Ocho apellidos palos (El increíble caso de B.B.) Tercera parte

Mientras el papamóvil era adelantado en una rotonda por el neoneoneomurallito -un tranvía rojo con alas propulsado por un minirreactor experimental de fusión nuclear- nuestros héroes fueron despertando uno a uno. Bergoglio conducía con una mano, bebía mate como si no hubiese un mañana y por los altavoces del santo vehículo el IV Coro de Voluntarios Voluntariosos entonaba un Te Deum. A la altura del Carrefour, abierto a pesar de ser festivo para que todo el mundo pudiese comprar lechuga cuando le viniese en gana, el Pelos se cansó de la situación y advirtió a Bergoglio de que o les explicaba de qué iba todo aquello y quitaba la música, o él se bajaba que tenía que ir a sacar al perro. Bergoglio, que los miraba a través del paparetrovisor, encogió los papahombros y aparcó el papamóvil a la puerta de la Escuela de Policías.

-Igual este no es un buen lugar para parar -dijo el viñetista.

-Che pibe, soy el Papa. -contestó Bergoglio- El representante de Dios y de Maradona en la tierra. El sucesor de San Pedro. Si me multan los excomulgo.

-Buen argumento.

Bergoglio dio un nuevo sorbo al mate y comenzó a explicarles la situación: el ritual satánico circular llevado a cabo por los de Podemos, el pequeño Nicolás, la Pechotes y Benjamin B. les necesitaba a ellos. Era un rollo chungo largo de explicar, algo relacionado con las fuerzas telúricas, los experimentos de la NASA, el CERN y el lavadora espacial que pusimos en el asteroide ese. Lo importante era que el Servicio Secreto Vaticano, en colaboración estrecha con el CNI, la CIA, Froilán, la Comisión del Centenario y la Real Federación Colombófila Nacional se habían puesto en marcha para evitarlo. El plan consistía, aquí hizo una pausa en su narración para ganar fuerza dramática, en sustituirles por maniquíes modelados con una impresora 3D de última generación y hacer creer a los conspiradores que su plan había resultado.

-¿Y a usted, Santidad, porque le importa todo esto?

Nuevo sorbo al mate.

-El tal Benjamin B. no sale guapo en las fotos. Si el año que viene vengo a Ávila en visita oficial tendré que quemar después todas las instantáneas.

-También puede que ganan los de Podemos -comentó uno de los paleros.

-Peor aún. Me quitarían protagonismo.

Mientras el Papa discutía con los atractivos blogueros dónde se esconderían hasta que llegase el momento de acabar con los planes de los conjurados, en otro punto de la ciudad Errejón y Monedero, acabado el flashmob de los alumnos de la UCAV, arrastraban a los falsos paleros hasta los Cuatro Postes, donde la Pechotes, el Coletas, Benjamin B. y el pequeño Nicolás esperaban con impaciencia. Una vez allí, los depositaron en el centro del círculo y reemprendieron el conjuro.

-Garcinuño, Negro, Del Pozo, Del Pozo…-rezaba la letanía de la Pechotes

-¡Vamos, vamos! -Benjamin B. no podía soportar más la tensión acumulada.

Cuando por fin la joven pronunció los apellidos de todos los miembros del blog, justo cuando el reloj de la Puerta del Sol marcaba las 12 de la noche, una luz morada se abrió paso en el cielo e iluminó a los presentes. Después, una fuerza desconocida empezó a elevar los falsos y musculados cuerpos de nuestro admirados héroes. Levitaban como en éxtasis místico aconfesional. Tras unos segundos flotando a escasos centímetros del suelo, fueron lanzados a gran velocidad contra el embalse de las Cogotas, donde se hundieron como drones mal tripulados.

-¡Lo conseguimos! ¡Lo conseguimos! -gritaba Benjamin B.

Los miembros de Podemos se abrazaron y comenzaron a cantar los grandes éxitos de la Transición. A su lado el pequeño Nicolás concertaba una entrevista con Telecinco. Benjamin B. con lágrimas en los ojos, miraba la ciudad desde aquel observatorio privilegiado.

-Por fin serás mía -decía entre dientes mientras agitaba el puño derecho.

¿Qué ocurriría el día de la señal? ¿Cómo reaccionaría Benjamin B. cuando viese reaparecer a nuestros héroes vivos y tuiteando? ¿Se compraría un móvil nuevo para sustituir al que se había quemado? ¿Los círculos darán paso a los paralelepípedos? ¿Qué habrá sido del perro del Pelos? ¿Cuánto son 25 dracmas?

(la historia se cierra aquí)

3 Responses to Ocho apellidos palos (El increíble caso de B.B.) Tercera parte

  1. Guillermo B. says:

    Cometa, que no asteroide… No me extraña que os secuestren, leches…

    • Alberto Martín del Pozo says:

      Osea, puedo llamar a Philae “lavadora”, pero al peñasco no le puedo llamar “asteroide”. El día que se despierte se va a enfadar.

      • Guillermo B. says:

        Es que “lavadora” es término técnico para estos trastos, pero llamar asteroide al Chury es como decirle “gamba” a un langostino o comparar a Sergio Ramos con Iniesta. Pero esto es una derivada, que entiendo vuestras cuitas mayores con el contubernio que os persigue… Vivo sin vivir en mí, que como acabe mal la cosa me quedo el día 3 de enero sin presentado y presentante, como poco (y seguro que sin algunos del público, espero)…

        Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: