Todos a la costa

Abrimos semana con una nueva colaboración de nuestros lectores. Se trata de otro de nuestros habituales, Carlos, el que nos monta en el tren de los recuerdos.

Si tú también quieres publicar algo en este rincón, aquí te explicamos cómo.

__

Todos a la costa

Hace mucho tiempo, antes incluso de que se aprobará la constitución y “autonomía” tomase un acento político en el diccionario.

Este bienjestorio llegó una dominical tarde de septiembre a tomar posesión de una plaza en esta ciudad. Antes de la llegada de la precariedad laboral era de esa manera: uno accedía al empleo con nombramiento, fecha de efectividad y haberes. Sorprendido por la limpieza del cielo que de noche permitía contemplar el camino de Santiago con toda nitidez, entonces no supe comprender esa premonición. Me subyugo: la impagable calidad de la reverberación sonora de cada paso dado sobre el empedrado de las calles, que devolvía la roca de los muros y paredes a la salida de cualquiera de los tres cinematógrafos. En uno ponían filmes eróticos, lo cual hacia retemblar de furia las inamovibles bases del cimbalillo catedralicio. La elegancia que otorga una previsora rebeca sobre el hombro durante el paseo estival. La comodidad de estacionar a la misma puerta de la única discoteca con anillo de cristal. Aquello si que fue una conmoción de elegante modernidad. El ajetreo que inundaba las calles y plazas de la población durante las matinales de los viernes cuando los feriantes en ganado presumían de asistir a la segunda en orden de mayor importancia de la nación. La multitud de ciudadanos que acudió al mercado Chico, toda Ávila se concentró para saludar a sus majestades cuando salieron al balcón municipal tras inaugurar el hospital.

Entonces tampoco eramos demasiados. ¿Que decir sobre cuánto amuralló mi confianza en el futuro la abundancia de comunicaciones ferroviarias con destino hacía los lugares más escogidos de la geografía peninsular? Galicia, Asturias, Santander antes de mudar en Cantabría, Alicante, Vitoria que luego fue Gasteiz. ¿Y para que mencionar los abundantes convoyes directos hacía la del reino capital, Valladolid y Salamanca?. Ay, Helmántica que siempre tuvo presencia entre nuestras gentes y que se ignoraba antesala del exilio juvenil.

Hoy el Ave que corre, pero no vuela. Bip, bip. Aleja sus ruedas de nuestra ciudad para evitar la posibilidad de sufrir un apresurado mordisco en la extremidad de sus inversiones. Perdida la batalla, agrietados los muros por estas nostalgias sin futuro, les invito a seguir la máxima que encabeza este post. Tomemos el último tren con destino A Coruña y acudamos al encuentro final. A los puertos grises, que pierden la mirada entre las brumas del horizonte.

¡Todos a la Costa! De la Morte, por supuesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: