Del Prado al pradito

4

Y la montaña parió un ratón. Bueno, tampoco. Sabíamos que la montaña estaba embarazada y ahora, después de años de mareos, vómitos y antojos, descubrimos que lo que algún día nacerá será un ratón, aunque seguimos desconociendo cuándo salimos de cuentas y desconocemos también, por fortuna, cómo se produjo el cruce entre una montaña y un ratón, aunque igual Pixar está interesada en la historia.

¿Se acuerdan ustedes del Centro de Gestión de Depósitos del Museo del Prado? ¿Se acuerdan de que era urgente y prioritario? ¿Se acuerdan de que aquello era el futuro de Ávila, el pan de nuestros hijos, el maná traído desde el cielo por elegantes charranes? Pues lo entendió usted mal, no era tal. En realidad, de todo aquello que se nos vendió en su día, lo único importante era montar una salita cuca de exposiciones y poner allí, de vez en cuando, tres o cuatro cuadros y parte de las obras que hubiese en el Palacio antes de que empezasen las obras hace 15 años. Lo otro, bagatelas y anastros. ¿Los talleres de restauración y la gestión de los fondos del museo? No era visitable y no tenía proyección externa ni cultural, hombre ya. ¿El almacén y la gestión del “Prado Disperso”? Simplemente era una gestión que no nos aportaba nada, algo meridianamente claro ¡Cómo hemos podido creer lo contrario! ¿Se acuerdan de que el anterior ministro de Cultura nos dijo el año pasado que el proyecto iba a ser más grande y más relevante de lo pensado inicialmente? Pues no era verdad, y menos mal.

Ayer, el diputado Sebastián González nos sacó de nuestro error y nos mostró el camino. Acuciados por la proximidad de las elecciones y por los mensajes que llegaban desde otras ciudades también interesadas en su cachito del Prado, nuestros representantes llevan un par de semanas de reuniones que por fin han dado frutos: en los presupuestos del año que viene, que vaya usted a saber si llegan a aplicarse alguna vez, habrá dos millones de euros preparados para nosotros. ¿Se gastarán? Seguro, segurísimo, no como los que se vienen presupuestando desde hace cinco años, porque ahora la obra la va a hacer una empresa pública. Malditos liberales. ¿Y qué obras se van a hacer? Pues eso, una sala de exposiciones. Otra sala de exposiciones, otro contenedor a rellenar con no sabemos qué fines, qué presupuesto, qué plan, ni qué futuro. Acabemos las obras y luego ya se verá, que son ustedes unos ansiosos. ¿Quién gestionará aquello y con qué perras? Todo a su debido tiempo, que ya habrá elecciones en 2019. Un gran avance, ya lo pueden ustedes ver.

Me voy a autocitar. Junio de 2013, ¡cómo pasa el tiempo cuando estás entretenido!: “mi temor (…) es que nos tengamos que conformar con otro edificio rehabilitado donde hacer conferencias, dar ruedas de prensa con imagotipos y poner exposiciones. Uno más a sumar a la abundante lista existente (…) Un nuevo contenedor con contenido exiguo, subsede del Museo del Espacio Vacío, una nueva oportunidad de desarrollo perdida”. Hemos pasado de un centro de gestión con talleres de restauración y exposiciones, con presupuesto millonario y decenas de puestos de trabajo, a una salita que no sabemos cómo se va a mantener y para qué.

Y nos tenemos que dar con un canto en los dientes, porque al menos parece que el proyecto avanza, que se acabarán las obras y que el Palacio, los nuevos pabellones iniciados y los restos arqueológicos no dormirán el sueño de los justos. Ese consuelo nos queda. Triste Ávila sin ventura, que sueña con los gigantes que le prometen pero solo ve ratones cuando abre los ojos. Y gracias.

PS.- Imagen vía @Elzo_

Antes los datos… que zurrar al Ayuntamiento (aunque sea diver)

El pasado viernes las páginas de la prensa recogían los lamentos de la Federación de Hostelería ante el escaso impacto que el Centenario estaba teniendo en sus cuentas. Junio, según esta noticia, había sido un mes flojo, julio regular y agosto sí parecía haber supuesto una mejora respecto al año pasado. La Federación de Comercia venía a refrendar las palabras de sus colegas: salvo el mes de julio, en el que con el calor se había vendido “más ropa de verano y más aparatos de aire acondicionado”, el año estaba siendo flojo. ¡Malditos turistas que no se vuelven a sus casas con un rosario de Santa Teresa y un aparato de aire acondicionado!

Ayer, el grupo municipal de IU pedía pedía explicaciones al Ayuntamiento. Para IU el resultado del Centenario “es un suspenso rotundo para el PP, suspenso no sólo porque en no pocas cuestiones al Equipo de Gobierno del Partido Popular le ha pillado el toro, como ha ocurrido con el nuevo tren turístico, las banderolas, la señalética o el parking de autocaravanas, sino porque los efectos del centenario en la economía local, y como han resaltado los propios interesados, están siendo más que discretos”. Respecto a lo primero, la falta de previsión del Ayuntamiento, todos de acuerdo: banderolas a prueba de huracanes que vuelan a la más ligera brisa, trenes del centenario que empiezan a funcionar en agosto, obras en vías cercanas a los hitos teresianos, etc. Respecto al impacto del centenario en comerciantes locales, habitual proclama de nuestros munícipes, IU afirmaba que “los datos señalan que esto no se está cumpliendo”.

Y aquí es donde arrugué el ceño. Los datos. Desde que leí el viernes las quejas de los comerciantes me puse a pensar en posibles vías para averiguar si el Centenario se estaba notando o no en sus cuentas. Datos publicados por alguna institución que nos permitiesen entrar en las cajas de los bares, restaurantes y comercios de la ciudad sin perdir permiso y no se me había ocurrido ninguna. Pero IU tenía esos datos, así que pregunté.

También pregunté a la concejala Henar Alonso, que suele responder rápida y atentamente por Twitter. La respuesta desde la cuenta de IU fue la siguiente:

Es decir, que datos, datos, con números y porcentajes, no eran. El único dato lo aportó después el PP: el de pernoctaciones, que suben un 26% durante el primer semestre, en línea con lo que reflejábamos nosotros un par de meses antes.

¿Hay alguna forma de ver si el centenario está teniendo un impacto directo en la economía local y, en especial, en la hostelería y el comercio? Sí, que me pasen los datos de caja a la dirección de correo del blog. Prometemos discreción. A falta de esto, ayer por la tarde se me ocurrió una aproximación al tema que paso a compartir con ustedes. Es una aproximación imperfecta a la que se pueden poner muchos peros, ya se lo digo yo, pero algo es algo.

El SEPE publica una estadística de paro registrado por municipio y actividad económica. Cada actividad económica viene registrada con un código así que seleccionado los adecuados podríamos ver la evolución del desempleo en esos sectores concretos de actividad. Para nuestra pequeña investigación me parecieron oportunos el código 47 -parados en el sector del comercio al por menor-, el 55 -servicios de alojamiento- y el 56, el de los servicios de comidas y bebidas. ¿Cómo han evolucionado estas cifras este año? ¿Mejor o peor que el año pasado? ¿Y mejor o peor que en otras ciudades?

Este primer gráfico refleja la evolución de estos códigos en Segovia -ciudad vecina, de características similares, con una buena evolución del turismo este año- el pasado ejercicio y el presente.

segovia1415

Como ven, la evolución es muy parecida. Tomando enero como referencia, los datos de 2015 son siempre mejores, pero solo levemente. El siguiente gráfico es el de Ávila.

avila1415

La mejoría es apreciable. Tomando enero como referencia, el paro en estos tres sectores de actividad se encuentra ahora más de siete puntos por debajo de 2014, mientras en Segovia tan solo está tres puntos por debajo.  Sumamos ahora ambas gráficas.

avilasegovia1415

El paro en estos sectores baja menos en Ávila que en Segovia, pero este año la mejoría ha sido especialmente significativa en nuestra ciudad mientras en Segovia se ha mantenido la tendencia. A falta de otros datos, tenemos que concluir que al menos en lo referente al empleo de los sectores indicados, el Centenario sí parece estar teniendo efectos positivos. ¿Menos de los que nos gustaría? Seguramente.

PS.- Como ya digo, esta aproximación es imperfecta. El objetivo era solo buscar datos que pudiesen aportar algo de luz. Deberíamos, por ejemplo, ampliar el número de sectores, el número de ciudades y el número de años para ver si el efecto se mantiene. Si alguien quiere ponerse o aportar algún otro dato, estaremos encantados de debatirlos.

PS1.- Sí, se puede considerar que nos hemos puesto de lado del Ayuntamiento. Guárdenlo en sus retinas.

Una santa que no fue LA Santa

El siglo XVI fue una época de efervescencia social, política, cultural y religiosa en la corona de Castilla. Hasta aquí nada que no sepan y que no se les haya repetido cientos de veces desde que fueron ustedes a la escuela. Que si los comuneros, que si la inquisición, el Lazarillo, el Renacimiento, Santa Teresa, el Concilio de Trento, Carlos V, Felipe II, etc. Todo de sobra conocido, estudiado y en su mayor parte olvidado, como el número de teléfono de su madre, la cantidad exacta de agua que hay que echar al arroz, o la razón por la que votó al PP hace cuatro años.

En Europa las cosas no eran muy distintas, con Lutero y Calvino dándolo todo con sus reformas religiosas, los tercios de aquí para allá, Francia perdiendo guerras según su costumbre, Enrique VIII decapitando mujeres, la Armada Invencible y tal. Si tienen alguna duda pregunte a Siri, que seguro que les puede dar el teléfono de su madre (de la de ustedes) y algunos datos sobre la época.

Y en Ávila la situación era más o menos la misma. Aquí también tuvimos comuneros, Inquisición, Renacimiento y movimientos religiosos como si no hubiese mañana. Bueno, para algunos de los primeros y por algunos afectados por lo segundo es cierto que no hubo un mañana. Aprovechando que todavía huele a incienso por las calles de la ciudad después del fin de semana que hemos vivido y que nuestro espíritu aún está henchido de santidad, vamos a dar un rápido garbeo por un aspecto curioso de la religiosidad de aquella época en nuestro terruño.

Si algo peculiar hay en la efervescencia religiosa castellana y abulense del S. XVI es el papel de las mujeres. Desde mediados del XV, en Castilla emerge un movimiento asceta y espiritual netamente femenino que durante el XVI sitúa a muchas mujeres en el centro de la religiosidad de las ciudades y villas con distintos papeles: recuperación o invención del culto a determinadas santas, reformadoras, beatas, guías, etc. Ávila no era ajena a nada de esto. El clima religioso en la ciudad durante el siglo XVI estuvo caracterizado por la renovación, la experimentación, la búsqueda de nuevos caminos y la llegada de nuevas ideas que se unían y mezclaban con las surgidas en la propia ciudad. Y también en nuestra ciudad las mujeres jugaban un papel central en esta nueva religiosidad.

¿Otra vez toca hablar de Santa Teresa? No, tranquilo abrumado lector. No vamos a volver a contarle lo de aquella vez que Teresa y su hermano se fueron a tierra de moros enfadados porque este blog aún no existía y fueron encontrados por su tío en Los Cuatro Postes justo cuando iban a poner una pancarta reclamando nuestro nacimiento. Vamos a hablar de una contemporánea de Teresa de Ahumada que gozó en vida de un reconocimiento mayor que la carmelita: la beata Mari Díaz, una persona central en la religiosidad abulense de mediados del XVI. Nacida en Vita a principios de la década de 1490 en el seno de una familia de agricultores acomodados, se traslada a la capital en torno al año 1530, una vez muertos sus padres y después de esquivar el matrimonio que estos habían acordado para ella. Sobre este particular, las versiones son varias, como en toda vida de santos. Los más dicen que el matrimonio llegó a producirse pero que nunca cohabitaron -es decir, que la noche de bodas y las siguientes no fueron excesivamente movidas- y que al poco de casarse, el joven mancebo huyó y nunca más se le volvió a ver. Unos dicen que fue Dios quien, sabiendo los deseos de Mari Díaz de servirle, hizo huir al joven; otros, que el chaval, ante la devoción de su joven esposa, decidió abandonarla.

Sea como fuere, lo cierto es que la “virgen penitente de Ávila”, como la llamaba San Pedro de Alcántara, vendió las posesiones que había heredado de sus padres, dió en limosna la mayor parte de lo ganado y tras escuchar una voz que le dijo que dejase a los suyos, se mudó a la ciudad de Ávila, al barrio de Las Vacas, para escuchar sermones y servir a Dios. Este fenómeno de las beatas -mujeres solas que se retiran y se dedican por su cuenta y riesgo a la vida espiritual- estaba bastante extendido en la época y en Ávila se cuentan varias, como María de Henao, Juana Gutiérrez, una tal Inés que vive cerca de Santo Tomás, etc. En el barrio de las vacas vive año y medio, rezando y criando algunas gallinas, ganándose fama en el vecindario de mujer extraordinariamente devota. Tras caer enferma, fue acogida en las casas de varios personajes principales de la ciudad -práctica también bastante extendida esta- entre las que se citan las de Juan de Santiago en la Calle Santo Domingo y la de Guiomar de Ulloa. En esta época entra en contacto con los jesuitas, recientemente establecidos en la ciudad tras la fundación en 1553 de San Gil, con buena parte de la aristocracia de la ciudad y en torno a Guiomar de Ulloa con las figuras claves de la religiosidad abulense de la época, entre las que están Teresa de Ahumada, Gaspar Daza, Julián de Ávila, Pedro de Alcantara, María de Ávila, Ana Wasteels, los recien llegados jesuitas, etc.

En 1564 el obispo de Ávila, Alvaro de Mendoza, concede permiso a Mari Díaz para instalarse en una tribuna en el Iglesia de San Millán, frente al altar mayor, donde vivió cual eremita los últimos años de su vida, rezando la mayor parte del tiempo, alimentándose con una sola comida al día, vistiendo harapos y durmiendo en el suelo usando una piedra como almohada. Estos fueron los años de mayor protagonismo de nuestra beata. Atraídos por su fama de santidad, decenas de personas de la ciudad y de los alrededores se acercaban cada día a la iglesia para pedirle consuelo, para que intercediese por ellos en sus oraciones o pedirle consejo. A sus rezos se atribuyen varias sanaciones y embarazos de parejas infértiles. También se le anotan milagros de otras clases y profecías varias, como el fin de la Rebelión de las Alpujarras. Además, su fama y ascendiente sobre la sociedad abulense le permitía actuar como mediadora en conflictos de todo tipo

Mari Díaz cayó enferma en noviembre de 1572 y murió pocos días después. Al conocerse en la ciudad la noticia de su enfermedad cientos de personas acudieron a verla para recibir su última bendición. Tras su muerte, todas las campanas de la ciudad doblaron, numerosos prohombres se ofrecieron a correr con los gastos del entierro y todas las cofradías y parroquias se disputaron oficiar el sepelio. Finalmente, fue el Cabildo el que corrió con los gastos del funeral celebrado en la Catedral y del entierro de su cadáver en San Millán. Todos estos actos fueron seguidos por una enorme masa de fieles, lo que obligó a que su cadáver fuera protegido y vigilado en todo momento.

La fama de santidad de Mari Díaz se prolongó durante décadas atrayendo a su tumba a cientos de abulenses y foráneos, hasta que poco a poco su recuerdo se fue apagando a la sombra de focos mucho más potentes.

Baja el paro, se hunde la cobertura por desempleo

Paro20102015

Tras unos meses de ausencia por diversas razones -desidia, coincidencia con otros asuntos, vacaciones, etc.- vuelven sus gráficas favoritas sobre el desempleo abulense. En la primera, la que abre estas líneas, habrán notado ciertas variaciones. He decidido quitar algunos años para mejorar la visualización de la gráfica -había tantas líneas que ya resultaba difícil seguirlo- y he truncado el eje vertical para poder ver mejor la evolución intermensual. Recuerden esto último al mirar el gráfico, pues fuera de él, por debajo, aún quedan 10000 parados, los que había en la provincia en noviembre de 2010.

Durante el mes de julio el paro registrado en nuestra provincia bajó en 587 personas, hasta los 14.457 parados. En perspectiva: 5139 personas menos que en el peor momento (febrero 2013) , pero aún el doble de parados que en enero de 2007. Estamos, más o menos, a niveles de 2010 o 2011. Lectura 1: Bien, como cuando acabo el gobierno de Zapatero. Rajoy lo ha conseguido. Lectura 2: 4 años para volver más o menos al punto de partido. Bravo.

Paro20072015

Porque, aunque es indudable que la economía ha mejorado en los últimos meses -sea por una cosa o por otra- dar por muerta y enterrada a la crisis es harina de otro costal. Primero, porque una tasa de desempleo por encima del 20% es una barbaridad. Segundo, porque una tasa de desempleo de dos cifras es una barbaridad en occidente. Tercero, porque vaya usted a saber si un estornudo de la economía global (Latinoamérica está regular, la Bolsa china hecha unos zorros, las materias primas por los suelos, Grecia y la Eurozona de mírame y no me toques, Rusia, Oriente Medio, etc.) no nos devuelve a los abismos. Y cuarto, Cataluña y las elecciones de final de año.

Intermensual

Como ya habrá tiempo de comentar todas estas vicisitudes, volvamos a nuestros terruños. Si comparamos el pasado mes de julio con sus precedentes, el resultado no es malo pero tampoco es para peregrinar a Sonsoles. El dato es similar al de 2011 y peor que el de 2013 y 2010. Nos faltan datos, pero parece que el efecto del Centenario sobre el empleo no está siendo muy significativo.

Cobertura

Con todo, el dato más preocupante es que del total de parados de la provincia, casi un 70 por ciento no cobra ningún tipo de ayuda. Es un dato que hay que relacionar con el aumento de los parados de larga duración (y también con el ahorro que el gobierno pregona en materia de desempleo). Según la última EPA, en España más de 1,2 millones de personas llevan cuatro o más años en paro, y es un número que no deja de aumentar, incluso durante estos últimos meses de descenso del desempleo. Un grave problema económico y social que habrá que afrontar sin moralinas, llamamientos al esfuerzo personal, el emprendimiento y demás bagatelas.

Turismo de catedrales, murallas y PGOUs

14873471996_e45afd5cb1_zNo se me da bien aparcar. Bueno, en realidad no es que se me de mal, es que no suelo hacerlo. Quizá en mis tres años motorizado he aparcado el coche en línea, más o menos en paralelo con la acera, dos o tres veces. Cuatro siendo generosos. Por eso cuando viajo con mi vehículo autopropulsado suelo buscar hoteles que estén a las afueras de las ciudades, que dispongan de aparcamiento a poder ser gratuito o que parezcan rodeados por amplias y poco concurridas zonas de estacionamiento. Google Maps, gracias por tanto.

Eso hice en Plasencia, por ejemplo. ¿Conocen ustedes Plasencia? Pues deberían ir. Aprovechando que es verano, que a la gente le gusta viajar y que tienen tiempo para leer, suplemento de viajes de Los4Palos. Lo más interesante de Plasencia para un abulense son sus murallas, una versión a escala y con huecos del primer monumento patrio. Hay una parte a la que se puede subir para dar un paseo por el adarve, así que se sentirán como en casa. El otro gran monumento de la ciudad es su Catedral, o más bien sus dos medias catedrales. Esta historia es interesante y muy española, aunque se diese antes de poder llamar españoles a sus protagonistas. Plasencia se puso a construir una catedral en el S. XII-XIII y estuvieron de obras hasta el XV. Ya saben como son estas cosas, te pones a cambiar los grifos del baño y al final te gastas el sueldo de medio año en cambiar las ventanas. No era una catedral especialmente grande, ni ostentosa, gótica con elementos del último románico, pero tenía sus cosillas. Una cosa coqueta. Total, que en un siglo se les quedó pequeña y a finales del XV decidieron que era buena idea levantar otra Catedral más grande, así que se pusieron a la tarea. A medida que desmontaban la catedral vieja iban levantando en el mismo solar la catedral nueva, evitando así que la gente se quedara sin catedral. Pero llegaron las vacas flacas -estamos en España, al final eso siempre pasa- y no se pudo seguir con las obras, así que se cerró como se pudo lo que estaba sin terminar y se confió en que algún día se pudiese rematar la faena. No se pudo, ya se lo adelanto, y ahora pueden ver ustedes media catedral románico-gótica y otra media gótico-renacentista, con las costuras de la obra entre una y otra.

14896486815_437d9ca65b_z

Más cosas que pueden hacer ustedes en Plasencia: ver el acueducto, tomarse unos pinchos en la Plaza Mayor y darse un baño en el río. Mira por donde, aquí también tenemos una historia curiosa y con interesantes paralelismos. ¿Han leído algo sobre la famosa sexta modificación del PGOU de Ávila? Lo del Cylog, el apéndice urbano hasta Naturávila, la sentencia judicial y Rivas negociando pactos con los interesados para que aquello no acabe en desgracia. Bueno, pues en Plasencia la historia quizá les resulte familiar. Resulta que en esta zona del río donde ustedes pueden meter el culete, existían, antes de que la zona se convirtiese en la zona de esparcimiento que pueden visitar, unas huertas. Las típicas huertas que hay o había en todos lados cerca de los ríos. Total, que el Ayuntamiento de la ciudad decide hacerse con la zona, urbanizar, ajardinar, construir un aparcamiento, unos ascensores y unas escaleras mecánicas para conectar esta zona con el centro de la ciudad. Los propietarios, que no están contentos con lo que se les piensa pagar, negocian con el Ayuntamiento, recurren a los tribunales, vuelven a negociar y vuelven a romper las negociaciones, recurren sentencias, etc. En estas cuatro líneas he resumido un conflicto de 30 años. Sí, 30 años llevan a vueltas con esto.

El tramo final del asunto viene desarrollándose desde hace unos diez años y parece que por fin se va a cerrar, o casi. En 2014, una sentencia judicial obligó al Ayuntamiento de la ciudad a pagar 6 millones de euros en dos años a los propietarios de los terrenos y a negociar con los mismos el pago de otros 40 millones en dinero o en terrenos urbanizables. Datos a tener en cuenta llegados a este punto: el presupuesto de la ciudad es de unos 30 millones, la deuda municipal anda por el 170% y antes de estos 46 millones ya se habían abonado otros 20, así que la broma va a salir por más de 60 millones.

Los propietarios han dicho que de terrenos nada, que el mercado está muy malito y que pasan de construir pisos, que ellos quieren el dinero, por lo que el Ayuntamiento se va a ver obligado a pedir un rescate a Montoro, que incluyó en las últimas leyes de estabilidad presupuestaria y de financiación de las autonomías un fondo especial para afrontar el pago de sentencias judiciales. El problema, claro, es que nadie regala el dinero y que el préstamo del Estado conlleva la redacción de un plan de ajuste que asegure la devolución del dinero: subida de impuestos y tasas, recortes de gastos, venta de propiedades municipales, etc. Total, que aquello que en su momento pareció buena idea, ahora es un desastre que va a hipotecar la ciudad durante un par de décadas fácilmente.

Y por si esto fuera poco, el remate final: la empresa que lleva la explotación de un aparcamiento cercano denunció al Ayuntamiento por competencia desleal porque consideraba que el aparcamiento construido sobre las huertas, al ser gratuita, perjudicaba a su negocio. Y el remate del remate: esta empresa lleva 19 años sin pagar al Ayuntamiento el canon anual que establecía el contrato que firmó para la concesión del aparcamiento. Ahora, el Ayuntamiento se los ha reclamado, pero solo los 4 últimos, porque los 15 anteriores han prescrito. Divertido ¿verdad?

Lo dicho, visiten Plasencia, suban a sus murallas, vean sus catedrales y gasten algo en sus bares y restaurantes. Van a necesitar ese dinero.

Ps.- ¿Puede llegar a pasar esto en Ávila? Veremos.

Ps2.- Información útil para el viaje: En Plasencia no hay zona azul. La eliminaron a finales del año pasado cuando se descubrió que la concesión había caducado en 2007, hecho que no impidió que la empresa concesionaria siguiera cobrando y multando de manera ilegal ante el silencio del Ayuntamiento. El Ayuntamiento ha sido condenado a hacerse cargo de los trabajadores de la contrata.

Ps3.- Se me olvidaba: la construcción del aparcamiento en los terrenos expropiados acabó en los tribunales porque el contrato se fraccionó para poder adjudicárselo a dedo a un militante del partido que gobernaba la ciudad, el PSOE. La exalcaldesa está en la cárcel desde mayo.

Lógico pero aburrido

A_PKzbACEAAD8beEl verano más caluroso que se recuerda, nos dicen, y debe ser cierto: se ha visto a lagartijas con sombrilla, los turistas extranjeros pagan más por una sombra que por la paella y la sangría, en Galicia andan escasos de agua, el Madrid aún no ha realizado ningún gran fichaje y la prensa ha difundido tantas veces sus consejos contra la deshidratación y los golpes de calor que se les empieza a estropear la cinta. Entre calor y la operación independentista catalana, conocida entre amigos como el procés, apenas hemos tenido tiempo de hablar de Gibraltar. Un verano sin algún incidente en Gibraltar -pescadores enfadados, patrulleras vilipendiadas, traficantes de tabaco detenidos, etc.- no es verano.

El calor se nota en toda la península, incluso en lugares donde estos fenómenos son poco frecuentes. Que haga mucho calor en verano en Sevilla es parte de su idiosincrasia, que haga mucho calor en Ávila es como ponerle a un Santa Teresa dos subfusiles y una banda de munición cruzada sobre el pecho. La situación es tan anómala que no podemos descartar que algunas de las cosas que pasan en la ciudad se deban a estos calores, sobre todo si tenemos en cuenta que la famosa cápsula debe actuar como un invernadero.

La cápsula, sí, ya saben, lo de la diputación. El presidente electo de la Diputación acudió el otro día a Madrid a dar su versión de los hechos, asumir responsabilidades y lo que fuese menester, pero dudo que le llegasen a dar un cachete flojito. En primer lugar porque la Comisión de Garantías del PP tampoco es que sea precisamente la Inquisición: por allí han pasado sin grandes alharacas muchos de los que después terminaron frente a un juez. Y en segundo lugar porque, le pese o no a Antolín Sanz, la mejor opción para el PP era darle una palmadita en la espalda a Sánchez Cabrera, pedirle que se porte bien de aquí en adelante y a otra cosa mariposa. La otra opción era una caza de brujas para buscar a los diputados rebeldes -por mucho que Sanz y otros muchos supongan o sepan quién apoyó la revolución, el voto es secreto- y su expulsión, lo que seguramente habría dejado al PP compuesto y sin la Diputación de Ávila. Como enfadarte con tus hijos e irte tú de casa.

Total, que Antolín Sanz nos ha confesado, tras pasar por Génova, que el buen rollito no es postureo, que él y Sánchez Cabrera son coleguis, que se hacen selfies cuando están de weekend o van de shopping y que le echan las mismas mierdas a los gintonics. Hablando se entiende la vasca. ¡Viva la gente! Eso sí, perdona, pero no olvida. Vamos, que cualquier día le pone el gintonic a Cabrera sin cardamomo y con tónica del Mercadona.

A ver si llega ya el otoño, el fresquito, la liga de fútbol y las elecciones. ¿No se les hace raro a ustedes que llevemos tanto tiempo sin votar? Con este calor y este mono le entran ganas a uno de montarse un movimiento nacionalista y votar cosas sin parar. ¡Que le pongan una ranurita a la cápsula y montamos un referendum! ¿Quiere usted que el Alcalde de Ávila vuelva a lucir esos chalecos tan campechanos que vestía día sí y día también durante la campaña?

Voy a ponerme un rato al aire antes de que se me vaya la cabeza.

PS.- Los de la foto somos nosotros, pero bien podría ser un party del PP.

Santa Teresa está llenando Segovia de turistas

En este año tan importante para la primera industria local, es bueno ir echando de vez en cuando un vistazo a las cifras para ver cómo se va desarrollando. Es más una labor de supervisión o de escrutinio que de otra cosa porque a estas alturas de año, si algo no funciona, poco remedio le vamos a encontrar.

Con todo, pueden estar ustedes tranquilos, las cifras son positivas, las calles de la ciudad están llenas de turistas que comen chuletones, compran rosarios y se empapan de espíritu teresiano (y de sudor estos últimos días). Hasta mayo, últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, el número de viajeros se había incrementado en más de un 12% y el de pernoctaciones en más de un 22%. Buenos datos, sin duda, aunque a palo seco saben a poco. ¿Está aumentando el turismo en la ciudad más o menos que en sus vecinas? ¿Es una mejora general del turismo de interior o es solo en Ávila con motivo del centenario? Veamos.

Pernoctaciones Visitantes

 

Como pueden ver, el turismo, el líneas generales, crece en casi todas las ciudades seleccionadas, aunque el número de pernoctaciones lo hace especialmente en dos: en Ávila y en Segovia. ¡El poder de Santa Teresa es tan grande que su radiación teresiana descalza llega hasta la ciudad vecina! El número de pernoctaciones crece en Segovia un 26,3%, cuatro puntos más que en Ávila. Dejando esto a un lado, el dato más positivo para nuestra ciudad es que las pernoctaciones crecen bastante más que el número de visitantes, aumentando la estancia del viajero en la ciudad y, por lo tanto, los eurillos que se deja entre nuestras murallas. Seguramente ahí estemos viendo especialmente el efecto del centenario.

¿Y el centenario funciona mejor o peor que otros eventos? Buscando una comparación rápida, les traigo una tabla con el aumento del número de pernoctaciones en tres ciudades hasta el mes de mayo: Ávila con motivo del Centenario de la Santa, Toledo el año pasado con el del Greco y Soria el año que se celebró allí las Edades.

EventosÁvila está de momento por debajo de Toledo, aunque no mucho, y bastante por encima de Soria, aunque los datos no son estrictamente comparables. Este año el turismo está aumentando en casi todos los lados, mientras que el año pasado el sector se comportó peor y 2009, año de las Edades sorianas, fue bastante lamentable. El año pasado, los datos del turismo toledano fueron 17 puntos mejores que la media de las ciudades estudiadas, mientras que este año los abulenses están 12 puntos por encima de esa media.

En resumen, el Centenario, a estas alturas de año, funciona bien. 7,5 sobre 10.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.554 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: