Pérfidas pérdidas

ecopop

Lo malo de las oportunidades perdidas es que se pierden. Y eso es una putada. Hace unos años se me fueron unos amigos a disfrutar del Ecopop. Estuve apunto de irme con ellos, pero al final, no sé muy bien por qué motivos, me quedé en casa. Y ya sabéis lo que pasa siempre que uno se queda en casa: la fiesta padre.

Vinieron encantados. No solo por el aspecto puramente musical, que también. Lo que más les había gustado era el ambiente que se respiraba y destacaban la cercanía de los grupos con el público. Un festival de dimensiones reducida, sí, pero bien organizado y con un encanto especial (como la CocaCola). Lo dicho, que tuvieron muy poca consideración por mi persona y se lo pasaron pipa.

La pérdida, este año, ha sido generalizada. O eso parece. Solo dos días antes de su puesta en marcha se anunció que el Ecopop de este año se aplazaba por “cuestiones técnicas”. La gente que entiende de esto me dice que será difícil que pueda volver a convocarse, al menos este año, sobre todo por el daño hecho a todos los que tenían entrada –algunos de ellos incluso se organizaron un plan alternativo, ese mismo fin de semana, en Arenas de San Pedro-. Mala noticia anunciada de forma muy poco seria. Y una nueva oportunidad perdida. Esperemos que solo sea temporal y que el próximo verano se pueda volver a disfrutar del Ecopop.

Cómo la cosa va de oportunidades pérdidas, no me quiero olvidar del encuentro de fans de Juego de Tronos convocado con motivo del Mercado Medieval de Ávila. Se ha organizado por primera vez este año por un grupo de aficionados a la serie de HBO. Se lo propusieron al Ayuntamiento de Ávila el año pasado, pero no tuvieron respuesta y al final han decidido arrancar el proyecto por su cuenta. A mí me parece una idea buena, bonita y barata que se podía haber probado el año pasado, aunque solo fuera por probar.

Toda la suerte del mundo para esos valientes… y que Khaleesi nos acompañe.

Lo cortés no quita lo valiente

Llevo tiempo queriendo hablar en este blog de una de las concejales del ayuntamiento de Ávila. Una de esas que no aparece mucho por aquí pero que también está ahí, haciendo sus cosillas… En este caso me refiero a Ruth Pindado, responsable de Medio Ambiente y Educación en el consistorio abulense lo que le da la responsabilidad de velar, entre otras muchas cosas, por los parques públicos de la ciudad y por otros espacios de similares características que hay dispersos por la urbe.

Voy a ir centrando el tiro. Hace unos años, el Ayuntamiento, habilitaba unas zonas cerradas con vallas (lo de cerradas, como veremos más adelante, es mucho decir), para que los propietarios de perros puedan pasear por ellas a sus mascotas. La obligación de llevar a los canes con correa por todo el casco urbano se levanta en estos lugares en los que puedes soltar al animal para que corra libremente por los conocidos como “paques para perros”. En total fueron cinco lo espacios de estas características que se abrieron en Ávila y pasamos a hacerles un repasito. 

Uno de ellos está muy cerca del feudo comercial del concejal guapo, el Centro Comercial El Bulevar. Es, seguramente, uno de los que peor conservado está. La valla no llega al suelo, han desaparecido las puertas de acceso al recinto… Puedes soltar a tu perro dentro pero si tiene tendencias escapistas es mejor que no lo hagas… Otro está Las Hervencias. No está mal del todo. Un pequeño problema de agujeros en la valla y debajo de la puerta que no debe preocuparte si tu mascota pesa más de 12 kilos. Por lo demás, hace tiempo que no voy, podemos decir que está bastante bien. Hay un tercero frente al Centro Medioambiental San Nicolas. Conozco la cantidad de trabas que han puesto los vecinos de la zona a este espacio. Es el más pequeño de todos, la valla va sufriendo ya deterioro en la parte inferior pero el resto del espacio está bastante bien cuidado. Puede ser una buena opción pero se antoja demasiado pequeño. A la puerta del supermercado Simply nos encontramos con el que ha sido hasta hace poco el más transitado y el mejor cuidado de estos espacios. Ahí son los dueños de algunos animales los que dejan mucho que desear en cuanto al trato con los demás y la atención que le prestan a sus mascotas, pero ese es otro tema…

Y el quinto, del que vengo a hablar, es el parque que hasta ahora se ha situado en la calle de La Vida. Era grande, la valla en buen estado, con bastantes usuarios y muchas quejas. Al llegar la época de primavera/verano, el lugar se convertía en una pequeña jungla de hierbas altas y espigas que a medida que se iban secando se convertían en peligrosas para los animales que allí corrían lo que hizo que se elevasen las quejas pertinentes al Ayuntamiento y, por ende, a Ruth Pindado. ¿Y qué hizo? Pues dar la cara. Bajar una tarde, hace algún mes ya, a hablar con los usuarios del parque, una cita que ninguno de los que paseamos normalmente por allí nos quisimos perder y que congregó a un buen número de personas. Cada uno con una queja diferente, cada uno con una experiencia que contarle a la concejala. Aguantó un buen chaparrón, debo decirlo. Algunos, incluso, perdieron a ratos las formas. Ella no pudo hacer más que promesas, contar cómo tiene que tirar adelante de una concejalía sin dinero, sin recursos. Lo dejó claro, “no tengo dinero para arreglar este parque, en ese sentido no hay nada que hacer, lo que sí puedo buscar es una nueva ubicación, más cuidada, para hacer un espacio nuevo porque lo que sí tengo es valla para acotar una nueva zona, que esté mejor y que sustituya a esta no muy lejos de aquí”.

Pasaban los días y se sucedían los rumores, la cosa parecía que no terminaba de llegar, unas semanas en las que hubo quien se posicionó en contra de una nueva zona de perros, pero transcurrido un pequeño periodo de tiempo pudimos comprobar que Ruth cumplió. Los dueños de canes, en Ávila, disponen de su nueva zona, una zona verde, cuidada, sin malas hierbas, se riega a diario y los usuarios, cosa que me hace aún más ilusión, están concienciados de que hay que cuidar día a día y así lo hacemos. Se encuentra, por cierto en la calle Joaquín Rodrigo, en el barrio de Universidad, muy cerca de donde se hallaba la otra.

Concluyo diciendo que lo cortés no quita lo valiente, que hay cosas que no me gustan de las que se hacen desde el consistorio, que aún hay alguna zona descuidada en la que se puede mejorar mucho y sigue siendo responsabilidad de Ruth, pero que en este caso concreto, que además me salpica directamente como usuario de la zona que soy, cumplió con creces lo prometido. Que cuando las cosas se hacen bien hay que saber reconocerlas y hace ya más de un mes que debía haberlo hecho y aún no había tenido oportunidad de escribir este texto. Que es de agradecer que la cosa se arreglase de la forma que lo hizo. Que en este caso, Ruth, sí cumplió. Gracias.

¿Vienen curvas?

Julio2014

Rajoy es un hombre frío, o al menos eso parece. Poco dado a dejarse llevar por las emociones o los sentimientos. A pesar de eso, hace pocos días, antes de comenzar sus vacaciones estivales, en su “mensaje de verano a la nación”, el presidente del gobierno sorprendió a propios y extraños con un discurso lleno de alegría, optimismo económico y esperanza. El espíritu de Zapatero parecía haberse apropiado durante la comparecencia del cuerpo del bueno de Mariano. ¡Incluso sus cejas parecían más puntiagudas que de costumbre! “La recuperación es firme y cada vez más intensa. No estamos ante un espejismo, ni un alarde de optimismo injustificado. Pisamos terreno sólido y esto lo confirma la OCDE, el FMI y otros organismos internacionales” dijo el presidente del Gobierno apoyándose en los datos: prima de riesgo, crecimiento del PIB, descenso del paro, etc.

La economía española, es verdad, acumula en los últimos meses numerosos datos positivos, aunque sobre cada uno de ellos sobrevuelen nubes de desconfianza y todos puedan ser matizados. Nada que no sea esperable, por otra parte, en estos momentos de tránsito entre la recesión y el crecimiento económico. El PIB crece, sí, pero las exportaciones flojean. La EPA muestra un descenso del paro y un crecimiento del empleo, pero mejor no mirar los datos muy de cerca. En general, la economía parece ir mejor, aunque sea pronto para el Mission Accomplished.

Los últimos datos de empleo conocido apuntalan esta línea de pensamiento. Baja el paro en julio, en el conjunto de las Españas y también en Ávila, pero los datos son reguleros, sobre todo a nivel nacional. No es solo que el paro baje gracias a la precarización de la contratación o a lomos de la temporalidad estival, es que además lo hace menos de lo esperado. En Ávila el pasado julio es el peor julio desde 2008.  

Intermensualjulio2014

¿Se ha agotado la recuperación al poco de empezar? ¿Conspiran los dioses de “los mercaos” contra Mariano? Hoy mismo se han conocido los datos de crecimiento de Alemania y de Italia durante el segundo trimestre del año: Francia se estanca y el PIB alemán se reduce dos décimas. Italia, lo sabíamos hace poco, ha entrado de nuevo en recesión. Para que se hagan una idea de cómo está el patio, España, la España del 24% de paro y los miles de contratos de una hora que no cuentan como parados, es ahora mismo “la locomotora de la Eurozona”. Casi nada.

Acumuladojulio2014

 

A todo lo dicho para rebajar su optimismo sumen los últimos datos sectoriales hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística: comercio minorista, cifra de negocios del sector servicios, índice de producción industrial, etc. Como hemos dicho por aquí en anteriores ocasiones, la mejora es/era real (sobre estas líneas tienen la caída de paro acumulada desde enero en la provincia) pero está/estaba cogida por alfileres y cualquier catarro a nivel internacional -Rusia, Irak, Siria, Israel, el Ébola, los alegres bancos portugueses- podría convertirse en una neumonía a este lado de los Pirineos.

Confiemos en que tan solo sea un leve bache, algo circunstancial, pero por si acaso sigan reteniendo las campanas, aún queda película.

Crucigrama III Edición

Recuperamos este verano una idea de actualización veraniega para pasar un buen ratinin enun sábado de Agosto. Se trata de nuestro crucigrama  (aquí el primero)  (aquí el segundo) que está conformado en esta ocasión por algunas de las palabras y temas que más repercusión o presencia han tenido por esta bitácora en el último año.

Como es también habitual en esta chanza, hemos colocado alguna trampilla o jocosidad, pero en general con vuestro ingenio y la ayuda de Google podéis sacar todo o casi todo.

Sobre todo, cervecita, unas papas y unas risas que no falten

- Por motivos técnicos… os tengo que redirigir a mi blog personal para alojar el invento, pinchad en la imagen sin miedo

crucigrama2014

¡Que haya suerte!

Defensa férrea de la verbena

Tenemos la suerte de contar con la colaboración verbenera de Carlos Muñoz. Todos aquellos que quieran seguir los pasos de este intrépido rumbero, aquí explicamos cómo.

————————————————————————————————————————————–

Primera semana de agosto es sinónimo de fiesta en los pueblos de nuestra provincia. Para entender cómo y por qué se han desarrollado estos eventos a los largo de los años pueden ustedes recurrir a los historiadores, gente por otro lado poco fiable. Aquí me limitaré a dar una serie de razones de peso para defender la cita más importante del verano. ¿Por qué tiene usted que ir a las fiestas de su pueblo?

- Por las salchipapas. Ni a Ferrán Adriá en pleno proceso creativo se le habría ocurrido tal genialidad. Salchicha del Carrefour cortada en láminas junto con patatas fritas con un aceite descorchado en marzo. Justo lo que tu cuerpo de pide a las tres de la mañana. Si el chef le pregunta qué salsas desea para tal creación, no lo dude, la respuesta correcta es TODAS.

- Porque te ahorras el chequeo médico. Si usted es capaz de aguantar una semana el ritmo que le imponen sus amigos, no hay duda, tiene usted una salud de acero. ¿O prefiere fiarse de alguien que tras estudiar diez años se viste en el trabajo con una bata blanca?

- Porque las niñas crecen. ¡Y cómo crecen! Esa sensación agridulce de ver como lo que hasta hace pocos años era una dulce niña ahora es toda una mujer con una vida sexual más activa que la tuya

- Porque es barato. Con lo que te cuesta un billete a París en Agosto te costeas una semana de fiesta en el pueblo. Además, ¿qué tiene ParÌs que no tenga Muñogalindo o Sotalvo?

- Porque se desayuna en el bar. No pierda el tiempo en cocinar, aún no se ha conocido resaca que se resista a un café con leche acompañado de revolconas en el bar de su pueblo.

- Por la siesta. Igual que los ciclistas necesitan su autotransfusión de sangre, los verbeneros necesitamos nuestra siesta. Pero no una siesta para descansar los ojos, no. Estoy hablando de una siesta que puede oscilar entre las dos y las cuatro horas. Y en la cama, por supuesto. Si en la casa en cuestión hay niños, es recomendable usar tapones.

- Porque desarrollas habilidades. Como, por ejemplo, calcular el desvío que (por lo que sea) tienen las escopetas de feria, con el fin de conseguir ese purito tan ansiado.

- Porque da igual como vistas. Con unas chanclas, unos pantalones cortos y una camiseta de publicidad puedes aguantar varios días. Otro elemento indispensable son las gafas de sol, estas gafas no se retirarán hasta varias horas después de haber caído el sol.

- Porque no se liga. Sí, me han entendido bien. Está claro que con esas pintas esta no va a ser la semana en que conozcas a una guapa chica del valle. Por lo tanto puedes dedicarte a otras actividades tanto o más estimulantes como conocer a esos primos lejanos que no sabías ni que existían.

PD: Si ustedes se han fijado, en los últimos años se han empezado a desarrollar una serie de actividades (poco saludables) en las fiestas de los pueblos. ¿QuÈ necesidad hay de mezclar un evento como la verbena con otro en el que varias personas muy delgadas se disputan llegar el primero tras correr varios kilómetros? ¿Es que no tienen suficiente con el castillo hinchable?

El dilema: 424 páginas de Zapatero en vena.

El verano es la época del año ideal para la lectura reposada. Playa, arena, el lejano arrullo de las olas, inmigrantes asiáticos ofreciendo masajes a los guiris, tú y tu libro. O una piscina, hierba, el lejano arrullo de 17 bestias menores de 13 años y de sus respectivas madres, tú y tu libro. O si no has salido de casa, el sofá, el lejano arrullo del aire acondicionado, el señor que vende naranjas a un euro en una furgoneta destartalada bajo tu ventana, tú y tu libro. Es un ciclo lector en el que solemos rebajar las exigencias, yo el primero, como si se tratara de una noche fría, a altas horas de la madrugada, en una discoteca que huele a orina y alcohol. Bajamos el listón y nos metemos entre pecho y espalda cualquier cosa que haya en la estantería, el kiosko, la biblioteca municipal o el purgatorio de las letras: la sección de libros del Corte Inglés. Sin ir más lejos, yo acabo de terminar, además del libro que voy a pasar a comentar, el último éxito de Javier Sierra y me ha dado por leer “La Catedral del Mar”, ejemplar que está bastante mejor escrito que el primero aunque haya varios detalles que me ofuscan.

Sin más, paso a comentarles, en esta nueva sección que podríamos llamar “Lea en verano que es bueno y sano”, la última gran aportación española al pensamiento político del presente milenio: la magna obra del expresidente Zapatero (en adelante, ZP) “El dilema: 600 días de vértigo”. Como ven, empezamos por todo lo alto. Más de 400 páginas en las que el expresidente intenta explicar y justificar su gestión de la crisis, contando con especial detalle todo lo que rodeó a aquel famoso mes de mayo de 2010.

Aquí ya habíamos comentado la biografía política de Aznar -uno de los mejores libros que Aznar ha escrito sobre sí mismo- así que estamos acostumbrados a políticos que intentan vendernos la moto con ojos llorosos y miradas suplicantes. ZP intenta convencernos de que no tenía más remedio, de que las cosas son muy complicadas y de que él hizo todo lo que pudo por evitar que España acabase en el club de los rescatados. ¿Lo consigué? Psé.

Para mi, el libro se resume en tres palabras: incertidumbre, improvisación e impotencia. Y no hablo solo de ZP. La primera sensación que transmite el libro es que nadie, desde Zapatero a las institución internacionales, tenía mucha idea sobre lo que pasaba, lo que iba a pasar y lo que se podía hacer si lo que pasara o pasase no era bueno. ZP no negaba la realidad cuando se resistía a llamar a la crisis por su nombre, simplemente no sabía lo que estaba pasando y, abrazado a su mantita, su optimismo y su pensamiento mágico, confiaba en que con insuflar confianza a la sociedad y mover mucho las manos todo iría bien. Pero no lo sabía él, ni nadie, o al menos esa es la impresión que da al relatar las múltiples cumbres que se van sucediendo para “refundar el capitalismo”, en palabras del bueno de Sarkozy, dibujado por ZP como un gran amigo de sus amigos y de nuestro país.

De esa falta de diagnóstico de la realidad se pasa a la improvisación. Como nadie tiene ni puta idea de lo que ha pasado, pasa o pasará, se van tomando medidas a ojo de buen cubero. Primero soltando dinero como si no hubiese un mañana y después, cuando la lectura de las tripas de un cuervo nos dicen lo contrario, asustándonos por todo el dinero que hemos palmado. Y en estas llega Grecia y Europa cae en la esquizofrenia y de tanto morderse las uñas acaba masticándose las clavículas. Zapatero narra con detalle buena parte de lo sucedido en torno al hundimiento, rescate y re-recaste de Grecia. Tragedia en tres actos, de momento, en la que Merkel actúa como el tuerto que guía a los ciegos. Como nadie había pensado nunca en que esto llegase a suceder, se apaña como se puede un acuerdo que deja bien claro los principales defectos de la UE. Y luego otro, y otro, y otro…

De largo, lo peor de todo el libro, lo que más asusta como español y europeo, es la sensación que transmite de impotencia. La UE y sus mandamases van dando palos de ciego, uno por aquí, dos por allá, esperando que unos señores que responde al nombre de “los mercados” -como no gobernaba Rajoy todavía conservaban la “d”- vean con buenos ojos sus andanzas y ocurrencias. Los dirigentes europeos vivían con miedo a los lunes, días en que estos demiurgos evaluaban sin piedad sus acuerdos de fin de semana. Ahí tienen a Zapatero sin dormir, en pijama seguramente, con una taza de café, esperando la reacción de las bolsas asiáticas. Europa aprobaba medidas y llegaba a acuerdos con la única intención y esperanza de sobrevivir un lunes más. Una sucesión de abismos y rubicones a la que solo parece haber puesto punto y final -de momento- la intervención de Supermario Draghi. Quinientos millones de habitantes sin herramientas económicas ni políticas suficientes para hacer frente a la situación porque el sistema político, económico e institucional europeo e internacional les ha dejado, a veces voluntariamente, sin ellas. Un juego de equilibrios, contrapesos, soberanías compartidas y multidependencias sobre el filo de una navaja.

Para terminar, una cita, pero no del libro de Zapatero -he oído sus suspiros de alivio- sino de “El declive de los dioses”, del periodista económico Mariano Guindal. Año 2004, una semana antes de las elecciones, entrevista con Miguel Sebastián para La Vanguardia. En la charla posterior a la entrevista, dos perlas. “Menos mal que no vamos a ganar, porque la que viene sobre España es gorda” dice el que luego sería Ministro. Ante la sorpresa de sus interlocutores, Sebastián habla de la burbuja, del exceso de crédito. Guindal le responde que de eso no hay nada en el programa electoral que ha ayudado a confeccionar. “No es un programa electoral para gobernar, sino para que José Luis obtenga un resultado suficientemente bueno para salir reelegido como secretario general del PSOE en el próximo congreso. Después ya haremos un plan económico en serio para gobernar.” Puede resultar extraño lo que voy a decir, pero para mi la peor legislatura de Zapatero fue la primera, cuando se perdió la oportunidad de transformar la economía española y frenar la deriva que nos terminó conduciendo a donde todos ustedes saben. Y de eso, “El dilema: 600 días de vértigo” no dice nada.

Un café con… Pedro Tomé (2 de 2)

Ya os he contado una parte de lo que puede hablar con Pedro Tomé durante nuestro café pero faltan más cosas que seguro son de viestro interés… Dónde nos habíamos quedado… Ah, sí, hablando de las próximas municipales y de… Podemos.

Le decía a Pedro que las últimas elecciones municipales sorprendió la entrada de UPyD en el Ayuntamiento de Ávila al hacerlo con 4 concejales cuando, quizá, poca gente se lo esperaba. Seguramente sea la capital de provincia en la que con más fuerza ha entrado UPyD al Ayuntamiento… ¿Puede suceder algo parecido con esos partidos que has nombrado Vox, Podemos, Ciudadanos… ? “Puede, sí, por qué no… Depende de las personas…”

Insisto… Para ser más concretos. ¿Podemos, puede? “Pues no lo sé, dependerá de a quién pongan. A ver, creo que un gran error de los partidos políticos es hacer como que no ha pasado nada, un segundo error es dedicarse a criminalizar a Podemos en lo que parece una especie de mensaje interno a los propios como diciendo: ¿veis lo que pasa cuando no vais a votar? ¡¡Que vienen los malos!!”  (vuelve a hacerme gracia…) “y un tercer error sería echarse en brazos de Podemos, como Podemos está de moda seamos todos Podemos. Los tres errores son igualmente perniciosos, pero en el caso de Ávila, precisamente por el tamaño de la ciudad, depende mucho de a quién pongan”. Vale, entiendo el argumento, pero hay quien piensa, y puedo incluirme entre ellos, que el PP gana en Ávila aunque ponga una fregona de cabeza de lista. “No, no estoy de acuerdo con esa afirmación. La lista del PP de hace cuatro años significó cuatro concejales para UPyD”. ¿Solo perdió el PP? “No, no. Cuando un partido gana es porque pierden todos, el ejemplo más claro es el partido de que hablábamos, Podemos. Según los datos de que disponemos el PSOE se ha dejado entre 450 y 500 mil votos en Podemos, IU entre 250 y 300 mil que ha compensado porque en otros sitos ha recuperado, pero ha habido entre 180 y 200 mil personas que habían votado en las últimas europeas al PP y han votado a Podemos. Han pillado de todas partes, quizá porque es más transversal que otros partidos. En el caso de UPyD en Ávila, evidentemente, obtuvo votos tanto del PP como del PSOE y algunos se llevaría de Izquierda Unida, y seguro que otros muchos que no eran de nadie, por decirlo de alguna manera, esta es una cosa que es importante. A veces los medios de comunicación se expresan de una forma muy simple para llegar a más gente y eliminan los matices y en realidad los votos no son de nadie, son de cada individuo, pero nada más”.

Pedro, a pecho descubierto, quién te gustaría a ti, a título personal, que fuera el próximo alcalde o alcaldesa de la ciudad. “No voy a hacerle la putada de nombrarle porque le machacarían los suyos…” … “que son los míos…”  Termina entre risas. “Hay gente con valía en todos los partidos y reconozco que ahora mismo, en el mundo de la política lo que reina es la mediocridad absoluta. El reino de la política es como una continua segadora y al que saca la cabeza y hace sombra a sus líderes, se la cortan pero YA”. ¿Y como conseguimos salir de la mediocridad y llevar a la política a un lugar más digno? Porque sí es cierto que todo lo que tiene que ver con política está bastante mal visto actualmente… “Ah, bueno, eso es algo ganado a pulso, ¿no? ¿Cómo se consigue salir de ahí? Parece que todo lo que se sabe diariamente de política nos da cada vez peor imagen de los políticos. Uno que ha trincado, otro que se sospecha que también, otro que defiende al que ha trincado y luego ya no le conoce… “Bueno. Hay que diferenciar. Una cosa es la política a nivel nacional y la que sale en los grandes medios de comunicación y otra es la del día a día de los pueblos y demás… Es necesario decirlo. Hay gente que dedica mucho esfuerzo y mucho dinero por los vecinos de su pueblo y se llevan palos inmerecidos. Es importante reconocer lo que vale y lo que no vale de la política y lo que no vale es que se haya convertido la política en el reino del espectáculo. Es muy preocupante”. Me lo explique. “Cuando personas informadas, entre las que modestamente me puedo incluir, hace seis meses no conocen, conocemos, a ninguno de los dos líderes más mediáticos del país, es para preocuparse. No voy a cuestionar la valía de Pablo Iglesias ni de Pedro Sánchez hasta que no lleven unos años y pueda decir si han sido buenos o han sido malos pero de antemano hay que darles una oportunidad, los dos pueden ser muy buenos, muy malos o medio pensionistas, pero eso de momento no lo sabemos. Lo que me preocupa es que yo, que leo todos los días el periódico, que escucho la radio a diario, a veces incluso veo la televisión, y hace seis meses no sabía nada de Pablo Iglesias y hace tres no sabía nada de Pedro Sánchez. Imagino que los militantes del PSOE conocían a Sánchez y los tertulianos televisivos a Iglesias, o a los dos… Pero a mí me preocupa que mi país esté gobernado en función de los criterios de audiencia de las televisiones. Eso tiene que ver con todo lo demás. La política se ha convertido en el reino del espectáculo. No entiendo que, de repente, hable un diputado en el Congreso o un senador, cuando hacen algo, y de repente los suyos, como si fuera una feria, se levantan y aplauden… Yo aplaudo en el teatro, o en un concierto cuando acaba pero esto… Es preocupante”.

¿Podríamos decir que el problema político de este país es un problema de educación, un problema cultural? ¿En qué fallamos? “Hay muchos problemas políticos en este país pero uno de ellos es la pésima profesionalización de la política, la exclusión de los ciudadanos de la toma de decisiones, hay quien gobierna, como se decía en el S. XIX, para el pueblo pero sin el pueblo, y no solo sin el pueblo, a veces CONTRA el pueblo. Me parece vergonzoso que algunas decisiones se tomen en función de lo que beneficia o perjudica a las personas que las toman porque no tienen otra cosa de la que vivir. La presidenta de Andalucía o la Ministra de Trabajo, ambas con sus virtudes y sus defectos, que los tienen, hasta donde yo sé ha llegado cada una a su puesto sin haber cotizado en ninguna empresa o en ninguna administración en su vida, lo que quiere decir que el día que pierdan esos puestos se van al paro. Hablo de sitios lejanos para que no parezca que hablo de mi Ayuntamiento… Y entonces, ¿cómo no va a condicionar eso las decisiones que se toman?”. Me hacen gracia estas palabras y me recuerdan lo que me dijeron hace unos años de: “desconfía del político que no tenga beneficio aparte de la política”. “Sí, sí, sí. Es más, a la política debe poder llegar cualquier ciudadano, en los sitios no muy grandes lo haría hasta obligatorio, que al menos un miembro de cada familia pase por un Ayuntamiento para que sepan cómo se reparte todo. En última instancia, hacer política es distribuir dinero y eso no se valora objetivamente hasta que nos e hace”.

Vamos a dar una vuelta por un par de asuntos locales. Tras tu salida del Ayuntamiento has seguido ligado a distintos asuntos y quiero preguntarte por uno en concreto… ¿Cómo va el tema del Museo del Prado en Ávila? “Va… Bastante más despacio de lo que nos gustaría, pero va. Vale, pero que vaya no quiere decir que vaya por buen camino. ¿Va a salir adelante? ¿Va a tardar otros cinco años? ¿Va, pero a vía muerta de nuevo? “Ahora mismo se dan las condiciones suficientes para que salga adelante. Hay ciertos aspectos…”, dice midiendo las palabras, “que necesitarían de más transparencia pero más transparencia podría ir en detrimento del conjunto del proyecto. En algún momento, cuando el museo ya esté abierto, alguien tendrá que explicar todo lo que ha pasado desde el principio hasta que se abra para que esto haya tardado tanto, pero ahora necesitamos prudencia.” ¿Por qué? “Una de las personas que más apostó por este proyecto fue la Ministra González-Sinde, era tan evidente su apuesta que hubo quien se quiso aprovechar del asunto y como consecuencia de eso pagamos todos. Ahora está, desde el punto de vista administrativo, prácticamente todo desatascado, y creo que no hay motivos para que no vaya adelante. Con un poco de suerte puede que esté acabado para finales de 2015 aunque no en su proyecto inicial que tengo la sensación de que va a ser reconducido. No sé en qué dirección”. 

Otro asunto. Eres usuario del convenio de transporte que hay entre Castilla y León y la Comunidad de Madrid que tristemente ha estado ahora de actualidad porque querían rescindirlo. “Sí. A mí me gustaría, no solo que se mantenga el convenio, sino que la provincia de Ávila y la de Segovia se incluyan en él como “Zona E”. Y hablo de la provincia porque a veces se nos olvida que este convenio afecta también a muchos vecinos de El Tiemblo, Cebreros, Sotillo y toda esa zona. Es necesario que la provincia de Ávila se incluya dentro de la Zona E”. ¿Cómo va a acabar esta guerra?  No lo sé, pero todo este conflicto nos lleva a tres reflexiones. Una, la absoluta miopía de la Junta en algunos aspectos. Sin este convenio, la provincia de Ávila perdería aún más población de la que ya está perdiendo. En segundo lugar, da la impresión de que, como diría Gila, alguien le ha mandado un mensaje a alguien, y para eso ha dado una patada en el trasero de los usuarios. La Junta está dentro de un proceso de reestructuración de las comunicaciones internas de la Comunidad. Cada vez que se dice ‘reestructuración’ quiere decir que sobra gente. Si ahora mismo el mundo de los autocares tiene unas 350 concesiones en toda la región, por lo que sea les interesa que desaparezcan 200 empresas del mundo de las comunicaciones. Hay un mensaje de alguien a alguien pero no sé muy bien de quién a quién. En tercer lugar. Parece que la Junta de Castilla y León quiere hacer una distribución del territorio según la cual quedaría la industria en Valladolid y al sur de Palencia, el mundo universitario lo circunscribimos a Salamanca y, tal vez, León, Soria y el sur de Burgos lo dejamos como reserva forestal y Ávila para el turismo rural. Todo lo que no tenga que ver con eso nos da igual. Estamos condenados”.

Vamos con ese otro asunto del que tanto se habla ahora que es el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa. ¿Va a servir de algo, de nada? ¿Qué te parece? “Lo primero es que el Ayuntamiento va a decir en septiembre, a un mes del inicio del Centenario, lo que va a hacer. Me llama mucho la atención que a estas alturas haya un programa pastoral muy desarrollado, pero mucho, y que no haya, hasta el momento, desarrollo en otros ámbitos. Teresa de Cepeda y Ahumada fue una reformadora religiosa, es una santa, y así debe ser tratada pero también fue una ciudadana de Ávila y una gran escritora y parece que estas cosas se olvidan. No entiendo que el Ayuntamiento de la ciudad se haya tragado que el V Centenario sea de Santa Teresa de Jesús cuando el nombre religioso de la Santa es Santa Teresa de Ávila. Con el simple hecho de poner, en lugar de STJ, STA estábamos ya vendiendo la ciudad en todo el mundo, pero bueno… son cosas que le pasan a nuestro Ayuntamiento de vez en cuando. Por otro lado… ¿por qué se ha excluido, no sé si vetado, al la Diputación de Ávila. Que es verdad que las Diputaciones no sirven para nada, son gestorías caras, pero ya que la tenemos, aprovechémosla. Santa Teresa nace en Ávila, o en Gotarrendura, depende de a quién preguntes, está vinculada a Becedas, a Arévalo, a Ortigosa… ¿Lugares que son Teresianos y que no van a aparecer en el V Centenario? Parece que no, que solo aparecerán Ávila y Alba de Tormes. No entiendo esa decisión… “. ¿Qué esperas? “Nada. Que si hay suerte venga el Papa durante 3, 5 días, o una semana y se llene la ciudad, pero poco más. Espero estar equivocado. Podría ser un instrumento muy bueno para proyectar la ciudad, no solo desde el punto de vista turístico. Hay que diversificar más la economía local, no se puede vivir solo del turismo, es un riesgo muy, muy grande hacerlo”. ¿De que más puede vivir, entonces, Ávila? Qué se podría explotar, en tu opinión, aparte del patrimonio y el turismo religioso que, dicho sea de paso, el turismo religioso es turismo low cost, deja poco dinero en una ciudad. “Efectivamente la mayoría del turismo religioso el low cost pero hay una pequeña minoría que es turismo de mucho dinero. Si miramos los beneficios económicos que dejó la JMJ hace unos años en Ávila fueron muy escasos digan ahora lo que digan, muy escasos, turismo de bocadillo y lata. Mira. Nosotros tenemos las condiciones ideales para convertirnos en un punto de referencia para marchas blancas no muy grandes pero para eso tienen que cambiar algunas cosas. Que la autopista de pago no sea de pago y sea autovía y termine por acercarnos a Madrid en una hora. Que los trenes de pasajeros y mercancías tarden en llegar a Madrid una hora. Con eso tendíamos mucho ganado pero parece que eso no va a suceder. Hubo una época que eramos un referente ganadero en el mundo pero hemos dejado de serlo, eso se puede recuperar. Tenemos los mismos pastos que hace años y el mismo terreno, pero no somos capaces de vender los productos fuera de Ávila. Un ejemplo, hace 25 años, Avilacta vendía 65.000 litros de leche al día, ahora vas donde se encontraba Avilacta y no quedan ni lis cimientos de la empresa. Podríamos convertirnos en una extensión de la Universidad Pública de Salamanca”. De eso hay ya un cimiento puesto… “Sí, peo hay 3.000 alumnos de esa uniersidad en Ávila que la mayoría son de fuera de Ávila y es gente que vive aquí todo el año. Hay que negociar con Salamanca y potenciar el campus de aquí, eso traería beneficios”. Sí, Pedro, pero tenemos una Universidad Católica a la que puede que no le interese eso. “Problema suyo… Bueno, nuestro porque nuestras Administraciones han pensado que ese es el futuro. No tengo nada en contra de la UCAV, lo tengo en contra de las Administraciones, las mías, que invierten mi dinero sin contar conmigo. Lo que no puede ser es que exista un mapa de titulaciones en Castilla y León que dice que no se pueden repetir titulaciones cuando una ya tenga éxito y hace dos años esté duplicando titulaciones aquí, o que Diputación entregue, prácticamente, un edificio, comparten algunas instalaciones, pero bueno, a la Universidad Católica que hace y deshace a su antojo… La UCAV está aprovechando un nicho muy bueno porque tiene unas Administraciones que le regalan todo”. 

Nos tenemos que ir, apenas nos queda tiempo y tenemos una cita ineludible en  unos minutos lo que me obliga a ir terminando este encuentro. Sólo le pregunto dos cosas más y son más personales. ¿Qué música escuchas? Toda. Dime un grupo. A ver… Yo era de Los Clash pero hoy en día puedo disfrutar con la copla, por supuesto Camarón, todo tipo de música buena. No tengo problema en pasar de música clásica a Rock FM. Recomiéndanos un libro. “¿De qué tipo?” Uno que te haya gustado a ti. ¿Cómo te voy a recomendar solo un libro? No se puede, déjame que te recomiende 100… Venga, pues recomiéndame uno de los que has escrito tú. Son siete ¿no? “Uf, no lo sé, he participado con capítulos en muchos, más de cuarenta pero míos… Siete… ¿Los has contado en la web del CSIC? No, ¿Tú sabes que tienes página en la Wikipedia? Se ríe… “Me lo han dicho, sí, pero no la he visto”. Se la muestro, apenas 3 párrafos. En uno de ellos los libros que supuestamente ha escrito, los repasamos. Faltan algunos, no están todos. Y de ellos elige uno. “Entre mundos. Es un libro muy interesante, sobre todo la segunda edición la primera es más fácil de encontrar en Ávila pero la segunda se editó en México por la Universidad de Guadalajara.” ¿Me prestarás la segunda edición de Entre Mundos? “Creo que tengo alguna por casa, sí… Lo miro y te digo… Te tomo la palabra… No te olvides… “Hecho”.

Es la hora, nos levantamos, pago los cafés tras convencer a Pedro de que luego lo paso a los gastos del blog y que no se preocupe, quería pagar él. La charla, como habéis visto, ha sido muy interesante y, por supuesto, le quedo enormemente agradecido por este rato. Espero que a vosotros también os haya gustado, ya habrá más…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.204 seguidores

%d personas les gusta esto: