Ni frío ni calor

IMG_20141022_132330-EFFECTSLa semana pasada tuvo lugar el acontecimiento que todos estábamos esperando. ¿Se arregló Pablo Iglesias las puntas de su brillante melena? ¿Decidió Mariano teñirse por fin la barba como hace con el resto del pelo? ¿Aparecieron las vocales perdidas de Pdro Snchz? No, se presentó el programa cultural de la Comisión Nacional del centenario de Santa Teresa con un doble acto: por la mañana en la Biblioteca Nacional, en la Villa y Corte, y por la tarde en el Palacio Caprotti, que todos pensábamos un museo y ha resultado ser un nuevo centro de congresos municipal donde igual se presentan actos culturales, que marcas comerciales cárnicas.

Dejemos a un lado la anécdota de la jornada, el anuncio (o no) de la visita papal por parte del alcalde y su posterior desmentido, y vayamos al meollo del asunto: más de 200 actividades a realizar en varias ciudades, exposiciones, series de televisión, conciertos, teatro, danza, música, etc. Nuestra ciudad es protagonista, como no podía ser de otra manera, de gran parte de estos actos. Aquí se inaugura el programa el próximo 9 de enero con un concierto de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, tres de nuestras iglesias serán escenario de la muestra de Las Edades del Hombre centrada en la figura, vida y obra de la Santa, y por aquí pasará el Papa si se termina por concretar su viaje. El objetivo de las actividades, presupuestadas en más de siete millones de euros, es lograr una “dimensión mundial”, algo que seguramente se logrará si finalmente Bergoglio viene de visita, sea como sea el resto.

Personalmente, el programa me ha dejado un poco tibio y algo decepcionado. Las actividades son las esperadas, ni más, ni menos. Pocas sorpresas. Cada uno tiene sus filias y sus fobias, claro, y lo que a mi me parece regulín igual a ustedes les parezca regulán. Por ejemplo, comprendo su éxtasis casi místico si son seguidores de la danza y de la obra de Santa Teresa, pues se está preparando un espectáculo en el que seis intérpretes recorrerán los “estados fisicoemocionales” de la Santa y eso debe molar mazo. A mi, como historiador -o Licenciado en Historia más bien- y dedicado de forma tangencial, en los ratos libres que me deja el Twitter, a eso de la cultura, me parece que el programa está cojo. Y no hablo de que la conferencia de Joseph Pérez no aparezca por ningún lado, ya que igual esto todavía tiene solución. Hablo de que falta contexto.

Lo sé, lo del contexto es una maldita deformación profesional que tenemos los historiadores y que el resto de la sociedad igual no comparte, aunque debería. A falta de ver el desarrollo concreto de cinco bloques temáticos de Las Edades -orígenes, reforma del Carmelo, maestra de oración, “Estarse a solas” y “Una Santa para la Iglesia y la Humanidad”- echo en falta que alguien me explique cómo era el mundo en el que se vivía Santa Teresa, cómo era la sociedad de la época, cómo la ciudad desde la que partió. En definitiva, algo o alguien que vaya más allá de la Santa y explique cómo era Teresa y cómo pensaba y vivía una mujer de clase media, en una ciudad del interior de Castilla, en el S. XVI; porque sin ese contexto, sin ese entorno social y geográfico, es más difícil entender la importancia de la figura de Santa Teresa. ¿O la Santa sería la Santa si hubiese nacido en el S. XIX en el Londres de la industrialización?

Y para que luego no digan que solo nos quejamos, solución rápida, simple, limpia y lo barato o caro que queramos o podamos: un par de exposiciones, programadas antes y después de Las Edades, que aborden estos dos temas. Una centrada en cómo era la sociedad del siglo XVI, cómo se vivía en la época, cuál era el papel de las mujeres dentro y fuera de la Iglesia, etc.; y la otra centrada en explicar al visitantes y al abulense cómo era Ávila en el S. XVI. Superar un poco el inevitable componente religioso del centenario y aprovechar la ocasión para profundizar en otros aspectos. Y sí, esto también serviría para atraer algo de turismo.

Hay algo de esto que acabo de decir que me parece importante destacar. Leo, escucho y veo a los organizadores hablar de los visitantes, de los turistas, del impacto económico del centenario -con el Papa como un atractivo turístico más-, pero encuentro pocas referencia a los abulenses. Se les invita a participar, pero casi como figurantes (o voluntarios) de un escenario un tanto prefabricado. Es algo de lo que me quejo habitualmente cuando hablamos de los actos que se organizan en la ciudad, así que no creo que les sorprenda volver a leer lo mismo. Eventos organizados como reclamos turísticos, pensando más en los que puedan venir que en los que están. Y es una pena, porque un centenario como este sería, además de una buena ocasión para hacer caja, lo que sin duda es importante, una oportunidad única para que la ciudad y sus habitantes se reencuentren y dialoguen sobre su presente, su pasado y su futuro.

PS.- Una duda ¿cuándo empieza el Centenario y cuánto dura? Me explico. En las pasadas fiestas de la Santa se habló de que servían de antesala del Centenario e incluso se dio por inaugurado el mismo con una misa en El Grande. ¿Quiere esto decir que el Centenario empezó el 15 de octubre y acabará el próximo 15 de octubre? Y más allá de que estos meses el Centenario haya sido más bien nada ¿qué sentido tiene que las fechas de inicio y final del V Centenario del Nacimiento de la Santa coincidan con la fecha de su muerte? ¿No sería más lógico elegir todo el año 2015? ¿O aquello no servía y empieza ahora de verdad? Y otra cosa ¿Por qué tantas páginas web? ¿Por qué no solo una? ¿Por qué esos nombres tan rebuscados para las mismas? Son bobadas, ya lo sé, pero mi trastorno obsesivo compulsivo y yo teníamos que comentarlo.

PS2- Dentro de los planes del Ayuntamiento está talar el olmo seco que está frente a la iglesia de la Santa y poner en su lugar una estatua, que supongo querrán que inaugure un señor argentino que vive ahora en Roma. Bien a lo de talar el olmo, sobre todo si sirve para talar los demás, mal sustituirlo por una estatua. ¿Por qué no se planta en su lugar otro olmo? Con un acto y una cinta para cortar si fuese necesario. Sería un bonito símbolo de cambio, permanencia, compromiso y regeneración.

6 Responses to Ni frío ni calor

  1. Pepe Herráez says:

    Todo es tan sencillo. Que grande Alberto!

  2. Rubén Negro says:

    Buena entrada compañero.

  3. Guillermo B. says:

    No sé si has tenido alguna vez el “placer” de hacer una programación festivo-cultural para lo que sea, Alberto. En mi caso, y alguna me ha tocado a otros más humildes niveles, la única constante que he notado es que jamás, por muchas ganas que le pongas, satisfarás a todos. Yo tampoco estoy muy caliente con ésta presentada con la Santa (¿recital de flamenco?), y echo en falta cosas como las que comentas, más didácticas y menos aprovechapisuerguistas, pero por otro lado, como te indicaba, programar es un jaleo. ¡Intentas hacer una programación infanltil y festiva, y te salen barbudos hablando de su libro! 🙂
    PS1 Dura lo que dura dura, como en el chiste. Tenemos la suerte de municipales en mayo y nacionales en noviembre, lo que da mucho juego
    PS2 A los olmos, ni tocármelos. Puesto a plantar, plantemos manzanos, que nos darán frutos.
    PS3 Gran consola

    • Alberto Martín del Pozo says:

      De acuerdo contigo, yo por ejemplo soy más de la Xbox.

      Confío en que al menos, por callarme la boca, me traigan a Joseph Pérez para que pueda ir como una groupie adolescente a que me firme sus libros.

      Con los 60000€ de la estatua tenemos para muchos manzanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: