La nevada

IMG_20180107_113008En las novelas negras nórdicas, un subgénero con gran éxito la última década aunque ahora en cierto retroceso, los cadáveres siempre aparecen con el deshielo. Cuando la nieve acumulada durante el largo invierno empieza a perder la batalla contra el tibio sol primaveral, las cunetas, los embarcaderos, las casas abandonadas y los caminos que serpentean entre los tupidos bosques se llenan de policías de oscuro pasado o turbio presente que maldicen en voz baja mientras acordonan con cintas de colores la escena del crimen.

Dicen que ya no nieva como antes, que los inviernos son más cortos y calurosos y los veranos más largos y más secos. Quizá en el norte de Europa no sea así, quizá allí siga nevando como cuando Stieg Larsson era un mozalbete, pero aquí podemos dar fé. Veinte años hacía que no caía una nevada como la de la semana pasada. Dos décadas con todos sus lunes, sus centenarios, sus rotondas y sus fiestas de guardar. Aquella vez fue en Nochevieja, mientras en los hogares se preparaban las uvas y las cocinas se llenaban del olor del asado, y ahora en Reyes, con el roscón aún sobre la mesa. Ya es mala suerte que siempre pasen estas cosas en festivo.

Hace veinte años, la ciudad quedó bloqueada durante días por un manto blanco que tardó semanas en desaparecer y ahora vamos por el mismo camino. Calles intransitables, autobuses urbanos fuera de servicio, comercios cerrados por inaccesibles, placas de hielo en cada paso de peatones y el Instituto Geográfico Nacional cartografiando las montoneras de nieve para incluirlas en sus mapas de relieve. Parece que nada ha cambiado. La misma nieve, el mismo frío, el mismo cabreo.

Convengamos, aún embargados por el espíritu navideño, en que la gente —en minúscula para no tener que pagar royalties a la Pablo Iglesias Corporation— no está excesivamente contenta con la gestión consistorial del asunto. Incluso dejando a un lado la espinosa cuestión del parque móvil familiar (o no) del primero de los abulenses, al alcalde y a su equipo le deben haber pitados los oídos estos últimos días como si viviesen sobre una fábrica de vuvuzelas. Falta de previsión, falta de información, gestión ineficiente, comentarios desafortunados, incapacidad para tomar decisiones, caos y destrucción. Al alcalde solo le ha faltado, para redondear su semana mágica, posar con el ministro Zoido y con Gregorio Serrano, el alter ego del sevillano al frente de la DGT, junto a una quitanieves con una sonrisa y un salero en cada mano.

Hay críticas más acertadas que otras. Sí, el ayuntamiento ha reaccionado tarde y mal. Sí, al ciudadano se le informa más tarde y peor. Y sí, esa sensación de que hay ciudadanos de primera y de segunda, zonas de la ciudad que reciben mucha atención y otras, no precisamente las menos pobladas, que solo atraen los focos y la sal cuando en las primeras no queda un copo de nieve que echarse a la boca, es compartida. Pero quizá no es razonable pedir al Ayuntamiento que cuente con doscientas quitanieves y dos mil infantes de marina en un almacén para actuar solo una vez cada veinte años. Nada es gratis y bajar impuestos iba en nuestro programa.

Siempre se ha dicho en los mentideros de la Corte —y aquí la Corte es del tamaño de un patio de vecinos mediano— que la nevada que sufrió la ciudad hace dos décadas le costó el puesto a la entonces alcaldesa, María Dolores Ruiz-Ayúcar. Cierto es que entonces las elecciones eran a los pocos meses de la nevada y ahora, por suerte, apenas se vislumbran en el horizonte, pero quién sabe si cuando terminé de deshacerse la nieve no encontraremos debajo una carrera política. O varias.

5 Responses to La nevada

  1. Buenos días, Martín: escribas lo que escribas, es un placer leerte…

  2. Obis says:

    El retorno. Se ve que estamos haciendo la pretemporada, aún quedan cosas por afinar y todavía no estamos en forma. Pero eso no explica ni justifica la innecesaria e inoportuna referencia a Iglesias ni pasar de largo por el asunto del parque móvil familiar, que es donde uno precisamente esperaría a L4P… Pero es un regocijo y una esperanza que ustedes hayan vuelto. Por cierto percibo un estilo más ajustado a un castellano austero de calidad? Quizás menos barroco-farragoso-sureño? En cualquier caso, gracias.

    • Guillermo B. says:

      ¿Inoportuna e innecesaria? Disiento, apreciado Obis. PIT es el epicentro sobre el que gira España desde el 15-M del 2011, y su presencia, cita y referencia es obligada ante cualquier análisis o disyuntiva. Así, cuando uno está dudando si galletas o magdalenas en el café, ha de plantearse: “¿qué diría Pablo, en su infinita sabiduría?”. Cuando un delantero centro duda entre el remate a puerta o el pase al compañero que se incorpora al ataque, siempre medita (en microsegundos, eso sí): “qué dijo al respecto Iglesias en Vistalegre II”? Y claro, en un tema como el de la nevada, ¿cómo no iba el autor a acudir al oráculo de la Gente (a mí no se me caen los anillos, no) para recabar su doctrina? Parece como si la mera mención al líder fuera pecado capital, parece como si él no tuviese un parque móvil en sus cortas pero intensas espaldas políticas.
      Respecto al parque móvil más local y el que Los Cuatro Palos sean siempre los que nos saquen las castañas del fuego de la denuncia y su aventado, es una postura de lo más bonita, comodona y comprensible. Es como si el Cholo dijese a sus huestes, “ale chicos, hacedme el partido que yo voy a sestear un rato en banda”, en vez de estar pinchando detrás y gritando en banda. Seguro que los cuatro retornantes, con sus plumas todavía anquilosadas tras el parón, aceptan gustosas contribuciones al respecto del respetable, pero creo que les debemos un respeto por la elección o no de temas. Espero contando las horas tu entrada a este blog sobre el alcalde y sus vehículos, Obis.
      Disiento también de la crítica estilística; ya es conocido en estos lares su afición por lo abreviado, desadjetivado, conciso y por todo ello falsamente atribuido a un carácter castellano que no es más que otro estereotipo al uso sembrado por los nacionalismos periféricos para desautorizarnos. La calidad no es siempre lo destilado, el ornato y la reiteración tienen y han tenido sus momentos. Todo es cuestión de gustos.
      Y sí, el retorno… que nos ha costado Dios y ayuda, a base de chinchar, pedir, rogar, arrastrarnos, echarnos ceniza… Veamos si no es solo el retorno, y realmente, como anunciaron en su momento, esto es el inicio de la candidatura cuatropalera al 2019, que en coalición con el PACMA arrasará y por fin pondrá algo de orden en esta ciudad sin ley.
      Un abrazo a todo el mundo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: