Hay partida

¿Qué es más impactante, el cabezazo de Sergio Ramos o la cabeza de Rubalcaba a punto de rodar lejos de su cuerpo*? ¿Qué estrategia fue más efectiva, la de Simeone o la de Arriola? ¿Funciona peor la placenta de yegua o los abrazos de Valenciano? ¿Fue mejor fichaje Bale o Cañete? ¿Está más cachas Cristiano o Pablo Iglesias? ¿Es la ceja de Carleto la que nos marca el camino o una flecha color magenta UPyD? Son tantas y tantas las preguntas y tenemos tan poco tiempo para contestarlas que no nos queda más remedio que desechar la mayoría, archivar en nuestra memoria las imágenes de Casillas con la copa al viento, las de Cañete imitándolo en la sede de Génova, y poner nuestros ojos en lo más inmediato: el próximo Mundial.

Pero como aún quedan algunos días para que vuelva a rodar el balón, hay que rellenar el hueco como se pueda e intentar superar el síndrome de abstinencia manteniendo la cabeza ocupada. Hoy hay buena etapa del Giro, pero para los no interesados en el ciclismo, aquí les dejo un artículo de política local, que también es droga dura. (Síndrome de abstinencia, ciclismo, drogas… cada día estoy más cerca de fichar como guionista de algún programa de La Sexta)

El Alcalde afirmó ayer ante la prensa que los resultados de las europeas no son extrapolables a las municipales, pero a esas horas todo el mundo en la ciudad -nosotros, la frutera de mi barrio, los demás partidos políticos y también el suyo- ya habían echado cuentas: si lo del domingo hubieran sido unas municipales, el PP habría perdido su mayoría absoluta. A pesar de lo que apuntaban las casas de apuestas londinenses, ahora ya sabemos que, aunque la diferencia sea leve, es más probable el cambio de gobierno local que la congelación del infierno. De repetirse el resultado del domingo, el PP se quedaría con 12 concejales, a uno de la mayoría absoluta y aparecería en el horizonte, cual bandera pirata en medio del Caribe, la posibilidad de un cambio de gobierno**. ¿Hay nervios en el Nido de la Gaviota? Diría que sí, que la sola posibilidad matemática intranquiliza. Falta de costumbre, supongo. Nos esperan meses divertidos en los que no hay que descartar baile de nombres, proyectos ilusionantes e ilusorios y castillos en el aire. El enésimo anuncio del AVE está más cerca, quién sabe si no se pondrá nueva fecha -cercana a las elecciones- al Museo del Prado y habrá que esperar para ver qué empresa está estudiando implantarse en la ciudad. Prepárense además para ver concejales del PP frecuentemente en los lugares más insospechados: fiestas de barrio, partidos del Real Ávila, supermercados, museos o Twitter.

¿Y en los demás partidos? ¿Nervios, intriga y dolor de barriga? En el PSOE, para sorpresa de propios y extraños, parecen aliviados, casi contentos, con los resultados. Sí, yo tampoco lo entiendo. Allí siguen buscando su suelo de votos, pero parece que bajo el ojo morado dibujan una sonrisa. ¿Será la caída de Rubalcaba la que les consuela? ¿La presumible caída de Óscar López con Rubalcaba? ¿La celebración de un Congreso y un nuevo reparto de fuerzas? Yo, la verdad, no estaría tan contento. En Ávila los socialistas mantienen el segundo puesto porque las nuevas alternativas restan votos a las viejas alternativas (Ciudadanos a UPyD y Podemos, presumiblemente, a IU). En Ferraz, los resultados se han cobrado la cabeza de Rubalcaba pero aquí, con el 15% de los votos en la ciudad y el 20% en la provincia, el mar parece estar en calma y todas las cabezas en su sitio. Caras nuevas y nuevos proyectos sí, pero en Madrid.

Acostumbrados a la travesía por el desierto del PSOE, los ojos se vuelven a los malos resultados de UPyD e IU. Sí, malos. UPyD pierde dos puntos respecto a las pasadas municipales y los de Cayo Lara apenas suman un punto. Con todo a favor, creo que el resultado de ambas formaciones es desilusionante. ¿Han tocado techo en nuestra ciudad? Si en UPyD están vendiendo ya la piel del oso, llamemos así a la Alcaldía, deberían esperar a cazarlo. El PP ha perdido 13 puntos desde las municipales, el PSOE 3 y ninguno ha ido a parar a su formación. ¿Confían en que para las municipales, ese voto abandone formaciones alternativas a las alternativas para recalar en UPyD?  Por si esto fuera poco, desalojar al PP pasaría ahora mismo por conformar un tetrapartido encabezado por el PSOE. Ya saben por dónde va a ir la estrategia del PP: o nosotros o el caos. Cosas más raras se han visto, es verdad, pero de momento creo que estamos hablando de un (casi)imposible. Quizá la pregunta clave sea si habrá candidatura de Ciudadanos, Vox y Podemos para las municipales. Si yo fuera del PP, haría todo lo posible para que así fuera.

Y luego están los chicos de Pablo Iglesias. Ella no sabe que va a salir en este post, así que no se chiven. Es un secreto entre ustedes y yo. Ayer a media tarde, después de compartir una foto de un amanecer con una frase de Coelho -el alba, el rocío de la mañana, los osos amorosos, unicornios enamorados de la brisa de poniente o algo así- subió una foto de Pablo Iglesias, con su camisa blanca, en medio de un mar de sonrisas. Ella se mostraba feliz por el resultado de Podemos y se identificaba como votante y simpatizante del mismo. Si hacemos caso a lo que dijo ayer el ultracentro sobre Pablo Iglesias y compañía, estamos ante una votante de extrema izquierda, filocomunista, admiradora de Chaves, de Maduro, de Lenin y del 15M. Su siguiente mensaje en Facebook también era de contenido político: una foto del Alcalde de Sestao y una frase de apoyo a sus declaraciones racistas. Igual etiquetar a los votantes de Pablemos como de extrema izquierda es un poco apresurado.

Podemos es la gran sorpresa de las pasadas europeas y, como dijo Rubén a las pocas horas de conocerse los resultados, nadie lo vio venir: ni los demás partidos, ni los comentaristas políticos, ni los sondeos, ni los apostantes de las porras salvo honrosas excepciones. El resultado de Podemos es impresionante y la forma de conseguirlo aún más. En nuestra comunidad, Podemos se ha quedado a 2000 mil votos de ser tercera fuerza política y es tercera fuerza, por delante de IU y de UPyD, en Burgos, León, Zamora y Soria. En Ávila, Podemos suma en casi todos los pueblos de la provincia, desde los más grandes hasta las aldeas más remotas, es tercera fuerza en muchos de ellos y segunda en sitios como Martiherrero, Navahondilla, Navarredonda de Gredos, Umbrías o Zapardiel de la Ribera. En Berrocalejo de Aragona, 44 habitantes, se queda a un voto de ganar las elecciones. Esto lo pones el día de antes de las elecciones y pasas la noche a costa de los contribuyentes en un centro de reclusión psiquiátrico. ¿El impacto de los medios de comunicación y las redes sociales? Algo habrá de eso ¿Un giro a la izquierda de la sociedad española? Quizá también haya algo de eso.

Alberto Plaza, concejal de nuestro Ayuntamiento, retuiteaba anoche una imagen que comparaba el programa de Podemos con el del Frente Nacional francés. Sí, hay algo de inquietud, mariposillas en el estómago, en nuestros gobernantes. Y sí, es posible que no todo, pero sí una parte -yo diría que una parte importante- del voto de Podemos sea puramente voto de cabreo, que ha acabado allí luchando contra la casta igual que podría haber acabado en otro lado si hubiesen señalado con acierto a otros enemigos. Votos populistas o el famoso voto nidederechasnideizquierdas donde pesa más la rabia y el enfado por la situación que la ideología o el sentido común que se suman a votos de izquierdas desencantados con las otras formaciones de esa zona del espectro. Transversal es quizá la palabra. Veremos si en Podemos son capaces de canalizar este apoyo y de organizarse de cara a las próximas citas electorales, si terminan confluyendo con IU (buena suerte a ambos convenciendo a sus respectivos votantes de mantenerse en la nave común) o si, en definitiva, terminan siendo una alternativa sólida con posibilidad de tocar poder.

Yo soy pesimista, creo que hoy por hoy es muy difícil que el PP no repita mayoría absoluta en la ciudad, pero sí, es innegable, hay partida. Y nosotros estaremos por aquí para comentarlo.

*Nota para el fiscal: esto es una metáfora.
**Como ya adelantó Rubén, el Ayuntamiento quedaría así: PP 12 concejales, PSOE 4, UPyD 4, IU 3 y Podemos 2. Por lo tanto, este artículo de Ávilared está mal. Ni Ciudadanos, ni Vox sacarían concejal porque en las elecciones municipales se desestiman las candidaturas con menos del 5% de los sufragios (artículo 180 de la Ley 5/1985 de 19 de Junio del Régimen Electoral General). Este del Diario, en cambio, sí realiza el cálculo correcto.

One Response to Hay partida

  1. navarreto says:

    Ya ves que hay partida.
    Unos están nerviosos ante la posibilidad
    de perder los privilegios del absolutismo, y los otros saben que algo está cambiando pero no por ellos.
    A ver que depara el futuro, por lo menos será distinto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: