El caso Eladio

¿Apología del terrorismo, folclore o estrategia de negocio? Son algunas de las preguntas que cualquiera se puede hacer ante las noticias aparecidas estos días sobre el bar Casa Eladio. El bar, por cedirlo de alguna forma, pedía una visita a gritos y allá que nos fuimos. Nunca había entrado en este bar, aunque sí había pasado cientos de veces por su puerta. Inevitable si te dispones a salir o entrar a Ávila por la nacional 110. El cambio en la decoración no pasaba desapercibido, de bar normal como puede ser el de cualquier barrio de la ciudad a sucursal de Casa Pepe en Ávila.

No me atrevería a decir apología del franquismo, pero cuando uno entra en Casa Eladio se nota como mínimo la nostalgia por aquel periodo de nuestra historia. Una cosa es nostalgia, dirán, y otra la pizarra que ha dado la vuelta a España con los famosos “huevos rotos fusilados”. Pues sí, efectivamente, deconozco si la carta incumple la Ley de Memoria Histórica, pero es un nombre, como mínimo, poco ético. Si además, maridamos todos estos hechos con la ya muy asentada edad de oro de los ofendidos, pues ya tenemos una buena combinación para entrar en las redes y pasar una tarde entretenida.

Folclore, ante todo el bar es folclore. Díganme si no que hacen en una misma pared las fotos de Franco, Primo de Rivera, Acebes, Miguel Ángel García Nieto, Ana Belén, Victor Manuel, Sabina o incluso Pedro J.Ramirez. Si alguien ha querido aquí enaltecer el franquismo la verdad es que le ha salido regular. Por no hablar de si ciertas prácticas sexuales de alguno de ellos estarían bien vistas por el régimen. No sólo las fotos, también la música juega al despiste al mezclar el Cara al Sol o el Himno de la Legión con Fito y sus Fitipaldis o The Animals y su famoso The House of the Rising Sun.

Al igual que ocurre en Casa Pepe, la suma de la clientela afín ideológicamente (poca pero fiel) y de los curiosos (incrementados exponencialmente gracias a quienes pretenden evitar lo contrario) hacen de Casa Eladio, aparentemente, un buen negocio. Más acertado, a mi juicio, en las tapas que en los platos, cabe destacar por encima de todo sus exquisitos callos (a secas, sin apellidos).

PD: Una de las razones que nos llevaron a visitar Casa Eladio fue el comprobar que nada o casi nada de lo que había aparecido la última semana en medios locales y nacionales (ni tampoco lo publicado por tuitsatars) provenía de otro sitio que no fuese Forocoches, de alguien que sí se había pasado por allí y había contado lo que había visto. En resumen, lo que antes llamábamos periodismo.

8 Responses to El caso Eladio

  1. Necesario says:

    Podrá no gustar, pero no hay nada ni de buen ni de mal gusto (eso dependerá del gusto de cada quisque) en etiquetar un plato como le parezca al dueño, o cocinero.
    Huevos rotos en garrote vil, o a puñetazos, o al estilo de la checa, por poner otros ejemplos, podrían ser etiquetas que tampoco debería ofender a nadie en estos tiempos.

  2. Guillermo B. says:

    Me pregunto si Forocoches montaría un escándalo similar si hubiera un bar carlista (3 guerras civiles, 3, causaron) exaltando los fueros, a Zumalacarregui, o el Dios, Patria y Ley Vieja.
    No he entrado en el nuevo(viejuno) Casa Eladio, antes era el “Casa Patas” del Puente. El cartel de la puerta con el menú me parece cuando menos infantiloide, pero desde luego no exaltante de nada (aunque intenta con pueril, como digo, insistencia, jugar con los dobles sentidos). Y en el interior no sé si aplica la Ley de Memoria Histórica, es decir, si un retrato de Franco es algo permitido en un local de cara al público. Si no hay nada de eso, creo que discusión terminada.
    2017, y seguimos dándole a la matraca, y que nadie entienda con esto que intento quitar un ápice de importancia al millón de muertos y los aún más represaliados que tuvimos. En cualquier sociedad más razonable llegaríamos a un punto en que los Casas Eladios no pueden sino convertirse en absurdas singularidades condenadas a morir por desgana, y desde luego no ayuda nada el traerlos a colación del día a día político. Sobre todo porque los que vivieron las guerras y el franquismo hicieron todo lo posible después para buscar un punto de convivencia que superase aquello, pero como bien dice Alfonso Guerra, asistimos al dolor en diferido de nietos que, por no haber tenido su trauma generacional, buscan en los de sus antepasados las causas que los permitan enarbolar banderas y vociferar. Y lo que es peor, asistimos a unos cuantos indeseables que se aprovechan de esa postura de los “nietos” para promover sus cortoplacismos e inventarse en interés propio una España plena de falsas urgencias y conflictos…

    • Chúpate ésta Guillermo B. says:

      Casa Patas estaba (y está, aunque cerrado) al otro lado del Puente, pasado Toixos. Casa Eladio se llamaba antes de otra manera ¿Bar Adaja? Pero sin ninguna duda no era Casa Patas. No eres infalible, Guillermo B.

  3. Hay cosas más necesarias says:

    Vistos los antecedentes, el revuelo surgido de la noticia y el postpartido, solo puedo concluir que el éxito de la serie de peliculas de Torrente viene derivado de que hay millones de Torrentes en este país.
    No creo que se trate ni de humor negro ni de libertad de expresión, se trata de que en este país han pasado 40 años de democracia pero la democracia no ha entrado en el país. Se puede debatir los motivos, que los hay, muchos y variados.
    El asunto de los nombres de los platos, como dice necesario, podria tratarse de mero humor negro, ahora el comentario escrito al final, “Ahora vas y lo cascas” creo que es un provocación en toda regla de un personaje que solo busca el protagonismo que no consigue con sus torreznos.

  4. Casa eladio says:

    Oscar ..te recuerdo que el cara al sol vosotros lo pedisteis..es más lo y alguno de vosotros lo cantó.. recuerda q no estabais solos.y la música es la que piden los clientes..sobre los platos q tan poco te gustan bien te llevaste parte de los chuletones..y aquí somos de Franco del PP y del Madrid.por eso tanta variedad de cuadro..y la próxima vez q vengas no te escondes como un cobarde

    • Peri says:

      Eladio culpa a terceros de poner el Cara al Sol, como si él no quisiera???
      No será que al final todo es un postureo casposo y el Eladio de verdad es un tío progresista y tolerante???

  5. Casa eladio says:

    Te recuerdo que hay cámaras.. quiers verlo..que me dices ahora..y mi nombre es Jose.. cuando me lo pidas puedes verte cantando el cara el sol..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: