Los 4 palos

La estafa piramidal que nos llevará por delante

Recientemente, el diario El Economista publicaba un dato revelador: Ourense se convierte en la primera provincia en tener más pensionistas que ocupados. En esta engordada liga de cincuenta equipos, nuestra provincia se encuentra en un meritorio sexto puesto, contando con setenta y cuatro jubilados por cada cien personas ocupadas. Este dato, sin entrar a analizar los números, ya invita como mínimo a la preocupación.

Las pensiones de la Seguridad Social siguen el mismo esquema que cualquier estafa piramidal, el dinero que aportan los nuevos entrantes se utiliza para pagar a los que salen. Si deja de entrar suficiente gente al sistema no hay dinero con que pagar a los que salen, ya que el dinero que estos aportaron en su día no está invertido en nada, se utilizó para pagar a los que salían del sistema en ese momento. Pues en esas estamos, la evolución de la pirámide poblacional ha permitido llegar a esta situación, donde además del aumento de la esperanza de vida, se ha producido un desplazamiento ascendente de la parte ancha de la misma. Esto sumado al propio funcionamiento del sistema, implica que desde hace algún tiempo, ya esté técnicamente quebrado.

Pirámide poblacional año 1970

Pirámide poblacional actual

Digo técnicamente quebrado porque los números son los que son, y estos sí son indiscutibles. En 2017 han faltado 17.000 millones para las pensiones. Se han cogido 123.000 millones en cotizaciones, y se han pagado 140.000 millones en pensiones. Ante esto, el Gobierno lo que hace es pedir créditos. Ya llevamos 25.000 millones en créditos (más lo cogido de la hucha) en 2 años. Esto es como pedir un crédito para pagar el alquiler del piso de cada mes, es imposible que funcione. No tiene sentido proponer algo así, y menos aún hacerlo.

Por su parte, el PSOE propone un impuesto a los bancos, que sus propios militantes saben que es imposible, esperando recaudar 870 millones de euros. 870 millones de euros respecto a los 17.000 que han faltado este año, y que en teoría irán a más (digo en teoría, si no se bajasen las pensiones). Esto sin contar que subir los impuestos a los bancos un 8% es muchísimo, y suponiendo que los bancos no se fueran de España (ya hemos visto todos lo que tardan en cambiar la sede cuando quieren hacerlo) se recaudan 870 millones más, que no es nada en comparación con los 17.000 (y subiendo) que faltan.

La solución a día de hoy ya es dolorosa. Hubo un tiempo en el que sí se pudo hacer un cambio a un sistema mixto o de capitalización sin necesidad de operaciones traumáticas. Pedro Solbes, siendo ministro de Economía y Hacienda con Felipe González en 1993, ya vino a decir lo que todos hoy sabemos, que el sistema tal y como está concebido es insostenible, además de ser una estafa:

“el problema principal de nuestro país en lo que se refiere al sistema de protección social es que hemos tenido durante los últimos años una pirámide de población en la que la gente mayor era relativamente reducida y la gente más joven tenía mucho más peso”

“teníamos un sistema de pago de pensiones basado en la financiación de los que no trabajaban por los que trabajaban. Ese sistema funciona muy bien mientras no ocurra lo de ahora, en que tenemos poca gente joven y mucha gente mayor. De ahí que haya que darle cada vez más importancia a las prestaciones por capitalización. Éste es un proceso lento, que no se plantea para ahora, sino para dentro de quince años, pero hay que empezar ya”

“cada uno va a recibir una pensión de acuerdo con lo que haya aportado, no como ahora, y que si quiere recibir más tendrá que aportar más”

Obviamente, Pedro Solbes fue silenciado, y tanto el Gobierno como nuestro amigo Pdr saben que lo que proponen es ridículo y sólo agranda el problema. Pero entonces, ¿por qué no decir la verdad y proponer soluciones factibles? Quizá la respuesta haya que buscarla en Otto von Bismarck, creador de los actuales sistemas de pensiones públicas que siguen el típico esquema de las estafas piramidales, cuando dijo:

“Un trabajador que depende del Gobierno para su retiro será más obediente y servil ante ese Gobierno”