Compromisos

Días de incertidumbre y miedo por el qué pasará. Nissan abre un periodo de tres meses para estudiar el futuro de la factoría en Ávila. Entre las opciones se baraja la de adaptar el motor y tirar hacia delante, la de reconvertirse en una fábrica de componentes y la más dolorosa, el cierre.

La primera opción choca con la posibilidad de que la producción del camión NT400 se traslade a la vecina Portugal, donde Daimler -empresa aliada de Nissan a nivel mundial- ya fabrica el Fuso Canter, un modelo competidor del NT400 Cabstar. Con este traslado Nissan evitaría el coste de la adaptación del motor a la normativa europea de emisiones, pudiendo recolocar a sus trabajadores en las factorías que Renault y Nissan tienen repartidas por la península, lo que nos llevaría inexorablemente a la opción número tres.

La segunda opción, la opción descafeinada, deja la duda de si 500 trabajadores son necesarios para un centro de producción de recambios. O si más que un centro de producción, sería un centro logístico, desde donde poder distribuir recambios a sus factorías. A esto habría que añadir la creciente automatización de las factorías automovilísticas, donde un descenso en el número de trabajadores ya no es síntoma de un descenso de producción, sino todo lo contrario.

Estas tres opciones son las que maneja una empresa privada como es Nissan, y está en su derecho de elegir la que más convenga a sus intereses, ¿o quizá no?. Desde las distintas administraciones locales, regionales e incluso nacionales instan a Nissan a “cumplir los compromisos”, compromisos que por otra parte nadie ha publicado. Sí se ha publicado que a lo largo de los años Nissan ha recibido 40 millones de euros en forma de ayudas, subvenciones, I+D+i o como se quiera llamar.

Si tales compromisos existen, y como contrapartida a los 40 millones de euros de ayudas, Nissan se comprometió a mantener la fábrica hasta el año X, se ha de obligar a Nissan a cumplirlos, ley mediante. Si tales compromisos no existen -y por eso no se publican-, hemos de exigir a los responsables públicos responsabilidades políticas por haber malgastado el dinero de todos, o por haber usado ese dinero en beneficio propio, apuntándose el tanto de mantener la factoría de Nissan en Ávila.

1

4 Responses to Compromisos

  1. Guillermo B. says:

    Pues si me quitase algún año de encima, tuviera algo más de pelo, usase gafas de sol hasta en la mina, abominase del running y me apasionase el Madrid de Zidane, sin duda sería yo firmando este excelente resumen de la situación, inevitable y predecible, por otro lado, en la que se encuentra nuestra “Fadisa”.
    Falta quizás añadir que a los 40 millones “oficiales” y declarados habría que unir una cantidad indeterminada en recalificaciones y modificaciones urbanísticas, siendo el chanchullo del Cylog tan solo punta de lanza de lo que, bajo la excusa de mantener a la Nissan contenta, se pergeñó en nuestra ciudad en la primera década del siglo.
    Y coincido en el análisis, la opción 1 no parece muy plausible, y nos abocaría al mismo o peor problema en el 2023. La opción 2, amén de precisar de unas inversiones no cuantificadas, y que en algún foro ya han indicado como no asumidas por la empresa, nos llevaría a un escenario de puestos de trabajo sin duda mucho, muchísimo menor del actual, incluyendo también los indirectos a través de empresas contratistas. Y como dijo Sherlock, cuando se ha descartado lo imposible, entonces verde y en botella.
    No veo al Sr. Herrera extremadamente volcado a un plan alternativo para la industrialización de Ávila, o para aportar vía dineros autonómicos otros atractivos diferenciales respecto a provincias de la comunidad que pudieran aportar empleo. Cualquier solución pasa por un plan a medio o largo plazo, no hay varitas mágicas que en un par de años nos haga resurgir. Y la ciudad no se ha armado, en lo municipal, con las herramientas necesarias para ser atractiva: un trazado urbano extenso y despoblado, servicios deficientes, ajardinamiento malo, zonas deportivas paradas, un centro histórico como muchos otros, sin calidad de vida para el local, un ayuntamiento endeudado y con poca o nula capacidad de inversión. Es decir, no estamos listos para el giro de 180 grados (360 según los famosos de la tele) que nos haga encauzar un nuevo futuro.
    ¿Ideas, por aquello de no ser tildado de pesimista criticón? Pues empezar cuanto antes a planificar el 2025, o el 2030, que antes no habrá despertar posible. Invertir en lo que políticamente no tiene rentabilidad. Esa sería la generosidad a pedir al PP gobernante, pero también a la oposición municipal. Apostar por las escasas cosas que todavía nos aportan (Escuela de Policía, UCAV, USAL), trabajar el turismo sin meter todos los huevos en él, explorar el área de la educación privada (colegios-residencia), de industrias de biotecnología, de robótica, de drones, de bigdata, de música tribal-electrónica, de comida liofilizada o de reiki existencial, de sanidad privada o de residencias de tercera edad avanzadas, de lo que sea que marque el futuro en 15 años y no represente el pasado de hace 5 o 10 o intente replicar tarde y mal lo que otros ya han asegurado. Dar un sentido al Lienzo Norte inyectando si falta hiciera más dinero en él, de forma que sea motor para la ciudad, apostar por la cultura como foco turístico complementario al religioso, que nos es innegable (Prado mediante, pero no siendo el Deus ex machina que nos va a salvar), y sobre todo, invertir lo que tenemos, tengamos y consigamos mendigando aquí y allá en crear una ciudad amigable para el habitante y no tanto para el visitante. Hacer Ávila atractiva para ser vivida y no para ser solo visitada, hacer que el diferencial de calidad de vida compense la distancia con Madrid o incluso Valladolid, lograr servicios, transporte, calles limpias, iluminadas, ajardinadas, en toda la ciudad y no solo en San Segundo o la Avenida de Portugal. En paralelo, sí, buscar la forma de acabar con el peaje de la A-51, aunque me temo que estando el de la A-6 de poco servirá. Y lograr mantener trenes con Madrid, aunque esto es un “catch-22” que dicen los anglos, si hay gente que demande el uso de los trenes habrá trenes, y si no, tener los trenes por si las moscas, pero sin viajeros, no nos aportará un futuro garantizado.
    Apostar a 10 años vista, como digo, y entre medias, atarnos los machos para capear las vacas flacas, intentando que cuantos más abulenses mejor compartan la visión. No creernos que el problema abulense es solo el de la necesidad de un cambio político (ya que quizás las iniciativas y el cambio necesario no debiera de venir de lo político, que inmediatamente generaría el rechazo absurdo y cerril de los contrarios), sino de un cambio de mentalidad de mucha, muchísima gente.
    En fin…

    • Carlos Muñoz says:

      Las autopistas ,Guillermo, cuestan lo que cuestan y hay que pagarlas. O bien las pagamos todos a través del Estado (más bien a través de aumentar la deuda que ahora está en el 99% del PIB) o las paga quien las usa a través de la inversión privada, pero se pagan. Me sorprende que tu sector socialdemócrata/pacmista haya vencido a tu sector rothbardiano en este asunto.

  2. Nissan Nissan says:

    Flexibilidad: Nissan parará del 27 de febrero al 17 de marzo.
    José Luis Rivas, ha dicho acoger “con cautela” las opciones para la factoría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: