Podrán

2015 va a ser un año clave para España. De tanto hablar de fechas históricas en cualquier partido de fútbol random, cuando llega una de verdad no la vemos venir. Se lo leía ayer a Jesús Cacho, que con todas sus cosas siempre es una lectura interesante para acabar/empezar la semana…

“El tirón del colectivo asambleario que este fin de semana se convierte en partido en el ruedo de Vistalegre es tal que, de acuerdo con las encuestas que maneja el propio Gobierno Rajoy, ya está electoralmente a la par con el PSOE tanto en la Comunidad valenciana como en la madrileña, lo que equivale a decir que de la sangría de votos que hoy corroe al PP no se va a beneficiar el partido socialista, sino el terremoto Podemos”.

Pues nada, que ahí siguen muchos sin entender lo que está pasando. Una señorita le toca el pompis a Pablo Iglesias y es la foto de portada. Era irresistible no hacerlo, supongo, pero sigue el pitorreo del que alerta Gabilondo. No se enteran o no se quieren enterar. Será por aquello que dijo Arriola, el sociólogo que más daño ha hecho en la democracia, de “Todos los frikis acaban planeando sobre Madrid”. Cuatro frikis sin importancia, claro.

Frikis, el coletas, memes graciosos varios… chanza y diversión, mientras Pablo Iglesias, Monedero, Echenique y otros tantos aprovechan los viejos medios (la televisión generalmente) y los nuevos (sobre todo Twitter) para colocar sus mensajes y seguir acaparando minutos de pantalla. Lo digo porque a mí no me gustan un pelo, que todo hay que aclararlo. Detrás de su pose veo impostura, hablan de centralidad cuando la hemoroteca apunta a lo contrario y sus discursos, sí, suelen apestar a demagogia, pero sabiendo qué mensajes quieren colocar.

Pero claro, es que enfrente no hacen las cosas mejor. Y ahí es donde muchos no se enteran. Pablo Iglesias no es ningún idiota, muy al contrario. Es el tipo que mejor ha entendido cómo captar a la España que quiere dar un revolcón a todo porque le han robado la esperanza, y está mejor preparado que el 95% de los que le ponen enfrente en las tertulias. Lo explica de forma magnífica José García Domínguez en “El asalto al cielo de Podemos”.

Porque con tanta gente en la lona, a muchos ya no les importa que caigan uno o doscientos, y lo que seguro que no les importa es el titular edulcorado de la última ocurrencia de Pedro Sánchez. Vean las intenciones de voto sin cocina y prepárense para el revolcón que se avecina, que muchos no se lo acaban de creer.

Sigan subestimando a Podemos, y podrán. Sigan enfrentándoles en los debates con políticos y tertulianos sin preparación que les seguirán ganando cada tertulia. Continúen dando una clase magistral de “Desastre en comunicación y recetas políticas del siglo XX antes del revolcón de 2015”.

Al arriolismo le molesta Pedro J. en El Mundo y Federico en la Cope, pero desprecian el poder de la televisión, dejándola en cuatro manos y poniendo a lo peor de los suyos a hacer el ridículo y el bochorno, véase la última burla.

Y todo esto sin que haya puesto la palabra Cataluña en toda la entrada, que seguir sigue ahí. Y dejando pasar las horas se podrá ganar tiempo, pero no encontrar soluciones. No me gusta ser pesimista, no me gusta ser apocalíptico, pero tampoco soy la reencarnación de Coelho: nos la vamos a pegar.

No porque no gane PP o PSOE, porque ya se ha visto que el modelo de la transición ha muerto caducado de corrupción. No por eso, sino por la ingobernabilidad que los números dejan entrever en el horizonte.

A España, de aquí a un año, no la va a conocer ni el arriola que la estadistificó. Dejo aquí la predicción con la esperanza de equivocarme, y dentro de un año, que tendremos generales a la vista si no se han adelantado, ya veremos qué fue del optimismo, el pesimismo y la realidad. Lo que nos pase nos lo habremos merecido a pulso por ser una sociedad que no quiso mirar de frente a la realidad.

Pero no se me distraigan de lo importante, que el sábado tenemos un nuevo partido del siglo: La BBC contra la MSN.

A %d blogueros les gusta esto: