Todo es fabuloso

¿Se imagina usted a dos medios publicando la misma noticia, palabra por palabra, incluso con la misma foto? Pues eso acaba suceder. El domingo el Diario de Ávila nos informaba en su página dos de que a Rivas, candidato del PP a la alcaldía, le gusta caminar. ¡Albricias! Un candidato de la gente normal, que camina como la gente normal, por los caminos de la experiencia y la vida. ¡Tiene mi voto! Ayer, Tribuna de Ávila, por si alguien tenía alguna duda, nos informaba de que el candidato popular pasea. ¡Qué feliz coincidencia!

CEopLj2WEAAsvAR

Me dirán ustedes que qué feo eso de plagiar, tranquilos, no es el caso. O sí, pero el autor no se va a quejar. Se trata de una nota de prensa difundida por el PP ¿Es esto para lo que deben servir los medios? ¿Para copypastear las notas de los partidos? ¿Si les envíamos una nota nosotros nos la publican? Tribuna de Ávila nos tiene acostumbrados a estas cosas –las mujeres del PP, los hombres jóvenes conectados del PP, los hombres expertos del PP con una pancarta– pero es una novedad que el Diario se sume a esta bonita moda.

Dejando a un lado esta alineación planetaria de las notas de prensa, igual deberíamos reflexionar sobre el rol de los medios de comunicación en provincias. ¿Qué papel juegan y deben jugar en las ciudades pequeñas? ¿Cuarto poder? ¿Correa de transmisión de las instituciones? ¿Crónica social, sucesos, avisos y farmacias de guardia?

A principios de mes, unas ciento noventa personas, entre las que se encontraban algunos políticos locales y regionales, participaron en la primera jura de bandera civil organizada en la ciudad. El acto costó 4000 euros, a algo más de 20€ cada beso a la bandera. Los medios, a la hora de dar la cifra de participantes, redondearon al alza y hablaron de “unas 200 personas” o de “cerca de 200 personas” y condimentaron sus crónicas con los habituales epítetos jaculatorios. La Cadena Ser, en su página de Facebook, dijo que eran “menos de 200” y en los comentarios a la noticia se formó un entretenido debate sobre si el adverbio “menos” tenía un sentido peyorativo en ese titular, sobre si para ser buenos españoles hay que dar besos a la bandera y sobre la cantidad de tiempo libre que tiene a su disposición la gente para besamanos y comentar noticias en el Facebook.

Muchas veces, leyendo o escuchando los medios locales, uno tiene la sensación de que su visión de la realidad está edulcorada, que sus crónicas buscan no pisar callos, no molestar a nadie, contribuir a la paz social y a henchir el orgullo local. Todos los eventos son un éxito, una maravilla y el público, que siempre es numeroso, siempre se va contento. Y si no es así, que al menos lo parezca. Sin críticas, sin dudas. Pocas son las excepciones.

El pasado domingo se celebró en la ciudad la segunda edición de la Carrera de las Edades del Hombre. Fue un éxito de participación, pero la organización del mismo fue mejorable. Lo primero se señaló, lo segundo, en los medios, se ignoró. La organización ha remitido a los participantes un correo electrónico, que complementa lo expresado en su página de Facebook, en el que se apunta en parte al Ayuntamiento: cambios en las fechas, modificación de horarios, falta de previsión, etc. Sin entrar en el fondo del asunto, ¿no parece lógico que estos problemas tengan un hueco, aunque sea pequeñito, en las crónicas del evento?

Cuando montamos este rincón alguien nos dijo que escribir siempre a la contra es muy difícil, que no se podía estar eternamente criticando. No todo han sido críticas, aunque es cierto que buena parte de lo escrito por aquí lo es; lo que de momento no hemos hecho ha sido copiar y pegar una nota de prensa.

Banda sonora: Todo es fabuloso

A %d blogueros les gusta esto: