Una de Berlanga

Una musiquilla de esas de antes, en plan Sor Citroen. Unas letras en blanco sobre un fondo negro. Pschhh… que empieza la peli. Nuestra España, la España de siempre, al fondo. Pongan algún sitio de la meseta central, el que quieran. Un pueblo-ciudad de rancio abolengo (signifique lo que signifique “abolengo”). Llega un coche y el plano se cierra sobre la puerta de atrás. Ojo: sale un ministro.

Pepe Isbert recibe al alto mandatorio doblando la cerviz (signifique lo que signifique “cerviz”). “Aquí la gente espera que su señoría diga algo de la subsede del Museo del Prado, si a su señoría le parece buena idea”, le susurra con su dulce voz. “Ya, Pepe, ya”, le responde dandole un palmada en la cocorota. Y avanza hacia el público que, de pie y entusiasmado, aplaude la llegada del ministro.

Por allí están todos los habituales: Agustín González (el actor, claro), Chus Lampreave, Manolo Morán con sombrero… Ya digo, todos. Aplauden con ganas. Y Luis Ciges gritando “vivas” a pleno pulmón. Y José Luis López Vázquez, “un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo”. Y hasta el apuntador (haga lo que haga un “apuntador”) luce una sonrisa hinchada de satisfacción ante la insigne figura del ministro.

“Noble pueblo castellano”, comienza. “Yo soy un desatascador de profesión”. ¡Y estallan los aplausos! Y los “vivas” de Ciges. ¡Qué verbo fácil y encendido! (“verbo” sé lo que significa, pero en este contexto no lo tengo claro).

Y luego suelta la bomba: “La primera exposición de la subsede del Museo del Prado será… ¡de Berruguete!”. Más aplausos. ¡Con lo que gusta en el pueblo Berruguete! ¡Es devoción lo que hay por Berruguete! ¿O ha dicho Beruete? (Aureliano de…, más info aquí). En el fondo da igual porque también hay mucha devoción por Beruete. Casi gusta más su pincelada suelta y fluida, el carácter cosmopolita de su obra.

El ministro se va, es un hombre ocupado. “Lo de la exposición es la booomba, señoriiiito, pero ¿se sabe cuándo comenzarán las obras?”, le interroga Gracita Morales cuando el mandatario estaba a punto de entrar en el coche. “Ay, hija mía, qué cosas preguntas”, responde dandole un palmada en la cocorota.

FIN (signifique lo que signifique).

6 Responses to Una de Berlanga

  1. juan antonio chamorro dice:

    Está claro que lo mejor, la musiquilla. Sin música, el ministro se viene abajo.

  2. Guillermo B. dice:

    Pablo, si ya alcanzabas cotas galácticas en mi admiración, ahora las alcanzas cosmológicas (signifique eso lo que signifique, habrá que leer a mi homónimo en el Diario para aclararse).
    ¡Enhorabuena!

  3. Guillermo B. dice:

    Claramente el actor que faltaba ejerce de personaje principal en esta copia burda de lo real…

  4. H. Sastre dice:

    Espectacular Pablo Garcinuño. Hay mil maneras de contar semejante burla, pero creo que pocos la contarán/emos mejor. Tristemente enhorabuena. Ojalá hubiera sido una de ficción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: