Otoño: caen las hojas, sube el paro

Paroseptiembre2014Según el CIS, el paro preocupa cada vez menos a los españoles. No es que preocupe poco -es el principal problema para más del 75% de los encuestados-, pero antes estábamos todo el día pensando en ello y ahora solo desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. La preocupación por el paro ha caído 10 puntos desde 2012, ha pasado de angustia a angustita, y eso antes de conocer que hay o había un perro en un piso de Alcorcón con ébola. Ahora el paro solo debe preocupar al que no tiene dinero para comprarse un traje NBQ en condiciones y tiene que recurrir a pegar los guantes de cocina al impermeable del parque de atracciones con cinta de embalar.

 IntermensualseptiembreDurante el pasado mes de septiembre, el paro aumentó en nuestra provincia en 230 personas, hasta las 16305. A pesar de todo -y “todo” es mucho: estacionalidad, cobertura, tipo de contratación, etc.- hay que reconocer que no es un mal dato. Es la menor subida del paro en un mes de septiembre desde que comenzó la crisis, es la primera vez en seis años que septiembre cierra con menos parados que el mes anterior y el comportamiento del desempleo durante el verano solo ha sido peor que en 2010, cuando los famosos brotes verdes del anterior gobierno.

Interanualseptiembre¿Quiere eso decir que podemos hacer acopio de latas de conserva con la tranquilidad de que si estalla una pandemia mundial con epicentro en Alcorcón al menos podremos cogernos la baja en el trabajo? No coja su escopeta de balines tan rápido. Desde hace unos meses venimos advirtiendo de que las perspectivas no son buenas y de que indicador adelantado tras indicador adelantado, todo parece anticipar una ralentización del crecimiento en Europa cuando no una nueva caída. La cosa es tan grave que en la última revisión de las previsiones de crecimiento del FMI, España es la gran economía que mejor parada sale, la locomotora del vecindario, uno de los pocos países que ha recibido revisiones al alza.

verano2014En pocos días empiezan en la ciudad las celebraciones por el centenario de Santa Teresa, unos actos que, más allá de su componente cultural o cultual, se ven como una gran oportunidad para la economía abulense o al menos para su principal sector. Ilusionantes perspectivas, cielos azules y solecitos con sonrisas picaronas, que no deben hacernos olvidar que no toda la ciudad puede vivir del turismo.

PS1.- Le prometí a @Ana_Cordobes que modernizaría la visualización de datos. Para la próxima, palabrita del niño Jesús.

PS2.- El pasado mes no tuvimos datos del paro por el blog porque andaba muy liado. Pido perdón por los daños psicológicos causados.

PS3.- ¿A partir de qué hora está bien visto socialmente saquear supermercados? ¿Vale con que haya caído el sol o hay que esperar hasta la madrugada?

 

Fase E del sueño

Linea_ferrocarril

Sueños tenemos todos, no solo el señor Negro. Lo que yo he vivido esta noche ha sido más bien una pesadilla surrealista que comienza con mi persona en un oscuro portal de un barrio cualquiera. Tengo dos cabezas (lo que no parece preocuparme lo más mínimo) y subo escaleras esquivando en cada piso a personas que, rotulador en mano, intentan pintarme la ropa –sí, llevo ropa-.

Cuando llego a la azotea, mi gata me abre la puerta. “¿Qué tal todo?”. “Bien. ¿Y tú?”. “De puta madre”. Nos echamos un pitillo los dos mirando la puesta de sol (todavía me permito el vicio de fumar en sueños). El animal y yo discutimos sobre la nueva posición de Messi en el esquema del Lucho, hasta que ella expulsa una enorme bola de pelo que me obliga a correr como un vulgar Indiana Jones perseguido por una piedra rodante. Salto y aterrizo ante una ventanilla de atención al público.

Hasta aquí, todo ocurre sin alterar mi tranquilidad lo más mínimo. Forma parte de esa lógica ilógica que tienen todos los sueños. La pesadilla empieza ahora. ¡Santo dios! Estoy en una estación de trenes e intento comprar un abono de transporte mensual para ir y venir de Madrid. Sí, lo sé: es aterrador. Aquellas personas que sufran enfermedades de corazón pueden abandonar aquí la lectura.

El señor del otro lado del cristal me pregunta que dónde está ubicado el sueño. “Ni zorra”, respondo. “Pues aclárese porque no es lo mismo estar en Ávila o en Segovia, que en Guadalajara o Toledo”. Esto último lo dice gritando, muy enfadado. E insiste: “¡Aclárese! ¡Aclárese! ¡Aclárese!”. Empiezo a llorar y haciendo un puchero le digo que soy de Guadalajara de todo la vida, del casco histórico.

El taquillero me mira con sus tres ojos y empieza a reírse. “Mentirosssssssso”, dice con su lengua viperina. “Tú eres de Ávila”. Yo lo niego. “No, no, noooooo”. Pero él continúa riéndose. “De Ávila y con dos cabezas… ¡La cosa te va a salir por un pico!”.

El humo del tren

En el Círculo de Bellas Artes de Madrid había hace tiempo, no sé si seguirá, una exposición dedicada al urbanismo y a las infraestructuras. La muestra incluía una serie de mapas de España en los que las ciudades aparecían localizadas en función de lo que se tardaba en llegar desde ellas a Madrid en los distintos medios de transporte disponibles. Los mapas empezaban, creo recordar, en 1970 y el cambio era absolutamente brutal. Salvo excepciones (Extremadura está más lejos de Madrid ahora que en 1980) el país se encogía década a década, como una camiseta de mercadillo. Acortando distancias, acercando personas que dirían desde el Ministerio de Fomento. Ávila en esos mapas permanecía prácticamente estática desde 1980 y tan solo la apertura de la A51 acercaba levemente nuestra ciudad a la villa y corte.

Ayer, Gonzalo Ferrer, presidente de Adif, presentó en el Congreso de los Diputados los presupuestos y las previsiones para 2015 de la entidad pública empresarial responsable de la gestión, construcción y explotación de la mayor parte de infraestructuras ferroviarias de la piel de toro. Habló de dinero, de inversiones y también de la puesta en servicio de nuevas vías, la mejora de algunos trazados y los efectos que esas actuaciones iban a tener sobre los tiempos de viaje. Por ejemplo, un madrileño que quiera ir a comerse una paella a Valencia tardará solo una hora y quince minutos en llegar hasta los dominios de la Gurtel Rita Barberá. Si el mismo madrileño pasa de la paella y quiere acercarse a Burgos a tomar unas cañas, el viaje solo le llevará una hora y cuarenta y cinco minutos. Y si después de tanta comida lo que le apetece es darse un paseo por la Alhambra, de Madrid a Granada tardará dos horas y cincuenta minutos.

Podemos discutir sobre su precio y su necesidad, pero es innegable que el salto dado por las infraestructuras de transporte patrias en las últimas décadas es pasmoso. En la presentación de Adif se habló mucho de nuestra región: de Zamora, de Burgos, de Palencia, de León. Y también de Salamanca. Si al madrileño anteriormente citado le apetece tomarse unas pinchos por Van Dyck o cambia los campus de la Complutense por los de las riberas del Tormes, el viaje entra ambas ciudades durará una hora y veinticuatro minutos. ¡Menos de hora y media! Exactamente lo mismo que tardaría en llegar hasta Ávila en el tren más rápido de los disponibles. ¿Cómo es posible tal maravilla? Por la puesta en servicio de las mejoras en la línea entre Salamanca y Medina del Campo. A partir del año próximo, los viajeros que vayan desde Madrid a la capital charra podrán elegir viajar por Medina y tardar hora y media o viajar por Ávila y tardar dos horas y media.

No hace falta ser muy listo para suponer que esa nueva ruta reducirá el número de viajeros que con destino Salamanca pasan por nuestra ciudad y una vez que esto suceda tampoco resulta difícil suponer que se reducirá el número de trenes y servicios.

Hace dos años, Ramiro Ruiz Medrano, delegado del Gobierno en Castilla y León, prometió que el trayecto entre Madrid y Salamanca se reduciría a una hora y veinte minutos. Promesa cumplida. Pero el delegado del Gobierno, ante las dudas de los medios abulenses, juró y perjuró que esa mejora se daría en la línea que pasa por nuestra ciudad. Mintió, y su mentira solo tardó dos meses en hacerse evidente, el tiempo que tardaron en concretarse los planes de Fomento.

Con aquellas obras a punto de entrar en servicio, los altos mandos del PP de la ciudad, la provincia y alrededores (al diputado Casado le metemos en este último grupo) vuelven a vendernos, con motivo de los Presupuestos del Estado del año próximo, el brillante futuro del ferrocarril abulense mientras a su alrededor las vías, como la ciudad, se oxidan.

Vuelven a vendernos humo, lanzaderas, planes estratégicos y mentiras; pero será nuestra culpa si volvemos a dejarnos engañar.

PS1.- Ejem.

De nuevo, humo

No me creo nada. Lo siento. Soy así de escéptico, pero no me lo creo. No me creo que la escuela de policía en los próximos años vaya a tener más de 1.000 alumnos de nuevo. No me creo que en unos meses se vaya a reducir o eliminar el peaje de del AP-51. No me creo que con un millón de euros dé para un proyecto que necesita 80 ni me creo que ese millón sea solo para un estudio previo que ya se hizo hace 8 años. Y si lo es significa, hablando claro, que alguien se va a llevar 1 millón de euros por tocarse mucho las pe… por no hacer nada.

No me creo que antes de aprobar las ordenanzas municipales haya empresas que quieran venir a Ávila, no me creo que vayan a “renovar por completo” la línea de ferrocarril de Ávila a Madrid. No me creo que la situación del Museo del Prado vaya a desbloquearse.

Y podéis llamarme incrédulo, claro, ¿por qué no? Así que para demostrados que no lo soy voy a deciros cosas que sí me creo…

Sí me creo que en 2015 hay convocatoria de elecciones municipales y autonómicas, que todo esto que se anuncia sin concretar prácticamente nada no responde más que a populismo para intentar vender a los abulenses una inexistente buena gestión. Que el anunciar tanta mejora para “los próximos años”, “el próximo curso académico” (que comienza ya en septiembre de 2015, pasadas las elecciones) , “los próximos meses…” que puede ser enero o noviembre del año que viene… Todo esto no responde a otra cosa que a intentar vender humo aprovechando la coyuntura de la elaboración de los últimos presupuestos generales antes de que votemos a los nuevos gobernantes para los próximos 4 años.

Los datos de esta ciudad, los de verdad, los que podemos cotejar a fecha de hoy mismo, son otros. Son que en la escuela no hay más de 300 alumnos (y ya regalo unos cuantos), son que todas las ciudades de Castilla y León tendrán alta velocidad menos Soria y Ávila por mucho que nos vendan lanzaderas y otros cuentos para que nos creamos que no va a ser tan malo como los bolcheviques de esta ciudad van vamos a querer vender. Los datos nos indican que tenemos en la provincia 230 parados más a término de septiembre y que parece que ni siquiera el efecto V Centenario va a ayudar mucho a que todas estas cifras sean mejores.

Me creo que esto es más de lo mismo y que Ávila no importa más que para tener un buen sitio donde poner un cunero necesitado de un buen puesto. Que las cosas se pueden hacer mejor, mucho mejor, y que así vamos muy mal.

Por cierto. Ayer se presentaba una nueva iluminación ornamental para los monumentos de la ciudad. Una iluminación que aún no tiene ni plazos ni presupuestos y que, según nos dicen en Avilared… 

El rediseño de la iluminación quiere, “mediante la luz proyectada en los monumentos, comunicar la historia de Ávila” para atraer a visitantes que pernocten la ciudad al ofrecer “un valor añadido por la noche”. García Nieto ha calculado que si aumentan las pernoctaciones en un 30 por ciento, los ingreso en la ciudad serían de 19 millones de euros.

La reflexión es importante. “si aumentan las pernoctaciones un 30% los ingresos en la ciudad serían 19 millones de euros…” y si mi abuela tuviera ruedas sería… ¡una bicicleta!

De nuevo humo.

Santa Hipster

Es un empeño histórico de “esta nuestra comunidad bloguera” el fomentar que Ávila y provincia sea smart. Pero más que smart, moderna que te rilas. Con esa intención, aquí hemos pedido que se impulsen iniciativas como que la Palomilla se haga del Espanyol, se fomente un macromeeting internacional del Dardo o el ponerle una plaza a Michelle Jenner.

Y esta vez vengo con algo más audaz si cabe. No les pillará por sorpresa porque al fin y al cabo es el título de la entrada…

Celebremos “Santa Hipster”.

La idea me llegó tras un intercambio de tuits sobre la cuestión catalana. Doña @PJGarcinuno apuntaba que…

Y, oigan, poca broma con el tema. Según se lee en Ávila Turismo sobre la leyenda referida…

“Desesperada porque nota como se acerca el susodicho, pide a Dios que ‘le diese alguna fealdad en el rostro’ y de su rostro nace al momento una densa barba `tan espesa y tan compuesta como si fuera varón’.”

Aparte del hermanamiento que supondría con nuestro país vecino – siempre llevando el tema de forma delicada para que Olivenza no fuera invadida a modo de desagravio –  este acto sería todo ventajas. Podrían venir de invitados desde el nuevo Rey (y de paso se invitaba a Doña Letizia a un buen chuletón, que nunca viene mal para el estilismo) a Justin Timberlake, Batman, Illarra (valga la redundancia), su pony, Xabi Alonso, Russian Red y Arda Turan . Será por colchoneros en Ávila

El tema es que esto habrá que organizarlo rápido, que las modas vuelan y las barbas del vecino se ponen a remojar. Es decir, que lo hipster pronto será ir afeitado porque lo de los pelacos será ya demasiado mainstream.

Propuesta de mascota para el evento.

Propuesta de mascota para el evento.

Como primera medida, propongo que se organice un flashmob – desde la UCAV mismamente – con todo el equipo municipal embarbado, custodiados por Los 4 Pelos, Michelle Jenner y un invitado especial… el más moderno de todos los modernos.

¡Pablo Iglesias!

¡Claro que se puede! Los modernos, como es bien sabido, son muy además de gastarse las perricas en la zona de celebración: merchandising, marketing, fotos con la mascota de la ciudad. Lo que se tercie. Por si fuera poco, la polémica estaría servida con lo que eso ofrece de publicidad gratuita: entre lo laico y lo religioso, lo moderno y lo tradicional, lo irreverente y lo innovador. Directo de La Sexta noticias garantizado, con lo que pones a Ávila en el mapa, internacionalizas y categorizas.

Yo dejo ahí la idea, sin necesidad de royalties ni ná.

Pd: Lo de la barba adjunta en el gif se podría hacer con revolconas y torreznos.

Los PGE de 2015 para Ávila y provincia.

image

El PP ha organizado hoy sábado un acto en nuestra ciudad para difundir los Presupuestos Generales del Estado para el año 2015 aprobados ayer por el Gobierno de la Nación. El acto, que ha contado con la participación de varios altos cargos del gobierno nacional y regional, entre ellos el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y el vicesecretario general de comunicación del PP, Carlos Floriano, ha sido clausurado por María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha.

El siguiente vídeo es un resumen de las declaraciones realizadas por los diferentes cargos presentes en el acto sobre el impacto de los citados presupuestos en la ciudad y provincia de Ávila.

 

Smartizados

Como todos ustedes saben, y si no ya se lo cuento yo, Ávila es una ciudad moderna. Pero moderna de la hostia. Nada de camisas de franela a cuadros, barbas y gafas de pasta. Moderna de verdad: farolas led, aparcamientos subterráneos, tiendas de yogurlado, coches que vuelan, códigos QR para los bomberos, androides de protocolo en cada esquina, redes sociales, redes móviles de octava generación a prueba de macroeventos, fibra óptica, minicentrales hidroeléctricas… Una ciudad inteligente o, como se dice ahora, una smartcity (así todo junto y con acento del este de NY).

Como su propio nombre indica, una ciudad inteligente es una ciudad lista, culta, instruida, que sabe latín, leída y viajada, que compara antes de cambiar su seguro de coche o de comprar un billete de avión. Una ciudad abierta al mundo física, virtual y mentalmente; sin fronteras. Ahora todas la ciudades de la cristiandad hispana -no, esto no ha sido idea nuestra- quieren ser smart, de la misma forma que antes todas querían tener un edificio de Calatrava, un tranvia a ninguna parte, un palacio de congresos feo o un museo de arte contemporáneo vacío. Las modas, ya saben ustedes, que afectan a todas las personas, incluso a las jurídicas.

Por desgracia, la implantación de las nuevas tecnologías no se está produciendo al mismo ritmo en todos los barrios. Mientras en algunos rincones la modernidad lo impregna todo como un suave perfume, otras partes de la ciudad siguen oliendo a siglo XX y a modems que suenan como gatos sometidos a tortura. Y no, no estoy hablando del ADSL del Fresno; hablo del Ayuntamiento. ¿Del nuestro? Sí, del nuestro.

Hasta el Ayuntamiento de Ávila, o más concretamente hasta los despachos de los que allí mandan, no parecen haber llegado nuevas remesas de tecnología desde que sustituyeron el ábaco por calculadoras Casio. Allí el siglo XXI aún no se ha abierto paso. ¿Pruebas? Las que ustedes quieran. Aquí les dejo unas pocas.

Prueba nº1: El alcalde y el teniente de alcalde José Francisco Hernández Herrero preparan un pleno municipal. Elementos tecnológicos de la imagen: la virgen románica del fondo de la imagen, que por cierto luciría más expuesta en un museo, y la lámpara que confiamos sea LED.

Prueba nº2: Otra instantánea natural y espontánea, también previa a un pleno. Aquí la tecnología sí esta presente: el aparato de aire acondicionado/calefacción del fondo. También hay un plato de cerámica pintada encima de la mesa, lo que nos permite datar la imagen en algún momento posterior a la invención del torno

Prueba nº3: Otra reunión, está parece menos preparada que la anterior. La lámpara, muy parecida por cierto a la de la primera prueba, vuelve a ser el principal elemento tecnológico de la imagen. Antes de continuar, dediquemos un minuto de silencio a todos los árboles caídos para nutrir de celulosa a esta reunión.

Prueba nº4: Últimos preparativos para el día del deporte en la calle. Los responsables son sorprendidos (codazo, codazo, guiño) en medio de una reunión, de pie, mirando unas fotocopias. Todo muy dospuntocero. Como la fotocopiadora no sale en la foto, el reloj del policía pasa a ser el elemento tecnológico más puntero de la imagen.

Prueba nº5 (y última): Presentación de la Operación Asfalto. Hay un micro, pero igual es prestado. Los planos extendidos sobre la mesa, algo seguramente de tremenda utilidad para los periodistas que estén sentados en frente

Queremos, antes de finalizar, mandar un mensaje de tranquilidad a los abulenses: hay ordenadores en el Ayuntamiento, al menos uno. Lo de la pantalla ¿es Internet Explorer?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.256 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: