El movimiento…

… se demuestra andando.

La legislatura está arrancando y dice la cortesía que tras la toma de posesión se abren 100 días de gracia para que los nuevos gobiernos tomen el pulso a su gestión. Tres meses de prueba para Gobierno… y oposición. Digamos que a partir de Otoño se podrá empezar a sacar las primeras tarjetas amarillas.

El desencanto (dramatización)

El desencanto (dramatización)

La falta de acuerdo entre los perdedores, también conocido como “El Desencanto”, no significa que los próximos cuatro años estén perdidos para las cinco fuerzas políticas que han quedado fuera del equipo de gobierno. Como bien es sabido, no ha quedado una corporación en la capital que permita grandes alegrías. Diálogo y consenso han de ser normas de actuación. El movimiento se demuestra andando, y hay que convertir los brindis al sol en realidad. Si realmente hay ganas de cambiar la ciudad, todavía hay mucho que se pueda hacer. Hay propuestas a las que el pleno puede dar luz verde si hay ganas y pericia de impulsarlas.

Todo está abierto. Teníamos la broma el fin de semana pasado, cuando se constituían los ayuntamientos, de jugar en Twitter a “Carrusel Moción de Censura”. Ver dónde se produciría el primer anuncio de vuelco. El mismo sábado se metía el primer gol, o se señalaba el primer penalty, en Orense.  Parece que en Chiva han metido el segundo de la tarde. No estoy diciendo que haya que impulsarla en Ávila, los puentes han quedado bastante quemados; pero esa va a ser una realidad municipal por toda la piel de toro: o diálogo y cesiones, o inestabilidad.

Es el desenlace que nos ha dejado ese diálogo de trileros que fue “El Encanto”. Estos días han aparecido angelitos hijos de las nubes blancas y el olor a azafrán que aseguran haber ido a esas negociaciones con la mejor de las intenciones… pero resultaron finalmente engañados por ese malvado pérfido vendedor de naranjas llamado Marco Antonio Serrano. Por favor, no vendamos burras.  El acuerdo era muy difícil, pero si encima se pasaba por encima de la segunda fuerza en votos era imposible. Que Rivas resultara elegido alcalde era lo lógico, es lo que han querido mayoritariamente los abulenses. La macedonia era muy difícil de conjugar.

Toca trabajar por Ávila, no lamentarse. No es la era de los insultos, no es la era de poner etiquetas. Las buenas ideas han de salir adelante porque para cualquiera de ellas se van a necesitar mínimo dos fuerzas políticas. Así que vuelvan a “El encanto”, pero esta vez todos. Encántense por Ávila. Usen estos 100 días y el verano para despejar mentes y ampliar miras.

Ávila ya está demasiado a la cola en todo como para perder cuatro años. Buen aterrizaje y suerte a todos.

4 Responses to El movimiento…

  1. Guillermo B. says:

    ¡Qué bonito! Conmovido me hallo. Seguro que ahora es cuando los intereses desaparecen y aparece el ser humano, la empatía y el altruismo. Seguro que a partir de ya la gente adquirirá una beatífica actitud por lo social, y además será capaz de entender las raznes del otro por encima de las propias… Seguro.
    Por otro lado, asombrado ando de que los defensores de las listas abiertas, que parece que son multitud en España (solo superados por los partidarios de que RR Martin deje de matar peña y se convierta a la fe Bahai) por otro lado se enfurezcan (véase tu ejemplo de Chiva) ante la ruptura de la “disciplina de voto”. Si nos parece compleja la gestión de un Ayuntamiento en minoría y el alcanzar de pactos duales, trinos, cuadriláteros o cinqueños con la que cae, imagínense ustedes un mundo en el que cada concejal tan solo se deba a sí mismo y a su conciencia.
    Estamos convirtiendo esto del consenso fue posible en un bien necesario y absoluto, y que yo sepa gran parte de las organizaciones y proyectos no buscan consensos, sino eficacia. No estoy seguro si prefiero un ayuntamiento menos dialogante pero muy eficaz a uno muy dialogante y bastante paradillo. Por supuesto que el ideal de uno dialogante y eficaz persiste, pero es ideal. Y la lamentable realidad de los poco dialogantes e ineficaces es algo que hemos vivido en el pasado.
    Así es que sí, amplitud de miras, ganas de concordia, fotos con la estatua del Duque y lo que haga falta, pero sobre todo, que hablamos de un Ayuntamiento en cuya gestión el 90% del tiempo no hay política, sino gestión.

    • carlos says:

      Y mientras se debaten propuestas ilusorias, ya he comprado la escoba nueva y barrido la acera con ella. Va bien y nadie me felicita por esa altruista labor.

    • Macanaz says:

      ¿Las cooperativas de madres limpiadoras son política o son gestión?
      ¿es machismo?

      • Guillermo B. says:

        Son gestión, claro está. Es otorgar una baremación determinada a un proveedor de servicio. En vez de primar precio o experiencia se valora la cercanía.

        Y si se considera una obligación penosa y no deseable, sería machismo. Si por otro lado es como vende Carmena, una bicoca que además conlleva estar con los hijos, entonces es feminista discriminación al hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: