De nuevo el tren; siempre el tren

IMG_20150629_131820 (1)

Si alguna vez nos toca la lotería -hablo de millones de euros, no del reintegro- mi pareja y yo tenemos pensado comprarnos un chalet en Segovia con un trozo de césped para que nuestro futuro perro tenga por donde correr y nosotros un rincón para plantar algunas lechugas para echar a las ensaladas cuando vengan visitas. Sí, lo de las lechugas es una amenaza, no nos gustan las visitas. Como abulense me veo en la obligación de aclarar las razones de este sonoro desprecio a las raíces, la muralla y el dedo incorrupto de Santa Teresa. No, no es que me guste más el acueducto que San Vicente, ni que su cochinillo sea mejor que nuestro chuletón. Ni siquiera tiene que ver con que allí el gobierno municipal caiga más cerca de mis coordenadas ideológicas, ni con el hecho de que no conozco a nadie en Segovia y podré comerme a gusto las lechugas de mi huerta. Lo que hay en Segovia y no en nuestra ciudad es el AVE.

¿Y para qué quiere el AVE un joven guapo, atractivo, felizmente casado, inteligente y rico? Para irse a Madrid a gastar las perras. Levantarme a eso de las nueve, tomar un café recién molido, pedirle a Bautista que me lleve a la estación -que está a un paseo del chalet- en mi Ferrari híbrido, tomar el tren de las 10:29 y estar en Madrid antes de las once. Gastar dos mil euros en figuritas de Star Wars, mojar una magdalena dopada en un café del Starbucks que está cerca del Reina Sofia -derrochando a tope-, comer en un 100 Montaditos para ahorrar y volver a media tarde, en el Avant de las 18:40, a controlar que Bautista ha sacado al perro a hacer pipí en el jardín del vecino.

¡Ay, el AVE! Esta semana, otras dos capitales de nuestra región han inaugurado sus trenes veloces. Ya puede ir usted en tren rápido a visitar a Tina, la cigüeña palentina, o a pasear por el Húmedo leonés. Y dentro de nada podrá usted llegar hasta Duerogrado -la ciudad antes conocida como Zamora- y luego vendrán Salamanca y Burgos. Total, que en menos que se independiza una Comunidad Autónoma, todas las capitales de la región menos Ávila y Soria estarán conectadas con AVE con la capital del reino y con la no-capital de la región.

Ya saben ustedes lo que toca ahora: lamentarnos por no tener AVE, levantar el puño contra el viento de poniente y jurar que nunca más, en los próximos dos días, votaremos a los partidos que nos han dejado en tierra, en la cuneta del futuro.

¿Pinta negro el futuro del ferrocarril abulense? Pues sí, pero tampoco es nada nuevo. ¿Nos la vuelven a colar nuestros políticos cuando nos hablan del maravilloso futuro de la ciudad y de sus caminos de hierro? Pues sí, pero tampoco es nada nuevo. ¡Seamos optimistas, caracoles! ¡Pensemos como aquellos que hace años que no se acercan a un tren! La electrificación de la línea desde Salamanca a Medina y los nuevos servicios de AVE hacia el norte del Estadospañol son una gran oportunidad para los abulenses porque, como pasarán menos trenes, los que pasen podrán ir levemente más rápidos, mucho más holgados por las vías sin otros trenes que les molesten y los chavales tendrán más tiempo para poner las monedas de céntimo en los raíles. También puede que se aburran entre tren y tren, pero es que esta juventud no está contenta con nada.

Ahora, uno de esos párrafos para hacer amigos. La inversión en ferrocarriles de alta velocidad era y es necesaria porque la mayor parte de las líneas del país eran y son una castaña. Ahí está la línea de Ávila a Madrid para dar fe de esto. Puestos a tirar vías, que las nuevas sean las mejores posibles y duren un siglo. Sí, es una pasta, pero es que en otros países de nuestro entorno la inversión no es tan necesaria porque sus líneas no eran una castaña en la que no se había invertido ni una peseta desde que Franco era corneta. Y claro, esto afecta al futuro de los servicios. A medio plazo, si las decisiones no fueran tomadas por políticos que se alimentan de nuestros votos -y no estoy diciendo que esto sea siempre malo- nuestra ciudad contaría con un par de servicios a Salamanca, otro par a Valladolid y sus correspondientes cuatro o cinco a Madrid. Nada más. Y en los pueblos pueden hacerse una idea. Si la lógica económica se impusiera, las grandes ciudades estarían conectadas con alta velocidad, las ciudades medianas y pequeñas con regionales de toda la vida y de ahí para abajo autobuses, unos vehículos más pequeños, más flexibles, más baratos y eficientes. En ningún sitio pone que la movilidad de los españoles, esa que está asegurada por el Estado, tenga que ser en AVE o en tren.

Con todo, no tener AVE no es tan grave, de verdad. Es una gran infraestructura, pero no es maná caído del cielo empapado en el bálsamo de Fierabrás. Piensen en la situación que les conté en el primer párrafo y ahora piensen en Ávila a 20 minutos de Madrid. ¿Los turistas de más que vinieran compensarían el gasto que los abulenses pasarían a hacer en Madrid? ¿Y si no vienen muchos más turistas? ¿Y qué pasa con las empresas locales? ¿El AVE las haría más competitivas o haría mucho más sencillo que los abulenses montaran sus empresas en Madrid? ¿Montar una empresa en Ávila, a 20 minutos de 5 millones de clientes potenciales, o montar una empresa donde están esos clientes y vivir en Ávila gracias a lo rápido que se viene desde Madrid? Los estudios que se han realizado no tienen muy claro el efecto, positivo o negativo, del AVE en ciudades como la nuestra. 

El problema de nuestra ciudad no es carecer de AVE. Nuestro problema es demográfico, económico, de perspectivas de futuro, de falta de oferta y de demanda, y eso no hay infraestructura que lo arregle por sí sola.

12 Responses to De nuevo el tren; siempre el tren

  1. Mario Gonzalo says:

    … Tren Ávila-Valladolid de primera hora. Se adelanta su salida 15 minutos, ahora a las 06,45, sin aviso previo, para llegar a Valladolid 5 minutos antes. ¿Quién se beneficia? Las localidades entre Medina del Campo y Valladolid, donde antes no paraba ese tren y ahora si. Alguien consigue algo, si lo intenta o si se mueve o si ……

  2. Guillermo B. says:

    AVE para Las Navas del Marqués. El futuro industrial y turístico del pueblo depende de que llegue la alta velocidad. ¡Ah, espera! No es capital de provincia. Solo las capitales tienen el privilegio de reclamar como núcleos poblacionales los beneficios de la inversión en infraestructuras. Puertollano es una excepción honrosa en el mapa de AVE’s, junto a dos o tres más.
    Si hubiera demanda acuciante de comunicación con Madrí, habría mercado (y mucho) de autobuses, como bien indicas, Alberto. Ahí sí que hablamos de 1 hora o 1 hora 15′ máximo, con comodidad y razonable coste. Y parece que se usan, pero no se abusan. Y entramos en la pescadilla, si me ponen un servicio de buses o de trenes cada 5 minutos claro que me planteo usarlo, pero nadie garantiza que si se pusiera fuera rentable y vinieran las hordas turísticas o creceríamos hasta los 500000 habitantes a base de trabajadores madrileños emigrados.
    Sigo pensando que pensar a largo y defender nuestra competitividad estructural frente a terceros es necesario, sí, pero en el interín me gustaría que hubiera políticos que centrasen todos sus esfuerzos en una mejora sustancial de las condiciones de vida del lugareño, no del visitante. Que currase en garantizar una ciudad limpia, digna, vivible, cómoda, atractiva, de la que todos pudiéramos sentirnos orgullosos y que garantizase que antes de dejarla por otra hubiera que superar una barrera de salida elevada. Educación, servicios al ciudadano y no a los congresistas externos, fiestas que busquen hacernos felices a los de aquí y no atraer a los de allí. Una ciudad de Ávila auténtica, no terramistificada.
    Sí, de acuerdo en que es misión del Ayuntamiento defender también las industrias locales, entre ellas la turística. Pero creo que perdemos el norte. Quizás necesitemos una reconversión “industrial-turística” que nos lleve a un modelo productivo orientado a otras cosas, que no existen hoy pero lo harán en una o dos décadas. Apostar, más que jugar sobre viejos seguros…

  3. Obis says:

    Tener el domicilio, y el lecho (conyugal o no) a 100 km del lugar de trabajo es una aberración de este mundo moderno y es una ilegalidad en el caso de los funcionarios, que deben vivir en el término municipal donde radique la oficina, dependencia o lugar donde presten sus servicios.
    El viajar no “es un placer que nos suele suceder” sino una desgracia para la vida del que lo sufre (y para el medio ambiente).
    Los ciudadanos deben tener acceso fácil a un puesto de trabajo digno (y estable) y a una vivienda digna a una distancia razonable en una localidad o ciudad preferiblemente a escala humana.
    Lo otro, llámese commuting, la navette o migración pendular es una perversión fruto del pertinaz abuso de las elites extractivas

    • Guillermo B. says:

      Pues me declaro élite extractiva, me declaro… Claro que si no me declaro eso yo, se declara mi señora. No llego a 100, eso sí, estoy dentro del radio permitido.
      En todo caso, la huella de carbono y la vital no depende tanto de la distancia como del tráfico. Compañeros tengo que a 20 kms sueltan más miserias por el tubo de escape que yo, y no es porque ellos conduzcan Volkswagen.
      Y el “deben tener acceso fácil a un puesto de trabajo digno (y estable) y a una vivienda digna a una distancia razonable en una localidad o ciudad preferiblemente a escala humana” suena muy pero que muy bonito, como objetivo del milenio, pero salvo que arrasemos con lo que hay y empecemos de cero, me temo que no está el sistema y territorio como que muy enfocado a esos mundos de Yuppi. Yo añadiría (si me permites) a los requisitos previos “El puesto de trabajo debería de incluir un jefe amable y comprensivo y al menos un compañero/a buenorro, y la ciudad de humana escala un par de garitos donde escuchar buen jazz y una cerveza que no sea Cruzcampo”. Con eso creo que la Carta Magnísima nos queda redonda.

  4. Julio Callado. says:

    La Constitución garantiza la libertad de residencia y de circulación, y eso no hay alcalde ni subsecretario que lo impida.
    El funcionario puede residir donde quiera. Sin más. Como cualquier otro ciudadano.
    Conviene al funcionario advertirlo oficialmente en el trabajo, a sus jefes. Incluso conviene solicitar formalmente permiso para vivir lejos del puesto de trabajo, que nadie podría denegárselo.
    Más que nada, por lo de los accidentes in itinere, y cosas así.
    Por otra parte, el AVE, o ningún otro medio de trasporte de alta velocidad, tendría razón de ser si fuese parando en cada rinconcito del territorio, serpenteando, de pueblo con polígono en pueblo con polígono, para detenerse en todos.¿Qué alta velocidad podría conseguirse así?
    Así como en el S XIX la casta abulense supo comerle la merienda a Segovia, y sacar el ferrocarril Madrid – París por Ávila en vez de por debajo del acueducto, en el siglo presente los segovianos, que son los más listos de la comunidad, nos han devuelto la jugada a los de la “ciudad amurallada” (¡vaya expresión cursi, coño!)

    • Obis says:

      Sin quitarle la razón en el fondo y sin ser un gran experto, tengo entendido que sigue vigente el artículo 77 de la Ley de Funcionarios Civiles del Estado, aprobada por el Decreto 315/1964, que dispone que “los funcionarios deben vivir en el término municipal donde radique la oficina, dependencia o lugar donde presten sus servicios y que sólo por causas justificadas el subsecretario de departamento podrá autorizar la residencia en un lugar, siempre y cuando sea compatible con el exacto cumplimiento de las tareas propias del cargo.” Y aunque dicho precepto no tiene carácter básico en la Función Pública, tanto en la Administración local como en muchas comunidades autónomas se aplica supletoriamente o subsidiariamente esta norma, quedando el funcionario en manos de un responsable jerárquico (posiblemente nombrado a dedo) y la decisión puede tener carácter subjetivo o estar condicionada o simplemente ser arbitraria. Y si se deniega la posibilidad de traslado, la decisión siempre está respaldada por la ley (y en caso de funcionarios interinos la posibilidad de recurrir una decisión individual me parece remota teniendo en cuenta la inestabilidad inherente a esa situación, y el miedo, y el sectarismo en caso de haber manifestado preferencias políticas o futboleras!).
      Pero yendo al tema, pretender que un transporte público barato y rápido (o asequible y probablemente ultra-subvencionado o basado en infraestructuras faraónicas) resuelva la deficiencia de vivir lejos del puesto de trabajo a través de “migraciones pendulares” diarias de larga distancia (pongamos 100km) es un despropósito.

      • Guillermo B. says:

        Lamentablemente está derogado (el artículo 77) por la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público.

        E incluso antes de eso, hay sentencias (como la del Tribunal Superior de Justicia de la Rioja 22 Septiembre de 1995, Ar 854) que reconocía lo obsoleto de ese artículo.

        • Obis says:

          Cierto, parece que el que está also obsoleto soy yo. Pero la provisión no es tan obsoleta, al menos en administraciones que se tienen por más modernas y que han revisado recientemente (2013) sus estatutos tal como muestra el Artículo 20 del Estatuto de los funcionarios de la Unión Europea y el régimen aplicable a los otros agentes de la Unión Europea: “Los funcionarios estarán obligados a residir en la localidad de su destino o a una distancia de la misma que no entorpezca el ejercicio de sus funciones.”

        • Guillermo B. says:

          Esa me la conozco mejor… Y te puedo citar casos asombrosos de interpretación del tema

          “o a una distancia de la misma que no entorpezca el ejercicio de sus funciones.”

          que no pasan por el teletrabajo.

        • Supermon says:

          ¿Teletrabajo? En este país se estila el presentismo. Que el jefe te vea en tu sitio, el que antes llegue y se vaya el último, ascenderá.

  5. Pingback: Ávila, calidad de vida | Los 4 palos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: