Pretty Renfe

Renfe_Avila

El día menos pensado, ya verán, el Willy me llevará de compras a un tienda pija. Le dirá al encargado que se va a gastar una cantidad ingente de dinero y que necesito mucha gente haciéndome la pelota. ¡Ya me estoy viendo probándome todo tipo de trapos! Ese día, el día menos pensado, voy a encargar que me hagan un traje a medida color burdeos.

Mientras tanto, mi armario va tirando como puede. Por suerte, se lleva la ropa ‘vintage’ y las camisetas de ColaCao que guardé hace años vuelven a marcar tendencia. A veces tengo que llevar alguna cazadora o un pantalón a arreglar: que si una cremallera no funciona, que si falta un botón, que si hay que cambiar las coderas de Naranjito por otras de los Caballeros del Zodiaco.

Entre el supuesto A (el día menos pensado) y el supuesto B (la dura realidad) hay muchas diferencias. ¿Y qué les importa a ustedes la intimidad de mi armario? Seguramente nada, pero hacía siglos que no escribía nada en este blog y de algo tengo que hablar.

La idea se me ocurrió con la presentación que hizo Renfe de un plan ferroviario “a la medida de los abulenses”, como mi traje color burdeos. Llenita la sala de lustrosos parlamentarios nacionales por Ávila (que no abulenses, al menos no todos), uno se imagina que el anuncio va a ser importante. Y, sin embargo, no me pareció más que una cambio de cremallera y un par de botones nuevos. Unos arreglos necesarios y esperados, sí, pero lejos del vestuario lustroso que todos soñamos.

Hablando de remiendos, me fijé el otro día en un desconchón que acompaña a la palabra “‘Ávila” en la estación de Renfe (vean la foto). Es el mejor imagotipo que he visto para la ciudad en muchos años.

A %d blogueros les gusta esto: