En plena cuenta atrás

Decía el otro día Zarzalejos en El Confidencial que uno de los principales damnificados por la forma de ser y de gobernar de Rajoy era el Partido Popular. Zarzalejos, que pasa por ser uno de los gurús de la derecha, uno de los más virtuosos intérpretes de vísceras de gaviotas y uno de los mejores conocedores de cómo funcionan las válvulas, engranajes y correas de la maquinaria popular; afirmaba que el PP se ha quedado sin banquillo y que ante la perentoria necesidad de renovación en alguna de sus plazas, Rajoy y compañía habían tenido que recurrir a medianías, parches o viejas glorias.

Como todos ustedes son muy listos, ya saben lo que viene ahora. ¿Está en esta situación el PP de Ávila? El anuncio de la candidatura de Jose Luis Rivas me pilló frente al castillo de Arévalo y he de reconocer mi sorpresa. No era uno de los nombres que sonaban y en la encuesta que este mismo blog publicó, del centenar de participantes ninguno pensó en él. Por aquí son más de Woody y del actor secundario Bob (mira que sois malos). ¿Es Rivas renovación? ¿Es banquillo, medianía, parche o vieja gloria? No tengo el placer, así que daremos al candidato el beneficio de la duda. Respecto a su perfil renovador, sí y no. Él mismo presume de experiencia, aunque no haya sido en primera línea hasta hace poco. ¿Tiene banquillo el PP de Ávila? En una situación así, la retirada del alcalde, quizá hubiese parecido más lógico recurrir a uno de sus más directos colaboradores. ¿Hector Palencia, José Francisco Hernández, Patricia Rodríguez? Igual no es falta de confianza por parte del partido, igual se lo ofrecieron y ellos lo rechazaron. ¿Lo rechazó también Alicia Garcia? Creo que Rivas no ha sido la primera opción del PP abulense, puede que incluso no fuese la segunda, pero es tan solo una suposición.

Una de las cosas que he oído o leído destacar sobre el alcaldable popular -perdonen mi imprecisión, pero he estado de vacaciones- es que nunca había salido de Ávila más que para estudiar la carrera. Como abulense residente fuera de la ciudad este tipo de afirmaciones me producen ciertos reparos y no solo porque me inhabilitan como candidato del Frente Popular Palero – Unión, Palos y Democracia (FPP-UPyD). Unas declaraciones, eso sí, muy del gusto del Delegado del Gobierno en Andalucía. Los chistes ya están todos hechos y Jabois retrata muy bien la situación, pero ¿queremos que Ávila sea gobernada por un partido que tiene como logo una gaviota? ¿Cuántas gaviotas hay en Ávila? ¿No sería mejor una cigüeña? ¿Queremos que nos gobierne alguien que se llama José Luis? Estos nacionalismos de campanario tan patrios cada vez son más vergonzosos.

No me resisto a hablar de la leal oposición, empeñada a todas luces en facilitar la mayoría absoluta del PP. El PSOE está a un tris de implosionar y veremos qué pasa en UPyD. Los del puño y la rosa aprobaron anoche la lista que presentarán al Ayuntamiento sin contar con los partidarios de la candidata, ni siquiera con el número dos que ella misma había anunciado. La lista contó con un amplio respaldo, sobre todo por que la candidata y sus partidarios se levantaron y se fueron ¿Será Manoli Prieto nuestra Tania Sánchez? ¿Habrá una escisión en el PSOE local? ¿PSOE versus PSOE-Auténtico? Sea como fuere, pelear por el segundo puesto en las listas puede terminar siendo una pérdida de tiempo.

En UPyD las aguas bajan casi tan revueltas como en el PSOE. Manuel Vicente ha dejado la formación magenta y se va a Ciudadanos, donde se ha puesto a disposición del partido. ¿Será el candidato de los de Albert a la alcaldía? ¿Será Manuel Vicente candidato por Vox dentro de cuatro años? ¿Del PSOE dentro de ocho? ¿Volverá al PP dentro de doce? ¿Se dejará coleta, verá la luz y recalará en Podemos? Y respecto a UPyD ¿sobrevivirá a Rosa Díez o será esta su fundadora y liquidadora?

Fijense como estarán las cosas que el partido que parece más en calma a pocos meses de la cita electoral es Izquierda Unida. ¡De locos!

PS.- Lo último que sabemos de Trato Ciudadano es este manifiesto de doce puntos por una ciudad amable. El documento está bien, tan bien que podría ser firmado por todos los habitantes de la ciudad, de la provincia y de la galaxia. Arriba lo bueno, abajo lo malo. Supongo que terminarán derivando de cada uno de esos doce puntos varias medidas concretas. ¿Cómo garantizar desde el Ayuntamiento servicios básicos, sobre todo aquellos sobre los que no se ejerce ninguna competencia? ¿Cómo encaminamos la economía de la ciudad hacia el bien común? Esperamos ansiosos sus respuestas.

11 Responses to En plena cuenta atrás

  1. Obis says:

    Ante tan sabroso plato en la carta, al probarlo sólo se puede añadir el “pero” que inválida todo lo anterior a esta palabra en la frase o el párrafo: [bla bla bla] pero le falta picante.
    Con tanta materia prima de excelente calidad, a un auténtico abulense, a un APR (abulense-de-pellas-en-el-Rastro) habría que exigirle sabores más intensos. O es que no se pueden hacer consideraciones menos sosas y políticamente correctas sobre…. Rivas a sus años sin pasar por ninguna urna, Yolanda in the shadows, y Manolo, ese Manolo… al menos ese párrafo tiene algo de pimienta, aunque le falta la potencia de la guindilla que merece tan añejo material…
    Y ojo a los 12 mandamientos del TC son tan difíciles de cumplir como de incumplir de tan abstractos y etéreos.
    Espero que Guillermo venga con la salsa…

    • Alberto Martín del Pozo says:

      No puede uno volver de vacaciones relajado y en paz con el mundo.

    • Guillermo B. says:

      Estoy de acuerdo, Obis. Mucho bla bla bla, pero ¿dónde está el sexo? Porque Juego de Tronos no sería lo que es sin los despelotes de Cersei o TaniaKhaleesi, ni House of Cards sin las escaramuzas consentidas. ¿Quién se trajina a quién? ¿Qué pactos corren por el subsuelo de lo publicado en Diario? ¿Hay algo entre Rivas y Prieto que explique el cabreo de Antolín y Yolanda? ¿En qué gasta sus noches Óscar además del póker? ¿Tiene Vicente una doble vida más allá de la veterinaria como pole dancer vestido de cueros? ¿Qué esconde Cerrajero tras esa apariencia de no haber roto un plato? ¿Son los de IU tan de la postura misionera como aparentan? Eso del Trato, ¿no tiene una connotación algo cachonda, sombragreyesca, más allá de lo Benedettiano? ¿Por qué no se presentan los 4 Palos, qué hay de cierto en que uno de ellos está embarazado?

      En fin, que el panorama admite muchas, muchísimas más lecturas de las expuestas. Y que para una vez que el panorama se pone divertido, vamos a dedicarnos a exprimirlo al máximo.

      PD. De buena tinta me ha llegado que los 12 mandamientos del Trato han sido dictados por @diostuitero, a ver si consigue que sean más incumplidos aún que los 10 anteriores.

  2. Macanaz says:

    Tras leer las declaraciones de Manuel Vicente (“estoy a disposición de Ciudadanos”) me ha embargado la emoción ante ese gesto de nobleza política por lo que me dispongo a imitarle: estoy a disposición de los 4 palos.

    • Guillermo B. says:

      Y yo, Sr. Tellez, del PACMA. Aboguemos por una lista de integración taurino-animalista, arrasaríamos en las municipales.

  3. Miguel says:

    Lo que tiene connotaciones de lo más cachondas, es la actitud de la gente cuando aparece algo nuevo, diferente, que no tiene clasificado; y lo más importante…que no quiere conocer para comprender. Hay una cosa que está bastante clara; en este momento hay dos posibilidades políticas para la ciudad; 1- el gran bloque tradicional, con algunas incorporaciones de moda en el panorama político nacional,que asegura el NO CAMBIO. y 2- Una plataforma ciudadana, absolutamente plural, que propone un MODELO NUEVO para esta ciudad. Efectivamente, 12 puntos que CUALQUIERA podría suscribir porque son de puro sentido común, y como modelo funcional, su mayor valor reside en su posible puesta en marcha y permanencia en el tiempo; sustituyendo al que tenemos en la actualidad, y cuyos resultados no son precisamente buenos. En resumen, es una cuestión de Marcas políticas vs Modelo político. El Trato pretende establecer ese modelo de referencia que puedan seguir los partidos que gobiernen en la ciudad, porque Trato no es la marca de un producto, sino de un servicio.Como era de esperar, empiezan a producirse las esperadas críticas; que si la marca blanca de Podemos, que si comunistas, que si uno sólo tiene el graduado, que si otro es un animalista….etc. Hablemos claro; si por algo se caracteriza una sociedad, es por su pluralidad; así que es enormemente significativo que en Trato haya candidatos con diferentes niveles de formación,dispuestos a firmar un compromiso ético, que está publicado en su blog. En las numerosas asambleas que se han realizado, el único partido que ha manifestado su apoyo al Trato ha sido EQUO. Para terminar, creo que el artículo que escribió Carlos Sánchez Reyes, sobre la presentación del Trato a los medios en San Vicente, deja claro que se trata de un trato hecho a la medida de las necesidades de esta ciudad, partiendo de su estudio, conocimiento y comprensión; algo que ni las marcas blancas ni los partidos tradicionales ponen en práctica, porque están más preocupados por otras cuestiones de marca que, al fin y al cabo, dan sentido a la política desfigurada de la actualidad.

  4. Miguel. says:

    Buenas noches. Efectivamente, Carlos Sánchez Reyes está afiliado a Podemos desde enero, no es ningún secreto. Trato Ciudadano no es Podemos. Como bien sabes, esta formación no se presenta a las elecciones, pero tiene la posibilidad de apoyar candidaturas y no lo ha hecho con el Trato. Sí lo ha hecho Equo. También sabes que una de las principales características del TC, y que curiosamente no os parece una novedad destacable,es su carácter abierto y plural; por esa razón participan y colaboran personas de diversas ideologías a título personal. La sociedad es plural,¿ no deberían serlo las formaciones políticas?. Guillermo; cuando se hacen las cosas de manera transparente, no hace falta salir con nada. Si me lo permites, me parece un poco cutre entrar en ese juego encasillador tan simplista.

    • Guillermo B. says:

      >> La sociedad es plural,¿ no deberían serlo las formaciones políticas?

      Es que eso sí que es simplista, estimado Miguel. Si las formaciones son plurales (todas) entonces tanto me da una que otra como votante ¿no? Tendría que fijarme en si son altos o guapos o calvos o del Barsa. Si sois plurales y tenéis doce puntos tremendamente genéricos no tengo nada claro lo que estaría votando.

      Gracias por la aclaración, leo (pero me lío) que el Trato no es Podemos, pero que hay militantes de Podemos que están en el Trato, aunque el Trato no haya apoyado a Podemos, o al revés, creo, y que sois plurales siempre y cuando no colaboren políticos del PP (o incluso del PSOE) aunque de IU sí, es decir, una pluralidad restringida, supongo.
      Aclarado (o no, no lo sé) el asunto de que el Trato no es Podemos, ¿de ser apoyado por estos de cara a las municipales aceptaríais ese apoyo sin restricciones? Supongo que eso es importante para muchos posibles votantes.

      Un saludo.

  5. Miguel. says:

    Estimado Guillermo, has formulado el verbo ser de manera poco acertada; si las formaciones “Fueran” (pretérito imperfecto del subjuntivo) plurales…. porque, ¿a ti te parece que todas las formaciones son plurales?, ¿no te da la sensación de que los partidos políticos han engullido a las personas y se han convertido en una forma de poder que se autorreferencia peligrosamente?

    Si hubiera dos formaciones plurales, te fijarías en los aspectos que las diferencian; su forma de funcionar, sus programas, sus propuestas… sería tan simple como ir a comprar una taladradora. Tendrías la certeza de que estás adquiriendo un producto que sirve para hacer determinadas tareas; aunque unos modelos tengan características y prestaciones diferentes para hacer lo mismo. ¿elegirías una taladradora por su color o su forma?

    No sé de dónde sacas eso de que “siempre y cuando no colaboren políticos del PP (o incluso del PSOE) aunque de IU sí, es decir, una pluralidad restringida, supongo. Cuando tú haces una cosa abierta a todo el mundo y alguien, por los motivos que sea, no acude; no estás siendo excluyente, así que la restricción depende de si quieres o no participar, no del formato, que es participativo. Sería estupendo que participara gente de PP y del Psoe, ya que lo han hecho en los tradicionales encuentros del Trato, pero eso sólo depende de ellos. Si yo te invito a comer para hablar e intercambiar opiniones y tú no vienes, no soy yo quien te excluye. Hay integrantes de Podemos que han decidido participar, y otros que no; hay integrantes de IU que han decidido participar, y otros que no; hay militantes de Equo que han decidido participar….hay ciudadanos que han decidido participar, y otros que no y otros que participan como pueden, de otras formas…. es así de sencillo.

    Vamos a diferenciar las cosas, que veo por dónde vas: TC NO es Podemos. Si el PP o Psoe ofrecieran su apoyo al Trato el Trato sería el PP o el Psoe????, ¿ Si yo, que soy Miguel recibo el respaldo de Guillermo para hacer algo, soy Guillermo? es absurdo, verdad??? pues éste es el juego de moda en la política actual, no me imaginaba que tú también lo practicaras.

    • Guillermo B. says:

      Es que soy muy veleta, Miguel, a mí las modas me pirran… 🙂

      Entiendo y aprecio tu razonamiento sobre el pluralismo y la analogía con las invitaciones a comer, que por cierto, cuando quieras. Por las mismas, entiendo que si el Ayuntamiento del PP invita a la ciudadanía abiertamente a aportar ideas sobre el PGOU y no acuden determinados colectivos, entonces podrá decir que aun así ha sido una oferta plural. Además, como te he indicado otras veces, casi todos los partidos (todos, supongo) no ponen seguratas a la puerta de sus sedes para impedir la entrada a los no afiliados, al revés, desean (honestamente, creo) pulsar el sentir de la sociedad, escuchar a gente con ganas de expresar opiniones. Es decir, pueden llamarse plurales, a nadie se le pide una declaración jurada de principios para participar o afiliarse a un partido.

      Pero esto del pluralismo tiene su aquel. La primera vez que uno entra en un bar “plural” lo hace con la idea de aportar y colaborar en una buena atmósfera. Cuando se encuentra el bar lleno de pijos opusdeístas, y el que entra es un ateo troskista convencido, pues quizás la segunda vez no entre en ese bar, y prefiera el de al lado, aunque sean maoístas de la tercera asamblea. O al revés, claro que sí. Es decir, todos buscamos inconscientemente la afinidad con nuestros pares, el respaldo de la masa a nuestras tesis, estar en comunidades razonablemente afines. Participamos en los foros de debate donde se debate lo que nos gusta, y además donde las opiniones son en lo general similares a las nuestras. Porque si no, te llaman troll, ese palabro inventado en esto de los foros para describir al que toca las narices, pero también al que viene con sus ideas taurinas al foro del PACMA, o con sus ideas antitaurinas al foro de Tendido Cero. Que foros realmente plurales conozco pocos, entre ellos el que nos cobija.

      Construir una propuesta de gobierno desde la pluralidad más absoluta es muy difícil, y mira que respeto y comparto tu símil de la taladradora: al final para gobernar una ciudad de 60000 habitantes las ideologías son lo de menos, hay que hacer lo que hay que hacer, y los márgenes de elección son quizás más de confianza en el equipo que de las grandes propuestas. Pero en el momento en que empezamos a fijarnos en los pequeños (o no tanto) detalles, la cosa se empieza a complicar. Hay un grupo de taladradoras que consideran lo público por encima de lo privado, y otro que tiene la consideración inversa. Ambas han hecho agujeros, claro que sí, de una u otra forma, y ambas han sido adecuadas en función del material a taladrar y el operario que las usase. Y esa diferencia suele ser una base filosófica bastante segregadora, que evita un pluralismo absoluto. Normalmente unas y otras taladradoras no suelen convivir muy bien juntas en un proyecto. ¿Dejamos el dinero a los ciudadanos y les animamos a que su iniciativa y autonomía resuelvan sus necesidades, o pedimos y declaramos unas zonas comunes obligatorias que han de ser gestionadas conjuntamente en pro del bien común? Sin duda hay grises, pero lo mismo que los futbolistas, todos tenemos una pierna dominante.

      Me parece muy bien que cuentes con las aportaciones hacia el Trato de gente variopinta (aunque casi todos de un tipo de taladradora, como es fácil adivinar), como bien dices, no he asistido a las asambleas, por lo que me excluyo de deciros lo que tenéis que hacer o cómo lo tenéis que hacer. Pero en el momento en el que os presentáis a unas elecciones, entonces 40000 votantes que no han ido a vuestras asambleas tienen todo el derecho del mundo a criticar (en el sentido más prístino del término) las propuestas que presentéis, a juzgarlas y a opinar sobre ellas, sin necesidad de ser parte plural del Trato. Por favor, entiende mis comentarios como tal.

      Y colijo de tu último párrafo que si Podemos apoya al Trato en Ávila eso no implicaría que el Trato sea Podemos. Me alegro, es lo mismo que si el PP apoya a UPN en Navarra, eso no implica que UPN sea el PP, pero no me negarás que al final cierta empatía y cercanía sí que se genera. La cuestión no es quién apoya a quién, sino si aceptáis el apoyo. Si Fuerza Nueva decide apoyar al Trato en Ávila y pedir el voto para él, o si lo hace el Partido Taurino, ¿lo aceptáis sin más, o indicaríais públicamente que existe un cierto abismo que os separa de esas formaciones? Pues eso es lo que quiero saber, si consideráis que hay un cierto abismo con Podemos, o podríais llegar a ser la UPN abulense.

      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: