¡Que beban Cruzcampo!

Se lo voy a contar igual, aunque todos ustedes hayan oído mil veces la historia. Dice la leyenda que estando María Antonieta de Austria, esposa de Luis XVI, en el Palacio de Versalles, poco tiempo antes de la escaramuza que acabó con sus cabezas separadas de sus cuerpos, un rumor llegó a sus oídos tamizado por los pesados cortinones de palacio. El pueblo, o al menos una parte numerosa de él, se había concentrado no muy lejos de las lujosas alfombras de la reina para protestar por la situación en la que se encontraban. Rodea Versalles, se hacían llamar ¿Y qué le pasaba al pueblo? ¿Acaso la gloriosa selección nacional francesa había vuelto a perder ante los tipos esos peludos y morenos que vivían al sur de los Pirineos? Pues no. El pueblo tenía hambre. María Antonieta, una persona inquieta y muy sensible a las ondas wifi y al ruido, preguntó a uno de sus sirvientes qué era lo que pasaba y si se iba a poder echar la siesta en paz. “El pueblo se queja de que no tiene harina, ni pan para comer” le dijo el lacayo arrastrando las erres. Tras cambiarse de moflete la verruga postiza, Maria Antonieta contestó: “Pues si no tienen pan, que coman pasteles”. Debajo de estas líneas, cortesía de Wikipedia, la mesurada reacción de la Marea Guillotina.

Exécution_de_Marie_Antoinette_le_16_octobre_1793

El Ayuntamiento de nuestra ciudad ha anunciado que, ante la situación en la que se encuentran los embalses que suministran agua a la ciudad, se va a comenzar a bombear agua de la presa de Fuentes Claras. Según el Ayuntamiento, el embalse de Becerril se encuentra en este momento al 46.35% de su capacidad y el de Serones al 23,84%. Sin entrar a valorar la calidad del agua embalsada en Fuentes Claras -polémica con larga tradición en la ciudad y sobre la que los habitantes de la misma también pueden opinar– todos sabemos lo que significa la noticia: que será mejor que llueva. Porque aunque el mes de octubre parece estar escuchando nuestras plegarias, el pasado año hidrológico fue más seco de lo normal en toda la península.

¿Se imaginan cómo estaríamos ahora si la ciudad tuviese el doble de población? ¿De dónde saldría el agua para dar de beber a una ciudad de más de cien mil habitantes -esa que nos vendían hace no tanto- y a las industrias y comercios en los que trabajasen? ¿Y si en lugar de ser un año ligeramente seco estuviésemos hablando de una sequía en toda regla que durase un par de años? Recurrir al agua de Las Cogotas parece una solución sencilla, al fin y al cabo está ahí al lado y es un embalse de un tamaño considerable, pero ni todo el mundo está de acuerdo, ni hay nada hecho al respecto.

Y voy a acabar este post haciendo algo que no solemos hacer: romper una lanza por un político local y encima del PSOE. Juan Antonio Chamorro, el que fuera candidato socialista a la Alcaldía de la ciudad, habló varias veces de este tema la pasada legislatura y fue el primer político al que escuché hablar en serio del problema que suponía a medio y largo plazo para la ciudad. ¡Ay, el medio y largo plazo! Los más viejos del lugar me dirán que ya hubo un concejal de la UCD que habló en su día del tema en una tertulia en Piquio, pero me van a perdonar el desconocimiento de esos antecedentes; todavía no peino canas y tiene pinta de que nunca lo voy a hacer.

Claro que igual el Ayuntamiento tiene un acuerdo secreto con Cruzcampo y todavía no nos hemos enterado.

PS.- Igual se ha apurado un poco para tomar medidas como dejar de regar jardines o iniciar campañas de concienciación ciudadana ¿no? Uno tiende a ser malpensado y en esta ocasión no puede evitar preguntarse si el Ayuntamiento no habrá esperado a que acabase el Centenario para anunciar estas medidas y evitar así que nuestros jardines no estuviesen a la altura de tan señalada ocasión.

One Response to ¡Que beban Cruzcampo!

  1. carlos dice:

    Pero sí ya vamos quedando tan pocos que con cuatro gotas nos llega para inundar la ciudad. La primera para que se den los municipes un baño de realidad, la segunda caiga sobre las cogotas e instaure la cordura, para que no pretendan generar con ella infinita electricidad, la tercera la podemos encontrar en los cursos de agua sepultados por las obras públicas y privadas en las alcántaras de la capital y la cuarta de mesura y buen juicio trazando un circuito paralelo con el resultado de la ETAR y ofertando a céntimo el metro para mejor aprovechar la que captarán los invernales sí es que alguna vez se llegan a limpiar y conectar a un red distinta de la sucia. Con esa receta podríamos dejar la lluvia para que los poetas acompañen sus versos de rimas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: