El proyecto Ibarrola en Garoza como ejemplo

Atrás quedaron los años en los que las inauguraciones de palacios de congresos, puentes de Calatrava o aeropuertos abrían los telediarios e inundaban las portadas de la prensa. Cualquier desembolso millonario era recibido con aplausos, brindis y sonrisas.

Los museos tampoco se salvaron del despropósito. En Jaén pensaron que sería buena idea un edificio de seis plantas y 10.600 metros cuadrados (el museo Thyssen tiene 24.000) como epicentro del arte Íbero. Iniciado en 2009 y paralizado varias veces parece que finalmente abrirá ocho años y veinticuatro millones de euros después. En Torremolinos decidieron gastarse más de cuatro millones de euros en su museo histórico, con el único pero de que no podían inaugurarlo debido a que carecían de obras para exponer.

En 2006, un año después del primer contacto de Ibarrola con la dehesa de Garoza, se planea lo que se llamó la Fundación Ibarrola. La idea era que toda la obra del artista se trasladase a Muñogalindo. Centenares de cuadros, esculturas, grabados y dibujos que junto a las piedras que acababa de pintar conformarían un gran centro expositivo. El centro se complementaría con áreas administrativas, residenciales y comerciales. La cuantía de el proyecto, unos ocho millones de euros. Pero entonces llegó el gancho Pacquiao que fue la crisis y el proyecto se volvió inviable.

El nuevo proyecto que hoy se inaugura al público es mucho más modesto, unos 400.000 euros, pero también más acorde al entorno y seguramente mucho más sostenible. La única construcción que se ha realizado es un punto de información con criterios de autosuficiencia energética y mínimo consumo. Además, se aprovecha un centro ya disponible en la plaza de Muñogalindo para exponer obras que seleccionará el propio Ibarrola y que se irán renovando. Quizá el único pero sea la carencia de un aparcamiento que pueda acoger a un buen número de vehículos, pero bien es cierto que esto supondría destrozar y talar una buena extensión de monte.

Aunque a todos nos guste soñar con hoteles del futuro o facultades gastronómicas, puede que al fin y al cabo, una humilde exposición no esté tan mal.

¿Somos castos los abulenses?

La noticia ustedes ya la conocen, hace dos semanas se filtraron los datos de más 30 millones de usuarios de el servicio de citas para casados Ashley Madison. Lo que al menos un humilde servidor no esperaba es que una empresa -española, por cierto- se tomase la molestia de cribar esos datos y ofrecernos un mapa en el que poder observar el número de inscritos por municipio, así como el porcentaje de hombres y mujeres. El mapa, con el que he estado entretenido toda una tarde, pueden verlo aquí.

Buscando Ávila de los Caballeros nos encontramos con un total de ¡838 inscritos!, es decir, de cada cien abulenses uno y medio es un -potencial- infiel, y otros tantos unos -potenciales- cornudos, claro. El dato me pareció demasiado elevado, ¡esto no puede estar pasando en la ciudad de la Santa!, pensé. Así que me puse a buscar datos de ciudades cercanas para comparar:

graphEl gráfico, además de hacer la competencia a Alberto, me dejó más tranquilo. Seguimos siendo una ciudad de bien. De hecho, no encontré ninguna capital de provincia con un porcentaje menor de inscritos, así que les dejo a ustedes el ejercicio de demostración de ciudad más casta -cuestión que no agradaría nada a la nueva política- de España.

Por otro lado, otra información que nos ofrece el mapa es el porcentaje de hombres/mujeres inscritos por población:graph (1)¿Es Ashley Madison una buena herramienta para echar una canita al aire? No lo parece, el porcentaje no es muy distinto al de cualquier discoteca a las cinco de la mañana. Los románticos seguiremos cerrando el Deli.

Lo que sí quiero proponer para acabar este post, y puesto que este fin de semana es Ávila Medieval, es una quedada de abulenses inscritos en Ashley Madison. Parece que lo de Juego de Tronos no ha cuajado, así que ¿por qué no todos los inscritos en plan ‘Eyes wide shut‘ vestidos de medievales en el, pongamos, Palacio de los Águila? Mataríamos dos estorninos de un tiro: habría performances para hacer más corta la espera de las obras provenientes de el Prado y al menos habría una novedad en el programa de este año.

Cisnes Negros en el Valle Amblés

Unos días después de la millonaria renovación de Ramos por el Real Madrid recibo un whatsapp a altas horas de la madrugada:

“OLA K ASE”

Justo después me citaban en un bar random del Paseo de San Roque. ¡La mafia!, pensé. O peor aún… ¡los administradores de Comunio!, no tenía que haberme descargado la aplicación no oficial. Me quedé más tranquilo cuando por allí aparecieron Willy con su perra -¿cuál de los dos habría escrito el whatsapp?- y Pablo –tres cuartos de hora después-.

Desde el primer momento la perra dejó claro quién llevaba los pantalones en el blog. Pidió a Pablo que sacará el contrato de su mochila y allí lo puede ver, la cifra que aseguraría el futuro de mis hijos, nietos, esposas –sí, en plural- y amantes.

Perdona, esto es mi hipoteca, tu contrato es este otrodijo Pablo.

Estás invitado a esta rondapude leer en voz alta. Bueno, también me viene bien.

En plena rueda de prensa sobre la presentación, en la que la perra hacía las veces de Florentino y yo explicaba mi sentimiento palero desde que era un crío, sonó el teléfono. Me llamaban desde mi pueblo, al parecer se estaba preparando la tormenta perfecta y no estaba George Clooney para echar una mano.

A las cinco de la tarde ya se podía observar que lo que estaba ocurriendo no era algo normal: el agua saltando con una fuerza descomunal por encima de los puentes, garajes anegados, casas con un metro de agua, coches flotando, muros derribados… los más mayores de la zona no recordaban algo semejante.  Sí es verdad que anteriormente se había desbordado el río pero nunca dejando tanta destrucción a su paso.

IMG_20150822_165211486

La teoría del Cisne Negro desarrollada por el financiero Nassim Taleb viene a explicar por qué los eventos inesperados de gran magnitud y consecuencia son difícilmente predecibles, o cómo la estadística basada en la campana de Gauss no funciona en el mundo real. Ejemplo de cisnes negros son el 11S, internet,  la Primera Guerra Mundial o el fenómeno de los Beatles. ¿Se puede afirmar que las riadas sufridas por Muñogalindo, Santa  María del Arroyo o Padiernos son Cisnes Negros?

Según Taleb, para que un fenómeno se pueda considerar un Cisne Negro tienen que darse tres condiciones:

  • El evento en sorprendente, no había ocurrido hasta entonces y muy pocos (o nadie) podrían haber pensado que iba a ocurrir.
  • El impacto es enorme, extremo (positivo o negativo).
  • Una vez ocurrido, la explicación de por qué ocurrió y el mecanismo de cómo podría haber sido predicho es relativamente simple.

Parece que  el evento cumple las tres características. Es más, el profesor de Hidrología y Restauración Hidrológico-Forestal de la Universidad Católica de Ávila, Jorge Mongil, escribió hace aproximadamente un año una entrada en el blog de Grupo de Hidrología y Conservación de Suelos y Aguas en la cual alertaba de la posibilidad de que algo así ocurriese:

Por encargo del Ayuntamiento de Muñogalindo (Ávila), en los últimos meses hemos realizado el estudio del riesgo de inundaciones del arroyo de Garoza en este término municipal.

Como ocurre en otros muchos lugares, queda demostrado que, aunque se trate de un cauce de pequeño caudal medio, no hay que confiarse nunca, puesto que avenidas poco frecuentes pueden causar graves daños a bienes y personas. Por otro lado, los encauzamientos no son una buena solución en todos los casos, y dan una falsa sensación de seguridad que puede resultar muy peligrosa.”

Ahora pueden volver a leer la primera de las tres condiciones para que un evento sea considerado un Cisne Negro y llegar a sus propias conclusiones.

P.D. Guillermo, así espero tus comentarios:

maxresdefault

A %d blogueros les gusta esto: