Bolcheviques

Posiblemente ustedes no lo sepan, pero se están perdiendo uno de los mayores espectáculos del mundo, algo selecto y casi desconocido ¿Un circo de dieciocho pistas con leones, tigres, ligres, caimanes, mujeres barbudas, equilibristas y tragafuegos? No. ¿Una carrera de Fórmula 1 con doscientos adelantamientos a trescientos kilómetros por hora, sin anuncios en los momentos más interesantes y con coches rojos que no parezcan llevar en sus entrañas un motor Trabant?  No, tampoco. Les estoy hablando del Pleno del Ayuntamiento de Ávila.

Vale. Es verdad que así de sopetón no parece demasiado emocionante, ni divertido, ni siquiera interesante. Pero detrás de esa apariencia gris y decimonónica, debajo de ese aconfesional crucificado ennegrecido y de esa foto del Rey que se intuye bajo varias capas de polvo, se esconde uno de los mayores espectáculos de la naturaleza. No es como las cataratas del Niágara, que están allí siempre, con sus turistas, sus miradores para enamorados y su espacio restringido para la grabación de películas basadas en hechos reales para la sobremesa de A3. Es algo más parecido a esa flor que solo florece cada cien años o a esos documentales de animales de La 2 en los que, tras una hora de ver al bicho haciendo nada, sucede algo mágico, inesperado o escalofriante que apenas dura un segundo. De igual forma, lo más normal es tener que ver el Pleno durante horas, aguantando los soporíferos procedimientos democráticos, para ver un fugaz estallido cegador. Las supernovas de la democracia valen su peso en oro.

El pasado lunes, el pleno del Ayuntamiento nos deparó uno de estos extraños fenómenos: el portavoz del gobierno local, el zarista José Francisco Hernández, calificó a los concejales de IU de bolcheviques por proponer la realización de varios estudios para valorar la posibilidad de remunicipalizar servicios del Ayuntamiento ahora externalizados. Es decir, que el Ayuntamiento gestione directamente esas áreas (agua, luz, basuras) en lugar de pagar a una empresa para que lo haga. Como todos ustedes saben, los bolcheviques fueron esos tipos que, abrigados hasta las orejas y con el puño en alto, acabaron de malos modos con la época de extraordinaria placidez zarista de la que disfrutaba Rusia. El asalto al Palacio de Invierno, Lenin, los soviets, Trotski, el Doctor Zhivago camino de Soria y esas cosas. En general, gente poco fiable y peligrosa, no por sus ideas o por esas perillas de chivo que estaban tan de moda en la época, sino porque montaron una “Revolución de Octubre” en noviembre. ¿Cómo nos vamos a fiar de gente con semejante descontrol? ¡Y menos dejarles gestionar la basura de Ávila!. El debate siguió en tuiter, ese gran invento, donde la cuenta del PP preguntó a IU si siendo comunistas no estaban orgullosos de ser llamados bolcheviques, a lo que estos respondieron pidiendo a los populares que les pasaran un diccionario para buscar la definición de fascista. Con palomitas les aseguro que todo esto se disfruta el doble.

IU Ávila remunicipalizando el Reichstag

IU Ávila remunicipalizando el Reichstag

La portavoz de IU, Montserrat Ilich Barcenilla, recordó al Partido Popular-Romanov que son muchos los municipios que sin hoces y sin martillos estaban remunicipalizando servicios para ahorrar. Una búsqueda rápida por internet da la razón a los bolcheviques. El Ayuntamiento de León, uno de los más endeudados de España, remunicipalizó el servicio de basuras, negoció con los sindicatos un recorte de sueldos, y el resultado es un ahorro anual de 9 millones de euros. Sorprendentemente, León está gobernado por el PP. En Cataluña son varios los municipios que han recuperado la gestión de sus servicios, pero de aquellas tierras nos podemos esperar cualquier cosa, hasta la existencia de partidos bolcheviques nacionalistas antiespañoles. Manacor, Arteixo y La Línea de la Concepción han recuperado la gestión del agua, como ya hicieron en su día París y Berlín. Hamburgo ha municipalizado la red eléctrica. Al parecer, España y Europa se están llenando de peligrosos rojos colaboracionistas con el régimen bolchevique de Lenin, Sánchez Gordillovich y Montserrat Ilich Barcenilla.

Pero lo más grave de todo, lo que debería obligarnos a reflexionar, es que el propio Ayuntamiento de Ávila ha remunicipalizado servicios. Como señaló la diabólica bolchevique Barcenilla, en 2012 el Ayuntamiento se hizo cargo de la gestión del Carlos Sastre y de los campos de fútbol cercanos al puente Sancti Spiritu. En aquel momento, el portavoz municipal aseguró que la medida supondría un ahorro de 200.000 euros al año. ¡El mismo argumento que usan los bolcheviques en su cruzada contra la libertad, la paz, el libre mercado y el chocolate con churros para los jubilados!

¿Es el portavoz del Ayuntamiento un infiltrado bolchevique en las filas zaristas? ¿Habrá más espías rojos en el ejército blanco? ¿Hay algún Rasputín susurrando al Zar? ¿Dónde está Anastasia?

Quizá en el próximo pleno nos saquen de dudas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: