su vicepresidente.

Dimitir no es algo habitual en este país. Quizá produzca urticaria, o algún tipo de síndrome de abstinencia, no está comprobado empíricamente. O quizá estamos poco acostumbrados a que los ciudadanos pidan explicaciones a sus políticos por sus acciones u omisiones. Sea como fuere, sería muy buen momento para empezar. Tiene 23000 millones de razones para hacerlo. Además, si empieza ahora, cuando termine de dimitir de sus numerosos cargos será todo un experto en la materia y podrá dedicar su jubilación, si no le llega la pensión o si se aburre en su casa, a dar charlas de autoayuda para políticos con morriña de sus poltronas y sus coches oficiales.

Mentiras, medias verdades y programas electorales

Corren malos tiempos para la lírica, pero buenos tiempos para la ficción. No todo iba a ser malo. Y no, no lo digo porque desde este blog nos hayamos apuntando al género con “Ávila, universo par”, esa magna obra que ya ocupa un lugar privilegiado en las estanterías de todos los amantes del género y de nuestras familias. Lo digo porque 2011 ha sido un año sin parangón para la edición, distribución y venta de obras de ficción. ¿Stephen King ha roto el mercado? ¿Ha vendidos trillones de ejemplares el último libro de Zafón? ¿Se ha descubierto a Obama disfrutando de las andazas de un espadachín por las calles de Venecia? No hombre, por Dior. Me refiero a algo mucho más grande, más bonito, más mejor. Vivimos la gran época de los programas electorales, ese subgenero dentro de la ficción que nos promete grandes tardes de risas y chanzas.

Y aunque es cierto que en este campo de la ficción política ya contábamos con algunas iniciativas, como los presupuestos anuales de todas las administraciones, y que incluso en pasadas campañas ya habíamos atisbado parte de esta explosión de creatividad (¿recuerdan ustedes la Ley de Transparencia o la de Libertad Religiosa del último programa socialista? Eso por no mentar aquello del pleno empleo…) lo sucedido en los últimos meses no tiene parangón. En estos tiempos locos que vivimos, no hace falta esperar tres años para pasarse el programa electoral por la bolsa formada por la piel que cubre los testículos de los mamíferos y por las membranas que los envuelven. Ahora, en menos de un mes puedes convertir tu programa electoral en papel mojado y encima recibir aplausos. Sí, aplausos de los palmeros habituales, pero aplausos al fin y al cabo. Es más, puedes decir un día 19 una cosa, en un acto sin transcendencia como tu discurso de investidura, y una semana después hacer justamente lo contrario. Cuantas tarde de gloria nos deparará el presidente Rajoy… si es que sigue con vida. ¿Se sabe algo de él? ¿Está ya concentrado para la próxima eurocopa/olimpiada/tour?

Como no quiero oir sus quejas (¡Esto es un blog de Ávila! ¡Qué le corten la cabeza!) vamos a acercarnos al terruño un poco más. En Castilla y León, puedes presentar un programa electoral en mayo y en diciembre tirarlo a la basura sin remordimientos. Redoblo la apuesta: puedes decir en septiembre que los recortes no van contigo, que son cosas de rojos y de la perversa herencia recibida, y en diciembre hacer justo lo contrario. Como ven, la coherencia cotiza a la baja.

No voy a entrar en el cuerpo a cuerpo sobre las diferentes medidas tomadas por unos y por otros porque nos podríamos estar años con ello. Me gustaría señalarles un particular: nuestros políticos mienten porque nosotros, la sociedad, se lo permitimos. Mienten porque les sale muy barato hacerlo. ¿Qué coste político tiene para un Partido presentar un programa electoral redactado por los elfos de Papa Noel cuando iban hasta arriba de setas y escrito con sangre de unicornio? Entre cero y ninguno. ¿Y esconder las medidas que se disponen a tomar para no perder votos? Cero ¿Qué coste tiene mentir? Ninguno ¿Cuántos votos pierden los políticos que mienten a sus electores? Cero. Y por favor, no busquen excusas baratas, invisibles facturas en cajones que aparecen por arte de magia o herencias envenenadas o por envenenar. Rajoy y Herrera han mentido a los ciudadanos para conseguir sus votos y punto. Y al Alcalde García Nieto dadle tiempo ¿o ponía en alguna parte de su programa que se planteaba introducir un copago/repago/ticket moderador en algunos servicios del consistorio? Y no solo mienten redactando sus programas electorales. Ahí tienen ustedes al, entre otros cargos, Presidente de la Diputación pillado en un renuncio sobre sus emolumentos. Es una pena que abrumados por la actualidad los medios locales no tengan sitio para este tipo de cosas.

Lo que no podemos negar, es verdad, es la existencia de una herencia envenenada, de la que también somos responsables en buena medida los ciudadanos: años y años de gastos y excesos compartidos o aplaudidos con las orejas por la sociedad (en mayor o menor grado) ¡Todos tenemos derecho a tener un AVE a la puerta de casa! Un Palacio de Congresos de 30 millones es una excelente inversión. Hay que construir un nuevo campo de fútbol, que el actual se queda pequeño para Tercera División. Como no llevo dinero suelto, este iPod para el sobrino lo paga la Junta. ¿Quién quiere un bosque? Urbanicemos esta zona hasta donde alcanza la vista que eso crea empleo y riqueza. ¡Castilla y León necesita 4 aeropuertos, ya vendrán luego los usuarios! ¿Burbuja? ¿Qué burbuja? La vivienda nunca baja. ¡Qué inventen/estudien otros! Una ciudad no es ciudad hasta que no tiene algo de Calatrava. Compre hoy y pague en el 2052. Castilla y León necesita apostar por el municipalismo ¡construyamos una nueva sede! Hay que construir mas aparcamientos subterráneos, que colegios y centros médicos ya tenemos bastantes. ¡El tranvía mola aunque no vaya nadie dentro! Créditos directos al cuarenta por ciento de interés para ir de vacaciones. ¿Una estación de esquí en mitad de la meseta? ¡Cojonudo! El BMW lo voy a pagar en 25 años con mi sueldo de mileurista. Y así todo.

Podemos seguir echando la culpa de todo a los mercados o a Merkozy pero mientras no nos demos cuenta de que como sociedad también somos en parte responsables de todo lo sucedido en los últimos años poca solución tendrán nuestros males. No existe un conflicto entre ciudadanos buenos, puros, irreprochables y políticos malos y corruptos. Tenemos los políticos que nos merecemos y buena parte de nuestros males tienen ahí sus raíces.

A %d blogueros les gusta esto: