Tensión 2.0

(Qué bonito está esto… Cuánto tiempo sin pasar por aquí… Está casi igual, ¿eh? Qué recuerdos… )

Desde que las redes sociales entraron en nuestras vidas, es evidente que hemos cambiado, algunos para bien y otros para mal. Este mundo 2.0 en el que nos creemos libres nos ha hecho habituarnos a cosas que antes no existían y con las que a día de hoy tenemos que lidiar a diario. Servidor, que vuelve hoy a escribir en este blog tras más de dos años sin hacerlo, fue siempre un gran defensor de las redes sociales y todos los beneficios que estas podían aportar a nuestras vidas. No cabe duda de que se trata de una herramienta que, bien usada, puede aportar un amplio abanico de oportunidades para todo el mundo tanto en el ámbito profesional como en el personal, PERO…

¿Os acordáis de Twitter hace 6 años? La mayoría no, estoy seguro. Ya hemos hablado por aquí de la ilusión que hacía toparse en una red social con gente de Ávila y lo difícil que esto podía resultar. En cierto modo, ese Twitter arcaico, de solo 140 caractetes, fue el germen de este rincón y de eso, si no me equivoco, hace más de 6 años. Aquello fue mágico, fue algo que no nos esperábamos y que dio como resultado, no solo un blog de cuatro listos y un dibujante, que no sabían dónde se metían al creer que podía opinar libremente sobre cualquier cosa que pasara en su ciudad, sino a un grupo de amigos que aún hoy quedan de vez en cuando para quemar la ciudad algún sábado por la noche. Aquel Twitter tenía magia, era respetuoso, podías hablar, debatir y disfrutar de lo que los demás escribían, PERO…

Las cosas cambian y normalmente no lo hacen para bien. Con Twitter ha pasado como con los conciertos de Fito & Fitipaldis, por ejemplo. En el año 2.000 asistíamos a sus bolos unas 150 personas, en una sala pequeña de Madrid o de Segovia. Recuerdo haber disfrutado de su directo en lugares como Divino Aqualung o esa sala que no recuerdo de nuestra ciudad vecina. Ni siquiera llenaba. Ibas, veías un conciertazo, sin agobios, bien situado y a un precio más que razonable. Y de repente, un día, sin darte cuenta, Fito compone el Soldadito Marinero, pega el pelotazo, sus conciertos comienzan a masificarse y empiezas a encontrarte desubicado en ellos. Allí donde antes disfrutabas y te desenvolvías con cierta normalidad, llegué a ser un auténtico profesional de los conciertos de Fito, pasabas a ser alguien que conocía la dinámica básica de cómo funcionaba el protocolo del concierto, pero más perdido que un pulpo en un garaje. Donde antes había apenas 200 personas, ahora había 12.000, en el mejor de los casos, si no más. Algo parecido ha pasado con Twitter, se ha masificado. !Joder, si hasta Buenadicha se ha abierto una cuenta! Y la guerrita que da…

Y ese no es el problema, si solo fuera masificación… El verdadero problema es el anonimato, es la cobardía de las personas que creen que en Twitter hay barra libre. Mi regla de oro en este asunto es no hacer en Twitter lo que no haría en la vida real. Un de los valores de este rincón fue siempre nuestra valentía. Lo siento, ahí debo apuntarme un tanto para mí y muchos más para mis compañeros. Desde el principio tomamos la decisión de dar la cara. Firmar nuestras opiniones con nombre y apellidos simpre le dio más credibilidad a todo cuánto hacíamos, también facilitaba la vida a aquellos que se ofendían por nuestras palabras, sabían a quién debían llamar para pedir explicaciones, cuando no ediciones o borrados, algo que nunca aceptamos. Mi propia cuenta de Twitter, entonces, era diferente, no aparecía yo, ni mi nombre, ni mi apodo. Arrancar esta bitácora fue lo que hizo que me llenara de valentía. Merecía la pena. La sigue mereciendo. PERO…

Twitter está repleto de cuentas anónimas y, últimamente, han proliferado perfiles con Ávila como epicentro, pero sin valientes detrás. No voy a citarlas, no merece la pena. La mayoría son cuentas ofensivas que solo buscan la ridiculización del político a costa de juicios de valor que no tienen fundamento alguno, un lujo que nosotros, Los 4 Palos, jamás nos hemos permitido y que es fácil de comprobar, pues ahí está todo lo que  hemos escrito y firmado. Y lo peor está por llegar. A un año y pocos meses de unas elecciones municipales estoy seguro de que estos perfiles seguirán apareciendo. Unos vinculados a partidos políticos, por qué no, otros simplemente de ciudadanos que crean que así le hacen un favor o un descosido al partido afín o contrario. Pero seguirán siendo cobardes. Seguirán sin dar la cara y su credibilidad, al menos para mí, será absolutamente nula.

Igual merece la pena volver a se un cuatropalero activo, igual merece la pena demostrar que las cosas, a la cara, son mucho más difíciles de decir, pero resulta mucho más satisfactorio hacerlo. Ha sido divertido, me equivocaría otra vez.

MysticWorld (Capítulo IV)

El asunto era fácil. No debíamos dejar que durante el día de hoy Pablo y Carlos se acercaran WJPVBW a quién matarían hoy. No saliendo de Casa Willy se encontraría a salvo, pero… ¿Cuánto tiempo tendría que estar escondido? Las respuestas no tardaron en llegar.

Willy dejó la cazuela de macarrones encima de la mesa, se acercó al mueble del salón a la vez que yo me levanté para acercarme a la mesa y a esos macarrones que, ahora mismo, tenían la mejor pinta del mundo. Tenía un hambre canina y hasta un trozo de pan con mierda me habría parecido un manjar en ese momento. Willy sacó unos vasos de mueble mientras yo tomaba asiento. Se acercó a la mesa mientras cogía el tenedor. Soltó la botella y los vasos al tiempo que yo pinchaba un generoso bocado de macarrones directamente de la cazuela y… ¡JODER!

Me arreó tal colleja que solté el tenedor… Cayó directamente dentro de la cazuela. Miré a Willy con una mezcla de odio y rencor que no era propia de mí y le pregunté:

-En serio, ¿tú eres tonto?

– No.

-¿Entonces? ¿Por qué me das?

-Aquí no prueba los macarrones ni dios hasta que yo no lo diga.– Dijo serio mientras se disponía a servir unos chupitos de Jack Daniels.

-Estás de coña, ¿no? No me pienso beber un chupito a estas horas, menos con el resacón que tengo. Ni de coña, no, no no…

No me respondió. Le dio directamente un vaso a WJPVBW, dejó otro enfrente de mí encima de la mesa y se sentó desafiante delante de mí. Tan solo dijo…

– Nadie toca esos macarrones hasta que yo lo diga.– Alzó su vaso hacia mí, después hacia WJPVBW y… Lo dejó encima de la mesa. –Bebe.

– Te he dicho que no voy a beber.

-Ah… Es verdad… Se me olvidaba…– El sonido del portero automático le interrumpió momentáneamente. Tras escucharlo sonar 3 veces seguidas continuó hablando sin inmutarse– Como decía, se me olvidaba. He llamado a Carlos y a Pablo. Deben ser ellos los que están abajo.

Me bebí mi chupito como si fuera el antídoto a un veneno recién ingerido.

¡Este tío es gilipollas! Pensé. Pero si precisamente es de ellos de quién tenemos que alejar a WJPVBW,  dijo anoche que hoy le matarían.

Willy se levantó, se quitó el delantal de La Patrulla Canina, lo dejó colgando del manillar de la puerta y se acercó a la cocina.

-¿Sí?– Gritó al intercomunicador.– Os abro.– Volvió al salón y dijo con una sonrisa de oreja a oreja.– Son ellos.

Me bebí el chupito de Willy, que aún estaba encima de la mesa, donde lo había dejado, tan rápido como me bebí el mío. Me giré hacia WJPVBW, me miraba con cara de pena, con la cabeza ladeada y me extendía el brazo ofreciéndome resignado su chupito también. Parecía tener más que asumida su muerte y era el que más tranquilo estaba, después del propio Willy. Lo rechacé negando con la cabeza y entonces fue él quien se lo bebió sin dudarlo. Igual lo tenía asumido, pero, reconozcámoslo, no es fácil de encajar. 

-A mi habitación, los dos, no quiero un puto ruido. No salgáis hasta que yo os diga. Ni se os ocurra. Vamos a solucionar esto y, sinceramente, no tengo ganas de verte muerto, menos dentro de mi casa. ¡Vamos!

No dio los vasos de chupito, la botella de Jack Daniels y comenzó a empujarnos hacia su cuarto.

– Espera, espera.– Le dije– Déjame llevarme también un platito de macarrones.

-Ni de coña. Tira, vamos. Al puto cuarto y calladito.

Una vez dentro de la habitación cerró la puerta y en ese preciso momento, sonó el timbre. Ya estaban ahí.

-Hola, majos.

-Hola Willy.

– Gracias por invitarnos a comer, un detallazo, Miedo nos da, veníamos hablándolo, algo querrás, pero hasta que nos digas qué, disfrutaremos de la invitación.– Esa era la inconfundible voz de Carlos. Mira que me caía bien el jodío… Antes de saber que iba a matar a mi yerno que, dicho sea de paso, acabo de conocer, pero soy de encafiñarme fácil con la gente. Sentimental que es uno. 

No pude escuchar mucho más. Me limité a no hacer ruido y a intentar intuir lo que estaba sucediendo, pero no me estaba enterando de nada y, joder, necesitaba saber qué estaba pasando en aquel salón.

Un golpe seco, una voz un poco más alta que parecía decir “puto Willy”, otro golpe seco y… Silencio… Se abrió la puerta de repente y allí estaba Willy.

-Ya podéis salir.

Crucé mi mirada con Willy intentando que no pareciera que me daba miedo. Nos acercamos temblorosos hasta el salón y a llegar vimos a Pablo y a Carlos en el suelo, inmóviles, con toda la boca manchada del tomate de los macarrones. Pablo aún parecía sujetar con fuerza el tenedor como si fuera su bien más preciado. Me di la vuelta hacia Willy y le pregunté con voz temblorosa:

-¿Están mu… mu… muuuertos?

– Sí– respondió Willy serio e imperturbable– Ya tenéis un problema menos… Bueno, dos.

-Pe. per. pe. pero…– Willy estalló en una sonora carcajada que tardó unos segundos en poder contener.

-Que no, coño. ¿Cómo van a estar muertos? Esto va de que tenemos que continuar con Los 4 Palos para salvar la ciudad, la humanidad, o lo que cojones sea. Aunque solo sea por los perros, coño, animalicos, ¿qué culpa tienen ellos? Necesitamos a estos dos, nos guste o no. No pueden morir y, menos, matar a nadie, en la cárcel tampoco nos sirven. Son de enamorarse fácil y en su primera visita a las duchas les perderíamos, al menos tal y como les conocemos hoy.  Así que, estamos condenados a entendernos. Atemos a estos pollos y esperemos a que se despierten para hablar con ellos.

-Genio.

-Calla.

-¿Puedo comer ya macarrones?

-¿En serio? ¿Cómo crees que he tumbado a estos dos?

-Ah, claro. Genio.

-Que te calles.

El poscas (Episodio II)

Viene de El Poscas (Episidio I)

#AsíNoPablo fue una de las etiquetas más usadas durante aquel tiempo. Los dos sectores de esta partida de ajedrez por el control del blog se atacaban cada vez de forma menos disimulada y más cruenta. Incluso en una de sus famosas cenas de fraternización llegaron a las manos cuando el alcohol alcanzó su cota máxima. Parece que el desencadenante fue la reiterada frase “Tengo un blog” que el lider del sector Pablista no dejó de repetir desde el comienzo de la cena hasta el final de la noche. La versión oficial siempre habló de un accidente doméstico de Pablo que, supuestamente, estaba pelando patatas y se hirió a sí mismo con el cuchillo de forma absolutamente fortuita… 26 veces.

El camino se iba allanando. Uno fuera de juego para el gran evento a celebrar en San Antonio. Solo había que cortar un par de flecos más. Uno de ellos era ese extraño ser que había entrado a completar el elenco del blog, el tal Hovejo, el otro, evitar el regreso del Negro. Lo primero fue un poco más complicado, pero lo segundo resultó relativamente fácil. Él mismo había cavado su propia tumba. Ni sus vínculos con Iran o Venezuela, ni siquiera las claras evidencias de su contabilidad irregular, fueron suficientes para que el Negro recibiera el castigo de la justicia. Fue la Ley Mordaza la que consiguió que diera con sus huesos en la cárcel. ¿El delito? Hacerse un selfie con un polícia “extremadamente atractivo”, declaró, y publicarla en Twitter. La difusión de fotos de los cuerpos de Seguridad del Estado en acto de servicio es un delito, según la citada ley, pero al Negro le cegó el amor y eso es lo que le costó caro.

Y con Pablo en el hospital y el Negro en la cárcel la cosa pintaba mejor. No había quien pudiera hacerle sombra al sector delpozista en febrero y todo parecía estar bajo control. Hovejo estaba en un estado de euforia constante, entretenido mientras jugaba con un gran ovillo de lana al que daba golpecitos con sus patitas delanteras, aún así no era de fiar. Estaba disimulando algún otro terrible plan para acabar con los planes delpozistas y eso era algo que mosqueaba bastante a los radicales líderes de este sector del blog. Había que descubrir sus diabólicos planes y debían hacerlo pronto si no querían tener dificultades en la importante cita de San Antonio. Lo tenían muy claro y sería necesario tomar medidas drásticas. La decisión estaba clara, llamarían a Illo. Sería el golpe definitivo a ese lobo con piel de cordero, mucha gente desaparece en extrañas circunstancias y nunca más vuelve a ser visto, Illo era la persona perfecta para hacer ese tipo de trabajos y los delpozistas debían jugar esa baza para no perder esa partida.

Levantaron el teléfono, llamaron, dieron las instrucciones que necesitaban dar para que Illo supiera cual era su misión y se despidieron. Nunca más volverían a tener contacto con él. Tiraron los móviles y rompieron sus respectivas tarjetas. Solo quedaba esperar que todo fuera según lo previsto y, mientras, terminar de desarrollar el programa con el que triunfarían en San Antonio en apenas un par de meses. El camino hacia la victoria sería dulce y fácil… Si Illo no fallaba…

Pero falló…

Decisiones desacertadas (por Supermon)

Habemus colaboración. Un texto de esos que no tenemos que rogarle a nadie. Supermon nos ha escrito por voluntad propia y sin amenazas previas. Nos cuenta unos asuntillos “desacertados” de la Junta de Castilla y León. Gracias.
Si el resto queréis darle caña al teclado y mandarnos unas líneas ya sabéis que aquí explicamos cómo… 

Decisiones desacertadas

No sé si por casualidad o porque toca, este fin de semana varias conversaciones de bar con amigos han tratado sobre temas diversos con un denominador común: decisiones desacertadas (por decirlo suavemente) de la Junta de Castilla y León.

La primera es de sobra conocida por los aficionados a la montaña: los grupos de rescate de montaña de la Guardia Civil de la Sierra de Gredos han quedado relegados en favor de la empresa adjudicataria de este servicio por la Junta. Vamos, que aunque les llames a ellos en lugar de al 112 te dicen que no pueden ir. Hace unos días, un montañero accidentado tuvo que esperar varias horas hasta que llegó el helicóptero de emergencias. Ojo, que trabajaron de cine, según cuentan los que allí estuvieron; pero es que los del GREIM habrían llegado mucho antes. Y no sólo porque su base esté mucho más cerca; es que –por ejemplo- no hay que explicarles dónde está el paraje de Los Barrerones.

La segunda tiene que ver con el combustible. Parece ser que la Junta ha llegado a un acuerdo con una empresa del sector para que todos los vehículos oficiales reposten únicamente en las gasolineras de esta empresa. No es que sospeche de trato de favor, no; me parece muy bien si lo que se ha obtenido es un buen descuento. Pero en su afán de ahorrar la Junta no ha tenido en cuenta casos como el de su parque móvil en Navarredonda de Gredos. Si quieren llenar el depósito del todoterreno de vigilar los pinares, para ahorrar, tienen que ir hasta Piedrahita o Ávila. Aunque tengan una gasolinera (que no pertenece a la empresa esa, claro) a 50 metros. Me lo expliquen.

El tercera es de impresión. La Junta está que lo tira, y ha decidido renovar las impresoras de los centros de salud. Desconozco la relación calidad/precio de lo que han comprado, pero sé que la medida ha causado extrañeza y estupor en el SACYL. Extrañeza, porque en general las impresoras que había funcionaban ferpectamente. ¿A qué viene gastarse este dineral, entonces? Y estupor, porque a los antiguos cacharros ya les habían pillao el tranquillo, mientras que con los nuevos chismes están hechos un lío, Si bien tengo que decir que, en mi experiencia, y salvo alguna honrosa excepción, médicos/as y enfermeros/as no se caracterizan precisamente por sus aptitudes informáticas, en este caso les doy la razón. Alguien de la Junta ha olvidado lo segundo que nos enseñan en la carrera (después de lo de apagar y encender): “Si funciona, no lo toques”.

Y la cuarta es la estrella en los medios locales y la que más huele a podrido; se trata de la pérdida de miles de radiografías, resonancias, y demás pruebas médicas. Todos los intentos de ocultar la noticia; y después, de minimizar el tremendo desaguisado, sin que nadie asuma la responsabilidad, suenan fatal. Sólo les ha faltado decir que se les llenó el Dropbox.

Juntando todo esto uno llega a la conclusión de que en la Junta el Principio de Peter ha llegado a su máxima expresión. Y que los abulenses lo aguantamos todo.

21 días – Relato a 4 palos – Parte 1

A lo loco, aquí estamos con nuestra tradicional historia navideña que nada tiene que ver con la Navidad, el relato a 4 plumas de Los 4 Palos. Ya sabéis cómo va esto. Hoy abro plaza yo, el orden ha sido designado por riguroso sorteo ante notario, y ninguno de mis compañeros sabe lo que he escrito hasta que no está publicado. Después coge el testigo Pablo, Alberto pasado mañana y este año cierra el nuevo. Qué suerte tiene, el jodío. Intentaré ponérselo difícil que la experiencia me ha demostrado que a estos se les va la pinza. ¿Empezamos?

21 días – Relato a 4 palos – Parte 1

Cuaderno de bitácora. Día 1.

Todo esto es muy extraño, parece no haber nadie a la cabeza, al timón de este barco. No entiendo nada. Miro a mi alrededor y me encuentro con que todo lo que me rodea parece estar gobernado por una extraña anarquía sin orden ni concierto. Acabo de llegar a esta ciudad y ya me da la sensación de que la conozco en muchos aspectos, pero en otros, en cambio… Cuánto desconcierto. No sé si es buena idea llevar una bitácora de todo lo que vaya sucediendo o si es mejor no dejar constancia de nada de lo que aquí ocurra, aún así… Allá voy, así lo haré, aunque al final pueda volverse en mi contra. Tengo un cometido, una misión, y no pararé hasta completarla. Saldré a dar otra vuelta por las viejas y frías calles de Ávila a ver si consigo algo más de información. Por algún lado debo comenzar.

Cuaderno de bitácora. Día 2.

Nadie quiere hablar, nadie parece conocer a nadie. No le encuentro ninguna explicación. Vas por la calle y sientes el miedo de los ciudadanos, no se atreven, apenas, a pararse a hablar con un perfecto desconocido como yo. Esto va a resultar más difícil de lo que pensaba y el gélido clima que mantiene la ciudad bajo cero ayuda poco a mi causa. He oído, por casualidad, na conversación en la barra de un bar. Unos jóvenes se abrazaban a un café caliente y hablaban entre ellos. Por lo que he podido escuchar la ciudad sí está gobernada y en manos de un equipo de gente que vela por que todo vaya bien. Tendré que investigar bien a ver quienes son quienes llevan las riendas, apenas han sabido darme dos nombres y la ubicación del Ayuntamiento. Rivas, Serrano… No significan nada para mí… Seguiré buscando.

Cuaderno de bitácora. Día 3.

Voy encontrando algún dato pero no sé si me lleva a algún sitio. Parece que el tal Rivas se refiere al anterior Alcalde, un tal José Luis, que pasó por el ayuntamiento local sin pena ni gloria. No hay mucha más información, ni grandes obras, ni grandes fracasos, ni urinarios públicos inaugurados. Es todo tan difícil. Parece que nunca hubiera hecho nada. Menos mal que los bares aún existen en Ávila y que son buena fuente de información. Me han hablado de un antiguo blog, algo que funcionó anteriormente en esta ciudad. Se llamaba Los 4 Palos y me han dicho que ellos pueden darme cierta información sobre todo lo sucedido. Lástima aquel decreto que obligó a Alphabet a apagar internet, si pudiera tener acceso a la red toda esta investigación sería mucho más fácil. Los 4 Palos… ¿Quién serán?

Cuaderno de bitácora. Día 4.

Poco o nada nuevo he conseguido saber del tal Rivas, ¿de verdad fue tan mal alcalde como todo el mundo dice? Me parece algo incomprensible. ¿Por qué se dejó entonces gobernar durante más de 3 años? Estos abulenses, así se denomina a los ciudadanos de Ávila, me resultan cada vez más extraños. De todas formas veo que mi trabajo va dando sus frutos. He conseguido ponerme en contacto con uno de aquellos Palos y hemos cerrado una cita. Nos veremos mañana, antes de que anochezca, en Los Serrano. Al fin consigo saber qué era eso de Serrano, pensé que era un apellido de algún otro gobernante pero no, resulta que es un espacio cultura que debe contar con una cafetería. Me han indicado más o menos donde está y me acercaré a conocer a mi enigmático interlocutor. Me ha costado concertar esta cita, espero que merezca la pena.

Cuaderno de bitácora. Día 5.

Hoy ha sido un gran día. He conseguido información valiosísima para mi investigación y he podido confirmar algunas de mis sospechas. La reunión con ese de los Palos ha sido muy productiva. Un individuo misterioso, sin duda, alto, grande, muy grande, vestido de negro, melena por debajo de los hombros, coherente en sus palabras y guapo como he visto antes a nadie. Ya me ha dicho que es la excepción, que quienes antaño fueran sus compañeros de blog son feos y mal traídos como los Orcos de la batalla del Abismo el Helm. Caprichos del destino, imagino. Me ha dado pistas para poder localizarles, necesito hablar con todos ellos. El Palo de pelo largo me ha confirmado parte de la información que ya tenía. Dice que todo cambió después de aquel 2015, después de lo que aquí llaman el V Centenario. La ciudad, desde entonces, no ha levantado cabeza. Si bien tenían muchas expectativas puestas en dicha efeméride, que conmemoraba el nacimiento de Santa Teresa, parece ser que los objetivos no se cumplieron del todo. Hubo gente que nunca estuvo contenta con los resultados de aquel año y después todo fue a peor, todo se fue desmoronando, pocos comercios consiguieron mantener sus puertas abiertas y de ahí, también, la escasez de gente en las calles y de bares abiertos. Parece que eran los primeros pasos como alcalde del citado Rivas cuanto todo comenzó a venirse abajo a principios de 2016. Todo encaja, el tipo de los pelos me ha hablado de la persona a la que estoy buscando, ya sé que estuvo en la ciudad, que fue concejal de Turismo durante varios años pero nada sabe de su repentina desaparición a finales de 2016. No puede ser que se le haya tragado la tierra, tiene que estar en algún sitio, pero ¿Dónde? ¿Dónde demonios está Héctor Palencia?

Cuaderno de bitácora. Día 6.

He estado procesando toda la información de ayer, que no era poca, y de momento, nada. No encuentro una explicación al asunto. Son ya más de 3 años sin una sola noticia suya, es todo incomprensible. ¿Qué le sucedió? Lo último que se sabe es que se levantó de repente de aquella rueda de prensa, aún inacabada, parece que aquel proyecto de espacio comercial que había propuesto desde su nuevo cargo no estaba saliendo del todo bien. Tras aquella espantada no se le ha vuelto a ver. Se me acaba el tiempo y no puedo fallar. Necesito encontrarle, dar con él, y me quedan solo 15 días para hacerlo. Seguiré con las pocas pistas que tengo, seguiré buscando Palos y hablando con ellos, seguro que podrán aportarme algo nuevo… 15 días… solo 15 días…

(Continúa aquí)

Vosotros votáis y nosotros decidimos

img_46449La noticia es de hace casi una semana.El Ayuntamiento de Ávila ha puesto en marcha un procedimiento abierto, con intervención de jurado, del concurso de proyecto para la ejecución de una obra escultórica de bronce de Santa Teresa de Ávila al aire libre en conmemoración del V Centenario de su nacimiento (a buenas horas). La concejalía que encabeza Héctor Palencia, una de ellas, abre un plazo de votación popular vía la web del ayuntamiento, para que elijamos la talla de Santa Teresa que más nos gusta. Los bocetos en cuestión están expuestos en el Lienzo Norte para que quien quiera pueda pasar a verlos. Después se entra en la citada web y se emite el voto. De los votos emitidos saldrán las tres estatuillas finalistas y de entre ellas será un jurado de expertos el que diga cual es la mejor de todas. La ganadora se convertirá en realidad y pasará a decorar uno de los bancos de la Plaza de La Santa. Toda la información está, por ejemplo, en esta noticia de Avilared.

Lo que no termina de hacerme mucha gracia es lo de la votación popular. No lo digo por el hecho de que sea votación popular, al revés, lo digo porque desde el minuto cero hay demasiados “peros” al asunto. Según Luciano Díaz-Castilla:

Hay que elegir “una escultura del siglo XXI, y al mismo tiempo que tenga una referencia de lo que es Teresa de Ávila para Ávila”.

Bueno… Si solo es eso… Pero no.

Díaz-Castilla ha animado a los abulenses a que se acerquen a ver los proyectos y piensen en elegir, “no la más bonita, sino que tengan en cuenta muchas cosas, como que sea elegida por algo, y que sea del gusto de todos y para todos“.

Mmm… Se complica…

El artista ha señalado que debe elegirse entre una escultura moderna o una del siglo XVI, XVII y XVIII, con “la amplísima iconografía de Santa Teresa”, y ha señalado que la figura elegida permanecerá varios siglos, o al menos hasta el quinto centenario de su muerte, en el año 2082.

A mí casi se me van quitando las ganas. Si tengo que estudiar un master para poder votar un boceto de estatua igual sigo a mis cosas y no pierdo el tiempo. Aún desanimado y casi sin ganas me ha dado por echar un vistazo a la web de votaciones. Las bases son estas. Echando un vistazo hay una cosa que llama la atención. El párrafo final del punto 3 dice:

Los servicios municipales, una vez finalizada la votación, revisarán todos los votos emitidos, contabilizando exclusivamente los votos de ciudadanos empadronados, y dando validez únicamente al primer voto realizado por cada número de D.N.I. Las tres obras con mayor número de votos, pasaran a ser evaluadas por el jurado. El jurado se reserva el derecho de seleccionar un cuarto finalista.

¿Perdón? ¿El jurado se reserva el derecho de seleccionar un cuarto finalista? ¿De verdad? ¿Estáis diciendo que si no os gustan los resultados arrojados por el pueblo podéis cambiarlos a vuestro antojo? Entiendo que si los tres finalistas no son del agrado del jurado se puede meter un cuarto finalista que sí lo sea y que será el ganador pues si el jurado decide que los tres finalistas no son los que deben ser y falta un cuarto es porque el cuarto es mejor que los otros tres. En resumidas cuentas. Nos reservamos el derecho de pasarnos por el forro la votación popular. ¿Se sabe entonces cual va a ser la estatua ganadora? ¿Estamos queriendo a ser demócratas o hipócritas?

Total… Que vosotros votáis y nosotros decidimos.

NO lo han vuelto a hacer

No es nada nuevo, ya lo he dicho más veces. No me gusta esa cosa en la que se han convertido los sindicatos en los últimos años, particularmente los de Ávila. Siempre creo que van a pie cambiado y que no hacen todo lo que pueden y se les supone que deben hacer. Ya comenté por aquí esperpento de aquel Otro primero de mayo de hace unos años y poco o nada ha cambiado desde entonces. Bueno, algo sí, el Secretario General de Comisiones Obreras es otro. El ya poco nuevo, Óscar, pensé inicialmente que podía ser una persona con personalidad suficiente como para darle una vuelta al sindicalismo local… Nones.

El debate surgía en Twitter el pasado lunes con Henar Alonso como interlocutora. Respondía a un tuit en el que enlazaba una noticia del domingo.

La marcha en cuestión no reunió a 300 personas lo cual, a mi forma de ver las cosas, deja en una situación muy sensible a los sindicatos. Las cifras son muy sencillas. Ávila es una ciudad con más de 58.000 habitantes (de momento) y con una tasa de paro de más del 20% (y tiro muy por lo bajo). Esas 300 personas representan, como mucho un 0,5 % de toda la población de la ciudad. Creo que es demasiada poca gente y creo que deberían hacérselo mirar. Y sí, ya sé que esto lo he dicho más veces, pero es lo que hay.

Y me decía Henar que…

Siendo quisquillosos, la desidia es la “falta de ganas, de interés o de cuidado al hacer una cosa”. El domingo no faltaban ganas de manifestarse. No iban de paseo con los brazos y la cabeza abajo callados y sin dar guerra… o sí… Lo que no fueron es a manifestarse. No había gente. Eso no sé si es desidia o falta de lo que en redes sociales llamamos engagement. De todas formas entiendo el mensaje, Henar. Esta ciudad es inmovilista por naturaleza. Ni siquiera el 20 % de parados de la ciudad salen a la calle a reclamar empleo. Es de pandereta. Igual alguien espera que vayan a la puerta de su casa a buscarle. Todo puede ser.

Doy mi opinión en varios tuits y se puede ver a poco que tiréis de cualquiera de los dos que enlazo. Está todo ahí para que lo veías. Creo que, incluso, me meto con el nuevo en algún momento de la conversación y después entra Guillermo a matar, como es habitual en él. Todo para intentar explicar, siempre desde mi personal punto de vista, que los sindicatos tenían la oportunidad de llamar la atención y de hacer algo bueno, algo que deben hacer y, otra vez, NO lo han vuelto a hacer

Abro el debate. ¿Estamos ante un problema endémico de la sociedad abulense que no se mueve de la carretera aunque vengan coches? ¿Deben los sindicatos cambiar las artes y el discurso para acercarse más a los inmóviles ciudadanos abulenses? Está claro que en Ávila solo hubo gente en las manifestaciones tras el triste 11M de Madrid en 2004, muy trágico tiene que ser lo que suceda para que nos echemos a la calle en masa. ¿No consideran trágico los abulenses una tasa de paro superior al 20%? ¿O es que los sindicatos no tienen, por la razón que sea, la capacidad de movilizar a todos esos parados? ¿Han perdido los abulenses, como yo, la confianza en los sindicatos? ¿Han perdido los sindicatos la confianza en sí mismos? ¿Alguien va a hacer algo para que esto cambie?

Los comentarios del blog quedan a su disposición. Disparen. 

P.S.: He tirado los datos de forma que redondeo siempre a favor de los sindicatos. En Ávila somos más de 58.000 habitantes y a la manifestación fueron menos de 200 personas según me informan. Incluso así…

P.S.2.: Luego hacen cursos para que los universitarios aprendan de riesgos laborales. Les vendrá muy bien cuando vayan a trabajar a Alemania.

A %d blogueros les gusta esto: