Compromisos

Días de incertidumbre y miedo por el qué pasará. Nissan abre un periodo de tres meses para estudiar el futuro de la factoría en Ávila. Entre las opciones se baraja la de adaptar el motor y tirar hacia delante, la de reconvertirse en una fábrica de componentes y la más dolorosa, el cierre.

La primera opción choca con la posibilidad de que la producción del camión NT400 se traslade a la vecina Portugal, donde Daimler -empresa aliada de Nissan a nivel mundial- ya fabrica el Fuso Canter, un modelo competidor del NT400 Cabstar. Con este traslado Nissan evitaría el coste de la adaptación del motor a la normativa europea de emisiones, pudiendo recolocar a sus trabajadores en las factorías que Renault y Nissan tienen repartidas por la península, lo que nos llevaría inexorablemente a la opción número tres.

La segunda opción, la opción descafeinada, deja la duda de si 500 trabajadores son necesarios para un centro de producción de recambios. O si más que un centro de producción, sería un centro logístico, desde donde poder distribuir recambios a sus factorías. A esto habría que añadir la creciente automatización de las factorías automovilísticas, donde un descenso en el número de trabajadores ya no es síntoma de un descenso de producción, sino todo lo contrario.

Estas tres opciones son las que maneja una empresa privada como es Nissan, y está en su derecho de elegir la que más convenga a sus intereses, ¿o quizá no?. Desde las distintas administraciones locales, regionales e incluso nacionales instan a Nissan a “cumplir los compromisos”, compromisos que por otra parte nadie ha publicado. Sí se ha publicado que a lo largo de los años Nissan ha recibido 40 millones de euros en forma de ayudas, subvenciones, I+D+i o como se quiera llamar.

Si tales compromisos existen, y como contrapartida a los 40 millones de euros de ayudas, Nissan se comprometió a mantener la fábrica hasta el año X, se ha de obligar a Nissan a cumplirlos, ley mediante. Si tales compromisos no existen -y por eso no se publican-, hemos de exigir a los responsables públicos responsabilidades políticas por haber malgastado el dinero de todos, o por haber usado ese dinero en beneficio propio, apuntándose el tanto de mantener la factoría de Nissan en Ávila.

1

El poscas (Episodio I)

Fueron años buenos, glory days que diría Springsteen. Una entrada de política por aquí, otra de historia local por allá, y cuando el lector estaba metiéndose en el partido, una de deportes, liftada de derechas, para romper el ritmo.

La prensa tradicional se echaba a temblar, cayeron directores y muchos anunciantes se fueron al blog. Después de un tiempo en caída libre supieron entenderlo y les cedieron un suplemento dominical de análisis, ¡con sus fotos y todo!

El sector pablista y el delpozista convivían con cierta serenidad. Las diferencias, que las había, se enterraban detrás del éxito. Siempre fue así. Daba igual que fuese un partido político, un periódico, una empresa o un maldito blog. Cuando las cosas iban bien, hasta los peores enemigos se tomaban el champán juntos.

Hasta que un día en plena cima el Negro se va, sin demasiadas explicaciones. Nuevos proyectos, decía. Las portadas de los periódicos, de los mismos periódicos en los que ellos participaban, apuntaban en otra dirección. Conexiones con Irán y Venezuela, financiación ilegal, dinero no declarado a hacienda y otros delitos menores. Su marcha produjo peores efectos de los esperados, los dos sectores comenzaban a afilar sus bayonetas en la lucha por el control del blog.

El sector pablista, el más moderado, defendía un blog transversal en el que todos tuviesen un sitio. Un blog costumbrista, ni de derechas ni de izquierdas, ni de arriba ni de abajo. El sector delpozista, el más duro y directo, defendía un blog de acción en el que la denuncia y la crítica fuesen su hilo argumental. Hasta extendieron un hastag, #AsíNoPablo, en el que criticaban duramente su conducta independiente.

Las fechas, el 10, 11 y 12 de febrero en el pabellón polideportivo de San Antonio servirían para poner a prueba los dos proyectos.

Ávila, calidad de vida

El otro día Pablo nos proponía un juego sobre las tres históricas promesas chanzas que los políticos locales han maridado para movilizar a su electorado en los últimos años. Pero, ¿son esas promesas realmente el Edén?¿Conseguiríamos reducir la tasa de paro por debajo del 20%?¿Subiría el Real Ávila a segunda división para regocijo de @trapseiacom? ¿Habría medias maratones diarias para satisfacer el ansia competitiva de los runners?

Respecto a la famosa subsede, es más que seguro que la llegada a Ávila del hermano menor del Prado aumentaría algo la cifra de turistas a nuestra ciudad. ¿Mucho? La verdad es que no lo creo. La oferta para un madrileño sería tan atractiva como si a un abulense le ofrecen un fin de semana de naturaleza y aventura en el Retiro. En todo caso, sería un buen complemento para que el turista alargase su estancia en Ávila una noche más.

Como bien explica Alberto en este post, situarnos a veinte minutos en AVE de Madrid podría incluso tener más inconvenientes que ventajas. Un billete, pongamos a 20 euros, sería interesante para escaparse un fin de semana de ocio a Madrid, pero no para ir y volver todos los días a Madrid por trabajo. Los turistas japoneses vendrían más cómodos a nuestra ciudad, eso sí es cierto.

La eliminación del peaje de la A6-AP51 y la posibilidad de convertir Ávila en ciudad dormitorio sí que daría un impulso a la maltrecha economía local. Lamentablemente las continuas obras de mejora a lo largo de los últimos diez años en la A6 sitúan esta promesa en un lugar más remoto aún que el de las dos anteriores. Ni siquiera la pseudonacionalización (¡ay, bolivarianos!) de la AP51, cuyo coste anual superaría el millón de euros, parece razonable.

Quizá debamos plantearnos que más infraestructuras no solucionan el que es el mayor problema de Ávila, el brutal descenso año tras año de la población en edad de trabajar. Lo que más añoramos los abulenses desplazados por motivos laborables es la calidad de vida. Poder optar a un piso sin tener que poner en eBay a tus abuelos o poder ir a trabajar sin tener que perder horas y horas en la M-30. Quizá podamos vender a algún empresario una ciudad en la que el estrés no se cure con psicólogos.

Tomás Luis de Derrota

Recuerdo como uno de los momentos más felices de mi infancia cuando bien mis padres (y madres) o mis tíos nos metían en el coche a mis primos y a mí para ir al cine a la capital (sí, estoy hablando de Ávila). Antes teníamos que sortear la gran cantidad de coches que se aglomeraban minutos antes de la sesión en los alrededores del Tomás Luis de Victoria para buscar un aparcamiento. Una vez dentro, íbamos derechos al puesto de palomitas, ¡ay las palomitas! ¿Se acuerdan de cuando no era necesario poner a la venta un riñón en el mercado negro para comprar el tamaño gigante? Años más tarde yendo con los amigos y, claro, las primeras chicas, en las que las películas pasaban a un segundo plano pero el cine seguía siendo algo importante.
 
Todo esto viene al caso de la noticia del cierre del Tomás Luis , noticia que a muchos no nos ha sorprendido, pero sí,algunas declaraciones de los últimos propietarios en las que afirman que el cierre “puede considerarse un fracaso de la sociedad abulense, que no entendemos muy bien por qué no ha dado una buena respuesta a nuestro proyecto”. Reaccionando así como ese novio desamparado cuando le deja su chica sin darle si quiera una explicación. Más traumático fue para mucha gente cierres como el del bar Patas en El Grande, sin que nadie acusase a la sociedad abulense de no estar a la altura de esos callos.
 
Más aún cuando, es posible, que ese modelo de negocio hubiese fracasado igualmente en Madrid. Películas antiguas a precios actuales, películas actuales sin ningún interés para el espectador medio y poca o nula publicidad. Sólo había que echar un vistazo a la cartelera del último día: una película biográfica sobre el Papa Francisco, una comedia italiana random, una producción venezolana con una sola crítica en filmaffinity (y no precisamente buena) y una película belga con buena crítica y poca taquilla. Puede que, al fin y al cabo, no toda la culpa la tengan los abulenses.

 

Dibujo

 

PD: Perdón por el título, pero quería sentirme redactor de Marca por un día.

21 días -Relato a 4 palos- Parte 4

Previously en “21 días”: Parte 1, Parte 2, Parte 3.

Cuaderno de bitácora. Día 20.

Antes de rescatar a Palencia decido volver a ver al cura, quien me facilita la dirección de la casa del cuarto palo. El edificio parece abandonado, subo las escaleras a la par que los gritos van en aumento.

-¡Van a fiscalizarlo todo!¡VAN A FISCALIZARLO TODO!

Abro la puerta y me encuentro al cuarto palo delirando y abrazado a su gata, hay fotos de ella por toda la casa. Cojo una de las muchas botellas de whisky abiertas que hay repartidas por la casa y le doy de beber, también aprovecho para cruzarle la cara un par de veces, la situación lo requiere.

-Rivas, Rivera, Marco Antonio, es todo una tapadera -murmura.

-¿De qué me estás hablando? -aprovecho para asestarle otro par de bofetones.

-No nos dimos cuenta, teníamos que habernos dado cuenta -continúa -. Mañana se celebra la asamblea de la CUP, ahí se decidirá todo. Han echado mano de Woody Events para organizarlo todo, la Primera Orden está detrás.

Con tanta información me vuelven los gases,pero mi compañero sigue ensimismado y taciturno, no se percata. He de ir a esa asamblea, allí podré encontrar todas las respuestas.

Cuaderno de bitácora. Día 21.

Consigo camuflarme entre los asistentes a la asamblea y me acerco al escenario, parece que fuesen a tocar los Rolling Stones. Dos millones de vatios de potencia, bailarinas, acróbatas, Ronaldo el gordo y una colección de exconcursantes de Gran Hermano 7,9 y 15. Aparece Woddy en escena:”las pequeñas cosas son las que me hacen más feliz”, comienza diciendo entre aplausos.

Después de un par de chistes del mago More aparece el líder, el hijo de Adolfo Suárez que tras la muerte de su padre se dejó seducir por el lado oscuro del centrismo impostado. Comienza la votación, sólo dos papeletas,la del sí y la del no. En manos de la asamblea el futuro de Ávila.

Pero entonces apareció él, la profecía estaba equivocada, no era Rivera sino un hombre que respondía a las siglas de GB quien traería el equilibrio a la fuerza. El líder creía tener a la asamblea controlada, pero desconocía que GB llevaba años dejándose caer por los círculos y disolviéndolos, sea por convencimiento, sea por hartazgo. A la hora de la votación los círculos ya no estaban organizados y votaron a GB como nuevo alcalde para poder volver a su casa con la familia cuanto antes.

Marco Antonio, Rivera y Héctor Palencia fueron liberados y siguieron con su vida lejos de la política. GB recuperó la seguridad en la ciudad y convirtió el ayuntamiento en el más austero de Europa del sur, hecho que fue reconocido por la mismísima Angela Merkel. Los 4 Palos pasaron a ser el órgano de propaganda del nuevo Ayuntamiento, dirigido con mano férrea por el nuevo líder.

El Duelo

En El Duelo, Joseph Conrad narraba la disputa entre dos jóvenes antagonistas pertenecientes al cuarto y séptimo de húsares del ejército de Napoleón, el ayudante de campo racional y mesurado D’Hubert y el oficial impulsivo y apasionado Feraud. Debido a una falta cometida el día anterior por el oficial Feraud, sus superiores envían a D’Hubert a arrestarle, acción que el primero se toma como una ofensa personal  y decide retar a D´Hubert  a batirse en duelo. El ayudante de campo, pese a no estar de acuerdo con dicho reto, decide aceptar sabiendo que Feraud no se va a detener y que la amenaza siempre estará viva.

Me venía a la cabeza esta historia cuando Guillermo me enviaba hace unos días (con un poquito de mala leche) este tuit.

A parte de la escasa habilidad del fotógrafo cabe preguntarse dos cosas:

  • ¿Qué tienen en común París, Palestina, Afganistán, Libia, Beirut, Siria, Irak, Yemen o el Sahara? Yo ahí veo un claro desinterés por el Fresno y su digna lucha por conseguir ADSL.
  • ¿Por qué la pancarta “vuestras guerras, nuestros muertos” frente al Ayuntamiento? ¿Nos ha metido Rivas en una guerra de guerrillas contra Valladolid? ¿Hay bajas en el grupo municipal de Trato Ciudadano? Nosotros por si acaso hemos enviado a Willy a hacer maniobras con drones por  toda la Moraña.

La memoria es frágil. En Ávila se han llevado a cabo en los últimos años varias detenciones relacionadas con el yihadismo. En 2014 la policía detenía en Santa Cruz de Pinares a varias personas que utilizaban una finca de esta localidad para entrenar a combatientes y después enviarlos a la guerra a Siria e Irak. Hace pocos meses en Cebreros la policía intervino en una operación similar en la que se desmanteló una célula yihadista, varios de estos detenidos incitaban además a otras personas a realizar atentados en terreno europeo.

Es admirable cómo cierta izquierda homeopática realiza dificultosos ejercicios de contorsionismo político para evitar tomar posiciones sobre/contra quien manifiesta alto y claro que todos nosotros somos sus enemigos. Luego podremos discutir sobre de dónde viene todo esto, hablar de las cruzadas, de Al-Andalus, de las colonias, de la foto de las Azores, del petróleo o de las salidas nocturnas de Benzema. Pero antes debemos admitir que no hay nada que negociar o hablar con quien ni quiere negociar ni quiere hablar.

El lobo

Especuladores sin escrúpulos de Wall Street, infiltrados policiales en ETA o exjugadores azulgranas con cierto éxito, muchos son los casos en los la literatura, el cine o el deporte han asociado la imagen del lobo con personajes agresivos, arriesgados y/o en peligro.

Hoy, en nuestra patria chica, el lobo supone principalmente un conflicto de difícil solución. En los últimos años se cuentan por centenas las cabezas de ganado muertas en la Comunidad debido a ataques de dicho animal. En 2014 la Junta de Castilla y León presentó un censo en el que certificó el avance de la especie: 179 manadas, de las que 152 (132 en 2001) están al norte del río Duero, y 27 (17 en 2001) al sur. El Duero representa la frontera a partir de la cual la caza se permite (al norte) y se prohíbe (al sur). Debido a este hecho Ávila es la región más conflictiva, más aún cuando los ganaderos de la región no estaban acostumbrados a lidiar con este animal. Poblaciones como Hoyos del Espino, Hoyos de Collado, El Barraco o Navalacruz entre muchas otras han venido sufriendo la constante presión del lobo sobre su ganado, y las indemnizaciones, existentes, eran consideradas insuficientes. Para intentar calmar los ánimos, la Junta ha publicado en el BOCyL el aumento de dichas ayudas de 200.000 a 290.000 euros anuales para los ganaderos afectados directamente por los ataques.

Sabiendo lo mismo de conservación animal que de bebidas isotónicas (para una opinión más fundada pueden entrar aquí) pero conociendo a varios ganaderos uno llega a la conclusión de que la medida es necesaria pero no suficiente. Ya son muchos (y aquí ya aplico mi Metroscopia particular) los ganaderos que barajan la posibilidad de tener que tomar la justicia por sus propias manos, de que si la Junta no toma medidas eficaces serán ellos quienes tendrán que actuar. ¿Permitir la caza siempre que el número de lobos esté por encima del umbral de especie en peligro de extinción? ¿Aumentar aún más las indemnizaciones para que los ganaderos se sientan debidamente recompensados? ¿Crear un círculo de apoyo a los lobos en los que una vez a la semana se les abrace y se les quiera? Más que el cuento de Caperucita, en Ávila el tema de los lobos se está convirtiendo en el cuento de nunca acabar.

424A

A %d blogueros les gusta esto: