Somos un gran país

Termino de introducir los manguitos, el cubo, las palas y la toalla de la playa. Los de la casta somos así, nos vamos a ver el mar en mitad del mes de Noviembre. Comprenderán pues que esté con el optimismo subido y vea la vida de color de rosa. He puesto el telediario y solo he visto las noticias positivas (en las negativas cambiaba a los documentales de La 2, unas morsas preciosas).

He visto un presidente del gobierno siendo agasajado en su visita a las Antípodas. El tipo es saludado por las autoridades y hasta Obama se rinde al castellano para establecer comunicación con nuestro líder. Esto sí que es estar en la Champions League. A Mariano allí se le ve feliz, se nota que ahora con el 4G se puede leer el Marca en todas partes. Y, además, no hay catalanes cerca; doble placer.

Isco ha metido un golazo, cuentan los de La Sexta. Pero la imagen del día es la de Josep Lluis Nuñez, con taitantos muchos años, entrando en la cárcel. Otro más. Hace nada hemos visto irse caminito de Jerez, o de Alcalá Meco, hasta a un presidente de Diputación. Oigan, que lo de que somos un gran país lo digo en serio. Estoy reflejando que en los últimos días se ha demostrado que no hay intocables dentro de los plebeyos. Hasta el presi de una Diputación puede ir a galeras si no hace las cosas debidamente. Hasta el mandamás histórico del club más importante de España (soy madridista, pero esa gente tiene tropecientas secciones y hay que reconocérselo) puede pasar las noches a la sombra.  La justicia puede ser lenta, pero resulta que no hay intocables.

Vale, vale. A lo mejor querrían ver a otros tantos siguiendo ese camino, a esos protegidos por el poder que parece que hagan lo que hagan siempre se irán de rositas. Pero ahí tienen a la Juez Alaya encabezando otra escabechina, que dan ganas de ponerle un piso en el edificio de Moneo y verle pasear su trolley por el Rastro y lo que surja. O ese Ruz con folios en los cajones que pueden hacer caer gobiernos. ¿Será la justicia de verdad independiente? A ver si era verdad y aquí andábamos descreídos con la desazón tonta que eso podría haber provocado en nuestro talante democrático.

Releo y veo que sin querer queriendo me está quedando una entrada contradictoria. Que somos un gran país pero no del todo, o casi, o con potencial, pero al final uy casi. Que hay mucho chorizo y aunque se corte una cabeza la hidra tiene otras seis. Lo sé, lo sé. Pero al coger la chancleta y ver otra vez el gol de Isco me he venido arriba y me ha dado por pensar que a lo mejor el 2015 no será una catástrofe. Lo mismo hay esperanza y en esta España en la que todo el poder parece haber perdido la chaveta, tal vez haya alguna esperanza por ahí. Porque es que de repente he querido creer y me he dicho: “En España ya no hay intocables” (excepto el título II).

Que resulta que decir caiga quien caiga parecía una quimera pero es un hecho que van cayendo. No todos, no deprisa, pero sucede. A lo mejor entre tanto fango hay alguna salida. Tal vez de nuestra sociedad salga todavía algo positivo, la luz al final del túnel, el hombre o la mujer que deje su huella, sin que la esperanza le sea pisada.

Aprendiendo a nadar bajo el aguacero.

Ironías aparte, nuestro terruño ha aguantado líderes ambiciosos, ladrones, torpes y hasta contubernios internacionales. A lo mejor nos pasamos de pesimistas, al menos a veces, y resulta que somos un gran país. Aquí seguimos, pese a todo y pese a todos, pese a nosotros mismos. De ahí la entrada de hoy,  y el servirme un daiquiri, por si todavía we can.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: