Happy

"Sunshine she's here, you can take away. I'm a hot air balloon that could go to space".

El otro día analizábamos en la radio si "selfie" era la palabra más tonta del año. Si aún no creen que sea así, esperen a que arrecie la temporada alta de fotos de pies, playas y sonrisas espectaculares.

Pero... ¿cuánto somos de felices? Según cuenta la Agencia Ical: " Los castellanos y leoneses valoran con 6,5 puntos sobre 10 su satisfacción global con su vida, los segundos menos contentos de España detrás de los gallegos".

Vaya, vaya, será que aquí no hay playa. No en vano los más felices son los baleares y melillenses (7´3). Y no es cosa económica, dice el INE, sino "el trabajo" y... atención, ojo, cuidao... "las relaciones personales".

Que no lo digo yo, que lo dice el INE. Que en Ávila no se liga, que las vallisoletanas son sosas, que los hombres son (somos) unos burros y unos tarugos, que en vez de escribir poemas lo que hacemos es jugar a los dardos y que en las tiendas no quieren que compres sino que te vayas cuanto antes. Bueno, vale, estas especificidades no las dice el INE, pero así lo he interpretado libremente. Pero vamos, que están peor los gallegos en esto también. Y es que hay más...

"El documento publicado por el INE también analiza la confianza en los demás, aspecto en el que los castellanos y leoneses otorgan una puntuación de seis, frente al 6,3 de la media en España. Sólo gallegos y canarios tienen menos confianza en sus conciudadanos, con un 5,6 y 5,7, en cada caso."

Será aquello que dice "La Frikipedia" sobre Ávila..

«La gente en Ávila es mala. Mira que me jode, que yo soy de aquí, pero aquí macho la gente es mala. Es mala.»
~ Un funerario anónimo una noche que su mujer le plantó con los pantalones bajados.

Pero no seamos tan pesimistas, al menos no desde el blog. Vale, que parece que le ponemos un 1´7 a los políticos (solo cántabros, gallegos y vascos están peor) pero, BUT... "La confianza en la policía en la Comunidad es alta, con una puntuación de 5,6 puntos, frente a los 5,4 puntos de la media nacional". Y además "el 84,2 por ciento de sus habitantes se sienten bastante o muy seguros caminando de noche solos"

Caminen, caminen, que eso no nos los quita nadie y de momento no le han puesto impuesto al tema.

Sean felices andarines pero austeros, que como dice Alberto...

En Castilla y León no organizamos una cadena independentista porque no nos gusta el contacto físico.

— A. Martín del Pozo (@Albertomdp) junio 8, 2014

Y es que luego a uno le pasa que se emociona en exceso y acaba como esta mujer americana. Con cabeza pues. Sean felices, lean mucho y disfruten de su vigorosa castellanidad con, si es posible, una más amplia sonrisa.

De vuelta y vuelta

Cosas que pasan. Ya sabéis. Decides desaparecer unos días, necesitas descansar. Alquilas una casita en el campo, te escapas 7 días a disfrutar de la naturaleza, desconectar, respirar, coger oxigeno física y mentalmente. Lo normal. Lo justo y necesario cada cierto tiempo, lo que todo el mundo quiere cuando lleva una temporada de trabajo. Y lo malo no es hacerlo, lo malo es el regreso, las pocas ganas que se tienen, los recuerdos de lo a gusto que estabas en la casa de alquiler y lo que te encuentras al llegar.

Y lo que te encuentras es que han aprovechado tu ausencia para tomar decisiones y, aclaro, decisiones importantes. Y resulta que el Rey abdica y deja un país dividido en el que parte de la ciudadanía pide un referendum para votar si monarquía o república y el poder dice que vale, que no. Que nos les da la gana. Y te recuerdas ahí, en multitud de actos en los que escuchabas canciones y veías gestos que llamaban a actuar de una manera y defender ciertos valores y te encuentras a la vuelta que se han limpiado el culo con ellos y que nada era más que apariencia para disimular una incompetencia manifiesta, una sumisión total a un sistema tocado y ya casi hundido.

Y vuelves y te enteras de que lo que antes era uno ahora es dos y de que lo que antes no tenía concierto ahora tiene orden. Y lo que es peor, que nadie te lo explica. Y donde antes había amigos ahora hay fiesta y  1.000 tomates son motivo de fiesta dependiendo de quien los coseche y no de si son buenos o malos. Y todo esto solo en una semana.

Y uno, yo, que es de cosas sencillas si las cosas están dichas con educación y valentía, de discutir lo gustito y llevar razón hasta que alguien argumente bien que no la tengo, creo que cuando se dividen las cosas se pierde fuerza y que es mejor ser un entero que dos mitades y que ser amigos está muy bien y es mejor irse de fiesta juntos que uno contra el otro y que prefiero 5 tomates maduros, rojos, con sabor y buenísimos que un kilo de tomatitos cherry sin gracia ni color. Y prefiero también ser consecuente y me gusta que la gente a mi alrededor lo sea y que se defiendan las cosas por obra y no solo por palabra. Y que se asuman errores y no solo se dejen pasar.

Captura de pantalla 2014-06-13 a las 11.24.19

Os pido un favor, a todos. No me deis más disgustos cuando no esté. No toméis decisiones, esperad a que vuelva. Si ya es duro terminar unos días de descanso en condiciones normales, mucho más lo es si aprovecháis mi ausencia para tomar decisiones oportunistas. Ya lo dijo @hovejo23: “El Rey ha aprovechado que está de vacaciones para abdicar. “, y lo del resto le anda cerca, añado.

No me hagáis mucho caso, esto son pamplinas y seguramente el único problema sea que a mí me sienta mal volver al trabajo. 

Venga, a disfrutar del fútbol. 

La conspiración

La última vez que pido una pizza barbacoa familiar solo para mí, pensó mientras se limpiaba el sudor de la frente con la manga de la camisa. Sabía que iba a terminar así, sentado en el retrete durante quince minutos, intentando deshacerse de la forma más sibilina posible de su mayor vicio, pero cuando llegó a casa después de la reunión no pudo evitar caer en la tentación. Conspirar da mucha hambre. Su estómago no dejaba de quejarse mientras expulsaba el sobrepeso, pero había disfrutado como un gorrino devorando porción a porción la circular tentación. Lo volvería a hacer, qué demonios. Cuando pensó que ya había terminado, dejó el móvil sobre la parte posterior del retrete, junto a la cadena, y procedió a higienizarse la parte donde la espalda pierde su casto nombre. Siempre le había hecho gracia esa expresión. La gente y sus remilgos. Cuando acabó de limpiarse el culo, se levantó y tiró de la cadena. El móvil empezó a vibrar nervioso sobre la superficie blanca del retrete. Un LED verde, un mensaje del guasap. Sería su primo enviándole fotos guarras. Ese hombre tiene un problema y si su mujer se enterara tendría dos. Introdujo el patrón de desbloqueo -una zeta por los viejos buenos tiempos- y deslizó la barra de notificaciones. No era su primo, era Tomás Blanco, el Secretario General del PSOE de Ávila, en el grupo que tenía con otros mandamases del partido a nivel regional.

-¿Berenjena, caca con ojos, flamenca?

Sin duda, el mensaje era críptico. ¿Qué querría decir Tomás Blanco con esos iconos? ¿Berenjena? Igual la caca con ojos era Villarrubia. ¿Sería Óscar López la flamenca? No veía al número tres del PSOE subido a un tablao marcándose un zapateao, pero el PSOE es un partido que siempre sorprende. Se guardó el teléfono en el bolsillo, se arregló el pelo en el espejo y se dispuso a volver a su despacho a terminar de leer la prensa. Un segundo ¿y si era un mensaje en clave? ¿Y si aquella sucesión de dibujitos sin aparente sentido era la señal para dinamitar el PSOE y echar a Villarrubia? ¿Se había puesto en marcha la operación? Tenía que llamar a Blanco.

Con la adrenalina por las nubes -a él estas cosas de espías y conspiraciones le habían gustado desde el instituto- volvió a sacar el móvil del bolsillo y este, caprichoso, se resbaló de sus manos y con un elegante tirabuzón rebotó en el borde del inodoro y se precipitó al agua.

- Mierda, mierda, mierda.

Y nunca mejor dicho. Por fortuna, había tirado de la cadena, así que cuando su mano se introdujo en el agua el único bulto que palpó fue su móvil. A pesar de su rápida reacción, el aparato había pasado a mejor vida. Salió del baño como alma que lleva el diablo, chocando con las paredes en una carrera frenética, gritando, ante el pasmo de todos los presentes, que necesitaba hablar urgentemente con Tomás Blanco.

A medio camino entre el baño y la locura, se encontró con su jefa de prensa.

- Necesito hablar con Blanco.

- ¿Pepe o Tomás?

- Tomás.

- ¿Para?

- Es un asunto personal -contestó mientras le guiñaba un ojo, subía las cejas y sacaba la lengua.

Su jefa de prensa le dejó su teléfono móvil, preocupada por la posibilidad de que su superior estuviese sufriendo un ictus o algún tipo de alucinación relacionada con el mus. Él se encerró en su despacho y marcó el teléfono de Blanco.

-Dime.

-Oye, soy yo. -no era buena idea decir su nombre, pensó, por si les estaba grabando el CNI o la CIA. – He perdido el móvil. ¿Qué quería decir tu último mensaje?

-¿Qué último mensaje?

-El del Whatsapp. La flamenca y eso.

-¿De qué flamenca me estás hablando?

-De la que me has enviado.

-¿Qué te he enviado una flamenca?

-Sí, al grupo que tenemos. El grupo para tuyasabesqué.

-¿De qué cojones me estás hablando?

-¡De la puta flamenca, la berenjena y la caca con ojos que has enviado en el grupo que tenemos para cargarnos a Villarrubia! ¿Es la puta señal?

-¿Qué señal?

-¡La señal para echar a Villarrubia!

-Espera un segundo. -al otro lado de la linea, Blanco se alejó el teléfono de la oreja y comprobó que efectivamente había enviado una flamenca, una berenjena y una caca con ojos- ¡Coño! Es verdad.

-¿Entonces?

-Nada, tio. Ha sido sin querer. Habrá sido al meterlo el móvil en el bolsillo. De todas formas, estate tranquilo ¿eh? Que te veo un poco tenso con todo esto.

-Cagüen la puta, Tomás. ¡Qué susto me has dado! Pensé que todo había echado a andar.

-Nada, nada, tranquilo. Hay que ir paso a paso.

-Ya que estamos hablando de esto Tomás ¿no crees que es un poco peligroso que dejemos todas estas cosas por escrito? Acuérdate de los mensaje de Bárcenas y Rajoy.

-En absoluto. Son cosas totalmente distintas. ¿A quién de nosotros le iba a interesar que esto se sepa? Tú estate tranquilo, de verdad. Y busca tu móvil o comprate uno nuevo, que te tengo que pasar un montaje que he hecho con la cara de Villarrubia y el cuerpo de Joselito. Te vas a partir el culo.

The usual suspects

Ya no hay vuelta atrás. Es ahora o nunca. Me he desecho de la mayoría y las restantes me miran inquisitivas desde la mesa. Me quitó las gafas, me froto los ojos y tomo otro sorbo de café. Las tengo puesta en paralelo, una junto a otra, y a la derecha está el sobre, también expectante. Se respira la tensión. La fiesta de la democracia está a punto de empezar y yo aún no sé si ir en zapatillas o ponerme un vestido de encaje.

Les decía hace aproximadamente un mes -cómo pasa el tiempo, parece que fue ayer cuando Felipe y Guerra se asomaban al balcón- que no sabía a quién votar y aquí sigo, en pijama, dándole vueltas al asunto. (Si usted lee esto a las 5 de la tarde, no se asuste. Seguramente ya no estoy en pijama, tengo una bata de gatitos supermona para bajar a por el pan y a echar la lotería) La campaña me ha servido para bien poco, desde que no regalan cosas los partidos la democracia ha perdido tirón, y suscribo casi palabra por palabra lo que decía en aquel post de abril. ¿Que por qué vuelvo entonces a hablarles de lo mismo? Porque soy un tipo comprometido y sé que sin mi se darían a las drogas, el sexo desenfrenado o el Twitter. Hay otros temas, es verdad. Podría hablarles de los premios esos que dieron el otro día o de las múltiples visitas realizadas por el Alcalde a obras en la ciudad, acabadas, por acabar o camino de su primer milenario -se rumorea que esta misma tarde puede poner la primera piedra de San Vicente y visitar las obras de ampliación de la línea cinco del monorrail magnético, a inaugurar en abril de 2130-, pero como no soy experto en publicidad ni en cuidados capilares prefiero dejar estos temas a la AVT, Dignidad y Justicia o Manos Limpias. En resumen, lo único que ha cambiado desde aquel post es que ahora les escribo estas líneas con gafas -cosas de la edad- y antes lo hacía con las letras borrosas -por no reconocer lo de la edad.

De las múltiples ofertas del mercadillo demócrata -me quitan los eurodiputados de las manos-, me he quedado con cinco: PSOE, IU, Primavera Europea, Ciutadans y UPyD. Me ha dolido descartar al Partido X, tengo que reconocerlo, porque han sido los únicos que me han asaltado por la calle para pedirme mi voto, y a Pablemos, pero su ego estaba a punto de alterar el campo magnético de la Tierra y he preferido salvar la vida en el planeta no engordándolo con mi voto.

En el fondo, el que esto suscribe se considera socialdemócrata -rojo clarito- y cree que de todas esas siglas la que está más cercana a sus ideas, al menos en teoría, son las que tienen su sede en la madrileña calle Ferraz. Por eso están en la terna y no por su programa para estas elecciones -del que lo mejor que se puede decir es que está bien maquetado y en papel de buena calidad- su candidata o su vibrante y motivadora campaña, allá donde haya existido -Bar Manolo, el pasado jueves de cinco a cinco y cuarto. Lo mejor del PSOE es Schulz, lo que ya nos permite hacernos una idea de cómo están las cosas, y lo peor es todo lo demás, desde los selfies de Valenciano hasta los abrazos de Valenciano. Si ustedes vieron el debate europeo y el simulacro de debate nacional habrán podido comprobar que no hay color entre el candidato a la Comisión y la cabeza de lista del PSOE, como no hay color entre sus debates y los nuestros. Es verdad que Valenciano ganó a Cañete en el debate a dos, pero como apenas se habló de Europa, guardaré en mi memoria el resultado para tenerlo en cuenta si ambos se presentan a las autonómicas murcianas.

Schulz no estuvo mal en la confrontación europea, pero creo que la mejor fue Ska Keller, seguida de cerca por el candidato liberal Verhofstadt. Keller cuenta en España con los votos de Primavera Europea, a la que he metido en la terna precisamente por los puntos que gana con ella. En su contra, el maguferío marca Equo que adorna el programa de la coalición.

Esta es una de las cosas que me gustan de IU, que en su día rechazó la homeopatía y las terapias pseudocientíficas y es un asunto que cada vez considero más importante y en el que Europa tiene que empezar a actuar urgentemente. En su contra, que Tsipras estuvo flojo en el debate europeo, que Willy Meyer me inspira la misma confianza que un helecho y que aunque han rechazado la homeopatía, alguna de sus propuestas económicas parecen inspiradas por sacerdotes de los cultos zoroástricos.

No terminan de convencerme los de Cayo Lara -siempre fui más de Cayo Julio César-, como tampoco lo hacen ninguna de las alternativas de centro-algo del panorama nacional. Hay algunas cosas de UPyD que apoyaría sin reservas en temas de política nacional -finiquitar las diputaciones y avanzar en la laicidad del Estado de cabeza- y su programa europeo tiene medidas “progresistas” que me gustan, pero ¿Sosa Wagner? ¿De verdad no hay otro? ¿Pagazaurtundua? ¿Y para la Comisión? Eso de votarles sin saber si luego van a apoyar a Juncker -Helecho for America- no me convence. Me gusta más la música que los intérpretes de la misma y me repele esa ambigüedad tan de la casa. Al menos no se presenta Rosa Diez… o eso parece.  ¿Es Wagner Rosa Díez con pajarita? #Queremosdesaber

A Ciudadanos los he metido en la terna por hacerle un guiño a los flanes de Albert Rivera, que alguno hay por aquí, y de Javier Nart. No tengo nada específico contra ellos, pero tampoco hay nada en su propuesta que me atraiga y en el fondo me parece que su campaña tiene como objetivo, secundario o primario, dar a conocer a Rivera a nivel estatal. Algo perfectamente legítimo, pero irrelevante para mi.

Sea como fuere y vote a quien vote, el domingo iré a las urnas. E iré contento y convencido de estar participando en la construcción de un proyecto de futuro. Es verdad que la Unión no avanza todo lo rápido que nos gustaría -o que me gustaría-, y que sus instituciones y su funcionamiento tienen serias carencias democráticas que empañan el camino recorrido y las perspectivas de futuro, pero ningún observador objetivo habría pronosticado hace 50 años lo lejos que han llegado los hijos de los comerciantes de carbón y acero. Cuando en 2012 la Unión recibió el Nobel de la Paz, muchos, entre los que me encuentro, ironizamos con que aquello parecía un homenaje póstumo. No atravesamos los mejores momentos del proyecto de construcción europea, pero este tipo de aventuras nunca ha sido fácil. Si comparamos el proceso europeo con, por ejemplo, la integración de los Estados Unidos, nos sorprenderemos comprobando lo rápida y eficiente que parece, en perspectiva, la unificación pacífica del viejo continente.

28 países votando a la vez, con encuestas, porras, pronósticos… No me digan que no es divertido.

Verraquito en B

sobresobres

Y si no nos abstenemos ¿a quién votamos?

Preguntaba Rubén el otro día si considerábamos la abstención como una posibilidad para las próximas elecciones europeas. El arriba firmante se creció y sin darle las necesarias dos vueltas afirmó, valiente, que la abstención es el refugio de los cobardes. Inmediatamente me di cuenta de que me había puesto la zancadilla y que semejante afirmación suponía tener que votar a alguien -o votar en blanco. Horrorizado y abrumado a partes iguales, dediqué el domingo por la tarde a escribir en un papel una lista con las principales opciones, sus pros y sus contras. Cada uno tiene sus aficiones, no me miren ustedes así.

Descartados los nacionalistas y regionalistas -mi patria son mis sábanas y mi biblioteca, y de momento mi Kindle no parece tener ambición política- el resultado de mis reflexiones es un panorama sombrío y poco alentador.

PP.- La campaña del PP gira en torno a tres ideas fuerzas: Zapatero, un candidato pedigüeño y Cataluña. Lo de Zapatero se veía venir. El Gobierno que no se iba a quejar de la herencia recibida -el plumilla que puso esas palabras en aquel discurso de Rajoy ahora es aguador en el Gobi- no ha dejado de hacerlo en toda la legislatura y ahora, precisamente ahora, es mal momento para guardar en un cajón el fantasma de ZP. Paro, despilfarro, corrupción, gays casados abortando impunemente a los 18 meses de embarazo, cuando el feto ya saluda en el portal y lee a Kant, y anticlericalismo. Prietas las filas. Y bajaron las pensiones. Prieto el frente de juventudes y su movilización masiva. Que la mitad de todo eso sea aplicable al actual Gobierno o sea mentira, que lo mismo nos da, es un detalle que parece pasar desapercibido.

Cañete es el candidato del PP y sus méritos para tal honor son evidentes: ha aceptado el puesto. Desde Génova nos señalan además que ha viajado mucho -eso siempre es bueno- y que en Europa, cuando estuvo la última vez, que Cañete es viejo conocido al norte de los Pirineos, consiguió mucho dinero para nuestros agricultores, ganaderos y pescadores.  Mientras llegan las elecciones y hace la maleta, Cañete sigue siendo ministro. Desde la oposición se dice que es para utilizar el cargo público para promocionarse, pero conociendo a Rajoy lo más probable es que le dé pereza andar cambiando de ministro, aprendiendo el nombre del nuevo o de la nueva y añadiendo su número a la agenda del móvil. Y además en pleno sprint final de la temporada, con la tele llena de fútbol, baloncesto y curling.

Solo votaría al PP si mi papeleta sirviera para llevar a Europa a Floriano. Marca España a cascoporro. Con Cañete de Comisario -eso dicen- y Pons de primer espada, la alineación de Floriano como tres supondría el mayor acontecimiento planetario -gracias, Leire, por tanto- desde la caída del asteroide que acabó con los dinosaurios una soleada tarde de domingo, con todos los Diplodocus de resaca.

Los abulenses pueden tener el aliciente de votar a Díaz de Mera, exalcalde de Ávila, exdirector general de la Policía de Rubalcaba -estaba al mando durante los atentados del 11M y la conspiración de la Orquesta Mondragón-, exdiputado y exsenador. En Europa lleva desde 2004, así que ya sabe donde tomarse una caña con pincho en Bruselas y Estrasburgo. Un valor seguro.

PSOE.- Los de Ferraz siguen de peregrinaje por el desierto y el sol empieza a afectarles. Es la única explicación que encuentro a la campaña que han perpetrado. Abrazos, besos y tonos pastel que ya han provocado dos hospitalizaciones, seguramente por sobredosis de azúcar, entre los asistentes a los mítines de la candidata. Por si esto fuera poco, Valenciano inunda las redes sociales de autofotos, actuando como esas señoras mayores que para parecer modernas salpican sus conversaciones de expresiones y muletillas que estuvieron de moda cinco años antes de que ellas empezaran a utilizarlas.

La posición de los socialistas no es fácil, hay que reconocerselo. En transición entre un pasado que no saben si reivindicar o esconder, representado por un expresidente del gobierno de tapadillo, y un futuro confuso, el PSOE ha optado por dar pena, intentando así que los ciudadanos les voten por compasión. ¿Qué otra explicación puede tener la inclusión en la lista de Pepe Blanco? Dentro de esa brillante estrategia se enmarca el acto del otro día en París, donde los socialistas europeos denunciaban los recortes mientras los socialistas franceses los anunciaban. Un timing tan medido no puede ser casualidad.

La orientación de la campaña puede servir, eso sí, de excusa para los previsibles malos resultados de los socialistas en Castilla y León y en Ávila. Nada desagrada más a un castellano que los abrazos y besos de un desconocido.

IUPyD.- La crisis, elfindelbipartidismo y el PPSOE impulsan las expectativas de ambos partidos, situados a la izquierda del PSOE y en una esfera superior a todos los mortales respectivamente. IU llega a las elecciones con la esperanza de dar un gran salto y pisarle los talones al PSOE. Su gran baza: un discurso social que conecta fácilmente con el cabreo de la calle, aunque similar conexión con la realidad resulte más difícil. Willy Meyer, su cabeza de lista, lleva en el parlamento europeo desde 2004, como Díaz de Mera, con lo que es otro valor seguro, aunque supongo que no frecuenten los mismos bares.

El candidato de Rosa Díez lleva menos tiempo dedicado a estas tareas, con lo que igual no se conoce tan bien los bares y tabernas de la zona. Con todo, el principal escollo de UPyD es que el nacimiento de nuevos “partidos” pone en riesgo su liderato en el ranking de partidos construidos en torno al ego de su líder y que tantas alternativas a ambos lados pueden restarle votos entre los desafectos al bipartidismo.

Ciudadanos – Uno de esos partidos que aspiran a quitarle votos a UPyD es Ciudadanos, que prepara el salto de su líder a la arena nacional con estas elecciones. En las últimas horas hemos visto a Rivera intentando darse a conocer entre la España más cañí haciéndose una foto con Belén Esteban en Sant Jordi. Si los selfies de Valenciano son un buen motivo para que los selfies pasen de moda, esta foto lo es para que abandonemos la fotografía y volvamos a pintar garabatos en las cuevas.

VOX.- En el PP, el partido verde fosforito rojigualda preocupa bastante. Yo no termino de entenderlo, y las últimas encuestas conocidas parecen darme la razón, pero igual estamos todos equivocados y dan la sorpresa… declarándose comunistas.

Podemos, Movimiento RED, Partido X.- La parte del espectro político más disputada en las próximas elecciones va a ser el llamado voto “nideizquierdasnidederechas”, aka “el voto del sentido común”. Por un lado, tenemos al partido de Pablo Iglesias, el tipo de la coleta. La aclaración no pretende ser peyorativa -ya me gustaría a mi tener pelo para hacerme una coleta-, sino servir para diferenciar a este Pablo Iglesias del otro Pablo Iglesias, al tertuliano de la TDT del parroquiano de Casa Labra. Que tu partido se llame como tú, como el viejo Grupo Independiente Liberal de Jesús Gil, tiene que molar; pero que tu partido utilice tu jeta como logo tiene que ser la hostia. Además de intentar conseguir el voto de los cabreados, Podemos compite contra IU por el voto más de izquierdas. Podemos es el Pueblo, mientras que IU es la gente. Marx se tiraría de los pelos.

Mi principal duda respecto a Movimiento RED, el partido del juez y showman Elpidio Silva, es quién son las personas que acompañan a este en la lista y cómo han llegado hasta ahí. ¿Amigos del Facebook? ¿Miembros del Club de Fans de Elpidio? ¿Son personas de verdad o son mascotas muertas como en aquel capítulo de Los Simpsons? Si Elpidio consigue un escaño y nos terminan expulsando de la UE, no seré yo quién se lo reproche a Bruselas.

Nos queda el Partido X, que como su nombre indica, es toda una incógnita. Hace unos meses, una chico joven se me acercó y tendiendome la mano me dijo “Hola, soy del Partido X”. Yo le di la mano como si acabase de contactar con el mundo exterior y aquel hombre fuese de Andrómeda, y él me la devolvió blanda y flácida como si en su planeta todos los seres vivos fuesen invertebrados. ¿De qué sirve recoger miles de firmas si luego das así la mano?

Lo peor de todo es que entre las 41 candidaturas no se encuentra Alternativa Motor y Deporte, refugio y último recurso de abstencionistas, alonsistas y pronadores; aunque nos quedan el Partido Humanista, Los Verdes o el Partido Pirata.

Al final nos teníamos que haber presentado.

ACTUALIZACIÖN: Rajoy, ante la presión ejercida por este blog, ha decidido nombrar nueva ministra de Agricultura. Así hace pocos minutos, el día de la semana con menos retransmisiones deportivas.

La convención del PP y las europeas

Se acercan la primavera y las elecciones europeas, el tiempo de las flores, las alergias, los primeros hombros al aire y los mítines con jubilados de bocata y refresco. Sin ir más lejos, el pasado fin de semana, el PP regional se reunió en un pueblecito de Palencia para darse ánimos, preguntarse por las familias y prepararse de cara a las próximas europeas. A mi no me invitan a estas cosas, supongo que porque tienen los canapés contados, pero según la prensa, de la convención salieron todos convencidos de tres cosas: la recuperación es un hecho -a pesar de Zapatero-, Europa es importante -a pesar de Zapatero y de los Zapateros de otros países- y el objetivo del PP es ganar las elecciones -gracias a Zapatero. Este último punto, a juzgar por los discursos escuchados, es el verdaderamente importante. No descarto que discutiesen de otras cosas en privado, como del relevo de Herrera, de lo verdes que están los campos o de los topillos; pero el mensaje central fue que había que ganar las elecciones.

Esta sinceridad es de agradecer porque luego acudimos a las urnas ilusionados buscando propuestas y programas y nos llevamos una decepción. Hay que ganar y luego ya veremos qué hacemos allí en Bruselas rodeados de extranjeros. De todas formas, no creo que nadie esperase otra cosa del PP regional. Si yo estuviera en su situación haría exactamente lo mismo o algo muy parecido. Quizá con otros colores y otra fanfarria, y con menos polos de esos de las banderitas de España y menos laca, que uno tiene conciencia ecológica y miedo a lo rápido que se tienen que propagar los incendios de cabellera en cabellera. Tal vez pusiese también una zona VIP para los colegas y un saloncito con un par de videoconsolas para amenizar la fiestuqui, pero en general el resultado sería muy parecido, como mucho un poco más aburrido.

Hay que comprender al PP regional. Tras más de dos décadas de poder sin oposición, para ellos las elecciones -municipales, europeas o miss universo- son un mero trámite. El PP de nuestra comunidad birregional y conjuntiva vive en una continua y placentera siesta, una de esas de pijama y orinal, de la que solo se despierta para celebrar victorias y dar la vuelta a la almohada porque el charquito de salivilla que se le estaba formando bajo el moflete le empieza a incomodar. En Castilla y León, el PP no necesita amañar las elecciones como en Castilla-La Mancha para ganarlas sin despeinarse. Méritos propios -el PP regional es una representación fidedigna del conservadurismo tradicionalista de muchos de nuestros paisanos, lo cual es muy loable porque de eso se trata esto de la política- y deméritos de los contrarios, claro.

El PSOE de la región está como está, IU es lo que es, UPyD no termina de crecer fuera de determinadas ciudades y de los nuevos actores el que más puede preocupar al PP es Vox, pero seguramente ladre más que muerda y arañe pocos votos. De todo este, por desgracia, trámite electoral europeo, lo más interesante puede ser ver el reparto de votos en Ávila capital y lo que de ese reparto podamos inferir, con todas las cautelas que ustedes quieran, de cara a las municipales. ¿Perderá el PP votos suficientes como para ver peligrar su mayoría absoluta en las próximas municipales? ¿Se acercará UPyD? ¿En qué puesto quedará el PSOE? ¿Cuántos votos rascarán los pequeños? ¿Volveré a perder la porra electoral del blog?

Yo diría que sí, también, cuarto y pocos, pero como la respuesta a la última pregunta también es un sí, no deberían fiarse mucho de mis predicciones.

Prontuario veloz de la actualidad

Llevo un par de semanas liado. Salvar el mundo, hacer la colada, leer, volver a salvar el mundo, escribir, regar las plantas. Ustedes, si son visitantes asiduos, lo habrán notado, ya que he estado un par de semanas sin pasar por este rincón. No, no hace falta que lloren, yo también les he echado de menos. Además de no pasar por aquí con la misma frecuencia que antes, me he mantenido un poco alejado de la actualidad o, al menos, más alejado de la actualidad de lo que viene siendo habitual en mi. Por ejemplo, no vi ni un minuto del debate sobre el Estado de la Nación. Todavía me duele el pecho cuando escribo de semejante despropósito y todas las noches tengo pesadillas en las que Rubalcaba y Rajoy vienen a mi casa a echarme la bronca y pedir mi voto. Yo no les abro la puerta, faltaría más -ya dejé atrás aquella etapa de “mi casa es tu casa” y “si desmontamos el sofá aquí podemos dormir cinco”- pero mientras empujo el sofá para bloquear sus arremetidas y escondo la Xbox, Rosa Díez se descuelga desde el techo del edificio y entra por la ventana como en las pelis americanas para arrearme con una constitución hasta que proclamo mi amor por la norma fundamental de todos y cada uno de los españoles.

Como les digo, no vi el Debate, y tampoco he seguido con especial atención el resto de la actualidad. De vez en cuando un vistazo rápido a los titulares de la prensa para quitarme el mono, o un repaso los temas del momento en tuiter, que viene a ser una cosa parecida a lo primero pero filtrados por el populacho. Esto, claro está, tiene sus problemas e inconvenientes. El primero es que no profundizas en la información, lo que puede llevar a equívocos, y el segundo que dependiendo de la perfección del filtro, la realidad puede resultar bastante distorsionada. Si solo leemos la prensa que nos gusta y seguimos en las redes sociales a gente de nuestro perfil ideológico, las posibilidades de comprender la realidad tienden a cero. A mi esto no me pasa, que leo cualquier cosa y sigo a muchos esquizofrénicos no afines a mi pensamiento, pero es muy frecuente por esos mundillos de la almohadilla y la arroba.

Algunos ejemplos de lo que les decía. No tengo ni idea de lo que pasa en Navarra con Barcina, la Hacienda Foral, el PSN y Bildu. Debe ser un sainete entretenido, porque creo que he visto a los primeros espadas hablar del tema, pero no me hagan caso. Si lo he entendido bien, Bildu ha obligado a una consejera de Barcina a presionar a alguien de la Hacienda Navarra para favorecer a unos amigos del PSN. Y ahora, descubierto el pastel, Valenciano se ha ido a una esquina, con uno de Bildu, a llorar detrás de un arbusto, cosa que no ha gustado a Camisa Blanca, Floriano y compañía, porque los pañuelos de Bildu son ilegales. No me pregunte cómo pueden ser unos pañuelos ilegales. Igual los compraron sin IVA, o en Andorra. Al final, todo el entuerto lo ha resuelto Rubalcaba, que en lugar de vender Navarra a ETA ha preferido regalársela.

Si lo de Navarra es complicado, que al fin y al cabo está poco más arriba de Soria, lo de Ucrania, que queda donde la novia de Stalin cogió una cistitis de pequeña por hacer pis en la nieve, ya es la repera. Los ucranios se dividen en madridistas, barcelonistas, prorrusos y prooccidentales. Yanokovich, que así se llamaba el presidente anterior, era del Barça, o prorruso, y lo de Neymar y la Audiencia Nacional le tiene al borde del síncope. Se sabe que incluso ha vomitado un par de veces en el Parlamento, como Messi. La oposición, que es de Florentino, quiere llegar a un acuerdo con la UE para montar un Museo del Madrid en Kiev y Yanukovich no les deja. Ahí saltan chispas, los prooccidentales se enfadan, le montan barricadas y le obligan a salir por patas y a soltar a una Miss que tenían en la cárcel y que se parece mucho a Cibeles. Todo acaba como el rosario de la aurora y Rusia interviene para asegurarse de que los demás no intervienen en asuntos internos de terceros países, mientras los demás quieren no intervenir para seguir interviniendo. En Tuiter la gente está casi tan liada como yo, y tan pronto se ataca a Putin por ser un homófobo oligarca vendido al capital, como se le defiende como descendiente directo por parte de la KGB de los buenos comunistas de la Madre Rusia. Al otro lado de la trinchera, la gente está muy indignada porque la UE no para de hacer la croqueta, pero se marea solo de pensar en que haga algo, mientras se mira a Obama con desprecio y se le reclama contundencia blanda dialogante activa. Se desconoce que opina Rajoy de todo esto, a la espera de que el Marca se posicione.

Y no crean que mi desconexión con la actualidad es solo terrenal, tampoco he seguido con mucho interés los asuntos celestiales y/o locales. Me enteré, como quien se percata de repente de que está casado y tiene tres hijos, una hipoteca y un Opel Corsa; de que una delegación de abulenses de bien iba a ver al Papa para venderle el Centenario de la Santa y, de paso, intentar convencerle para que venga a darse una vuelta, se compre una Visitávila, se suba a las murallas y coma chuletón. Seguí las noticias con tan poco atención que pensé que el encuentro consistiría en algo íntimo, privado. Un salón, unas pastas, un beso al anillo, aquí una consejera, aquí unos amigos. Algo elegante, católico, apostólico y vaticano. Pero hete aquí que días después me encuentro en los medios una foto de los representantes abulenses asaltando al Papa detrás de una valla, como unas fans enloquecidas de Justin Bieber -¿sigue vivo este chico?- enseñándole un caja con cacho de palo. ¿Acudir a una de las audiencias públicas que semanalmente ofrece el Papa y para las que se pueden solicitar entradas por escrito merece tanta tinta, sobre todo teniendo en cuenta al precio que está la tinta? Admito que igual el hecho de que el Papa se pare en plan colega para que le beses el anillo y le entregues pastas es más inusual y para eso hay que tener mano, pero aún así ¿de verdad es para tanto?. Me cuentan que además de ver al Papa, nuestra delegación se reunió con más gente, lo que siempre es bueno. El Skype y los correos electrónicos son más impersonales e igual acaban en manos de Obama, que no es católico, y vaya usted a saber que uso les da.

Dicho esto, desde aquí invito, en nombre de todos los miembros del blog, al Papa a venir a visitarnos. Nosotros, por aportar nuestro granito de arena, nos ofrecemos a sacarlo a tomar algo por la noche. Su visita sería buena para los católicos, buena para el turismo y buena para nosotros, que podríamos estar dándoles vueltas al asunto durante tropocientos post y viñetas. Igual hasta podríamos montar una mesa redonda en un bar para debatir sobre el Centenario, los colores de la torre de la Estación de autobuses y la madera noble con la que íbamos a forrar las paredes de la ampliación de la Diputación (otro lío, por cierto, del que tampoco ando muy enterado).

Polemicemos: Ávila, Gamonal, ponis y unicornios.

IMG_8648_1

Llevaba un par de semanas dando vueltas a la forma de traer lo sucedido en Burgos a este rincón, pero no encontraba manera. Si hay que pontificar, se pontifica, como buen español experto de barra de bar en mil materias; pero hay que intentar mantener las apariencias. Una cosa es no tener ni puta idea y otra que se note. Solo he estado una vez en Burgos en toda mi vida, hace poco más de un año, tres días, y de haber pasado por la ya famosa avenida Vitoria, debió ser en autobús, pero tampoco me he molestado en mirar el recorrido de las líneas que cogí estando allí. Mi único nexo con todo el caso es que el hotel en el que me hospedé está en el mismo edificio que el ático del Alcalde, pero mi opinión al respecto se limita, ya que el Alcalde no tuvo a bien invitarme a tomar algo, a señalar las buenas vistas que debe tener desde su salón. La foto que encabeza este post está tomada desde mi habitación, 4 plantas más abajo.

Como ven, mi autoridad para hablar de las carencias del barrio, de la corrupción local, de la planificación urbanística burgalesa o del carácter aguerrido y obrero del barrio; es bastante escasa. De lo que puedo opinar, por simple pertenencia, es del clima social que se respira en el conjunto del país, del hartazgo creciente -por no llamarlo cabreo- de amplias capas de la sociedad. ¿Qué es lo que hace que una ciudad tranquila y conservadora estalle por un aparcamiento subterráneo? No lo sé, pero si tuviese que jugarme una moneda de cincuenta céntimos, diría que es, simplemente, que la gente está, con perdón, hasta las narices y que lo que en Burgos sucedió por un bulevar, en Quintanilla de la Parra puede suceder por el asfaltado de una plaza y en Burguillos de Villarriba por las farolas de la entrada al pueblo si las circunstancias son propicias.

La gente está cansada y la crisis, que es más que económica, se ha llevado por delante la confianza que muchos ciudadano tenían en buena parte del sistema. Y el cambio en las actitudes de la ciudadanía hacia la política no se ha visto acompañado por un cambio en las formas de hacer política y de gestionar las instituciones, que en buena medida parecen estar esperando a que escampe para volver a sus viejas rutinas, aprobar nuevas recalificaciones, construir cosas y organizar actos. Cada decisión de las instituciones se toma como un posible ataque, a veces sin la menor reflexión, y se reacciona en consonancia. ¿O ustedes creen que un asunto como el del Murallito, en otro momento, habría levantado tanto revuelo?

Pero este cambio en la actitud de nuestros conciudadanos hacia la política no tiene por qué ser positivo. Uno es de naturaleza optimista, pero también tiene días malos. Todas las encuestas reflejan que el interés por la política no hace otra cosa que aumentar. Ahora bien ¿el conocimiento del funcionamiento del sistema, de la democracia y de nuestras instituciones ha aumentado de forma paralela a ese interés? Yo diría que no y eso, sumado al mencionado hartazgo provocado por la crisis, es un grave problema que degenera en altercados como el de Burgos, en movimientos ciudadanos y políticos sin ningún tipo de contacto con la realidad, en salvapatrias populistas y en saltos al vacío embadurnados de buenos sentimientos y consignas edulcoradas como el de Ponilandia.

Polemicemos. Que una mayoría -o una no mayoría muy ruidosa- pida algo no implica que tenga razón. No me refiero con esto a lo sucedido en Burgos, ahí tienen ustedes, por ponerles un ejemplo alejado, a los fanáticos de la familia tradicional y de bien, que son muchos y se manifiestan a menudo, lo cual no les da, por fortuna, la razón automáticamente. Los partidos están para algo más que ser correa de transmisión de las opiniones ciudadanas. Deben también guiar, formar la opinión y dirigir el debate ciudadano. Si una mayoría de los votantes del PP -o del Partido Z- quieren que los condenados por terrorismo pasen 100 años en la cárcel, desnudos, atados de pies y manos y obligados a escuchar una y otra vez el himno nacional; alguien les debería decir que no tienen razón, no solo esperar a que se olviden de la polémica. ¿Qué eso es más difícil que salir en la tele, con gesto duro, y decir que hay que endurecer, por vigesimoséptima vez, las leyes? Pues es verdad, pero de algo hay que morir. La democracia tampoco es ir votando a cada rato todo lo que nos apetezca, tenga o no sentido, encaje legal o contacto con la realidad. Ni decidir las cosas en asambleas con gritos mudos, biodanzas y a chakras alzados.

Lo voy a dejar aquí, antes que se enfaden y me hagan un escrache en la cuenta de tuiter o se cambien los avatares, los pongan de un color o al revés y me vea a forzado a dimitir de esto blog y de mi perfil en Facebook. Que Santa Teresa interceda por todos ustedes y por mi el primero.

Desde el día (y la noche) de Rauma

No es Ávila aunque podría, pues la nieve no entiende de fronteras.

394236_3065780924918_427282269_n

De Ávila a Finlandia

El otro día les prometía hablarles de mi amigo y cholista @AndresG84, quien tiene de encabezado en Twitter la frase “Solo en el diccionario la palabra éxito viene antes que trabajo” y ese podría ser el resumen de lo que les vengo a contar. La historia de un abulense por el mundo.

Nos conocimos en la escuela de idiomas, estudiando alemán. Yo aquello lo dejé cuando empezamos con las declinaciones, para las que me sentía incapaz, y al fin y al cabo ya sabíamos decir “guapa”, “cerveza”, “te apetece ir al cine”, “casa” y “telefono”. Lo básico para no morir en una fiesta de la cebada.

1503853_10202690252035413_472799615_n

Cholismo sobre hielo

Tiempo después de nuestros años de alemán, me encontré a Andrés y su gemelo en un tren destino Madrid. Me contaron de sus estudios, cosas más complicadas aún que el alemán, ahora iremos a ello. Y fue ya hace no mucho cuando de repente le vi en  el Diario de Ávila. Todo su trabajo había tenido éxito: un empleo en Finlandia. Una historia que quería traerles por aquí, junto a unas cuantas fotos que dan frío.

- Lo último que sabía de vosotros era vuestra pasión por los aviones pero que habías optado por Ingeniería Naval… ¿Cómo acaba todo aquello en Finlandia?

Mi idea era cambiarme a Ingeniería Aeronáutica pero me sentí muy cómodo en una Escuela tan pequeña y familiar, donde nos conocíamos todos. Llegué a Finlandia luego con una Beca Erasmus, era un lugar que siempre había conocer. Enfoqué mis estudios para conseguir un trabajo allí, realizando como proyecto fin de carrera un buque rompehielos. En Mayo conseguí una entrevista para trabajar en Rolls-Royce en la ciudad de Rauma. Espero vivir mucho tiempo en esta ciudad.

¿Y qué tal te manejas con el finés?

555149_3524163824204_1444790015_n

Paisaje finlandés

El idioma es muy complicado, aunque la pronunciación se asemeja al castellano. Cuesta mucho aprenderse unas palabras larguísimas, yo he aprendido algunas cosas (Kiitos-Gracias, Huomenta-Buenos Días) pero no entiendo nada cuando me hablan.

 ¿Y el tema de los horarios, el día y la noche?
El horario es muy diferente. Comemos a las 11.30. El otoño y el invierno son oscuros, llega a anochecer un poco más tarde de las 15:00 y amanece a las 10:00. El peor mes es Noviembre, porque además de oscuro llueve mucho. El verano sin embargo es muy atractivo porque hay prácticamente 24 horas de luz y una temperatura muy agradable. La gente es más alegre y disfrutan haciendo actividades al aire libre a cualquier hora.

WP_20140112_13_32_48_Panorama

¿Cómo se ve España desde allí¿ ¿Qué sabe de España un finlandés medio?

La realidad española se ve lejana desde aquí, si ves las noticias que llegan parece que el país se esté derrumbando. Los finlandeses disfrutan del sol ibérico en la costa de Málaga ¡Les encanta Fuengirola! Alguno menciona a Pedro Almodovar y por supuesto los equipos de fútbol. Y como apunte curioso, se piensan que en España nunca hace frío.

Yo gracias a Internet puedo seguir a diario lo que pasa en España, escucho la radio y veo algunos programas de TV online. Por supuesto, los partidos del Atleti no me los pierdo.

Oye… una duda ¿Hace más frío en Ávila o en Rauma?

166086_10200982190538388_409470144_n Yo paso más frío en Ávila pero seguramente porque nos abrigamos peor. El frío se combate con buena ropa de abrigo y un buen gorro para proteger la cabeza. Las calefacciones son excelentes y el aislamiento de las casas es muy bueno. Lógicamente en Finlandia hace mucho más frío. Esta semana el termómetro no ha subido de -15ºC.

Háblanos de Rauma… también con un casco histórico Patrimonio de la Humanidad

Tiene unos 40 mil habitantes, estamos en la costa oeste, con una gran tradición marítima en el Báltico. Mi idea es quedarme muchos años aquí. Se vive bien y los salarios son altos.

Apartado de corazón… ¿Alguna finlandesa a la vista? ¿Hay españoles por ahí?

Mis jefes me sugieren que me busque una que me ayude a aprender el idioma y en ello estoy. Al menos en Rauma no conozco una colonia grande española. He visto solo a un compatriota que vino por lo que suelen venir todos…su mujer es finlandesa. El resto trabajan en la central nuclear que hay a unos 20 kilómetros.

1441179_10202252124202491_192652761_n

¿Más fácil el alemán o el finés?

Del alemán sinceramente recuerdo bastante poco. No lo he utilizado para nada desde que dejé las clases, así que prácticamente lo he olvidado. Recuerdo que teníamos compañeros peculiares y los ejercicios de audición eran interminables conversaciones ininteligibles.

__

Le digo Kiitos en este café cibernético y me responde con un Huomenta que traslado a todos ustedes. No me resisto a preguntarle por algo de hace unos cuantos lustros ya… y es que Andrés y su hermano salieron en la TV. Fue en aquel programa llamado Superguay

“Lo presentaban Miliki y Rita Irasema. Mi hermano fue el único ganador de la prueba, en la que los concursantes solo tenían que decir `Tres tristes tigres´. Yo fallé, jajaja”.

Seguro que alguien más vio aquello y hasta lo recuerda. Ahora Andrés marchó a Rauma y dice que al volver “Ávila parecía mejor que cuando la vi anteriormente”.  Esperemos que esa sensación se mantenga en las próximas visitas.

Un abrazo como un casco histórico patrimonio de la humanidad de grande, amigo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.164 seguidores

%d personas les gusta esto: