Romancero asfáltico

Uno, que es un romántico perdido, se encontró hace un par de años con la pintada que pueden ver unas líneas más abajo y la fotografió. La cosa tiene gracia porque esta declaración de amor estaba en plena calle Jacinto Benavente.

Foto_1

Interpreté todo esto como una señal y decidí dedicar mi vida a ir cazando otras mensajes de pasión por las calles abulenses. Meses con el móvil en ristre, a la caza del romancero más callejero y asfáltico, no han dado ningún resultado.

Parece que amor, lo que se dice amor, queda más bien poco. Pero mensajes hay más que de sobra. Y yo, que voy a todos los lados con el móvil listo y dispuesto, he ido cazando algunos. Muchos de esos “versos de rima libre”, quizás por lo que nos venían diciendo estos días Alberto y Rubén, son gritos de cabreo contra el momento político que atravesamos. O quizás no, vaya usted a saber. Aquí os los dejo:

la foto 2 la foto 1 la foto 3 la foto 4

ANEXO: ¡Hay motivos para la esperanza! Gracias a @abyla_ he descubierto que el amor grafitero sigue vivo en los puentes. Incluso ha aportado fotos como pruebas:

Bs3KuyDIIAErAPR Bs3JF0jIYAE-vQU

A gatas

Resulta que los gatos piensan que son los dueños de la casa. Lo he leído hace poco en algún sitio y creo que es el descubrimiento más pertubador de mi vida. Ahora miro a mi fiera, ahí tirada, en el sofá, e intento adivinar en qué piensa. ¡El jodido bicho cree que me está dejando vivir en su hogar! Y no soporto más esa carita de superioridad de algo que caga en una cajón de arena.

La situación me recuerda a un microrrelato de Pepe Maestro, uno de los narradores del último Cuentacuarenta: “Mi perro no sabe que es un perro. Su comportamiento es prácticamente humano. Lo que más me incomoda es cuando me coloca el collar para sacarme a pasear. Siempre le ladro”.

Partamos de la base de que, en el caso de mi gata, estoy casi seguro de que yo soy el dueño del pisito (simbólicamente hablando, casera). Sin embargo, ella (la gata, no mi casera) también parece tenerlo claro. Y uno de los dos se equivoca. La pregunta es quién. No dejo de darle vueltas al asunto, día y noche.

A veces, interpretar qué es real y qué es imaginario resulta más difícil de lo que parece. A mí gata y a mí, por ejemplo, no solo nos cuesta distribuir los papeles dueño-mascota. Uno de nuestros debates más encendidos es el tema de la crisis, eso de que ya empezamos a salir del pozo. En principio, nos lo creímos, pero esta semana nos han comenzado a entrar algunas dudas.

Esta semana, por ejemplo, hemos visto a los trabajadores de Global Rosetta defendiendo unos empleos que están “en el punto de mira”. Otros, los de Elgorriaga, continúan con problemas para cobrar mes a mes (¿cuánto llevan así en una empresa tan subvencionada por la Junta de Castilla y León?). Y, mientras tanto, siguen creciendo las ejecuciones hipotecarias.

Nos somos desconfiados (no más que otros), pero permitan que mi gata y yo pongamos en duda eso del “fin de la crisis”. Al menos ella tiene algo claro: mientras esté la cosa así de mal, me deja seguir viviendo en casa.

Ávila en Tapas: oportunidades perdidas

Hay pocos acontecimientos en la ciudad que me gusten tanto como ‘Ávila en Tapas’. Un puñado de días para afrontar, año tras año, el difícil reto de probar todos los pinchos, criticar unos, recomendar otros y entrar en cada bar como Pepe Rodríguez en las cocinas de Master Chef. Textura, diálogo entre ingredientes, criterio en la presentación…

Quizás por esa atracción que siento por el concurso, me duele ver que no se aproveche un acontecimiento con tanto potencial. La sensación, al menos visto desde fuera, es que cada año se va a menos. El primer palo que se dio a ‘Ávila en Tapas’ fue la eliminación del premio popular, ese que decidíamos los propios clientes a través de nuestros votos.

Nos lo contaba el año pasado el señor Willy, sorprendido por una supresión así en un momento en el que “todo lo que nos rodea parece enfocado a la socialización, al comentario, a compartir”. Eso sí, parece que le han hecho caso y han quitado la palabra “popular” de los carteles y folletos. ¡Minipunto para el señor Del Pozo!

Avila_En_Tapas

Como decía antes, parece que la cosa siempre va a menos. El año pasado hubo un concurso de fotografías, FotoTapas 2013, que ahora ha desaparecido. Seguimos restando e ignoro cuáles pueden ser los motivos. Parece una buena idea por la que seguir apostando o incluso reformular el certamen de fotos aprovechando, como decía Willy, aplicaciones del tipo Instagram.

Casi me llevo una alegría al descubrir estos días @avilaentapas. ¡Por fin algo nuevo puesto en marcha por los organizadores para impulsar el concurso (que sí está presente desde el año pasado en Facebook)! Pero resulta que no es así. Se trata de la iniciativa de un particular.

Me pongo en contacto con él, vía DM, para preguntarle por qué decidió abrir este canal de Twitter: “Desde tiempo atrás llevo observando los movimientos y promoción de este certamen gastronómico tan importante como es ‘Avila en Tapas’, delicias de nuestra tierra en miniatura –me contesta vía mail-. Solo me cabe decir que en materia de promoción en las redes sociales son nulas e insistentes y tenemos mucho que mejorar en este aspecto desde el Ayuntamiento de Ávila”.

Esta persona, que prefiere permanecer en el anonimato, tiene claro que “en este tipo de certámenes lo importante es llegar al máximo numero de turistas y visitantes que quieran disfrutar de estas tapas”. Para ello se necesitan “locales que apuesten por sacar adelante este certamen” y, en todo ello, “una herramienta como Twitter no puede faltar en la promoción”.

“La intención de esta cuenta es poder reservar el nombre de ‘Ávila en Tapas’ en Twitter para años posteriores y poder compartir las tapas de los establecimientos participantes –añade-. Ellos son los verdaderos protagonistas de este certamen y son quien se merecen todo nuestro apoyo y ayuda en la difusión de los mismos”.

Tomatina vecinal

El otro día salí a la calle y me encontré a la vecina gritando por el balcón: “¡Ya son mil, ya son mil!”. Parecía que se le iban a salir los ojos de las órbitas y se besaba la solapa de la bata imitando a un futbolista morreándose con el escudo de su equipo. Yo agaché la cabeza con la esperanza de pasar desapercibido, pero la jodida octogenaria tiene vista de veinteañera.

- ¡Tú, vecino! ¡Ya son mil! –me dijo.

- ¿El qué son mil?

- Los tomates que he sacado del huerto que tengo en el patio.

Y la octogenaria empezó a cantar: “Oe, oe, oe, oe, oe…” mientras recorría la terraza con el brazo en algo, agitando un trapo de cocina.

Iba a decirle que esos dejes de grandilocuencia son capaces de atufar el mejor trabajo.

Iba a decirle que cuando algo funciona bien, habla por sí solo.

Iba a decirle que todo el barrio sabía que sus tomates estaban de muerte, sin necesidad de ir gritándolo.

Iba a decirle eso y mucho más, pero al final me puse a cantar con ella.

“Oe, oe, oe, oe, oe…”

Reinar, abdicar, reinar

Comprar_tirar_comprar

¿Y si lo reyes, como las bombillas, tuvieran fecha de caducidad previa? Eso que llaman obsolescencia programada; lo que permite reducir la vida útil de los productos para impulsar su consumo. Todo ello al mismo tiempo que se despierta en el ciudadano un irrefrenable deseo de sustituir ese modelo anticuado por un otro más joven, más alto, más moderno y más del Atleti. Ya saben eso de cambiar todo para que todo siga igual.

Hubo un tiempo en el que los reyes y los papas, como antes ocurría con las bombillas, duraban toda la vida –o incluso varias generaciones–. Pero luego se dieron cuenta de que diseñar productos con un fin prefijado podía ser muy rentable. No hay nada más dañino para el sistema de consumo que esa bombilla de un pueblo de Estados Unidos o La Moraña, ya no recuerdo bien (vean el documental ‘Comprar, tirar, comprar’ para salir de la duda), que lleva más de un siglo arrojando luz.

Eso fue antes de que los fabricantes se pusieran de acuerdo para diseñar bombillas que no tuvieran más de mil horas de vida. Pero… ¿cuantos años son el equivalente a mil horas de luz en el reinado de un monarca? ¿Hemos tenido demasiado Juan Carlos I o nos hemos quedado con ganas de más? ¿Quizás sea la Corona la que se ha pasado demasiado tiempo iluminando este país?

Uno se pone a preguntarse cosas y es un no parar. Yo qué sé… por plantear una hipótesis, ¿cuándo gastarán sus mil horas de luz de acción sindical Cándido Méndez? Ya digo que es solo un ejemplo de los muchos personajes “eternos” que han aprovechado la marcha del Rey para hablar, sin sonrojarse, de “nuevas etapas”. Eso del “renuévate tú que a mí me da la risa” rompe la perspectiva y acabas sin saber quién trae la antorcha del cambio. Me pasa incluso en clave abulense. Llevo días pensando quién es más renovador: Blanco Vs. Muñoz. ¿Estaré cegado ante tanta luz?

Podemos, en Ávila

10151995_1380872022194163_2138171876244082259_n

Dentro de la erupción de nuevos partidos políticos que se está produciendo en nuestro país, se encuentra el proyecto que encabeza Pablo Iglesias. ‘Podemos’ es una formación de izquierdas que, según afirman ellos mismos, se organiza en “círculos locales, territoriales y sectoriales, en ciudades y pueblos, en los barrios y vecindarios, de manera abierta y sin prejuicios”.

Uno de esos Círculos está intentado dar sus primeros pasos en Ávila. Su responsable es Lorena Martín, una abulense de 20 años harta de que los partidos tradicionales “no sirvan para nada”. Se siente atraída por los principios de “democracia real y soberanía popular” que pregona ‘Podemos’. “Es hora de que nos devuelvan los derechos que ya conseguimos otra vez”, afirma.

Esta joven, que forma parte de la asociaciones Abulense Sin Empleo (ASE) y de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), llevaba tiempo dándole vueltas a la idea de impulsar ‘Podemos’ en Ávila. Tras el 22-M, se puso en serio con ello y entró en contacto con los responsables de esta iniciativa a nivel nacional. De hecho, ha podido hablar en varias ocasiones con el propio Pablo Iglesias, cabeza de lista a las elecciones europeas.

El funcionamiento del Círculo será de carácter asambleario. “No es lo que diga uno, es lo que digan todos”, afirma Martín. Los ejes fundamentales de ‘Podemos’, según señalan desde la formación, son tres: 1. Democracias y soberanía popular; 2. Participación y decisión ciudadana; 3. Derechos sociales, cambio de modelo productivo, reparto del empleo y la riqueza.

En estos momentos, Lorena Martín está buscando apoyos, otras personas dispuestas a formar parte de ‘Podemos’ en Ávila. Los interesados, pueden ponerse en contacto con ella a través del correo electrónico podemos.avila@gmail.com o vía Facebook. Esperaba obtener más respaldo y una mayor repercusión en los medios de comunicación, pero no pierde la esperanza. Su deseo es contar con personas que le ayuden a organizar una o dos asambleas abiertas en la plaza del Mercado Grande. Después de eso, el siguiente paso será la visita de Pablo Iglesias a Ávila.

_ota

- Reporta_e

- Periodismo con co_ones

- Arro_o

- Mensa_e comprometido

- E_emplar único

Hay un montón de cosas que sin Jota no suenan igual.

The End

Jornada_Fabrica_HarinasHay algo en los finales de los documentales que veo últimamente que me turba y espanta. Todo empezó con #OperaciónPalace (qué añadir a estar alturas cuando ya se ha dicho todo y se ha dicho lo mejor) y concluyó con ‘El desencanto’, a modo de homenaje al recién fallecido Leopoldo María Panero. En el primer caso, mejor nos le cuento el final porque le quitaría la gracia al asunto (es en plan… ‘Sexto Sentido’ pero con Felipe González y el Rey de protagonistas). En el segundo, sí que les puedo decir que empieza igual que acaba: con una estatua envuelta y atada que resume el todo (la vida, el cosmos, el Tata Martino…) en unos pocos fotogramas.

Entre medias de ambos, pude ver el documental de ‘Poder contra verdad’, realizado por José Ramón Rebollada. De su sorprendente contenido nada voy a decirles que no haya escrito ya Miguel Díaz Herrero. Vuelvo a centrarme en el final, más concretamente en los créditos. Ahí, en el apartado de los agradecimientos, se reconocía la labor de las distintas personas y empresas que habían colaborado con la obra. Y se advertía de que algunas de ellas habían decidido apoyar el proyecto pero habían pedido expresamente que su nombre no saliera en ningún sitio.

Alguien a mi lado hizo una reflexión acertada: “Eso ha sido lo más demoledor de todo”. Y pensándolo después (cada uno tenemos nuestro ritmo), creo que esa persona tiene toda la razón del mundo. Uno va viendo todas las cacicadas que se hicieron con el tema de la Fábrica de Harinas y piensa: “Madrecita, la que liaron los jefes del cotarro tiempo atrás”. Y de repente aparece ese mensaje y un escalofrío recorre todo tu cuerpo: “¿Y si no hemos avanzada nada?” “¿Y si Bruce Willis está muerto?”.

Es aterrador pensar que existe miedo en ser nombrado en el capítulo de agradecimientos por posibles represalias. ¿Ha cambiado la cosa? “Algunas de las personas que se involucraron en su defensa -y que intervienen en el documental- sufrieron represiones en su vida profesional. Y lo pasaron muy mal. Injustamente. Esperemos que a Jota -ni al resto de intervinientes- no les ocurra lo mismo -o les vuelva a ocurrir-, pues sabemos cómo funcionan los resortes del poder en esta ciudad”, escribe en Ávilared Rafael Sánchez, del colectivo ‘Manqueospese la Veré’ (según José Ramón Rebollada, “la primera propuesta de contestación al poder de forma colectiva” que se ha producido en la historia reciente de esta ciudad).

 Y es que remover el pasado revuelve las tripas a muchos. Ayer mismo estaba en los ‘Encuentros para una ciudadanía crítica’, Juan Carlos Monedero hablando de las “trampas” que nos hicieron en la Transición. Él no critica el comportamiento de los ciudadanos en esos momentos, pero no quiere que le cuenten que todo fue maravilloso porque eso es algo que nos impide avanzar. “Miramos para atrás y no vemos más que agujeros”, señaló para advertir que así no podemos saber en qué momento nos encontramos.

Viene bien mirar atrás y ver nuestras miserias. Las “trampas” que nos hicieron, por ejemplo, para tirar una vieja fábrica. Rellenar “agujeros”, curar heridas, poner a cada uno en su sitio. Saber quién mintió entonces, quién calla ahora y quién ha luchado desde siempre arriesgando su propio pellejo.

 ———————————————————————————————————–

PD: Curioso fue ver a Monedero acusando a IU de “mimetizar” su funcionamiento al de los grandes partidos, acusando a sus dirigentes de “falta de generosidad” y de asentarse en su parcela de poder. Él, que fue militante de esta formación durante 20 años, ha decidido participar en ‘Podemos’ para “volver a enamorar a ese 55 por ciento de las personas que no quieren votar” porque “IU no sirve”.

Otra alternativa, más Ávilas

avilabierta

‘Ávila Abierta’ se constituyó oficialmente como asociación en marzo de 2012, pero sus orígenes se remontan a las reuniones que celebraban un grupo de abulenses relacionados de una u otra manera con el mundo de la cultura. Personas interesadas en despertar la actividad cultural de la ciudad y animar a la participación ciudadana.

El colectivo cuenta con medio centenar de miembros que se encargan de cumplir ese objetivo, paso a paso y dentro de sus posibilidades. La presidencia recae en Serafín de Tapia, acompañado por José Luis Gutiérrez Robledo (vicepresidente), Sonsoles Herrera (tesorera) y Cristóbal Medina Montero (secretario). Celebran varias asambleas al año en las que plantean distintas actividades, siempre con propuestas interesantes.

A ellos debemos la exposición homenajea a Paco Jiménez Verdú (más conocido como ‘Pakuto’) que acogió ‘El Episcopio’ en diciembre, o la presentación del  escritor Luis García Montero el año anterior. Hace unos días, entregaron los premios del concurso de microrrelatos que han organizado. Aquí podéis leerlos pero os recomiendo conseguir el libro que se ha publicado, bajo el título ‘Ávilapluma’ (a través del mail info@avilabierta.com os informaron de cómo y dónde).

En las solapas de este libro se puede leer un “quienes somos” sobre la asociación. Toda una declaración de intenciones: “Vivimos en Ávila y lo llevamos con dignidad. Nos subleva la mediocridad institucionalizada, la autocomplacencia rampante… Pero creemos que algo se puede hacer, no sólo para sobrevivir sino incluso para sobrevolar por encima de las murallas”.

Los que se animen a participar en ese viaje por las alturas pueden hacerlo a través de su web www.avilabierta.com Allí van a encontrar contenido realmente interesante y cuidado sobre muy diversos campos. El único inconveniente, en mi opinión, es que el contenido está en PDF, pero me aseguran que no tardarán mucho en reformar la web y darle un nuevo aspecto.

Quien me cuenta todo esto es Cristobal Medina, a quien he tenido la suerte de conocer a raíz de su brillante novela ‘Lo demás es cosa vana’. “Nuestra idea es constituir una alternativa a la cultura oficial y actuar con total libertad”, me dice dejando claro que las puertas de la asociación están abiertas para todos. Por si ustedes quieren pasar y echar un vistazo.

“Queremos constituir una alternativa a lo que programan las instituciones –me dice Medina-, aunque las consideramos también como nuestras y, aunque a veces las critiquemos, estamos dispuestos a colaborar y así nos hacemos eco en nuestra revista web de las actividades que programan, en especial las del Ayuntamiento, que últimamente muestra mucha vitalidad cultural y ha colaborado con nosotros en diversas actividades, como el homenaje a Paco Jiménez Verdú o la misma organización de la entrega de premios del concurso de microrrelatos”.

Cuentacuarenting

Cuentacuarenta

A veces me aprendo términos “molones” por si me vecina me pregunta por alguno de ellos. Me gusta salir preparado de casa para que no se vuelva a repetir lo de la smart city. Me he currado varios Power Point sobre el Ibex 35, la factura energética, el concepto ‘Open Knowledge’, el “cholismo”, etc.

Mi último estudio se ha centrado en el “crowdfunding” y me he preparado una presentación con cartulinas (que siempre llevo conmigo) para sorprender a la buena señora. Pero la jodi’a no hace más que preguntarme por cosas simplonas últimamente, como la receta de las patatas revolconas o un remedio para los juanetes. Así que aprovecho cualquier resquicio para enlazar su pregunta con mi respuesta, utilizando los más peregrinos nexos de unión.

El otro día, por ejemplo, me preguntó por el “acomodamiento” de Di Maria y le dije que esas tonterías “no son más que cuentos”. ¡Y ahí metí mi tesis sobre el crowdfunding! “Hablando de cuentos… ¿sabe usted que  ‘Cuentacuarenta’ ha puesto en marcha una campaña de crowdfunding con el fin de obtener los 2.000 euros necesarios para cubrir el caché de los artistas invitados, alojamientos y dietas?”, le solté acompañando mi discurso de la primera cartulina.

Le expliqué el tema en profundidad, poniendo siempre como ejemplo el ciclo de narración oral abulense. Las aportaciones van desde los 10 a los 150 euros, obteniendo distintos regalos: chapas con el logotipo del ciclo, tarjetas con la Ruta de las Tapas (ir de pinchos por siete locales colaboradores por un euro), entradas para los CuentaLabs, botellas de vino, noches de hotel, etc.

Mientras ella pelaba patatas sentada en el balcón, le conté que tenía hasta el 9 de marzo para participar en esta interesante iniciativa de micromecenazgo por Internet, desarrollada a través de la plataforma ‘My Major Company’. Aquí me preparé yo un hipervínculo por el cual, si ella tiraba una monda sobre la cartulina, yo sacaba el móvil para mostrarle la web de la campaña.

PD: Si, como mi vecina, son ustedes de los que no se fían con eso de las operaciones bancarias por internet, también pueden realizar un ingreso en la cuenta IBAN ES 77 3016 1035 79 2182728218 (Caja Rural de Salamanca), poniendo en el concepto ‘Cuentacuarenta2014’.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.164 seguidores

%d personas les gusta esto: