_ota

- Reporta_e

- Periodismo con co_ones

- Arro_o

- Mensa_e comprometido

- E_emplar único

Hay un montón de cosas que sin Jota no suenan igual.

The End

Jornada_Fabrica_HarinasHay algo en los finales de los documentales que veo últimamente que me turba y espanta. Todo empezó con #OperaciónPalace (qué añadir a estar alturas cuando ya se ha dicho todo y se ha dicho lo mejor) y concluyó con ‘El desencanto’, a modo de homenaje al recién fallecido Leopoldo María Panero. En el primer caso, mejor nos le cuento el final porque le quitaría la gracia al asunto (es en plan… ‘Sexto Sentido’ pero con Felipe González y el Rey de protagonistas). En el segundo, sí que les puedo decir que empieza igual que acaba: con una estatua envuelta y atada que resume el todo (la vida, el cosmos, el Tata Martino…) en unos pocos fotogramas.

Entre medias de ambos, pude ver el documental de ‘Poder contra verdad’, realizado por José Ramón Rebollada. De su sorprendente contenido nada voy a decirles que no haya escrito ya Miguel Díaz Herrero. Vuelvo a centrarme en el final, más concretamente en los créditos. Ahí, en el apartado de los agradecimientos, se reconocía la labor de las distintas personas y empresas que habían colaborado con la obra. Y se advertía de que algunas de ellas habían decidido apoyar el proyecto pero habían pedido expresamente que su nombre no saliera en ningún sitio.

Alguien a mi lado hizo una reflexión acertada: “Eso ha sido lo más demoledor de todo”. Y pensándolo después (cada uno tenemos nuestro ritmo), creo que esa persona tiene toda la razón del mundo. Uno va viendo todas las cacicadas que se hicieron con el tema de la Fábrica de Harinas y piensa: “Madrecita, la que liaron los jefes del cotarro tiempo atrás”. Y de repente aparece ese mensaje y un escalofrío recorre todo tu cuerpo: “¿Y si no hemos avanzada nada?” “¿Y si Bruce Willis está muerto?”.

Es aterrador pensar que existe miedo en ser nombrado en el capítulo de agradecimientos por posibles represalias. ¿Ha cambiado la cosa? “Algunas de las personas que se involucraron en su defensa -y que intervienen en el documental- sufrieron represiones en su vida profesional. Y lo pasaron muy mal. Injustamente. Esperemos que a Jota -ni al resto de intervinientes- no les ocurra lo mismo -o les vuelva a ocurrir-, pues sabemos cómo funcionan los resortes del poder en esta ciudad”, escribe en Ávilared Rafael Sánchez, del colectivo ‘Manqueospese la Veré’ (según José Ramón Rebollada, “la primera propuesta de contestación al poder de forma colectiva” que se ha producido en la historia reciente de esta ciudad).

 Y es que remover el pasado revuelve las tripas a muchos. Ayer mismo estaba en los ‘Encuentros para una ciudadanía crítica’, Juan Carlos Monedero hablando de las “trampas” que nos hicieron en la Transición. Él no critica el comportamiento de los ciudadanos en esos momentos, pero no quiere que le cuenten que todo fue maravilloso porque eso es algo que nos impide avanzar. “Miramos para atrás y no vemos más que agujeros”, señaló para advertir que así no podemos saber en qué momento nos encontramos.

Viene bien mirar atrás y ver nuestras miserias. Las “trampas” que nos hicieron, por ejemplo, para tirar una vieja fábrica. Rellenar “agujeros”, curar heridas, poner a cada uno en su sitio. Saber quién mintió entonces, quién calla ahora y quién ha luchado desde siempre arriesgando su propio pellejo.

 ———————————————————————————————————–

PD: Curioso fue ver a Monedero acusando a IU de “mimetizar” su funcionamiento al de los grandes partidos, acusando a sus dirigentes de “falta de generosidad” y de asentarse en su parcela de poder. Él, que fue militante de esta formación durante 20 años, ha decidido participar en ‘Podemos’ para “volver a enamorar a ese 55 por ciento de las personas que no quieren votar” porque “IU no sirve”.

Otra alternativa, más Ávilas

avilabierta

‘Ávila Abierta’ se constituyó oficialmente como asociación en marzo de 2012, pero sus orígenes se remontan a las reuniones que celebraban un grupo de abulenses relacionados de una u otra manera con el mundo de la cultura. Personas interesadas en despertar la actividad cultural de la ciudad y animar a la participación ciudadana.

El colectivo cuenta con medio centenar de miembros que se encargan de cumplir ese objetivo, paso a paso y dentro de sus posibilidades. La presidencia recae en Serafín de Tapia, acompañado por José Luis Gutiérrez Robledo (vicepresidente), Sonsoles Herrera (tesorera) y Cristóbal Medina Montero (secretario). Celebran varias asambleas al año en las que plantean distintas actividades, siempre con propuestas interesantes.

A ellos debemos la exposición homenajea a Paco Jiménez Verdú (más conocido como ‘Pakuto’) que acogió ‘El Episcopio’ en diciembre, o la presentación del  escritor Luis García Montero el año anterior. Hace unos días, entregaron los premios del concurso de microrrelatos que han organizado. Aquí podéis leerlos pero os recomiendo conseguir el libro que se ha publicado, bajo el título ‘Ávilapluma’ (a través del mail info@avilabierta.com os informaron de cómo y dónde).

En las solapas de este libro se puede leer un “quienes somos” sobre la asociación. Toda una declaración de intenciones: “Vivimos en Ávila y lo llevamos con dignidad. Nos subleva la mediocridad institucionalizada, la autocomplacencia rampante… Pero creemos que algo se puede hacer, no sólo para sobrevivir sino incluso para sobrevolar por encima de las murallas”.

Los que se animen a participar en ese viaje por las alturas pueden hacerlo a través de su web www.avilabierta.com Allí van a encontrar contenido realmente interesante y cuidado sobre muy diversos campos. El único inconveniente, en mi opinión, es que el contenido está en PDF, pero me aseguran que no tardarán mucho en reformar la web y darle un nuevo aspecto.

Quien me cuenta todo esto es Cristobal Medina, a quien he tenido la suerte de conocer a raíz de su brillante novela ‘Lo demás es cosa vana’. “Nuestra idea es constituir una alternativa a la cultura oficial y actuar con total libertad”, me dice dejando claro que las puertas de la asociación están abiertas para todos. Por si ustedes quieren pasar y echar un vistazo.

“Queremos constituir una alternativa a lo que programan las instituciones –me dice Medina-, aunque las consideramos también como nuestras y, aunque a veces las critiquemos, estamos dispuestos a colaborar y así nos hacemos eco en nuestra revista web de las actividades que programan, en especial las del Ayuntamiento, que últimamente muestra mucha vitalidad cultural y ha colaborado con nosotros en diversas actividades, como el homenaje a Paco Jiménez Verdú o la misma organización de la entrega de premios del concurso de microrrelatos”.

Cuentacuarenting

Cuentacuarenta

A veces me aprendo términos “molones” por si me vecina me pregunta por alguno de ellos. Me gusta salir preparado de casa para que no se vuelva a repetir lo de la smart city. Me he currado varios Power Point sobre el Ibex 35, la factura energética, el concepto ‘Open Knowledge’, el “cholismo”, etc.

Mi último estudio se ha centrado en el “crowdfunding” y me he preparado una presentación con cartulinas (que siempre llevo conmigo) para sorprender a la buena señora. Pero la jodi’a no hace más que preguntarme por cosas simplonas últimamente, como la receta de las patatas revolconas o un remedio para los juanetes. Así que aprovecho cualquier resquicio para enlazar su pregunta con mi respuesta, utilizando los más peregrinos nexos de unión.

El otro día, por ejemplo, me preguntó por el “acomodamiento” de Di Maria y le dije que esas tonterías “no son más que cuentos”. ¡Y ahí metí mi tesis sobre el crowdfunding! “Hablando de cuentos… ¿sabe usted que  ‘Cuentacuarenta’ ha puesto en marcha una campaña de crowdfunding con el fin de obtener los 2.000 euros necesarios para cubrir el caché de los artistas invitados, alojamientos y dietas?”, le solté acompañando mi discurso de la primera cartulina.

Le expliqué el tema en profundidad, poniendo siempre como ejemplo el ciclo de narración oral abulense. Las aportaciones van desde los 10 a los 150 euros, obteniendo distintos regalos: chapas con el logotipo del ciclo, tarjetas con la Ruta de las Tapas (ir de pinchos por siete locales colaboradores por un euro), entradas para los CuentaLabs, botellas de vino, noches de hotel, etc.

Mientras ella pelaba patatas sentada en el balcón, le conté que tenía hasta el 9 de marzo para participar en esta interesante iniciativa de micromecenazgo por Internet, desarrollada a través de la plataforma ‘My Major Company’. Aquí me preparé yo un hipervínculo por el cual, si ella tiraba una monda sobre la cartulina, yo sacaba el móvil para mostrarle la web de la campaña.

PD: Si, como mi vecina, son ustedes de los que no se fían con eso de las operaciones bancarias por internet, también pueden realizar un ingreso en la cuenta IBAN ES 77 3016 1035 79 2182728218 (Caja Rural de Salamanca), poniendo en el concepto ‘Cuentacuarenta2014’.

Un fin de semana para el recuerdo de la Fábrica de Harinas de Ávila

Fabrica_Harina

Lo bueno se hace esperar y ya había ganas de poder ver en Ávila la película ‘Poder contra verdad’, el documental que cuenta la historia de la desaparecida fábrica de harinas que custodiaba el puente Adaja (ya os hablamos de este proyecto). Ya hay fecha, hora y lugar, pues está programada la proyección de tres pases: vienes 28 de febrero y sábado 1 de marzo a las nueve y media de la noche, y el domingo 2 de marzo a las seis de la tarde en el Cine Tomás Luis de Victoria.

El estreno en tierras abulenses (ya se pudo ver en la SEMINCI) servirá de excusa para que la Asociación Juvenil Claqueta, en colaboración con el equipo promotor de la película, organice unas jornadas culturales en torno a un edificio que se construyó en el siglo XVIII por orden de Carlos III. Además del documental, se podrá ver una exposición compuesta por diferentes piezas relacionadas con la antigua fábrica. Entre ellas, y de forma destacada, hay una maqueta de grandes dimensiones, obra de Paco García, que recrea cómo era el barrio del Arrabal del Puente justo antes de que comenzasen los derribos que hicieron desaparecer la fábrica y todo su entorno.

También se podrá ver una selección de fotografías a través de las cuales se narra la evolución arquitectónica y urbanística que tuvo tanto el edificio principal como su entorno, conjunto que estaba protegido por varias figuras legales que no sirvieron para impedir que la administración pública lo destruyera. Se incluyen otras piezas artísticas de varios autores, todas ellas inspiradas en ese enclave urbanístico de la ciudad que desapareció definitivamente en el mes de marzo del año 1996.

La organización ha fijado un precio de acceso para cada una de las sesiones de cuatro euros, con el único fin de contribuir a financiar los gastos.

Luces y sombras

Valiente farola abulense impasible ante el frío

Valiente farola abulense impasible ante el frío

Hace algo más de un año atropellaron a mi padre (después de una larga recuperación, vuelve a estar como una rosa mañanera). Fue nada más arrancar 2013 y recuerdo como un Policía Local nos dijo que, en lo que iba de año, había más atropellos que días. Un año antes, quizás algo más, vi como atropellaban a una mujer en la avenida Hornos Caleros, cerca de la Escuela Politécnica de la USAL. Varios peatones y el propio conductor atendimos a la señora en lo que llegaba la ambulancia. Eché un vistazo a mi alrededor y pensé que la escasa iluminación de la vía no había ayudado a evitar el accidente.

Yo no soy un experto, ni mucho menos, en seguridad vial. Sí les puedo decir que salgo a correr de noche, por la ciudad, y puntualmente encuentro zonas en completa oscuridad. He visto (varias veces) todas las farolas apagadas en el tramo de carretera que une el puente Adaja con el principio de la avenida Juan Pablo II. En el último mes, la calle donde vivo (y alrededores) se ha quedado completamente a oscuras tres veces. Y existen muchas zonas donde se enciende una farola sí y otra no, imagino que por motivos de ahorro energético y económico. En definitiva, no hace falta ser un experto para saber que en esta ciudad, a determinadas horas, hay más sombras que luces (“Caminé por calles con la mayoría de sus farolas fundidas”, nos decía Juan Luis en la anterior entrada). Y  a mí me parece que el problema, como señalaba en el primer párrafo, no es algo puntual de los últimos meses.

Este lunes, el Ayuntamiento de Ávila ha anunciado una serie de medidas para luchar contra “unos comienzos de año complicados”, según el teniente de alcalde de Seguridad, José Francisco Hernández Herrero (seis atropellos en lo que va de 2014, tres de ellos de carácter grave): poner en marcha un plan de concienciación y formación en seguridad vial para mejorar el comportamiento de peatones y conductores; mejorar la iluminación en algunas vías y prohibir el estacionamiento en las proximidades de algunos pasos de cebra.

No voy a entrar en valorar las declaraciones de Hernández Herrero cuando afirmó que “en ocasiones el ciudadano abulense se lanza al paso de peatones” (ahí quedan para la posteridad). Lo que sí diré es que la sensación que me deja todo esto es que se ha perdido un tiempo precioso para luchar contra un problema de la ciudad. En concreto, tres meses. Desde que, a finales de octubre, IU presentara en el pleno una moción solicitando el estudio y la mejora de la iluminación de los pasos de peatones de Ávila. Se trataba, aclaraba la portavoz de esta formación, Montserrat Barcenilla, de una medida preventiva porque “no se debe esperar a que ocurran más accidentes”. El PSOE también habló en aquel momento de “deficiencia de iluminación”. Y UPyD respaldó la propuesta.

El PP rechazó la moción y podéis ver los argumentos esgrimidos por su portavoz en el vídeo de dicho pleno (las intervenciones de Hernández Herrero tienen lugar en los minutos 37:23 y 42:30). Aunque reconoció apagados intermitentes en Hornos Caleros que podrían haber incidido en la seguridad en el pasado, afirmó que no se produjo ningún atropello en que la causa fuera la falta de visibilidad. Defendió que existe una “iluminación correcta” en los pasos de peatones y puso nota a la ciudad en materia de seguridad vial: “entre notable y sobresaliente”. También habló de los 13.000 nuevos puntos de luz que aterrizarán de la mano de Eulen, la empresa encargada de mejorar alumbrado público de la ciudad. Mientras llegan, se sigue defendiendo esa iluminación aunque, como bien titula Ávilared, se mejorará. Y a mí me sigue pareciendo que la cosa llega pelín tarde y con pocas ganas de reconocer errores.

Agenda para el fin de semana

Para que no os disperséis, os voy a preparar la agenda del fin de semana. Cojan iPad y puntero para apuntar que se lo voy a dejar clarito. La clave está en acostarse pronto el viernes. Vaso de leche y a la cama sobre las 23 horas, por ejemplo. Nada de salir de jarana que luego el sábado están que no se lamen.

El sábado en cuestión se levantan pronto y, si no tienen que trabajar, aprovechan para limpiar la casa, hacer la compra y dejar la comida hecha. Rápido y sin entretenerse que a las 13 horas de ese lustroso 18 de enero tienen que estar en la Librería Letras (paseo de San Roque, 12) para asistir a la presentación del número 10 de la revista ‘Caperucita Negra’ (ya os hablé de ellos). Se trata de un recital poético-musical en el que, agárrense los machos, ¡me van a dejar participar! Insensatos…

Luego comen y piensan, que tendrán mucho que pensar después de tan noble acto. Ya saben: simbología, dobles interpretaciones, repercusión filosófica de lo allí leído, metáforas, hipérboles e hipertensos, fuerza narrativa, resolución de los conflictos narrativos, intimismo, misticismo, etc. Y el domingo, si no es mucho pedir, me lo dedican también a dar vueltas al coco, con un pequeño paréntesis al mediodía para tomarse una caña con torreznos, que no todo son letras y notas musicales en esta vida.

caperucita_negra

Jornada de encuentro con los escritores abulenses

Encuentro_Novelistas_Avila

Hagan un hueco en sus agendas para el próximo 26 de abril. Dentro del programa de actividades previstas con motivo del Día del Libro, se celebrará en Ávila un encuentro de novelistas durante esa jornada. Habrá mesas redondas sobre distintos temas (nuevos escritores, medios de comunicación, etc.) y se presentarán obras de autores abulenses.

El menú tiene buena pinta. Más aún si en los fogones hay buenos cocineros. La idea parte de tres escritores abulenses tan inquietos como atrevidos: César Díez Serrano (‘La edad de Acuario’ y ‘El misterio de Ana Bolena’), Cristóbal Medina (‘Lo demás es cosa vana’) y Alfredo Rodríguez (‘Intentando ser feliz… a ratos’). Lejos de quedarse en casa esperando una oportunidad, han decidido dar un paso adelante y luchar por dar a conocer lo que ellos, y otros, hacen. Los tres, además, han tenido la suerte de contar con el apoyo de la teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento de Ávila, Sonsoles Sánchez-Reyes.

Finalmente se ha decidido realizar el encuentro en un solo día para facilitar la organización, la convocatoria mediática y la asistencia de público. El objetivo principal es “promocionar a los novelistas locales y regionales”, pero se plantean otras metas: “aportar ideas y soluciones para fomentar la literatura en Ávila; avivar la venta de libros a través de librerías locales; captar nuevos lectores por medio de una literatura de entretenimiento; romper el techo de cristal del autor con la sociedad, y acercar los autores a los lectores para intercambiar opiniones”.

“Después de nuestras primeras experiencias como escritores, los creadores de esta propuesta, hemos visto que la dificultad que tienen los novelistas para darse a conocer –señalan los organizadores-. No es tanto la calidad de sus obras, que es algo opinable, si no el techo de cristal, que les separa del lector. Si los libros no llegan a las librerías, si las obras no se ven en los escaparates y se vuelven invisibles, nadie las leerá y se perderán”.

Las presentaciones de las novelas se desarrollarán a modo de coloquio, tratando de generar un coloquio con los presentes. Además, habrá dos mesas redondas con los siguientes títulos: ‘La novela en Ávila. El camino de los nuevos escritores’ y ‘Los medios de comunicación y las novelas’. La jornada arrancará al mediodía y está previsto que finalice pasadas las ocho de la tarde. Un encuentro en el que se debatirán muchos e importantes temas, y que tendrá sus puertas abiertas para todos los interesados.

Referéndum al tun tun

Como ya hicimos en los dos años anteriores (con ‘Ávila, universo par’ y ‘Clandestinos’), aprovechamos estas fechas para hacer un relato conjunto entre los componentes de este blog. Uno lo comienza y el resto van siguiendo la historia por donde buenamente pueden. Suelen salirnos monstruos de dos cabezas y gamusinos. A ver qué ocurre esta vez:

Referéndum al tun tun

“¿Alguna pregunta?”, dice el alcalde al acabar la rueda de prensa.

Una mano se levanta al fondo de la sala.

“Sí, yo quería saber su opinión sobre el referéndum convocado desde el blog…”

El regidor no deja acabar la pregunta. Sabía que esa cuestión saldría a la palestra y estaba preparado.

“Quiero dejar claro que esa consulta no se celebrará porque es totalmente ilegal –señala–. Ni yo ni ningún alcalde podemos consentir que se les despoje a los ciudadanos de su propia historia, no podemos negociar sobre algo que es propiedad de todos”.

En algún momento durante su breve discurso, el regidor ha golpeado la mesa. Ceño fruncido, mirada fija a cámara, rotundidad y contundencia en sus palabras. Alguien con un oído muy fino incluso podría descubrir un leve rugido interno al final de las declaraciones. El mensaje estaba lanzado.

———————————-

A unos pocos metros de allí, cuatro hombres y un viñetista con bozal, ocultos en un oscuro sótano, miran la televisión. Aprietan los puños y contraen sus rostros en una serie de muecas imposibles. La tensión es evidente e incluso aparece alguna lágrima. Siempre vivieron el patinaje artístico con mucha intensidad.

Uno de ellos recibe un WhatsApp: “Poned La 8 de Castilla y León, capullos. Están hablando de vuestro referéndum”. Llegan justo a tiempo para ver al alcalde rechazando su propuesta. La desolación es total cuando, al volver a poner TeleDeporte, descubren que la patinadora francesa ha caído al hielo tras una pirueta imposible.

Nadie se atreve a levantar la mirada del suelo después de algo así. Solo el viñetista, que persigue una mosca por la habitación entre risas –hacen eco debido al bozal–, parece impasible al desánimo. El hombre que tiene el pelo largo es el primero en reaccionar. “Tenemos que hacerlo por ella”, dice después de limpiarse las lágrimas.

Y con la mente puesta en su patinadora favorita, los cincos se ponen a imprimir, en una pequeña imprenta clandestina –todo sótano que se precie tiene que tener una–, las papeletas de su referéndum. La fórmula de la doble pregunta fue algo necesario para que La Colonoscopia se sumara a la consulta.

Félix Peña (responsable de Murallito): “No me puedo dejar pisotear porque para mí esto es una expropiación ilegal”

Murallito_1

Félix Peña también fue a la Expo de Sevilla. Lo que le diferencia a él de varios millones de personas es que salió de allí con un nuevo proyecto en la cabeza. Se trata del tren turístico que unos años después comenzó a recorrer las calles de Ávila, gracias a su empeño y al de su socio, Carlos Rodríguez. No fue fácil al principio. “Nos dieron largas y pusieron muchas pegas”, recuerda, señalando que no recibieron la autorización hasta cuatro años después, en concreto, el 2 de noviembre de 1996. “Nadie creía en este proyecto, éramos casi pioneros porque no había más de una docena de vehículos similares en toda España”.

Todas esas dificultades que tuvo que afrontar desde un primer momento son las que más le escuecen ahora, a 20 días escasos de que el proyecto llegue a su fin. El 1 de enero será otra empresa la que se encargue de descubrir la ciudad a los visitantes, después de que el Ayuntamiento de Ávila sacara a concurso el servicio turístico de transporte. “Me han echado por el suelo la idea que yo tenía de emprendedor”, se lamenta. “Ahora han visto que esto es una cosa que funciona”.

La empresa Murallito ni siquiera se presentó al concurso. “Hice cuentas y vi que no podía pagar”, afirma Félix Peña. El pliego de condiciones recogía una serie de prescripciones técnicas (climatización, accesibilidad, sistema de audioguías georeferenciadas para las locuciones, al menos, en cuatro idiomas, etc.) que no cumple el transporte actual, así que tendría que comprar un nuevo vehículo. A esto hay que añadir un canon fijo (10.000 euros al año) y otro variable (el 5% de las ventas totales de billetes) que ha fijado “como mínimo” el Consistorio para la nueva empresa concesionario. De hecho, la adjudicataria aportará finalmente 30.000 euros y el 15 por ciento de los tickets.

Estas condiciones se alejan mucho de la situación actual, ya que el Murallito cuenta simplemente con una licencia de actividad. En concreto, paga el impuesto de circulación de cinco vehículos (dos máquinas –para no tener que parar la actividad en caso de avería– y tres vagones), a lo que hay que sumar la reserva de espacio para estacionar el Murallito junto al Arco de San Vicente, cerca de 3.500 euros al año. “Yo he pagado al Ayuntamiento todo lo que corresponde y nunca me he negado –afirma Félix Peña-. Entré con esas condiciones y las tengo que asumir; pero no tengo que asumir que me digan: o pagas o carretera”.

Murallito_2

Tiene claro que va a iniciar medidas legales. “No me puedo dejar pisotear porque para mí esto es una expropiación ilegal”, afirma. Por este motivo puso unos días atrás las pancartas que, colgadas en el mismo Murallito, exponen su punto de vista sobre la situación que atraviesa. “El PP y el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Ávila, con su avaricia y sus impuestos, cierran esta empresa y nos hacen irnos de esta ciudad”, señala en una de ellas. Sabe que no todo mundo está de acuerdo con estas afirmaciones, pero agradece las muestras de apoyo que está recibiendo a través de las redes sociales, así como la campaña de recogida de firmas.

Peña es funcionario desde 1982 y espera que no le queden muchos años para jubilarse. “Mi vida la tengo resuelta”, dice. Piensa en los tres trabajadores que tiene contratados (un empleado en invierno y dos en verano, además de su hijo, que forma parte de la empresa) cuando afirma que intentará que el Murallito siga dando vueltas en otra ciudad.

Se siente especialmente dolido por la falta de comunicación que ha existido desde el Ayuntamiento de Ávila. Afirma que se reunió con el concejal de Turismo, Héctor Palencia, en marzo de 2012, y que éste le pidió el número de personas que habían montado en el Murallito en los dos últimos años, unas cifras que Félix Peña se negó a facilitar por no estar obligado. También le pidió un presupuesto para poner en marcha un autobús turístico que recorriera los puntos de interés más alejados del casco histórico (Santo Tomás, el Monasterio de la Encarnación, los 4 Postes, etc.). “Le dije que no podía afrontar una inversión así”, añade. “También me dijo que si quería seguir trabajando, tendría que pagar 30.000 euros al años”. El responsable del Murallito asegura que le pidió a Palencia que le justificara ese nuevo incremento, dejándole claro en todo momento que, en caso de que le impusieran una cuota así, él tendría que “que cerrar la empresa”. Desde ese encuentro, no volvieron a  mantener ninguna conversación. La siguiente comunicación que vino de forma directa desde el Consistorio (más allá de las informaciones que publicaron los medios de comunicación) fue la carta que recibió hace unas semanas para advertirle de que el 1 de enero acababa su actividad.

 ———————————————————————————————————————

PD: Llama la atención la cláusula 16 del pliego de condiciones, titulada ‘Productos a disposición de la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Ávila sin coste’. En este apartado se señala que “la empresa adjudicataria se compromete a facilitar a la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Ávila anualmente y sin coste alguno la cantidad de: 100.000 ud. del Plano oficial gratuito de la ciudad”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.103 seguidores

%d personas les gusta esto: