De “El Encanto” a “La Cápsula”

Encapsulados.

Los 4 Palos Headquarters

Los 4 Palos Headquarters

Todas las alarmas saltaron en la central cuatropalera en la tarde del jueves. El equipo estaba en cuadro: Willy estaba paseando el dron en lo que se le volaba el perro, Juanillo dando de comer al Tamagotchi, Pablo escribiendo haikus, Alberto preparando los manguitos… sólo Rubén estaba de guardia vigilando a la contraoposición tuitera surgida de la nueva política.

– Central, estado de alarma. Repito, estado de alarma.

Nuestro infiltrado en “La Cúpula” estaba utilizando el sistema Morse. Algo gordo estaba por pasar.

– Central, repito: Estado de alarma. Hay dos candidatos a presidir la Diputación. Dos. Del PP. Los dos del PP.

Rubén miro alrededor: Illo acariciaba el dron de Willy, Willy se hacía la permanente, Pablo se había pasado ahora al yoga estilo Don Draper “Oohm, oohm” y Alberto empaquetaba picos y pala para la playa al grito de “La playa es de la Gente”. Locurón todo.

Los 4 Palos, en suma, estaban en cuadro. No había posibilidad de hacer post de urgencia, a pesar de la urgencia de la situación.

Los 4 Palos, sí. Una legislatura después había sucedido: Los 4 Palos se habían aburguesado.

Meanwhile, in “The Dome”

Under The Wall

Under The Wall

Si nos dicen el día de las elecciones que Ávila iba a ser “la ciudad del encanto” y luego “la capital de la cápsula” pues nos habríamos sorprendido grandemente. Tampoco en plan “oh, diosito mio”, porque ya pocas cosas nos provocan estupor total. Ni Ávila es ya aburrida. No seremos la mejor ciudad del mundo, pero tampoco ya la capital del bostezo. Recuerdo hace meses, cuando se decía aquello de “a ver si viene un circo y se escapa el tigre para que pase algo en Ávila”.

Tiempos aquellos.

¿Qué es la cápsula? Le cojo unas palabras a Antonio GG, y léanse la información completa, que no tiene desperdicio:

“Entre los integrantes de ‘la cápsula’ figuran nombres tan destacados como el propio Sebastián González, el exministro Ángel Acebes, o el eurodiputado Agustín Díaz de Mera, que plantearon esta rebelión interna contra un Antolín Sanz que, tras el pleno, desapareció sin haber saludado al nuevo presidente de la institución provincial

Y con esos nombres sobre la mesa… ¿Ahora qué? Periodista Digital titula “Los ‘rebeldes’ del PP en Ávila cortan la respiración a Génova”. En “El Topillo” arrancan análisis con “Con un palmo de narices”

¿Qué pasará en el PP? ¿Y en la Diputación? ¿Dirimirá la situación algún Poncio Pilatos u otra persona será la que dictamine justicia? ¿Habrá palmadas y felicitaciones después de todo? ¿Traerá esto desconfianzas en el propio ayuntamiento? ¿Habrá una H.Y.D.R.A. dentro de Los 4 Palos?

Tras “El Encanto” llega “La Cápsula”. ¡Y nos lo queríamos perder!

Ávila no es la mejor ciudad de España

bienvenido-01

The Newsroom no es ni el mayor éxito de Aaron Sorkin ni su mayor fracaso; está en esa zona de grises donde las críticas y los aplausos se reparten a partes casi iguales. No es The West Wing, una de las series más aclamadas de la historia de la televisión y la Biblia de todos los amantes de la política norteamericana. Y tampoco es Studio 60, una serie bien recibida por la crítica, pero escasamente seguida por el público. The Newsroom es una serie de Sorkin, donde la gente habla mucho, habla mientras anda, los buenos son muy buenos, los listos muy listos y los discursos sientan cátedra. Con uno de ellos precisamente empieza la serie. El protagonista, el periodista moderadamente republicano Will McAvoy, participa en un debate en una universidad. Es un debate a tres en el que McAvoy comparte escenario con un periodista de izquierdas (¡Grabar Gravar y gastar!) y un periodista que parece del Tea party (¡Obama comunista!). El moderador da paso a una jovenzuela del público que se levanta y pregunta a McAvoy las razones que hacen de los Estados Unidos de América el mejor país del mundo. El periodista, turbado por haber visto a una exnovia entre el público, contesta: “No es el mejor país del mundo.” Luego viene el escándalo, claro, y otras tres temporadas de serie.

Un portal de internet, buscando promoción y clics a bajo coste, ha lanzado una encuesta para encontrar “la ciudad más encantadora de España” con menos de 60000 habitantes. Y ahí estamos nosotros, con nuestra muralla, nuestro centenario, nuestro concurso de tapas y nuestros casi 60000 habitantes. ¿Es Ávila la ciudad más encantadora del país con menos de 60000 habitantes? Defina “encantadora”. Tribuna de Ávila, siempre un paso por delante, redefine los límites del concurso y nombra a Ávila candidata a “mejor ciudad de España”. ¿Es Ávila la mejor ciudad de España? No, no lo es.

En los comentarios a la noticia en Tribuna de Ávila se ha montado un entretenido debate veraniego -como el que podría mantener usted con su suegra en un chiringuito tras meterse entre pecho y espalda dos kilos de sandía- sobre qué es el que define la hermosura de una ciudad y qué hace a una ciudad mejor o peor. Encontrar respuesta a estos interrogantes es casi como desentrañar el famoso tuit de Errejón. ¿Es la muralla un núcleo irradiador? ¿Son las ruinas de la fábrica de la luz o el proyecto del Museo del Prado los aliados laterales? ¿La tensión es sexual o solo son amigos?

En líneas generales, las respuestas al debate se pueden clasificar en dos grupos: “Ávila es la más mejor ciudad del mundo porque las murallas son superbonitas ¡Viva Ávila!” y “Ávila es una puta mierda porque no hay nada de nada, está muerta y enterrada”. Aún sabiendo que los comentaristas de Tribuna de Ávila, los de este blog, o los usuarios de internet en general no son representativos del conjunto sociedad, sus sesudos análisis al respecto del tema que nos ocupa sí puden serlo del pensamiento de una parte de nuestros conciudadanos. Salga a la calle y lo verá. Es muy abulense, desde el primer día lo venimos diciendo, ese sentimiento de amor/odio hacia la patria chica que aquí se destila, ese amor acrítico y ese odio sin atenuantes. Igual es algo que pasa también fuera de Ávila, pero ¡a quién le importa! ¿Existe algo fuera de la ciudad? ¿Merece la pena?

Es cierto que por aquí somos más de la crítica que del aplauso. Es más divertido, seguramente más fácil y además en la ciudad ya hay muchos foros donde aplaudir la gran labor de nuestros munícipes y lo bonita y limpia que está la ciudad; pero cuando se han hecho las cosas bien -o cuando las cosas salen bien por inercia- también se ha dicho. La ciudad tiene cosas buenas -muchas- y también cosas malas -muchas- a nivel turístico, cultural, económico, social, etc. Pensar que todo es blanco o negro sin dejar un espacio para la (auto)crítica o el reconocimiento de las virtudes propias está en la lista de cosas malas de la ciudad. Sí, la muralla es muy bonita, pero a escasos centenares de metros están las ruinas de la fábrica de la luz y esos cimientos abandonados detrás de la gasolinera de la avenida de Madrid. Sí, en Ávila hay pocas oportunidades, pocas actividades y todo es siempre lo mismo; pero tenemos empresas abulenses que miran al futuro, gente que se organiza para ofrecer actividades distintas y el cambio siempre empieza por uno mismo.

Ávila, como todas las ciudades, tiene virtudes y defectos. Reconocer sus virtudes y trabajar para mejorar sus defectos debería ser el camino a seguir por todos. No somos los mejores, pero tampoco los peores. Y ni pierdan el tiempo votando en la encuesta, es mucho más productivo ver un par de capítulos de cualquier serie de Sorkin.

PS.- Lo mejor de Ávila es que tenemos algo que las demás ciudades no tienen: ¡el mejor blog del universo! ¡Arriba Los4Palos! ¡Viva nosotros! 😉

La discoteca de los Guzmanes

Hay un chiste que lo está petando en los bancos de El Rastro…

– ¿Te has enterado de que hay una nueva discoteca en Ávila?
* ¡No me digas que ha reabierto Aixa Galiana!
– ¡No! Es la discoteca de los Guzmanes.
* ¿Pero eso no es la Diputación?
– Ah, me debo haber equivocado. Como son todo tíos…

Alberto respondía (ironic mode) que las provincias son cosas de machos: campo agreste, lucha a muerte por las subvenciones… Mientras, Guillermo sacaba tiempo de su labor de “oposición a la nueva política opositora” para añadir que esperaba que los calvos quedaran conveniente representados.

Amigos míos: lo representado es la noche abulense. ¿Quién no ha estado en una discoteca abulense escuchando el “Boom 96” de fondo mientras esperabas, chupito tras chupito, que entrara en el antro de turno una mujer?

Vieja viñeta de Illo

Vieja viñeta de Illo

Bonito escena la que nos dejaba aquí Illo. “Banda sonora poco original” escribía hace 4 años Pablete incorporando esas palabras que tanto daño han hecho a nuestras sufridas orejas: Chiquilla, Sufre Mamón, Nicolas Cage en Leaving Las Vegas.

No es difícil imaginarnos a Los 4 Palos hace unos años cuando todos teníamos aún acné y Willy manejaba los bajos y los altos de los sotanillos de la ciudad. Tres tontainas en una barra esperando a que entrara una chica… pero lo que entraba era Pablo Garcinuño. Al final, los cuatro derrotados se giraban a la barra para pedirle al pelos del camarero que se pusiera unos calis en lo que Calamaro cantaba “mozo, póngame otra copa rota que quiero sangrar gota a gota el veneno de su amor”. Pero nada, que lo siguiente que entraban eran otros cinco polícias, en forma de lobo, buscando a una oveja que jamás cruzaría la puerta del bar.

peggy

Diputación de Ávila, año 2019

El caso es que me ha dado por imaginarme la Diputación como una reunión de los tipos de Mad Men pero sin Joan Harris. Yo no dejaría whisky a mano, que los plenos pueden ser más largos que una cena de pactos en El Encanto, y las exaltaciones de amistad pueden acabar en transfuguismo.

De vuelta a un análisis más serio, no parece muy normal que haya tanto hombre en dicho pleno. Si les parece, podemos hablar de la necesidad de las listas cremallera… pero yo preferiría abrir el debate de la necesidad de que exista la institución provincial en sí, cuando ya hay delegación de la junta en cada provincia.

El caso es que el actual modelo, pues como que no. No es una parida hablar aquí de paridad: Necesitamos más mujeres.

El Encanto, director’s cut

euromoneda

Pongamos que usted quiere ir a la luna para instalar allí una tienda de yogurlado, darse un baño en el mar de la tranquilidad o quitar la bandera de Estados Unidos y poner la de su pueblo. Usted no dispone de medios -nadie tiene un módulo lunar en el garaje ni una plataforma de lanzamiento en la finca del pueblo- aunque tiene claros sus objetivos. Tras discutir al respecto con su almohada, el cojín rosa que tiene el salón y el hombro de un señor en el autobús, llega a la conclusión de que dando un saltito cada día, al final, tarde o temprano, por puro entrenamiento, será capaz de dar un salto tal que escapará de las garras de la gravedad y saldrá propulsado hasta la luna. Hoy 20 centímetros, mañana 21, pasado 22, al siguiente 23. Así hasta conseguir dejar atrás este peñasco a la deriva.

Igual a usted el plan le parece un tanto alocado y la historia un poco cogida por los pelos; le confirmo ambas cosas: nadie va a llegar a la luna dando saltitos y la introducción pega regular con el resto del artículo, pero no he sido capaz de encontrar otra mejor. Será que me hago mayor -a mis casi veintidoce años- o que era difícil encontrar un símil para hablar de esto.

Ayer Trato Ciudadano difundió una nota de prensa con su punto de vista sobre las reuniones del Encanto y las notas tomadas durante esta reunión. En la nota de prensa, Trato culpa principalmente a IU, UPyD y PSOE de que aquello no llegara a buen puerto. La nueva y la vieja política de nuevo, o como dicen ellos “las artes arcaicas” frente al “compromiso de construir una ciudad diferente y acompasada al tiempo: una ciudad sencillamente normal y no acomplejada”.

La nota de prensa, más allá del reparto de culpas -ellos no querían lo suficiente y nosotros no fuimos suficientemente buenos para convencerlos- no aporta mucho. La culpa, en definitiva, siempre es más de los otros. Pero las “actas” de las reuniones ¡ay, las actas de las reuniones! Ahí sí que tenemos carnaza. No tanta como nos gustaría, somos mucho de la casquería, de ver cuchillos volando y superhéroes en camiseta repartiendo sopapos; pero sí la suficiente como para estar un rato entretenidos. No les voy a desvelar toda la trama, tranquilos. Sería feo por mi parte decirles que al final están todos muertos y que se solo percatan cuando el camarero les pide la cuenta. Les invito a leer los 20 folios con un café o una cerveza y a ir comentando cada punto, cada frase, cada giro del vibrante guión en los comentarios de este post.

Les voy a dar mi impresión general después de un par de lecturas al documento: dar saltitos para llegar a la luna es perder el tiempo, aunque si lo haces con constancia puede que te queden unos gemelos torneados. Los 20 folios resumen 6 horas de reuniones -con un apéndice hasta ahora desconocido: una reunión entre Trato y Ciudadanos el viernes anterior a la constitución del ayuntamiento- en las que solo se da vueltas, una y otra vez, a un nudo gordiano con bastón de mando. Todos están de acuerdo en intentar lograr un acuerdo, pero no consiguen ponerse de acuerdo en cómo hacerlo. Una agonía de pensamientos circulares. En mi opinión, lo que Trato llama “artes arcaicas” es pragmatismo. En la votación que se celebra al finalizar la segunda reunión para decidir, después de 6 horas, hacia dónde seguir, IU, UPyD y PSOE votan por elegir ya un candidato a alcalde y debatir después un programa, Trato y Ciudadanos por diseñar una hoja de ruta y luego buscar un candidato.

Nos guste o no nos guste, el principal escollo a abordar por el Club del Encanto era quién debía llevar la varita mágica. La lógica política señalaba a Serrano por contar con más concejales, pero los demás, especialmente el PSOE, no parecían dispuestos a aceptarlo sin rechistar. Si todos están de acuerdo desde el primer momento en que la ciudad ha apostado por el cambio y en que todos están dispuestos a ceder por buscar ese cambio, igual habría sido mucho más productivo afrontar el principal problema al principio de todas las reuniones, sobre todo teniendo en cuenta que el reloj corría y que el sábado, sí o sí, tenía que haber un alcalde. Dejar todo -porque todo estaba en el aire- para la reunión del viernes ¿no era jugársela a un triple en el último segundo con una mano atada a la espalda? Desde fuera todo parece más fácil, claro, pero igual habría sido más lógico cortar primero el nudo y luego conquistar Asia. Hola, buenas, vamos a buscar el cambio ¿quién lo lidera? Votemos. Usted. ¿Todos de acuerdo? Construyamos un proyecto. ¿No hay candidato o no aceptamos el resultado? Nos terminamos la cerveza y cada uno para su casa.

El único momento en el que se avanza de frente es en la citada votación, que tras la retirada de UPyD, acaba en empate. Una moneda lanzada al aire decide continuar buscando una hoja de ruta. ¿Qué habría pasado si el azar hubiese decidido que había que votar un candidato? ¿Tendríamos ahora otro alcalde? Triste Ávila sin ventura.

Nunca sabremos que habría pasado si esa moneda hubiese caído hacia el otro lado o si la negociación se hubiese planteado de otra forma. Lo que podemos intuir en las notas tomadas por Trato es que el acuerdo siempre estuvo lejos y que nunca se pasó de señalar con el dedo la luna.

El movimiento…

… se demuestra andando.

La legislatura está arrancando y dice la cortesía que tras la toma de posesión se abren 100 días de gracia para que los nuevos gobiernos tomen el pulso a su gestión. Tres meses de prueba para Gobierno… y oposición. Digamos que a partir de Otoño se podrá empezar a sacar las primeras tarjetas amarillas.

El desencanto (dramatización)

El desencanto (dramatización)

La falta de acuerdo entre los perdedores, también conocido como “El Desencanto”, no significa que los próximos cuatro años estén perdidos para las cinco fuerzas políticas que han quedado fuera del equipo de gobierno. Como bien es sabido, no ha quedado una corporación en la capital que permita grandes alegrías. Diálogo y consenso han de ser normas de actuación. El movimiento se demuestra andando, y hay que convertir los brindis al sol en realidad. Si realmente hay ganas de cambiar la ciudad, todavía hay mucho que se pueda hacer. Hay propuestas a las que el pleno puede dar luz verde si hay ganas y pericia de impulsarlas.

Todo está abierto. Teníamos la broma el fin de semana pasado, cuando se constituían los ayuntamientos, de jugar en Twitter a “Carrusel Moción de Censura”. Ver dónde se produciría el primer anuncio de vuelco. El mismo sábado se metía el primer gol, o se señalaba el primer penalty, en Orense.  Parece que en Chiva han metido el segundo de la tarde. No estoy diciendo que haya que impulsarla en Ávila, los puentes han quedado bastante quemados; pero esa va a ser una realidad municipal por toda la piel de toro: o diálogo y cesiones, o inestabilidad.

Es el desenlace que nos ha dejado ese diálogo de trileros que fue “El Encanto”. Estos días han aparecido angelitos hijos de las nubes blancas y el olor a azafrán que aseguran haber ido a esas negociaciones con la mejor de las intenciones… pero resultaron finalmente engañados por ese malvado pérfido vendedor de naranjas llamado Marco Antonio Serrano. Por favor, no vendamos burras.  El acuerdo era muy difícil, pero si encima se pasaba por encima de la segunda fuerza en votos era imposible. Que Rivas resultara elegido alcalde era lo lógico, es lo que han querido mayoritariamente los abulenses. La macedonia era muy difícil de conjugar.

Toca trabajar por Ávila, no lamentarse. No es la era de los insultos, no es la era de poner etiquetas. Las buenas ideas han de salir adelante porque para cualquiera de ellas se van a necesitar mínimo dos fuerzas políticas. Así que vuelvan a “El encanto”, pero esta vez todos. Encántense por Ávila. Usen estos 100 días y el verano para despejar mentes y ampliar miras.

Ávila ya está demasiado a la cola en todo como para perder cuatro años. Buen aterrizaje y suerte a todos.

La necesaria huella de Orson Welles en Ávila

Tenemos la suerte de contar con una nueva colaboración, en esta ocasión, a cargo de Patricia Garcinuño @PJGarcinuno (ilustre apellido), que nos cuenta los detalles de la iniciativa #UnaCalleParaOrson. Si tú también quieres publicar algo en este blog, aquí te explicamos cómo.

—————————————————————————————————————————

Orson Welles quería ser tu vecino. Sí, así, como lo lees. Quería ir a pedirte sal e ir a gruñirte cuando pusieras música a todo volumen los viernes por la noche, o quizás unirse a ella si la fiesta estaba en su punto álgido. Bueno, esto último no lo sabemos, pero lo cierto es que este hombre, uno de los grandes genios del siglo XX, una de las figuras más importantes en el mundo del cine, un estadounidense de Wisconsin que viajó a los sitios más increíbles que te puedan venir a la mente, quería vivir en Ávila.

Así lo contaba en una entrevista realizada en París en 1960:

¿No os parece increíble? Y no es lo que se hace cuando se visita una ciudad y se dice: “Ay, qué maravilla de sitio, ojalá pudiese vivir aquí”. No. Welles dijo esas palabras en una entrevista en París, la ciudad de la torre Eiffel, el Sacre Coeur, el Moulin Rouge, ese acento que embelesa y los crêpes con chocolate en la calle. Y después de ser preguntado por ciudades como Nueva York o Londres. Ahí es nada.

La huella de Orson Welles en nuestra ciudad es profunda pero invisible para nosotros. Aquí rodó en 1965 una de sus películas más sonadas, Campanadas a Medianoche, inspirada en varias obras de Shakespeare.  Un rodaje que llevó la imagen de Ávila por medio mundo pero que no es muy conocido por los abulenses, ¡y es de locos!

Hasta el pasado 6 de mayo, día en el que se conmemoró el centenario de su nacimiento, yo no tenía ni la más remota idea de todo esto. Si no llega a ser por José Manuel Blázquez, que aquel día redactó un magnífico post en su blog, Meridianos, en el que explicaba a las mil maravillas la relación entre el excéntrico creador y nuestra ciudad, jamás me hubiese enterado. Y no fui la única. @Diostuitero, abulense de pro, también quedó impresionadísimo con esta información, y enseguida ideó promover que se le pusiese una calle a Orson Welles. A esta iniciativa nos fuimos sumando muchos, todos con la misma pregunta: ¿cómo podía ser que hubiese pasado todo aquello en la ciudad donde hemos nacido y nadie nos hubiese contado nada?

Simplemente no se da a conocer. No hay ningún espacio público que recuerde el paso de Orson Welles por Ávila. Ni del rodaje de Campanadas a medianoche ni de los otros 124 rodajes que se han llevado a cabo en la provincia de Ávila. Decía José Luis Pajares (autor de Avilas.es), que este es “otro caso de desmemoria que en la ciudad suelen tener como recompensa, en el mejor de los casos, una calle en nuevas urbanizaciones o en polígonos industriales”. Bueno, pues al menos queremos eso.  Y por eso hemos decidido poner en marcha una petición de Change.org en la que ya contamoscon la firma de más de 600 personas en tan solo dos semanas.

Poner el nombre de Orson Welles a una calle/esquina/rincón/rotonda es un gesto minúsculo, pero creemos que es un bonito principio para conmemorar todo lo extraordinario que ha ocurrido en nuestra tierra. Unámonos y demostremos que en Ávila apreciamos y reconocemos la cultura con mayúsculas.

Puedes firmar a favor de una calle para Orson Welles en Ávila aquí.

Hoy empieza todo

Hoy empieza todo. Hoy se constituyen los ayuntamientos. Hoy se toma posesión de los cargos públicos elegidos por los votantes hace casi tres semanas, una elección que ha dejado las cosas abiertas y que ha llevado a unos resultados que casi no recordábamos en Ávila. Unos resultados de consenso y de pactos. Pactos que no han llegado en las diferentes reuniones mantenidas por los grupos políticos municipales electos en las reuniones que han mantenido durante estas últimas semanas, pactos que deberán legar en el futuro.

Y es que, les guste o no, están condenados a entenderse. Atrás quedan aquellos maravillosos años en los que el PP sacaba adelante sus propias propuestas “a pesar de la oposición del resto de grupos que parece que no les interesa que la ciudad avance” porque, según ellos, era lo mejor. Atrás quedan los años en los que las buenas propuestas de la oposición salían adelante “solo por la voluntad de consenso del Partido Popular ya que sin nuestro voto no podrían hacerlo”. Estas últimas terminaban por no ser propuestas el grupo político que las proponía sino que se las acababa llamando “transacioneales”, porque eran finalmente de todos. Lo mío sí porque lo digo yo y lo tuyo, si me interesa, también, pero no pidas cosas de rojos y bolcheviques que eso te lo rechazamos. Todo muy loco.

Eso queda atrás. Ahora hay que encontrar apoyos, hay que saber conjugar diferentes sensibilidades para que las cosas salgan adelante, ya no valen excusas. Y todo lo que no sea entendimiento implica paralización. Paralización de una ciudad que no se lo puede permitir. Paralización de nuestra querida ciudad de Ávila que tiene que crear YA puestos de trabajo, que tiene que dar una oportunidad a los los jóvenes para que no se marchen, que tiene que buscar alternativas a una economía basada poco más que en el turismo. Que la ciudad se paralice y no avance, que no se pongan en marcha iniciativas, que no salgan adelante propuestas de todos y para todos sería lo peor que puede pasarnos a los abulenses. Por eso tenéis la obligación de poneros de acuerdo, por eso no valen enredos políticos, reproches, “es ques” o “es kas”… Por eso es el momento de avanzar juntos para hacer una ciudad mejor, mejor de verdad. Seis sensibilidades políticas diferentes en un ayuntamiento no puede ser un obstáculo, espero que no lo sea, deben convertirse en una verdadera oportunidad de futuro. Espero que José Luis Rivas, nuestro nuevo Alcalde, sea capaz de manejar la situación con la flexibilidad que merece y que los 25 nuevos concejales de nuestro Ayuntamiento nos lleven hacia un futuro mejor.

Suerte a los 25 y a trabajar, que hoy empieza todo.

El desencanto (aka El Encanto 3)

HAHA

Si en algo coincidíamos todos, dejando a un lado nuestros pronósticos y deseos sobre el resultado de las conversaciones, es en que lo que se proponían era muy difícil, tremendamente difícil. No es que fuesen agua y aceite, Madrid y Barça, Colacao y Nesquik; no eran fuerzas completamente opuestas, pero sí eran partidos con posiciones alejadas en aspectos que parecían claves, de peso, por mucho que ellos opinasen ante los medios que sus programas eran muy parecidos.

El día empezó a torcerse cuando por la mañana IU difundía sus 11 puntos para un acuerdo de mínimos. ¿No habíamos resuelto eso en el segundo encuentro? ¿El acuerdo de mínimos del martes era que cada partido redactase unos puntos para intentar un acuerdo de mínimos en la reunión de hoy? ¿En seis horas de reunión solo se había llegado hasta ahí? Todo estaba mucho más verde de lo que el Club del Encanto daba a entender y empezaban a cobrar sentido las palabras de UPyD que, tras descolgarse del pacto a cinco, hablaba de improvisación y de falta de concreción. No queremos que gobierne el PP, no nos gustan los chalecos, arriba el bien, abajo el mal, nos gusta Ávila, redactemos en casa una propuesta de mínimos para redactar un acuerdo de mínimos y luego ya veremos qué hacemos, o algo así.

Cuando se conoció la convocatoria de un rueda de prensa por parte de Ciudadanos todos nos olíamos por dónde iban a ir los tiros. Serrano anunció que renunciaba a liderar una opción de cambio, al considerar que esa situación no sería estable. Lo más gracioso de todo es que ayer por la mañana el líder de la gestora que lleva el timón del PSOE local ya anunció que sus cuatro concejales votarían a su candidata, Yolanda Vázquez. Curiosa forma de dialogar la del PSOE, que da por cerrado el espinoso tema de elegir al candidato de consenso, y curiosa y optimista interpretación de la realidad la de Ciudadanos.

Aunque ya empezó ayer la búsqueda de culpables -el PSOE acusó a Ciudadanos de utilizar al Club del Encanto para presionar al PP en Valladolid y a IU les faltó poco para señalar a Serrano como el asesino de Kennedy-, aún queda mucha tela que cortar en torno a estas conversaciones y a la situación que se materializará mañana en la constitución del Ayuntamiento. Sin estar allí dentro y con la poca información de que disponemos, no creo que Ciudadanos usará estas charlas para presionar al PP de la Junta. Mi impresión es que Serrano estaba convencido de que iba a ser Alcalde y de que contaría para ello con el apoyo de los demás. Y que siguió sentado en la mesa a la espera de que el bloque de izquierdas/progreso terminara cediendo y apoyando su candidatura. Seguramente nunca sabremos si Serrano se cayó solo del caballo o si alguno de sus compañeros -de aquí, de Valladolid o de Madrid- le puso una linterna frente a los ojos para que terminase viendo la luz.

La interpretación que usaban los demás partidos para rechazar la candidatura de Serrano me parece, como poco, peculiar. Si quitamos al PP, mayoría de izquierdas. Sí, claro, pero con un 36% de los votos. En su derecho estaban de intentar forzar la mano de Serrano, pero este bien podía negarse, ya que, al fin y al cabo, de todos los reunidos era el más votado.

El resultado de todo esto es que mañana Rivas se convertirá en alcalde de la ciudad con el apoyo únicamente de sus concejales. Nueve frente a dieciséis. Ciudadanos afirmó ayer que no va a firmar ningún pacto de legislatura con el PP así que a Rivas le toca lidiar con la incertidumbre de la que ayer abominaban, con la necesidad de pactar todos los grandes asuntos y con la espada de Damocles de la moción de censura sobre sus cabezas, situación que igual cambia, no descartemos nada, después de las generales de fin de año. La legislatura, en definitiva, se presenta complicada.

Y dentro de 4 años… LOS4PALOS2019. READY4CHANGE! Está visto que si quieres que algo salga bien, es mejor hacerlo uno mismo.

El Encanto 2 ¡ahora con acuerdo de mínimos!

De los creadores de “El Encanto: el pacto de los 5 ejércitos” y de los productores ejecutivos de “Ciudadanos llama a Rivera para ver qué hacer”, llega “El Encanto 2: más dialogantes que nunca”. Tres horas de charla en torno a una mesa ¡como si fuese una peli francesa! ¡Con votaciones chispeantes! ¡Actuaciones memorables! ¡100% política local! ¡0% transparencia! ¡Y ahora con un acuerdo de mínimos!

PERSONAS

Todos los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento menos el PP volvieron a reunirse ayer en El Encanto para buscar un pacto que permita dejar a José Luis Rivas compuesto y sin alcaldía. De fructificar, a Rivas siempre le quedarán sus chalecos y a nosotros, lleve esto a algún puerto o no, los buenos ratos de twitter, charlas, foros y guasap que a cuenta de esta larga negociación estamos cosechando. La jornada de ayer se saldó con un acuerdo de mínimos y con una nueva cita para el viernes, a horas de que se produzca la investidura, después de que cada partido presente entre hoy y mañana a sus asambleas locales lo tratado hasta el momento. En este nuevo cónclave se decidiría, si la alineación de los astros es propicia, si el tetrapartido presenta un candidato a la alcaldía y quién sería. Tetrapartido, por cierto, porque UPyD parece haberse levantado de la mesa. ¿Tiene cosas que hacer el viernes o deja las negociaciones? Pues vaya usted a saber.

Según nos informan, el acuerdo de mínimos recoge las muchas cosas en común que tienen los cuatro partidos, entre las que no se encuentra, vaya por Dios, la transparencia. Atrás quedaron esos llamamientos a abrir las puertas del Ayuntamiento a la ciudadanía, muy atrás las luces y los taquígrafos. Al final, cuando las cosas se ponen serias, todo vuelven a ser reservados de restaurantes.

A falta de información, nos toca lanzar hipótesis al vuelo leyendo los posos del café y mirando las caras de los negociadores. ¿En qué punto están las negociaciones? Lo del acuerdo de mínimos suena prometedor, pero mi impresión es que todo está mucho, mucho más verde de lo que parece. Sí, es posible que haya firmado un documento, pero si de aquí a la noche del viernes no hay algo más, eso es papel mojado. Los órganos de decisión de los partidos tienen que aprobar lo pactado en El Encanto y luego, de haber llegado hasta aquí, ponerse de acuerdo en un candidato y, presumiblemente, en una corporación municipal. Todo puede saltar por los aires en cualquier momento. De la reunión de anoche se ha filtrado que se ha roto el Frente/Bloque de Izquierdas y que Trato, de vuelta a la transversalidad, dio su apoyo a Serrano, candidato de Ciudadanos. ¿Por qué? Pues ni idea.

Ciudadanos pidió permiso a sus mayores para apoyar un pacto a cinco/cuatro sin encabezarlo, así que presuponemos que sobre la mesa está la posibilidad de que sea Yolanda Vázquez, la candidata del PSOE, la que asuma el liderazgo del Club del Encanto. Ya comentamos por aquí ayer que es una postura extraña la de Ciudadanos. ¿Por qué el segundo partido está dispuesto a ceder el papel que parecía corresponderle? Nueva lectura a los posos del café.

Creo que todos en esa mesa tienen claro al menos dos cosas. Primero, que lograr un pacto con las mimbres a disposición es tremendamente difícil. Segundo, que hacer que ese pacto funcione a medio plazo es igual de difícil. Ante esto, lo mejor es esperar a que otro se levante de la mesa para poder señalarlo durante toda la legislatura como el responsable de que el cambio no haya sido posible. Serrano, que se presumía alcalde, se encontró con que un pacto de izquierdas le dejaba con minoría en la mesa. Vázquez y Barcenilla tienen más tablas y le comieron la tostada. De levantarse inmediatamente, habría sido el culpable, así que sigue sentado, como los demás. Es mi opinión, repito, y la de los posos del café y espero que ambos estemos equivocados.

Y vamos con la prognosis. El viernes por la tarde se reunirá de nuevo el Club del Encanto con el plácet de sus respectivos partidos… y Rivas alcalde. Últimamente no damos una -solo hay que mirar la cantidad de post que tenemos analizando el hundimiento del PSOE y ahora estamos a un tris de que se hagan con el Ayuntamiento- así que igual el sábado nos congratulamos de tener un nuevo alcalde no popular. Si las votaciones han sido como nos han contado, la ausencia de UPyD da ventaja a Ciudadanos, frente a PSOE-IU. ¿Cederán estos partidos ante Ciudadanos? ¿Presionarán a Trato para que vuelva al redil y deje solo a Serrano? ¿Se levantará en ese momento Serrano? Y si finalmente gobierna Rivas ¿habrá moción de censura durante la legislatura?

La opacidad de las reuniones nos deja más preguntas que respuestas. Lo de estas líneas ha sido un pronóstico, pero ahora va un deseo: ojalá los del Encanto lleguen a un acuerdo y ojalá sea un acuerdo serio, claro, basado en un programa de gobierno y duradero. Hemos dejado atrás la época de las mayorías absolutas, pero aún está por llegar el alumbramiento de la época de los pactos.

Suerte a todos.

El encanto (post de urgencia)

La fumata blanca ha salido rana.  De momento (tras mandarina, copa y puro unos, y café con leche y una cucharada de azúcar de comercio justo otros) no hay más acuerdo que confirmar que el desacuerdo sigue siendo más fuerte que el encanto.

Exclusiva Palera

La reunión, que fue larga, pudo durar un minuto. ¿Van ustedes a votarme a mí, fuerza más apoyada en las urnas de los presentes… o no?

de Serzi

Porque no hay más. Todo lo demás son postureos. O apoyan (casi) todos o gobierna el PP. Y sin Cs no hay trato. Todo lo demás…películas y mareo inútil de perdiz.

Guillermo en la estela de Serzi

Para todo lo demás…Twitter. Ahí hemos estado a la espera de información del encuentro. Como decía un tuitero, no recuerdo ahora cual, esperemos que dado que la transparencia brilla por su opacidad, “al menos salga un buen artículo de Represa”.

¡a la cama, rojillos!

 El domingo se acaba el cuento. No habrá otra ni más “to be continued”

A %d blogueros les gusta esto: