21 días – Relato a 4 palos – Parte 1

A lo loco, aquí estamos con nuestra tradicional historia navideña que nada tiene que ver con la Navidad, el relato a 4 plumas de Los 4 Palos. Ya sabéis cómo va esto. Hoy abro plaza yo, el orden ha sido designado por riguroso sorteo ante notario, y ninguno de mis compañeros sabe lo que he escrito hasta que no está publicado. Después coge el testigo Pablo, Alberto pasado mañana y este año cierra el nuevo. Qué suerte tiene, el jodío. Intentaré ponérselo difícil que la experiencia me ha demostrado que a estos se les va la pinza. ¿Empezamos?

21 días – Relato a 4 palos – Parte 1

Cuaderno de bitácora. Día 1.

Todo esto es muy extraño, parece no haber nadie a la cabeza, al timón de este barco. No entiendo nada. Miro a mi alrededor y me encuentro con que todo lo que me rodea parece estar gobernado por una extraña anarquía sin orden ni concierto. Acabo de llegar a esta ciudad y ya me da la sensación de que la conozco en muchos aspectos, pero en otros, en cambio… Cuánto desconcierto. No sé si es buena idea llevar una bitácora de todo lo que vaya sucediendo o si es mejor no dejar constancia de nada de lo que aquí ocurra, aún así… Allá voy, así lo haré, aunque al final pueda volverse en mi contra. Tengo un cometido, una misión, y no pararé hasta completarla. Saldré a dar otra vuelta por las viejas y frías calles de Ávila a ver si consigo algo más de información. Por algún lado debo comenzar.

Cuaderno de bitácora. Día 2.

Nadie quiere hablar, nadie parece conocer a nadie. No le encuentro ninguna explicación. Vas por la calle y sientes el miedo de los ciudadanos, no se atreven, apenas, a pararse a hablar con un perfecto desconocido como yo. Esto va a resultar más difícil de lo que pensaba y el gélido clima que mantiene la ciudad bajo cero ayuda poco a mi causa. He oído, por casualidad, na conversación en la barra de un bar. Unos jóvenes se abrazaban a un café caliente y hablaban entre ellos. Por lo que he podido escuchar la ciudad sí está gobernada y en manos de un equipo de gente que vela por que todo vaya bien. Tendré que investigar bien a ver quienes son quienes llevan las riendas, apenas han sabido darme dos nombres y la ubicación del Ayuntamiento. Rivas, Serrano… No significan nada para mí… Seguiré buscando.

Cuaderno de bitácora. Día 3.

Voy encontrando algún dato pero no sé si me lleva a algún sitio. Parece que el tal Rivas se refiere al anterior Alcalde, un tal José Luis, que pasó por el ayuntamiento local sin pena ni gloria. No hay mucha más información, ni grandes obras, ni grandes fracasos, ni urinarios públicos inaugurados. Es todo tan difícil. Parece que nunca hubiera hecho nada. Menos mal que los bares aún existen en Ávila y que son buena fuente de información. Me han hablado de un antiguo blog, algo que funcionó anteriormente en esta ciudad. Se llamaba Los 4 Palos y me han dicho que ellos pueden darme cierta información sobre todo lo sucedido. Lástima aquel decreto que obligó a Alphabet a apagar internet, si pudiera tener acceso a la red toda esta investigación sería mucho más fácil. Los 4 Palos… ¿Quién serán?

Cuaderno de bitácora. Día 4.

Poco o nada nuevo he conseguido saber del tal Rivas, ¿de verdad fue tan mal alcalde como todo el mundo dice? Me parece algo incomprensible. ¿Por qué se dejó entonces gobernar durante más de 3 años? Estos abulenses, así se denomina a los ciudadanos de Ávila, me resultan cada vez más extraños. De todas formas veo que mi trabajo va dando sus frutos. He conseguido ponerme en contacto con uno de aquellos Palos y hemos cerrado una cita. Nos veremos mañana, antes de que anochezca, en Los Serrano. Al fin consigo saber qué era eso de Serrano, pensé que era un apellido de algún otro gobernante pero no, resulta que es un espacio cultura que debe contar con una cafetería. Me han indicado más o menos donde está y me acercaré a conocer a mi enigmático interlocutor. Me ha costado concertar esta cita, espero que merezca la pena.

Cuaderno de bitácora. Día 5.

Hoy ha sido un gran día. He conseguido información valiosísima para mi investigación y he podido confirmar algunas de mis sospechas. La reunión con ese de los Palos ha sido muy productiva. Un individuo misterioso, sin duda, alto, grande, muy grande, vestido de negro, melena por debajo de los hombros, coherente en sus palabras y guapo como he visto antes a nadie. Ya me ha dicho que es la excepción, que quienes antaño fueran sus compañeros de blog son feos y mal traídos como los Orcos de la batalla del Abismo el Helm. Caprichos del destino, imagino. Me ha dado pistas para poder localizarles, necesito hablar con todos ellos. El Palo de pelo largo me ha confirmado parte de la información que ya tenía. Dice que todo cambió después de aquel 2015, después de lo que aquí llaman el V Centenario. La ciudad, desde entonces, no ha levantado cabeza. Si bien tenían muchas expectativas puestas en dicha efeméride, que conmemoraba el nacimiento de Santa Teresa, parece ser que los objetivos no se cumplieron del todo. Hubo gente que nunca estuvo contenta con los resultados de aquel año y después todo fue a peor, todo se fue desmoronando, pocos comercios consiguieron mantener sus puertas abiertas y de ahí, también, la escasez de gente en las calles y de bares abiertos. Parece que eran los primeros pasos como alcalde del citado Rivas cuanto todo comenzó a venirse abajo a principios de 2016. Todo encaja, el tipo de los pelos me ha hablado de la persona a la que estoy buscando, ya sé que estuvo en la ciudad, que fue concejal de Turismo durante varios años pero nada sabe de su repentina desaparición a finales de 2016. No puede ser que se le haya tragado la tierra, tiene que estar en algún sitio, pero ¿Dónde? ¿Dónde demonios está Héctor Palencia?

Cuaderno de bitácora. Día 6.

He estado procesando toda la información de ayer, que no era poca, y de momento, nada. No encuentro una explicación al asunto. Son ya más de 3 años sin una sola noticia suya, es todo incomprensible. ¿Qué le sucedió? Lo último que se sabe es que se levantó de repente de aquella rueda de prensa, aún inacabada, parece que aquel proyecto de espacio comercial que había propuesto desde su nuevo cargo no estaba saliendo del todo bien. Tras aquella espantada no se le ha vuelto a ver. Se me acaba el tiempo y no puedo fallar. Necesito encontrarle, dar con él, y me quedan solo 15 días para hacerlo. Seguiré con las pocas pistas que tengo, seguiré buscando Palos y hablando con ellos, seguro que podrán aportarme algo nuevo… 15 días… solo 15 días…

(Continúa aquí)

2 Responses to 21 días – Relato a 4 palos – Parte 1

  1. Pingback: 21 días – Relato a 4 palos – Parte 2 | Los 4 palos

  2. Pingback: 21 días -Relato a 4 palos- Parte 4 | Los 4 palos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: