¡Que beban Cruzcampo!

Se lo voy a contar igual, aunque todos ustedes hayan oído mil veces la historia. Dice la leyenda que estando María Antonieta de Austria, esposa de Luis XVI, en el Palacio de Versalles, poco tiempo antes de la escaramuza que acabó con sus cabezas separadas de sus cuerpos, un rumor llegó a sus oídos tamizado por los pesados cortinones de palacio. El pueblo, o al menos una parte numerosa de él, se había concentrado no muy lejos de las lujosas alfombras de la reina para protestar por la situación en la que se encontraban. Rodea Versalles, se hacían llamar ¿Y qué le pasaba al pueblo? ¿Acaso la gloriosa selección nacional francesa había vuelto a perder ante los tipos esos peludos y morenos que vivían al sur de los Pirineos? Pues no. El pueblo tenía hambre. María Antonieta, una persona inquieta y muy sensible a las ondas wifi y al ruido, preguntó a uno de sus sirvientes qué era lo que pasaba y si se iba a poder echar la siesta en paz. “El pueblo se queja de que no tiene harina, ni pan para comer” le dijo el lacayo arrastrando las erres. Tras cambiarse de moflete la verruga postiza, Maria Antonieta contestó: “Pues si no tienen pan, que coman pasteles”. Debajo de estas líneas, cortesía de Wikipedia, la mesurada reacción de la Marea Guillotina.

Exécution_de_Marie_Antoinette_le_16_octobre_1793

El Ayuntamiento de nuestra ciudad ha anunciado que, ante la situación en la que se encuentran los embalses que suministran agua a la ciudad, se va a comenzar a bombear agua de la presa de Fuentes Claras. Según el Ayuntamiento, el embalse de Becerril se encuentra en este momento al 46.35% de su capacidad y el de Serones al 23,84%. Sin entrar a valorar la calidad del agua embalsada en Fuentes Claras -polémica con larga tradición en la ciudad y sobre la que los habitantes de la misma también pueden opinar– todos sabemos lo que significa la noticia: que será mejor que llueva. Porque aunque el mes de octubre parece estar escuchando nuestras plegarias, el pasado año hidrológico fue más seco de lo normal en toda la península.

¿Se imaginan cómo estaríamos ahora si la ciudad tuviese el doble de población? ¿De dónde saldría el agua para dar de beber a una ciudad de más de cien mil habitantes -esa que nos vendían hace no tanto- y a las industrias y comercios en los que trabajasen? ¿Y si en lugar de ser un año ligeramente seco estuviésemos hablando de una sequía en toda regla que durase un par de años? Recurrir al agua de Las Cogotas parece una solución sencilla, al fin y al cabo está ahí al lado y es un embalse de un tamaño considerable, pero ni todo el mundo está de acuerdo, ni hay nada hecho al respecto.

Y voy a acabar este post haciendo algo que no solemos hacer: romper una lanza por un político local y encima del PSOE. Juan Antonio Chamorro, el que fuera candidato socialista a la Alcaldía de la ciudad, habló varias veces de este tema la pasada legislatura y fue el primer político al que escuché hablar en serio del problema que suponía a medio y largo plazo para la ciudad. ¡Ay, el medio y largo plazo! Los más viejos del lugar me dirán que ya hubo un concejal de la UCD que habló en su día del tema en una tertulia en Piquio, pero me van a perdonar el desconocimiento de esos antecedentes; todavía no peino canas y tiene pinta de que nunca lo voy a hacer.

Claro que igual el Ayuntamiento tiene un acuerdo secreto con Cruzcampo y todavía no nos hemos enterado.

PS.- Igual se ha apurado un poco para tomar medidas como dejar de regar jardines o iniciar campañas de concienciación ciudadana ¿no? Uno tiende a ser malpensado y en esta ocasión no puede evitar preguntarse si el Ayuntamiento no habrá esperado a que acabase el Centenario para anunciar estas medidas y evitar así que nuestros jardines no estuviesen a la altura de tan señalada ocasión.

Una de Berlanga

Una musiquilla de esas de antes, en plan Sor Citroen. Unas letras en blanco sobre un fondo negro. Pschhh… que empieza la peli. Nuestra España, la España de siempre, al fondo. Pongan algún sitio de la meseta central, el que quieran. Un pueblo-ciudad de rancio abolengo (signifique lo que signifique “abolengo”). Llega un coche y el plano se cierra sobre la puerta de atrás. Ojo: sale un ministro.

Pepe Isbert recibe al alto mandatorio doblando la cerviz (signifique lo que signifique “cerviz”). “Aquí la gente espera que su señoría diga algo de la subsede del Museo del Prado, si a su señoría le parece buena idea”, le susurra con su dulce voz. “Ya, Pepe, ya”, le responde dandole un palmada en la cocorota. Y avanza hacia el público que, de pie y entusiasmado, aplaude la llegada del ministro.

Por allí están todos los habituales: Agustín González (el actor, claro), Chus Lampreave, Manolo Morán con sombrero… Ya digo, todos. Aplauden con ganas. Y Luis Ciges gritando “vivas” a pleno pulmón. Y José Luis López Vázquez, “un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo”. Y hasta el apuntador (haga lo que haga un “apuntador”) luce una sonrisa hinchada de satisfacción ante la insigne figura del ministro.

“Noble pueblo castellano”, comienza. “Yo soy un desatascador de profesión”. ¡Y estallan los aplausos! Y los “vivas” de Ciges. ¡Qué verbo fácil y encendido! (“verbo” sé lo que significa, pero en este contexto no lo tengo claro).

Y luego suelta la bomba: “La primera exposición de la subsede del Museo del Prado será… ¡de Berruguete!”. Más aplausos. ¡Con lo que gusta en el pueblo Berruguete! ¡Es devoción lo que hay por Berruguete! ¿O ha dicho Beruete? (Aureliano de…, más info aquí). En el fondo da igual porque también hay mucha devoción por Beruete. Casi gusta más su pincelada suelta y fluida, el carácter cosmopolita de su obra.

El ministro se va, es un hombre ocupado. “Lo de la exposición es la booomba, señoriiiito, pero ¿se sabe cuándo comenzarán las obras?”, le interroga Gracita Morales cuando el mandatario estaba a punto de entrar en el coche. “Ay, hija mía, qué cosas preguntas”, responde dandole un palmada en la cocorota.

FIN (signifique lo que signifique).

NO lo han vuelto a hacer

No es nada nuevo, ya lo he dicho más veces. No me gusta esa cosa en la que se han convertido los sindicatos en los últimos años, particularmente los de Ávila. Siempre creo que van a pie cambiado y que no hacen todo lo que pueden y se les supone que deben hacer. Ya comenté por aquí esperpento de aquel Otro primero de mayo de hace unos años y poco o nada ha cambiado desde entonces. Bueno, algo sí, el Secretario General de Comisiones Obreras es otro. El ya poco nuevo, Óscar, pensé inicialmente que podía ser una persona con personalidad suficiente como para darle una vuelta al sindicalismo local… Nones.

El debate surgía en Twitter el pasado lunes con Henar Alonso como interlocutora. Respondía a un tuit en el que enlazaba una noticia del domingo.

La marcha en cuestión no reunió a 300 personas lo cual, a mi forma de ver las cosas, deja en una situación muy sensible a los sindicatos. Las cifras son muy sencillas. Ávila es una ciudad con más de 58.000 habitantes (de momento) y con una tasa de paro de más del 20% (y tiro muy por lo bajo). Esas 300 personas representan, como mucho un 0,5 % de toda la población de la ciudad. Creo que es demasiada poca gente y creo que deberían hacérselo mirar. Y sí, ya sé que esto lo he dicho más veces, pero es lo que hay.

Y me decía Henar que…

Siendo quisquillosos, la desidia es la “falta de ganas, de interés o de cuidado al hacer una cosa”. El domingo no faltaban ganas de manifestarse. No iban de paseo con los brazos y la cabeza abajo callados y sin dar guerra… o sí… Lo que no fueron es a manifestarse. No había gente. Eso no sé si es desidia o falta de lo que en redes sociales llamamos engagement. De todas formas entiendo el mensaje, Henar. Esta ciudad es inmovilista por naturaleza. Ni siquiera el 20 % de parados de la ciudad salen a la calle a reclamar empleo. Es de pandereta. Igual alguien espera que vayan a la puerta de su casa a buscarle. Todo puede ser.

Doy mi opinión en varios tuits y se puede ver a poco que tiréis de cualquiera de los dos que enlazo. Está todo ahí para que lo veías. Creo que, incluso, me meto con el nuevo en algún momento de la conversación y después entra Guillermo a matar, como es habitual en él. Todo para intentar explicar, siempre desde mi personal punto de vista, que los sindicatos tenían la oportunidad de llamar la atención y de hacer algo bueno, algo que deben hacer y, otra vez, NO lo han vuelto a hacer

Abro el debate. ¿Estamos ante un problema endémico de la sociedad abulense que no se mueve de la carretera aunque vengan coches? ¿Deben los sindicatos cambiar las artes y el discurso para acercarse más a los inmóviles ciudadanos abulenses? Está claro que en Ávila solo hubo gente en las manifestaciones tras el triste 11M de Madrid en 2004, muy trágico tiene que ser lo que suceda para que nos echemos a la calle en masa. ¿No consideran trágico los abulenses una tasa de paro superior al 20%? ¿O es que los sindicatos no tienen, por la razón que sea, la capacidad de movilizar a todos esos parados? ¿Han perdido los abulenses, como yo, la confianza en los sindicatos? ¿Han perdido los sindicatos la confianza en sí mismos? ¿Alguien va a hacer algo para que esto cambie?

Los comentarios del blog quedan a su disposición. Disparen. 

P.S.: He tirado los datos de forma que redondeo siempre a favor de los sindicatos. En Ávila somos más de 58.000 habitantes y a la manifestación fueron menos de 200 personas según me informan. Incluso así…

P.S.2.: Luego hacen cursos para que los universitarios aprendan de riesgos laborales. Les vendrá muy bien cuando vayan a trabajar a Alemania.

Ludotecas, no es oro todo lo que reluce (Por @rosypunto)

Dentro de nuestra intención de ser un espacio abierto y plural, publicamos la colaboración que nos ha enviado Ros (@rosypunto). Si tú también quieres participar en este blog, aquí te explicamos cómo hacerlo.

—————————————————————————————————————-

No,  no te has equivocado y has acabado navegando por un interminable artículo de la Jotdown querido amigo. Esta entrada pertenece a tu blog abulense de referencia pero, en esta ocasión, he podido participar en él para daros mi versión acerca de un asunto que, al parecer, ha generado bastante polémica y revuelo acerca de un tema tan sencillo como es el de seguir una normativa establecida.

La historia comenzó el pasado día 30 de septiembre. Una vecina mía me animó a inscribirme a la ludoteca norte a comienzos de septiembre y, como me pareció una buena idea, así lo hice. Mi hija consiguió una de las plazas de la misma y, ese miércoles 30, mi vecina me invitó a ir. La verdad es que no tenía intención ninguna de acercarme pero mi hija y su hijo se llevan muy bien (todo lo bien que se pueden llevar dos bebés) y al final me fuí.

Una vez allí ocurrió lo siguiente: una de las ludotecarias me preguntó por la edad de mi hija y, al decírsela (nueve meses y medio) me dijo que tenía que irme. Me sorprendió que me instase a irme cuando, al mirar a mi alrededor, observé que había al menos otros tres niños que tenían la misma edad que mi hija y que estaban jugando en la ludoteca. Pregunté  y ella contestó que esos niños tenían hermanos y que hacían esa excepción. Debo añadir que mi hija no dejó mis brazos en ningún momento y que estos niños estaban jugando en las instalaciones de la ludoteca. La ludotecaria volvió de nuevo hacia donde me encontraba finalizando la conversación con mi vecina, ya que a ambas nos sorprendió las malas formas con que me había invitado a irme, y me volvió a decir que la niña tenía que irse porque así lo decía el reglamento de la ludoteca.  Solicité dicho reglamento y le pedí a la ludotecaria que me indicase en qué apartado aparecía que el resto de niños que había allí con hermanos sí que podían utilizar las instalaciones y me dijo que no estaba porque no se reflejaba. Que era una excepción que hacían ellas de manera personal. Como le dije, bastante enfadada, a la  ludotecaria que me dijo que me fuera,  no me parecía bien esa discriminación positiva de esos niños respecto a mi hija (ahora que sé que esos niños no tenían plaza y la mía más, me reafirmo en esa opinión) se puso muy nerviosa y acudió su compañera para indicarme que debía irme y que, si quería, podía  poner una queja en el Ayuntamiento y que volviese cuando mi hija cumpliese el año. Antes de irme me indicó que iba a perjudicar a muchos niños.

Una vez que llegué a casa miré en la página de www.avila.es y accedí hasta el apartado de quejas. Allí reflejé la situación y envié mi queja. Me parece extraño que unas empleadas de un centro público que me indicaron que no tenían hojas de reclamación oficiales, no me indicasen que había más formas de protestar o hacer llegar mi malestar sino era acercándome al Ayuntamiento. Bien, la queja fue la número 364/2015  y, tras llamar al día siguiente por teléfono para confirmar si les había llegado y a qué organismo se había pasado para tramitarse, les indiqué que por favor me respondiesen por correo. Esta respuesta llegó el día 6 de octubre martes y en ella se indicaba que, efectivamente, tenía razón y que ningún niño menor de un año podía disfrutar de las instalaciones (y yo había visto a tres niños utilizando las instalaciones, no acompañando a sus hermanos) de dicha ludoteca ni de ninguna y que lo que yo había presenciado era algo que había pasado de forma puntual y excepcional.

Bien, aprovechando que se me había dado la razón, el miércoles 7 de octubre volví a acercarme hasta la ludoteca norte donde nada más entrar vi a un señor que salía con un bebé. Le pregunté cuánto tiempo tenía el bebé y me contestó que once meses. Nada más entrar y comentarle la respuesta recibida a las ludotecarias, observé con sorpresa que la situación se repetía y que había más niños pequeños de edad igual o menor que la de mi hija que estaban disfrutando de las instalaciones. Una de ellas, estaba en una pequeña piscina de bolas y su madre se dedicó a llamarme maleducada y a amenazarme por haber puesto la primera queja.

Quiero hacer aquí un inciso. Mi queja no va dirigida contra ningún padre ni madre ni, por supuesto, contra ningún bebé o niño. Mi queja iba dirigida hacia una institución que tiene que dejar claro en su reglamento quien puede y quien no puede utilizar unas instalaciones, desde  cuándo pueden hacerlo y cuáles son las excepciones que se  contemplan en este reglamento. Nunca he mencionado nada de ir contra ningún niño y por supuesto que no está en mi intención el perjudicar a madres que practiquen la lactancia. Yo misma la he practicado hasta los nueves meses con mi propia hija y la verdad es que, viviéndola con normalidad, la gente respeta tu opción. Lo que yo quería era información y una respuesta con sentido común  proveniente de los responsables de la ludoteca acerca de unas actuaciones, las de las ludotecarias de la ludoteca norte, que no fueron las adecuadas y que, además, no estaban cumpliendo con el reglamento del cual ellas mismas me habían dicho que tenía que cumplir.

Ambas ludotecarias negaron lo que me habían dicho la semana anterior (si hubiera sido mentira no hubiera interpuesto la queja a través de la OAC) y una de ellas me dijo que le quitase el abrigo a mi hija y que dejase que jugase allí. Llegados a este punto y, siguiendo el reglamento al que mi hija tiene que acogerse, le indiqué que mi hija no iba a jugar allí hasta que cumpliese el año, pero que ellas deberían de hacer cumplir ese mismo reglamento con el resto de niños, cosa que no estaban haciendo y que, por eso, iba a poner una segunda reclamación. También me indicó que iban a ir informando a las madres hasta después de la Santa (cuando a mí se me había respondido que no iban a pasar más los bebés como mi hija).

Una vez llegada a mi casa, puse la reclamación, como se puede apreciar en la imagen que aparece a continuación, cuyo número de referencia es el 375/2015. En ella insistía  en la falta de cumplimiento de la normativa que se me exige cumplir a mí y que cumplo con mucho gusto porque así son las normas, y pido por favor que me digan qué piensan hacer. Como no me fiaba de la respuesta ni de las ludotecarias, al día siguiente me acerqué a la sede de Servicios Sociales que está en la Avda. de la Inmaculada para hablar  con la encargada de las ludotecas. Una vez allí le expliqué la situación, mi primera y mi segunda visita y ella llama a la encargada de la ludoteca norte. Mantienen una conversación en la que la responsable de la ludoteca reconoce que el acceso de los bebés menores a la ludoteca no ha sido puntual ni excepcional  y que no podían decirle nada a las madres porque estaban muy nerviosas y alteradas y que cómo iban a decírselo. La responsable le indicó que, si habían podido echarme, no tenían que tener ningún problema en decir a las otras mamás lo mismo que a mí, que no podían entrar y que eran las normas. Por si esto no fuera suficiente, le dijo que si quería cambiar las normas, que pasara las que quisiera que ella las presentaba para su aprobación oficial. La responsable de Servicios Sociales me atendió con mucha educación y me informó que se estaba liando una buena en Facebook y en las redes. Como no soy de Ávila desconocía el alcance de dicha polémica.

La sorpresa de todo esto llega cuando llego a mi casa el viernes y recibo un whatssap de mi cuñada que me envía esta noticia publicada en Avilared. Mi sorpresa es máxima y veo que además, en las redes, una de esas madres se ha dedicado a hablar mal de mi y a difundir información que no es cierta. La mamá en cuestión publica una entrada en Facebook en la que incurre en varias mentiras que son la razón por la que me he decidido a explicar mi versión de los hechos.

Esta señora publica las siguientes mentiras:

  • Afirma que soy yo la que no quiere que entren los lactantes: MENTIRA. Yo he puesto las quejas y solicitudes de información necesarias para que me explicasen cuál era la diferencia entre mi hija y los bebés que he visto dos semanas utilizando las instalaciones teniendo todos la misma edad. A través de una conversación con la teniente alcalde Patricia Rodríguez, se me informó que es así por la propia seguridad de los bebés. Una vez que llega la explicación, yo misma acato  esta situación y espero pacientemente hasta que mi hija tenga un año para ir mientras estas familias están acudiendo con niños, que ni siquiera tienen plaza, a utilizar unas instalaciones y herramientas que no pueden utilizar. Yo no sé estas madres pero creo que cualquier madre vela por la seguridad de sus hijos y esos niños no pueden tener asegurada su seguridad.
  • Continúa ella diciendo textualmente que “la #‎mamápocosolidaria fue a apuntar a su hija de 11 meses, y las monitoras la explicaron que su hija no podía inscribirse aún, que se esperara a que cumpliera el año”. MENTIRA. No fui a preguntar en ningún momento. Mi hija tiene plaza en la ludoteca y puede acceder a ella cuando el reglamento lo permita. El problema de solidaridad no lo veo por ninguna parte ya que ahora todos sabemos cuál es la forma más segura de que nuestros hijos utilicen un servicio público. El hecho de no querer profundizar en lo ocurrido y además publicar mentiras pidiendo el apoyo de perfiles públicos como el de Dios Tuitero y la Asociación de Madres Lactantes y la Asociación de Matronas de Castilla y León me parece preocupante, máxime cuando las propias ludotecarias, causantes de la situación, podrían haberle informado de lo ocurrido en realidad. Yo nunca he visto a bebés que no sujetan la cabeza utilizando las instalaciones, pero si a bebés de la misma edad que la mía utilizando unas instalaciones que no les corresponden y que no pueden ni deben utilizar. Lo que me da que pensar acerca de esto es que esta situación habrá dejado fuera en pleno invierno a niños que sí tenían plaza por “acompañar de forma activa” a sus hermanos.
  • Finaliza esta señora diciendo que, después de mis quejas, se les prohibió el paso a ellas y a sus bebés: MENTIRA. Se aplicó la normativa vigente y ellas pudieron hacer lo mismo que yo, y de hecho lo han hecho: protestar para que ésta cambiase, a lo que se ha comprometido la teniente alcalde a hacer esta misma semana. Este cambio permite a los bebés menores de un año acompañar a sus hermanos pero, en ningún momento, permite a dichos bebés, la utilización de las instalaciones de la ludoteca. Además se queja de que el Ayto. de Ávila dificulta la conciliación de las madres lactantes. Me gustaría por favor, que quedase claro que la conciliación se realiza entre trabajo y familia.

Me gustaría reseñar que todo este jaleo que se ha organizado sólo ha tenido repercusiones positivas: los bebés menores de un año van a poder entrar acompañando a sus hermanos con total seguridad, los bebés que cumplan un año, como la mía, van a poder utilizar las instalaciones y se ha subsanado un defecto en la norma que estaba permitiendo que decisiones arbitrarias de personal al cargo de las ludotecas, hiciesen que no se cumpliese su propio reglamento, lo cual es algo que debemos de corregir ya que, las normas y las leyes están vivas para adaptarse a las necesidades de los ciudadanos.

Finalizo agradeciendo a la teniente alcalde la atención que me ha ofrecido, a la responsable de servicios sociales también así como a este blog, que me permite explicar mi versión de los hechos ocurridos. Me alegro de que el cambio en la normativa permita que los bebés lactantes puedan ejercer de acompañantes de sus hermanos y de que mi propia hija pueda participar de las actividades de la ludoteca norte a partir de mediados de noviembre.

Ademas, desde la Oficina de Atención al Ciudadano del Ayuntamiento de Ávila me han enviado el DICTAMEN DE LA COMISIÓN INFORMATIVA DE SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES, SESIÓN 20/10/15, la cual está pendiente de aprobación por la Junta de Gobierno Local del 29 de octubre:

DICTÁMEN DE LA COMISIÓN INFORMATIVA DE SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES, SESIÓN 20/10/15

Pendiente de aprobación por la Junta de Gobierno Local

“8.- Ludotecas Municipales. Propuesta modificación Normas de funcionamiento. Fue dada cuenta de la propuesta formulada por la Presidencia, en su calidad de Tte. de Alcalde delegado del Área de Servicios Sociales, en relación con la modificación de las normas de funcionamiento de las Ludotecas Municipales, que es del siguiente tenor literal:

“PROPUESTA.- En relación con la solicitud formulada por diversas personas que teniendo hijos inscritos en los Programas de las Ludotecas Municipales, tienen a su vez otros hijos menores de un año, siendo preciso llevar a dichos menores a las Ludotecas como acompañantes, al estar en periodo de lactancia, y de conformidad con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud relacionadas con la conveniencia de la lactancia materna respecto a otra forma de alimentación de los menores, se considera la necesidad de proceder a la modificación de las Normas de funcionamiento de las Ludotecas Municipales de Ávila, aprobadas por la Junta de Gobierno Municipal en sesión celebrada el día veintitrés de Julio del presente en los términos que a continuación se relacionan:

Será permitido el acceso a las Ludotecas Municipales a los menores de doce meses, en los Programas en que se requiera la presencia de los padres de los beneficiarios, siempre que dichos menores de doce meses tengan la consideración de acompañantes de otros hermanos que cumplan las condiciones de edad requeridas por las Normas de funcionamiento.

En todo caso, y dado que dichos menores no figuran como inscritos en los Programas de referencia, será preciso que por parte de los padres o tutores se asuma por escrito la responsabilidad de sus custodia durante el tiempo de asistencia, no pudiendo así mismo hacer uso de los juegos y recursos destinados a los niños inscritos, al no ser dichos juegos adecuados a la edad de dichos menores de un año.”
(…)

Sometido el asunto a votación, la Comisión dictaminó favorablemente por unanimidad la propuesta de referencia, en sus propios términos.”

El lobo

Especuladores sin escrúpulos de Wall Street, infiltrados policiales en ETA o exjugadores azulgranas con cierto éxito, muchos son los casos en los la literatura, el cine o el deporte han asociado la imagen del lobo con personajes agresivos, arriesgados y/o en peligro.

Hoy, en nuestra patria chica, el lobo supone principalmente un conflicto de difícil solución. En los últimos años se cuentan por centenas las cabezas de ganado muertas en la Comunidad debido a ataques de dicho animal. En 2014 la Junta de Castilla y León presentó un censo en el que certificó el avance de la especie: 179 manadas, de las que 152 (132 en 2001) están al norte del río Duero, y 27 (17 en 2001) al sur. El Duero representa la frontera a partir de la cual la caza se permite (al norte) y se prohíbe (al sur). Debido a este hecho Ávila es la región más conflictiva, más aún cuando los ganaderos de la región no estaban acostumbrados a lidiar con este animal. Poblaciones como Hoyos del Espino, Hoyos de Collado, El Barraco o Navalacruz entre muchas otras han venido sufriendo la constante presión del lobo sobre su ganado, y las indemnizaciones, existentes, eran consideradas insuficientes. Para intentar calmar los ánimos, la Junta ha publicado en el BOCyL el aumento de dichas ayudas de 200.000 a 290.000 euros anuales para los ganaderos afectados directamente por los ataques.

Sabiendo lo mismo de conservación animal que de bebidas isotónicas (para una opinión más fundada pueden entrar aquí) pero conociendo a varios ganaderos uno llega a la conclusión de que la medida es necesaria pero no suficiente. Ya son muchos (y aquí ya aplico mi Metroscopia particular) los ganaderos que barajan la posibilidad de tener que tomar la justicia por sus propias manos, de que si la Junta no toma medidas eficaces serán ellos quienes tendrán que actuar. ¿Permitir la caza siempre que el número de lobos esté por encima del umbral de especie en peligro de extinción? ¿Aumentar aún más las indemnizaciones para que los ganaderos se sientan debidamente recompensados? ¿Crear un círculo de apoyo a los lobos en los que una vez a la semana se les abrace y se les quiera? Más que el cuento de Caperucita, en Ávila el tema de los lobos se está convirtiendo en el cuento de nunca acabar.

424A

De Prada y Santa Teresa

Por suerte o por desgracia, nada dura eternamente y el Centenario de Santa Teresa no es una excepción. ¿Se acuerdan cuando hace una año afrontábamos los primeros repechos de la celebración con ilusión? ¿Recuerdan cuando soñábamos con el papa, con tener las calles llenas de turistas con sus carteras plenas de billetes multicolores, con espectáculos y exposiciones masivas? Pues se acabó. Vayan guardando los souvenirs, descargando las fotos de sus móviles y cámaras y recogiendo las banderolas del centenario, pero esperen a un día que no haga mucho viento no vayamos a tener una desgracia.

Todo nos ha quedado rebonico, la gente se ha ido muy contenta, ha hecho bueno la mayor parte de los días, la comida estaba rica y hemos redescubierto que Santa Teresa es la más mejor de las santas habidas y por haber, la más guapa, la más lista, la más avanzada a su tiempo, la más feminista y la más emprendedora. Si pudiésemos clonarla usando alguna de las reliquias que se conservan, ella sola sacaba a España de la crisis, arreglaba lo de Cataluña, acababa con el hambre en el mundo y conseguía que el Madrid funcionase como un equipo en ataque y defensa. ¡Y todo en un par de semanas! Y era humilde, muy humilde, como nosotros en definitiva, que para eso es paisana. En estas estábamos, apurando los chupitos y recogiendo casi la mesa, cuando llegó Juan Manuel de Prada: “Ver a Santa Teresa como una mujer revolucionaria o avanzada es morralla que carece de sentido”. Juan Manuel de Prada, el típico aguafiestas listillo.

No es que simpatice en exceso con De Prada -y estoy prácticamente seguro de que si el Centenario hubiese destacado que Santa Teresa era una mujer normal, del montón, él habría resaltado justo lo contrario-, pero igual tiene razón. Tal vez nos hemos excedido y hemos volcado en Santa Teresa nuestros valores, nuestra forma de ver el mundo, nuestros gustos y ambiciones. Igual a lo largo este último años nos hemos limitado a glosar y elogiar el mito teresiano, a vender camisetas y rosarios, sin mucha reflexión sobre la propia Santa Teresa, nuestra ciudad y nosotros mismos. Quizá tan solo hemos vuelto a revisitar todos los tópicos, los hemos sacado lustre y los hemos vuelto a exponer orgullosos de ellos. ¿Cuántas veces se habrá repasado en charlas, tertulias y conferencias la huida de la niña Teresa en busca del martirio? ¿Habremos perdido una oportunidad?

Esto pasa a menudo, sobre todo en conmemoraciones, centenarios y similar, así que tampoco hace falta que nos flagelemos. Nadie organizaría un centenario del Greco para decir que era un pintor regulero, ni de la batalla de Lepanto para concluir que fue una escaramuza sin importancia y que ojalá hubiesen ganado los otros. En estos eventos te vienes arriba y acabas comparando a Santa Teresa con Steve Jobs, diciendo que España es la nación más antigua de la tierra, que Cataluña es la cuna de la democracia y Cádiz del constitucionalismo europeo. En el fondo, seamos sinceros, era lo que queríamos escuchar ¿no? ¿O habríamos montado todo esto si no pensásemos que Santa Teresa lo mola todo? ¿Se imaginan organizar todo el Centenario para concluir que Santa Teresa no era para tanto y que además era catalana? 

De todas formas, recordad no invitar a De Prada para el sexto centenario. Viene el primer día, nos repite eso de que Santa Teresa no era una emprendedora adelantada a su tiempo y nos jode el resto del evento.

Ponga un negrillo en su vida

4917006636_f928976aed_b

Capacidad de influencia, de marcar agenda, de abrir polémicas, de crear opinión. Esos somos nosotros. Lo más de lo más. La pera limonera teñida de morado. La vanguardia de la abulensidad. El estandarte del cambio. La sal de las comidas. El azúcar de los postres. La hostia en verso. La humildad en persona.

Una vez más -y van tantas que se necesitarían los dedos de varios muñones para contarlas- la realidad termina llegando tarde o temprano a nuestro puerto, el puerto sensato, aunque para llegar hasta aquí haya tenido que recorrer docenas de peligrosos fiordos, accidentados cabos y anodinos golfos. El Ayuntamiento ha decidido retirar los tocones que adornan con sus esqueletos roídos plazas y parques y plantar árboles nuevos, como ya dijimos nosotros hace más de dos años. ¡Albricias! ¡Aleluya! ¡Influencers! ¡Guapos!

La empresa AKI ha pedido autorización para talar dos árboles situados frente a su nueva tienda y a cambio donará al Ayuntamiento otros dos que sustituirán a los troncos de San Vicente y la Santa. Dejando ya a un lado con humildad el yalodijimosnosotros, varias puntualizaciones. Primero, si descartamos la posibilidad de que los árboles que molestan a AKI sean como las habichuelas mágicas del cuento, nos queda pensar que los árboles ya estaban allí cuando diseñaron la tienda y que la posibilidad o necesidad de talarlos se debería haber planteado sobre plano, no ahora. Tirón de oreja para la empresa y para el Ayuntamiento, que por lo que se ve anda escaso de capacidad de previsión. (ACTUALIZACIÓN: Por su interés, enlazamos la opinión de Trato al respecto) Segundo, no parece lógico que el pago compensatorio por dos árboles hechos y derechos sean otros dos adolescentes que igual se nos secan -como es tradición por estas tierras donde escasea el agua en verano y los operarios de jardines-, como tampoco parece lógico que esto se decida cada vez que se plantea y que no exista, como parece, una normativa municipal que especifique qué se debe hacer en estos casos. Y tercero, si los árboles a sustituir son los viejos negrillos centenarios, los nuevos árboles también deberían ser negrillos. Además, no somos solo nosotros quienes lo pensamos. ¿A que no saben quién llevaba en su programa electoral un plan específico para el resurgimiento de los olmos? Ciudadanos, la leal no-oposición de su majestad.

Hace dos años propusimos celebrar un pequeño acto en el momento en que se procediese a sustituir los viejos olmos por nuevos ejemplares y nos sigue pareciendo buena idea. Colocar una placa, una fotografía del caído en acto de servicio, un texto emotivo, algo así. Dos siglos dando sombra bien valen una misa. Hay gente que tiene una placa en la ciudad por bastante menos.

PS1.- No es el único tema en el que se nota últimamente nuestra mano, pero ya nos tiraremos flores otro día.

PS2.- He estado buscando si había alguna normativa regional o nacional que impidiese la plantación de negrillos para evitar que se propagase la enfermedad que los acosa o algo así, pero no he encontrado nada. En realidad, he encontrado todo lo contrario: una iniciativa del ministerio para la recuperación de los olmos. ¿No podemos pedir una docena de esos olmos mutantes?

PS3.- Fotografía tomada de Avilas.es, tomada por Casiano Alguacil cerca de 1875.

PS4.- Esta entrada ha sido escrita a sugerencia y petición del señor @Serzisanz

A %d blogueros les gusta esto: