Nota brevísima sobre el ídolo prehistórico de Lanzahíta

No sé si el tema a tratar tiene entidad suficiente como para merecer una entrada en este egregio rincón. De hecho, mi idea era poner un par de mensajes al respecto en Twitter, pero me he dejado llevar por el romanticismo que aún destilan los blog.

Ayer publicaba Tribuna de Ávila (hoy lo he visto también en Ávilared) una nota sobre la presentación del nuevo número de la Revista Trasierra, editada por la Sociedad de Estudios de Valle del Tietar. Uno de los artículos de misma, el que más reseñaron los medios, estaba relacionado con la aparición de un ídolo oculado realizado en una placa de pizarra. La pieza habría sido hallada de forma casual por un trabajador en el dolmen prehistórico situado en la Dehesa de Robledoso, en Lanzahíta y un primer análisis del mismo ya había sido publicado por la misma revista en su número 7, correspondiente a 2008.

Lo primero que me llamó la atención de la imagen que acompañaba el artículo publicado por Tribuna de Ávila era la hebilla de llavero que le habían endosado al pobre ídolo. Hay que ser gañán, pensé, y así se lo dije a @serzisanz fuente tuitera de la noticia. Lo segundo que me llamó la atención de la foto es que el ídolo parecía de mentirijilla.

Así que, tirado en la cama, en pijama, me puse a buscar información sobre el ídolo. No me costó mucho encontrar el ejemplar de 2008 de la revista (no así el de este año) y comparar las fotos. Se las pongo aquí, juntitas.

idolo

Amantes del patrimonio, todos tranquilos. Nadie le ha puesto una hebilla a un bien cultural con cinco milenios de antigüedad.  Sí, el ídolo que sale en las fotos de Tribuna de Ávila y de Ávilared no es el original.

¿Sabían los periodistas que estaban haciéndole fotos a una reproducción? De ser así, ¿por qué no lo ponen en la noticia. ¿No lo sabían?

¿Los venderán? Si está barato, puede ser un regalo original. ACTUALIZACIÓN: Sí, 10 eurillos. Ya saben qué regalarme

Una provincia a cielo abierto

img_20160717_110205

A unos 400 kilómetros de la plaza del Mercado Chico, centro de la abulensidad y por tanto de Occidente, al sur de la provincia de Badajoz, se encuentra Monesterio, un pueblo de cinco mil habitantes, a las puertas de Andalucía, en una zona dedicada principalmente a la ganadería, la agricultura y el turismo rural. La distancia y el clima nos separan —en Monasterio los inviernos son agradables y es el verano el que se hace largo—, pero hay algo que nos une: la polémica en torno a una explotación minera. Pero hay un matiz no precisamente menor: en Monesterio se pelea por evitar el cierre de la mina; mientras que aquí, a tiro de piedra del paseo del Rastro, se intenta evitar a toda costa que una explotación minera se instale en la zona.

La historia minera de Monesterio arranca en la década de los ochenta y para los monesterienses es sinónimo de crecimiento, riqueza y empleo. Cuando a mediados de 2015 el futuro de la explotación se tornó negro, Monesterio y todos los pueblos de la zona empezaron a temblar. El futuro de la mina dependía de una declaración de impacto ambiental que permitiese ampliar la superficie trabajada. Y tenía que ser rápido, porque el yacimiento se estaba agotando. Ciudadanos e instituciones locales y regionales urgieron a la resolución del expediente administrativo y cruzaron los dedos para que esta fuera positiva, pero nada se supo. La declaración de impacto ambiental no llegó, los precios de los metales extraídos cayeron y la mina cerró. Fue y es un drama para toda la comarca, que sigue leyendo los periódicos esperando buenas nuevas.

Para los abulenses, nuestra nonata mina parece sinónimo de contaminación, paro y destrucción. En Extremadura, la opinión pública y las instituciones se han posicionado unánimemente a favor de la mina. En Ávila, las protestas organizadas por colectivos ecologistas y vecinales han conseguido que las instituciones locales y provinciales, en principio espectadoras mudas del proceso administrativo, se posicionaran en contra, mientras la administración regional se lava las manos y se esconde detrás de técnicos y funcionarios. ¿Cómo es posible que ante una situación tan similar la ciudadanía reaccione de forma tan dispar?

En realidad, la reacción en Monesterio —y en cualquier comarca minera— y en Ávila es la misma aunque no lo parezca. En ambos casos se está defendiendo el statu quo. En Monesterio, el cierre de la mina es el fin de su modo de vida: supone la pérdida de cientos de empleos directos y un número indeterminado de empleos indirectos relacionados con la explotación minera y sus trabajadores. Se convocaron protestas, manifestaciones, los afectados se reunieron con todos los políticos con mando en plaza y buscaron el apoyo de los medios de comunicación. En Ávila, sin saber qué efecto tendría la mina —y a quién beneficiaría— esta se presenta también como una amenaza a sus formas de vida: los agricultores temen perder sus cosechas, los ganaderos los prados donde comen sus animales y los propietarios de negocios relacionados con el turismo rural los paisajes que atraen a los turistas.

Todo el mundo dice que Ávila es una provincia llena de potencial, pero nunca entran en detalles. ¿El turismo? Por supuesto, pero ¿podemos vivir todos del turismo? ¿Y del campo? La despoblación de las zonas rurales del interior de España es un problema acuciante de difícil solución. Sin desarrollo económico ni expectativas de futuro, miles de kilómetros cuadrados, cientos de pueblos, morirán poco a poco. El futuro es negro, seamos conscientes de esto.

No hablo de aceptar acríticamente cada proyecto empresarial o cada empleo que se nos ofrezca. ¿No sería mejor analizar con la cabeza fría cada oportunidad de desarrollo que se presente? Evaluemos los riesgos con serenidad, exijamos total transparencia, sopesemos oportunidades y amenazas. Exijamos que se minimice el impacto ambiental, que se controlen los posibles riesgos, que se asegure la restauración de la zona cuando acabe la explotación minera. Pensemos en el presente, en los que están, pero también en los que se irán o nunca vendrán. No dejemos que nuestros miedos hablen por nosotros. ¿Una mina? Si cumple con la ley, estupendo. Bienvenidos sean esos empleos, aunque sean diez.

¡Repetimos! – VIII Porra Electoral Los4Palos

Parece que fue ayer cuando, al lanzar la séptima edición de esta porra, les preguntaba si no se les había hecho larga la legislatura. ¡Quién nos iba a decir que viviríamos una prorroga y unos lanzamientos de penalti! Ha pasado poco tiempo, apenas seis meses, pero ya no somos los mismos. La nueva política ya no es tan nueva, los comunistas ahora son socialdemócratas, las primarias pasaron a mejor vida, el centro y la sonrisa cambiaron de bando, los guapos peinan más canas y a la inocencia la vieron el otro día con un tercio de Cruzcampo. Solo Mariano, como un Chronos impertérrito, permanece ajeno a las preocupaciones de los hombres.

Vamos con la porra.

-Seguimos con Google Form. Funcionó bien en diciembre y resulta mucho más cómodo. Como signo de austeridad, no nos hemos molestado ni en cambiar el formulario más allá de lo imprescindible.

Doble pronóstico. Nacional (aka estadospañol) y local. Apostamos sobre el número de diputados que cada partido conseguirá en el conjunto de las Españas (incluyendo la España peninsular, Ceuta, Melilla, Canarias, Baleares y Venezuela) y sobre el porcentaje que cada partido conseguirá en nuestra provincia. Repito (sí, Albert, he dicho pito): número total de diputados y porcentaje de voto provincial.

-Participación abierta a las masas y a las confluencias. Pasen el enlace a la porra a sus amigos y familiares y debatan del tema mientras juega la selección. Cuántos más seamos, más reiremos.

-No tenemos premio. No sean pesados, lo importante es la honra. Como es lógico, ganará aquel que más se acerque al resultado final según los múltiples métodos de cálculo que empleamos. Esto, como siempre, intentaremos subcontratarlo a la ESA y a su representante en la tierra.

-Transparencia. AQUÍ se irán colgando las distintas apuestas.

CLIC EN LA IMAGEN PARA PARTICIPAR

26J

Orígenes y exilo: cosas de abulenses

12912649_1701777320093413_956378080_n

Los que entienden del tema lo llaman maridaje y aconsejan arriesgar al máximo, probar y divertirse. No sé, un Rioja con un Donuts, un Ribera de Duero con amapolas, un Cumbres de Gredos con pimentón… no hay límites, dicen. Cierto que cosecharemos grandes fracasos, aberraciones gustativas de primer orden, pero de vez en cuando podemos llevarnos una sorpresa agradable.

El maridaje que os traigo hoy es, sin duda, arriesgado. Recién horneados, aún calentitos ambos, acaban de salir a luz dos libros escritos por manos abulenses. Mañana se presenta en la Librería Letras, a las 20 horas, el nuevo poemario de Emily Roberts, y hace unos días hacía lo propio David Galán Galindo, en Madrid, con su primera novela (seguro que muy pronto también se presentará en Ávila).

‘Regalar el exilio’ (así se titula el primero) es una invitación a perderse en el frío de las aduanas y las mudanzas, en la incomunicación de los idiomas que se susurran, en las calles de una ciudad por conocer. “La relatividad de los horizontes y las distancias, de las estaciones de tren y los aeropuertos, de los mares”, se apunta en el prólogo. Y Ávila como telón de fondo, fácilmente reconocible en algunos versos menos viajeros, más hogareños.

“Exilio” es, sin duda, una palabra muy abulense, como lo es “orígenes”, aunque los de Galán Galindo sean “secretos”. El mundo de superhéroes, cómics y entrañables frikis al que nos tiene acostumbrado en algunos de sus cortos y largometrajes, vuelve a golpearnos ahora en papel. Página a página construye un thriller sorprendentemente adictivo. Cierto que la novela se ambienta en Madrid, pero ¿qué es la capita de España si no un barrio más de Ávila?

Nota: El Ayto acaba de confirmar que David Galán Galindo presenta libro en El Episcopio el 16 de junio. Apunten, apunten en sus agendas

Unir con flechas

Unir con flechas cada elemento de las cuatro columnas hasta que el resultado sea satisfactorio para usted.

Captura de pantalla 2016-02-19 a las 12.40.10

¿Del bipartidismo al pactismo?

Cuando la RAE añadió al diccionario “amigovio”, americanismo para nuestro “amigo con derecho a roce”, los españoles, filólogos de barra de bar, se llevaron las manos a la cabeza mientras “viejoven” -joven con apariencia o maneras de no tan joven-, otra palabra fusión, triunfaba por la redes. ¿Existe alguna palabra fusión que nos sirva para explicar lo de anoche? ¿Ganader? ¿Perganar? ¿Perganadores? ¿Ganadedores? Porque ayer, como otras tantas veces, todos los partidos ganaron y, por primera vez, parece que también todos los partidos perdieron.

El PP ganó las elecciones, pero perdió tantos votos y tantos escaños que poco había que celebrar por Génova. Rajoy botó, sí, pero con la misma desgana con la que acude a entrevistas sin Bertín Osborne. Ganar las elecciones y no tener a mano la presidencia del gobierno no parece una victoria, como meterle 10 a un Rayo que juega mejor con nueve que tú con ocho y la BBC.

El PSOE también perdió votos y escaños, iniciando la construcción de la línea 1 de Metro debajo del mítico y marmóreo suelo de Ferraz, pero ganó a las encuestas y a los nuevos partidos, valga la redundancia. Los socialistas solo ganaron en Andalucía y Extremadura, hicieron el ridículo en Madrid, Cataluña y Euskadi, pero igual está más cerca de la presidencia Pdr Snchz que Mariano Rajoy. Y encima los resultados en Andalucía no fueron tan buenos como esperaban, otra victorrota de Pdr que aleja a Susana Díaz de Madrid.

Podemos y amigos consiguieron 69 diputados, 42 con sus siglas, el resto en coaliciones o mareas. Un magnífico resultado, pero lejos de lo esperado, de lo que apuntaban las encuestas y los puestos de frutas de Andorra. Están a las puertas del cielo, pero llamando al timbre. Habrá que ver si les abren. No consiguieron superar al PSOE ni en votos ni en escaños, pero obtuvieron un magnífico resultado en Cataluña y en Euskadi. Remontaron respecto a las encuestas de hace quince días, pero no llegaron a hacer realidad las del fin de semana. Y veremos cómo se gobiernan los 69 diputados de varias formaciones confluyentes desde el diálogo y el pacto.

Ciudadanos es, de los cuatro partidos, el que quizá esté más cerca de la derrota que de la victoria. Hace una semana el partido crecía y crecía en las encuestas, Rivera era el nuevo Adolfo Suárez que iba a encabezar la segunda transición, el líder más valorado. 40 diputados es un gran resultado, pero está muy lejos de lo esperado y no parecen suficientes para cambiar España. Rivera se quedó atascado en una puerta giratoria al llegar al hotel desde el que iban a seguir la noche electoral y luego tuvo que escuchar a sus seguidores gritarle “Presidente, presidente”. No fue su mejor noche. En Ciudadanos sacaron a pasear el tradicional “La Ley electoral se ha comido mis deberes”, letanía que suele entonar IU cada cuatro años. En la sede madrileña del partido se cantó el “Yo soy Español”, igual que en la sede del PP. Al final era verdad que eran de izquierdas y de derechas.

Ahora toca hacer cábalas, sumar, restar, dialogar, pactar. Los pactos más “naturales” no suman, los pactos menos naturales parecen muy complicados, la “Gran Coalición” puede ser Ruiz e indecente. En resumen, un pitote endemoniao. Igual nos vemos en primavera.

En nuestra bella y llena de potencial provincia, el PP ganó la elecciones. Aquí no hace falta buscar palabrejas nuevas. El PP pierde veinte mil votos, pero obtiene un lustroso y saludable 46% de los sufragios -una burrada con todo lo que ha llovido- y mejora siete puntos su resultado en la capital respecto a las municipales. Casado, parece evidente, tiene más tirón que Rivas. El PSOE, contra pronóstico, mantiene su diputado a pesar de perder 4000 votos en la provincia respecto a 2011. Nadie daba un duro por ellos, así que tienen derecho a descorchar cava, sidra y vino de Cebreros.

Por contra, Ciudadanos no cumplió las expectativas y se quedó lejos de enviar a Pedro Sierra al Congreso. Es difícil evaluar a estas alturas los factores que han influido en el pinchazo del partido naranja. ¿Hizo mella la campaña proagro del PP? ¿Falló el candidato? ¿Fue la campaña nacional la que restó impulso al partido en la provincia? Sierra -exPCAL- habló de “la estrategia del miedo de la vieja política”. A su lado, Manuel Vicente -exPP, exUPyD-, director de campaña de Ciudadanos en Ávila, se colocaba las gafas en la punta de la nariz. En la capital, Ciudadanos gana votos respecto a las municipales -PP y Ciudadanos suman el 63% de los sufragios en la ciudad amurallada-, ese consuelo les queda.

El otro partido emergente-nuevo se quedó en un 12%, más o menos donde todo el mundo esperaba, así que sin sorpresas en el mercado de las berenjenas abulenses.

Y ahora lo importante: los resultados de la VII Porra Electoral Los4Palos. En este comentario del blog están los ganadores de cada categoría y la explicación. Aquí os dejamos una tabla con el resultado global.

Porraglobal

Felicidades a los ganadores, si quiere consultar la tabla, está aquí. Mil millones de gracias a Guillermo por el cálculo.

PS.- IU sí perdió. Y lo de UPyD no tiene nombre.

Gol en las Gaunas #15DebateÁvila

coentrao_54Habría sido absurdo pensar que lo de anoche iba a ser un encuentro igualado. Podemos recurrir a todos los tópicos que queramos -fútbol es fútbol, once contra once, no hay rival pequeño, 90 minutis son molto longos-, pero todos sabíamos que era muy difícil que saltara la sorpresa. El debate de ayer entre los seis principales partidos abulenses era como la fase de grupos de la Champions League: un equipo grande, un par de equipos medianos, alguna vieja gloria europea venida a menos y un equipo de un país de las periferias del fútbol que lleva ganando la liga local desde que Atila era un muchacho al que le gustaba la jardinería. Un trámite cebado por la UEFA para sacarnos las perras.

Pablo Casado era el Madrid. Un Madrid ramplón con Secretario, Baljic y un Coentrao abstemio de capitán, pero con un escudo en el brazo que te recuerda que ha ganado más Copas de Europa que tú partidas de mus con los colegas. Además, cada vez que pasas a su lado con la lengua fuera te señala, quitándose con delicadeza el pelo de la frente, que la competición fue idea suya y que si estás allí es gracias a él, que es un tipo generoso que te permite lucir con su reflejo. Casado demostró tablas, lo que le sirvió, a falta de otros argumentos, para ganar el debate sin mucho esfuerzo. Dijo conocer los horarios que va a anunciar Renfe este jueves, que viene a ser lo mismo que saber con qué rival te toca en el cruce de octavos antes de que se haya sorteado la fase de grupos -las famosas bolas calientes- y prometió que el PP reducirá el paro en la provincia a la mitad en la próxima legislatura, típica floritura innecesaria en el centro del campo a falta de 2 minutos para el final que calienta al rival para que te suelte una patada en la espinilla. 

Casado fue duro con casi todos sus rivales, pero especialmente con los situados en su mismo terreno de juego: UPyD y Ciudadanos. Centroderecha F.C. Ambos partidos lucharon entre ellos por ver cuál era la cenicienta del grupo, el equipo que viene de más allá de los limes del Imperio Romano a ver el estadio, pedir camisetas y hacerse una foto con sus ídolos de juventud. Estuvo mal el candidato de UPyD: inseguro, nervioso, asustado. Con cada réplica de Casado, situado justo a su derecha, parecía encogerse y con cada mirada sonriente del popular temblaba. Después del duelo entre Casado y Del Dedo, el 8-0 del Madrid al Malmoe parece un marcador ajustado.

Mal también el candidato de Ciudadanos, espantoso y fuera de lugar como Molina de extremo. Ni nacionalizando naranjas a cinco brasileños del montón -en el partidos los llaman “consultings”- se arregla el mal juego del equipo. Si dentro de cuatro años Ciudadanos sigue con nosotros, solo el cultivo de clones de Rivera en invernadero puede dar empaque a un equipo sin medular, banquillo, cantera, estructura deportiva, recogepelotas o utilleros. Los cuatro lemas de la campaña a nivel nacional repetidos un par de veces para rellenar minutaje, lo que viene siendo mantener la posesión en defensa con pases cortos entre los centrales para evitar la goleada, algún patadón p’arriba a ver si hay suerte y poco más. Solo respiró tranquilo cuando acabó el partido.

El PSOE fue la vieja gloria del grupo. Juego sobrio, jugadores maduros y experimentados, bien plantados, pero tan cansados del fútbol como de la vida. Te puede salir una fase de grupos buena, empatar un par de partidos y clasificarte para la Europa League, pero olvídate de que tus aficionados disfruten con tu juego o lleguen despiertos a los minutos de descuento. Muchos datos, alguna propuesta, pero poca chicha. Mediocampismo. La mejor noticia para el PSOE es que Casado arreó tanto a Ciudadanos que si alguien dudaba entre ambos ayer despejó todas sus dudas a favor de los populares, lo que paradójicamente podría dar al PSOE el pase a octavos como segundo de grupo.

En toda fase de grupos hay un equipo revelación que juega bonito, ágil, alegre y se gana las simpatías de los aficionados rivales en plan “si no ganan los míos, que lo van a hacer, estos tampoco están mal. Igual miro algún día en internet si han ganado la liga de su país random”. IU jugó ese papel anoche. Tampoco piensen ustedes que su representante -la única mujer entre cinco hombres- salió al campo como Robinho en Cádiz, pero hizo un papel más que decente. Quizá pecó de interactuar poco con sus rivales, centrada tal vez en cumplir con lo que le pedía su propia hinchada, que al fin y al cabo es la que compra las camisetas, las bufandas y las trompetillas esas que te dejan sordo cuando corres la banda. Robinho, por cierto, juega ahora en un equipo chino, el Guangzhou Evergrande, conjunto en el que también militaron Gilardino y Diamantini. Igual hay hueco allí para Llamazares y Paco Frutos.

Por último, Podemos. Equipo de mitad de tabla en su liga que hace un buen año y se clasifica para la Champions. No se puede esperar gran cosa de él, pero no es el Malmoe. Hace su juego, aprovecha la oportunidad para salir por la tele y hacer taquilla, un saludo, adiós y gracias. Jersey morado a juego con el color del partido, mejor oratoria que la media y poco más. Todo lo que consiga el partido en la provincia será gracias a coleta morada.

Lo mejor del debate fue su existencia. Aunque seas del Atlético y te entren taquicardias los Domingos de Ramos, no puedes negar que la Champions es un gran invento, un circo maravilloso que te hace pasar por taquilla religiosamente año tras año con la esperanza de levantar alguna vez la copa. Lo peor, sin duda, que lo de anoche no fue una final, ni siquiera unos cuartos. La fase de grupos está bien para pasar el invierno, pero no hace florecer la primavera. Los candidatos se dedicaron a darnos un discurso en fascículos, regalándonos los oídos con lo maravillosa que es nuestra provincia, lo bonita que es la ciudad -cosas que no dudamos- y el mucho potencial que tenemos -la segunda ya tal. Un debate soso y encorsetado, aunque mejor editado y moderado que el de la Academia de Televisión. 

Lo peor de todo es que no nos invitaron para comentar el debate después de habernos empollado todos los vídeos de Maldini y las obras completas de Valdano. Otro año será.

A %d blogueros les gusta esto: