La bandera

Bandera_de_España_en_Ávila

Podríamos decir, amado lector, que ya existe entre usted y yo una relación de confianza, no tanta como para invitarle a cenar a mi casa, pero sí la suficiente como para aceptar que me invite usted. Tras más de tres años de relación, de pasear de la mano y darnos besitos castos en las esquinas, es hora de sincerarse: nos leen cuatro gatos. Este no es el blog de Escolar, ni Politikon, ni Microsiervos, ni nada remotamente parecido. Meridianos nos da sopas con hondas.Por aquí pasan usted, nuestras familias, los que llegan engañados desde Google y otros cuatro o cinco. Una buena parte de las visitas acumuladas se deben a que cada vez que piso un centro comercial o una tienda de tecnología entro en el blog desde cada dispositivo que ponen a mi alcance. Si tienen siete iPads en una mesa, siete visitas. ¿Un portatil encendido? Otra visita. ¿Un móvil desamparado? Otra visita.

Lo que sucede, y también les voy a ser sincero con esto, es que en ocasiones los que damos a la tecla tenemos la sensación de que esa persona que tienes al lado en el ascensor, el señor que está sentado tomando un café mientras paseas o la señora que sale de la librería cuando tú entras es uno de tus lectores. Intuyes que hay algo entre vosotros, una relación etérea, un lazo invisible, por cómo te mira, cómo te deja salir antes del ascensor o ese tic extraño que se le ha disparado en el párpado. A mi me pasa poco porque fuera de la ciudad algunos de los temas que tratamos no tienen el mismo impacto -lo del Murallito creo que no es tema de conversación más allá de las murallas-, pero supongo que a los demás miembros del blog esto les sucede constantemente.

Como les digo a mi me pasa poco, pero me pasa. Sin ir más lejos, hace poco escribí una entrada en la que pontificaba sobre la sana indiferencia que define el debate identitario en estas tierras ¡y pocos días después el alcalde me planta una bandera de España de 14 metros cuadrados en un mástil!. No solo es evidente que el alcalde me lee -un saludo y un beso desde aquí, que hace mucho que no nos vemos- sino que además está claro que le gusta llevarme la contraria. Voy a empezar a defender muy fuerte la organización del Centenario de la Santa a ver si hay suerte y el alcalde, por dejarme mal de nuevo, decide cambiar todo de arriba a abajo y nos da una alegría.

En la presentación del evento banderil, después de decir el alcalde -otro beso para él- que la bandera será “un elemento fijo que recuerde el centenario, y nada mejor que identifique a los españoles de bien”, el general Budiño, director de Asuntos Económicos del Ejército de Tierra, afirmó que le gustaría “que esto no fuera solo para los militares sino para todos los españoles, que también sintieran ‘un algo’ al ver su bandera”. ¿Qué es un “español de bien”? ¿Qué es ese “algo” que esperan que sintamos ante la bandera? ¿Sienten los españoles de bien ese “algo” con más intensidad que los españoles reguleros? ¿Hay un símbolo nacional para los españoles del montón?

El debate sobre los símbolos nacionales es casi tan largo como el debate sobre el ser y la esencia de España. A mi la bandera de España no me desagrada, ni me provoca rechazo, incluso me parece estéticamente más atractiva que la de la franja morada. Es más, les diría que en alguna parte de mi casa hay una guardada, posiblemente junto a la republicana y a la de nuestra comunidad birregional y conjuntiva. Pero comprendo que haya gente a la que le provoque urticaria. Primero, porque este es un país libre y cada cual puede sentir hacia los símbolos propios o ajenos lo que le plazca; y segundo porque el uso que se ha dado a estos es lógico que genere cierto rechazo en amplias capas de la población. Y no, no hablo de Franco.

España es un país plural, como todos en mayor o menor medida, pero precisamente aquellos que más dicen defenderla son los que más reniegan de ello y los que se enfrentan a este hecho. Los que más hablan de España son los que más hacen por destruirla, excluyendo de sus entrañas a una buena parte de la sociedad, la que no casa con su idea de la patria. Los que más rompen España son los que atizan con los símbolos comunes, con las leyes de todos y con las instituciones a aquellos que por algún motivo no parecen españoles de bien. La España monolítica es imposible y están tardando demasiado en darse cuenta, de la misma forma que los demás, los de la España plural, están tardando en darse cuenta de que esa batalla, la defensa de una idea de España abierta e inclusiva, es un batalla que hay que luchar. Los españoles de bien se han hecho con los símbolos comunes por la no comparecencia de los demás.

España dolía a los intelectuales del 98, como si ser español fuese una enfermedad autoinmune, una mancha de nacimiento, genética, que te convierte en tu principal enemigo. Más de un siglo después, la ansiedad patriótica parece haber vuelto a prender en nuestras entrañas a lomos de una crisis económica que no se va y una crisis social e institucional que apenas ha llegado. España ya no duele, España agota. ¿A usted no se le está haciendo eterna esta legislatura?

Mientras escribo estas palabras, atruenan por Madrid los motores de aviones y vehículos blindados, los sones militares reverberan en las fachadas de los edificios de la zona, la cabra de la legión pasea risueña por la Villa y Corte y Mariano Rajoy preside, otra vez, el coñazo ese del desfile. Como habrán adivinado, hoy es 12 de octubre, Día de la Fiesta Nacional, de la Hispanidad, de las Españas, de la Virgen del Pilar y de San Rotobaldo de Pavía, que no tiene nada que ver con todo lo demás pero tiene un nombre gracioso.

 

¡Viva San Rotobaldo!

¡Viva España!

PS.- Otro beso para el alcalde.

El cadáver momificado de la abuela

Hay cosas que permiten enorgullecerse de ser abulense. Uno de esos motivos es Emilio Rodríguez Almeida, figura que ha sido homenajeada este fin de semana por el Colegio de Arquitectos de Ávila. Un encuentro de expertos y un acto abierto al público han servido para reconocer la trayectoria de, como él mismo se define, una “rara avis”.

Entre esos expertos, se contó con la presencia del presidente de la Accademia Panisperna de Roma, Roberto Savio, quien aprovechó todas sus intervenciones para criticar los recortes que se están produciendo en materia de Cultura en varios países de Europa e insistir en la importancia de que el patrimonio artístico forme parte de nuestra vida.

Lamenta que Rodríguez Almeida sea un personaje “olvidado” en su propia tierra. Al preguntarle por los motivos de esa injusticia, Savio respondió con el siguiente extracto que no me resisto a compartir:

“Yo creo que hoy no hay ningún interés por la cultura en general en las instituciones. Por siete años consecutivos se va reduciendo el presupuesto de Cultura, de mantenimiento del patrimonio artístico, de los museos, etc. En general, se ha cortado todo y se sigue cortando. Y la lógica es muy sencilla. Ávila es una ciudad turística: muy bien, vengan los turistas. Pero ya que todo está (la Catedral está, la Muralla está), ¿para qué vamos a seguir invirtiendo plata en una cosa que ya existe? Ésta es la lógica del sistema. Es, como yo siempre digo, como si yo quisiera vivir mostrando el cadáver momificado de mi abuela a quién paga para verlo. Pasa a ser una cosa momificada que no tiene más vivencia, con el problema de que, si los ciudadanos no se siente parte de este patrimonio histórico, éste pierde su identidad. ¿Qué significa ser abulense respecto a ser… qué se yo… de Málaga? Significa tener una relación con un territorio diferente que el de Málaga, de una historia diferente a la de Málaga. Al menos que se encuentre un sustituto en los partidos de fútbol donde uno se siente del Real Madrid o del Barça y con eso vas a tener identidad”

Estas palabras las pronunció el sábado. Dos días después, el lunes, en la ponencia de Rodríguez Almeida, Savio quiso dejar claro que sus palabras no eran un reproche contra ninguna institución en particular y que su crítica no tenía signo ideológico alguno.

Si hay que hacer este tipo de aclaraciones quizás sea porque, como el mismo avisa, “la política ha perdido la capacidad de visión a largo plazo”. “No hay elaboración de un plan”, ni unas prioridades marcadas de forma clara, y cuando se señalan estas carencias, escuece.

Otoño: caen las hojas, sube el paro

Paroseptiembre2014Según el CIS, el paro preocupa cada vez menos a los españoles. No es que preocupe poco -es el principal problema para más del 75% de los encuestados-, pero antes estábamos todo el día pensando en ello y ahora solo desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. La preocupación por el paro ha caído 10 puntos desde 2012, ha pasado de angustia a angustita, y eso antes de conocer que hay o había un perro en un piso de Alcorcón con ébola. Ahora el paro solo debe preocupar al que no tiene dinero para comprarse un traje NBQ en condiciones y tiene que recurrir a pegar los guantes de cocina al impermeable del parque de atracciones con cinta de embalar.

 IntermensualseptiembreDurante el pasado mes de septiembre, el paro aumentó en nuestra provincia en 230 personas, hasta las 16305. A pesar de todo -y “todo” es mucho: estacionalidad, cobertura, tipo de contratación, etc.- hay que reconocer que no es un mal dato. Es la menor subida del paro en un mes de septiembre desde que comenzó la crisis, es la primera vez en seis años que septiembre cierra con menos parados que el mes anterior y el comportamiento del desempleo durante el verano solo ha sido peor que en 2010, cuando los famosos brotes verdes del anterior gobierno.

Interanualseptiembre¿Quiere eso decir que podemos hacer acopio de latas de conserva con la tranquilidad de que si estalla una pandemia mundial con epicentro en Alcorcón al menos podremos cogernos la baja en el trabajo? No coja su escopeta de balines tan rápido. Desde hace unos meses venimos advirtiendo de que las perspectivas no son buenas y de que indicador adelantado tras indicador adelantado, todo parece anticipar una ralentización del crecimiento en Europa cuando no una nueva caída. La cosa es tan grave que en la última revisión de las previsiones de crecimiento del FMI, España es la gran economía que mejor parada sale, la locomotora del vecindario, uno de los pocos países que ha recibido revisiones al alza.

verano2014En pocos días empiezan en la ciudad las celebraciones por el centenario de Santa Teresa, unos actos que, más allá de su componente cultural o cultual, se ven como una gran oportunidad para la economía abulense o al menos para su principal sector. Ilusionantes perspectivas, cielos azules y solecitos con sonrisas picaronas, que no deben hacernos olvidar que no toda la ciudad puede vivir del turismo.

PS1.- Le prometí a @Ana_Cordobes que modernizaría la visualización de datos. Para la próxima, palabrita del niño Jesús.

PS2.- El pasado mes no tuvimos datos del paro por el blog porque andaba muy liado. Pido perdón por los daños psicológicos causados.

PS3.- ¿A partir de qué hora está bien visto socialmente saquear supermercados? ¿Vale con que haya caído el sol o hay que esperar hasta la madrugada?

 

Fase E del sueño

Linea_ferrocarril

Sueños tenemos todos, no solo el señor Negro. Lo que yo he vivido esta noche ha sido más bien una pesadilla surrealista que comienza con mi persona en un oscuro portal de un barrio cualquiera. Tengo dos cabezas (lo que no parece preocuparme lo más mínimo) y subo escaleras esquivando en cada piso a personas que, rotulador en mano, intentan pintarme la ropa –sí, llevo ropa-.

Cuando llego a la azotea, mi gata me abre la puerta. “¿Qué tal todo?”. “Bien. ¿Y tú?”. “De puta madre”. Nos echamos un pitillo los dos mirando la puesta de sol (todavía me permito el vicio de fumar en sueños). El animal y yo discutimos sobre la nueva posición de Messi en el esquema del Lucho, hasta que ella expulsa una enorme bola de pelo que me obliga a correr como un vulgar Indiana Jones perseguido por una piedra rodante. Salto y aterrizo ante una ventanilla de atención al público.

Hasta aquí, todo ocurre sin alterar mi tranquilidad lo más mínimo. Forma parte de esa lógica ilógica que tienen todos los sueños. La pesadilla empieza ahora. ¡Santo dios! Estoy en una estación de trenes e intento comprar un abono de transporte mensual para ir y venir de Madrid. Sí, lo sé: es aterrador. Aquellas personas que sufran enfermedades de corazón pueden abandonar aquí la lectura.

El señor del otro lado del cristal me pregunta que dónde está ubicado el sueño. “Ni zorra”, respondo. “Pues aclárese porque no es lo mismo estar en Ávila o en Segovia, que en Guadalajara o Toledo”. Esto último lo dice gritando, muy enfadado. E insiste: “¡Aclárese! ¡Aclárese! ¡Aclárese!”. Empiezo a llorar y haciendo un puchero le digo que soy de Guadalajara de todo la vida, del casco histórico.

El taquillero me mira con sus tres ojos y empieza a reírse. “Mentirosssssssso”, dice con su lengua viperina. “Tú eres de Ávila”. Yo lo niego. “No, no, noooooo”. Pero él continúa riéndose. “De Ávila y con dos cabezas… ¡La cosa te va a salir por un pico!”.

El humo del tren

En el Círculo de Bellas Artes de Madrid había hace tiempo, no sé si seguirá, una exposición dedicada al urbanismo y a las infraestructuras. La muestra incluía una serie de mapas de España en los que las ciudades aparecían localizadas en función de lo que se tardaba en llegar desde ellas a Madrid en los distintos medios de transporte disponibles. Los mapas empezaban, creo recordar, en 1970 y el cambio era absolutamente brutal. Salvo excepciones (Extremadura está más lejos de Madrid ahora que en 1980) el país se encogía década a década, como una camiseta de mercadillo. Acortando distancias, acercando personas que dirían desde el Ministerio de Fomento. Ávila en esos mapas permanecía prácticamente estática desde 1980 y tan solo la apertura de la A51 acercaba levemente nuestra ciudad a la villa y corte.

Ayer, Gonzalo Ferrer, presidente de Adif, presentó en el Congreso de los Diputados los presupuestos y las previsiones para 2015 de la entidad pública empresarial responsable de la gestión, construcción y explotación de la mayor parte de infraestructuras ferroviarias de la piel de toro. Habló de dinero, de inversiones y también de la puesta en servicio de nuevas vías, la mejora de algunos trazados y los efectos que esas actuaciones iban a tener sobre los tiempos de viaje. Por ejemplo, un madrileño que quiera ir a comerse una paella a Valencia tardará solo una hora y quince minutos en llegar hasta los dominios de la Gurtel Rita Barberá. Si el mismo madrileño pasa de la paella y quiere acercarse a Burgos a tomar unas cañas, el viaje solo le llevará una hora y cuarenta y cinco minutos. Y si después de tanta comida lo que le apetece es darse un paseo por la Alhambra, de Madrid a Granada tardará dos horas y cincuenta minutos.

Podemos discutir sobre su precio y su necesidad, pero es innegable que el salto dado por las infraestructuras de transporte patrias en las últimas décadas es pasmoso. En la presentación de Adif se habló mucho de nuestra región: de Zamora, de Burgos, de Palencia, de León. Y también de Salamanca. Si al madrileño anteriormente citado le apetece tomarse unas pinchos por Van Dyck o cambia los campus de la Complutense por los de las riberas del Tormes, el viaje entra ambas ciudades durará una hora y veinticuatro minutos. ¡Menos de hora y media! Exactamente lo mismo que tardaría en llegar hasta Ávila en el tren más rápido de los disponibles. ¿Cómo es posible tal maravilla? Por la puesta en servicio de las mejoras en la línea entre Salamanca y Medina del Campo. A partir del año próximo, los viajeros que vayan desde Madrid a la capital charra podrán elegir viajar por Medina y tardar hora y media o viajar por Ávila y tardar dos horas y media.

No hace falta ser muy listo para suponer que esa nueva ruta reducirá el número de viajeros que con destino Salamanca pasan por nuestra ciudad y una vez que esto suceda tampoco resulta difícil suponer que se reducirá el número de trenes y servicios.

Hace dos años, Ramiro Ruiz Medrano, delegado del Gobierno en Castilla y León, prometió que el trayecto entre Madrid y Salamanca se reduciría a una hora y veinte minutos. Promesa cumplida. Pero el delegado del Gobierno, ante las dudas de los medios abulenses, juró y perjuró que esa mejora se daría en la línea que pasa por nuestra ciudad. Mintió, y su mentira solo tardó dos meses en hacerse evidente, el tiempo que tardaron en concretarse los planes de Fomento.

Con aquellas obras a punto de entrar en servicio, los altos mandos del PP de la ciudad, la provincia y alrededores (al diputado Casado le metemos en este último grupo) vuelven a vendernos, con motivo de los Presupuestos del Estado del año próximo, el brillante futuro del ferrocarril abulense mientras a su alrededor las vías, como la ciudad, se oxidan.

Vuelven a vendernos humo, lanzaderas, planes estratégicos y mentiras; pero será nuestra culpa si volvemos a dejarnos engañar.

PS1.- Ejem.

Santa Hipster

Es un empeño histórico de “esta nuestra comunidad bloguera” el fomentar que Ávila y provincia sea smart. Pero más que smart, moderna que te rilas. Con esa intención, aquí hemos pedido que se impulsen iniciativas como que la Palomilla se haga del Espanyol, se fomente un macromeeting internacional del Dardo o el ponerle una plaza a Michelle Jenner.

Y esta vez vengo con algo más audaz si cabe. No les pillará por sorpresa porque al fin y al cabo es el título de la entrada…

Celebremos “Santa Hipster”.

La idea me llegó tras un intercambio de tuits sobre la cuestión catalana. Doña @PJGarcinuno apuntaba que…

Y, oigan, poca broma con el tema. Según se lee en Ávila Turismo sobre la leyenda referida…

“Desesperada porque nota como se acerca el susodicho, pide a Dios que ‘le diese alguna fealdad en el rostro’ y de su rostro nace al momento una densa barba `tan espesa y tan compuesta como si fuera varón’.”

Aparte del hermanamiento que supondría con nuestro país vecino – siempre llevando el tema de forma delicada para que Olivenza no fuera invadida a modo de desagravio –  este acto sería todo ventajas. Podrían venir de invitados desde el nuevo Rey (y de paso se invitaba a Doña Letizia a un buen chuletón, que nunca viene mal para el estilismo) a Justin Timberlake, Batman, Illarra (valga la redundancia), su pony, Xabi Alonso, Russian Red y Arda Turan . Será por colchoneros en Ávila

El tema es que esto habrá que organizarlo rápido, que las modas vuelan y las barbas del vecino se ponen a remojar. Es decir, que lo hipster pronto será ir afeitado porque lo de los pelacos será ya demasiado mainstream.

Propuesta de mascota para el evento.

Propuesta de mascota para el evento.

Como primera medida, propongo que se organice un flashmob – desde la UCAV mismamente – con todo el equipo municipal embarbado, custodiados por Los 4 Pelos, Michelle Jenner y un invitado especial… el más moderno de todos los modernos.

¡Pablo Iglesias!

¡Claro que se puede! Los modernos, como es bien sabido, son muy además de gastarse las perricas en la zona de celebración: merchandising, marketing, fotos con la mascota de la ciudad. Lo que se tercie. Por si fuera poco, la polémica estaría servida con lo que eso ofrece de publicidad gratuita: entre lo laico y lo religioso, lo moderno y lo tradicional, lo irreverente y lo innovador. Directo de La Sexta noticias garantizado, con lo que pones a Ávila en el mapa, internacionalizas y categorizas.

Yo dejo ahí la idea, sin necesidad de royalties ni ná.

Pd: Lo de la barba adjunta en el gif se podría hacer con revolconas y torreznos.

Los PGE de 2015 para Ávila y provincia.

image

El PP ha organizado hoy sábado un acto en nuestra ciudad para difundir los Presupuestos Generales del Estado para el año 2015 aprobados ayer por el Gobierno de la Nación. El acto, que ha contado con la participación de varios altos cargos del gobierno nacional y regional, entre ellos el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y el vicesecretario general de comunicación del PP, Carlos Floriano, ha sido clausurado por María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha.

El siguiente vídeo es un resumen de las declaraciones realizadas por los diferentes cargos presentes en el acto sobre el impacto de los citados presupuestos en la ciudad y provincia de Ávila.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.256 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: