¡O nosotros o el caos!

Y respondía el chiste de Hermano Lobo “El caos, el caos”.

La campaña, al contrario que las europeas, se está volviendo en contra de los partidos “alternativa“. El foco informativo se deslizó hacia Ciudadanos toda la primera semana de campaña, y no fue casualidad. La razón se encuentra en la letra pequeña de las encuestas. Para que nos entendamos, una cosa es la intención de voto y otra la estimación. La estimación funciona con una suma de la “simpatía” y del “voto recordado”. Es decir, si el encuestado responde que ha sido anteriormente votante del PSOE y se coloca en un 4 (centro izquierda) como afinidad política, se le cuenta como votante de Tudanca (poniendo como ejemplo Castilla y León).

Así, una intención de voto del 10% más un “es posible que vote PSOE” más el voto recordado del 20 y pico, dan al socialista una estimación de 20-24 procuradores (véase post de las encuestas de ayer).  Mientras, si Ciudadanos marca un 11% de estimación de voto, dado que no hay voto recordado, se le otorga un 13-14%. Eso pasó con Podemos en las europeas, que el CIS ya marcaba que había ahí un partido con posibilidad de dar la campanada… pero la cocina se quedó corta en el salto de intención a estimación.

Ese fallo no lo han vuelto a cometer en las cocinas… de los partidos. Ciudadanos marca en Castilla y León más intención+simpatía que el PSOE en muchas provincias y eso sería una debacle socialista de traducirse en sorpasso. Y un partido naranja fuerte pondría en serios aprietos la mayoría popular. Algo similar pasa en algunas capitales o localidades importantes. Sin embargo, era conocido a la vez que, fruto de hacer un partido en 3 meses, Ciudadanos tiene candidatos buenos … y otros muy flojos. Por no hablar de pufos como el de Miranda de Ebro.  Por eso se ha dado orden interna en el PP de atacar directamente a los candidatos naranjitos, muchos de ellos sin experiencia o rebotados de otros partidos. Véase, sin ir más lejos, este tuit de ayer de Rivas. Mientras, hoy mismo Marco Antonio Serrano está tuiteando a lo “I have a dream”.

¿Y qué nos espera de aquí al final de la campaña? Pues es posible que el foco deje de estar en Ciudadanos, a los que ya se les ha logrado detener el ascenso fulgurante que tantas sillas hizo temblar aquí y allá. La portada de hoy de “El Mundo”  es, por ejemplo, un recordatorio a Podemos (que estaban algo olvidados por los mass media) de que no se han olvidado de ellos. Mientras, el PSOE ayer mismo en Ávila hizo un contundente ataque sobre la corrupción de cargos del PP. ¿Desde dónde lanzó Tudanca el mensaje? Desde Barco de Ávila, ejemplo de quien “acumula cargos y sueldos e implicaciones” dijo el socialista.

“¿El caos? Da igual, también somos nosotros”

Así que es posible que empiece ahora el fuego cruzado multidireccional. No descarten que salga algún nuevo papel de Bárcenas, la trama solar, eólica, el fracking o cualquier pufo guardado en el cajón hasta el último momento.

Está todo abiertísimo, como nunca lo ha estado. IU también parece estar remontando, por ejemplo. Hay un altísimo porcentaje no sólo de indecisos, sino de voto volátil. Aunque sea injusto (ya hemos hablado en otras ocasiones de programa, de trayectoria, de casta, de regeneración, de necesidad de cambio, de alternativas) seguramente lo que pese finalmente sea la última metida de pata. Si aparece a última hora un factor Cañete (es decir, una metedura de pata como aquella de las europeas) ahí se ganarán o perderán muchos votos. Porque en España somos más de castigar esas cosas que de castigar por ejemplo la corrupción. Somos un país bastante complejito para esas cosas.

Así que no hagan caso a ningún gurú, a ningún analista. Ni siquiera a ningún articulista de Los 4 Palos. Aún puede pasar cualquier cosa, y la hora final está llegando.

PD: No se pierdan la particular cruzada tuitera de “AvilaenCastilla” #CRPP

A %d blogueros les gusta esto: