Fábula del Loro Taranto y la oveja 23

Escuché ayer a Falete decir en una entrevista que tiene en casa una mascota, el Loro Taranto, que, cuando no le hace caso, le grita “Falete maricón” (minuto 7). Es la manera que tiene el pobre pájaro de reclamar la atención de su humano. Si este blog pudiera hablar, estaría mañana, tarde y noche chillando “Pablo maricón” hasta romperse las cuerdas vocales. “Maricón, maricón, maricón”. Así las 24 horas al día, presionándome para que escribiera algo decente para esta web.

Negro futuro sin el Negro. El muchacho cobraba por pieza. ¡Cómo corría la banda arriba y abajo! ¿Y ahora? Ya puede gritar el Loro Taranto todo lo que quiera que yo sigo a mi ritmo (Guillermo ha escrito más a golpe de comentario). Tenemos viñetista, pero no viñetas. Willy se nos va de vacaciones unos días, ahora que parecía que iba arrancando. Aquí el único que presiona todo el campo es Alberto y sus gráficos.

Necesitamos sangre nueva, eso está claro. Hicimos una lista a bote pronto de las características que debía de tener esa persona (el Illara que sustituiría a Xavi Alonso), un brainstorming en toda regla: cabeza de elefante (por la trompa), cuerpo de león (por el pelazo), cola de vaca (por si las moscas) y patas de tigre (muy útiles). Algo así:

20060830180856-shirokinukatshukami

En cuanto vimos el retrato robot, todos lo tuvimos claro: lo más parecido que hemos visto alguna vez es @hovejo23. Cierto que su cláusula de rescisión es elevada, pero en La Colonoscopia eran conscientes de que al año siguiente quedaba libre y no verían ni un duro. La verdad es que nos lo han dejado a buen precio. Y está seminuevo.

Es el momento de saber si él está preparado para soportar la presión de ser un “palero”. Desde mi experiencia, y tras cuatro años “escribiendo” en este blog, solo te puedo decir, querido Hovejo, que te lloverán los amigos y los euros, casi a partes iguales. Tu vida será muy parecida a una exploración del interior del colon, una invasión a traición. ¿Te suena?

maqbara busca mecenas

verkami_93357c1152a1b8d336a51a84710bb1f7

“Una parte borrada de la historia de Ávila”, apuntan vía Twitter (@MaqbaraAv). Eso es lo que quiere mostrar ‘maqbara’, el documental sobre el pasado mudéjar de la ciudad que también pretende sacar a la luz “los entresijos políticos que dieron al traste con el yacimiento, una historia muy desconocida y sorprendente”.

Será el periodista José Ramón Rebollada ‘Jota’ el que nos cuente la vergonzosa destrucción del cementerio musulmán. Al igual que ocurrió con ‘Poder contra verdad’, su anterior documental (cuando relató la desaparición de la Real Fábrica de Harinas de Ávila), también habrá muchos silencios, ya que los responsables directos no han querido hablar. Afortunadamente, otros muchos testimonios arrojarán luz al asunto:

Ya queda poco para que podamos ver el documental terminado. De momento, acaban de poner en marcha una campaña de micromecenazgo en Verkami para financiar el trabajo. Las aportaciones empiezan en los 10 euros e incluyen distintos regalos para los mecenas. El objetivo es llegar a los 3.500 euros en un plazo de 40 días. Vamos, que dinero tiene que haber en las rendijas que dejan los cojines en los sofás. ¡Al merme, que la hurgatoria es buena!

Con la playa en las orejas

SanSebastian

El verano es todo arena. También es calor y chanclas, pero sobre todo es arena (calculo que un 80 por ciento). Fíjense en mí, no hace falta ir más lejos. Hace más de dos semanas que volví de la playa (empiezo a dudar de que alguna vez estuviera allí) y continúan saliendo granitos de tierra de mis libros, mis zapatos, mis mochilas, mis bañadores, mi cabeza.

Lo peor del verano es la cabeza llena de arena. Lo mejor, el vino con gaseosa, pero no compensa. El coco, una vez que se te convierte en algo parecido a una maceta, ya no furrula bien. Resulta terrorífico dudar de uno mismo, sospechar que te has vuelto loco porque un trozo de playa te entró por las orejas en un momento de descuido, quizás mientras resolvía el crucigrama de La Razón.

La vida tiene esas cosas. Te vas de vacaciones cuerdo y vuelves turuleta. Y todo son dudas, ya digo. ¿Yo antes tenía un gato de mascota? ¿Y quién es esa señora que me grita cosas cuando salgo de casa? ¿Tengo un blog… o dos? Es imposible pensar con claridad con tanta arena aquí dentro.

Y el PP no ayuda haciéndome luz de gas. Te vas de vacaciones con Antolín Sanz “dolorido y abochornado” y al volver le escuchas decir que “ese acontecimiento ya pasó”. El apretón de manos con Sánchez Cabrera aún retumba en mi cabeza, como si alguien me hubiera clavado una sombrilla en el hipotálamo o un par de niños hicieran castillos de arena con mis neuronas.

Tenía un futuro prometedor que perdí en un momento de descuido, mientras hacía crucigramas en la playa. Y ahora ya no sé si fue verdad o lo soñé; si escuché a Antolín Sanz aquella noche presumir de disciplina de partido en el Senado diciendo que, según levantara uno o dos dedos, todo el Grupo Popular votaba al unísono “sí” o “no”, incluso cuando la decisión iba en contra del progreso de Ávila (¿de verdad lo dijo o es cosa de la tierra que me entró por las orejas?).

Aquel día, ya tan lejano, a los diputados provinciales del PP les dieron la papeleta rellena para que no se confundieran a la hora de elegir presidente (aunque de poco les sirvió). Entraron en el pleno con un papel escrito por algún otro, como yo iba a hacer la compra cuando era niño y mi madre apuntaba “dos calabacines, tres tomates y pan”. Solo tenía que darle la nota al tendero. Todo era más sencillo entonces.

Deben ser cosas de la “nueva política”. Recuerdo que hablaban de la “nueva política” antes de que me entrara tierra en las orejas. “Ya no vale todo”, decía la gente. Pero vuelves y te encuentras a Juan José Lucas, Mar Angulo y Óscar López como senadores por la Comunidad de Castilla y León. Y la cabeza comienza a pesarte, mucho (si te entra agua se forma una pelota de barro). ¿Cuántos dedos ves aquí: uno o dos?

Algo different sobre Santa Teresa

FullSizeRender

El Centenariazo está dando para mucho. Santa Teresa de Jesús se nos ha aparecido en estos meses en el teatro, en distintas exposiciones, en una tarta de yema, nata y limón… incluso en una línea de productos olfativos. De muchas y muy diversas formas se ha alabado el carácter emprendedor, andariego, feminista, literario, fundador y supinador de nuestra Doctora de la Iglesia.

Se pueden imaginar que no han sido unos meses fáciles. Agarraré un dron con las manos si escucho una vez más la historia sobre cómo la niña Teresa intentó escaparse, junto con su hermano Rodrigo, para convertirse en mártir en tierra de moros. En muchos casos ha faltado originalidad y algunas de las actividades y manifestaciones artísticas que hemos visto este 2015 se han limitado a repetir los lugares comunes “teresianos”.

Y a estas alturas del Centenariazo, perdida ya toda esperanza, cae en mis manos un libro que se ha convertido en una agradable sorpresa. Si hacen caso a la portada, ‘Santa Teresa is different’ está escrito por Percy Hopewell, nada menos que el inventor de los botes de niebla. Pero el excéntrico inglés que hace las veces de narrador no es un más que un personaje inventado por el periodista y escritor Tomás García Yebra en los años 90, en el dominical El Semanal.

El inglés, un trotamundos a lomos de un ‘Dos Caballos’, vuelve a los ruedos y lo hace aterrizando en Ávila. A través de sus ojos, llenos de ironía, vamos descubriendo tanto las peculiaridades de la ciudad como la compleja personalidad de la protagonista de la novela, “una mujer que iba a su bola”. Si al humor se le suma un escritura sencilla –con difícil que es hacerlo fácil-, tenemos un libro que más que leerse, se devora.

Se cuentan las virtudes y los defectos de ‘La Santa’ y también esas cosas que suelen ocultarse, como “el ultraje y profanación” que sufrió su cadáver. Hopewell también visita otros lugares teresianos (Duruelo, Fontiveros, Alba de Tormes, etc.) para conocer más detalles de ese “ciclón de mujer”. “Su arrojo, su tenacidad y sus seductores galanteos (el “noviazgo” con Jesús lo explotó hasta sus últimos días) pudieron con todo lo que se le ponía por delante (incluidas la arrogancia y prepontencia con la que los hombres de su siglo intentaron doblegarla)”.

Nota: Hace tiempo que tuve la oportunidad de descubrir el original museo que Tomás García Yebra tiene en Las Navas del Marqués. Si no lo conocen, no tarden en visitarlo. Más información por aquí.

Los abulenses, en su mundo

Invitacion

¿Te imaginas a la nación abulense pidiendo la independencia? ¿O a la ciudad haciéndose de oro al exportar cuestas por toda la costa mediterránea? ¿De qué manera nos curte para la vida hacer botellón en Ávila en pleno invierno? ¿Saben lo que fue –o lo que es- el ‘tontódromo’? ¿Conocen la extraña mutación de genes que algunos llaman el Síndrome de PorDondeMeDaLaGana? Estos y otros asuntos se tratan en la páginas del libro que acaba de salir a la luz con el título ‘El mundo según los abulense’.

La obra está compuesta por los relatos que hemos escrito 11 miembros de la Asociación Cultural de Novelistas ‘La Sombre del Ciprés’ . Cada uno de ellos ha mostrado su particular punto de vista sobre distintos temas estrechamente relacionados con Ávila y sus gentes, predominando el tono humorístico. La genial portada, en la que se recogen los principales arquetipos de la ciudad, es obra de la artista abulense Gemma Campos.

“Descubrir nuestra ciudad como un cuento para imaginarla con orcos, enanitos y hasta Blancanieves”, escribe Rubén Negro en el prólogo. “Una ciudad de cine en la que bien podrías cruzarte con un personaje de Juego de Tronos. Las ideas se te agolpan tras leer estas páginas, en las que te ríes imaginando a un extraterrestre demoliendo el Edificio de Moneo o sueñas con elfos jugando a esquiar en las faldas de la ciudad (lo demás es cosa vana), en vez de irse a descubrir las Américas o perderse de compras por Madriz”.

Aquellos que estéis interesados en haceros con un ejemplar, podéis asistir a cualquiera de los actos previstos para esta semana (abiertos al público):

– Hoy, lunes 20 de abril, se realizará una mesa redonda en la que se debatirá sobre el proceso creativo. A las 20 horas, en el Casino Abulense.

– Mañana, martes, se presenta oficialmente el libro. A las 20 horas, en El Episcopio.

– Y al día siguiente, en el mismo sitio y a la misma hora, otro debate con el titulo ‘Nuevos escritores, diferentes experiencias’.

Además, los días 23, 25 y 26 de abril, estaremos en la Feria del Libro de Ávila (paseo del Rastro) para vender y firmar ejemplares de ‘El mundo según los abulenses’. Quedan todos invitados

Propuesta de anuncio para televisión (borrador 1)

Una cámara se va acercando al rostro de Santa Teresa. No se distingue bien el fondo. Algunos dicen que es Gotarrendura, otros que Ávila. Cuando la cara ocupa casi todo el plano, suelta un místico soplido (¿o es un estornudo?) que hace volar un montón de papeles. Son tiques de la ORA y sobres de azúcar con los motivos del Centenario.

Mientras suena la música de una cantante sueca, los papelajos comienzan a recorrer la ciudad. Vuelan sobre unos 3.000 trozos de tarta y acaban, pringados de nata de arriba abajo, sobre el césped de una feria religiosa. La zona está llena de gente porque es la ‘happy hour’ en la caseta de los rosarios. El tema que se escuchaba de fondo se ha convertido en una jota de Lanzahíta y no te has dado cuenta. El problema es el de siempre: hay una parte de la sociedad que no entiende nada.

En la pantalla se puede leer: “One Day Terneraness will move the world”. ‘La Santa’ dice: “Anaïs, Anaïs”… o “Caravirubi” (no se oye bien) y manda callar a alguien.

José Luis Moreno entra en escena y grita mirando a cámara: “Llegan los productos olfativos ‘Huellas de Teresa’”.

Periodismo selfie a palazos

– ¿Cuál es el plan?

– Somos españoles. Improvisen.

Este diálogo tan “ronceriano” pertenece al primer capítulo de la serie ‘El Ministerio del Tiempo’. Es una especie de ‘Regreso al futuro’ con funcionarios de por medio que está cosechando buenas críticas por todos los lados, aunque a mí no me gustó lo poco que vi. Eso de llevar la contraria también es muy español, como las improvisaciones, el olor a ajo y las smart cities.

Pero no pude evitar acordarme de la serie cuando leí que la última tendencia periodística es que los reporteros se graben a sí mismo las crónicas de televisión con el maldito palo para ‘selfies’. Cualquier día nos van a pedir que toquemos la armónica de fondo mientras tomamos notas, grabamos audio, hacemos foto y vídeo, y tuiteamos la noticia antes que nadie. Desconfío por naturaleza de cualquier palo (sirven para golpear costillas, para amenazar con introducirlos en ciertos orificios, etc.), en especial de los que abundan por este blog.

Ante tal panorama, a uno le dan ganas de agarrar la primera puerta del tiempo que encuentre y mandar al carajo nuestros días modernos. Buscar épocas mejores, más tranquilas y serenas para la profesión (que siempre va por dentro). ¡Vayamos a principios del XX! ¿Por qué no? ¿A quién no le gustaría cubrir el IV Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús? Se me ponen los pelos como escarpia al imaginarme escribiendo ríos de tinta sobre una posible visita del Papa Benedicto XV.

Pero escucho en la radio que por aquella época todavía estaban de moda los duelos y que la práctica del periodismo estaba expuesta a este tipo de combates de honor. Así que los plumillas de la época no llevaban palo para ‘selfies’, pero tenían que ser diestros con la espada. Nieves Concostrina me advierte de que en algunas redacciones había salas de esgrima para entrenar. ¡Ojo! ¿Sabéis quienes eran los principales duelistas? Periodistas y políticos… ¡Gente de la peor calaña, tú!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.554 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: