Ludotecas, no es oro todo lo que reluce (Por @rosypunto)

Dentro de nuestra intención de ser un espacio abierto y plural, publicamos la colaboración que nos ha enviado Ros (@rosypunto). Si tú también quieres participar en este blog, aquí te explicamos cómo hacerlo.

—————————————————————————————————————-

No,  no te has equivocado y has acabado navegando por un interminable artículo de la Jotdown querido amigo. Esta entrada pertenece a tu blog abulense de referencia pero, en esta ocasión, he podido participar en él para daros mi versión acerca de un asunto que, al parecer, ha generado bastante polémica y revuelo acerca de un tema tan sencillo como es el de seguir una normativa establecida.

La historia comenzó el pasado día 30 de septiembre. Una vecina mía me animó a inscribirme a la ludoteca norte a comienzos de septiembre y, como me pareció una buena idea, así lo hice. Mi hija consiguió una de las plazas de la misma y, ese miércoles 30, mi vecina me invitó a ir. La verdad es que no tenía intención ninguna de acercarme pero mi hija y su hijo se llevan muy bien (todo lo bien que se pueden llevar dos bebés) y al final me fuí.

Una vez allí ocurrió lo siguiente: una de las ludotecarias me preguntó por la edad de mi hija y, al decírsela (nueve meses y medio) me dijo que tenía que irme. Me sorprendió que me instase a irme cuando, al mirar a mi alrededor, observé que había al menos otros tres niños que tenían la misma edad que mi hija y que estaban jugando en la ludoteca. Pregunté  y ella contestó que esos niños tenían hermanos y que hacían esa excepción. Debo añadir que mi hija no dejó mis brazos en ningún momento y que estos niños estaban jugando en las instalaciones de la ludoteca. La ludotecaria volvió de nuevo hacia donde me encontraba finalizando la conversación con mi vecina, ya que a ambas nos sorprendió las malas formas con que me había invitado a irme, y me volvió a decir que la niña tenía que irse porque así lo decía el reglamento de la ludoteca.  Solicité dicho reglamento y le pedí a la ludotecaria que me indicase en qué apartado aparecía que el resto de niños que había allí con hermanos sí que podían utilizar las instalaciones y me dijo que no estaba porque no se reflejaba. Que era una excepción que hacían ellas de manera personal. Como le dije, bastante enfadada, a la  ludotecaria que me dijo que me fuera,  no me parecía bien esa discriminación positiva de esos niños respecto a mi hija (ahora que sé que esos niños no tenían plaza y la mía más, me reafirmo en esa opinión) se puso muy nerviosa y acudió su compañera para indicarme que debía irme y que, si quería, podía  poner una queja en el Ayuntamiento y que volviese cuando mi hija cumpliese el año. Antes de irme me indicó que iba a perjudicar a muchos niños.

Una vez que llegué a casa miré en la página de www.avila.es y accedí hasta el apartado de quejas. Allí reflejé la situación y envié mi queja. Me parece extraño que unas empleadas de un centro público que me indicaron que no tenían hojas de reclamación oficiales, no me indicasen que había más formas de protestar o hacer llegar mi malestar sino era acercándome al Ayuntamiento. Bien, la queja fue la número 364/2015  y, tras llamar al día siguiente por teléfono para confirmar si les había llegado y a qué organismo se había pasado para tramitarse, les indiqué que por favor me respondiesen por correo. Esta respuesta llegó el día 6 de octubre martes y en ella se indicaba que, efectivamente, tenía razón y que ningún niño menor de un año podía disfrutar de las instalaciones (y yo había visto a tres niños utilizando las instalaciones, no acompañando a sus hermanos) de dicha ludoteca ni de ninguna y que lo que yo había presenciado era algo que había pasado de forma puntual y excepcional.

Bien, aprovechando que se me había dado la razón, el miércoles 7 de octubre volví a acercarme hasta la ludoteca norte donde nada más entrar vi a un señor que salía con un bebé. Le pregunté cuánto tiempo tenía el bebé y me contestó que once meses. Nada más entrar y comentarle la respuesta recibida a las ludotecarias, observé con sorpresa que la situación se repetía y que había más niños pequeños de edad igual o menor que la de mi hija que estaban disfrutando de las instalaciones. Una de ellas, estaba en una pequeña piscina de bolas y su madre se dedicó a llamarme maleducada y a amenazarme por haber puesto la primera queja.

Quiero hacer aquí un inciso. Mi queja no va dirigida contra ningún padre ni madre ni, por supuesto, contra ningún bebé o niño. Mi queja iba dirigida hacia una institución que tiene que dejar claro en su reglamento quien puede y quien no puede utilizar unas instalaciones, desde  cuándo pueden hacerlo y cuáles son las excepciones que se  contemplan en este reglamento. Nunca he mencionado nada de ir contra ningún niño y por supuesto que no está en mi intención el perjudicar a madres que practiquen la lactancia. Yo misma la he practicado hasta los nueves meses con mi propia hija y la verdad es que, viviéndola con normalidad, la gente respeta tu opción. Lo que yo quería era información y una respuesta con sentido común  proveniente de los responsables de la ludoteca acerca de unas actuaciones, las de las ludotecarias de la ludoteca norte, que no fueron las adecuadas y que, además, no estaban cumpliendo con el reglamento del cual ellas mismas me habían dicho que tenía que cumplir.

Ambas ludotecarias negaron lo que me habían dicho la semana anterior (si hubiera sido mentira no hubiera interpuesto la queja a través de la OAC) y una de ellas me dijo que le quitase el abrigo a mi hija y que dejase que jugase allí. Llegados a este punto y, siguiendo el reglamento al que mi hija tiene que acogerse, le indiqué que mi hija no iba a jugar allí hasta que cumpliese el año, pero que ellas deberían de hacer cumplir ese mismo reglamento con el resto de niños, cosa que no estaban haciendo y que, por eso, iba a poner una segunda reclamación. También me indicó que iban a ir informando a las madres hasta después de la Santa (cuando a mí se me había respondido que no iban a pasar más los bebés como mi hija).

Una vez llegada a mi casa, puse la reclamación, como se puede apreciar en la imagen que aparece a continuación, cuyo número de referencia es el 375/2015. En ella insistía  en la falta de cumplimiento de la normativa que se me exige cumplir a mí y que cumplo con mucho gusto porque así son las normas, y pido por favor que me digan qué piensan hacer. Como no me fiaba de la respuesta ni de las ludotecarias, al día siguiente me acerqué a la sede de Servicios Sociales que está en la Avda. de la Inmaculada para hablar  con la encargada de las ludotecas. Una vez allí le expliqué la situación, mi primera y mi segunda visita y ella llama a la encargada de la ludoteca norte. Mantienen una conversación en la que la responsable de la ludoteca reconoce que el acceso de los bebés menores a la ludoteca no ha sido puntual ni excepcional  y que no podían decirle nada a las madres porque estaban muy nerviosas y alteradas y que cómo iban a decírselo. La responsable le indicó que, si habían podido echarme, no tenían que tener ningún problema en decir a las otras mamás lo mismo que a mí, que no podían entrar y que eran las normas. Por si esto no fuera suficiente, le dijo que si quería cambiar las normas, que pasara las que quisiera que ella las presentaba para su aprobación oficial. La responsable de Servicios Sociales me atendió con mucha educación y me informó que se estaba liando una buena en Facebook y en las redes. Como no soy de Ávila desconocía el alcance de dicha polémica.

La sorpresa de todo esto llega cuando llego a mi casa el viernes y recibo un whatssap de mi cuñada que me envía esta noticia publicada en Avilared. Mi sorpresa es máxima y veo que además, en las redes, una de esas madres se ha dedicado a hablar mal de mi y a difundir información que no es cierta. La mamá en cuestión publica una entrada en Facebook en la que incurre en varias mentiras que son la razón por la que me he decidido a explicar mi versión de los hechos.

Esta señora publica las siguientes mentiras:

  • Afirma que soy yo la que no quiere que entren los lactantes: MENTIRA. Yo he puesto las quejas y solicitudes de información necesarias para que me explicasen cuál era la diferencia entre mi hija y los bebés que he visto dos semanas utilizando las instalaciones teniendo todos la misma edad. A través de una conversación con la teniente alcalde Patricia Rodríguez, se me informó que es así por la propia seguridad de los bebés. Una vez que llega la explicación, yo misma acato  esta situación y espero pacientemente hasta que mi hija tenga un año para ir mientras estas familias están acudiendo con niños, que ni siquiera tienen plaza, a utilizar unas instalaciones y herramientas que no pueden utilizar. Yo no sé estas madres pero creo que cualquier madre vela por la seguridad de sus hijos y esos niños no pueden tener asegurada su seguridad.
  • Continúa ella diciendo textualmente que “la #‎mamápocosolidaria fue a apuntar a su hija de 11 meses, y las monitoras la explicaron que su hija no podía inscribirse aún, que se esperara a que cumpliera el año”. MENTIRA. No fui a preguntar en ningún momento. Mi hija tiene plaza en la ludoteca y puede acceder a ella cuando el reglamento lo permita. El problema de solidaridad no lo veo por ninguna parte ya que ahora todos sabemos cuál es la forma más segura de que nuestros hijos utilicen un servicio público. El hecho de no querer profundizar en lo ocurrido y además publicar mentiras pidiendo el apoyo de perfiles públicos como el de Dios Tuitero y la Asociación de Madres Lactantes y la Asociación de Matronas de Castilla y León me parece preocupante, máxime cuando las propias ludotecarias, causantes de la situación, podrían haberle informado de lo ocurrido en realidad. Yo nunca he visto a bebés que no sujetan la cabeza utilizando las instalaciones, pero si a bebés de la misma edad que la mía utilizando unas instalaciones que no les corresponden y que no pueden ni deben utilizar. Lo que me da que pensar acerca de esto es que esta situación habrá dejado fuera en pleno invierno a niños que sí tenían plaza por “acompañar de forma activa” a sus hermanos.
  • Finaliza esta señora diciendo que, después de mis quejas, se les prohibió el paso a ellas y a sus bebés: MENTIRA. Se aplicó la normativa vigente y ellas pudieron hacer lo mismo que yo, y de hecho lo han hecho: protestar para que ésta cambiase, a lo que se ha comprometido la teniente alcalde a hacer esta misma semana. Este cambio permite a los bebés menores de un año acompañar a sus hermanos pero, en ningún momento, permite a dichos bebés, la utilización de las instalaciones de la ludoteca. Además se queja de que el Ayto. de Ávila dificulta la conciliación de las madres lactantes. Me gustaría por favor, que quedase claro que la conciliación se realiza entre trabajo y familia.

Me gustaría reseñar que todo este jaleo que se ha organizado sólo ha tenido repercusiones positivas: los bebés menores de un año van a poder entrar acompañando a sus hermanos con total seguridad, los bebés que cumplan un año, como la mía, van a poder utilizar las instalaciones y se ha subsanado un defecto en la norma que estaba permitiendo que decisiones arbitrarias de personal al cargo de las ludotecas, hiciesen que no se cumpliese su propio reglamento, lo cual es algo que debemos de corregir ya que, las normas y las leyes están vivas para adaptarse a las necesidades de los ciudadanos.

Finalizo agradeciendo a la teniente alcalde la atención que me ha ofrecido, a la responsable de servicios sociales también así como a este blog, que me permite explicar mi versión de los hechos ocurridos. Me alegro de que el cambio en la normativa permita que los bebés lactantes puedan ejercer de acompañantes de sus hermanos y de que mi propia hija pueda participar de las actividades de la ludoteca norte a partir de mediados de noviembre.

Ademas, desde la Oficina de Atención al Ciudadano del Ayuntamiento de Ávila me han enviado el DICTAMEN DE LA COMISIÓN INFORMATIVA DE SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES, SESIÓN 20/10/15, la cual está pendiente de aprobación por la Junta de Gobierno Local del 29 de octubre:

DICTÁMEN DE LA COMISIÓN INFORMATIVA DE SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES, SESIÓN 20/10/15

Pendiente de aprobación por la Junta de Gobierno Local

“8.- Ludotecas Municipales. Propuesta modificación Normas de funcionamiento. Fue dada cuenta de la propuesta formulada por la Presidencia, en su calidad de Tte. de Alcalde delegado del Área de Servicios Sociales, en relación con la modificación de las normas de funcionamiento de las Ludotecas Municipales, que es del siguiente tenor literal:

“PROPUESTA.- En relación con la solicitud formulada por diversas personas que teniendo hijos inscritos en los Programas de las Ludotecas Municipales, tienen a su vez otros hijos menores de un año, siendo preciso llevar a dichos menores a las Ludotecas como acompañantes, al estar en periodo de lactancia, y de conformidad con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud relacionadas con la conveniencia de la lactancia materna respecto a otra forma de alimentación de los menores, se considera la necesidad de proceder a la modificación de las Normas de funcionamiento de las Ludotecas Municipales de Ávila, aprobadas por la Junta de Gobierno Municipal en sesión celebrada el día veintitrés de Julio del presente en los términos que a continuación se relacionan:

Será permitido el acceso a las Ludotecas Municipales a los menores de doce meses, en los Programas en que se requiera la presencia de los padres de los beneficiarios, siempre que dichos menores de doce meses tengan la consideración de acompañantes de otros hermanos que cumplan las condiciones de edad requeridas por las Normas de funcionamiento.

En todo caso, y dado que dichos menores no figuran como inscritos en los Programas de referencia, será preciso que por parte de los padres o tutores se asuma por escrito la responsabilidad de sus custodia durante el tiempo de asistencia, no pudiendo así mismo hacer uso de los juegos y recursos destinados a los niños inscritos, al no ser dichos juegos adecuados a la edad de dichos menores de un año.”
(…)

Sometido el asunto a votación, la Comisión dictaminó favorablemente por unanimidad la propuesta de referencia, en sus propios términos.”

A %d blogueros les gusta esto: