Nada que ver aquí

Qué fácil es acostumbrarse a éxito. A todos nos pasa. ¿Recodáis mi entrevista con @DiosTuitero? Yo sí. Qué tiempos aquellos en los que te veías con alguien influyente, hablabas con él, lo escribías y te sentabas delante del ordenador a ver cómo subía el contador de visitas del blog sobrepasando todos los registros hasta el momento y dejando unas cifras tan buenas que difícilmente podrán ser superadas. Ay, mi semana dorada desde que escribo en esto de los palos. Eso era vida.

IMG_20141128_090458¿Y ahora? Pues no lo sé. Ahora estoy en ese momento en el que cualquier tema que se me pasa por la cabeza me parece algo vano, sin sentido, sin recorrido. Algo que a vosotros, amigos y lectores, no os interesa. Y, sinceramente, no sé si tiene sentido seguir con este proyecto una vez alcanzada la gloria. Porque repaso las noticias locales y veo, por ejemplo, el turbio asunto de la marca Chuletón de Ávila. ¿Y qué hago yo ahora? ¿Dar mi opinión? Creo que a nadie le importa, no conseguiría gran cosa. Y sí, puedo dejar escrito que el concejal guapo se ha vuelto a columpiar sacándose de la manga una marca con la que ha conseguido enfadar a algunos sectores. Sí, puedo decirlo, no mejor que Alberto. Puedo hablar de lo lamentable que es que el Chuletón de Ávila pueda ser de carne de ternera andaluza (El reglamento no determina ni las razas del ganado vacuno ni la procedencia u origen del ganado). Por qué no. No es más que lo dicho mil veces. No es más que reiterar que nuestro ayuntamiento hace las cosas a lo loco, improvisadas y, la mayoría de veces, sin consenso. Y lo hacen porque gozan de una mayoría absoluta que les permite hacerlo. Pero la marca debía salir. Daba igual todo lo demás. Había que presentarla el miércoles sin falta, era estrictamente necesario porque dicha marca se había incluido ya como colaboradora dentro del fin de semana de Tapitas a la Cazuela que se celebra en la ciudad y que comenzaba un día después. El jueves. Dicha marca especifica cómo debe hacerse un chuletón contemplando dos formas de cocinarse entre sus estándares de calidad, brasa o plancha. Tiene pues toda la lógica del mundo que esta marca colabore en las Tapitas a la Cazuela. ¿No?

Lo dicho, un tema que no interesa… Pero ya que me lío con cosas que no interesan me viene a la cabeza que llevamos dos días que se han vuelto a producir dos desgraciados atropellos. Volvemos al lío. Ya sabéis cómo somos los de Los 4 Palos que nos gusta mucho revolver la mierda. Me llama la atención el segundo de ellos, producido ayer, en el que un coche embestía a un ciudadano en silla de ruedas que cruzaba por un paso de peatones. La propia noticia especifica que Según los mismos testigos oculares el siniestro se habría podido producir por la falta de visibilidad”. Si el accidente se produce por la mañana pensaría que el paso de peatones está poco o mal señalizado, pero habiendo sido de noche no me queda más remedio que irme a pensar en la nueva iluminación y en lo mala que es. Y es que, por mucho que puedan molestar mis palabras, no se ve. Un día como ayer con un poco de lluvia y de mal tiempo, una vez cae la noche sobre la ciudad, todos ciegos. Las luces de otros coches deslumbran comparadas con las de las farolas por la baja intensidad de estas últimas y vas por la ciudad esquivando ráfagas de luz que se mueven hacia ti y esperando no escuchar el sonido de una persona contra tu capó al pasar por un paso de peatones, por despacio que lo hagas. Que igual la solución pasa por hablar con los fabricantes de coches para que pongan faros menos potentes en sus vehículos y que así las luces de la ciudad parezcan medio aceptables… Puede ser. Pero de momento, con lo que tenemos, no se ve, señores. Hemos hecho una apuesta por ser #smartcity y vamos a ir hasta el final nos cueste lo que nos cueste. Tenemos la ventaja de que somos además ciudad accesible así que si hay más atropellos y aumenta el parque móvil de sillas de ruedas en la ciudad podremos presumir más de esta segunda condición… Todo controlado.

El caso es que hoy, finalmente, paso de escribir en el blog. No me apetece. Prefiero seguir disfrutando de la fama y la gloria de tiempos pasados. Así que nada, circulen, nada que ver aquí… Como en el resto de la ciudad.

2 Responses to Nada que ver aquí

  1. Guillermo B. says:

    >>> Prefiero seguir disfrutando de la fama y la gloria de tiempos pasados.

    Ya somos dos, tocayo… 🙂

    • Santiago says:

      “Buscas la fama, pero la fama cuesta, pues aquí en Los 4 Palos es donde vas a empezar a pagar: con sudor”

      A seguir disfrutando de la fama y la gloria de tiempos pasados.

      Ya somos tres, colegas … 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: