La estafa piramidal que nos llevará por delante

Recientemente, el diario El Economista publicaba un dato revelador: Ourense se convierte en la primera provincia en tener más pensionistas que ocupados. En esta engordada liga de cincuenta equipos, nuestra provincia se encuentra en un meritorio sexto puesto, contando con setenta y cuatro jubilados por cada cien personas ocupadas. Este dato, sin entrar a analizar los números, ya invita como mínimo a la preocupación.

Las pensiones de la Seguridad Social siguen el mismo esquema que cualquier estafa piramidal, el dinero que aportan los nuevos entrantes se utiliza para pagar a los que salen. Si deja de entrar suficiente gente al sistema no hay dinero con que pagar a los que salen, ya que el dinero que estos aportaron en su día no está invertido en nada, se utilizó para pagar a los que salían del sistema en ese momento. Pues en esas estamos, la evolución de la pirámide poblacional ha permitido llegar a esta situación, donde además del aumento de la esperanza de vida, se ha producido un desplazamiento ascendente de la parte ancha de la misma. Esto sumado al propio funcionamiento del sistema, implica que desde hace algún tiempo, ya esté técnicamente quebrado.

Pirámide demográfica año 1970

Pirámide poblacional año 1970

Pirámide demográfica actual

Pirámide poblacional actual

Digo técnicamente quebrado porque los números son los que son, y estos sí son indiscutibles. En 2017 han faltado 17.000 millones para las pensiones. Se han cogido 123.000 millones en cotizaciones, y se han pagado 140.000 millones en pensiones. Ante esto, el Gobierno lo que hace es pedir créditos. Ya llevamos 25.000 millones en créditos (más lo cogido de la hucha) en 2 años. Esto es como pedir un crédito para pagar el alquiler del piso de cada mes, es imposible que funcione. No tiene sentido proponer algo así, y menos aún hacerlo.

Por su parte, el PSOE propone un impuesto a los bancos, que sus propios militantes saben que es imposible, esperando recaudar 870 millones de euros. 870 millones de euros respecto a los 17.000 que han faltado este año, y que en teoría irán a más (digo en teoría, si no se bajasen las pensiones). Esto sin contar que subir los impuestos a los bancos un 8% es muchísimo, y suponiendo que los bancos no se fueran de España (ya hemos visto todos lo que tardan en cambiar la sede cuando quieren hacerlo) se recaudan 870 millones más, que no es nada en comparación con los 17.000 (y subiendo) que faltan.

La solución a día de hoy ya es dolorosa. Hubo un tiempo en el que sí se pudo hacer un cambio a un sistema mixto o de capitalización sin necesidad de operaciones traumáticas. Pedro Solbes, siendo ministro de Economía y Hacienda con Felipe González en 1993, ya vino a decir lo que todos hoy sabemos, que el sistema tal y como está concebido es insostenible, además de ser una estafa:

“el problema principal de nuestro país en lo que se refiere al sistema de protección social es que hemos tenido durante los últimos años una pirámide de población en la que la gente mayor era relativamente reducida y la gente más joven tenía mucho más peso”

“teníamos un sistema de pago de pensiones basado en la financiación de los que no trabajaban por los que trabajaban. Ese sistema funciona muy bien mientras no ocurra lo de ahora, en que tenemos poca gente joven y mucha gente mayor. De ahí que haya que darle cada vez más importancia a las prestaciones por capitalización. Éste es un proceso lento, que no se plantea para ahora, sino para dentro de quince años, pero hay que empezar ya”

“cada uno va a recibir una pensión de acuerdo con lo que haya aportado, no como ahora, y que si quiere recibir más tendrá que aportar más”

Obviamente, Pedro Solbes fue silenciado, y tanto el Gobierno como nuestro amigo Pdr saben que lo que proponen es ridículo y sólo agranda el problema. Pero entonces, ¿por qué no decir la verdad y proponer soluciones factibles? Quizá la respuesta haya que buscarla en Otto von Bismarck, creador de los actuales sistemas de pensiones públicas que siguen el típico esquema de las estafas piramidales, cuando dijo:

“Un trabajador que depende del Gobierno para su retiro será más obediente y servil ante ese Gobierno”

 

MysticWorld (Capítulo III)

Me desperté con la lengua muy seca, como la de un gatete. Tenía el cuerpo como si una hormigonera me hubiese pasado literalmente por encima y los recuerdos de la noche anterior eran confusos. Me llegaron fotos por whatsapp que preferiría no haber visto nunca. Mi querida concejalía al carajo, pensé.

A pesar de los chupitos de jagger y de la conversación que la noche anterior mantuve con WJPVBW, la verdad es que había dormido de un tirón. Me duché y me serví un zumo de melocotón acompañado de un espidifén. Tenía demasiadas preguntas y WJPVBW debía de seguir en casa de Willy, por lo que me encaminé decididamente hacia allí.

Me abrió Willy la puerta, con un delantal de la patrulla canina.

—Pasa, estoy preparando unos macarrones con chorizo. Al parecer las conexiones en paralelo dan hambre.

—Y la resaca.

—Y la resaca.

Me invitó a pasar al salón en lo que terminaba de freír el chorizo. Allí aguardaba WJPVBW jugando con su perro.

—¿Sabes que llegaron a extinguirse? —comentó mientras le acariciaba entre las orejas.

—¿Los perros?

—Sí, fueron los primeros en sufrir las consecuencias. Cuando todo se fue al diablo y los alimentos escaseaban, mucha gente les abandonó. Los más desesperados incluso se los comieron.

—Vaya.

—¡Pero no todo fue siempre así! Ávila vivió dos décadas esplendorosas a partir del 2020.

—¿Ávila? Me tomas el poco pelo que me queda. WILLY ¿CÓMO VA LA COMIDA?

—Sí, después de lo sucedido en Cataluña, tanto la fábrica de Nissan como la de Seat decidieron trasladarse de Barcelona a Ávila, fue una jugada brillante del entonces alcalde, ¡quién lo hubiese pensado!

—¿El alcalde?

—Sí, se descubrió como un estadista de primer nivel. Esa jugada consiguió aumentar su popularidad en todo el país, lo que provocó que años más tarde ocupase la Moncloa.

—No entiendo nada. ¿Qué fue de Ávila en esos años?

—Vivió una época de desarrollo extraordinario. Se construyó una nueva estación de autobuses, a cargo de Moneo, ya que la anterior se quedó rápidamente insuficiente. Llegaba gente de todo el país y la población aumentó hasta los 200.000 habitantes. En toda Europa se referían a Ávila como la nueva Baviera. La Virgen de las Vacas fue declarada fiesta de interés turístico internacional, petardos incluidos. Y hasta Bruce Springsteen dio su último concierto antes de morir en Flor de Rosa.

—Parece un buen sueño. Y entonces ¿qué pasó?

—Pasó que dejasteis de escribir. Os acomodásteis.

En ese momento apareció Willy con la cazuela de macarrones y una botella de Jack Daniel’s.

—Ya verás como con esto se le pasa la tontería a tu amigo —me comentó.

El caso Eladio

¿Apología del terrorismo, folclore o estrategia de negocio? Son algunas de las preguntas que cualquiera se puede hacer ante las noticias aparecidas estos días sobre el bar Casa Eladio. El bar, por cedirlo de alguna forma, pedía una visita a gritos y allá que nos fuimos. Nunca había entrado en este bar, aunque sí había pasado cientos de veces por su puerta. Inevitable si te dispones a salir o entrar a Ávila por la nacional 110. El cambio en la decoración no pasaba desapercibido, de bar normal como puede ser el de cualquier barrio de la ciudad a sucursal de Casa Pepe en Ávila.

No me atrevería a decir apología del franquismo, pero cuando uno entra en Casa Eladio se nota como mínimo la nostalgia por aquel periodo de nuestra historia. Una cosa es nostalgia, dirán, y otra la pizarra que ha dado la vuelta a España con los famosos “huevos rotos fusilados”. Pues sí, efectivamente, deconozco si la carta incumple la Ley de Memoria Histórica, pero es un nombre, como mínimo, poco ético. Si además, maridamos todos estos hechos con la ya muy asentada edad de oro de los ofendidos, pues ya tenemos una buena combinación para entrar en las redes y pasar una tarde entretenida.

Folclore, ante todo el bar es folclore. Díganme si no que hacen en una misma pared las fotos de Franco, Primo de Rivera, Acebes, Miguel Ángel García Nieto, Ana Belén, Victor Manuel, Sabina o incluso Pedro J.Ramirez. Si alguien ha querido aquí enaltecer el franquismo la verdad es que le ha salido regular. Por no hablar de si ciertas prácticas sexuales de alguno de ellos estarían bien vistas por el régimen. No sólo las fotos, también la música juega al despiste al mezclar el Cara al Sol o el Himno de la Legión con Fito y sus Fitipaldis o The Animals y su famoso The House of the Rising Sun.

Al igual que ocurre en Casa Pepe, la suma de la clientela afín ideológicamente (poca pero fiel) y de los curiosos (incrementados exponencialmente gracias a quienes pretenden evitar lo contrario) hacen de Casa Eladio, aparentemente, un buen negocio. Más acertado, a mi juicio, en las tapas que en los platos, cabe destacar por encima de todo sus exquisitos callos (a secas, sin apellidos).

PD: Una de las razones que nos llevaron a visitar Casa Eladio fue el comprobar que nada o casi nada de lo que había aparecido la última semana en medios locales y nacionales (ni tampoco lo publicado por tuitsatars) provenía de otro sitio que no fuese Forocoches, de alguien que sí se había pasado por allí y había contado lo que había visto. En resumen, lo que antes llamábamos periodismo.

Compromisos

Días de incertidumbre y miedo por el qué pasará. Nissan abre un periodo de tres meses para estudiar el futuro de la factoría en Ávila. Entre las opciones se baraja la de adaptar el motor y tirar hacia delante, la de reconvertirse en una fábrica de componentes y la más dolorosa, el cierre.

La primera opción choca con la posibilidad de que la producción del camión NT400 se traslade a la vecina Portugal, donde Daimler -empresa aliada de Nissan a nivel mundial- ya fabrica el Fuso Canter, un modelo competidor del NT400 Cabstar. Con este traslado Nissan evitaría el coste de la adaptación del motor a la normativa europea de emisiones, pudiendo recolocar a sus trabajadores en las factorías que Renault y Nissan tienen repartidas por la península, lo que nos llevaría inexorablemente a la opción número tres.

La segunda opción, la opción descafeinada, deja la duda de si 500 trabajadores son necesarios para un centro de producción de recambios. O si más que un centro de producción, sería un centro logístico, desde donde poder distribuir recambios a sus factorías. A esto habría que añadir la creciente automatización de las factorías automovilísticas, donde un descenso en el número de trabajadores ya no es síntoma de un descenso de producción, sino todo lo contrario.

Estas tres opciones son las que maneja una empresa privada como es Nissan, y está en su derecho de elegir la que más convenga a sus intereses, ¿o quizá no?. Desde las distintas administraciones locales, regionales e incluso nacionales instan a Nissan a “cumplir los compromisos”, compromisos que por otra parte nadie ha publicado. Sí se ha publicado que a lo largo de los años Nissan ha recibido 40 millones de euros en forma de ayudas, subvenciones, I+D+i o como se quiera llamar.

Si tales compromisos existen, y como contrapartida a los 40 millones de euros de ayudas, Nissan se comprometió a mantener la fábrica hasta el año X, se ha de obligar a Nissan a cumplirlos, ley mediante. Si tales compromisos no existen -y por eso no se publican-, hemos de exigir a los responsables públicos responsabilidades políticas por haber malgastado el dinero de todos, o por haber usado ese dinero en beneficio propio, apuntándose el tanto de mantener la factoría de Nissan en Ávila.

1

El poscas (Episodio I)

Fueron años buenos, glory days que diría Springsteen. Una entrada de política por aquí, otra de historia local por allá, y cuando el lector estaba metiéndose en el partido, una de deportes, liftada de derechas, para romper el ritmo.

La prensa tradicional se echaba a temblar, cayeron directores y muchos anunciantes se fueron al blog. Después de un tiempo en caída libre supieron entenderlo y les cedieron un suplemento dominical de análisis, ¡con sus fotos y todo!

El sector pablista y el delpozista convivían con cierta serenidad. Las diferencias, que las había, se enterraban detrás del éxito. Siempre fue así. Daba igual que fuese un partido político, un periódico, una empresa o un maldito blog. Cuando las cosas iban bien, hasta los peores enemigos se tomaban el champán juntos.

Hasta que un día en plena cima el Negro se va, sin demasiadas explicaciones. Nuevos proyectos, decía. Las portadas de los periódicos, de los mismos periódicos en los que ellos participaban, apuntaban en otra dirección. Conexiones con Irán y Venezuela, financiación ilegal, dinero no declarado a hacienda y otros delitos menores. Su marcha produjo peores efectos de los esperados, los dos sectores comenzaban a afilar sus bayonetas en la lucha por el control del blog.

El sector pablista, el más moderado, defendía un blog transversal en el que todos tuviesen un sitio. Un blog costumbrista, ni de derechas ni de izquierdas, ni de arriba ni de abajo. El sector delpozista, el más duro y directo, defendía un blog de acción en el que la denuncia y la crítica fuesen su hilo argumental. Hasta extendieron un hastag, #AsíNoPablo, en el que criticaban duramente su conducta independiente.

Las fechas, el 10, 11 y 12 de febrero en el pabellón polideportivo de San Antonio servirían para poner a prueba los dos proyectos.

Ávila, calidad de vida

El otro día Pablo nos proponía un juego sobre las tres históricas promesas chanzas que los políticos locales han maridado para movilizar a su electorado en los últimos años. Pero, ¿son esas promesas realmente el Edén?¿Conseguiríamos reducir la tasa de paro por debajo del 20%?¿Subiría el Real Ávila a segunda división para regocijo de @trapseiacom? ¿Habría medias maratones diarias para satisfacer el ansia competitiva de los runners?

Respecto a la famosa subsede, es más que seguro que la llegada a Ávila del hermano menor del Prado aumentaría algo la cifra de turistas a nuestra ciudad. ¿Mucho? La verdad es que no lo creo. La oferta para un madrileño sería tan atractiva como si a un abulense le ofrecen un fin de semana de naturaleza y aventura en el Retiro. En todo caso, sería un buen complemento para que el turista alargase su estancia en Ávila una noche más.

Como bien explica Alberto en este post, situarnos a veinte minutos en AVE de Madrid podría incluso tener más inconvenientes que ventajas. Un billete, pongamos a 20 euros, sería interesante para escaparse un fin de semana de ocio a Madrid, pero no para ir y volver todos los días a Madrid por trabajo. Los turistas japoneses vendrían más cómodos a nuestra ciudad, eso sí es cierto.

La eliminación del peaje de la A6-AP51 y la posibilidad de convertir Ávila en ciudad dormitorio sí que daría un impulso a la maltrecha economía local. Lamentablemente las continuas obras de mejora a lo largo de los últimos diez años en la A6 sitúan esta promesa en un lugar más remoto aún que el de las dos anteriores. Ni siquiera la pseudonacionalización (¡ay, bolivarianos!) de la AP51, cuyo coste anual superaría el millón de euros, parece razonable.

Quizá debamos plantearnos que más infraestructuras no solucionan el que es el mayor problema de Ávila, el brutal descenso año tras año de la población en edad de trabajar. Lo que más añoramos los abulenses desplazados por motivos laborables es la calidad de vida. Poder optar a un piso sin tener que poner en eBay a tus abuelos o poder ir a trabajar sin tener que perder horas y horas en la M-30. Quizá podamos vender a algún empresario una ciudad en la que el estrés no se cure con psicólogos.

Tomás Luis de Derrota

Recuerdo como uno de los momentos más felices de mi infancia cuando bien mis padres (y madres) o mis tíos nos metían en el coche a mis primos y a mí para ir al cine a la capital (sí, estoy hablando de Ávila). Antes teníamos que sortear la gran cantidad de coches que se aglomeraban minutos antes de la sesión en los alrededores del Tomás Luis de Victoria para buscar un aparcamiento. Una vez dentro, íbamos derechos al puesto de palomitas, ¡ay las palomitas! ¿Se acuerdan de cuando no era necesario poner a la venta un riñón en el mercado negro para comprar el tamaño gigante? Años más tarde yendo con los amigos y, claro, las primeras chicas, en las que las películas pasaban a un segundo plano pero el cine seguía siendo algo importante.
 
Todo esto viene al caso de la noticia del cierre del Tomás Luis , noticia que a muchos no nos ha sorprendido, pero sí,algunas declaraciones de los últimos propietarios en las que afirman que el cierre “puede considerarse un fracaso de la sociedad abulense, que no entendemos muy bien por qué no ha dado una buena respuesta a nuestro proyecto”. Reaccionando así como ese novio desamparado cuando le deja su chica sin darle si quiera una explicación. Más traumático fue para mucha gente cierres como el del bar Patas en El Grande, sin que nadie acusase a la sociedad abulense de no estar a la altura de esos callos.
 
Más aún cuando, es posible, que ese modelo de negocio hubiese fracasado igualmente en Madrid. Películas antiguas a precios actuales, películas actuales sin ningún interés para el espectador medio y poca o nula publicidad. Sólo había que echar un vistazo a la cartelera del último día: una película biográfica sobre el Papa Francisco, una comedia italiana random, una producción venezolana con una sola crítica en filmaffinity (y no precisamente buena) y una película belga con buena crítica y poca taquilla. Puede que, al fin y al cabo, no toda la culpa la tengan los abulenses.

 

Dibujo

 

PD: Perdón por el título, pero quería sentirme redactor de Marca por un día.
A %d blogueros les gusta esto: