Pan para todos

Esto es de locos, cualquier día nos levantamos y nos están presentando la edición 2015 de Cir&Co por tercera vez. Sí, sí. Por tercera. La primera fue el día 22 de mayo. El día en que se cerraba la campaña electoral para las municipales y autonómicas que de dos días después. Evidentemente, aquello sonó a electoralismo puro y duro. Igual era solo cosa mía. Me llamaba la atención que se presentase un evento de mediados de septiembre a finales de mayo cuando lo habitual había sido hacerlo a finales de julio. De hecho no fue más que un brindis al sol. Datos de ediciones anteriores en cuanto a asistencia de foráneos y muchas generalidades. Importante dejar claro que son un montón de miles de euros los que se van a gastar en el evento y que va a significar un salto cualitativo respecto a lo realizado en años anteriores. Bueno… Pues eso…

Mis temores se confirmaban el viernes. El viernes 31 de julio se volvía a presentar Cir&Co. En esta ocasión ya teníamos más cosas que contar. Más lógico hacer una presentación con el nombre de las compañías que vienen a la ciudad, con datos concretos de programación y esas cosas que hay que contar en estos eventos. Algo que confirma mis sospechas de que la primera presentación no era más que un poco de autobombo para sacar beneficio político en las elecciones. En esta ocasión han cambiado las caras pero no los cargos. Consejera de Turismo y Alcalde de Ávila al frente de ambas ruedas de prensa pero con personas diferentes en los puestos tras las elecciones.

Esto no es nuevo. Llevamos unas semanas recibiendo informaciones similares. Asuntos genéricos ilusionantes para la ciudad que puede llevar a la gente a pensar que alguien tiene una varita mágica con la que solucionar los problemas de los abulenses, recordemos que en pocos mases hay elecciones generales por lo que es fácil pensar que todo se mueve ya en clave electoral. Sin ir más lejos, el Ministro de Interior del Gobierno de España anunciaba el sábado que…

La Escuela Nacional de Policía situada en Ávila volverá a tener «promociones muy importantes» de agentes formándose en sus instalaciones, lo cual «será muy bueno para» el centro, «para Ávila y para la Policía»

Humo, como ya se habría visto en estos lares hace meses. Humo del que no quedó nada, ni siquiera, parece, su recuerdo. Porque de todo aquello que os conté en octubre de 2014 no se ha vuelto a saber nada de nada. Con la escuela de policía se repite la misma promesa, el peaje sigue ahí, del estudio para el enlace con la A6 mejor no hablar, lo de NO renunciar a la alta velocidad suena a chiste malo, más cuando sabemos que acabamos de renunciar a ella y vamos a poner un tren si paradas con el nombre de tren lanzadera para que parezca que va más rápido de lo que de verdad va. Vaticinaba yo que ni siquiera el efecto V Centenario va a ayudar mucho y no debía estar muy desencaminado. Lo corroboro ahora que los sectores de hostelería y comercio han manifestado que el evento de la Santa no está cumpliendo sus expectativas aunque algunos se empeñen en mirar solo cifras de visitas y visitantes sin entrar a valorar la repercusión real, que está siendo más bien escasa.

Pero el Cir&Co que no falte… y pan. Pan para todos… Con eso lo hacemos.

3 Responses to Pan para todos

  1. Guillermo B. says:

    No sé por qué, Willy, tengo la sensación de que no crees que el espectáculo de luz y sonido de anoche en el lienzo de la muralla vaya a ser la solución a nuestros males. Y más aún, oso adivinar que tampoco tienes mucha fe en que el Museo del Prado nos visite en un plazo cosmológicamente razonable. En derroche de adivinatoria, predigo que tampoco crees que la solución a la VI modificación del PGOU nos vaya a contentar a todos.
    Hombre, no sé yo si todo es tan negatifo, se irá Pedrito y De Gea no vendrá al final al Madrid. Pero creo que sí que es cierto que hay un mínimo más de gente tomando vermout y bravas, eso sí, que no da para mucho, pero que algo es algo. Que las Edades no han sido la revolución mundial, pero que los grupos de seglares con pañuelo colorido al menos compran botellas de agua, un rosario de pétalos de rosa y un pin con Pedrolo (dónde habrá quedado).
    Lo de vendernos humo una, dos y veinte veces es ya tradición. Tanto, que hasta los partidos opositores clásicos (esos que no son “nueva política”) se han acostumbrado al proceso, y también nos anuncian sus propuestas por entregas, fascicularmente; primero cuando van a debatir una moción internamente, luego cuando la han decidido, después antes de presentarla, y finalmente cuando derrotados no han conseguido aprobarla las más de las veces, o sorprendidos y con la mosca detrás de la oreja cuando se la aceptan los del PP,
    Muchas si no todas las cosas que mentas tienen en su contra que son humaredas que provienen de fuera, y que no dependen de la voluntad política local o del presupuesto municipal para instanciarse. Por eso andamos entre circos, medievales y otros elementos del septiembre preotoñal, que es lo menos que se puede gorronear.
    En fin, que aprovechemos al menos el humo, encerrémoslo en bolitas ingrávidas y gentiles, démosle un toque de pimentón, patata y torrezno, y logremos colocar a Ávila a la altura de la nouvelle cuisine que siempre ha merecido con el plato: “Deconstrucción del edificio de Moneo a los tres aromas”.
    Un abrazo.

    • carlos says:

      Puestos deconstruir el futuro, Digo yo, ¿Que porqué no ofertar gratuitos cursos de europeo, inglés alemán o incluso de francés o portugues para aderezar de manera conveniente, la contundente formación de los que marchan azotados por la mediocridad imperante? No contesten si antes no han afilado el hacha de goma.

  2. carlos says:

    Es que no lo podemos evitar en esta urbe, lo de pasear el disfraz no tiene competencia. De cierta raigambre fue aquello de tontear por el grande de punta en blanco. La niña que nos crece e insiste en acudir, de la mano de mama, vestida de juego de tronos, una reina atronadora parece, al mercadillo medieval. LLega papa Noel cargado con el nuevo vestuario. ¿De Barbie? ¡No que va, de Daenerys Targaryen modelo invernal, mi niña que guapa va. Y después los Reyes con agasajos de cartón, que tronío en la cabalgata y de nuevo la niña con unos gruesos leotardos de color de piel debajo del renovado disfraz, acude a participar en el espectáculo de la mano de mama, pasan las menguantes y cuarenta días antes de que la Luna LLena alumbre desde lo alto de las almenas. Zas. El carnaval y el desfile trás la sardina. Y la niña en primera fila vestida de rubia princesa, como no, de la mano de mama. Soñando con ser un Stark. Después la solemnidad de la Santa Semana, con sus cajas destempladas y su lamento de cornetas y los silenciosos pasos que recorren la ciudad en recogimiento y oración. Todos ocultos bajo el duelo uniformado. ¿Y la niña? ¡A eso si que no! Pues va a ser que si, qué menudo berrinche tiene. ¡Esta vez la llevas tú!. De esta guisa podemos contemplar a Nicolas enfilando, con el goteante cirio en una mano y Daenerys en la otra, soportando la hilaridad general. ¡Si es que las costumbres se hacen leyes y no pensamos en las consecuencias de nuestros actos circenses!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: