Periodismo selfie a palazos

– ¿Cuál es el plan?

– Somos españoles. Improvisen.

Este diálogo tan “ronceriano” pertenece al primer capítulo de la serie ‘El Ministerio del Tiempo’. Es una especie de ‘Regreso al futuro’ con funcionarios de por medio que está cosechando buenas críticas por todos los lados, aunque a mí no me gustó lo poco que vi. Eso de llevar la contraria también es muy español, como las improvisaciones, el olor a ajo y las smart cities.

Pero no pude evitar acordarme de la serie cuando leí que la última tendencia periodística es que los reporteros se graben a sí mismo las crónicas de televisión con el maldito palo para ‘selfies’. Cualquier día nos van a pedir que toquemos la armónica de fondo mientras tomamos notas, grabamos audio, hacemos foto y vídeo, y tuiteamos la noticia antes que nadie. Desconfío por naturaleza de cualquier palo (sirven para golpear costillas, para amenazar con introducirlos en ciertos orificios, etc.), en especial de los que abundan por este blog.

Ante tal panorama, a uno le dan ganas de agarrar la primera puerta del tiempo que encuentre y mandar al carajo nuestros días modernos. Buscar épocas mejores, más tranquilas y serenas para la profesión (que siempre va por dentro). ¡Vayamos a principios del XX! ¿Por qué no? ¿A quién no le gustaría cubrir el IV Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús? Se me ponen los pelos como escarpia al imaginarme escribiendo ríos de tinta sobre una posible visita del Papa Benedicto XV.

Pero escucho en la radio que por aquella época todavía estaban de moda los duelos y que la práctica del periodismo estaba expuesta a este tipo de combates de honor. Así que los plumillas de la época no llevaban palo para ‘selfies’, pero tenían que ser diestros con la espada. Nieves Concostrina me advierte de que en algunas redacciones había salas de esgrima para entrenar. ¡Ojo! ¿Sabéis quienes eran los principales duelistas? Periodistas y políticos… ¡Gente de la peor calaña, tú!

A %d blogueros les gusta esto: