No entiendo nada

logo2_color

Nos echábamos las manos a la cabeza el jueves cuando veíamos una partida de 22.000 euros aprobada en Junta de Gobierno Local que iban destinados a diferentes actividades que se desarrollarán el sábado 28 de marzo, día en que LA SANTA cumple 500 años, ahí es nada. Dentro de todo ese gasto figuraban 5.900 euros destinados a una tarta ornamental de madera y poliespán que a todos, o a la gran mayoría de la gente corriente, nos parecía un disparate. Un disparate que primero se intentó justificar diciendo que…

En la celebración “hay actividades culturales, musicales, infantiles o religiosas”, …
“Pero esta fecha necesita también de actividades populares que permitan que de forma masiva los vecinos de Santa Teresa, el pueblo de Ávila, celebren su 500 cumpleaños”, y que lo hagan “de la misma forma en la que lo celebran habitualmente los hogares abulenses cuando festejan el cumpleaños de uno de sus miembros”, que es con una tarta.

No le falta razón, en mi último cumpleaños yo mismo invertí 59,90 euros en una tarta para invitar a todos mis familiares. Cinco se intoxicaron con el poliespán y dos fueron operados de urgencia por las astillas de madera que se les clavaron en la garganta…

Bromas aparte… Se ha decidido retirar dicho gasto, lo que quizá no haya sido muy acertado es la forma de hacerlo ya que, como publica AvilaRed…

La idea “no ha sido entendida por una parte de la sociedad”, se ha argumentado desde Ayuntamiento de Ávila para eliminar la tarta de madera y poliespán para el cumpleaños de Santa Teresa. La tarta de comer sigue adelante.

Veamos. Yo lo que había entendido era que se iban a gastar 5.900 euros en una tarta de madera y poliespán meramente ornamental y enseñarla durante un acto que dudo fuera a durar más de 2 horas siendo generoso. Sí, sí. Ya sé que yo soy muy mal pensado y he podido tergiversar el verdadero espíritu de la celebración. Ya sabéis… por este rincón solíamos ser malos y malvados cuando escribíamos más a menudo…

Lo cierto es que ahora mismo me entran las dudas de si eso no estaba ya calculado. Dudo mucho de que una tarta de 5.900 euros de coste se construya en 10 días que son los que hay desde que se aprobó el gasto hasta que se fuera a usar la susodicha. Quiero decir… El pastelero/carpintero llevará ya parte del trabajo adelantado, la cosa estará ya “a medias” para poder tener el invento a tiempo… De no ser así no es que me parezca disparatado el coste sino que se iba a pagar un pastizal por una verdadera chapuza… Y esto lleva a otro pensamiento turbio y deshonesto… ¿Cómo se va a compensar al artista por el trabajo ya realizado? Porque si soy yo el perjudicado también me mosqueo, es evidente…

No se van a gastar, tras magna chapuza, 5.900 euros en una tarta de madera y poliespán, se van a gastar… cuanto… ¿2.000? ¿3.000? en pagar lo que ya se había hecho y compensar las molestias del pastelero/carpintero… Es mi humilde opinión, espero estar equivocado. Y dentro de este pensamiento también creo que no veremos la maravillosa tarta ornamental ni la partida presupuestaria de compensación al damnificado, que ambas desaparecen, pero, que os quede esto muy claro, la culpa es de una parte de la sociedad que NO ha entendido la idea…

Y aquí paz y después gloria.

A disfrutar del V Centenario, señores.

A %d blogueros les gusta esto: