Un escudo en Pucela y una tarea en Perú

SONY DSC

Si hay algo en lo que coincidimos la mayor parte de los habitantes de Castilla y León es que Valladolid no es una ciudad bonita. Iba a decir que es fea, pero he revisado las estadísticas del blog y resulta que allí vive una parte importante de nuestros lectores. Podemos discutir si en una clasificación de ciudades “no bonitas” Valladolid se encontraría entre las cinco primeras o directamente en el podium de honor, pero que estaría en la lucha es un hecho científico. Por si esto fuera poco, Valladolid no tiene murallas, lo que la convierte en una ciudad poco fiable y además insegura en caso de ataque zombie.

A pesar de todo esto, Valladolid también sus rincones con encanto: la Plaza Mayor, San Pablo o el Museo Nacional de Escultura. El otro día, en Vallamordor, blog amigo dedicado a la no-capital birregional y conjuntiva, mencionaban de pasada uno de ellos: la Iglesia de la Magdalena. Dicen por la antigua capital del reino que el escudo que luce su fachada es el más grande del mundo -o el más grande tallado en piedra, puntualizan si su interlocutor pone cara de descreído. ¿Y de quién es tal escudo? ¿Quién costeó tamaño dispendio de roca? Pues un tipo de Ávila -más concretamente de Navarregadilla, localidad de Santa María de los Caballeros- llamado Pedro de La Gasca (o Lagasca según otros, entre los que se encuentra el callejero abulense), cuyos restos reposan en un bonito sepulcro de alabastro en el interior de la iglesia. Cuando murió, en 1567, Lagasca era Obispo y señor de Sigüenza, pero su vida no se limitó a la oración, la reflexión y la lectura reposada de la Biblia al lado de una chimenea. Pedro de La Gasca fue, entre otras cosas, el encargado de pacificar Perú.

Vida y peripecias de La Gasca antes de cruzar el mar océano.

Pero antes de profundizar en ese hecho, una breve reseña biográfica. Nacido en 1493, hidalgo -es decir, miembro de la pequeña nobleza- Maestro en Artes y Licenciado en Teología en la Universidad de Alcalá, graduado en Derecho Civil y Canónico en la Universidad de Salamanca, de la que llegó a ser Rector. Eligió el bando ganador durante la revuelta comunera y acabados sus estudios fue ordenado sacerdote. Su carrera eclesiástica empezó en Salamanca, pero pronto abandonó las orillas del Tormes camino de Toledo y Alcalá gracias a la influencia del Cardenal Juan Pardo de Tavera, a quien conocía de su paso por la Universidad de Alcalá. Como ven, en aquellos tiempos los contactos ya marcaban una vida y una carrera, y si ahora la vecindad de pupitre puede llevarte a un Ministerio o a Telefónica, antes te llevaba a ser vicario de la principal (y por lo tanto más rica) diócesis de las Españas y a la Inquisión, en cuyo Consejo Supremo encontró La Gasca acomodo gracias, de nuevo, a la influencia de Tavera. Como miembro de este festivo tribunal -famoso por sus perfomances y sus raves- fue La Gasca a Valencia, a investigar asuntos relacionados con ayunos poco cristianos y latigazos a crucifijos.

También sería en Valencia donde La Gasca ocupase su primer cargo político al ser designado por Carlos I visitador general del Reino de Valencia, un puesto hasta entonces reservado a los allí nacidos. Básicamente sus funciones eran comprobar la labor de los funcionarios, la recaudación de impuestos y el respeto a los poderes reales. Por fortuna para La Gasca todo esto fue en el S. XVI y no hace una década, porque con esas responsabilidades, en la Valencia de hoy, todavía estaría con las sales intentado recuperarse del soponcio a la sombra de un pirulí de Calatrava. Además de lo mencionado, La Gasca terminó colaborando en la defensa del Reino contra Barbarroja, corsario y almirante otómano, que por aquel entonces solía acechar aquellas costas y robar las joyas a las guiris mientras se enrojecían en las playas de Benidorm.

La Gasca contaba en aquel entonces con buenas relaciones en la Corte. Si antes el Cardenal Tavera había sido su padrino, protector y promotor, ahora ese puesto lo ocupaba Francisco de los Cobos, Comendador Mayor de León, Adelantado de Cazorla, Contador Mayor de Castilla, Secretario de Estado del emperador Carlos I, Señor de Sabiote, Jimena, Recena, Torres, Canena y Vellisca; y mano derecha del regente príncipe Felipe. Un tío importante. Será el quien ponga sobre la mesa el nombre de La Gasca para acabar con los problemas que en ese momento estallan en Perú.

Perú bien vale una misa.

Sería largo glosar aquí todo lo acontecido en Perú antes de la llegada de La Gasca, así que solicito de antemano el perdón de los especialistas por el breve resumen que procedo a realizar. Los problemas en Perú se sucedían desde que Pizarro mandó a criar malvas a Atahualpa y compañía, pero ahora las luchas no eran contra la población local, que bastante tenía con lo que tenía, sino entre los conquistadores. Pizarro contra Almagro, al que también dió matarile. El hijo de este contra Pizarro, al que rebanó el pescuezo en su casa de Lima. Gonzalo Pizarro, hermanastro de Francisco, y el gobernador Vaca de Castro contra Almagro, al que enviaron a saludar a todos los anteriores con la cabeza bajo el brazo.

Y por si fuera poco, va la Corona, allá en España, y se pone tiquismiquis con los derechos de los indios por culpa de un tal Bartolomé de las Casas, que lleva años dando la murga con que si los indios tienen alma y cosas por el estilo. En 1542 se promulgan las Leyes Nuevas, que reorganizan la administración de las colonias, prohíben la esclavitud de los indios y equiparan sus derechos a los de cualquier vasallo peninsular del Rey. Para aplicar estas leyes se envió a Perú, con el título de Virrey, al también abulense Blasco Núñez Vela, pero su mando en plaza duró poco. Los encomenderos -la encomienda era la figura jurídica utilizada para la explotación de la tierra y de los indígenas-  se sublevan, eligen a Gonzalo Pizarro como líder y decapitan a Blasco.

Todo esto llega a oídos de la corte y, como ya hemos dicho, Francisco de los Cobos pone sobre la mesa el nombre de La Gasca. El objetivo era enviar a Perú a un negociador, un diplomático hábil que supiese ganarse a los compañeros de Pizarro antes de enfrentarse abiertamente a él. El emperador acepta la sugerencia de de los Cobos y nombra a La Gasca presidente de la Real Audiencia de Lima -el tribunal del virreinato- y le dota de plenos poderes. La Gasca llega a las colonias en 1546. ocupa el vacío de poder dejado por Núñez Vela y comienza a maniobrar para atraer al bando realista a los lugartenientes de Pizarro ofreciéndoles el perdón real y la posibilidad de mantener sus encomiendas. Uno a uno, los sublevados (Pedro de Hinojosa, Sebastián de Benalcázar, Pedro de Valdivia, Pedro Ramírez, Juan de Cáceres, etc.) van cambiando de bando. El enfrentamiento final entre las tropas fieles a la Corona y los sublevados se produce a 25 kilómetros de Cuzco, en lo que se conoce como Batalla de Jaquijahuana, aunque de batalla tuvo poco: antes de comenzar, la mayor parte de las fuerzas de Pizarro desertaron y se unieron a La Gasca. Capturado Pizarro, fue juzgado y condenado a muerte.

Y de premio un obispado.

Sofocada la rebelión, La Gasca reorganizó la administración del Virreinato. Su principal objetivo fue reforzar la autoridad real en la colonia, aunque también reformó la administración de justicia, realizó gestiones en favor de los indígenas (sin llegar tan lejos como las Leyes Nuevas que provocaron la revuelta de los encomenderos) y organizó y permitió varias expediciones para aumentar la zona bajo control español. Considerando acabada su misión, en 1550 vuelve a la península con las mismas posesiones con las que había salido de ella, es decir, ninguna. Carlos I, como pagó por sus servicios, le nombró obispo de Palencia y su hijo, Felipe II, obispo de Sigüenza años después.

Allí murió en 1567 y desde allí salieron sus restos para reposar en la Iglesia de la Magdalena, el rincón de Valladolid del que hemos comenzado hablando.

 

Desde el día (y la noche) de Rauma

No es Ávila aunque podría, pues la nieve no entiende de fronteras.

394236_3065780924918_427282269_n

De Ávila a Finlandia

El otro día les prometía hablarles de mi amigo y cholista @AndresG84, quien tiene de encabezado en Twitter la frase “Solo en el diccionario la palabra éxito viene antes que trabajo” y ese podría ser el resumen de lo que les vengo a contar. La historia de un abulense por el mundo.

Nos conocimos en la escuela de idiomas, estudiando alemán. Yo aquello lo dejé cuando empezamos con las declinaciones, para las que me sentía incapaz, y al fin y al cabo ya sabíamos decir “guapa”, “cerveza”, “te apetece ir al cine”, “casa” y “telefono”. Lo básico para no morir en una fiesta de la cebada.

1503853_10202690252035413_472799615_n

Cholismo sobre hielo

Tiempo después de nuestros años de alemán, me encontré a Andrés y su gemelo en un tren destino Madrid. Me contaron de sus estudios, cosas más complicadas aún que el alemán, ahora iremos a ello. Y fue ya hace no mucho cuando de repente le vi en  el Diario de Ávila. Todo su trabajo había tenido éxito: un empleo en Finlandia. Una historia que quería traerles por aquí, junto a unas cuantas fotos que dan frío.

– Lo último que sabía de vosotros era vuestra pasión por los aviones pero que habías optado por Ingeniería Naval… ¿Cómo acaba todo aquello en Finlandia?

Mi idea era cambiarme a Ingeniería Aeronáutica pero me sentí muy cómodo en una Escuela tan pequeña y familiar, donde nos conocíamos todos. Llegué a Finlandia luego con una Beca Erasmus, era un lugar que siempre había conocer. Enfoqué mis estudios para conseguir un trabajo allí, realizando como proyecto fin de carrera un buque rompehielos. En Mayo conseguí una entrevista para trabajar en Rolls-Royce en la ciudad de Rauma. Espero vivir mucho tiempo en esta ciudad.

¿Y qué tal te manejas con el finés?

555149_3524163824204_1444790015_n

Paisaje finlandés

El idioma es muy complicado, aunque la pronunciación se asemeja al castellano. Cuesta mucho aprenderse unas palabras larguísimas, yo he aprendido algunas cosas (Kiitos-Gracias, Huomenta-Buenos Días) pero no entiendo nada cuando me hablan.

 ¿Y el tema de los horarios, el día y la noche?
El horario es muy diferente. Comemos a las 11.30. El otoño y el invierno son oscuros, llega a anochecer un poco más tarde de las 15:00 y amanece a las 10:00. El peor mes es Noviembre, porque además de oscuro llueve mucho. El verano sin embargo es muy atractivo porque hay prácticamente 24 horas de luz y una temperatura muy agradable. La gente es más alegre y disfrutan haciendo actividades al aire libre a cualquier hora.

WP_20140112_13_32_48_Panorama

¿Cómo se ve España desde allí¿ ¿Qué sabe de España un finlandés medio?

La realidad española se ve lejana desde aquí, si ves las noticias que llegan parece que el país se esté derrumbando. Los finlandeses disfrutan del sol ibérico en la costa de Málaga ¡Les encanta Fuengirola! Alguno menciona a Pedro Almodovar y por supuesto los equipos de fútbol. Y como apunte curioso, se piensan que en España nunca hace frío.

Yo gracias a Internet puedo seguir a diario lo que pasa en España, escucho la radio y veo algunos programas de TV online. Por supuesto, los partidos del Atleti no me los pierdo.

Oye… una duda ¿Hace más frío en Ávila o en Rauma?

166086_10200982190538388_409470144_n Yo paso más frío en Ávila pero seguramente porque nos abrigamos peor. El frío se combate con buena ropa de abrigo y un buen gorro para proteger la cabeza. Las calefacciones son excelentes y el aislamiento de las casas es muy bueno. Lógicamente en Finlandia hace mucho más frío. Esta semana el termómetro no ha subido de -15ºC.

Háblanos de Rauma… también con un casco histórico Patrimonio de la Humanidad

Tiene unos 40 mil habitantes, estamos en la costa oeste, con una gran tradición marítima en el Báltico. Mi idea es quedarme muchos años aquí. Se vive bien y los salarios son altos.

Apartado de corazón… ¿Alguna finlandesa a la vista? ¿Hay españoles por ahí?

Mis jefes me sugieren que me busque una que me ayude a aprender el idioma y en ello estoy. Al menos en Rauma no conozco una colonia grande española. He visto solo a un compatriota que vino por lo que suelen venir todos…su mujer es finlandesa. El resto trabajan en la central nuclear que hay a unos 20 kilómetros.

1441179_10202252124202491_192652761_n

¿Más fácil el alemán o el finés?

Del alemán sinceramente recuerdo bastante poco. No lo he utilizado para nada desde que dejé las clases, así que prácticamente lo he olvidado. Recuerdo que teníamos compañeros peculiares y los ejercicios de audición eran interminables conversaciones ininteligibles.

__

Le digo Kiitos en este café cibernético y me responde con un Huomenta que traslado a todos ustedes. No me resisto a preguntarle por algo de hace unos cuantos lustros ya… y es que Andrés y su hermano salieron en la TV. Fue en aquel programa llamado Superguay

“Lo presentaban Miliki y Rita Irasema. Mi hermano fue el único ganador de la prueba, en la que los concursantes solo tenían que decir `Tres tristes tigres´. Yo fallé, jajaja”.

Seguro que alguien más vio aquello y hasta lo recuerda. Ahora Andrés marchó a Rauma y dice que al volver “Ávila parecía mejor que cuando la vi anteriormente”.  Esperemos que esa sensación se mantenga en las próximas visitas.

Un abrazo como un casco histórico patrimonio de la humanidad de grande, amigo.

A %d blogueros les gusta esto: