Reinar, abdicar, reinar

Comprar_tirar_comprar

¿Y si lo reyes, como las bombillas, tuvieran fecha de caducidad previa? Eso que llaman obsolescencia programada; lo que permite reducir la vida útil de los productos para impulsar su consumo. Todo ello al mismo tiempo que se despierta en el ciudadano un irrefrenable deseo de sustituir ese modelo anticuado por un otro más joven, más alto, más moderno y más del Atleti. Ya saben eso de cambiar todo para que todo siga igual.

Hubo un tiempo en el que los reyes y los papas, como antes ocurría con las bombillas, duraban toda la vida –o incluso varias generaciones–. Pero luego se dieron cuenta de que diseñar productos con un fin prefijado podía ser muy rentable. No hay nada más dañino para el sistema de consumo que esa bombilla de un pueblo de Estados Unidos o La Moraña, ya no recuerdo bien (vean el documental ‘Comprar, tirar, comprar’ para salir de la duda), que lleva más de un siglo arrojando luz.

Eso fue antes de que los fabricantes se pusieran de acuerdo para diseñar bombillas que no tuvieran más de mil horas de vida. Pero… ¿cuantos años son el equivalente a mil horas de luz en el reinado de un monarca? ¿Hemos tenido demasiado Juan Carlos I o nos hemos quedado con ganas de más? ¿Quizás sea la Corona la que se ha pasado demasiado tiempo iluminando este país?

Uno se pone a preguntarse cosas y es un no parar. Yo qué sé… por plantear una hipótesis, ¿cuándo gastarán sus mil horas de luz de acción sindical Cándido Méndez? Ya digo que es solo un ejemplo de los muchos personajes “eternos” que han aprovechado la marcha del Rey para hablar, sin sonrojarse, de “nuevas etapas”. Eso del “renuévate tú que a mí me da la risa” rompe la perspectiva y acabas sin saber quién trae la antorcha del cambio. Me pasa incluso en clave abulense. Llevo días pensando quién es más renovador: Blanco Vs. Muñoz. ¿Estaré cegado ante tanta luz?

A %d blogueros les gusta esto: