Convergencia y Desunión

Tengo desde jovencito un problema serio con el tema de las elecciones. Lo descubrí en la mirada de una joven encargada de recepción de unos apartamentos en Benidorm. Bajamos el gallego, el zamorano y el abulense a alquilar la TV. La chica nos miró con curiosidad y nos preguntó  ¿Hay partido esta noche? “No” -respondimos un segundo antes de liquidar cualquier opción de ligarnos a la muchacha-“hay debate entre Mayor Oreja y Borrell”.  “Aah”. “Por las europeas, ya sabes”. “Aah”.

Es que ese 2004 también fue un año intenso.

Anoche echaba de menos a ambos, uno en Galicia y el otro en Grecia cubriendo la sede de Syriza. Estaba yo en casa cambiando entre La Sexta, el 24 Horas, la BBC y la CNN (estas dos últimas por puro postureo).  Y de repente recordé la frase que coronó aquella noche, una década atrás:

“Las elecciones son mejor que un orgasmo”.

A lo que el zamorano respondió…

“Gallego, tú estás gilipollas”.

“Miente, miente, miente” decía Mayor Oreja en aquel debate. Bueno, dejo la batallita atrás, que yo he venido aquí a converger, digo a escribir.

Estaba siguiendo lo de Syriza y no podía evitar imaginarme una Fanta al lado de todos los dirigentes de Izquierda Unida que han ido pasando por las televisiones estos días. No seré exacto en lo que voy a escribir, pero más o menos han venido a decir que el triunfo de Syriza era el suyo, que el programa lo habían ido preparando entre toda la izquierda europea en los últimos meses, que Syriza se parece más a IU que a cualquier otro y luego lo habitual de que el pueblo ha hablado, la troika, la alegría, la dignidad.

Pagafantas.

Y no porque no tengan razón, que casi todo lo anterior es verdad. Pagafantas porque Tsipras solo tiene ojitos para Pablo Iglesias. Y para el doctor House, que tampoco parece camarada de Alberto Garzón, salvo que de segundo se apellide Wilson.

IU ya no mola. Y bien que lo siento, porque como escribí hace unos días al menos sé lo que piensan sin triquiñuelas de esto o aquello. Pero no molan, ahora mola lo que mola. De hecho… ¿Mola la palabra mola, o suena a franquista, como la bandera?

Si hay una palabra que compite en desgaste con “Papa” y “Centenario” esa es “Converger”. Vamos a ver, aquí dos no convergen si uno no quiere, y hablamos de un país en el que ni la convergencia clásica tiene segura su unió. Izquierda Unida, consciente de que hay un tsunami devorándolo todo, en vez de reafirmar su autonomía y reivindicar su trabajo (en el caso local, a veces notable), ha decidido asumir en silencio que también es un poquito casta, que ha tocado caja, que ha apoyado a estos y aquellos. Como si hacer política hasta 2014 hubiera sido motivo de deshonor. El que hace política se mancha. Todos. Lo verán en Podemos como lo verán en Syriza como lo verán en cualquier parte.

Pues no. Hay que converger. Hay que unir, hay que diluirse, hay que lavarse con Perlán y hasta con Colgate, que a la coleta ahorcan.

Y mientras, en el otro lado de la convergencia, con esa mirada de “quítate de ahí, castoso” se dice que sí, que bueno, que más tarde, que puede, que vaya, pues sí, pero bueno, que habrá que mirar, que entre todos, que ganemos, pero solo si podemos.

Y poquito a poco, fruto de esa mirada de corderito que pide perdón por su pasado de pecados, no son pocos los afiliados y simpatizantes que se pasan al círculo.

Cada vez que en IU alguien dice “converger”, me abro una fanta.

¡Converger! ¡Chupito! ¡Converger! ¡Oportunidad histórica! ¡Chupito doble!

Pd: Creo acabar de escuchar que Tsipras recibirá el apoyo de los independientes nacionalistas de derecha. Empiezan los extraños compañeros de cama. La política, que mancha.

A favor de la libertad de Bárcenas

IMG_1520Pues sí, ha leído usted bien el título. Me declaro a favor de que el señor Luis Bárcenas, extesorero del PP para el común de los mortales, “ese señor” para Mariano Rajoy, esté haciendo las maletas para abandonar la cárcel mientras escribo estas líneas. Me dan igual los argumentos jurídicos a favor o en contra, me da igual si la fianza es mucho o poco dinero, si se lo han dado sus amigos, lo ha sacado de debajo del colchón o si ha hecho un crowdfundig; y me da igual si su libertad es un nuevo golpe a la confianza del pueblo en la justicia o si la refuerza. Lo importante, lo más importante, lo único importante ahora, es el espectáculo. Bárcenas suelto, con una gabardina con los cuellos subidos, mirando a uno y otro lado, recorriendo todos los aparcamientos de Madrid buscando a Pedro J. ¡Espectáculo!

Por eso mismo, por el espectáculo, cruzo los dedos para que Susana Díaz adelante las elecciones en Andalucía y para que su ejemplo sea seguido por el lehendakari. Elecciones en marzo, en mayo, en julio, en septiembre y en noviembre. Y un referendum o dos, en octubre y diciembre, para completar el ciclo. Y en Europa igual. Tras las griegas del próximo domingo ¿por qué no las francesas en marzo, las alemanas en abril, las italianas en junio y las belgas, por ejemplo, en septiembre? ¿Y Juncker? ¿Juncker puede convocar elecciones? ¿Y si votamos una nueva constitución europea? ¡O la misma de antes para ver si hemos cambiado de idea! Y si puede ser, que los resultados de todas las elecciones sean lo más confusos posibles. Las mayorías absolutas son aburridas y la esencia de la democracia es el diálogo, la negociación y las peleas en el barro. Pablemos presidente del Gobierno, Tudanca en la Junta apoyado por una coalición PSOE-IU-Podemos-PREPAL-UPL y un ficus alcalde de Ávila con el voto de todos los partidos menos el PP. Todo risas.

La crisis, el paro, el centenario de la Santa, la independencia de Cataluña, la exploración espacial, Ramón Garcia con transparencias; todo eso es importante, es verdad, pero solo como ingredientes menores de una salsa mayor, del espectáculo. Lo importante de que nieve son las broncas posteriores porque contribuyen al espectáculo. ¡Y que sople el aire a ver qué pasa con las banderolas! ¡Y que llueva a ver qué pasa con los imbornales! ¡Y que se desborde el río a ver si aguanta la pasarela de los cuatro postes!

Espectáculo, diversión, risas. Si tenemos que soportar este 2015 que se avecina, que sea con una sonrisa en los labios. También podríamos darnos a las drogas, los juegos de rol o las lecturas de Coelho, pero todas estas soluciones son más caras. ¡Háganlo por nosotros!

Política y religión, el arte de hacer amigos

Abrimos sano debate en Los 4 Palos sobre la Semana Santa. Nos gusta lo de hacer amigos. Yo, que fui capuchón antes que palo, he ido perdiendo pasión con los años, pero no dudo de la importancia cultural, artística y turística de la celebración.

El caso es que el tema se ha ido de las manos. Les copio-pego de Europa Press esta nota de León, pero que bien podría ser de esta nuestra ciudad si Ciudadanos y Podemos estuvieran más activos…

“Ciudadanos en León ha instado a Podemos León a que ponga de manifiesto su “postura oficial” en relación a la Semana Santa (…)  Así lo ha explicado Ciudadanos en un comunicado, donde ha agregado que la Semana Santa leonesa es “mucho más de una tradición” y también “un importante revulsivo económico y de empleo para León”. En este sentido, ha recordado que la Semana Santa leonesa ha sido declarada de Interés Turístico Internacional, con arraigo en la ciudad desde el siglo XVI.”

Ya saben de donde viene la historia… Sevilla en pie de guerra después de que el Partido del Círculo tuviera un patinazo de referendum, luego rectificado, aunque Pablo Iglesias (que por otra parte tuvo exitazo y llenazo allí) manifiesta ahora que la Semana Santa se está privatizando. ¿Que qué significa eso? Pues eso les vengo a preguntar.

¿Se está privatizando la Semana Santa? ¿Se puede hacer un referendum y prohibir la Semana Santa en un territorio, al igual que se prohibieron los toros en Cataluña?

¿Se aceptaría de buen grado que otra creencia religiosa, si aumentara su presencia en la ciudad, pudiera realizar actos en lugares públicos?

A mí no me miren, que soy pastafari y mis creencias son pacíficas como una albóndiga con tomate. Sin embargo, creo que el debate es interesante. Me temo que no iba a tener mucho apoyo mi postura, así que me la guardo entre los espaghettis.

Para no perder el humor, antes de abrir el debate, véanse este buen chiste granaíno

¿Se pueden publicar viñetas de Mahoma? Si te citan a la madre… ¿pegarías una buena torta o pondrías la otra mejilla?

Política y religión, el arte de hacer amigos. Si se animan a comentar, háganlo con espíritu cristiano y conciliador.

Los ONCE Palos

Cuando las cosas se hacen con cierta intención, con cierto cariño, todo termina por llegar. Hace tres años y medio (más o menos) que comenzábamos esta aventura de Los 4 Palos. Desde entonces hemos tenido épocas de más y mejores publicaciones, otras de menos, algunos éxitos, más fracasos, temporadas de bonanza y, por supuesto, de vacas flacas. Pero si algo ha sido una constante durante todo este tiempo ha sido el querer hacer cada una de las entradas que durante todo este tiempo hemos escrito sin pedir nada a cambio. Ni siquiera mendigábamos lecturas, no hemos comprado seguidores en Twitter, ni ‘me gusta’ en Facebook. No buscamos la sonrisa fácil, quizá poramos decir que sí la crítica constructiva y todo ello con nuestro esfuerzo, nuestro tiempo y nuestro dinero. Nada fácil.

Cuando las cosas se hacen de esa desinteresada manera no esperas que te den sorpresas. Ni para bien ni para mal. Sabiendo lo que hay y lo que queremos de este rincón nos alejamos de sobresaltos. Las recompensas terminan por llegar pero muchas veces, no por desmerecida, deja de agradar y es que como dice el refrán, a nadie amarga un dulce.

La noticia nos llegaba hace unos días pero no podíamos hacerla pública hasta que no se presentase de forma oficial, no es un asunto nuestro y tras votaciones y deliberaciones varias en el grupo de Whats App, en el que decidimos las cosas importantes, decidimos ser buenos chicos. Al fin y al cabo no hemos recibido nunca un gesto como este de parte de nadie y no queríamos quedarnos sin nuestra recompensa por adelantarnos a los acontecimientos.

Tras el fracaso en nuestra primera (y única) aspiración a los premios 20 blogs de 20 minutos y nuestra NO concurrencia ni nominación a abulenses del año, próxima meta, e imprescindible para nuestros egos, recibíamos un correo electrónico firmado por el delegado territorial de la ONCE en Castilla y León, Ismael Pérez Blanco. Nos comunicaba su intención de dedicar un cupón, concretamente el del sábado 10 de enero de 2015, a nuestro blog, declarándose seguidor del mismo, y dejando constancia de que, al igual que su fundación, podemos presumir del honor de, a otra escala, hacer también una gran labor social. Imaginad nuestra cara. Nuestro logotipo, nuestro blog en más de 5 millones de cupones que se venderán por toda la geografía española. Poco había que discutir, así que aceptamos.

Cupon Once

Ayer se hizo un pequeño acto de presentación del cupón que llevará Los 4 Palos a todos los rincones del mundo. El Presidente de la Excelentísima Diputación Provincial de Ávila, Agustín González, quiso acompañarnos en el pequeño e informal acto. Muestra de la informalidad es el jersey que se puso. Pablo y yo representábamos a nuestros compañeros paleros en un momento que siempre recordaremos. Ahora, os invitamos a todos a comprar el cupón para ese día 10 de enero y esperamos, de todo corazón, que los palos repartan suerte. 

___

¡Feliz día de los inocentes!

El christmas

- Te veo raro. No digo diferente, sino raro.

* Ya no sé si el mundo está al revés o soy yo el que está cabeza abajo.

“El Fierro” está apoyado en la barra de Javi, al que los parroquianos no terminamos de convencer de que nos fíe la lotería. “Tengo yo la caja como para regalar 20 euros por cliente, amos hombre”.

En 2014 me hice caso a mí mismo y decidí tomarme más a menudo el cafetico del paisano y buscar barras con camareros de alta profesionalidad y mejor alcurnia. Hasta empecé a dar carrete a los taxistas, hablando mal del gobierno, que siempre es una buena manera de romper el hielo. Sobre todo si el taxista está, que sé yo, oyendo a Federico. Es el caso de Javi, que es taxista y además propietario de bar de barrio en Delicias, parte humilde. Lugar de buena caña y patatas siempre a tiro. Nos acaba de contar que les sacó 33 euros por cabeza y botella de JB a un grupo de rumanos que decidieron celebrar la cena de empresa la noche anterior.

Y es que la navidad es bonita, y los christmas del jefe más aún. Esos que felicitan a toda la plantilla por “dar un paso hacia delante”, “cerrar filas” y “conseguir los objetivos marcados gracias a vuestra profesionalidad”. “El Fierro” está que trina con el tema.

* Es que hace falta ser cretino. No por el christmas, que ya sé que lo mandan todos los jefes, sino por la poca vergüenza. Fritos nos tiene, y encima es un mediocre.

- Como todos, tío. Tranqui Fierro. ¿Quieres otro carajillo?

* Que suba, que suba, que vengo caliente. Desde que metieron a la niña mona, el tipo no para. Todos los elogios se los lleva ella. Da igual que te multipliques por cinco, que hagas más horas de las debidas, que atiendas las llamadas, ordenes y cierres filas, como dice el maldito email. Solo ella lo hace bien para sus enamorados ojos.

- Ni caso Fierro. Tú tocar y cobrar. Haz tus horas y a casa, o al bar a ver el partido.

Javi señala la bufanda (es del Atleti) e intenta llevar la conversación al fútbol, pero pincha en hueso. Será por eso que nos saca unas aceitunas.

* Es que ese es el problema. Que ni en casa me deja en paz el muy mamón. O me pone un whatsapp con su última ocurriencia o le veo en el dichoso Facebook dando me gusta a tonterías o cosas que pongan sus empleadas.

- Es que a quién se le ocurre aceptarle como amigo.

* Coño, si es que añadía él a diestro y siniestro. Como para darle a que no.

- Chico, pues si tan harto estás vete de ahí, que te vas a gangrenar.

Javi limpia un vaso mientras “El Fierro” agarra tres aceitunas de tirón, pone cara pensativa y va soltando los huesos poco a poco. “Ptf”. “Ptf”. “Ptf”. Nos quedamos esperando su respuesta, que se le ve serio.

* Pues esa es la mierda, coño. Que antes si te hartabas de los christmas y la falsedad y te veías con ganas, pues mandabas todo al carajo y te ibas a buscar otro trabajo. Aunque solo fuera por la satisfacción de mandar a jeringar al tontainas de turno. Pero es que no hay. Ya sabéis que no hay curro. Cualquier suelta el que tiene, que luego viene el banco con las facturas. Y la mujer a decirme que si me he creído el último mohicano. Que baje la cabeza, me trague el orgullo y tire para delante, que peor fue la guerra.

Me meto cuatro patatas dos salsas de tirón. No hay mucho que añadir.

* ¿Cómo lo ves, Rubén? Que llevas todo el rato callado y mirando a la Mariló.

^ Pues prefiero a Mariló que al christmas de la empresa, la verdad. ¿A alguno os han puesto jamón? ¿Alguna cesta?

* Si bueno, una cesta. Pues como no lo tenga Antonio, el del bar…

- No insistáis – dice Javi, que se da por aludido – que aquí no se fía lotería.

* Me siento anulado, anulado. Si no fuera por el bar y por la mujer… pff. Poco pasa en este país. Luego que si votan al coletas. Ya no hay ni ganas de empezar el año con buenos propósitos. Que se quede los propósitos el jefe, la nueva o la Ana Mato. Que los guarde en el Jaguar.

Y ahí nos quedamos, con Mariló de fondo. Le digo a “El Fierro” que se meta a votar “los faritos”, que eso siempre da gustico y sale la mariló además. Y que espere unos días, que vendrá Illo con la viñeta navideña. “¿A Los 4 Palos esos? Ya tienes ganas de meterte en líos, tú”. “Sí, Fierro” -le digo-“y la semana que viene, con la nochebuena, escribiremos un relato a cuatro manos en el que nos reímos de todos un poco”. Promete entrar a ver, si el relato no es muy largo.

* Pero mete al capullo de mi jefe en tu relato: sus babas, su cretinez, su mediocridad, su falta de talento, su habilitad para chuparte la sangre y bajarte la moral, su poca vergüenza y su jodido christmas.

Le prometí que lo haría.

El relato será la semana que viene, pero mi buen amigo el Fierro, Javi el taxista camarero y Mariló bien se merecían un relato de sábado. A ver si así nos toca la lotería, aunque no nos la fíen en el bar. A ver si así los Christmas de los jefes suenan un poco menos a pamplina.

A ver si así, quien sabe, todavía se puede sonreír un poco y sobrevivir a la anorexia de esperanzas que nos han metido hasta el tuétano.

El pequeño pastelero de Madrigal

IMG_6443

Aunque ahora nuestra relación con el vecino Portugal sea más bien fría -toallas, calcetines, café, CR7 y mujeres vellosas- no siempre fue así. Conocemos mejor lo que pasa al otro lado del océano que lo que sucede al otro lado de la fina línea que una vez fue la frontera, pero durante siglos los destinos de ambos países estuvieron fuertemente entrelazados. Hoy el iberismo cotiza a la baja, pero durante mucho tiempo la pertenencia de ambos países a una misma realidad cultural era algo asumido por buena parte de las élites políticas y culturales. Para Quevedo, por ejemplo, España estaba compuesta de tres coronas: Castilla, Aragón y Portugal.

La historia de nuestro país y la de Portugal se entrecruzan en muchas ocasiones, como por ejemplo en los hechos que paso a relatarles, la historia del pastelero de Madrigal de las Altas Torres, sucedida a finales del S. XVI. Pero antes, un poco de contexto.

El fin de la reconquista no es el fin de la diversión

Para Portugal, acabada la reconquista peninsular en el S. XIII y aseguradas -más o menos- sus fronteras terrestres con la vecina Castilla, el mar era la única vía de expansión y la explotaron con dedicación y provecho. A principios del S. XV, naves portuguesas comerciaban con el norte de Europa con asiduidad -y no solo toallas y calcetines- y comenzaban a surcar las costas africanas, tomando las primeras plazas en el continente: Ceuta (1415) y Tánger. Aunque en un principio el asunto no parece de envergadura, al final se lían la manta a la cabeza y aquello termina convirtiéndose en una empresa global, a gran escala, a lo loco. Hasta el infinito, las Indias Orientales y más allá. El pequeño reino de Portugal, en la esquinita de Europa, se convierte en una potencia internacional a base grandes hombres -Gil Eanes, Nuno Tristáo, Diego Câo, Bartolomé Días, Vasco da Gama- que llevan a cabo grandes empresas hasta el momento impensables. La fina línea que separa a los héroes de los locos no era asunto que preocupara en aquellos momentos.

Por su parte, a este lado de la frontera, las Coronas de Castilla y Aragón, unidas bajo la monarquía de sus católicas majestades Isabel y Fernando, terminan la reconquista con la toma de Granada en 1492. Yo me habría sentado a disfrutar de las vistas desde la Alhambra, con una cerveza en la mano y unos pistachos, pero ellos no lo hacen. ¡Jodidos emprendedores! No solo ponen a un loco al mando de tres barcos para que se vaya a buscar las Indias por occidente; además está Italia, donde llevan años intercambiando sablazos con los franceses (y con los locales) y pronto también el norte de África.

¿Y qué interés tiene toda esta gente en el norte de África?

Básicamente tres. En primer lugar, claro, el vil metal y las viles especias. Por ejemplo, Ceuta, antes de la conquista portuguesa, era la terminal del comercio del oro subsahariano y desde allí se exportaban los productos del continente a Europa. Por otro lado, controlar el norte de África era un buen seguro para la península. Un visigodo de nombre Rodrigo puede dar fe de los peligros que pueden cruzar el estrecho de un día para otro. Además, buena parte de la costa era usada como refugio por los piratas berberiscos que atacaban desde allí embarcaciones y puertos cristianos, en especial los aragoneses. Barbarroja ens roba.

Por último, pero no por ello menos importante: la fe. Aunque, influidos por Hollywood, la idea de Cruzada nos remita a Ricardo Corazón de León y a sus contemporáneos, a finales de la Edad Media (S. XV) el mito de la Cruzada -la conquista de los Santos Lugares y la reconquista de todos aquellos territorios perdidos por la cristiandad- estaba muy presente. Este ideal, que bebía de fuentes dispares -los viajes de Marco Polo, el mito del Preste Juan, el pensamiento del mallorquín Ramón Llull, etc.- encontró en la península ibérica y en sus expansivos reinos un lugar perfecto para germinar. Igual los Santos Lugares pillan un poco a desmano de Marruecos, es verdad, pero los Reyes Católicos, como sucesores de los reyes visigodos y de los emperadores romanos -codazo, codazo, guiño-, consideraban tener derechos históricos sobre la costa africana, territorios que, además, un día fueron cristianos. El Papa, por supuesto, certifica todo esto con un par de bulas y un avemaría y Portugal cede a los castellanoleonesescatalanoaragoneses los reinos de Tremecén, Argel, Bugía, Túnez y Trípoli, mientras que se reserva Fez. Id, reconquistad y evangelizad. En 1497, la reconquista cruza el estrecho y el Duque de Medina Sidonia toma Melilla.

La muerte de la reina Isabel frena la expansión africana: Felipe y Juana ya tal, y Fernando está más preocupado por Italia, donde los franceses, inasequibles al desaliento, están dispuestos a seguir recibiendo sopapos hasta en la carte d’identité. Hasta la conquista de Orán, apenas dos escaramuzas: Mazalquivir y el Peñón de Vélez de la Gomera. El plan africano del aragonés, mucho más pragmático, nunca fue lanzarse a una conquista continental, sino asegurar unas cuantas plazas en la costa desde las que controlar el territorio y el mar e incordiar a los vecinos cual estudiantes universitarios.

La conquista de Orán es harina de otro costal. Primero, porque la iniciativa no surge de la Corona, sino de Cisneros y segundo porque el plan no es solo conquistar Orán, eso es tan solo el prólogo. Cisneros, uno de los grandes personajes de la historia de España, trata de convencer a Fernando el Católico y a los reyes de Portugal e Inglaterra, Manuel I y Enrique VII, de montar entre los tres una Cruzada y, desde el norte de África, acabar con el sultán de Egipto, tomar El Cairo y Alejandría y, usando Chipre como puente, lanzarse a la conquista de Palestina. El típico plan loco que te montas con tres colegas después de cuatro o cinco cervezas. Mientras en España e Inglaterra el asunto era tratado con cautela, el monarca portugués muestra su entusiasmo desde el primer momento. Tan grande era su fervor cruzado como grande fue después su decepción cuando el plan se vino abajo y le tocó deshacer las maletas.

Sebastián

Y hasta aquí el contexto. ¿Era necesario? Por supuesto. Si yo llego y les digo que un rey de Portugal muere en Marruecos ustedes, sin la precedente introducción, podrían haber pensado que Sebastian se había bajado al moro o que estaba por allí con una excursión del instituto. Ni mucho menos. Sebastián, bisnieto de Manuel I, recupera el ideal de cruzada que se había mantenido, como un runrún colectivo, desde tiempo de su abuelo. Sebastián, influido por una educación de corte jesuita, se consideraba un soldado de Cristo, el brazo armado de la cruz, el Special One de la Santísima Trinidad. Con poco más de 20 años organiza una cruzada contra el reino de Fez con apoyo económico de su tío, Felipe II, que antes había intentado, sin éxito, sacarle tan alocado plan de la cabeza. El principal problema: que su idea era, como buen capitán de la cristiandad, encabezar sus tropas espada en mano. Cuentan las crónicas que en junio de 1578, ochocientas naves con veinte mil hombres salieron del puerto de Belem. La empresa no duró mucho: el 4 de agosto las tropas portuguesas eran aniquiladas por los bereberes en Alcazaquivir con su rey a la cabeza. Bueno, a la cabeza pero sin ella. Todo un éxito.

Y aquí empieza la leyenda. La derrota fue un desastre económico, político y psicológico  para Portugal; la espoleta de una crisis que acaba con Felipe II ciñéndose la corona portuguesa. Un caldo de cultivo estupendo para las leyendas de corte mesiánico basadas, en este caso, en el regreso del difunto Sebastián, un rey bueno, para salvar a su pueblo de la pobreza, los españoles, las importaciones chinas y la troika. Un regreso que debía producirse desde el más allá -The Walking Sebastian- o quizá desde el más acá: al parecer, un grupo de soldados regresó aquella noche de agosto a una de las plazas portuguesas de la costa y para conseguir cobijo arguyó que entre ellos se encontraba, camuflado, el rey Sebastián. El rey no estaba muerto, estaba de parranda.

El asunto es que nadie volvió a ver a Sebastián, pero no faltaron oportunistas que aprovechando el río revuelto decidieron hacerse pasar por el difunto rey y vivir del cuento o, incluso, reclamar la corona lusa. Si cuela, cuela y si no es broma. Uno de ellos fue Gabriel de Espinosa, el pastelero de Madrigal.

El pequeño Gabriel

Como señalamos, Gabriel de Espinosa no es el único que intenta hacerse pasar por el desaparecido Sebastian, pero sí el protagonista de uno de los casos más curiosos. Gabriel, nacido quizá en el mismo Madrigal o quizá en Toledo, de profesión pastelero, aunque no de profiteroles y pepitos de chocolate, sino más bien de empanadas y pasteles de carne. Casado, padre de un hijo y residente en Madrigal de las Altas Torres desde 1594. Hasta aquí lo más o menos seguro. Unos apuntan que era un huérfano que llevaba toda su vida sobreviviendo de aquí para allá, otros que era miembro de la familia real portuguesa (hijo ilegítimo, bastardo, pecadillo de juventud, etc). En Madrigal, Gabriel conoce al portugués Fray Miguel de los Santos, vicario del Convento de Nuestra Señora de Gracia, confesor en la corte del difunto Sebastián, y por mediación de este a Doña María Ana de Austria, hija ilegítima de D. Juan de Austria, hijo ilegítimo de Carlos V, nieta doblemente ilegítima por tanto del emperador, sobrina ilegítima del reinante Felipe II y prima también ilegítima del difunto (o no) Sebastián de Portugal.

El plan es sencillo, coronar al pastelero como rey de Portugal y mandar a Felipe a pastar al Escorial. Para ello, y previa promesa de amor eterno, matrimonio y corona, María Ana de Austria, que tenía pocas ganas de seguir en el convento, entrega sus joyas al fraile y al pastelero para que las usen para conseguir fondos, convencer a nobles portugueses y desalojar al triste Felipe II de Portugal. El plan se tuerce sin remedio cuando el pastelero es detenido después de pasear las joyas y su supuesta altezidad por bares, tabernas y discotecas despotricando de Felipe II.

Detenido y encarcelado por bocazas, sus captores descubren con sorpresa una serie de documentos en lo que se intitula como rey de Portugal y que le relacionan, nada más y nada menos, con la sobrina del rey. El funcionario entona un trágame tierra y notifica tal suceso a la corte, que decide someter a pastelero y fraile al procedimiento habitual en estos casos: tortura y más tortura hasta que canten, hecho que no sucede. Gabriel tan pronto dice una cosa como la otra y el fraile jura y perjura que él creía que el pastelero era el mismo Sebastián. Resultado: dos condenas a muerte, el pastelero decapitado y descuartizado; ahorcado y descuartizado el fraile. La sobrina del rey es trasladada, como castigo, al Convento de Nuestra Señora de Gracia, en Ávila, para que guarde estricta clausura.

¿Cómo pudo un pastelero montar semejante sin dios? ¿Engañó o se dejó engañar por el fraile? ¿Y Doña María Ana de Austria? Según las crónicas, el pastelero, que no parecía dedicarse a la pastelería, recibía en su casa a altos personajes portugueses ¿Estafados o estafadores? El pastelero parecía tener buenos modos, como su humilde familia, buena planta y hablar idiomas. ¿Cómo había accedido a esas costumbres y conocimientos? ¿Por qué se declara todo el proceso secreto? ¿Por qué tanto interés por parte de la Corona?

Seguramente la respuesta a todas esas preguntas sea la más sencilla: una conspiración de sediciosos un tanto chapuzas para hacerse con el poder usando a un pobre hombre con cierto parecido físico -ambos eran pelirrojos- con el difunto rey, que termina creyéndose su papel. De todas formas, si usted quiere sacar sus propias conclusiones, aquí tiene un documento del S. XVIII que recoge los testimonios de todos los inculpados.

¿Era el pequeño Gabriel un charlie del CNI? 

Abúlicas raíces

Pues sí, aquí estamos un mes más. Y dura tanto la crisis que cada vez resulta más complicado no repertirse en estas entradillas que intentan dulcificar las duras cifras ¡y parece que fue ayer cuando la desaceleración de la economía se aceleraba! Y no es solo porque la imaginación e inventiva de uno sea limitada, sino también porque la situación económica, mes tras mes, ofrece pocas variaciones. Lo dicho el mes pasado vuelve a servir para este: la economía ha mejorado, aunque no mucho, ni lo suficiente, ni lo deseable; negras tormentas siguen ocultando el horizonte a la espera de que algo o alguien consiga dispersarlas. El gobierno, por su parte, mantiene su discurso optimista: hemos dado la vuelta a la tortilla, todo va mejor.

A nivel nacional, si ustedes han visto, escuchado o leído algún medio, ya sabrán por dónde van los tiros: en un mes tradicionalmente malo para el empleo baja el paro y sube la afiliación. Son buenos datos ensombrecidos por lo de siempre: precariedad, temporalidad, cobertura a la baja y la pesada mochila de siete años de crisis. En Castilla y León y en la provincia, los datos no son tan buenos: 3512 parados más en la comunidad -el paro solo baja en Palencia- y 378 en la provincia.

Noviembre2014

En la provincia, la cifra de parados vuelve a escalar hasta las 17033 personas, aunque el dato interanual sigue siendo positivo y el número de desempleados es inferior al de los dos últimos años. Pero si el dato nacional es bueno pues supone sobreponerse a la estadística, en la provincia no podemos consolarnos con esto: de los últimos siete noviembres, cuatro han sido mejores que el pasado. Por lo que respecta a la afiliación a la Seguridad Social, el dato sigue la misma tónica: positivo a nivel nacional, negativo en la provincia (-2091).

Intermensualnoviembre

Entrando en los detalles, el paro sube en todos los sectores, en especial en agricultura y servicios; cae el número de contratos firmados respecto al mes anterior, aunque suben respecto a 2013, y el número de contratos indefinidos es superior al de unicornios pero inferior al de gnomos: el 93,91% de los contratos firmados son temporales. Por último, de los 17033 parados, solo 7406 están recibiendo algún tipo de ingreso y de estos solo 2848 están cobrando una prestación contributiva.

Coberturanoviembre

Y es que, esté como esté la tortilla, sigue un poco cruda.

Noviembre20142

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.340 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: