Líderes en aprovechamiento

Las vías del tren. #Ávila

A post shared by Juan Luis del Pozo (@__willy_) on

En tierras abulenses somos muy de aprovechar. Nacimos para aprovechar. Es uno de los deportes locales más practicados. Aprovechamos cualquier cosa para cualquier otra cosa. Un ejemplo es esta noticia que me encuentro en Diario de Ávila: El PP pide una lanzadera a Madrid aprovechando el desvío de trenes por Medina. Por si os choca un poco el asunto os cuento que es un aprovechamiento de manual. La noticia cuenta, por ejemplo, que…

El Partido Popular intenta dar la vuelta a lo que puede resultar una amenaza para el futuro ferroviario de Ávila, convirtiéndolo en una oportunidad de mejorar la conexión con Madrid.

En realidad, el Partido Popular pretende darle la vuelta a lo que su gobierno nacional ha consentido, dejar a Ávila sin trenes y quieren venderlo como un logro cuando en realidad, esta solución, no pasa de ser un parche a una situación más que complicada para nuestro futuro. Decidieron conectar Madrid con Salamanca vía Medina del Capo, dejando a nuestra ciudad fuera de esa unión y, por consiguiente, prácticamente aislada en cuanto a tráfico ferroviario se refiere. Una vez se complete la idea se replanteará el servicio de trenes que pasan por nuestra ciudad ya que muchos que cubrían ese trayecto hasta Salamanca dejarán de pasar por Ávila y por tanto de hacer parada en nuestra estación. Una vez que eso suceda, el tráfico de la línea Ávila-Madrid disminuirá considerablemente, evidentemente, porque nos quitan trenes, lo que Sebastián González pretende “aprovechar” para hacer un tren lanzadera a Madrid. 

González habla de  un plan específico para la realización de este proyecto que «ya está en los presupuestos de este año con 300.000 euros, y que parece que en el ministerio ha sido bien acogido», con la ventaja de que es una cuestión que «no requiere presupuesto, sino que requiere planificación y gestión».

Ojo. Un tren lanzadera a Madrid no significa alta velocidad, ni siquiera velocidad moderadamente superior a la actual, para eso tendrían que hacer actuaciones de mejor en las vías, antiguas ellas, y poner en marcha trenes nuevos. En el caso de Ávila…

«con los surcos que nos dejan libres (los trenes que os quitamos) queremos que se mantenga el compromiso de que los podemos utilizar a disposición de los abulenses con una serie de lanzaderas a Madrid, un tren directo con un horario consensuado y acordado por todos que dé servicio fundamentalmente a los trabajadores y a los estudiantes y también a los turistas», todo ello «sin necesidad de hacer inversiones en la vía, porque eso está descartado sobre todo en lo que es el cuello de botella de El Escorial a Las Rozas y de Las Rozas a la estación del norte»

Y todo esto para conseguir que el trayecto de Ávila a Madrid se quede en un trayecto de “una hora o una hora y cuarto”, trayecto que se completa actualmente en algo menos de una hora y media si eliges el tren correcto. Esto me hace pensar que el asunto, como bien dice González, no es un problema de presupuesto, sino de planificación. Es decir, de eliminar las paradas intermedias para no  perder tiempo y así ganar 15 minutos en el trayecto. Un plan redondo.

Un plan redondo con el que aprovechamos para olvidarnos de la gente de los pueblos que usan esa línea. Un tren directo de Ávila a Madrid, o dos, o tres (que no es cuestión de pasta), deja en una muy difícil situación a los vecinos de la zona de Pinares (Navalperal, Las Navas…). ¿Acaso se llena un tren de Ávila a Madrid con los trabajadores y estudiantes que se desplazan a diario de aquí a la capital? Yo lo voy dudando. De hecho, el tren sale de Ávila medio vacío y se va llenando a medida que pasa por las localidades de la provincia. ¿Es pues un tren lanzadera sin paradas la solución a los problemas que la escasez de trenes va a traer a nuestra provincia? Pues yo lo sigo dudando. 

Total. Que aprovechando que os la vamos a meter doblada con la alta velocidad y que os vamos a dejar sin trenes vamos a venderos las bondades de llegar a Madrid en tan solo una hora y cuarto como si del final de la crisis se tratara dejando patente que solo nos interesan los ciudadanos de segunda, los de la capital, en detrimento de los de tercera, que son los de la provincia. Sí, digo bien. En Ávila no hay ciudadanos de primera. Lo somos de segunda o de tercera… Pero eso, para aprovechar bien el tema, os lo cuento otro día.

A %d blogueros les gusta esto: