El lobo

Especuladores sin escrúpulos de Wall Street, infiltrados policiales en ETA o exjugadores azulgranas con cierto éxito, muchos son los casos en los la literatura, el cine o el deporte han asociado la imagen del lobo con personajes agresivos, arriesgados y/o en peligro.

Hoy, en nuestra patria chica, el lobo supone principalmente un conflicto de difícil solución. En los últimos años se cuentan por centenas las cabezas de ganado muertas en la Comunidad debido a ataques de dicho animal. En 2014 la Junta de Castilla y León presentó un censo en el que certificó el avance de la especie: 179 manadas, de las que 152 (132 en 2001) están al norte del río Duero, y 27 (17 en 2001) al sur. El Duero representa la frontera a partir de la cual la caza se permite (al norte) y se prohíbe (al sur). Debido a este hecho Ávila es la región más conflictiva, más aún cuando los ganaderos de la región no estaban acostumbrados a lidiar con este animal. Poblaciones como Hoyos del Espino, Hoyos de Collado, El Barraco o Navalacruz entre muchas otras han venido sufriendo la constante presión del lobo sobre su ganado, y las indemnizaciones, existentes, eran consideradas insuficientes. Para intentar calmar los ánimos, la Junta ha publicado en el BOCyL el aumento de dichas ayudas de 200.000 a 290.000 euros anuales para los ganaderos afectados directamente por los ataques.

Sabiendo lo mismo de conservación animal que de bebidas isotónicas (para una opinión más fundada pueden entrar aquí) pero conociendo a varios ganaderos uno llega a la conclusión de que la medida es necesaria pero no suficiente. Ya son muchos (y aquí ya aplico mi Metroscopia particular) los ganaderos que barajan la posibilidad de tener que tomar la justicia por sus propias manos, de que si la Junta no toma medidas eficaces serán ellos quienes tendrán que actuar. ¿Permitir la caza siempre que el número de lobos esté por encima del umbral de especie en peligro de extinción? ¿Aumentar aún más las indemnizaciones para que los ganaderos se sientan debidamente recompensados? ¿Crear un círculo de apoyo a los lobos en los que una vez a la semana se les abrace y se les quiera? Más que el cuento de Caperucita, en Ávila el tema de los lobos se está convirtiendo en el cuento de nunca acabar.

424A

10 Responses to El lobo

  1. Obis dice:

    Como se compagina “los ganaderos que barajan la posibilidad de tener que tomar la justicia por sus propias manos, de que si la Junta no toma medidas eficaces serán ellos quienes tendrán que actuar” con “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho”?

    • Carlos Muñoz dice:

      Esa es una pregunta para Artur Mas.

    • Guillermo B. dice:

      ¿Qué es un “Estado social”? A contrario sensu, sería un estado asocial, que es concepto que no entiendo fuera de la autarquía o de Bertín Osborne cuando no hace su programa. ¿Un estado preocupado por la sociedad, por encima del individuo? Entonces, lector impenitente que fui en su momento (todos lo hemos tenido) de Herman Hesse, entiendo al Steppenwolf que pudiera ser el ganadero, peleando contra la social manada que mata su rebaño. Ha de ser jodido vivir en un estado social y de derecho donde tu estepa sea campo de juego de alimañas, y donde la ley del Talión esté vedada bajo argumentaciones harto peregrinas. Si acabamos con la biodiversidad del virus de la viruela, no me venga Felix Rodriguez de la Fuente con el hermano Lobo, por Dios.
      ¿Me he pasao?

      • Obis dice:

        Y yo que pensé que era evidente que lo de la “justicia por su mano” contradecía lo de estado de derecho”. Y resulta que aún hay que explicar lo que es “estado social”. Mal vamos. Esto explica muchas cosas que pasan en Ávila y en… Europa.
        Por cierto, la relación entre el virus de la viruela y las células humanas no tiene mucho que ver con la diversidad. De hecho es monótona, el virus no puede vivir sin células humanas. La presencia o ausencia del virus solo concierne a los seres humanos. El resto de especies no están afectadas… En fin…

        • Guillermo B. dice:

          Acepto el varapalo (pero sigue sin explicarme lo del estado social, que por evidente no obvia mi ignorancia), por favor, reemplace la viruela por la más inmunda bacteria o protozoo de aguas fecales que pensarse pudiera. La zoofilia imperante nos tiene acogotaditos. Adoremos los minerales, o la onda con sus rumores, o con su brillo los astros.

        • Obis dice:

          Cuando alguien dice desconocer algo que está en Wikipedia y pregunta por ello seguro que lo hace con aviesas intenciones. En este caso huele a neo-ultra-liberalismo-revolconas–party-style

        • Guillermo B. dice:

          Qué leches ya con lo de mentar las ideologías más respetables con un neo-con por delante… Ni que el artículo de la wikileaks esa fuera la Biblia, y todos a postrarse adorando delante. Si no asumimos una mínima capacidad crítica para con algo con una descripción tan naïve como la cosa esa, y elevamos a la categoría de verdades inmutables sus postulados, entonces cerremos el tenderete del intelecto y el librepensamiento. Que bien que defendemos un juicio independiente y a la contra cuando es a la contra del otro lado, pero no cuando es la la contra del otro…
          En lo de las revolconas acierta, eso sí.

  2. Supermon dice:

    El tema es delicado, y si preguntáis en los pueblos de la zona obtendréis caras serias y respuestas evasivas. Es lógico que el lobo prefiera la ternera de avileño frente a las esquivas y magras cabras serranas o al peligroso jabalí. Es lógico que el ganadero quiera defender su medio de vida. Si la administración no garantiza la compensación de los daños, todos lo tienen más difícil. El lobo y los ganaderos.

    Vivimos en un estado de derecho, pero a veces la legislación es cachonda. Por ejemplo, hasta hace poco se daba la siguiente paradoja legal:
    – Si un coche se esnafra con un jabalí en una carretera que cruza un coto de caza menor, el coto está obligado a pagar los daños.
    – En un coto de caza menor no se puede disparar a un jabalí (es caza mayor) y nadie tiene jurisdicción sobre el bicho. Tampoco los propietarios de cultivos que el jabalí pueda dañar (lo más que pueden hacer es contratar un seguro; éstos no pueden reclamar ni al coto ni a la administración).
    – Es posible que en ese coto no haya ningún jabalí “residente”, y que el accidente se produzca por una batida a 10 kms de allí, que provocó la huida de los animales.

    Como digo, esto ya no es así, pero durante años se han matado jabalíes ilegalmente en cotos de caza menor. No ha levantado polémica porque el jabalí no está en peligro de extinción.

    • Obis dice:

      Muy interesante comentario. La legislación que “regula la protección, conservación y fomento de la riqueza cinegética nacional y su ordenado aprovechamiento en armonía con los distintos intereses afectados” no es ni moderna ni está armonizada en todo el territorio nacional aunque eso es coherente con la Constitución.
      Si al menos esa riqueza cinegética tributara suficientemente se podría asumir que la responsabilidad civil de los animales de caza recayera sobre quien la regula, conserva y ordena su aprovechamiento, esto es, las administraciones públicas… Ni los dueños de las fincas ni los dueños de los cotos pueden explotar la caza como ellos desean sino que todo esta ultra-regulado. Por tanto quien regula se debería convertir en responsable. Eso sí, si el dueño de la finca o del coto cobra por la caza, a pasar por caja en hacienda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: