Tomás Luis de Derrota

Recuerdo como uno de los momentos más felices de mi infancia cuando bien mis padres (y madres) o mis tíos nos metían en el coche a mis primos y a mí para ir al cine a la capital (sí, estoy hablando de Ávila). Antes teníamos que sortear la gran cantidad de coches que se aglomeraban minutos antes de la sesión en los alrededores del Tomás Luis de Victoria para buscar un aparcamiento. Una vez dentro, íbamos derechos al puesto de palomitas, ¡ay las palomitas! ¿Se acuerdan de cuando no era necesario poner a la venta un riñón en el mercado negro para comprar el tamaño gigante? Años más tarde yendo con los amigos y, claro, las primeras chicas, en las que las películas pasaban a un segundo plano pero el cine seguía siendo algo importante.
 
Todo esto viene al caso de la noticia del cierre del Tomás Luis , noticia que a muchos no nos ha sorprendido, pero sí,algunas declaraciones de los últimos propietarios en las que afirman que el cierre “puede considerarse un fracaso de la sociedad abulense, que no entendemos muy bien por qué no ha dado una buena respuesta a nuestro proyecto”. Reaccionando así como ese novio desamparado cuando le deja su chica sin darle si quiera una explicación. Más traumático fue para mucha gente cierres como el del bar Patas en El Grande, sin que nadie acusase a la sociedad abulense de no estar a la altura de esos callos.
 
Más aún cuando, es posible, que ese modelo de negocio hubiese fracasado igualmente en Madrid. Películas antiguas a precios actuales, películas actuales sin ningún interés para el espectador medio y poca o nula publicidad. Sólo había que echar un vistazo a la cartelera del último día: una película biográfica sobre el Papa Francisco, una comedia italiana random, una producción venezolana con una sola crítica en filmaffinity (y no precisamente buena) y una película belga con buena crítica y poca taquilla. Puede que, al fin y al cabo, no toda la culpa la tengan los abulenses.

 

Dibujo

 

PD: Perdón por el título, pero quería sentirme redactor de Marca por un día.

Crónicas desde el búnker

Justoen_underground_bunker21

Sí, seguimos vivos. He decidido romper el aislamiento en el que nos encontramos para lanzar este mensaje de calma a nuestros seguidores, admiradores, familias y acosadores. Sí, estamos en un búnker. La localización es secreta, claro, para que no nos vengan a molestar. Si alguien quiere traer algún regalo -empieza a escasear la comida aquí abajo- que nos deje un comentario; todavía tenemos algo de oxígeno en el equipo autónomo para salir a buscarlo.

Lo que no terminamos de entender es cómo pueden ustedes seguir vivos allí arriba. ¿No ha acabado la inestabilidad surgida de las urnas con España, la democracia liberal y la civilización occidental? Nos referimos, claro, a inestabilidad nacional, que en Ávila y Castilla y León los muchachos de naranja ya se están encargando de que las aguas se mantengan calmas. ¿Llevamos más de 20 días sin gobierno y aún no hay hordas de zombies devorando cerebros? ¿Acaso no era este el fin del mundo que pregonaron los profetas? Mierda de apocalipsis.

Y encima 2016 es un año horrible, poco sonoro, de rima difícil para poetas callejeros, raperos y tuiteros intensitos. 2016, ¿me agacho y no me veis? ¿Esto es lo que tengo y me lo cogéis? ¿Os tiro del dedo y me lo traéis? ¿Cuidado no me piséis? Deberíamos haber pedido una prórroga de 2015. ¿Se imaginan? Con la tontería podríamos haber estirado el Centenario de la Santa durante otros seis meses.

Por que esa es otra, 2016 no solo rima mal, es que además es un año que te deja frío. Venimos de tirar la casa por la ventana celebrando los fastos de la Santa y ahora nada ¿qué hay este año? ¿El centenario de la primera visita de Lorca a Ávila? ¿El centenario de la llegada a la ciudad de Caprotti? Si un centenario no da para poner un par de estatuas y banderolas de esas que se lleva el viento, ni es centenario ni es nada. En 2016 nos toca confiar en que los efectos del Centenario teresiano se sigan notando en la llegada de turistas y cruzar los dedos para que los demás motores y motorcillos económicos de la ciudad sigan funcionando al menos igual que este año. Y que llueva.

A mi lo que me da más miedo de este año que empieza es lo del PGOU. Igual ni se acuerdan de que tenemos eso pendiente. Intenté sacar el tema aquí en el búnker el otro día y nadie sabía de lo que hablaba. ¿Se imaginan ustedes que nos toca apoquinar -el Ayuntamiento somos todos-, pongamos por caso, 30 millones de euros? Vayan palpándose la cartera. En el búnker he propuesto hacer una colecta y ya tengo una galleta rancia y tres botones, uno de ellos medio roto.

Os diría que por aquí también nos tiene preocupados la situación nacional, pero no me gusta mentir. Ávila tiene murallas, no necesitamos más. Bueno, agua tal vez. A ver si nieva de una vez. A nosotros nos vendrían bien unas nuevas elecciones generales, ahora que los catalanes han decidido no darnos el placer, por poder hacer otra vez una porra y salvar una semana de blog con las apuestas, los resultados y los chanzas sobre mi segura victoria y tal; pero intuyo que no va a ser así. Quedaría mal que ahora no les dijese mi pronóstico, aunque aviso que como echador de cartas no valgo mucho. No se fíen, pero creo que va a saltar la srprs.

Me despido ya, que a Pablo le toca su rato de ordenador. Tenemos solo un pc en el bunker y pocas horas de electricidad.

Cambio y corto.

PS.- Lo de la foto es el salón del búnker. Muy funcional, como amueblado en un Ikea soviético.

21 días -Relato a 4 palos- Parte 4

Previously en “21 días”: Parte 1, Parte 2, Parte 3.

Cuaderno de bitácora. Día 20.

Antes de rescatar a Palencia decido volver a ver al cura, quien me facilita la dirección de la casa del cuarto palo. El edificio parece abandonado, subo las escaleras a la par que los gritos van en aumento.

-¡Van a fiscalizarlo todo!¡VAN A FISCALIZARLO TODO!

Abro la puerta y me encuentro al cuarto palo delirando y abrazado a su gata, hay fotos de ella por toda la casa. Cojo una de las muchas botellas de whisky abiertas que hay repartidas por la casa y le doy de beber, también aprovecho para cruzarle la cara un par de veces, la situación lo requiere.

-Rivas, Rivera, Marco Antonio, es todo una tapadera -murmura.

-¿De qué me estás hablando? -aprovecho para asestarle otro par de bofetones.

-No nos dimos cuenta, teníamos que habernos dado cuenta -continúa -. Mañana se celebra la asamblea de la CUP, ahí se decidirá todo. Han echado mano de Woody Events para organizarlo todo, la Primera Orden está detrás.

Con tanta información me vuelven los gases,pero mi compañero sigue ensimismado y taciturno, no se percata. He de ir a esa asamblea, allí podré encontrar todas las respuestas.

Cuaderno de bitácora. Día 21.

Consigo camuflarme entre los asistentes a la asamblea y me acerco al escenario, parece que fuesen a tocar los Rolling Stones. Dos millones de vatios de potencia, bailarinas, acróbatas, Ronaldo el gordo y una colección de exconcursantes de Gran Hermano 7,9 y 15. Aparece Woddy en escena:”las pequeñas cosas son las que me hacen más feliz”, comienza diciendo entre aplausos.

Después de un par de chistes del mago More aparece el líder, el hijo de Adolfo Suárez que tras la muerte de su padre se dejó seducir por el lado oscuro del centrismo impostado. Comienza la votación, sólo dos papeletas,la del sí y la del no. En manos de la asamblea el futuro de Ávila.

Pero entonces apareció él, la profecía estaba equivocada, no era Rivera sino un hombre que respondía a las siglas de GB quien traería el equilibrio a la fuerza. El líder creía tener a la asamblea controlada, pero desconocía que GB llevaba años dejándose caer por los círculos y disolviéndolos, sea por convencimiento, sea por hartazgo. A la hora de la votación los círculos ya no estaban organizados y votaron a GB como nuevo alcalde para poder volver a su casa con la familia cuanto antes.

Marco Antonio, Rivera y Héctor Palencia fueron liberados y siguieron con su vida lejos de la política. GB recuperó la seguridad en la ciudad y convirtió el ayuntamiento en el más austero de Europa del sur, hecho que fue reconocido por la mismísima Angela Merkel. Los 4 Palos pasaron a ser el órgano de propaganda del nuevo Ayuntamiento, dirigido con mano férrea por el nuevo líder.

21 días -Relato a 4 palos- Parte 3

Previously en “21 días”: Parte 1, Parte 2.

Cuaderno de bitácora. Día 12. Fecha estelar 2342.3

Las patatas crecen con energía sobre el parqué del salón. ¡Nunca pensé que las heces humanas fueran tan buen fertilizante! Solo espero que no cojan sabor y que no se entere mi casero.

Quedan 10 días para que la asamblea de la CUP (Comisión Unificada de Procastinadores) decida quién será el próximo alcalde de Ávila tras la abolición de la democracia representativa. Bueno, 10 días si el resultado no es un empate, claro, que igual estoy yo aquí estresándome y tengo toda la vida.

Os resumo mi situación: tengo agua de sobra -la mayor parte es pis reciclado, una sustancia en esencia no muy distinta a la que sale por los grifos de la ciudad-, aunque se me están acabado las galletas con trocitos de chocolate del Mercadona, he visto a dos de los famosos Palos y tengo algo más claro que al principio de qué va todo esto. En 2016, la ciudad, gobernada por un tal Rivas, se vino abajo. Todo empieza cuando desaparece un tal Héctor Palencia y ahora gobierna sobre el caos, la destrucción y el pillaje un tal MARCVS ANTONIVS. La solución a todo este embrollo, según el cura de una tienda de bricolaje, la tiene Albert Rivera.

Sí, yo también me quedé un poco así cuando me lo dijo. Y el tipo lo debió notar en mi cara porque empezó a atizarme con el hisopo en el espinazo mientras me repetía “¡Penitenciagite!” y “¡Clavos del cinco en la pasillo tres!”

Hoy voy a dedicar lo que resta de día a las patatas.

Cuaderno de bitácora. Día 12+1

No soy supersticioso, pero por si las moscas no he salido de casa. Estoy en el sofá, con un gorrito de papel de plata, intentado que las ondas de la antena de telefonía que hay en el edifico de enfrente no quemen mis neuronas. Me duele un dedo del pie, voy a ponerle también papel de plata. Putas ondas.

Cuaderno de bitácora. Dia 14

Sé dónde encontrar a Rivera. ¿No es fantástico? He cenado una de mis patatas para celebrarlo. No saben a caca.

Estuve con el palo de intensos ojos azules. Guapo y buena persona. Un superhombre, sin duda. ¡Y tiene mucho más pelo del que dicen las malas lenguas! Quedé con él a la orilla del río. Bueno, a la orilla de un cauce por el que en otro momento debió correr un río. La desaparición de Héctor Palencia coincidió con la desaparición de otra cosa: la estatua de Adolfo Suárez. ¿Y quién robó la estatua? Albert Rivera. Tras los resultados de las elecciones de 2015 y de las de 2016, Arrimadas se hizo con el control del partido y, antes de emprender su retiro espiritual, Rivera pasó por la ciudad vestido de luto y arrancó la estatua de Suárez. En teoría, el destino de Rivera era Yuste, pero al pasar por el santuario de Sonsoles, escapó de sus captores -la Alegro Compañía de Rosa Díez- y se atrinchero allí con parte de su equipo. Nart y de Páramo están de centinelas a la puerta del recinto y Garicano está intentando convencer a los gorriones de las bondades del contrato único. Todos lucen unas túnicas naranjas bastante horrendas -en opinión del palero este- se han rapado el pelo, tatuado parte de la Constitución en la axila y se hacen llamar “Centrípedos”.

¿Y Héctor Palencia? En una mazmorra de Centripedia (aka Santuario de Sonsoles). Cuando se enteró del robo de la estatua -el principal punto de interés turístico de la ciudad- intentó recuperarla, pero fue apresado y puesto a buen recaudo. Así empezó el caos: con Palencia fuera de juego y la ciudad sin turismo y sin agua, MARCVS ANTONIVS se hizo con el poder con la bendición de Centripedia y la abstención de los demás grupos políticos.

Cuaderno de bitácora. Día 15

He estado evaluando mis opciones.

Cuaderno de bitácora. Día 16.

Me quedé dormido evaluando mis opciones.

Cuaderno de bitácora. Día 17.

Vale. Si la profecía del cura es cierta, Rivera es el elegido. ¿Elegido para qué? He mirado mi contrato, no me pagan por preguntar. El cura no especificó cómo tenía que volver la ciudad, así que presupongo que esposado en un carro tirado por dos bueyes vale. Allí también están Palencia y la estatua de Suárez. Voy, los cojo, los traigo de vuelta y todo listo.

Otra opción es esperar a que las CUP decidan qué hacer. Quedan cinco días para la asamblea. ¿O son cuatro? Soy malísimo para esto. Cinco si contamos hoy, cuatro si no lo contamos. Es frente al Lienzo Norte, en plan concierto de rock cristiano. Mientras tanto puedo comer patatas. He buscado recetas en internet un libro viejo que encontré en un estante.

Cuaderno de bitácora. Día 18.

Me he encariñado con una patata. Las raíces parecían patitas y tenía dos manchitas que parecían ojos y una arruguita que parecía una sonrisa. No me la puede comer. La tengo sentada a mi lado en el sofá mientras escribo estas líneas. ¿Debería ponerle nombre?

Cuaderno de bitácora. Día 19.

Voy a rescatar a Palencia.

Google instalará su sede central en el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles

hospital sonsoles avila

En la mañana de hoy, el alcalde de Ávila y el concejal Héctor Palencia, Teniente de Alcalde de Servicios a la Ciudad, Turismo y Patrimonio Histórico, han presentado, en compañía de Larry Page, Serguéi Brin y Eric Schmidt el proyecto de la multinacional estadounidense Alphabet en la ciudad. La compañía norteamericana, matriz del archiconocido buscador Google y de otros servicios como GMail o Youtube, trasladará sus oficinas centrales y las áreas de desarrollo, innovación, marketing y recursos humanos a la ciudad, lo que supondrá, en palabras de Palencia “un impulso definitivo para Ávila, que podrá competir de tú a tú con las principales capitales del mundo”.

Como ha confirmado Page, fundador de Google y una de las personas más ricas del mundo, el proyecto comenzó a fraguarse hace cinco años, pero no ha sido hasta estas últimas semanas cuando, con la mediación de Palencia y de Rivas, se han logrado superar los últimos flecos administrativos. “Estábamos cansados de los Estados Unidos. Allí todo el mundo tiene un arma, una bandera en el porche y una empresa tecnológica. Sí, ya, somos Google ¿y qué? Allí éramos uno más, del montón, así que empezamos a darle vueltas”. Al parecer, el principal escollo para la implantación de la empresa en la ciudad fueron las reticencias de la Junta de Castilla y León “Nosotros queríamos poner la sede en una isla en mitad de las Cogotas” dijo Page, “pero en Valladolid nos pusieron muchas pegas con el tema del agua, así que miramos otras opciones. El edificio del hospital fue el que más nos gustó: es grande, plateado y tiene muchas camas. Nos gusta que nuestros empleados puedan echar una cabezadita mientras trabajan. Llegamos a un acuerdo y le firmamos un cheque a un tal Juan Vicente Herrera”

Las obras para el traslado de la sede central de la compañía al antiguo complejo hospitalario Nuestra Señora de Sonsoles ya han comenzado. De momento, a medida que los empleados de Alphabet se vayan instalando en sus nuevas oficinas, los enfermos serán redirigidos a otros hospitales de la comunidad. Los menos graves serán alojados en hoteles de la ciudad aprovechando las camas libres existentes tras el fin del Centenario. Desde la Junta de Castilla y León se trabaja en encontrar para los enfermos “una solución definitiva”.

Preguntado sobre las ventajas de nuestra ciudad sobre otras, Brin, cofundador de Google, afirmó “Aquí hace un frío que pela. Vamos a ahorrar una pasta en refrigerar los servidores. Además, vamos a ser la empresa más grande de Ávila, de Castilla y León y, si me apuras, de todo el país. Ya tenemos un equipo de juristas especializado en la caza de subvenciones”.

Rivas y Palencia, que se mostraron durante todo el acto encantados con la llegada a la ciudad de la multinacional, no pudieron concretar, a preguntas de este blog, el número de empleos que creará la empresa tras su desembarco en la ciudad. “Nosotros hemos calculado, siendo prudentes, que entre 10 y un millón” concluyó Palencia. José Luis Rivas prefirió no dar cifras concretas “Habrá que esperar. Traen a mucha gente de América, claro, porque ya los conocen y han trabajado con ellos antes. Nosotros les hemos pedido que piensen en los abulenses y nos han asegurado que cuando contraten a los jardineros procurarán que sean de aquí. Estamos muy contentos”.

Eric Schmidt, presidente ejecutivo de Alphabet, afirmó que la llegada de la multinacional se notará en toda la ciudad “Ya hemos sustituido a un tal Adolfo Suárez por uno de nuestros muñecotes verdes de Android y ahora mismo una grúa está poniendo una G gorda sobre un pilar que hay en un sitio llamado el Grande”

Sin nombre

El acto, al que también ha asistido una nutrida representación de la sociedad civil de la ciudad, se celebró en una cafetería del centro y se sirvieron varios aperitivos. “Una cosa informal” en palabras de Page “para que la gente no piense que somos unos yankis estirados”.

21 días – Relato a 4 palos – Parte 2

[Viene de aquí]

Cuaderno de bitácora. Día 7.

Ahora 14 días. Solo quedan un par de semanas para que la asamblea de la CUP decida quién será el próximo alcalde de Ávila. La anarquía reina en la ciudad. La gente rompe los cristales de las tiendas y arrasa con lo primero que encuentra: yemas, chuletones, productos olfativos de Santa Teresa…

Cuaderno de bitácora. Día 8.

El coche pasó la ITV.

Comí lentejas.

Controlado el otro problema: al final solo eran gases.

Recibí un telegrama del Palo de pelo largo. Dice que podré reunirme mañana con otro palero. Stop. A las cinco de la tarde. Stop. En la Palomilla. Stop.

Cuaderno de bitácora. Día 9.

Este es más feo que el otro. Se me presenta como Ovejo. “No lo has dicho bien –me aclara cuando repito su nombre-. Es con hache sin intercalar”. Lleva unas zapatillas Asics y ropa running de colores llamativos. Da vueltas a La Palomilla sin parar y mira su reloj Polar. “Tengo que bajar de 5 minutos el kilómetro”, repite. Intento seguirle el ritmo y le pregunto quién gobernó después de Rivas. Al principio no me hace caso, pero luego apunta con el dedo hacia arriba. Me fijo en la estatua que corona el monumento. Aunque han mantenido la figura humana envuelta en un hábito carmelita, el rostro de la escultura no es el de Santa Teresa. En su lugar, alguien ha tallado la cara de un hombre con gafas. Me fijo en la inscripción bajo sus pies: “Marco Antonio I, emperador de Ávila (y de sus pueblos de más de 5.000 habitantes)”.

Cuaderno de bitácora. Día 10.

Hoy los gases han regresado y lo han hecho con más virulencia que nunca.

No hay nada en la tele que merezca la pena.

Recibo un telegrama anónimo: “Todas las respuestas las tiene el cura de la tienda de bricolaje”. Stop

Cuaderno de bitácora. Día 11.

Encuentro al sacerdote saqueando la Librería Católica de la calle Don Gerónimo. Mientras me echa agua con el hisopo, habla de una profecía. “Y con el regreso del Elegido será el resurgir de la ciudad amurallada. Y se acabará el llanto y el crujir de dientes. Y vendrá la Alta Velocidad y el Museo del Prado. Y no habrá más peajes”. Cuando me dice el nombre del Elegido, alucino en colores.

(Continúa aquí)

21 días – Relato a 4 palos – Parte 1

A lo loco, aquí estamos con nuestra tradicional historia navideña que nada tiene que ver con la Navidad, el relato a 4 plumas de Los 4 Palos. Ya sabéis cómo va esto. Hoy abro plaza yo, el orden ha sido designado por riguroso sorteo ante notario, y ninguno de mis compañeros sabe lo que he escrito hasta que no está publicado. Después coge el testigo Pablo, Alberto pasado mañana y este año cierra el nuevo. Qué suerte tiene, el jodío. Intentaré ponérselo difícil que la experiencia me ha demostrado que a estos se les va la pinza. ¿Empezamos?

21 días – Relato a 4 palos – Parte 1

Cuaderno de bitácora. Día 1.

Todo esto es muy extraño, parece no haber nadie a la cabeza, al timón de este barco. No entiendo nada. Miro a mi alrededor y me encuentro con que todo lo que me rodea parece estar gobernado por una extraña anarquía sin orden ni concierto. Acabo de llegar a esta ciudad y ya me da la sensación de que la conozco en muchos aspectos, pero en otros, en cambio… Cuánto desconcierto. No sé si es buena idea llevar una bitácora de todo lo que vaya sucediendo o si es mejor no dejar constancia de nada de lo que aquí ocurra, aún así… Allá voy, así lo haré, aunque al final pueda volverse en mi contra. Tengo un cometido, una misión, y no pararé hasta completarla. Saldré a dar otra vuelta por las viejas y frías calles de Ávila a ver si consigo algo más de información. Por algún lado debo comenzar.

Cuaderno de bitácora. Día 2.

Nadie quiere hablar, nadie parece conocer a nadie. No le encuentro ninguna explicación. Vas por la calle y sientes el miedo de los ciudadanos, no se atreven, apenas, a pararse a hablar con un perfecto desconocido como yo. Esto va a resultar más difícil de lo que pensaba y el gélido clima que mantiene la ciudad bajo cero ayuda poco a mi causa. He oído, por casualidad, na conversación en la barra de un bar. Unos jóvenes se abrazaban a un café caliente y hablaban entre ellos. Por lo que he podido escuchar la ciudad sí está gobernada y en manos de un equipo de gente que vela por que todo vaya bien. Tendré que investigar bien a ver quienes son quienes llevan las riendas, apenas han sabido darme dos nombres y la ubicación del Ayuntamiento. Rivas, Serrano… No significan nada para mí… Seguiré buscando.

Cuaderno de bitácora. Día 3.

Voy encontrando algún dato pero no sé si me lleva a algún sitio. Parece que el tal Rivas se refiere al anterior Alcalde, un tal José Luis, que pasó por el ayuntamiento local sin pena ni gloria. No hay mucha más información, ni grandes obras, ni grandes fracasos, ni urinarios públicos inaugurados. Es todo tan difícil. Parece que nunca hubiera hecho nada. Menos mal que los bares aún existen en Ávila y que son buena fuente de información. Me han hablado de un antiguo blog, algo que funcionó anteriormente en esta ciudad. Se llamaba Los 4 Palos y me han dicho que ellos pueden darme cierta información sobre todo lo sucedido. Lástima aquel decreto que obligó a Alphabet a apagar internet, si pudiera tener acceso a la red toda esta investigación sería mucho más fácil. Los 4 Palos… ¿Quién serán?

Cuaderno de bitácora. Día 4.

Poco o nada nuevo he conseguido saber del tal Rivas, ¿de verdad fue tan mal alcalde como todo el mundo dice? Me parece algo incomprensible. ¿Por qué se dejó entonces gobernar durante más de 3 años? Estos abulenses, así se denomina a los ciudadanos de Ávila, me resultan cada vez más extraños. De todas formas veo que mi trabajo va dando sus frutos. He conseguido ponerme en contacto con uno de aquellos Palos y hemos cerrado una cita. Nos veremos mañana, antes de que anochezca, en Los Serrano. Al fin consigo saber qué era eso de Serrano, pensé que era un apellido de algún otro gobernante pero no, resulta que es un espacio cultura que debe contar con una cafetería. Me han indicado más o menos donde está y me acercaré a conocer a mi enigmático interlocutor. Me ha costado concertar esta cita, espero que merezca la pena.

Cuaderno de bitácora. Día 5.

Hoy ha sido un gran día. He conseguido información valiosísima para mi investigación y he podido confirmar algunas de mis sospechas. La reunión con ese de los Palos ha sido muy productiva. Un individuo misterioso, sin duda, alto, grande, muy grande, vestido de negro, melena por debajo de los hombros, coherente en sus palabras y guapo como he visto antes a nadie. Ya me ha dicho que es la excepción, que quienes antaño fueran sus compañeros de blog son feos y mal traídos como los Orcos de la batalla del Abismo el Helm. Caprichos del destino, imagino. Me ha dado pistas para poder localizarles, necesito hablar con todos ellos. El Palo de pelo largo me ha confirmado parte de la información que ya tenía. Dice que todo cambió después de aquel 2015, después de lo que aquí llaman el V Centenario. La ciudad, desde entonces, no ha levantado cabeza. Si bien tenían muchas expectativas puestas en dicha efeméride, que conmemoraba el nacimiento de Santa Teresa, parece ser que los objetivos no se cumplieron del todo. Hubo gente que nunca estuvo contenta con los resultados de aquel año y después todo fue a peor, todo se fue desmoronando, pocos comercios consiguieron mantener sus puertas abiertas y de ahí, también, la escasez de gente en las calles y de bares abiertos. Parece que eran los primeros pasos como alcalde del citado Rivas cuanto todo comenzó a venirse abajo a principios de 2016. Todo encaja, el tipo de los pelos me ha hablado de la persona a la que estoy buscando, ya sé que estuvo en la ciudad, que fue concejal de Turismo durante varios años pero nada sabe de su repentina desaparición a finales de 2016. No puede ser que se le haya tragado la tierra, tiene que estar en algún sitio, pero ¿Dónde? ¿Dónde demonios está Héctor Palencia?

Cuaderno de bitácora. Día 6.

He estado procesando toda la información de ayer, que no era poca, y de momento, nada. No encuentro una explicación al asunto. Son ya más de 3 años sin una sola noticia suya, es todo incomprensible. ¿Qué le sucedió? Lo último que se sabe es que se levantó de repente de aquella rueda de prensa, aún inacabada, parece que aquel proyecto de espacio comercial que había propuesto desde su nuevo cargo no estaba saliendo del todo bien. Tras aquella espantada no se le ha vuelto a ver. Se me acaba el tiempo y no puedo fallar. Necesito encontrarle, dar con él, y me quedan solo 15 días para hacerlo. Seguiré con las pocas pistas que tengo, seguiré buscando Palos y hablando con ellos, seguro que podrán aportarme algo nuevo… 15 días… solo 15 días…

(Continúa aquí)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.626 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: