Guau

Podría decir que “Guau” es el análisis electoral que hizo mi perro, pero mentiría. Fue el análisis de un destacado socialista cuando de repente el recuento en Valladolid pasó del 10% al 50% y se veía que De la Riva lo tenía crudo para revalidar la absoluta.

Ese “Guau”, a buen seguro, se repitió por diferentes lugares y rincones de España, la comunidad, nuestra tierra y Barco de Ávila. Sabíamos que 2015 no iba a decepcionar y no lo está haciendo.

Y todavía queda…

Resultado electoral (dramatización)

Resultado electoral (dramatización)

No se sulfuren, decía ayer por Twitter, que todavía queda mucho. Ya no mucho recuento, que eso parece acabado, sino mucha conversación, tejemaneje y cálculo. La batalla no ha acabado aquí sino que tiene un nombre: Generales. Nadie va a arriesgar de más porque todos tienen mucho que perder y un gran botín que alcanzar.

Vayamos a Ávila capital, de forma rápida que ya habrá tiempo de hacer grandes análisis en los próximos días. Queda un panorama incierto. El PP se pega un trastazo importante y hay una serie de ganadores: Trato Ciudadano que ha hecho una buena campaña; UPyD que también ha hecho un buen trabajo y subsiste al demoledor efecto “Rosa Díez”; y un PSOE que en la capital firma buenas cuentas tras una legislatura más que olvidable.

IU se mantiene así que buena nota también, visto el panorama nacional.

¿Ciudadanos? Pues yo insisto en mi idea, tal vez equivocada, de que podrían haber ganado las elecciones. Con una campaña de perfil bajo se han quedado en 5. Podrían haber sido más. Se les ha hecho muy larga la campaña en Castilla y León (¿qué habría sido del PP sin el batallador Juan Vicente Herrera?) y en Ávila han optado por frutería al por menor. Bien, pero.

¿Cómo quedó nuestra porra? Les adjunto el excel de Guillermo. La porra se queda en casa, amics. Nos repartimos el botín entre Alberto y servidor.

Porra 4Palera 24M2015

Porra 4Palera 24M2015

“Colas ante los supermercados de #CyL. La gente busca provisiones ante la inestabilidad salida de la urnas” dice hoy nuestro Twitter (esto lo ha escrito Alberto, se nota a la legua el “Made in Badajoz”). Pues no es para tanto, pero desde luego han cambiado muchas cosas.

Nada más, esto es un primer análisis a vuelapluma… más que nada una invitación a que todos ustedes comenten y pongan sus pensamientos sobre Ávila, provincia, Castilla y León y España.

¿Cómo han visto ustedes el “Guau”? ¿O son más de “Miau”?

¡O nosotros o el caos!

Y respondía el chiste de Hermano Lobo “El caos, el caos”.

La campaña, al contrario que las europeas, se está volviendo en contra de los partidos “alternativa“. El foco informativo se deslizó hacia Ciudadanos toda la primera semana de campaña, y no fue casualidad. La razón se encuentra en la letra pequeña de las encuestas. Para que nos entendamos, una cosa es la intención de voto y otra la estimación. La estimación funciona con una suma de la “simpatía” y del “voto recordado”. Es decir, si el encuestado responde que ha sido anteriormente votante del PSOE y se coloca en un 4 (centro izquierda) como afinidad política, se le cuenta como votante de Tudanca (poniendo como ejemplo Castilla y León).

Así, una intención de voto del 10% más un “es posible que vote PSOE” más el voto recordado del 20 y pico, dan al socialista una estimación de 20-24 procuradores (véase post de las encuestas de ayer).  Mientras, si Ciudadanos marca un 11% de estimación de voto, dado que no hay voto recordado, se le otorga un 13-14%. Eso pasó con Podemos en las europeas, que el CIS ya marcaba que había ahí un partido con posibilidad de dar la campanada… pero la cocina se quedó corta en el salto de intención a estimación.

Ese fallo no lo han vuelto a cometer en las cocinas… de los partidos. Ciudadanos marca en Castilla y León más intención+simpatía que el PSOE en muchas provincias y eso sería una debacle socialista de traducirse en sorpasso. Y un partido naranja fuerte pondría en serios aprietos la mayoría popular. Algo similar pasa en algunas capitales o localidades importantes. Sin embargo, era conocido a la vez que, fruto de hacer un partido en 3 meses, Ciudadanos tiene candidatos buenos … y otros muy flojos. Por no hablar de pufos como el de Miranda de Ebro.  Por eso se ha dado orden interna en el PP de atacar directamente a los candidatos naranjitos, muchos de ellos sin experiencia o rebotados de otros partidos. Véase, sin ir más lejos, este tuit de ayer de Rivas. Mientras, hoy mismo Marco Antonio Serrano está tuiteando a lo “I have a dream”.

¿Y qué nos espera de aquí al final de la campaña? Pues es posible que el foco deje de estar en Ciudadanos, a los que ya se les ha logrado detener el ascenso fulgurante que tantas sillas hizo temblar aquí y allá. La portada de hoy de “El Mundo”  es, por ejemplo, un recordatorio a Podemos (que estaban algo olvidados por los mass media) de que no se han olvidado de ellos. Mientras, el PSOE ayer mismo en Ávila hizo un contundente ataque sobre la corrupción de cargos del PP. ¿Desde dónde lanzó Tudanca el mensaje? Desde Barco de Ávila, ejemplo de quien “acumula cargos y sueldos e implicaciones” dijo el socialista.

“¿El caos? Da igual, también somos nosotros”

Así que es posible que empiece ahora el fuego cruzado multidireccional. No descarten que salga algún nuevo papel de Bárcenas, la trama solar, eólica, el fracking o cualquier pufo guardado en el cajón hasta el último momento.

Está todo abiertísimo, como nunca lo ha estado. IU también parece estar remontando, por ejemplo. Hay un altísimo porcentaje no sólo de indecisos, sino de voto volátil. Aunque sea injusto (ya hemos hablado en otras ocasiones de programa, de trayectoria, de casta, de regeneración, de necesidad de cambio, de alternativas) seguramente lo que pese finalmente sea la última metida de pata. Si aparece a última hora un factor Cañete (es decir, una metedura de pata como aquella de las europeas) ahí se ganarán o perderán muchos votos. Porque en España somos más de castigar esas cosas que de castigar por ejemplo la corrupción. Somos un país bastante complejito para esas cosas.

Así que no hagan caso a ningún gurú, a ningún analista. Ni siquiera a ningún articulista de Los 4 Palos. Aún puede pasar cualquier cosa, y la hora final está llegando.

PD: No se pierdan la particular cruzada tuitera de “AvilaenCastilla” #CRPP

La mayor fuerza política

Estamos a 9 días de escuchar la frase “yo no voto, da igual, si siempre ganan los mismos”.

Lo comentábamos ayer en el whatsapp interno de los salvapatrias de este blog: ¿Alguien sabe si la encuesta sobre voto en Ávila indicaba porcentaje de indecisos y de abstención? “Creo que no” respondía el postureista Willy. “Vaya chufa” merengueaba el vendido al poder llamado Alberto. Pablo no contestaba, estaría quitándose el disfraz de Daredevil con el que ha empezado a patrullar el Mercado Chico… o tal vez anduviera de cañas con el viñetero para celebrar el cumpleaños del viñetero Illo. 

Eso era ayer.

Esta mañana, en la ciudad vecina, “El Adelantado de Segovia” lleva a portada a los indecisos. Según los acueductados paisanos, el 33´6% de indecisos decidirán el color de voto de la capital. Lo cual es tanto como decir que cualquier encuesta que haya salido hasta la actualidad vale de muy poco, porque la mayor fuerza política a 9 días de las elecciones seguramente sea la abstención. El voto final (los que finalmente vayan) se decidirá por la simpatía, por la última metedura de pata del Cañete de turno o por el globo que den al sobrino o nieto en el paseo del viernes 22.

No debería ser tabú decir que la sociedad de Sálvame es perjudicial para la democracia. Nuestro sistema se debería basar en el análisis consciente de una sociedad informada sobre las propuestas de unos partidos y otros y el trabajo de las organizaciones sociales y colectivas para el bien del sistema común. Pero no, aquí al final hay un 4% de voto, siendo generosos a la baja, que se decide porque el candidato o la candidata da bien en cámara. Por ser simpático.

Albert Rivera se dio ayer un baño de masas en Pucela. El pueblo que andaba paseando por el centro de Valladolid empezó a seguir cual rebaño a la multitud. ¿Quién es? ¿Quién es? ¡El de Ciudadanos! ¡Ay, que guapo! ¡!Pues yo pensaba que era más alto!

– ¿Qué le parece Albert Rivera?

* ¡Es muy guapo! ¡Y muy joven!

– ¿Le va a votar?

* Ay, pues… ¡a lo mejor sí!

Oiga, que no. Que Albert no se presenta a su ciudad. Ni a su ciudad ni a ninguna otra. Pero vamos, que digo Rivera como digo Pedro Sánchez, que también va de guapazo. Y es injusto, porque a mí el que me impresionó en persona fue Rajoy, un día que estuvo haciendo como que compraba manzanas en el Mercado Chico. De Mariano no te esperas que es un tiarrón de 1’90 M. Enamora, vaya.

Así que iba a decir que la gente proceda a estudiar las propuestas de unos y otros, pero me he venido abajo. Indecisos, hagan lo que quieran… ¡Quién se puede resistir a hacerse un selfie con un famoso!

¡Candidatos! ¡No digan nada! Es posible que pierdan el voto por presentar una propuesta, atrevida cuestión. Es mejor pasear por la ciudad repartiendo sonrisas y cantando. No descartaría yo que el PP local acabara su campaña haciendo un flashmob al estilo José Mota, como quien pide la mano del votante en pleno Mercado Grande

¡Gru Alcalde! ¡Minions Salvapatrias!

(Yo también quería poner unos dibujicos)

Alegrado el espíritu, regrese la consciencia: Indecisos, vayan a votar. No podemos estar luego cuatro años diciendo que hay que escuchar al pueblo, que la fuerza está en la gente, que no nos escuchan u otras zarandajas. La campaña empezó con 4 partidos empatados (a nivel nacional, digo). Primero se concentró fuego en Podemos, al que se dejó más que tocado. Luego se ha esperado a que el omnipresente Willy Fog Rivera se equivocara en 2/3 frases desafortunadas para exprimir todo lo posible al Efecto Naranjito. No se sabe si PP y PSOE intercambiarán artillería antes del 24M, más allá de la guerra de efectos especiales que se traen en Andalucía. Pero vamos, todo indica que Alberto tenía razón, que “Todo es fabuloso”, que la anestesia funciona bien y que en 9 días no nos jugamos nada más allá que el no quedar últimos en Eurovisión.

PD: Se recomienda visita por la web “Desmontando Ávila” que nos enlazaban en los comentarios de los lectores.

Decepcionante

“Los runner sois como los de Ciudadanos. Ha habido un boom ahí de gente que no se explica”. Algo así me dijo entre cañas @hovejo23 (por otra parte, un tuitero abulense al que hay que seguir porque es mordaz y necesario). Lo dijo con bastante gracia… Guillermo que leerá esto podrá atestiguarlo. Algún día en esta ciudad habrá justicia para con ciertas cosas…

Estaba yo pensando en Naranjito cuando Hovejo me dijo eso. En la pelota, vaya. En el Adolfo Suárez, con el equipo jugándose el descenso y 0-0 en el marcador, un grupo de aficionados se había encarado con uno de los futbolistas canarios. Con el jovencito, con Kilian. Desde arriba no sé quién empezó la estúpida trifulca, pero sí detecté el mal: nadie creía que la salvación era posible. El Ávila tenía que ganar y esperar que sus dos rivales pincharan. ¿Difícil? Pues el caso es que al día siguiente los dos rivales pincharon. Pero nadie creía el sábado. El estadio vivía entre el mutismo de unos y las ganas de sacar el hacha de otros. El equipo marcó y ni así se lo creyó. Juanito no movía piezas ni hacía un Simeone para enchufar al gélido respetable. Del 1-0 se pasó al 1-2, que se antojó como si fuera un 1-7.  El equipo descendió pero la ciudad ya lo había hecho. Algunos me hablaban de refundación, y yo pensaba en refundar la ciudad en sí.

No ayudó tampoco que en el bar en donde estábamos echando la cerveza hubiera gente de Cebreros. Paisano que venía con cara de haber estado en el Adolfo, paisano al que le caía un “¡vaya cara eh! Tanto canario, tanto canario” Fue entonces cuando Illo, nuestro culé viñetero, pegó un respingo: Pedrito acababa de meter de chilena. La tarde, pensaba yo, no podía ir a peor.

Todavía faltaba lo de Casillas. O lo de Alves, si prefieren por afinidad con Navalacruz.

Pero volvamos a la política, que yo pretendía hacer un simil. Este tuit resume cómo anda el partido:

Además, empecé la semana leyendo el último artículo de Santiago Abascal. Oigan, no me miren así, hay peores vicios que lo de la política. Que no se diga que no hablamos de Vox. El caso es que como dice este tuit…

El partido se da por perdido. El partido electoral, digo. Y uno tiene la sensación de que si UPyD hubiera tenido ocasión de unas elecciones como éstas pero en 2014, Vicente podría haber disputado la alcaldía, el primer puesto. El problema es que la política es la que es, no la que pudo ser.

Que Rivera iba a dar el salto a la política nacional era algo que se veía venir a poco que se mirara. Rosa Díez no supo ver venir la ola, o pecó de soberbia. Eso ya está más que analizado. El caso es que el desastre magenta se amplificó en Castilla y León, y en Ávila, con cambios de cara y deserciones varias.

Así que queda Ciudadanos, aupado por las encuestas a la situación de alcaldables. Pero Ciudadanos vive con el complejo “Ciudad Real”. Se trata del síndrome (pinchen, pinchen en el enlace anterior) de “mejor estar calladito y recoger lo que parece que tendremos que liarla”.

Vamos, que nadie quiere ganar. Con hacer una campaña olfativa se van pasando los días y ya.

El PSOE ha tenido lo suyo, UPyD le pone constancia pero salen desde boxes, Ahora Decide lleva la mancha en el blanco… sigo alabando la campaña de Trato Ciudadano, y sobre todo la normalidad de IU. Tenemos la porra electoral (revisad algunos lo puesto) y veo muy poca confianza en el resultado electoral del PP. No va a ser tan malo, viendo lo que se ve.

El candidato (con o sin chaleco, con o sin artículos publicitarios) se deja ver, hace la campaña como se ha hecho toda la vida. Terminabas la 10K (por cierto, mejorable organización) y al ir a pedir la caña en el Lienzo Norte, te lo encontrabas con su equipo. Y cogías el periódico y veías que había ido a visitar un barrio anexionado. Saludando, estrechando manos. Esos votos valen tanto como el de cualquier afamado tuitero, aunque sea diostuitero.

Así que de ahí la decepción. Esperaba una campaña a cara de perro, con todo abierto, y los días van sumando en el lado de la modorra. No les quepa duda a ninguno de que el 24M cosecharán los resultados merecidos respecto a la posición de partida con la que salieron. Eso sí, aún todo es posible.

A nivel regional la decepción está siendo Podemos. Ciudadanos lo está haciendo razonablemente bien, el PSOE tiene maquinaria y la está sabiendo mover, Herrera sigue siendo un lobo feroz para tan poca oveja… hay mucho voto en juego y se nota.

Y ustedes… ¿cómo lo ven?

Yes, we could

Herrera mantendrá la mayoría absoluta.

No es un vaticinio, es el titular con el que abre hoy Diario de Castilla y León – El Mundo con una encuesta de Celeste-Tel (que es de las que más acierta). Está basada en 2700 entrevistas, lo que le da bastante fiabilidad. ¿Y por qué sujeta Herrera la mayoría? Por culpa de Podemos. De Podemos en general, y del Podemos de Ávila en particular. Ahora me explico.

(La encuesta de El Mundo, si la quieren consultar, imagino que la colgarán en breve por “Diario de Valladolid”)

Pronto Podemos será pudimos.

FullSizeRender

El Mundo – Diario de Castilla y León (07-05-2015)

No sé si se ve bien la captura. Ahí tienen el resultado de la encuesta en Ávila. PP baja 12 puntos, se queda un amplio 49% en la provincia, lo que le da para retener el cuarto procurador. Se había hablado de bajar a 3, pero Podemos no aparece, no está, no se le espera.

A pesar de los esfuerzos del PSOE por desintegrarse, estaba claro que en la provincia resistirían. La encuesta le da un 19% (retendrían sus 2 procuradores). Ciudadanos exhibe un poderoso 14% de voto provincial, lo cual está muy bien para un partido sin presencia en muchísimos municipios. Pero es Podemos, el desaparecido Podemos, los cristalinos Podemos, los ¿dónde están? Podemos los que se quedan en un 6´7% flojo en Ávila y no sacarían el escaño. Baste decir que la encuesta da un 4´9% a IU o un 3´8% a UPyD, que son los mejores porcentajes de estos partidos en toda la Comunidad (excepto IU Valladolid, que sacaría procurador en el Pisuerga).

La mayoría absoluta son 43 y el PP tendría 44. Si retienen la mayoría absoluta, será por la campaña inmaculada de los círculos en lugares como Ávila. Una cosa era no mancharse en las municipales y otra cosa esperar el voto por ciencia infusa. ¿Qué les vamos a contar de Ávila? Aquí es de alabar el movimiento, la presencia, las propuestas de Trato Ciudadano… lo que saca todavía más los colores a la no apuesta de Podemos en Ávila. ¿Se están reservando las cartas? ¿Irán de farol? ¿Full de cero procuradores al As, o al Marca?

Sabíamos que el 2015 se iba a hacer largo a muchos partidos. Para UPyD la primera parte ha sido un terror…. pero a Podemos, este ecuador del 2015 amenaza con dejarles sin cuentas en el monedero.

PD: El sábado se podrá empezar a apostar en nuestra porra electoral cuatropalera.

La era de Ultrón

¡El Mercado Chico será nuestro!

¡Mi reino por un concejal!

¡Mi reino por un concejal!

La era de Ultrón ha llegado a la portada del Diario de Ávila. Nos lo contaba ayer Alberto y el terremoto del seismo se sigue notando una vez pasadas las horas. Que una cosa es que en la bitácora de los tipos malvados lleven unos años diciendo que las cosas estaban cambiando, y otra pensar que el reino se tambaleara tanto. Hay algunos y algunas, tanto en el PP como en el PSOE, que no pensaban que la cosa fuera para tanto. Aquí en Ávila y a nivel autonómico. Pues ahí va el aviso en las portadas, con dos semanas para intentar variar el rumbo. Si es que eso es posible.

Y el caso es que no hay Ultrón que valga en esta historia, no hay un candidato potente que esté haciendo que los resultados cambien. Solamente pura lógica. Dijimos que no era lo mismo que el candidato fuese Miguel Ángel en el PP a que fuera otro. Y también advertimos que el proceso de desintegración del PSOE no podía salir gratis. En lo que nadie nos ha hecho caso es en lo de “el que haga buena campaña se llevará un buen puñado de votos”. De hecho, hasta hace unas horas para mí la mejor campaña la estaba haciendo Cerrajero, además de Trato Ciudadano. Se les veía moverse o reunirse, más allá de hacerse fotos random y poner tuits al tuntún como hacen otras fuerzas de la ciudad.

Ante la inasistencia de Ultrón a la contienda, el ciudadano muestra su intención de votar a Albert Rivera al ayuntamiento o a Pablo Iglesias a las Cortes de Castilla y León, para fastidiar al gran enemigo del planeta: el bipartidismo. Es decir, votando por simpatía nacional y no pensando en lo de aquí. Tan triste como esperable. Porque no es que se pueda decir que Ciudadanos esté bordando su campaña en Ávila, o que Podemos se merezca salir con cerca de 10 procuradores en Cortes en toda la Comunidad. Hay un alto porcentaje de electores que va a votar con las tripas, después de cuatro años de titulares nefastos sumados a la crisis económica. Todo está más que volátil aún ahora, a tan escasas fechas de jugarnos los cuatro próximos años.

Porque la historia va de eso. De los próximos cuatro años. Por eso la insistencia de tipos raros como Alberto de que los partidos presenten sus programas y propuestas. Aunque luego se haga lo que se pueda/quiera, sería nuestro deber como ciudadanos el conocer lo que propugnan unos y otros de cara a las elecciones; y no votar porque te cae bien Rajoy, Rivera, Iglesias o Pedro Sánchez.

¡Ay, Pedro Sánchez! Que viene a Ávila por la mañana, habla de deporte (en un oportuno momento en el que estamos que nos salimos), augura que Yolanda Vázquez será alcaldesa.. y todo en un acto poco publicitado, no fuera a ser que se presentara algún decididor o ex juventud socialista a reventar la fiesta, sin duda mal agendado y que por supuesto ha pasado de puntillas.

El Partido Socialista tendrá que hacer muchísima autocrítica. No solo por comerse a si mismo, sino por haber sido incapaz durante largos años de mostrarse como alternativa. Resulta que Ávila no vota PP sí o sí, sino que llevaba mucho tiempo optando por los populares al no haber propuesta ilusionante enfrente. Hay un nicho en el centro/centro-derecha que podría dejar de votarles. También lo habría a la derecha más derecha si VOX o quien fuese hiciera algún día las cosas bien.

Pues nada, Los Vengadores llegarán a las urnas. Digamos que la encuesta puede ser analizable; yo tampoco me creo que el PP baje tanto y Ciudadanos esté tan arriba, y sospecho que IU está más cerca del 3 que del 2; pero pongamos que pone un marco de inicio a la campaña.

¿Es el techo de Ciudadanos 8-9? Porque si realmente apretaran en la campaña, ese 10 sería optar a la alcaldía sin dudas. ¿Puede el PSOE salvar los muebles apelando a su electorado tradicional? ¿Resistirá UPyD como para conseguir concejal a pesar del efecto Rosa Díez y del voto útil? ¿Limará Trato Ciudadano con su campaña barrio a barrio el voto en la izquierda? ¿Es una utopía que el PP no consiga 5, sino 4 procuradores a las cortes?

Tras una legislatura de prepotencia cainita socialista, y de olvido total del gobierno nacional – paracaidista mediante – de Ávila capital, su provincia y sus necesidades, con un paro galopante y una falta total de esperanzas… una nueva era llega. No digo que vaya a ser mejor, pero sin duda va a ser diferente. El futuro no nos traerá robots justicieros, tampoco a Scarlett enfundada en un traje de cuero, pero el martillazo del Elec-Thor (después de esto me retiro a un convento con Eva Hache) amenaza con ser una realidad a disfrutar en apenas 19 días.

PD: ¡Vote UPyD: Ultrón, Palos y Drones!

La hora de apretar el culico (con perdón)

Ser del Real Ávila es como ser del Atleti, pero a nivel provincial. Siempre con los nervios a flor de piel.

No es tontería lo que digo. Hay algo que caracteriza a nuestro equipo encarnado: día grande, día de fracaso. Si se llena el estadio, el equipo tiende a fracasar. No es que fuera nuevo lo de ayer, nos ha pasado desde que desfiló Casillas con el filial del Madrid. Desde entonces, día de lleno –> día de tortazo. Creo que es una medida que toma el club para poder seguir siendo una cosa de excéntricos que desafían al frío y acuden a ver partidos de tercera en noviembre. Los 250 fieles indestructibles.

A ver si un día vamos a llenar el estadio, ganar 4-0 y empezar a tener 2500 aficionados. Eso no nos lo podemos permitir, somos un equipo modesto. Mejor sufrir. Qué manera de sufrir, como escribió Sabina tras pedirse unas patatas en el Tropicana después de un Real Ávila – Valencia B o Barakaldo, Mérida, Valle Egués.

Nos hemos hecho burgueses de la tercera. Vamos de equipo grande. Se nos han olvidado los años que peleábamos por no descender en Segunda B. Recuerdo un Real Ávila – Orense emitido por La 2, con el locutor dejando una frase para la historia audiovisual

“Escuchamos a la afición abulense animar a su equipo”

Se hizo el silencio. Y entonces, para toda España y en dolby surround se escuchó perfectamente…

¡Árbitro hijo de puta!

Y es que así somos a orillas del Adaja. Siempre fuimos más de ir al partido para poder chillar al árbitro en esa encerrona que era el pasillo a vestuarios, que para animar al equipo. De hecho, lo abulense es ir al Adolfo para poder luego criticar que “bah, si nunca ganan”. Ya saben,el maleficio de las grandes tardes.

El Ávila es más de hacer los partidos gordos fuera, cuando solo están los fieles fieles. Así, de no ser por un colegiado lleno de horchata, habríamos remontado aquel día del Valencia B, por ejemplo. El Mestalla de Guaita, Sandaza y Jordi Alba.  Pues ahí estaban Jaime y compañía dejando alto el pabellón de La Cacharra y aledaños.

Me desvío queriendo. Estoy contando historias más o menos felices, o al menos de buen recuerdo, por no participar del velatorio generalizado. Nos hemos hecho burgueses de la Tercera Grupo Octavo. No sabemos sufrir. Hablaba estos días con un amigo zamorano. Están en racha negativa, podrían descender…pero aún hacen cuentas. Es lo que tiene la parte de abajo, que cuando tú pierdes el resto suele también perder: por eso están abajo. Y por eso, cuando ganas, es como si puntuara doble. Si le da al Real Ávila por ganar entre semana, volveremos a creer, renovaremos las conjuras y soñaremos con ese derby fraticida en Cebreros. El fútbol es así. Es de listos, de saber sufrir, de no volverse locos. De no dejar que los otros jueguen con tus nervios. En eso estamos siendo muy deficientes. Jugadores y afición, que lleva enterrando al equipo desde Noviembre.

“Es que no jugamos a nada”. Correcto, como todos. Es otro de los secretos de la tercera división: el resto de equipos no son el Manchester United. Por eso se puede ganar, perder y empatar en casa y fuera. Por eso, a pesar de todos los pesares, no hay muerte deportiva aún. Otra característica del aficionado encarnado es el humor ciclotímico: si se hace el equipo 10 puntos de 12, hay equipo de play off. Si se pierde con la Segoviana 1-0, somos carne de regional. Y es más… ¡¡Regional es desaparecer!!

Hace un año había un verdadero drama: el drama de que era mejor no clasificarse para el playoff, aunque no se dijera. Porque, imagínense que tocara un equipo canario. Si no había dinero para viajar a La Bañeza, para ir a jugar contra el Teide FC habría sido una fiesta. Y eso, que pensamos que solo pasa en el Real Ávila, está pasando este año también en alguno de los de arriba. Que casi mejor no ganar, a ver si no va a haber dinero para el año que viene.

Voy a decir una tontería (o no):  el empate de ayer es bueno.

Este chico se ha vuelto tonto, estarán pensando. Y tienen razón, era la oportunidad de dar un vuelco a la clasificación y al ánimo. Pero resulta que la Cebre tampoco ganó, y que se está un punto más cerca. ¡Toma ya! (estoy llevando al extremo el lado positivo, sigo cuerdo). Y, además, se hunde al Simancas en la última posición.

Piensen en el Tour de Francia. Normalmente, el que iba quinto ya no tenía nada que hacer. Pero… ¿Ahora? Ahora es mejor intentar ser cuarto, porque ya nunca se sabe. Lo mismo, luego se hace el antidoping y resulta que el primero iba hasta las trancas de chuletón, el segundo de dopadón y el tercero de clonazepadom. Y el quinto acaba segundo y fíjate tú quién nos lo iba a decir.

No es que se vayan a dopar los rivales, pero sí están dopadas algunas economías. Hay equipos que no tienen garantizado salir al próximo año. Y es más, ¿qué pasará con la licencia del Salmantino? Es decir, que puede ser importante quedar el 18 y no el 19.

¡Ya, pero pueden bajar de Segunda B! dirá el negativo. ¡Y también subir los de Tercera! dirá el optimista.

Partido a partido. Es la hora de no perder los nervios, sobre todo atrás. Que en una cosa el Real Ávila parece más el Madrí que el Atleti, en la portería. Ha habido días este mes que entre Darío y Casillas me han costado más de una indigestión y tres padrenuestros. Y los dos son de raíces de la tierra, así que habrá que mimarlos.

Partido a partido, jugar los doce puntos que quedan (no hace tanto de aquel 10 de 12) y luego esperar. A lo que hagan los demás en nuestra categoría, en la superior, en los despachos y en los bancos.

La temporada exigirá balances y análisis cuando acabe la liga. De qué se hizo mal y qué se pudo cambiar. Directiva, jugadores… y también afición. En un año que ha exigido tanto a quienes tomaron las riendas, yo que pago mi abono y compré una camiseta, no me veo con autoridad moral de criticar con saña a los que hicieron que el club no desapareciera gastando sus euroes. Criticar sí, con saña no. Aunque haya habido errores obvios como demuestra la clasificación.

Pienso que no es el momento de colaborar con el hacha, sino el momento de apretar el culico (con perdón).

¡Cintrano, Nata y nueve más!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.450 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: